Archivo | septiembre, 2018

La lección que no ofrece el acoso y derribo del juez Kavanaugh

28 Sep

Christine Blasey Ford nació en el año 1966, luego entonces tiene 51 años, es decir está en edad de ser abuela, está felizmente casada y es madre de dos hijos, evidentemente goza de una sana sexualidad a pesar de unos traumas del pasado que ha decidido airear en momento más que oportuno. Christine creció en los prósperos suburbios de Maryland, se graduó de una costosa escuela secundaria privada para niñas y pasó veranos inmersa en la salvaje vida nocturna de esta ciudad turística de Eastern Shore. Hoy tiene una profesión que, considero la que más daño hace en estos momento a la humanidad, después de las de militar, político, abogado o médico, la de psicólogos esos sacerdotes modernos que valiéndose de un saber mucho más peligroso que la teología hacen de nuestra mente y por tanto de lo que somos lo que les dé la gana, y lo peor no es lo que pueden hacer, sino lo que le encomiendan hacer el poder la población que cae en sus manos. Se trata de unos “profesionales” de la salud, que a diferencia del resto de sus colegas de bata blanca, no está obligado a jurar en detallado juramento hipocrático, sino uno más simple y moderno con los resquicios suficientes como para que puedas hacer y deshacer a su antojo como el paciente.

Fue en la época en que era conocida como Chrissy Blasey, siendo estudiante de la Holton-Arms School que la chica decidió irse de juerga con estudiantes de una red de escuelas exclusivas justo al otro lado de la frontera del Distrito de Columbia y entonces pasó lo que pasó. Una “tragedia” que apareció detallada primeramente con el filtraje a los medios de una carta “confidencial “a los demócratas del Senado y luego como entrevista del Washington Post. En ambas ocasiones Blasey Ford acusó al juez Brett M. Kavanaugh, entonces estudiante de otra costosa escuela privada, de agredirla sexualmente en una fiesta de la escuela secundaria hace 36 años, cuando ella tenía 15 años y él tenía 17. La violación consistió en que él borracho como una cuba, logró tenderla en una cama e intentó quitarle la ropa, mientras otro amigo que se reía, observaba y se tiraba sobre el “depredador”, me pregunto si no sería con intenciones de sodomizar al atacante. Pero esta queja no aparece por ninguna parte, el caso es que la chica logró zafarse y aquí paz y en el cielo gloría…hasta hoy.’
Por su parte el juez Kavanaugh negó con vehemencia su alegato, y sus partidarios dicen que todo esto contradice lo que saben de él. Yo por mi parte no podría la mano en el fuego por un adolescente para colmo borracho. Que tire la primera piedra que no haya hecho a esa edad alguna gamberrada, sin duda alguna injustificada, pero nunca como para que se use, una vez enmendada la conducta como palo en la rueda de una carreta, en este caso la del ascenso profesional del implicado, tras décadas de comportamiento ejemplar.
Hoy en día la señora Blasey Ford es profesora estadounidense de psicología en la Universidad de Palo e investigadora en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford. Durante su carrera académica, Ford ha trabajado como psicóloga de investigación para el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Stanford y profesora del Programa de Psicología Clínica Colaborativa de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford. Con tanto cargo y experiencia se supone que se trata de un profesional conocedor de las técnicas necesarias para superar las experiencias negativas del pasado y dominar los expresiones sentimentales que estas generan en el presente.
Pero nada de ello se ha puesto en evidencia este 27 de septiembre, cuando Ford testificó acerca de unas acusaciones realizadas por ella 16 de septiembre de 2018, cuando alegó públicamente que Brett Kavanaugh, nominado por la Corte Suprema de los Estados Unidos, la había agredido sexualmente allá por 1982, cuando todavía le quedaban casi dos décadas para terminarse el siglo pasado.

Lo que hemos visto durante las audiencias del Comité Judicial del Senado con respecto a la nominación de la Corte Suprema de Kavanaugh no ha sido a una mujer hecha y derecha, armada y fogueada en las lides emocionales, contando con objetividad una historia cierta, sino a lo más parecido que ha a pobre jovenzuela que alguien hubiese violado días atrás. No hace falta pues un detector de mentiras de los que usa la CIA para saber si esta testimoniante es digna de confianza, su lenguaje gestual es suficiente para descubrir el modo en que hiperboliza sus sentimientos con un afán mucho más propio de influir en el público que en contar la fría verdad.

Brett Kavanaugh calificó estas acusaciones en su contra como un intento de destruir su reputación y una “vergüenza nacional”. Mientras que Donald Trump, ha seguido respaldado a su candidato al Tribunal Supremo incluso después de la audiencia del jueves en el Comité de Justicia del Senado. Podemos condenar a este presidente norteamericano por su hispanoamericano fobia o su compromiso sionista, pero no por este ejemplo de lealtad a uno de los suyos que está en la hoguera.

Ahora le corresponde al Comité de Justicia del Senado votar a favor de la nominación de Kavanaugh ante la Corte Suprema. La votación está programada hoy viernes por la mañana según el horario local. El siguiente paso sería una votación sobre la nominación de HD en todo el Senado, probablemente la próxima semana.

Al margen de la conclusión a la que llegue el aparato del estado norteamericano en este caso rayano en lo ridículo. Podemos aventurar algunas conclusiones y comentarios.

Si toda mujer a la que se le tiró arriba un borracho en una fiesta hubiese que darle el tratamiento que a esta señora no habría no habría psicoterapeutas suficientes en el mundo para curar tanto trauma, ese que las mujeres dignas de verdad se han evitado toda la vida, primero evitando la ocasión como es el caso de las fiestas de borrachera, y segundo con la clásica bofetada al impertinente turno.

Sin ánimo de imitar a Sancho Panza como gobernador de la Ìnsula de Barataria, es lo que habría hecho la propia Blasey Ford, si en lugar de buscarle “su cosita”, el intento evidente de Kavanaugh era birlarle la cartera. Estoy seguro que entonces no me cabe duda de que jamás habrían llegado a la habitación, aunque para ellos también fuere necesario el remedio que se recomiendan las mujeres entre sí desde inicios de los tiempos; la clásica parada en los “huevos”.

Este teatro que han montado, con eco hasta en YouTube, se vuelve más repelente en tanto vemos a personas que parecen tener dos dedos de frente, que en medio del Interrogatorio de la acusadora insertan permanentemente juicios de valor hablando maravillas de la acción. Y como si todo esto fuera poco ya han comenzado a multiplicarse como moscas las victimas de que Brett Kavanaugh, algunas de ellas atacándolo de forma anónima. Se trata sin duda de una campaña bien planeada, una suerte de remake en la política del muy Hollywoodano Metoo, con tan poca originalidad como otras puestas en escena, lo mismo en el terreno de las ciencias en Norteamérica que al de La Academia Suecia, cuya consecuencia directa ha sido que nos quedáramos sim premio Nobel de literatura este año. Si encuentro tiempo escribiré sobre el asunto en otro momento. Lo que llama la atención que esta gente hubiera guardado silencio hasta el momento, como si a ninguna le importara anteriormente la presencia de un violador en el sistema de justicia norteamericano, un sistema al que ya no se acude para buscar el reparo y castigo por los delitos, para ellos están las redes sociales y emulando en desprestigio el Comité de Justicia del Senado, escenario de un auténtico juicio feminista que es como se deben llamar a los procesos estalinistas de nuestros días.

No puedo colocar el punto final a esta nota sin exponer la última enseñanza que nos ofrece este caso. Me refiero a una perversión intelectual que con ayuda de las industrias culturales se viene sembrado por décadas en la mente de la juventud; la dañina idea de ir a la Universidad tanto o más que para forjar la inteligencia y el conocimiento (del carácter se dejó de hablar hace tiempo) para dedicarse a cosas que nada tienen que ver con ella: “salvar al mundo” mediante la agitación política; política (en el pasado por la agitación en favor del socialismo, hoy por el regreso al matriarcado) o a cosas todavía peores; la borrachera, la droga y la promiscuidad sexual. Es lo que enseñan a los adolescentes, las películas que a borbotones produce la industria audiovisual norteamericana.

El daño no solo en el momento en que el estudiante, descuida sus estudios a causa del compromiso o los alucinógenos, es decir cuando muchos de ellos dejan la carrera – en definitiva no se puede permitir que la universalización de la enseñanza nos llene de mano de obra sobre calificada-o la terminan con una falta de conocimientos imperdonables en su materia, como demuestra (salvo que sea intencionada) la conducta de Christine Blasey Ford, sino induciendo a los jóvenes a situaciones cuyas con consecuencias serán lamentables largo plazo. Es lo que habría pasado ser ciertas las acusaciones, ocurriría con el juez Brett M. Kavanaugh, al que de pronto se le puede frenar un avance tan importante en su carrera. Como vemos el sistema de auto corrupción dentro del “mundo libre” norteamericano es implacable; tanto Kavanaugh como Blasey serían sus víctimas, como otros tantos.

Ir a descargar

Anuncios

Otra franciscada, el pacto chino-vaticano

23 Sep

 

La mala nueva

La noticia le está dando la vuelta al mundo:” La Santa Sede anuncia un acuerdo con China para nombrar obispos y readmite a 7 obispos ilegítimos”, no importa la letanía que veníamos escuchando desde que China y la Santa Sede rompieron las relaciones diplomáticas en 1951 sobre lo mal que la pasaban los católicos en país asiático y la negativa del Vaticano a reconocer una “iglesia católica nacional inventada” por Mao. El acuerdo se anunció el pasado sábado y es la conclusión de meses de acercamiento del gobierno Francisquista con el de los comunistas chinos.

Al fin el 22 de septiembre, tuvo lugar en Beijín la reunión oficial entre monseñor Antoine Camilleri, subsecretario de Relaciones con los Estados de la Santa Sede, y Wang Chao, viceministro ambos estados para dejar firmado un acuerdo entre ambos estados, por el cual Francisco readmite a siete obispos “oficialistas” que fueron ordenados sin el mandato pontificio y por tanto excomulgados latae sententiae, se trata de: Joseph Guo Jincai, Joseph Huang Bingzhang, Paul Lei Shiyin, Joseph Liu Xinhong, Joseph Ma Yinglin, Joseph Yue Fusheng y Vincent Zhan Silu. Las concesiones llegan al punto de que el Vaticano sacrificará los territorios a diferentes diócesis para constituir en Chengde una exclusiva para su hijo pródigo monseñor Guo Jincai.

Al  Arzobispo de Hong Kong, Joseph Zen a menudo es llamado como la conciencia de China, el pacto no ha gustado mucho.  Ya había denunciado en el diario South China Morning Post la inconsistencia de un pacto que se veía venir en los momentos en que el régimen endurecía la persecución contra los cristianos. Calificando las, maniobras como entrega  del rebaño en la boca de los lobos.

En una entrevista  con Raymond Arroyo, transmitida por canal EWTN, Joseph Zen expuso su advertencia a la Santa Sede, considerando que hacer cualquier trato con los comunistas chinos  va a ser un mal negocio. Para ello se basaba en los arrogantes pronunciamientos del gobierno , quien no dará nada a cambio de la rendición de la Iglesia.


En la misma entrevista el religioso chino acusa a la Santa Sede de haber seguido una política durante años que ha debilitado a la Iglesia. Mientras los obispos de la contraparte oficialista desafían a Roma, ella, con su silencio,  anima la rendición de los católicos clandestinos.

En otra parte del programa el sacerdote arremete contra el reconocimiento de los obispos oficiales, a los que el Vaticano habría perdonado, no por su arrepentimiento, si no por presiones del gobierno y eso es una traición. Los obispos de la Asociación patriótica, asegura,  están controlados por el Gobierno chino. Luego el Cardenal Zen se pregunta cómo se puede confiar en ellos y los describe en su mayoría como oportunistas, que saben que tienen que tener la confianza del régimen para poder hacer carrera.  Al final el sacerdote retomara la experiencia de la Iglesia Católica, en particular de la húngara, en su lucha contra el comunismo, un tema que por lo visto ha sido olvidado por su Santidad Francisco.

El Cisma católico en China

A lo que estamos asistiendo en a la unión forzada de la forzada de la verdadera Iglesia Católica, la “clandestina” en China, con la oficialista Asociación Patriótica Católica creada por el régimen en 1957 mediante la consagración ilícita de obispos y sacerdotes cismáticos.

La maniobra que se veía venir con la persecución iniciada por el nuevo régimen chino de los cristianos la expulsión de misioneros extranjeros, el encarcelamiento de sacerdotes y laicos locales y los intentos del Estado de instituir una Iglesia nacional católica china. Esto obliga al Papa de ese momento, Pío XII, a escribir su carta apostólica Cupimus Imprimis (18 de enero de 1952) dirigida con motivo del acoso de la iglesia católica a todos sus fieles en China en ella se denunciaba que:

… la Iglesia Católica es considerada, presentada y combatida como enemiga de la nación, que sus Obispos y los demás ministros sagrados, los religiosos y religiosas, con mucha frecuencia, por desgracia, o son alejados de sus sedes o se les estorba el libre ejercicio de sus funciones, como si la Iglesia no estuviera al servicio de las cosas del cielo, no se cuidara de cultivar la virtud en las almas, de ilustrar las gentes fundando escuelas, de aliviar finalmente los sufrimientos humanos en los hospitales y de consolar a los niños y a los ancianos en asilos, sino que, por el contrario, obedeciera a los intereses humanos y a la ambición por el poder terreno.

Pero tal situación no mejoró, por el contrario, así en 1954, Pío XII, volvió a la carga con su encíclica Ad Sinarum Gentem en la que denunciaba la continuación del acoso se regañaba los agentes maoístas dentro de la Iglesia en China que andaban promoviendo lo que se denominó el error de las “Tres Autonomías”. Según esta doctrina la Iglesia en China, sería completamente independiente, en relación con el gobierno, las finanzas y la doctrina cristiana, en otras palabras, de Roma, para poner la Iglesia al servicio del gobierno chino. Entre otras cosas el Papa escribía, con mucha teología, pero poniendo el dedo en la llaga:

“…En los últimos años, sin embargo, las condiciones de la Iglesia Católica en su medio no han mejorado en lo más mínimo. Las acusaciones y calumnias contra la Sede Apostólica y aquellos que se mantienen fieles a ella han aumentado. El Nuncio Apostólico, que representó a Nuestra persona entre ustedes, ha sido expulsado. Las trampas para engañar a aquellos menos instruidos en la verdad se han intensificado… Por último, hay algunos entre ustedes que desearían que su Iglesia fuera completamente independiente, no solo, como lo hemos dicho, con respecto a su gobierno y sus finanzas, sino también con respecto a la enseñanza de la doctrina cristiana y la predicación sagrada, en el que intentan reclamar “autonomía”…. No negamos en absoluto que la manera de predicar y enseñar debe diferir según el lugar y, por lo tanto, debe ajustarse, cuando sea posible, a la naturaleza y el carácter particular del pueblo chino, como también a sus antiguas costumbres tradicionales. Si esto se hace correctamente, ciertamente se recogerán frutos mayores entre ustedes…. Pero, y es absurdo simplemente pensar en ello, ¿con qué derecho pueden los hombres arbitraria y diversamente en diferentes naciones interpretar el evangelio de Jesucristo?…. Pueden ver fácilmente, Venerables hermanos e hijos amados, por qué no puede ser considerado católico o llevar el nombre de católico que profesa o enseña de manera diferente a lo que hemos explicado brevemente hasta este punto. Esto incluye a aquellas personas que se han adherido a los principios peligrosos subyacentes al movimiento de las “Tres Autonomías” u otros principios similares… Los promotores de tales movimientos con la mayor astucia buscan engañar a los simples o los tímidos, o alejarlos del camino correcto. Para este propósito afirman falsamente que los únicos verdaderos patriotas son aquellos que se adhieren a la iglesia ideada por ellos, es decir, a lo que tiene las “Tres Autonomías”. Pero en realidad buscan, en una palabra, establecer finalmente entre ustedes una iglesia “nacional”, que ya no podría ser católica porque el mundo es la negación de esa universalidad o más bien “catolicidad” por la cual la sociedad verdaderamente fundada por Jesucristo está por encima de todas las naciones y las abarca a todas y todos…”

Lo que se estaba combatiendo era el intento de “anglicanzar” a los católicos chinos y que talvez  explique por que el protestantismo hegemoniza el cristianismo del país.

A pesar de que ha pasado más de medio siglo, el problema del catolicismo oficial chino sigue siendo el mismo, esto no parece preocupar a Francisco, el Papa el Papa luteranizante.

Lo que buscaba en gobierno chino de entonces como el actual, es neutralizar al catolicismo, ya que no puede borrarla de su tierra como hizo con los infelices de Falun Gong. Y es que, a pesar de la condición minoritaria, aún tiene fuerte arraigo en las zonas rurales, fortaleciendo en ellas micro resistencias como por ejemplo el rechazo a la política del hijo único.

Venturas y desventuras del catolicismo en China

Ciertamente el cristianismo no llegó China con los misioneros católicos. Se sabe que, en el siglo VII, durante la dinastía Tang. Alopen, monje sirio, introdujo allí la versión nestoriana de esa religión para la que fundó varios monasterios e iglesias. Sobre esa base crecerá el catolicismo romano predicado durante la última dinastía Yuan por el obispo franciscano Giovanni da Montecorvino quien evangelizó entre los mongoles en Pekín hasta la caida de la dinastía mongola Yuan, en 1368.

Con la llegada de Matteo Ricci y sus compañeros los jesuitas en 1582, durante la dinastía Ming, comienza una nueva etapa que se extenderá hasta los inicios de la dinastía Qing (1644), cuando el emperador prohíbe el cristianismo, proscripción que dura cien años.

En 1842, después de la Segunda Guerra del Opio y el Tratado de Nankín los jesuitas vuelven a China apoyados por el gobierno francés. Allí se convirtieron en los líderes intelectuales de su Iglesia,  realizando una importante contribución a los contactos oriente – occidente, al desarrollo de servicios sociales como la educación, o la asistencia a los enfermos. De este modo se ganaron el respeto de la población, pero también a la larga la enemistad de los comunistas, que una vez consolidados en el poder,  en 1949 intentaban presentarse a sí mismos como los únicos benefactores posibles del pueblo chino.

En tales condiciones buena parte del catolicismo chino se vio obligado a colaborar con el proyecto oficial de una “iglesia autogobernada, como la mejor estrategia de sobrevivencia.  Pero también hubo católicos que rechazaron esta opción, considerando a los los católicos “abiertos” como transigentes y acomodadizos. Estos fieles papistas sufrieron durante décadas, la cárcel, el acoso y la discriminación. Pero esto al Papa no le importa, Beijín bien vale una misa conjunta en la que se mezclen los siervos del Papa y los del Partido.

—————————————————————–
Mensaje del Papa Francisco
a los Católicos chinos y a la Iglesia universal

«Su misericordia es eterna,
su fidelidad por todas las edades»
(Salmo 100/99,5).

Queridos hermanos en el episcopado, sacerdotes, personas consagradas y todos los fieles de la Iglesia católica en China: damos gracias al Señor, porque es eterna su misericordia y reconocemos que «él nos hizo y somos suyos, su pueblo y ovejas de su rebaño» (Sal 100,3).

En este momento resuenan en mi interior las palabras con las que mi venerado Predecesor os exhortaba en la Carta del 27 de mayo de 2007: «Iglesia católica en China, pequeña grey presente y operante en la vastedad de un inmenso Pueblo que camina en la historia, ¡cómo resuenan alentadoras y provocadoras para ti las palabras de Jesús: “No temas, pequeño rebaño; porque vuestro Padre ha tenido a bien daros el Reino” (Lc 12,32)! Por tanto, “alumbre así vuestra luz a los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro a Padre que está en el cielo” (Mt 5,16)» (Benedicto XVI, Carta a los católicos chinos, 27 mayo 2007, 5).

1. En los últimos tiempos, han circulado muchas voces opuestas sobre el presente y, especialmente, sobre el futuro de la comunidad católica en China. Soy consciente de que semejante torbellino de opiniones y consideraciones habrá provocado mucha confusión, originando en muchos corazones sentimientos encontrados. En algunos, surgen dudas y perplejidad; otros, tienen la sensación de que han sido abandonados por la Santa Sede y, al mismo tiempo, se preguntan inquietos sobre el valor del sufrimiento vivido en fidelidad al Sucesor de Pedro. En otros muchos, en cambio, predominan expectativas y reflexiones positivas que están animadas por la esperanza de un futuro más sereno a causa de un testimonio fecundo de la fe en tierra china.

Dicha situación se ha ido acentuando sobre todo con referencia al Acuerdo Provisional entre la Santa Sede y la República Popular China que, como sabéis, se ha firmado recientemente en Pekín. En un momento tan significativo para la vida de la Iglesia, y a través de este breve Mensaje, deseo, sobre todo, aseguraros que cada día os tengo presentes en mi oración además de compartir con vosotros los sentimientos que están en mi corazón.

Son sentimientos de gratitud al Señor y de sincera admiración —que es la admiración de toda la Iglesia católica— por el don de vuestra fidelidad, de la constancia en la prueba, de la arraigada confianza en la Providencia divina, también cuando ciertos acontecimientos se demostraron particularmente adversos y difíciles.

Tales experiencias dolorosas pertenecen al tesoro espiritual de la Iglesia en China y de todo el Pueblo de Dios que peregrina en la tierra. Os aseguro que el Señor, precisamente a través del crisol de las pruebas, no deja nunca de colmarnos de sus consolaciones y de prepararnos para una alegría más grande. Con el Salmo 126 tenemos la certeza de que «los que sembraban con lágrimas cosechan entre cantares» (v. 5).

Sigamos, entonces, con la mirada fija en el ejemplo de tantos fieles y pastores que no han dudado en ofrecer su “testimonio maravilloso” (cf. 1 Tm 6,13) al Evangelio, hasta el ofrecimiento de la propia vida. Se han de considerar como verdaderos amigos de Dios.

2. Por mi parte, siempre he considerado a China como una tierra llena de grandes oportunidades, y al Pueblo chino como artífice y protector de un patrimonio inestimable de cultura y sabiduría, que se ha ido acrisolando resintiendo a las adversidades e integrando las diferencias, y que tomó contacto, no por casualidad, desde tiempos remotos con el mensaje cristiano. Como decía con gran sutileza el P. Mateo Ricci, S.J., desafiándonos a vivir la virtud de la confianza, «antes de establecer una amistad, se necesita observar; después de tenerla, se necesita confianza mutua» (De Amicitia, 7).

Tengo también la convicción de que el encuentro solo será auténtico y fecundo si se realiza poniendo en práctica el diálogo, que significa conocerse, respetarse y “caminar juntos” para construir un futuro común de mayor armonía.

En este surco se coloca el Acuerdo Provisional, que es fruto de un largo y complejo diálogo institucional entre la Santa Sede y las Autoridades chinas, iniciado ya por san Juan Pablo II y seguido por el Papa Benedicto XVI. A lo largo de dicho recorrido, la Santa Sede no tenía —ni tiene— otro objetivo, sino el de llevar a cabo los fines espirituales y pastorales que le son propios; es decir, sostener y promover el anuncio del Evangelio, así como el de alcanzar y mantener la plena y visible unidad de la comunidad católica en China.

Sobre el valor y finalidades de dicho Acuerdo, deseo proponeros algunas reflexiones, ofreciéndoos además alguna sugerencia de espiritualidad pastoral para el camino que, en esta nueva fase, estamos llamados a recorrer.

Se trata de un camino que, como la etapa precedente, «requiere tiempo y presupone la buena voluntad de las partes» (Benedicto XVI, Carta a los católicos chinos, 27 mayo 2007, 4), pero para la Iglesia, dentro y fuera de China, no se trata solo de adherirse a valores humanos, sino de responder a una vocación espiritual: salir de sí misma para abrazar «el gozo y la esperanza, la tristeza y la angustia de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de todos los afligidos» (Conc. Ecum. Vat. II, Const. ap. Gaudium et spes, 1), así como los desafíos del presente que Dios le confía. Por tanto, es una llamada eclesial para que nos hagamos peregrinos en los caminos de la historia, confiando ante todo en Dios y en sus promesas, como hicieron Abrahán y nuestros padres en la fe.

Abrahán, llamado por Dios, obedeció partiendo hacia una tierra desconocida que tenía que recibir en heredad, sin conocer el camino que se abría ante él. Si Abrahán hubiera pretendido condiciones, sociales y políticas, ideales antes de salir de su tierra, quizás no hubiera salido nunca. Él, en cambio, confió en Dios y por su Palabra dejó su propia casa y sus seguridades. No fueron pues los cambios históricos los que le permitieron confiar en Dios, sino que fue su fe auténtica la que provocó un cambio en la historia. La fe, de hecho, «es fundamento de lo que se espera y garantía de lo que no se ve. Por ella son recordados los antiguos» (Heb 11,1-2).

3. Como Sucesor de Pedro, deseo confirmaros en esta fe (cf. Lc 11,32) —en la fe de Abrahán, en la fe de la Virgen María, en la fe que habéis recibido—, para invitaros a que pongáis cada vez con mayor convicción vuestra confianza en el Señor de la historia, discerniendo su voluntad que se realiza en la Iglesia. Invoquemos el don del Espíritu para que ilumine la mente, encienda el corazón y nos ayude a entender hacia dónde nos quiere llevar para superar los inevitables momentos de cansancio y tener el valor de seguir decididamente el camino que se abre ante nosotros.

Con el fin de sostener e impulsar el anuncio del Evangelio en China y de restablecer la plena y visible unidad en la Iglesia, era fundamental afrontar, en primer lugar, la cuestión de los nombramientos episcopales. Todos conocéis que, lamentablemente, la historia reciente de la Iglesia católica en China ha estado dolorosamente marcada por las profundas tensiones, heridas y divisiones que se han polarizado, sobre todo, en torno a la figura del obispo como guardián de la autenticidad de la fe y garante de la comunión eclesial.

Cuando, en el pasado, se pretendió determinar también la vida interna de las comunidades católicas, imponiendo el control directo más allá de las legítimas competencias del Estado, surgió en la Iglesia en China el fenómeno de la clandestinidad. Dicha experiencia —cabe señalar— no es normal en la vida de la Iglesia y «la historia enseña que pastores y fieles han recurrido a ella sólo con el doloroso deseo de mantener íntegra la propia fe» (Benedicto XVI, Carta a los católicos chinos, 27 mayo 2007, 8).

Quisiera daros a conocer que, desde que me fue confiado el Ministerio Petrino, he experimentado gran consuelo al constatar el sincero deseo de los católicos chinos de vivir su fe en plena comunión con la Iglesia universal y con el Sucesor de Pedro, que es «el principio y fundamento perpetuo y visible de la unidad, tanto de los obispos como de la muchedumbre de fieles» (Conc. Ecum. Vat. II, Const. dogm. Lumen gentium, 23). De este deseo, he recibido durante estos años numerosos signos y testimonios concretos, también de parte de los que, incluso obispos, han herido la comunión en la Iglesia, a causa de su debilidad y de sus errores, pero, además, no pocas veces, por la fuerte e indebida presión externa.

Por lo tanto, después de haber examinado atentamente cada situación personal y escuchado distintos pareceres, he reflexionado y rezado mucho buscando el verdadero bien de la Iglesia en China. Finalmente, ante el Señor y con serenidad de juicio, en continuidad con las directrices de mis Predecesores inmediatos, he decidido conceder la reconciliación a los siete restantes obispos “oficiales” ordenados sin mandato pontificio y, habiendo remitido toda sanción canónica relativa, readmitirlos a la plena comunión eclesial. Al mismo tiempo, les pido a ellos que manifiesten, a través de gestos concretos y visibles, la restablecida unidad con la Sede Apostólica y con las Iglesias dispersas por el mundo, y que se mantengan fieles a pesar de las dificultades.

4. En el sexto año de mi Pontificado, que ya desde los primeros pasos puse bajo el amor misericordioso de Dios, invito por lo tanto a todos los católicos chinos a que se hagan artífices de reconciliación, recordando con renovado empuje apostólico las palabras de san Pablo: «Dios nos reconcilió consigo por medio de Cristo y nos encargó el ministerio de la reconciliación» (2 Co 5,18).

De hecho, como escribí al concluir el Jubileo Extraordinario de la misericordia, «no existe ley ni precepto que pueda impedir a Dios volver a abrazar al hijo que regresa a él reconociendo que se ha equivocado, pero decidido a recomenzar desde el principio. Quedarse solamente en la ley equivale a banalizar la fe y la misericordia divina. […] Incluso en los casos más complejos, en los que se siente la tentación de hacer prevalecer una justicia que deriva sólo de las normas, se debe creer en la fuerza que brota de la gracia divina» (Carta ap. Misericordia et misera, 20 noviembre 2016, 11).

Con este espíritu, y con las decisiones adoptadas, podemos iniciar un camino inédito, que confiamos en que ayudará a sanar las heridas del pasado, a restablecer la plena comunión de todos los católicos chinos y a abrir una fase de mayor colaboración fraterna, para asumir con renovado compromiso la misión de anunciar el Evangelio. En efecto, la Iglesia existe para dar testimonio de Jesús y del amor del Padre que perdona y salva.

5. El Acuerdo Provisional firmado con las Autoridades chinas, aun cuando está circunscrito a algunos aspectos de la vida de la Iglesia y está llamado necesariamente a ser mejorado, puede contribuir —por su parte— a escribir esta nueva página de la Iglesia católica en China. Por primera vez, se contemplan elementos estables de colaboración entre las Autoridades del Estado y la Sede Apostólica, con la esperanza de asegurar buenos pastores a la comunidad católica.

En este contexto, la Santa Sede desea hacer lo que le corresponde hasta el final, pero también vosotros, obispos, sacerdotes, personas consagradas y fieles laicos, tenéis un papel importante: buscar de forma conjunta buenos candidatos que sean capaces de asumir en la Iglesia el delicado e importante servicio episcopal. No se trata, en efecto, de nombrar funcionarios para la gestión de las cuestiones religiosas, sino de tener pastores auténticos según el corazón de Jesús, entregados con su trabajo generoso al servicio del Pueblo de Dios, especialmente de los más pobres y débiles, teniendo en cuenta las palabras del Señor: «El que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos» (Mc 10,43-44).

En este sentido, es evidente que un Acuerdo no es nada más que un instrumento, y por sí solo no podrá resolver todos los problemas existentes. En realidad, este resultaría ineficaz y estéril si no fuera acompañado por un compromiso profundo de renovación de la conducta personal y del comportamiento eclesial.

6. A nivel pastoral, la comunidad católica en China está llamada a permanecer unida, para superar las divisiones del pasado que tantos sufrimientos han provocado y lo siguen haciendo en el corazón de muchos pastores y fieles. Que todos los cristianos, sin distinción, hagan ahora gestos de reconciliación y de comunión. En este sentido, tomemos en serio la advertencia de san Juan de la Cruz: «A la tarde te examinarán en el amor» (Palabras de luz y de amor, 1,60).

Que, en el ámbito civil y político, los católicos chinos sean buenos ciudadanos, amen totalmente a su Patria y sirvan a su País con esfuerzo y honestidad, según sus propias capacidades. Que, en el plano ético, sean conscientes de que muchos compatriotas esperan de ellos un grado más en el servicio del bien común y del desarrollo armonioso de la sociedad entera. Que los católicos sepan, de modo particular, ofrecer aquella aportación profética y constructiva que ellos obtienen de su fe en el reino de Dios. Esto puede exigirles también la dificultad de expresar una palabra crítica, no por inútil contraposición, sino con el fin de edificar una sociedad más justa, más humana y más respetuosa con la dignidad de cada persona.

7. Me dirijo a todos vosotros, queridos hermanos obispos, sacerdotes y personas consagradas, que «servís al Señor con alegría» (Sal 100,2). Que nos reconozcamos como discípulos de Cristo en el servicio al Pueblo de Dios. Que vivamos la caridad pastoral como brújula de nuestro ministerio. Que superemos las contradicciones del pasado, la búsqueda de intereses personales y atendamos a los fieles, haciendo nuestras sus alegrías y sufrimientos. Que trabajemos humildemente por la reconciliación y la unidad. Que retomemos con fuerza y pasión el camino de la evangelización, como señaló el Concilio Ecuménico Vaticano II.

A todos vosotros os digo nuevamente con afecto: «Nos moviliza el ejemplo de tantos sacerdotes, religiosas, religiosos y laicos que se dedican a anunciar y a servir con gran fidelidad, muchas veces arriesgando sus vidas y ciertamente a costa de su comodidad. Su testimonio nos recuerda que la Iglesia no necesita tantos burócratas y funcionarios, sino misioneros apasionados, devorados por el entusiasmo de comunicar la verdadera vida. Los santos sorprenden, desinstalan, porque sus vidas nos invitan a salir de la mediocridad tranquila y anestesiante» (Exhort. ap. Gaudete et exsultate, 19 marzo 2018, 138).

Os ruego con convicción que pidáis la gracia de no vacilar cuando el Espíritu nos reclame que demos un paso adelante: «Pidamos el valor apostólico de comunicar el Evangelio a los demás y de renunciar a hacer de nuestra vida cristiana un museo de recuerdos. En todo caso, dejemos que el Espíritu Santo nos haga contemplar la historia en la clave de Jesús resucitado. De ese modo la Iglesia, en lugar de estancarse, podrá seguir adelante acogiendo las sorpresas del Señor» (ibíd., 139).

8. En este año, en el que toda la Iglesia celebra el Sínodo de los Jóvenes, deseo dirigirme especialmente a vosotros, jóvenes católicos chinos, que atravesáis las puertas de la Casa del Señor «con himnos dándole gracias y bendiciendo su nombre» (Sal 100,4). Os pido que colaboréis en la construcción del futuro de vuestro País con los dones personales que habéis recibido y con vuestra fe joven. Os animo a llevar a todos, con vuestro entusiasmo, la alegría del Evangelio.

Estad dispuestos a acoger como guía segura al Espíritu Santo, que indica al mundo de hoy el camino hacia la reconciliación y la paz. Dejaos sorprender por la fuerza renovadora de la gracia, también cuando os pueda parecer que el Señor os pide un compromiso superior a vuestras fuerzas. No tengáis miedo de escuchar su voz que os pide fraternidad, encuentro, capacidad de diálogo y de perdón, y espíritu de servicio, a pesar de tantas experiencias dolorosas del pasado reciente y de las heridas todavía abiertas.

Abrid el corazón y la mente para discernir el plan misericordioso de Dios, que nos pide superar los prejuicios personales y antagonismos entre los grupos y las comunidades, para abrir un camino valiente y fraterno a la luz de una auténtica cultura del encuentro.

Muchas son las tentaciones de hoy: el orgullo del éxito mundano, la cerrazón en las propias certezas, la supremacía dada a las cosas materiales como si Dios no existiese. Id contracorriente y permaneced firmes en el Señor: «Él solo es bueno», solo «su misericordia es eterna», solo su fidelidad dura «por todas las edades» (Sal 100,5).

9. Queridos hermanos y hermanas de la Iglesia universal: todos debemos reconocer como uno de los signos de nuestro tiempo lo que está sucediendo hoy en la vida de la Iglesia en China. Tenemos una tarea importante: acompañar con la oración fervorosa y la amistad fraterna a nuestros hermanos y hermanas en China. De hecho, ellos deben experimentar que no están solos en el camino que en este momento se abre ante ellos. Es necesario que sean acogidos y ayudados como parte viva de la Iglesia: «Ved qué dulzura, qué delicia, convivir los hermanos unidos» (Sal 133,1).

Que cada comunidad católica local, en todo el mundo, se comprometa a valorizar y a acoger el tesoro espiritual y cultural específico de los católicos chinos. Ha llegado la hora en que probemos juntos los frutos genuinos del Evangelio sembrado en el seno del antiguo “Reino del Medio” y que elevemos al Señor Jesucristo el canto de la fe y de la acción de gracias, embellecido con auténticas notas chinas.

10. Me dirijo con respeto a los que guían la República Popular China y renuevo la invitación a continuar el diálogo iniciado hace tiempo con confianza, valentía y amplitud de miras. Deseo asegurar que la Santa Sede seguirá trabajando sinceramente para crecer en la auténtica amistad con el Pueblo chino.

Los contactos actuales entre la Santa Sede y el Gobierno chino se están revelando útiles para superar las contraposiciones del pasado, también reciente, y para escribir una página de colaboración más serena y concreta en la certeza de que «las incomprensiones no favorecen ni a las Autoridades chinas ni a la Iglesia católica en China» (Benedicto XVI, Carta a los católicos chinos, 27 mayo 2007, 4).

De este modo, China y la Sede Apostólica, llamadas por la historia a una tarea difícil pero apasionante, podrán actuar más positivamente a favor del crecimiento ordenado y armonioso de la comunidad católica en tierra china, y se esforzarán en promover el desarrollo integral de la sociedad, asegurando un mayor respeto por la persona humana también en el ámbito religioso, trabajando de forma concreta en la protección del ambiente en el que vivimos y en la construcción de un futuro de paz y de fraternidad entre los pueblos.

Es de suma importancia que también en China, a nivel local, se profundicen cada vez más las relaciones entre los Responsables de las comunidades eclesiales y las Autoridades civiles, mediante un diálogo sincero y una escucha sin prejuicios que permita superar las actitudes recíprocas de hostilidad. Se tiene que aprender un estilo nuevo de colaboración sencilla y cotidiana entre las Autoridades locales y las eclesiásticas —obispos, sacerdotes, ancianos de las comunidades— de tal modo que se garantice el desarrollo ordenado de las actividades pastorales, armonizando las expectativas legítimas de los fieles y las decisiones que son competencia de las Autoridades.

Esto ayudará a comprender que la Iglesia en China no es ajena a la historia china, ni pide ningún privilegio: su finalidad en el diálogo con las Autoridades civiles es la de «llegar a una relación basada en el respeto recíproco y en el conocimiento profundo» (ibíd.).

11. En nombre de toda la Iglesia, pido al Señor el don de la paz, a la vez que os invito a todos a invocar conmigo la protección maternal de la Virgen María.

Madre del cielo, escucha la voz de tus hijos, que humildemente invocan tu nombre.

Virgen de la esperanza, a ti confiamos el camino de los creyentes en la noble tierra de China. Te pedimos que presentes al Señor de la historia las tribulaciones y las fatigas, las súplicas y las esperanzas de los fieles que te rezan, oh Reina del cielo.

Madre de la Iglesia, te consagramos el presente y el futuro de las familias y de nuestras comunidades. Protégelas y ayúdalas en la reconciliación fraterna y en el servicio hacia los pobres que bendicen tu nombre, oh Reina del cielo.

Consoladora de los afligidos, nos dirigimos a ti para que seas refugio de los que lloran en la hora de la prueba. Vela sobre tus hijos que alaban tu nombre, haz que lleven juntos el anuncio del Evangelio. Acompaña sus pasos por un mundo más fraterno, haz que todos lleven la alegría del perdón, oh Reina del cielo.

María, Auxilio de los cristianos, te pedimos para China días de bendición y de paz. Amén.

Vaticano, 26 de septiembre de 2018

FRANCISCO

[01475-ES.01] [Texto original: Italiano]

Traduzione in lingua portoghese
Tomado de: http://press.vatican.va/content/salastampa/it/bollettino/pubblico/2018/09/26/0695/01475.html#es


¿Qué significa un acuerdo entre la Santa Sede y la China comunista?

Por Ronald J. Rychlak

Los comunistas llegaron al poder en China en 1949. Como sucede en todas partes donde se esparce el comunismo, el régimen pronto comenzó a encarcelar a los líderes religiosos, expulsar a los misioneros y desmantelar o destruir iglesias.

El régimen expulsó a los representantes papales y rompió las relaciones diplomáticas con la Santa Sede en 1951. Desde entonces, los 12 millones de católicos que se calcula hay en China tuvieron dos opciones: unirse a la Asociación Católica Patriótica China controlada por el régimen o asistir a una ‘iglesia-casa’ como integrante de la Iglesia Católica clandestina que sigue siendo leal a Roma.

Un gran problema en el corazón de la división entre China y la Iglesia Católica se relaciona con el nombramiento de obispos. El Canon 377.5 del Código de Derecho Canónico establece que “no se concede a autoridades civiles ningún derecho o privilegio de elección, nombramiento, presentación o designación de obispos”. Sin embargo, las autoridades chinas insisten en tener ese derecho.

Según el último censo, hay unos cien obispos en China. De ellos, unos 65 pertenecen a la Asociación Católica Patriótica China y unos 35 a la iglesia “clandestina”. Algunos obispos nombrados por el régimen fueron excomulgados por Roma. Sin embargo, ahora habría un acuerdo.

Los medios de comunicación dicen que una delegación de alto nivel de la Santa Sede viajará pronto a China para firmar un acuerdo sobre la nominación de obispos. Esta noticia ha causado una gran consternación en el mundo católico, particularmente entre aquellos que saben de los recientes abusos a la iglesia por parte del régimen chino.

Destrucción y encarcelamiento

En 2014, agentes chinos enviaron cuadrillas a demoler u ocultar estatuas que representaban escenas bíblicas en un sitio de peregrinación católica en la ciudad de Wenzhou. Cientos de iglesias protestantes también fueron dañadas o destruidas como parte de esta campaña. Ese comportamiento se comparó con el destrozo de propiedades de la iglesia durante la Revolución Cultural.

En 2015, el obispo Cosmas Shi Enxiang, de 94 años de edad, murió en prisión después de haber pasado 54 años trabajando en campos de trabajos forzados debido a su fe. Había sido ordenado sacerdote dos años antes de que los comunistas llegaran al poder. Fue arrestado por primera vez en 1954 y pasó gran parte de las tres décadas siguientes haciendo trabajos forzados. Finalmente fue liberado y ordenado como obispo en la Iglesia Católica clandestina de China. Desafortunadamente, fue encarcelado de nuevo entre 1989 y 1993 y por última vez desde 2001 (cuando fue visto por última vez) hasta su muerte. No hubo juicio ni cargos; su crimen fue difundir su fe.

En aquel momento, la muerte del obispo Enxiang dejó a James Su Zhimin como el único obispo católico chino que todavía se encuentra en detención secreta. Ha estado detenido desde octubre de 1997, cuando se negó a unirse a la iglesia autorizada por el régimen. No se supo de él en varios años, pero según un informede 2015 de su familia, el gobierno chino lo ofreció como moneda de cambio en las negociaciones con el Vaticano.

Incluso mientras se llevaban a cabo las negociaciones para el acuerdo, el gobierno chino reforzó aún más su control sobre la religión.

En las últimas semanas, el mandatario chino Xi Jinping lanzó un programa para “sinicizar” a todas las religiones para asegurarse de que concuerden con el punto de vista del Partido Comunista. Como parte de esa política, las autoridades cerraron la mayor iglesia-casa protestante de Beijing.

Además, un proyecto de reglamento proponía prohibir a todos los extranjeros el uso de internet para promover la religión, prohibir la transmisión en directo y las transmisiones por Internet, y exigir licencias de oficinas gubernamentales para todos los grupos eclesiásticos autorizados.

Las nuevas reglas establecidas a principios de este año aumentaron las penas para las congregaciones no oficiales y para las actividades religiosas no registradas de budistas y musulmanes.

Nuevo acuerdo

Aunque los términos exactos del acuerdo propuesto entre Roma y Beijing siguen siendo confidenciales, fuentes informan que los candidatos al obispado serán elegidos a nivel diocesano a través de un sistema de “elecciones democráticas” que las autoridades chinas introdujeron en 1957.

Bajo este proceso, sacerdotes, monjas y laicos votarán entre una lista de candidatos presentada por el régimen. Los resultados de estas elecciones se enviarán a las autoridades de Beijing, que los examinarán y luego presentarán un nombre a la Santa Sede. El Papa tomará la decisión final sobre la aprobación. Los detalles de lo que sucedería en caso de un veto papal no están claros.

El acuerdo propuesto incluye el reconocimiento por parte de la Santa Sede de siete obispos chinos “ilegítimos”, que fueron ordenados sin la aprobación del Papa en la última década, tres de los cuales fueron excomulgados por Roma. Serán nombrados obispos de sus respectivas diócesis.

Esta concesión del Papa sobre los obispos excomulgados requeriría que los obispos que rechazaron el control del régimen en sus diócesis se hicieran a un lado en favor de los obispos nombrados por el régimen. Entonces tendrían que unirse a la Asociación Patriótica para obtener reconocimiento oficial. Un obispo ya rechazó la idea de entregar su diócesis a un obispo excomulgado y aprobado por el régimen, y muchos sacerdotes expresaron que no están dispuestos a unirse a la iglesia controlada por el comunismo.

“Haría una caricatura mostrando al Papa arrodillado y ofreciendo las llaves del Reino de los Cielos y diciendo, ‘Ahora, por favor, reconózcanme como Papa’. Los asesores del Papa le están aconsejando que renuncie a su autoridad”, declaró el Cardenal Joseph Zen, exobispo de Hong Kong, según el Wall Street Journal.

Fuentes en Roma dicen que el Papa Francisco está convencido de que se puede ganar más a través del diálogo, el encuentro y la amistad. Esperemos que esté en lo cierto. Ciertamente, hay numerosas diferencias que deben resolverse. Actualmente, las partes no están de acuerdo sobre el estatus de la conferencia episcopal china (no reconocida por Roma), la capacidad de los obispos chinos y de los funcionarios de la Santa Sede para viajar de ida y vuelta, e incluso el tamaño, número y ubicación de las diócesis católicas en China.

Por su parte, China siempre ha visto la religión desde un punto de vista político. Sin duda, ve el beneficio que obtendría de un acuerdo con la Santa Sede. Es significativo, e incluye la oportunidad de apropiarse de la Iglesia Católica en la nación asiática.

Ronald J. Rychlak es el decano de la cátedra en derecho y gobierno Jamie L. Whitten en la Universidad de Mississippi. Es autor de varios libros, entre ellos “Hitler, la guerra y el Papa”, “La desinformación” (en coautoría con Ion Mihai Pacepa) y “La persecución y el genocidio de los cristianos en Oriente Medio” (coeditado con Jane Adolphe).

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

Tomado de:

https://www.lagranepoca.com/news/371763-que-significa-un-acuerdo-entre-la-santa-sede-y-la-china-comunista.html

***

Suecia, donde el transhumanismo se traduce en chip bajo la piel

23 Sep

Comienzo esta entrada con un video en sueco, pero cuyo contenido no resulta difícil de comprender solo con las imágenes que se muestra, el modo en que la empresa sueca operadora de trenes SJ Railways se ha convertido en una de las ya variadas compañías de su país que adopta tecnología para leer microchips incrustados en el cuerpo. Algo que funciona como una alternativa a los pasajes de trenes impresos. Aquí podemos ver, tal y como explica el texto al pie de material, como el microchip implantado en la mano es escaneado por el conductor para validar el boleto del pasajero. El sistema funciona registrando a cada pasajero con un número de membresía, que se almacena en el microchip, y se monitorea y actualiza a través de una aplicación en el teléfono inteligente del cliente. El microchip y la información de intercambio de aplicaciones utilizan la comunicación de campo cercano (NFC), la misma tecnología de transferencia inalámbrica de datos utilizada por Apple Pay, Android Pay, Amiibo, y tarjetas de crédito, y son “pasivos”, en el sentido que contienen datos que otros dispositivos pueden leer, pero no ellos.

A medida que el conductor se mueve a través del tren para verificar los boletos, los pasajeros pueden simplemente le tienden al conductor para que escanee y verifique la información del boleto. SJ Railways afirma que es la primera compañía de viajes en el mundo que ofrece este servicio cerca de 3.000 pasajeros de trenes que ya utilizan tecnología de microchip.

Cuando leí per primera vez la noticia de que a los suecos le estaban implantando chips en las manos, no por razones de salud, sino de transferencia informática, me pareció una exageración más propia de conspiranóicos que otra cosa. Bastante ya tiene el poder para controlarnos, sabiendo donde estamos con nuestros teléfonos y tableta portátiles, para encerrarnos o impedirnos entrar algún sitio con la sustitución de llaves por chapas electrónicas, por no hablar de expropiarnos de un zarpazo todo nuestro dinero, condenándonos literalmente al abre con el cierre de nuestras tarjetas bancaria. Pero no faltaba un dogal más y este se lo están poniendo alegremente al cuello, como se muestra en el video, los suecos, ellos son los pioneros, pero a todos nos llegará con un buen lavado de cerebro.

Repito, al principio no me lo creía, pero me en topado con la noticia en una publicación danesa que me despierte cierta credibilidad, la hoja informativa digital (no podía ser de otro modo) de popularización de saber científico que me hace llegar la revista Videnskab.dk (Ciencia.dk) a cuyo boletín estoY subscrito.

Es verdad que podríamos tener alguna reticencia ante la mala nueva sabiendo que a los daneses les encanta sacer trapos suecos a los suecos, pero en este caso se trata de vergüenza reales, y lo hacen traduciendo;  “Por eso tanto, miles de suecos tienen un microchip debajo de la piel”, un artículo publicado originalmente por la profesora Moa Petersén que traduce Stephanie Lammers-Clark. Ella trabaja en el Departamento de Artes y Ciencias Culturales de la Universidad de Lund, Suecia, donde investiga en Artes Visuales, Historia del Arte y Filosofía de la Ciencia, es autora del estudio “Las relaciones humano-tecnológicas en la era digital: el colapso de la metáfora en Biohacking”,  publicado este mismno año dentro de la monografía “Metodologías posfenomenológicas: nuevas formas de mediar en las relaciones tecnohumanas”(Londres: Lexington Books , p. 65-81) y actualmente escribe una biografía sobre el fotógrafo estadounidense Jerry Uelsmann.  Parece una académica seria que no tendría que estarnos mintiendo sobre el tema que nos ocupa.

Catedrática Moa Petersén. División de Historia del Arte y Estudios Visuales de la Universidad de Lund. Foto institucional.

 

Tengamos presente que es importante tomar cuenta de todo lo que ocurre en el país desde el que escribo, más allá de las enemistades históricas de las regiones nórdicas. Suecia es, un auténtico laboratorio social, donde se experimenta primero lo que nuevo se impondrá a nivel global, es lo que considero y constato permanentemente, por ejemplo, en España, cuyo asuecamiento paulatino en cuestiones vinculadas por políticas de género es más que evidente.

Siguiendo los enlaces que me ofrece el boletín he llegado a la fuente original de esta noticia, la agencia AFP que en un despacho firmado por Camille BAS-WOHLERT, con fecha el 13 de mayo de 2018, en Estocolmo. Aquí ya se informa de lo que ya “sugería” el video de arriba, que alrededor de 3.000 suecos tenía insertados en las manos unos microchips, y se informaba que, con los mismos, además de poder comprar y mostrar sus boletos de tren, las personas podían acceder a sus códigos de entrada digital, hacer uso de ciertas máquinas expendedoras o impresoras o reemplazar la necesidad de llevar llaves o tarjetas de crédito.

Según AFP, el dichoso chip, del tamaño de un grano de arroz, podría ser la clave para la solución muchos problemas cotidianos y aunque para algunos esto les puede parecer una pesadilla orwelliana, en Suecia se trataba una realidad bienvenida para un número cada vez mayor de personas la prefiere por encima del peligro de las posibles violaciones de datos personales. Para mía nada de extrañar frente a la manera general y diaria con la que sus pobladores, convencidos de vivir en un “Mundo Feliz”, aceptan situaciones que de algún modo recuerda la famosa novela un Bravo Nuevo Mundo de Aldous Huxley m sino también la más cruda distopía de “1984”.

No se trata, a de la mano, de una operación complicada, sino de un leve pinchazo de jeringa y el chip queda insertado en la mano izquierda, prácticamente sin dolor. No creo que los organismos de salud que nada dice sobre los efectos perniciosos de los piercings o tatuajes, tan comunes entre la juventud del país, vaya a poner en grito en el cielo por los efectos colaterales que pueda tener este cuerpo extraño en el cuerpo humano. El que sí lo ha puesto, según la corresponsal en la capital sueca es Ben Libberton, un microbiólogo que trabaja para el Laboratorio MAX IV en la ciudad sureña de Lund que proporciona rayos X para la investigación, el peligro es real. Los implantes de chips podrían causar “infecciones o reacciones del sistema inmune”, advirtió. También alerta sobre otros riesgos, ahora vinculados a los datos contenidos en el chip, sobre todo en la medida de que estos estos aumenten. Al investigador le preocupan qué datos se recopilan y quién los comparte. “Si un chip puede un día detectar un problema médico, ¿quién se entera y cuándo?, se pregunta agregando que “mientras más datos se almacenen en un solo lugar como podría pasar con un chip, mayor será el riesgo de que se use contra nosotros”.

Resulta que estos pequeños implantes pequeños se usaron por primera vez en 2015 en Suecia (y no solo en este país), inicialmente de manera confidencial. Constatándose que, si bien el uso del microchip ha aumentado, el debate sobre las cuestiones relacionadas con su uso es escaso en un país interesado en las nuevas tecnologías y donde el intercambio de información personal se mantiene como un signo de una sociedad transparente. Para mí otra prueba del modo en que las “discusiones” públicas del país son administradas desde el poder.

Volviendo al artículo publicado Videnskab.dk aquí que explica que las razones de esta nueva tendencia en Suecia pueden ser más complejas de los que se parece y refleja a una reacción a un fenómeno único, el de la cultura biohacker de Suecia.

El término “biohacker” abarca a los biólogos aficionados que realizan experimentos biomédicos fuera de las instituciones tradicionales, como universidades, compañías farmacéuticas y otros entornos controlados científicamente. Al igual que los piratas informáticos que piratean computadoras, los biohackers lo piratean todo biológicamente. El biohacking también es una cultura diversa, nos explica la revista, con muchos subgrupos; todos con diferentes intereses, objetivos e ideologías. Sin embargo, generalmente hay dos grupos principales:

Hackers de Wetware; biólogos de ciencias ciudadanas que construyen equipos de laboratorio con utensilios domésticos. Realizan la llamada “ciencia frugal”, donde encuentran soluciones baratas que pueden mejorar los niveles de vida de los habitantes de los países en desarrollo. También realizan experimentos más espeluznantes donde modifican genéticamente las plantas para que se vuelvan fluorescentes, o usan algas para producir diferentes tipos de cervezas.

Transhumanistas; se centran en mejorar y mejorar el cuerpo humano a largo plazo para mejorar la raza humana. Solo mejorando uno mismo y evitando los límites biológicos, el hombre puede competir con la inteligencia artificial en el futuro.

Los diversos entornos del biohacking a menudo reflejan las diferentes sociedades y culturas en las que evolucionan. Por ejemplo, los biohackers europeos difieren generalmente de sus homólogos norteamericanos. Los grupos de América del Norte están dispuestos a desarrollar alternativas a los enfoques establecidos del sistema de salud. Los grupos europeos, por otro lado, se centran más en encontrar formas de ayudar a las personas en los países en desarrollo o participar en bioproyectos artísticos.

Luego tenemos las diferencias internas en el viejo continente. La cultura sueca del biohacking difiere del resto de Europa. Los biohackers suecos son generalmente parte del movimiento transhumanista. Y son transhumanistas, más específicamente del subgrupo llamado ‘ grinders ‘, quienes filmaron chips de NFC en algún lugar entre el pulgar y el índice de miles de suecos. Se trata exactamente del mismo microchip que se usó para etiquetar mascotas y paquetes durante décadas. A eso se han reducido, creo yo los que se prestaron a la gracia.

Cuando se busca la explicación de porque ocurre este fenómeno solo en Suecia, aparece la teoría de que los suecos son más proclives a compartir información personal como resultado de sus vínculos con el sistema de seguridad social imperante en su país. Y aunque muchos niegan, especialmente las propias instituciones del estado, que los suecos sea unos ingenuos que confían ciegamente en el gobierno y sus instituciones nacionales. Mi experiencia en el trato con los nativos es que esta idea no tiene nada de una exageración.

Al margen de esto pueden existir otras causas para la aceptación de los implantes, se afirma en el artículo. Ellas serían, por ejemplo, el hábito generalizado de la gente a usar cosas digitales. Aquí se nos recuerda que hablamos de un país cuyos gobiernos de los últimos 20 años, no importa el color político viene el gobierno invirtiendo fuertemente en la infraestructura tecnológica. Esto último algo que puede sentirlo por ejemplo comparando la facilidad de acceso universal al internet que tenía la población desde fines del siglo pasado, con otros países, y no precisamente subdesarrollados, como es el caso de Estados Unidos.

Oséa que algunas de las causales del fenómeno se encuentran en el contexto de una economía como la sueca basada hoy principalmente en exportaciones digitales, servicios digitales e innovaciones tecnológicas digitales, lo que convierte al país en uno de los creadores y exportadores de productos digitales más exitosos del mundo.

Al mismo tiempo la investigadora subraya la confianza en el potencial de la tecnología digital ha tenido un gran impacto en la cultura sueca, sobre todo en de desarrollo del movimiento transhumanista.

Hace años descubrí el termino en Transhumanista una interesante revista sueca, cuyo nombre exacto ahora se me escapa, con la que me topaba en las bibliotecas de Suecia. No es de extrañar si unos de los grandes promotores de esta cosmovisión es Nick (Niklas) Bostrom, nacido el 10 de marzo de 1973 en Helsingborg, Suecia. Se trata de un filósofo y matemático formado en Universidad de Estocolmo (1994–1996), que hoy trabaja en la Universidad de Oxford, entiéndase para los británicos y que es conocido por sus trabajos sobre el principio antrópico, el riesgo existencial, la ética sobre el perfeccionamiento humano, los riesgos de la superinteligencia.
En época tan temprana como 1998, Bostrom participó en la creación de la fundación transhumanista Humanity + (Humanidad +) que desde entonces trabaja para convencer a los suecos y no solo a ellos, de que deberían tratar de mejorar sus cuerpos biológicos usando la tecnología.

 

Vamos a juzgar, a los transhumanista por lo que dicen de sí mismo, peligrosa práctica sobre la que Marx, lo mismo en relación con la sociedad que a los individuos, así que hagámoslo con prudencia. Para veamos lo que escriben en el portal https://humanityplus.org/ que traducimos al español con las siguientes palabras:

¿Qué significa ser humano en un mundo tecnológicamente mejorado? Humanidad + es una organización sin fines de lucro 501 (c) 3 internacional que aboga por el uso ético de la tecnología, como la inteligencia artificial, para expandir las capacidades humanas. En otras palabras, queremos que las personas sean mejores que bien. Este es el objetivo del transhumanismo.

Humanidad + aboga por un uso seguro y ético: Las tecnologías que intervienen con la fisiología humana para curar enfermedades y reparar lesiones se han acelerado hasta el punto en que también pueden aumentar el rendimiento humano fuera de los reinos de lo que se considera “normal” para los humanos. Estas tecnologías se conocen como emergentes y especulativas e incluyen inteligencia artificial, nanotecnología, nanomedicina, biotecnología, ingeniería genética, clonación de células madre y transgénesis, por ejemplo. Otras tecnologías que podrían ampliar y ampliar las capacidades humanas fuera de la fisiología incluyen la inteligencia artificial, la inteligencia artificial, la robótica y la integración cerebro-computadora, que forman el dominio de la biónica, la carga y podrían utilizarse para desarrollar prótesis de cuerpo entero. Debido a estas tecnologías, y sus respectivas ciencias y modelos estratégicos, como blockchain [una estructura de datos en la que la información contenida se agrupa en bloques con fines criptográficos]

El enfoque multidisciplinario: nuestro modelo para analizar la interacción dinámica de la aceleración de la tecnología se basa en el análisis de oportunidades. En esta esfera, gran parte de nuestro enfoque se centra en las tecnologías que ayudan a la humanidad a superar las dificultades. En cuanto al futuro a corto plazo, la inteligencia artificial, la nanotecnología, las interfaces dinámicas y las tecnologías anticipadas del futuro fomentan nuevas formas de energía y oportunidades para la exploración espacial. Nuestros intereses teóricos se centran en temas posthumanos de simulación cerebral, filtros colaborativos automatizados, carga mental y singularidad.

 

Suena muy bonito, como cualquier enunciado ideológico, por ejemplo, los del liberalismo o el comunismo. El problema es que se nos vende una utopía transhumanista en un vació de poder y no en una sociedad como las que hoy existen, donde las relaciones entre el ciudadano y el estado resultan completamente asimetricas, donde el individo al final temina siendo subjeto y no objeto de la política y por tanto del uso de las tecnologías mas avanzadas.

Lo que debe preocuparnos no es lo que dicen las palabras, sino lo que nos pueden llevar a hacer con ellas. Dentro de una ideología como la transhumanista y en medio del contexto económico social de Suecia, y apuntalado con un buen bombardeo mediático del que participan no pocas películas y series de ficción. No puede extrañarnos la facilidad con la que tanto de sus ciudadanos, acepten mansamente dejarse etiquetar con un chip en la mano.

La Contrarrevolución de Haití

22 Sep

 

 

Hace tiempo que lo tengo claro, las revoluciones no existen, al menos en la forma en que nos las presentan los manuales escolares y las artes que tratan de ellas, cuadros, piezas de teatros, películas, series, etc. Esas rebeliones de oprimidos que terminan derrotando a sus opresores y haciendo justicas sobre ellos, son solo una quimera, la adaptación de la realidad a un relato que tiene por objetivo atrapar a Incautos. Lo que si hay es luchas entre poderes que como es habitual se sirven de esos mismos oprimidos para ajustarse cuentas. Así antes de que triunfe una revolución ya se encuentra a la espera del final del conflicto una nueva casta, muchas veces al servicio de extranjeros, que volverá a tomar las riendas sobre los oprimidos.

 

Siguiendo este principio siempre me pregunté quienes estaría detrás de la rebelión de los esclavos haitianos, acaso agentes británicos como los que se dedicaron a instigar revueltas similares en la Cuba de principios del siglo XIX. Pero no la cosa no va por ahí, resulta que los que estaban detrás de la famosa revolución no fuero otros que los blancos que ocupaban la otra mitad de la Isla de Santo Domingo, concretamente los españoles y sus huéspedes, los monárquicos franceses que habían puesto pies en polvorosa con el triunfo de la Revolución y refugiándose en la colonia española de Santo Domingo.

Saber esto se lo debo a la Tesis de Doctorado: UNA COLONIA EN LA ENCRUCIJADA: SANTO DOMINGO,ENTRE LA REVOLUCIÓN HAITIANA Y LA RECONQUISTA
ESPAÑOLA, 1791-1809, presentada en el 2012 por Antonio Jesús Pinto Tortosa, en la Facultad de Geofrafía e Historia de la Universidad  Complutense de Madrid. Ella sirve de base a un breve artículo titulado: La Corona Española Y La Rebelión De Los Esclavos De 1795, publicado en la revista Historia del Nuevo Mundo, donde se trata el devenir de los nexos entre España y América.

En este artículo, y por supuesto en la Tesis,  se aborda de una manera muy particular la rebelión de los esclavos que tuvo lugar en 1795 en Saint-Domingue, la colonia francesa en la entonces llamada isla de la española. Dando lugar a la que se considera como la primera gran revolución esclava de la modernidad y que finaliza con la independencia de Haití en 1804. Resulta que como en el caso de su precedente la revolución cd Estados Unidos, detrás de ella se encontraba la acción del entonces imperio más poderos de la Tierra, el español (algo que la historiografía oficial intenta una y otra vez que olvidemos), ahora todo me encaja, fue gracias a este descomunal aliado a las espaldas que tanto los blancos norteamericanos como los negros haitianos pudieron derrotar a sus respectivas metrópolis.

Recordemos cuando se produjo la revolución de la burguesía francesa en 1789, Saint-Domingue era la colonia más rica y beneficiosa que poseía Francia. Ahora sometida al embate de una revolución -también incentivada desde afuera, concretamente Inglaterra, que sumirá al país en el caos y cuyas contradicciones se trasladaron a la isla caribeña. Como sectores sociales enfrentados tenemos sobre todo a los funcionarios del nuevo régimen, partidarios de la república francesa y a los llamados los grand blancs, terratenientes azucareros blancos que simpatizaban con la idea de independizarse de Francia aprovechando su poder económico, se trataban en general de partidarios del viejo régimen que terminaron solicitaron asilo al gobernador español de Santo Domingo, el capitán Joaquín García, quien les apoyó en todo lo necesario. Estos propagaron entre los esclavos negros el rumor de que el rey Luis XIV, aún vivo, mejoraría sus condiciones de vida, la intención era provocar su levantamiento contra las autoridades republicano.

 

Para ello compraron generales negros a los que prometieron beneficios y privilegios magníficos para que comandaran el alzamiento de los esclavos quienes se levantarán en arma el 21 de agosto de 1791 en la Provincia del Norte de Saint-Domingue los esclavos, conducidos por libres de color, se levantaron en armas atacando a los blancos y sus haciendas provocando gran muerte y destrucción. La naturaleza “racial” del hecho no mermó la participación de España, capitán general Joaquín García, apoyó con material y armamento a los alzados. Otra cosa es los medios oficiales, España negaran una colaboración, que será utilizada en 1793 como pretexto de Francia para su guerra contra España.

Así las cosas lo que nos demuestra este artículo que como tantas otras la revolución haitiana no terminó fue una Involución, algo que cualquiera podría colegir dado el estado en que dejó a la primera productoras de azúcar del mundo (puesto que pronto ocupara Cuba), sino que desde el principio había sido una suerte de contra revolución, auspiciada por un gobierno como el español defensor del régimen esclavista, y al que lo que menos le importaba era la situación de los esclavos. Por el contrario de lo que se trataba era de utilizarlos, dejando a un lado a los monárquicos franceses, con el fin de hacerse con el poder en Guárico (actual Cap-Haitien) y controlar así toda la isla como habría ocurrido hasta el Tratado de Ryswick en 1697. Quizás lo habría conseguido si no fuese porque el 22 de julio de 1795 España se ve obligada a firmó el Tratado de Basilea por el que cedia a Francia la parte española de la isla de Santo Domingo a cambio de recuperaba los territorios ocupados por Francia al sur de los Pirineos.

Con dicho tratado finaliza los enfrentamientos en la isla Española entre Francia y España, pero ya el daño estaba hecho. Como explica Renen Acheen en su ensayo LA REVOLUCION FRANCESA y LAS ANTILLAS FRANCESAS parte francesa de la isla ahora estaba ocupada por los esclavos no pudo ser recuperada no solo por el talento militar de su nuevo líder Toussaint Louverture, sino por el peligro de que la isla terminara siendo ocupada por un actor no menos peligroso, Inglaterra  Acheen, muy afrancesado él, compara al hombre de Louvertur con los Robespierre y de los Napoleón de la metrópoli, y explica que él va a organizar el ejército de los jacobinos negros, dándole a la revolución de los esclavos su sentido profundo y su objetivo, el cual sería obtener y conservar la libertad para todos. Lo que no cuenta es de que se trataba de un viejo aliado de los españoles quienes le instruyeron militarmente y le colocaron al frente de una tropa de 3.000 soldados, para combatir a Francia, y que con todo lo negro que era llegó a convertirse en general del ejército del rey de España. Quizas se sitió tan español, que una vez entregado Santo Domingo a Francia, reclamó,  infrutuosamente  que los nuevos dueños le diesen también ese territorio y  Al no conseguirlo por las buenas lo intenta por las malas e la parte oriental de la isla en 1804, para quedarse como dueño absoluto de La Española. Durante la ocupación de la zona que hoy llamanos Santo Domingo, el “jacobino” negro, no hizo el menor esfuerzo por liberar a sus hermanos de color que allí eran esclavos, como se explica en la, página 328 de la Tesis de Doctorado de Jesús Pinto Tortosa.

Por su parte España recibirían pronto de su propia medicina,  en este caso de parte de la corona británica quien, habiéndo aprendido la lección,  le hizo lo mismo que ella antes habían hecho a sus enemigos de toda la vida: fabricardo  Louvertures encarnados en los célebres “próceres independentistas”, Bolívar, San Martín, O’Higgins, etc,  que fueron  utilizados en la aviesa misión de desguazar (aunque luego se arrepintieran) el gigantesco imperio español en América, la envidia de todas las potencias.

Redes sociales versus democracia liberal

22 Sep

No hace mucho comenzaron a llegarme una serie de mensajes sobre protección de datos provenientes de las más diversas redes digitales, con las que estaba conectado, realmente me sentía abrumado por la repetición de lo mismo y la manera en que se dificultaba el fluido informativo, me pregunté que estaría pasando y que habría detrás de todo esto. La respuesta la he descubierto en un artículo que publicado el mes pasado solo hoy he descubierto se titula.” Por qué nuestros gobernantes perdieron la fe en el amanecer digital” lo firma Daniel Ben-Ami y apareció en agosto en el tablón de la revista Spiked

Daniel Ben-Ami es un periodista y escritor especializado en economía y finanzas. Colabora con los periódicos Financial Times, The Guardian, The Independent, Prospect, The Sunday Telegraph y The Sunday Times y es autor de libros como:”¿Japón es diferente?”,” El capitalismo cobarde: El mito del casino financiero global” y “Ferraris para todos: en defensa del progreso económico”,

En el trabajo que vamos a reseñar se da cuenta del cambio de paradigma con respecto a la tecnología digital, ya no se habla de su poder supuestamente liberador sino sobre su supuesta influencia maligna. En el punto de mira están sobre todo las plataformas de redes sociales, Facebook más que ninguna otra, aunque el miedo abarca a muchas otras compañías de internet, también.

Todo ha cambiado desde los tiempos de la elección de Barack Obama como el primer presidente negro de Estados Unidos. Entonces el uso de las redes sociales fue ampliamente elogiado, especialmente entre los llamados liberales en Estados Unidos, y se cita el caso de Arianna Huffington, editora en jefe del Huffington Post , quien dijo : “Si no fuera por Internet, Barack Obama no sería presidente”…”Si no fuera por Internet, ni siquiera habría sido el candidato democrático”.

Lo mismo ocurrió con la primavera árabe de 2011, durante las cuales muchos “progresistas” atribuyeron a las redes sociales la fuerza impulsora detrás de los levantamientos populares contra los gobernantes autocráticos de varios países árabes. Para estr caso el citado es Paul Mason, destacado comentarista de izquierda, quien describió las protestas en Egipto ese año como “una revolución planeada en Facebook, organizada en Twitter y transmitida al mundo a través de YouTube”. Lo gracioso es que esa misma posición la he visto compartida dentro del movimiento anticastrista soñando que un día las redes ayudarían a la realización de una “primavera cubana”.

Comparto el escepticismo de autor de la nota cuando afirma que, si bien las redes sociales pueden haber ayudado a difundir el mensaje renovador de Obama, estas no crearon las condiciones de desencanto público con los líderes políticos tradicionales. Del mismo modo, las redes sociales pueden haber ayudado a activistas a promover protestas en Egipto, Túnez y otros lugares, pero el componente clave de la Primavera Árabe -sistemas corruptos de gobierno supervisados por gobernantes geriátricos- tuvo poco que ver con Facebook o Twitter.

En un salto al presente hasta el presente, Daniel Ben-Ami constata el cambio de tono de las élites hacia las redes sociales, a firmando lo que percibo día a día en la prensa establecida en Suecia, que es difícil seguir las noticias sin ser bombardeado con afirmaciones histéricas sobre los supuestos peligros de Internet y la tecnología asociada. Una letanía de cargos que según el autor incluye: socavar la democracia; difundir ‘noticias falsas’; erosionando la privacidad; facilitando esquivar impuestos; fomentar nuevas formas de adicción; permitir que el acoso sexual se desencadene; no abordar la desigualdad; y poniendo en peligro a los niños.

Esto no quiere decir que no hubiera críticas a la tecnología digital hace una década o que hoy no hayan voces positivas. Pero el balance de la opinión (yo especificaría de los opinadores asalariados por el sistema) ha cambiado en un corto tiempo desde una perspectiva generalmente optimista a una que frecuentemente está cargada de fatalidades.

El columnista de Spiked, nos trae a colación el caso de
Jamie Bartlett, director del Centro para el Análisis de las Redes Sociales en el centro de estudios Demos, quien según él ha hecho más que nadie en Gran Bretaña para llamar la atención sobre este cambio-pena que no conozca un equivalente en la zona donde radico- y menciona su documental en dos partes de la BBC2 sobre los secretos de Silicon Valley , cuya primera emisión es de 2017, En este material Bartlett se esfuerza por mantener un enfoque equilibrado con respecto a la nueva tecnología, aunque al final se pone del lado de los pesimistas. Sin embargo, continúa advirtiendo contra el peligro de una ira emocional ciega contra las “máquinas”.

Bartlett llegaría afirmar que el fenómeno está motivado por la venganza de los Vieja Media contra los nuevos medios. Lo que en otras palabras significaría en que los primeros ven afectado sus ingresos publicitarios a causa de las plataformas de Internet. Algo que también yo había notado con la organización permanente de seminarios para fomentar sobre todo en el público joven, la critica de las fuentes y noticias que aparecen en las redes sociales, eventos organizados por periódicos que nunca se interesaron por hacer otro tanto cuando de sus propias informaciones se trataba.

El problema es que la cosa va más allá de una guerra entre medios poderosos y alternativos. Como bien se afirma en este trabajo, los gobiernos en todo el mundo occidental, junto con las instituciones supranacionales, como la Unión Europea, han liderado un ataque contra los nuevos gigantes tecnológicos en muchos frentes. La gama de nuevas leyes y reglamentos que se han implementado o que pronto se implementarán es asombrosa. También hay varios ejemplos de multas masivas impuestas a las compañías de tecnología. Estos incluyen la multa de € 4.34 mil millones (£ 3.85 mil millones) de la Comisión Europea en Google por supuestamente participar en prácticas anticompetitivas con su software de Android. En nombre de la protección de la seguridad pública y la lucha contra las noticias falsas, existe un impulso concertado para contrarrestar la expresión de opiniones no convencionales en Internet, afirma el articulista, quien además considera necesario identificar las fuerzas detrás de este cambio. Según él, lo más obvio es el aumento del populismo. Se personifica en el cambio entre dos usuarios famosos de los medios sociales: Barack Obama y Donald Trump famoso por sus enojados tweets enojados y a menudo mal interpretados. Mientras que las redes sociales en su conjunto alguna vez se vieron como un vehículo para el progresista divertido, ahora se asocia con el populismo iracundo. Irónicamente, a menudo son los más culpables de exageración en relación con la campaña de Obama los que se han convertido en los críticos más agudos de la tecnología digital, señala.

En definitiva, esto es una muestra del temor por parte de grandes sectores de la elite gobernante, -a la que al final sirve el progresista (por liberal que aparente ser) subrayo- de que su control sobre la opinión pública está desapareciendo. Es lo que se descubre con el referéndum Brexit en Gran Bretaña, la victoria de Trump en los Estados Unidos y el creciente apoyo a muchos partidos populistas en Europa continental.

Desde una perspectiva de élite, un peligro clave de las redes sociales es que permite que las tendencias políticas fuera de la corriente principal difundan sus argumentos con mayor facilidad, se nos recuerda y para apoyar esta afirmación tendremos a Yascha Mounk, profesor de política en Harvard y director ejecutivo del Instituto Tony Blair para el Cambio Global, quien ha expresado este temor en relación con el declive de los “guardianes” de los medios tradicionales en los EE. UU. Él describe la concepción tradicional de la élite de la democracia como diciéndole a la gente que siempre que nos permita tomar las decisiones, pretendemos dejar que usted “gobierne”, un trato que ha demostrado ser fenomenalmente exitoso durante 250 años. Hoy en día, ese trato es cada vez más difícil de sostener, y la razón sería el auge de Internet y las redes sociales las cuales estarían provocando que la base ideológica de esa democracia liberal que se apoderó de la imaginación occidental durante dos siglos sea cada vez más frágil ‘. El argumento de Bartlett no es explícitamente antidemocrático, dice en analista, pero su evaluación es similar a la de Mounk. La nueva tecnología permite ahora que unas voces que alguna fueron marginales tengan la capacidad de influir en el debate político.

Ahora veamos la manera concreta en que se implementa este tiempo y las consecuencias que expone Daniel Ben-Ami.

Resulta que las medidas que está implementando actúan para frenar la libre expresión, aquí se incluyen regulaciones relacionadas con noticias falsas, incitación al odio, derechos de autor, protección de datos, protección infantil y presuntas prácticas de monopolio.

El efecto general es reforzar el control estatal sobre los nuevos medios a expensas de la libertad de expresión y la democracia.

No debería sorprender, escribe, que algunas de estas regulaciones existan a nivel de la Unión Europea (UE). Por ejemplo, el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) otorga a los reguladores mucho más poder sobre el flujo de datos que antes. Un efecto colateral es que muchos de los principales medios de comunicación estadounidenses, que no están dispuestos a cumplir con la onerosa legislación, han bloqueado el acceso a quienes viven dentro de la UE.

Mientras tanto, en Alemania, se nos recuerda, una nueva ley no solo está socavando la libertad de expresión en el hogar, sino que ha establecido un peligroso precedente que está en proceso de ser llevado a otro lugar. Como Bartlett señaló en su documental de la BBC, la Ley de Aplicación de la Red 2017 Netzwerkdurchsetzungsgesetz o NetzDG) rompe el principio legal clave de que las plataformas de medios sociales no son responsables del contenido subido. La nueva ley significa que los sitios de medios sociales pasaron a ser responsables según las leyes preexistentes de odio de Alemania. Resulta que, bajo la NetzDG, una plataforma de medios sociales puede ser multada hasta € 50 millones (£ 44 millones) si no elimina el material “flagrantemente ilegal” dentro de las 24 horas. El discurso de odio o las noticias falsas que no sean inequívocamente ilegales se deben eliminar en un plazo de siete días o se puede imponer una multa menor . Esta medida inevitablemente tendrá un efecto escalofriante en la libertad de expresión. Según los informes, Facebook y Twitter han reclutado a cientos de moderadores en idioma alemán para revisar el enorme volumen de material publicado en sus sitios. Sin duda habrá un fuerte deseo de ir a lo seguro y eliminar cualquier material que pueda considerarse problemático.

En el caso de Gran Bretaña, donde radica el autor de este trabajo, un mordaz informe parlamentario sobre las redes sociales, publicado por el comité selecto del Departamento de Digital, Cultura, Medios y Deportes (DCMS), recomendaba, en línea con el precedente establecido por NetzDG, dar a las empresas de tecnología una responsabilidad legal clara por ‘contenido dañino e ilegal’. Esto aumentaría aún más la censura al proponer que las plataformas de los medios sociales deben ser responsables de los materiales considerados perjudiciales, incluso si es perfectamente legal. El gobierno británico ya está en el proceso de revisar extensamente las leyes relacionadas con internet. Ha completado una consulta sobre una Estrategia de seguridad en Internet , que implica nuevos controles exhaustivos a través de Internet. Se espera un Libro Blanco, que proponga legislación futura, antes de fin de año. A todo esto se suma la Carta digital sobre seguridad en Internet publicada en enero y la Ley de protección de datos de 2018 , que incorpora el GDPR de la UE a la legislación británica. El efecto general es que el uso de Internet estará mucho más regulado que en el pasado.

En resumen, de acuerdo con el escritor todo este ataque legislativo no es para para protegernos a todos, sino para salvar de críticas públicas a los que están en el poder, su llamado que comparto es el de resistir esta ofensiva es esencial para todos aquellos que creen en la democracia.

Evidentemente las nuevas tecnologías se han convertido por su sola existencia en un arma critica contra el modelo liberal de democracia, siguiendo el camino trazado alguna vez por los movimientos de inspiración anarquista o marxista, el peligro es que al igual que estos medios, las redes, terminen no sólo siendo neutralizadas, sino peor aún colocadas al servicio del sistema contra cuya estabilidad se atrevieron a atacar.

La belleza de la canción en sefardí, yiddish y árabe

21 Sep

La imagen puede contener: 4 personas, personas en el escenario, personas que tocan instrumentos musicales y en interiores

Sirocco

El miércoles  19 de septiembre de 2018 descubrí y disfruté la música que hace el grupo Sirocco. Fue en en el Café Le Croissant en la galería SKHLM, en el centro de Skärholmen, suburbio diverso en lo étnico,  en la zona suroeste de Estocolmo.

El nombre del grupo, Sirocco, es una palabra árabe para referirse al el viento del desierto y cuyo álbum debut se titula “Amirim”, lo que significa picos de árboles en hebreo, en el 2014. El disco fue producido en cooperación con el músico israelí y nominado al Grammy Yair Dalal.

En el sitio del grupo encontramos la reproducción de un artículo que le dedica la revista Lira Music, con la firma Rasmus Klockljung, en la que se recoge la explicación que los miembros del grupo hacen del mismo:

Queremos crear vínculos entre el pasado y el presente, entre diferentes lugares y culturas diferentes. Muchas de las canciones que tocamos están escritas en diáspora y son el resultado del encuentro con una nueva tierra y una nueva cultura. Algunas canciones se escribieron hace más de mil años en Andalucía, entonces se llamaba Al Andalus, en la época dorada árabe, cuando musulmanes, judíos y cristianos vivieron codo a codo durante cientos de años. Otras canciones están escritas en yiddish en los Estados Unidos a finales del siglo pasado, donde millones de judíos se vieron obligados a huir de los pogromos en Rusia y Ucrania, y las canciones a menudo son sobre las dificultades de hacer frente en un nuevo país. También tocamos canciones tradicionales en ladino, el idioma que los judíos sefarditas trajeron de Andalucía a Grecia y Turquía. La historia que queremos contar a través de nuestra música es en muchos sentidos un reflejo de nuestro tiempo y de las migraciones que tienen lugar hoy en día”.

Se trata por lo que he visto de un grupo variable de jóvenes y talentosos músicos que acompañan la a la cantante y actriz Sofia Berg-Böhm. En esta ocasión los instrumentistas fueron Patrick Bonnet, guitarra, laúd, Hanna Stenlund Monthan, cello y Nicolás Lazo Zubieta, en la percusión. He averiguado del último, por la curiosidad que me despertó su nombre hispano que es de origen chileno. En cuanto a la voz del grupo Sofia Berg, podemos decir que es hija del director de teatro Stefan Böhm y de la actriz Gudrun Berg; nació el 7 de mayo de 1971 en Lidingo. Estudió en el Berklee College of Music, en la Academia de Teatro de Malmö y en la Real Academia de Música de Estocolmo. Ha actuado en piezas de diferentes instituciones teatrales como: Unga Klara, bulevar Teatro , el Teatro Judío, el Teatro dramático de Malmö y el Teatro de la Ciudad de Estocolmo, así mismo ha participado en grupos musicales como Östblocket o la Jannes Fenomenala Orchestra , realizando grabaciones y conciertos.

La imagen puede contener: 4 personas, personas que sonríen, personas sentadas y en el interior

El espectáculo de ese miércoles estuvo organizado por la asociación cultural: Gente en Skärholmen. Hay que reconocer el talento de grupo, que con su arte nos hizo recorrer desde Andalucía al Medio Oriente, para luego llevarnos a Norteamérica a través de canciones, alguna de ellas milenaria, cantadas en varios idiomas: sefardita (Ladino) yiddish y árabe. Las canciones provienen de partes del mundo donde floreció la cultura judía y la musulmana.

 

Me quedo con “sefardita”

Nunca me ha gustado mucho el término “ladino” para referirse al idioma español que hablan los judíos precedentes de “Sefarad” (España), pues la palabra tiene demasiadas connotaciones algunas muy negativas, veamos las que recoge el Diccionario de La Real Academia:
________________________________________
Ladino, na
Del lat. Latīnus ‘latino’.
1. adj. Astuto, sagaz, taimado.
2. adj. Perteneciente o relativo al ladino (‖ lengua retorrománica). Léxico ladino.
3. adj. El Salv., Guat., Hond., Méx. y Nic. Dicho de una persona: Que es mestizay solo habla español. U. t. c. s.
4. adj. Guat., Hond., Nic. y Pan. mestizo. Apl. a pers., u. t. c. s.
5. adj. desus. Dicho de una persona: Que habla con facilidad alguna o algunaslenguas además de la propia.
6. m. Lengua retorrománica que se habla en el Tirol meridional.
7. m. Lengua religiosa de los sefardíes, que es calco de la sintaxis y delvocabulario de los textos bíblicos hebreos y se escribe con letras latinas o concaracteres rasíes.
8. m. judeoespañol (‖ variedad del español).
9. m. desus. romance (‖ lengua española).
esclavo ladino
Prefiero llamarlo sefardita o sefardí, ni siquiera “Judeo español”, pues cuando se le lee, he revisado un manual de “Ladino” en la biblioteca de la Ciudad de Estocolmo o se le escucha como me pasó con alguna de las canciones cantadas esa noche en esa lengua, resulta tan comprensible o más que los textos castellanos escritos en la misma época de la expulsión. Es en si un español antiguo y nada más; que puede entender cualquiera que conozca en profundidad la lengua castellana. Con ese idioma quedó demostrando el grado de la hispanización del hebreo sefardita, una identidad particular que cual ha sobrevivido siglos a la expulsión de los judíos en el 1492.

La imagen puede contener: 3 personas, personas sentadas y en el interior

Hay un interesante artículo sobre este tema titulado EL JUDEOESPAÑOL O LADINO, el mismo ha sido publicado en Sefardiweb.  Este es el sitio un proyecto que desarrolla el Instituto de Lengua, Literatura y Antropología perteneciente a La Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la mayor institución pública dedicada a la investigación en España y la tercera de Europa. Adscrita al Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. Aquí podemos aprender mucho sobre los sefardíes, así que debemos agradecer al Estado Español por su financiación de I+D del estado español.

Según el trabajo de marras el término Judeoespañol, salvo en épocas recientes y por razones académicas, nunca fue usado por los sefardíes para referirse a su propia lengua. Por su parte el término de ladino proviene del castellano medieval y es el modo en que se llamaba a un musulmán o un judío que hablaba la lengua de los cristianos, que como sabemos deriva del latín. Por esto Ladinar significaba ‘traducir al castellano un texto proveniente de una lengua semítica’ como lo eran tanto el árabe como el hebreo, es lo que harían los que traducían directamente la Biblia del hebreo a una lengua romance. Así ladino significó ‘expresión o palabra en lengua romance’, para luego llegar a significar en algunas comunidades sefardíes la lengua sefardí en su conjunto. Ese mismo sentido tiene actualmente en Estados Unidos e Israel cuando se hace referencia al idioma de los sefardíes. Particularmente a los del Mediterráneo Oriental. En cambio para los propios sefardíes su lengua se denomina sencillamente nuestro español y yo les doy toda la razón del mismo modo que se la daría a un cubano o un Argentino que se referirse a “su español” como modo de distinguirlo de las variantes de esta lengua hablada en otras regiones. Una cosa que me llama la atención y que también se aborda en este sitio es la diferencia de asimilación que ocurrió entre los sefarditas establecidos en países europeos, como los Países Bajos, Italia o el sur de Francia y los que se mudaron a los territorios del en el imperio otomano y en el Norte de África. Si los primeros ya para el siglo XVIII habían adoptado la lengua que les rodeaba los segundos en conservaron el uso de su propia lengua. Esto gracias a que no fue hasta bien avanzado el siglo XIX – bajo la influencia del paradigma nacionalista importado de occidente, aclaro- que no se impusieron en estos territorios mediterráneos.

Bilden kan innehålla: 3 personer, personer på scen och inomhus

Cuando los especialistas hablan del judeoespañol de Oriente: se refieren a un idioma utilizado territorios del imperio otomano: Turquía, los Balcanes, Oriente Medio y algunas islas del Mediterráneo, como Rodas. A su ver existen variedades de esta lengua según zonas geográficas. En particular en las ciudades de Estambul y Salónica, que por ser estas importantes centros culturales y editoriales, se convirtieron en un modelo prestigioso para hablantes de judeoespañol de otras zonas.

Hace unos años descubrí, en la biblioteca de Södertelje, una interesantísima exposición fotográfica sobre la comunidad judía en lo que hoy es Turquía. Y fue en ella donde descubrí este interesante fenómeno de sobrevivencia y fortaleza de esta variante de hispanidad. Ojalá algún día encuentre donde guardé las fotos digitales que allí tomé para poder agregarlas a esta entrada.

Según artículo de marras, el judeoespañol de Marruecos, denominado haketía o haquitía, siguió una evolución distinta a la del imperio otomano. Así mismo se cuenta que la lengua sefardí ha conservado algunos fonemas que existían en castellano medieval y que hoy ha desaparecido o evolucionado. De ahí algo que me parece muy justo; la definición de judeoespañol como lengua “antigua” o “arcaica”. Un fenómeno que no le es exclusivo por cierto, si tenemos en cuenta que, si bien en los sonidos hemos sido un tanto innovadores, muchas de nuestras palabras del español del Nuevo Mundo dejaron de usarse en la España de hoy, en ese sentido los arcaicos somos los hispanohablantes americanos.

 

Yiddish

 

Si visitamos el sitio de la Promotora Española de Lingüística (Proel), encontraremos otro interesante artículo que puede explicarnos el origen de otra de las lenguas cantadas por el grupo Sirocco en su bello concierto del Café Le Croissant. Allí bajó el título de ELENGUA YIDDISH se nos explica que se trata de una de las derivaciones que la lengua judaica surgida en la época medieval germana, un grupo de judíos adopta la lengua alemana adaptándola y mezclándola con elementos de hebreo y arameo para uso religioso. Estos son los famosos askenazis de los que ya he escrito en este blog. Askenaz, significaba al principio “Alemania”, pero luego pasó a utilizarse para aludir a todas las tierras colindantes a las ocupadas por los askenazíes y, finalmente, a toda su cultura en sí.

El yiddish había nacido como el resultado de una complicada unión lingüística de tres componentes: el germánico es el dominante algo que se nota a “simple oído” como escuchará por ejemplo en el segundo video que dejo abajo), luego tenemos el elemento semita, derivado del hebreo y del arameo pos-clásicos, y por influencias eslavas provenientes del polaco, ucraniano, bielorruso y ruso. Realmente la fusión es perfecta, es lo que nota el “espectador” (escuchador) de afuera cuando se escuchan las canciones, o se ven series y películas en esta lengua.

Al principio, nos dice este segundo artículo el yiddish se empleaba para obras laicas y correspondencia privada, mientras que para la correspondencia comunitaria, los comentarios bíblicos y otros géneros, se prefería el hebreo. El arameo, a su vez se utilizaba para los dos géneros “más cultos”: los tratados legales (especialmente comentarios sobre el Talmud y sobre otros comentarios ya existentes) y la Cábala. Se trata de una sabiduría ancestral que se supone se remonta a la Antigua Babilonia, pero que de hecho apareció como una forma temprana del misticismo judío en los siglos XII y XIII en el sur de Francia y en España, particularmente en Guadalajara y Zaragoza, para luego reactivarse en el siglo XVIII como parte del Judaísmo jasídico, movimiento nacido en Bielorrusia y Ucrania, y en el renacimiento místico judío en la Palestina Otomana

Como los judíos europeos orientales desarrollaron un yiddish más lejano del alto alemán que los judíos moradores en tierras germanas, existieron dos dialectos de esta lengua: el occidental y el oriental. La segunda variante comienza declinar hacia finales del siglo XVIII hasta desaparecer casi completamente durante el siglo XIX. Por el contrario la occidental tendrá tono un renacimiento el siglo XIX cuando era usada por los artistas, socialistas y propagandistas religiosos, que la preferían al el hebreo clásico, el alemán o las lenguas eslavas.

Así las cosas en 1908 en una conferencia celebrada en Czernowitz (en la actual Ucrania) este yiddish fue aceptado como ‘lengua nacional de pueblo judío’. El yiddish continuó floreciendo en la literatura, el teatro y la prensa, siendo la lengua de la educación, con Varsovia y Vilnius como centros intelectuales, desarrollándose una lengua normativa a partir de los dialectos yiddish polaco y lituano.

Bilden kan innehålla: 4 personer, personer som ler, personer på scen, personer som spelar musikinstrument och inomhus

Esta es la lengua en las que se cantaron las canciones de contendido social durante la velada, mientras las que escuchamos en sefardita o árabe hablaban de amor o de nostalgia por la tierra abandonada, según nos las explicaba la cantante Sofia Berg-Böhm. Con esto se confirma lo que ya sabíamos, que los hebreos centro europeos no solo fueron talentosos para las ciencias, las artes o para crear capital, como ocurre entre otras con las distintas ramas de la famosa familia Rothschild, sino también para fomentar las ideas socialistas. Un hecho que algún rabino ha interpretado como un alejamiento de las doctrinas religiosas y por tanto explicación del holocausto sufrido por el pueblo de Dios a manos de sus enemigos.

De cualquier modo, como se pudo escuchar en el concierto ese tipo de canción en El yiddish, aún sin comprender su contenido resulta bella ante cualquier oído, incluso para aquel que, sin reconocerse de derechas, se haya desilusionado con el mal actuar de la llamada izquierda, como es mi caso. Y es que nadie podía quedarse indeleble ante aquellas bellas melodías interpretadas con excelente voz y acompañadas de nos menos talentosos; violonchelo, oud y percusión, el ensamblaje que hace de este grupo una auténtica joya musical.

Charla sobre la actualidad Nicaragua en La Universidad de Estocolmo

19 Sep

 

Bilden kan innehålla: 6 personer, personer som ler, personer som sitter, tabell och inomhus

El Instituto de Estudios Latinoamericanos nos invitó a un seminario abierto titulado:” Nicaragua hoy ¿Primavera política o cierre autoritario?”
El evento tuvo lugar el martes, 18 de septiembre, entre las 18:00-19:30 en la Biblioteca del Instituto de Estudios Latinoamericanos, Universidad de Estocolmo, edificio B, planta 5ª.
El conferencista fue Salvador Martí i Puig, profesor de Ciencia Política de la Universidad de Girona, como comentarista de sus palabras estuvo Manuela Nilsson, profesora titular de Linnéuniversitetet (Universidad de Lineo). Quien luego dio paso a las preguntas y observaciones de un público, donde no faltaban nicaragüenses o suecos con aquel país. Entre los últimos se encontraba,
Eva Zetterberg, una destacada política del partido de izquierda y diplomática sueca nacida en 1947 en Estocolmo. Zetterberg, quien se sentó exactamente a mi lado, es una vieja conocida sobre la que ya he escrito. Fue parlamentaria entre el año 1991 a 2002 y llegando a ocupar el cargo de moderadora de Parlamento entre los años1998-2002. Entre otros cargos diplomáticos ocupó el puesto de embajadora de Suecia en Managua en Nicaragua. Con cuyo gobierno entró en serios conflictos, motivados por temas relacionados con las políticas de género.

En la invitación al evento se informa que Salvador Martí i Puig es investigador asociado del CIDOB-Barcelona y del Instituto de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca. Sus investigaciones se centran en la política latinoamericana, en especial sobre cambios de régimen, democratización y des-democratización, movimientos sociales, pueblos indígenas y conflicto medioambiental. Entre sus publicaciones destacan los libros Nicaragua 1979-1990: La revolución enredada (La Catarata 1997); Chiapas a deshora: Resistencia & Pintura Mural (Acontravent 2012) Ciencia Política. Un Manual (Ariel 2015) con Josep M Vallès; y ha editado entre otras obras The Sandinistas and Nicaragua since 1979 (Lynne Rienner 2012) con David Close; Democracy in Mexico: Attitudes and perceptions of citizens at national and local level (Routledge 2014) con Reynaldo Ortega; Handbook on Central American Governance (Routledge 2014) con Diego Sánchez-Ancoechea.

En lo que a Nicaragua respecta se nos dice que el día 18 de abril de 2018 estallaron en Nicaragua protestas impulsadas por miles de estudiantes. Al inicio las protestas se centraron en el rechazo a una reforma del sistema de pensiones y por la pésima gestión frente a un incendio que asoló la reserva ecológica Indio Maíz; pero las movilizaciones rápidamente se transformaron en un rechazo a la forma autoritaria, patrimonial y plutocrática de gobernar por parte de la pareja presidencial Ortega-Murillo. Hace dos años nadie podía prever que Daniel Ortega y su gobierno pudieran sufrir una crisis semejante debido al cómodo control político que gozó el gobierno durante una década. De todas formas la crisis de 2018 también era previsible debido al cierre autoritario del régimen, el rechazo a cualquier forma de oposición y al inicio de la crisis económica. En este contexto cuándo estallaron protestas, el gobierno sólo supo responder con una represión desmedida que ha puesto en cuestión la naturaleza y la supervivencia misma del régimen.

La charla me pareció bastante objetiva, sólo me llamó la atención que no hubiera la menor referencia a ese demiurgo del sandinismo que es Cuba, cuyo gobierno respalda abiertamente al Orteguismo. Por ello llevé su tema a la palestra con una pregunta. La respuesta no fue extensa pero si satisfactoria como usted podrá escuchar en el siguiente video del evento, cuya autorización debo agradecer tanto al Instituto como al invitado.