Archivo | marzo, 2019

Notas desde el Futuro: ¿Se permite controlar los amores de una menor en Suecia?

31 Mar

Video de 2017 ¡El tribunal de distrito de Södertörn cumple 10 años!

He leído esta mañana un revelador artículo en de un periódico local, del municipio de Botkyrka. Se titula, “¿Control del padre – paternidad o represión?“* En él se usa el caso de la alarma despertada en los servicios sociales y consecuente proceso judicial a causa de una niña de 13 años del municipio, que se sentía mal con el control que intentaba ejercer su padre sobre su precoz vida amorosa, para cuestionar los límites entre “paternidad y opresión”. El artículo se escribe desde los cánones impuestos a la sociedad sueca, incluidos en ellas los inmigrantes, por el llamado Estados de Bienestar.

Según su autor, el periodista Henrik Lindstedt, a finales de 2017, cuando la niña tenía solo 12 años se buscó un novio que no le gustaba su papá. Él, de acuerdo con la acusación en su contra presentada en la corte, comenzó a verificar los contactos de la su niña con el chico y con sus amigos. Revisaba su teléfono, le daba sólo diez minutos para ir y venir de la escuela y la mantenía ocupada en casa limpiando, cocinando y cuidando a sus hermanos.

En su defensa el padre alegó que hacía esto porque le preocupaban los malos resultados escolares de su hija, el fiscal contrarrestaba acusando a la familia de vivir en una cultura de honor, palabra muy mal vista en el país nórdico salvo que se refiera al deber de pagar los impuestos al estado.

Según el articulista el fiscal también acusó al padre de haber amenazado físicamente tanto al novio como a la hija si no lo obedecían y de haber utilizado la palabra tabú de puta, llamando como tal, aunque de manera indirecta a la hija cuando le preguntó: “no quieres ser puta” y “no quieres que te llame puta”.

Con tono dramático el periodista narra que, durante cinco meses, la niña de 13 años vivió en una situación en la que finalmente comenzó a temer por su vida, pues había escuchado que las mujeres en la familia que no “se comportaban como deberían” corren el riesgo de ser asesinadas. Esto no debe extrañarnos, a parte del fundamento real que pueda tener el temor, el asunto de los crímenes de honor es algo que se machaca permanentemente en los medios y la literatura destinada a los hijos de inmigrantes, en particular los que vienen del oriente.

En el caso de la niña esta informó de la situación a la maestra, quien acto seguido informó a los servicios sociales que a su vez sacaron a la chica de su casa para colocarla en un hogar de emergencia. Ha de saber el asombrado lector que acuerdo con la Ley de Atención a los Jóvenes en el país escandinavo, los servicios sociales tienen derecho a cuidar de forma inmediata a un niño, en contra de los deseos de los padres, si se considera un riesgo para la salud del niño, por ejemplo. En cuanto al padre, este terminó condenado a una condenado a una sentencia condicional por dos casos de amenaza ilegal, uno contra la hija y otro contra el novio, en el tribunal de distrito de Södertörn.

Afortunadamente el padre apeló y logró ser liberado al considerarse que las “limitaciones en su espacio vital” impuestas a la hija no podían ser consideradas delictivas, en cualquier caso, la ni, consideraron que sus acciones no podían ser clasificadas como delincuentes. Eso si que nadie crea que la familia se libró del todo, la niña ahora estará bajo el amparo de la Ley de cuidado de jóvenes, llamado LVU, lo que significa que el derecho del padre a decidir sobre la joven será limitado de ahora en adelante.

La chica ya ha vuelto a la casa, pero dudo que las heridas abiertas por la delación del padre se cierre algún día, como tampoco desaparezca el susto llevado por este en los tribunales, ya se cuidara mucho de intentar cualquier medida punitiva contra el comportamiento de su hija, la cual, niña al fin y consciente de la fuerza que le otorga sistema cercenando el poder sobre ella de sus tutores, hará uso y sobre de su libertad, andando y acostándose con quien le dé la gana, aunque ello no le convengan ni desde el punto de vista de su salud física o física, ni desde el punto de vista sentimental. No hablo de moral, no sea que me vengan a encerrar.

Ya lo sabe el querido lector, si tiene un hijo o hija menor de edad y desea encarrilar su sexualidad según sus propios valores, o simplemente por un camino diferente al de la promiscuidad o las relaciones sexuales tempranas, sin que esto sea motivo para ver cercenada la patria potestad sobre su descendencia, ni se le ocurre inmigrar a Suecia, o a otros países con sistemas de control parental similares a los de ella. Si lo hace el tiro de la educación de sus chicos, puede salirle el tiro por la culata.

*Henrik Lindstedt; Pappans kontroll – föräldraskap eller förtryck? (¿Control del padre –  paternidad o represión?) página 14, Södra sidan (Página del sur) Botkyrka direk, correspondiente al 30 de marzo-5 de abril del 2019.
Anuncios

Latinoamérica sí, Latinoeuropa también y de paso hispanoiberia

31 Mar

Comentario a “La ContraRéplica (112) -Latinoamérica o Hispanoamérica” archivo sonoro del historiador y podcaster Fernando Díaz Villanueva, publicado el 30 de marzo de 2019

Gracias al chileno y Fernando por defender la democratización de Cuba, en cuanto al oyente Carlos de Bilbao; venir a odiar el uso de “Latinoamérica” porque odias a los franceses, demuestra tus problemas y prejuicios, no los del término en sí que es muy ajustado y por supuesto debería incluir a los quebequenses.

Lo que ya es hora es de comencemos a usar también Latinoeuropa, de modo tal que Fernando y su oyente puedan identificar en medio de las diferencias lo mucho que les une a Portugal, Francia, Italia y otras zonas de lenguas romances, de modo tal que uniéndonos los latinos del viejo y el nuevo mundo podamos levantar el frente lingüístico cultural que necesitamos frente a nuestros enemigos y despreciadores de todos los tiempos, germanos y anglosajones.

Por supuesto también se puede usar el concepto de Hispanoamérica cuando nos referimos exclusivamente a quienes hablan español en el continente y lo propio habrá que hacer pronto con hispanoiberia, para diferenciar las zonas donde se habla y ama el castellano de aquellas, incluso dentro de España, que rechazan el idioma que también llaman español.

Nuestro príncipe en La Habana (I)

30 Mar

El príncipe Carlos de Inglaterra y su esposa Camilla, duquesa de Cornwall, arribaron a Cuba, el pasado domingo 24 de marzo en lo que algunos medios califican de en una histórica y otros de controversial visita. Para mí se trata de un acto coherente, que pone en evidencia la vieja comunidad de intereses entre el régimen cubano y el imperio británico.
No se trata de una excentricidad más de aquellas a las que nos tiene acostumbrada la casa real inglesa y por más que algunos medios hablen de la visita como actividad privada. La pareja real llegaba a Cuba desde Barbados, uno de los cinco estados miembros de la Mancomunidad de Naciones “británicas” que El Príncipe de Gales y la duquesa de Cornualles tenía planificado visitar en el Caribe: Santa Lucía, Barbados, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nieves, Granada y las Islas Caimán, Cuba sería la excepción en cuanto al estatus político, la pregunta sería ¿por cuánto tiempo?
Según la página web de tan aristocrática pareja, sus Altezas Reales llegarían a Cuba el domingo 24, donde, luego de una bienvenida oficial, comenzarían su visita al país con una ofrenda floral en el Memorial del héroe nacional de Cuba, el ensayista y poeta, José Martí, jamás mencionan su condición de masón y separatista, algo muy atinado en tiempos de insistencia de una buna parte de la sociedad escocesa de separarse de la unión y por supuesto de no destacar la pertenecía del héroe a una organización que por lo general ha estado al servició de Inglaterra, con la breve excepción de la francmasonería rescatada brevemente para su nación en tiempos de los dos napoleones, tío y sobrino.

En cuanto al sentido del viaje se dice allí que la visita del Príncipe y la Duquesa destacarían las conexiones culturales y académicas, los vínculos entre los ciudadanos del Reino Unido y Cuba, así como que explorará temas clave; las artes, el espíritu empresarial juvenil, la restauración del patrimonio y la agricultura sostenible. Con tan loables objetivos no me extraña encontrar cubanos poco duchos en la historia y consecuencias del sistema colonial británico que renieguen de su ascendencia hispana y se lamenten de no haber sido colonia de los ingleses, como si estos no fuera responsable del nivel de postración en que quedaron los pueblos de américa y Europa que conformaban el pujante imperio español tras su disolución, por no hablar de la desaparición del exterminio y mantenimiento en la miseria de los pueblos que colonizaron sobre todo en Asía y en África, mucho de los cuales hoy ocultan su estatus neocolonial, bajo esa gitanesca hoja de parra que es la Mancomunidad de Naciones o como se le llama en inglés Commonwealth.

Aunque todavía hay algún que otro medio que se refiere a la visita en términos de “privada”, bastarían los fines enunciados en el sitio real para demostrar su carácter de estado. Y si a esto agregamos la presencia en la comitiva del ministro de Estado para la Commonwealth y Naciones Unidas (como si se trataran de lo mismo), Lord Ahmad, representando al gobierno británico, el aval institucional y por tanto el daño que esta visita le hace al movimiento anticastrista (lo de democrático puede matizarse) dentro y fuera de la isla queda fuera de toda duda.

Veamos quien es este personaje; su nombre completo es Tariq Mahmood Ahmad, barón Ahmad de Wimbledon. Nacido el 3 de abril de 1968, en Lambeth Londres, es miembro de la comunidad musulmana Ahmadiyya y desde 1999 hasta 2008 se desempeñó como vicepresidente de AMYA, una organización juvenil musulmana británica. Su religión no fue impedimento para que llegara a convertirse en un exitoso empresario y político. Si hablamos de su desempeño profesional tendremos mencionar de Lord Ahmad su carrera de 20 años en la banca y finanzas, que fue vicepresidente y director de marketing de Alliance Bernstein, así como como director de estrategia y marketing en Sucden Financial.

En cuanto a la carrera política hay que destacar su participación dentro del partido conservador británico al que se unió en 1994 y del que se desempeñó como vicepresidente de 2008 a 2010. El 13 de enero de 2011 recibió el título de Barón Ahmad de Wimbledon, uniéndose formalmente a la Cámara de los Lores el 17 de enero. En 2014, Ahmad fue ascendido a Subsecretario de Estado ocupando la cartera de ministro de encargado de Contrarrestar al Extremismo, luego Ministerio del Interior (2015 a 2016), más tarde ocupará el cargo de Ministro de Transportes – Habilidades y Seguridad de la aviación (2015 a 2016) y será Ministro de Aviación y Comercio – Departamento de Transportes (2016 a 2017). El 13 de junio del 2017 Tariq Mahmood Ahmad es nombrado Ministro de Estado para el Commonwealth y las Naciones Unidas en la Oficina de Relaciones Exteriores y del Commonwealth el 13 de junio de 2017. En julio de 2018 también fue designado como Enviado Especial del Primer Ministro para la Libertad de Religión y la creencia. Toda una lección de asimilación a los islamófobos euros continentales que niegan toda posibilidad de integración económica y política a los inmigrantes y de sus hijos creyentes en el Corán.
Que un personaje de esta talla esté de visita en Cuba, con objetivos similares, nos habla de lo mucho que ya tienen en común los capitalistas neocoloniales y conservadores ingleses, con los empresarios comunistas cubanos. Si a esto agregamos su responsabilidad frente a la Mancomunidad Británica, aunque hemos de reconocer que lo de británico queda en duda desde inclusión en 1995 de un país perteneciente a la lusofonía como Mozambique.
Hagamos un poco de historia. Esta organización política nació como un intento del Reino Unido por remodelar su relación como los dominios que le pertenecían allende ende el mar, a través de las Conferencia Imperiales de 1920 y la de 1926 que da origen Declaración Balfour -que no debe confundirse con la del mismo nombre que en 1917 otorgaba un hogar para los judíos en palestina y por último el Estatuto de Westminster en 1931 donde el gobierno británico reconoció ciertos derechos de autodeterminación en sus antiguas colonias, como forma de detener los procesos insurreccionales que hallaban sus paradigmas en Guerra de los Bóer (1899-1902) y en la guerra Anglo-Irlandesa, librada entre 1919 y 1921.
El en el caso de los Colonos Boers cuyos descendientes hoy conocemos como afrikáners, estos fueron derrotados el 31 de mayo 1902, tendrán que desmantelar dos repúblicas que habían creado y reconocer la soberanía británica sobre ellos, aunque en1910 sea aprobada la Constitución de la Unión Sudafricana y todo el territorio pasó a estar bajo el mandato británico, recibirán cierta autonomía, quedando en un rango de superioridad en relación con las comunidades autóctonas. No será hasta el 31 de mayo de 1961, cuando conseguirán la independencia en forma República de Sudáfrica y renuncia voluntariamente a las prestaciones de la Comunidad Británica de Naciones, no es que fuera expulsada como falsamente se afirma.

Este gesto le costará caro a los sudafricanos blancos, que le pregunten por la guerra que les dio el Premio Nobel de la Paz en 1984, Desmond Mpilo Tutu Arzobispo Anglicano de Ciudad del Cabo (Sudáfrica) y luego Primado de la entonces Iglesia de la Provincia de África Meridional (actualmente Iglesia Anglicana de África Meridional).
Desmond no estaba solo en su lucha, tenía el respaldo de quien en su momento fue el primado anglicano de Inglaterra y arzobispo de Canterbury, doctor Robert Runcie, quien, en septiembre de 1986, horrorizad tras una visita a una villa miseria situada en las afueras de Ciudad del Cabo en compañía del recién entronizado arzobispo Desmond Tutu, clamó a los cielos (entiéndase a la prensa) que el apartheid debía desaparecer en Suráfrica. Recordemos que el gobernador supremo de esta iglesia es el monarca británico, de modo tal que sus posiciones políticas de algún modo atañen a su figura, con el asunto de la discriminación los británicos encontraban un talón de Aquiles moral por donde atacar una vez más a sus viejos y rebeldes enemigos Boers, usarían para ello, entre otros recursos, la iglesia anglicana , cuyo gobernadora suprema era y sigue siendo la defensora de la Fe (ese es su título) Isabel II, mamá de Carlos, futura cabeza del aparato ideológico.
Será Nelson Mandela quien volverá a meter a su país en el redil de la Mancomunidad en 1994. No es de extrañar que a pesar de su pasado terrorista que le llevó a prisión -aunque saliera de ella hecho un Gandhi (otro que también baila)- cuando Mandela visita Londres en julio del 1996, se le tratará como un héroe y la entonces presidenta de la Cámara de los Comunes, Betty Boothroyd, presidenta de la Cámara de los Comunes, de un emotivo discurso en su honor, al visitar de Mandela al palacio de Westminster, Dice la prensa que ese día reunió al mayor número de personalidades de los últimos 30 años.

Mejor suerte que las guerrillas Boers, tuvo el Ejército republicano irlandés el que tras su enfrentamiento con el ejército británico conseguirá el surgimiento en 1922 de un Estado Libre, separado del Reino Unido, gran parte en la parte de la isla de Irlanda.

Evidentemente el objetivo original de la Mancomunidad era el de no cometer el error de España cuando recortó la autonomía de los virreinatos americanos y tardo en entregar mayor autonomía a su lejana provincia cubana, de lo que se trataba pues era de detener las insurrecciones, y a su vez asegurar condiciones para que estas colonias participaran de las aventuras militares británicas como lo hicieron de manera.

Aunque la Unión de Sudáfrica no estaba entre los Dominios que necesitaban adoptar el Estatuto de Westminster para que entrara en vigor, se aprobaron dos leyes: la Ley del Estado de la Unión de 1934 y la Ley de Funciones y Sellos Ejecutivos Reales de 1934 para confirmar el estado de Sudáfrica como un estado soberano.

El 18 de abril de 1949 entró en vigor la legislación en Irlanda que puso fin a la potestad del Rey como para nombrar a los diplomáticos irlandeses, fu entonces que la Commonwealth comienza a considerar a Irlanda como república, a pesar de que tenía una constitución republicana desde 1937, y la eliminan como miembro. Irlanda por su parte había dejado de participar activamente en la Organización desde principios de la década de 1930 y estaba feliz con su exclusión oficial. Esto creaba un problema para otros, otros dominios deseaban convertirse en repúblicas sin perder los lazos del Commonwealth.

El concepto de mancomunidad con el que en un primer momento se aludió a los antiguos dominios europeos o más europeizados como los de: Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Terranova, Sudáfrica y al Estado Libre Irlandés, pierde al último país, pero no deja de ampliarse. En 1948, para incluir una serie de flamantes estados, que aún declarados independientes, reconocían como su jefe de Estado al monarca británico, como un día lo será, si el Dios anglicano lo quiere, el Príncipe Carlos que acaba de visitarnos. Entre estos nuevos estados tendríamos además de los ya mencionados a Pakistán, Sri Lanka, Kenia y Jamaica.

Con la Declaración de Londres emitida el 26 de abril de 1949 los Gobiernos de los países que en esos momentos conformaba la Comunidad Británica de Naciones; Reino Unido, Canadá, Australia, Nueva, Zelanda, Sudáfrica, India, Pakistán y Ceilán, declaraban algo muy bonito en palabras, su condición de como miembros libres e iguales unidos libremente y cooperando en la búsqueda de la paz, la libertad y el progreso. Pero así mismo hacían saber al mundo, la lealtad común de estos a la Corona, que era también el símbolo de su libre asociación. En la declaración se analizaba específicamente el caso del del Gobierno de la India, el cual había informado a los demás Gobiernos de la Mancomunidad de la intención de los indios, bajo la Constitución que estaba a punto de ser adoptada, de convertirse en una República soberana e independiente, pero que sin embargo, el gobierno de la India ha declarado y afirmó el deseo de la India de continuar su membresía plena dentro de la Comunidad de Naciones y por tanto aceptaban al Rey (Británico por supuesto) como símbolo de la libre asociación de sus naciones miembros independientes y, como tal, la Jefe de la Mancomunidad. Es como si la India con la independencia olvidaras todas las masacres y hambrunas generadas entre su gente, por esa misma dinastía a la que aun siendo independientes, juraban lealtad.

En realidad, la situación era un poco critica ya que estaba prevista la conversión de la india en república para enero de 1950, lo que implicaba una cierta morosidad en aceptaría al Rey Jorge VI como su “símbolo de la libre asociación”. De todos modos, los otros países de la Commonwealth reconocieron la pertenencia continua de la India a la asociación, una facilidad que Pakistán demandó que no fuera exclusiva para los hindúes.

Este tipo de declaración me recuerda un tanto al contrasentido del hecho de que los presidentes de los gobiernos democráticos españoles, sean de izquierda o derecha, juren lealtad al Rey y no al pueblo que los elige, sometiéndose a una casa real impuesta a sangre y fuego desde la guerra de sucesión y que para lo único que les ha servido ha sido para dejar crear resentimientos entre hispano americanos y euro hispanos, dejar entrar al invasor francés postrándose de rodillas a los pies de Napoleón, poner los pies en polvorosa cada vez que una los masones disfrazados de liberales viraban el país al revés y por ultimo coquetear con los grandes males que desguazan lo que queda de España, el independentismo peninsular y el feminismo.

El caso es que la lista de los gobiernos de la Commonwealth, sin apartarse de los principios expresados, en particular los monárquicos, se fue extendiendo con la descolonización y no por casualidad sobre los territorios del viejo Imperio Británico. Esta ha sido la manera, utilizando la formula vieja de la “comunidad” en que la Metrópolis ha mantenido su conexión, por no decir su control, sobre sus viejos dominios, en las condiciones políticas generadas por el fin de la segunda guerra mundial, la retórica contra la ocupación de otros pueblos, dirigida fundamentalmente contra las potencias perdedoras y el inicio de la guerra fría. En este sentido las presiones para desarmar los grandes imperios coloniales que quedaban, el francés y el inglés fuero reales, tales como sus trucos gatopardianos para mantener el poder a través de los “autogobierno” en los países que se “independizaban”.

Acorde a lo que hemos visto, el máximo símbolo humano de esta asociación “libre” es la reina Isabel II, y la cosa no presenta señales de Cambio. En la muy meritocrática Reunión de Jefes de Gobierno de la Commonwealth de 2018 la personas designada para sustituirla fue nuestro querido tocayo Charles, Príncipe de Gales, es decir que existe más democracia en el vaticano en este conglomerado no importa que técnicamente su cabeza no sea hereditaria y que entre sus miembros lo mismo existan republicas que monarquías con reyezuelos propios a los que mejor les vendría el nombre de virreyes de la Corona Británica.

Se dice que los Estados miembros no tienen obligaciones legales entre sí, que lo que les une es el idioma (al menos hasta la incorporación de Mozambique) la historia, la cultura y sus valores compartidos de democracia, derechos humanos y el estado de derecho están consagrados en la Carta del Commonwealth.

Eso suena muy bonito en papeles otra cosa es lo que pasa en la práctica cuando el futuro jefe del Commonwealth se viene a Cuba, acompañado del cipayo mayor, Tariq Mahmood, para con la sola presencia dar el espaldarazo al gobierno local necesita de frente a la “Buena Sociedad”. No importa que ni en los formal y mucho menos en la práctica respete La Habana los principios más elementales de la democracia.

No sabemos que más podría buscar con la visita la pérfida Albión. ¿Acaso conseguir una presa más para su organización postcolonial? La cosa no parece del todo descabellada si tomamos el ejemplo ya no solo de Mozambique sino de un país todavía más cercano en términos históricos y políticos a Cuba: Angola, aquel país por el que tantos cubanos murieron entre el año de su emancipación en 1975 y la retirada de nuestras tropas en su emancipación de Portugal en 1975 la salida del último contingente cubano en 1991. Tanta sangre no ha impedido que en junio 2018 Angola, la antigua colonia portuguesa, siguiendo los pasos de su hermana Mozambique, anunciara su disposición de apuntarse a la Commonwealth, según ha anunciado el presidente del país, João Lourenço, seguía los pasos de otra es colonia portuguesa, y también vieja amiga de Cuba, Mozambique incorporada a la mancomunidad desde 1995, esto no debería extrañarnos si sabemos que tanto la metrópolis, como su gran hermana Brasil, han sido en gran medida creaciones británicas, contra España. Se dice que Angola tiene un prontuario violación de los derechos humanos que podría dificultar su incorporación, sin embargo, la francófona Ruanda lo tenía peor, recordemos que en fecha tan cercana como el 6 de abril de 1994, con la muerte del presidente de Ruanda, Juvénal Habyarimana, se iniciaron las masacres por la que un millón de personas fueron asesinadas y que además alrededor de 200.000 mujeres fueron violadas. Y esto no le impidió a Ruanda ser engullida por la organización hace 10 años, a pesar de que como dice la canción de Luis Guerra, “El costo de la vida”: “no hablamos inglés”. Pero en esta vida todo tiene solución, en 2008, el gobierno de Ruanda decidió cambiar el medio de educación del francés al inglés. El pequeño país de África central solicitó el año pasado unirse al grupo de 54 naciones, todas las cuales, aparte de Mozambique, tienen vínculos históricos con Gran Bretaña que se remontan a la época colonial.

El presidente de Ruanda, Paul Kagame (que no cágame),quien gobierna el país desde el 2000 hasta nuestros días (lo más parecido que hay a un gobernador vitalicio)llevaba tiempo cabildeado para que su país se uniese a la Commonwealth como parte de una política de avanzar hacia el mundo anglófono y alejarse de las raíces históricas culturales y económicas que unen al país con sus antiguas metrópolis europeas Bélgica y Francia, esta última es acusada por el mandatario ruandés de complicidad en el genocidio iniciado en 1994, y finalizado cuando las fuerzas armadas de su partido, El Frente Patriótico Ruandés o FPR Kagame tomó el control del país. Como detalle interesante hay que decir que el partido político que hoy gobierna Ruanda el FPR, de orientación nacionalista liberal y populista, se fundó en 1987 con refugiados ruandeses de la etnia Tutsi en Uganda, antigua colonia británica y país miembro del Commonwealth, desde 1962, la misma organización que en la LXI reunión celebrada el 29 de noviembre de 2009 en Trinidad y Tobago noviembre de 2009, aceptará como como miembro 54 de la Mancomunidad, al pequeño país africano, otrora colonia alemana y luego belga, pero nunca inglesa.

A partir de ese momento el régimen ruandés podría aprovecharse de las oportunidades económicas, políticas, sin preocuparse por las críticas al mismo hechas durante años por los activistas de derechos humanos y por la libertad de expresión. Hablamos de un país miembro donde la libertad política está fuertemente restringida. Eso sí ha logrado algo muy bien visto en tiempos de hegemonía mundial de aquel movimiento feminista inventado y respaldado por el estado británico (aunque el cine nos cuente lo contrario), que el 64% de los diputados que van a aplaudirle en el parlamento sean mujeres. Además, desde el punto de vista económico, Kagame, ha sido capaz de hacer con su país lo que los chinos con el suyo aumentar la tasa de crecimiento, la cual fue superior al 8% entre los años 2000 y 2012, reduciendo la pobreza creando un seguro de jubilación y de sanidad. Pero este bienestar material, no opaca el hecho de que Kagame sea un dictador brutal que manipule el sentimiento de culpabilidad de la mayoría hutu y la imagen creada en su contra frente a la comunidad internacional, evitando la verdadera reconciliación y monopolizando con respaldo de la antaño masacrada minoría tutsi. Si aún en estas condiciones Ruanda fue aceptada en la Comunidad de Naciones, cualquier otro país incluida Cuba, podría serlo. No es de extrañar pues que desde el año pasado Angola esté solicitando su entrada el club neocolonial británico.

No se crea que al presidente angolano lo pide le falte una buena formación marxista-leninista, por el contrario, tiene tanto o más pedigrí revolucionario que el presidente cubano que acaba de recibir al Príncipe de Gales.

Lourenço, de 65 años, luchó contra el colonialismo portugués, y luego se formó como historiador en la Academia Lenin de la Unión Soviética, donde estudió entre los años 1978 y 1982 sirviendo más tarde como líder político nacional de las FAPLA (Fuerzas Armadas Populares de Liberación de Angola), haciendo una carrera política que le llevará al puesto fue Ministro de Defensa entre 2014 y 2017 y de ahí a la presidencia. Si este hombre está dispuesto a incorporar su país a una organización que jura lealtad a la Corona Inglesa, que no haría nuestro advenedizo Diaz Canel, necesitado de un clavo ardiente al que agarrarse. A nuestro pobre presidente le han dejado en las manos la papa caliente de una Cuba, cuyo principal abastecedor, Venezuela, se tambalea y cuando en la Casa Blanca vive un presidente, que parece decidido tomar cartas en los asuntos del patio casero de Estados Unidos que conforman los países de Hispanoamérica. Por otra en la medida en que avanza el proceso de autoodio del componente hispano, desarraigo y proletarización de los cubanos, iniciado desde los orígenes mismo del castrismo, la fruta irá madurando.

Hablamos de un extraño proceso que ha sido acompañado en la distancia y con discreción por el Reino Unido, el cual, el policía bueno, que, a diferencia de su aliado malo, Estados Unidos, jamás rompió relaciones diplomáticas o comerciales con la isla, incluso después de que el nuevo régimen nacionalizara propiedades de sus súbditos. Es más, pese al aparente anticomunismo compartido con sus primos norteamericanos, los británicos siempre se las han ingeniado para sortear los obstáculos del embargo establecido por aquellos contra el régimen cubano; y lo consiguieron haciendo pingues negocios con el comunismo cubano, veamos un ejemplo. Allá por el año 1963, una delegación de los Ferrocarriles Nacionales de Cuba visitaba Gran Bretaña conseguir que las locomotoras modernas diseñadas y construidas por la empresa Brush fueran adaptadas para su uso en Cuba. En 1964, como resultado de la información recibida en esa visita, los Ferrocarriles Nacionales Cubanos hicieron un pedido por 10 locomotoras basándose en el diseño de las nuevas máquinas diésel-eléctricas tipo 4 Sulzer que luego estaban construyendo para los Ferrocarriles Británicos.

Aunque la petición era bienvenida, ella era delicada se mantuvo en secreto dado los conflictos cubanos norteamericanos. Hawker-Siddeley, la empresa matriz de Brush tenía intereses valiosos en la industria de la defensa, especialmente en los Estados Unidos y consideró que no sería prudente que esta nueva conexión comercial fuera del dominio público, por temor a poner en peligro sus intereses estadounidenses. Para mayor seguridad se hizo creer que a la prensa, y al resto del mundo en general, se anunció que las locomotoras fueron construidas por la empresa Clayton Equipment Company una compañía sin conexión alguna con Hawker-Siddeley. Por aquella época la Clayton estaba en dificultades financieras y poco nada tenía que perder si su colaboración con el enemigo era descubierta por los funcionarios de defensa norteamericanos Así funciona el capitalismo cuando se trata de hacer negocio con su supuesto enemigo el comunismo. Esto que hemos visto es la punta de un iceberg, y sabrá dios cuantas operaciones económicas se realizaron entre Cuba y Gran Bretaña sin que sin que nadie se enterara.

Hoy la cosa es diferente, la confrontación con las medidas norteamericanas es abierta. La Ley de Protección de Intereses Comerciales del Reino Unido hace ilegal que las empresas con sede en el Reino Unido cumplan con la legislación extraterritorial (como Helms-Burton) Las empresas deben evitar realizar transacciones internacionales que involucren a Cuba en USD y, en cambio, utilizar EUR o GBP. Pero estos desafíos no han impedido que las principales empresas del Reino Unido con intereses en los EE. UU. Hagan negocios con éxito con Cuba. El Reino Unido tiene un Acuerdo de Protección de Inversiones bilateral con Cuba que incluye disposiciones básicas para inversionistas extranjeros, compensación en casos de expropiación y mecanismos de solución de controversias.

El programa de becas del gobierno del Reino Unido ‘Chevening’ ha estado activo en Cuba durante 25 años y se ha ampliado recientemente. 16 profesionales cubanos fueron al Reino Unido en 2017 para estudiar una maestría en el marco del programa.

Estos nexos recibieron un poderoso impulso en abril del 2015, cuando una misión empresarial de Reino Unido visitó la isla consiguiendo acuerdos por un valor total de 400 millones de dólares en ramas como las de la: energía, agricultura y construcción. De cara a los intereses del gobiernos dicho grupo juega el mismo rol que antaño jugaron aquellas comisiones del viejo Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME) organización económica del desaparecido Campo Socialista, que venía a la isla para ver cómo podía sacarla el atolladero económico en la que la hundían mano a mano la mala administración de la mega empresa estatal y el embargo norteamericano y del mismo modo en que los del CAME, no se iban con las manos vacías, el menos el lo político, tampoco lo harán los aguzados empresarios ingleses sobre todo en lo económico, si alguien entiende que no existe algo así como “un plato de comida gratis” son ellos.
En abril de 2016, Philip Hammond, primer Secretario de Relaciones Exteriores británico en visitar Cuba desde 1959, llegó a la isla donde firmó un acuerdo de pago de la deuda con Cuba y cuatro memorandos de entendimiento sobre energía, educación superior, servicios financieros y profesionales, y cultura. Ese abril de mismo año serán el vicepresidente del Banco Central de Cuba y 4 presidentes de bancos comerciales cubanos los que visitaron la Ciudad de Londres para firmar acuerdos de negocios.
En marzo de 2017, Aurora Fernández, Viceministra de Educación Superior de Cuba, encabezó una delegación de educación superior en al Reino Unido, evidentemente los cubanos están dispuestos a incorporan contendidos de origen británico en su sistema de enseñanza, ¿acaso para irnos preparando para la Commonwealth, como hizo Ruanda?
Además de estos contactos bilaterales de alto nivel, la Embajada británica promueve desde hace tiempo la cooperación entre el Reino Unido y Cuba en áreas prioritarias, incluida la modernización del sector de servicios bancarios y financieros, tecnología de energía renovable, contratación pública y biotecnología entre otras.
Nada que después de 60 años de construcción del socialismo, no solo vivimos en una sociedad todavía más tercermundista, atrasada y empobrecida en relación con el mundo que aquella en la que triunfó la revolución de los humildes. Para colmo tenemos que agradecer que venga a sacarnos las castañas del fuego la monarquía colonialista e hispanófoba que parió al capitalismo moderno, a cuyo Príncipe, nuestros políticos, artistas y pueblo llano ha rendido pleitesía en una imagen propia del peor colonialismo. Vivir para ver.

El pecado original del Marxismo. A propósito de una convocatoria lanzada desde Cuba por el centro Juan Marinello (I)

23 Mar

La Cátedra de Estudios Antonio Gramsci del Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello de Cuba ha convocado a todos los interesados a participar en un Seminario que llevará por título El Comunismo como horizonte. Problemas culturales, experiencias históricas y desafíos teórico-prácticos. Este evento se efectuará entre el 18 y 20 de noviembre de 2019 en la sede de dicho instituto. El evento abordará dos grandes vertientes. La primera serían los problemas teórico-prácticos de las diferentes concepciones comunistas y sus relaciones con otras tendencias anticapitalistas. La segunda vertiente estaría relacionada con las experiencias históricas de luchas, personalidades, revoluciones, realizaciones y fracasos de los movimientos comunistas. El objetivo general de este evento, según sus organizadores sería el de profundizar en el conocimiento de la teoría que sustenta al Comunismo como un horizonte cultural de justicia y solidaridad, así como de sus prácticas y experiencias históricas.

Así mismo habría dos objetivos más específicos:

1.- Analizar los grandes temas de orden teórico y práctico del Comunismo en su devenir histórico desde su surgimiento hasta la actualidad, de conformidad con los importantes retos que tiene este proyecto político hoy.
2.- Ahondar en la integralidad de los estudios del comunismo no solo como un producto teórico sino también como experiencias histórico-concretas, exitosas o fallidas, a partir de casos de estudios precisos, de investigaciones biográficas, procesos revolucionarios, organismos de internacionalización de ideas y prácticas, entre otros aspectos.

La fecha última de recepción de solicitud para participar será el 15 de mayo. Los interesados deben enviar sus datos a Caridad Massón Sena (del comité organizador): caridad.mss@gmail.com .

Según EcuRed, Masson es la típica marxista profesional cubana, se graduó de Profesora de la Enseñanza General y Media de Historia (1979) y de Licenciada en Educación, en la especialidad Marxismo-Leninismo del Instituto Superior Pedagógico “Enrique José Varona” (1981). De 1980 a 1981 trabajó como profesora de Historia y jefa de cátedra en el Instituto Preuniversitario Rumanía de Alquízar. Al año siguiente pasó a laborar como museóloga de la Casa del II Congreso del Primer Partido Marxista-Leninista de Cuba y en 1993. Se le nombró directora de ese centro y al mismo tiempo del Museo Municipal de Caimito, cargos que desempeñó hasta abril de 2001. En ese propio mes se incorporó como investigadora agregada al Instituto de Historia de Cuba hasta octubre de 2003; fecha en que se trasladó al Centro de Investigación y Desarrollo de la Cultura Cubana, hoy Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello, y es autora de los siguientes libros:

EL Curita, Editora Política, Ciudad de La Habana, 2000.
Lorca y Maroto en Caimito, Editorial JM-Bernal, Madrid, 2000 (En coautoría con Midalys Blanco)
Tras las huellas cubanas de Gabriela Mistral, Ariadna Ediciones, Santiago de Chile, 2005.
Rubén: desde el recuerdo y la esperanza, Editorial Unicornio, San Antonio de los Baños, 2006.
La Revolución Cubana en la vida de pastores y creyentes evangélicos, Ediciones La Memoria, Centro Pablo de la Torriente Brau, La Habana, 2006.

Además de una amplia actividad docente a nivel nacional la compañera ha dictado conferencias en saludo al 50 Aniversario de la Revolución Cubana a estudiantes y trabajadores de la universidad de Uberlandia en Minas Gerais, Brasil, en el 2009, además de haber sido sido profesora invitada en el Centro de Estudios de América Latina y el Caribe de la UNAM (2010). Evidentemente existe en el exterior una demanda de la teoría comunista tal y como ella es percibida oficialmente en Cuba. Por cierto, la convocatoria del Marinello, me llegó por activistas que la difundían desde Venezuela. Ella comienza con la siguiente cinta el Manifiesto Comunista:

Los comunistas no se cuidan de disimular sus opiniones y sus proyectos. Proclaman abiertamente que sus propósitos no pueden ser alcanzados sino por el derrumbamiento violento de todo el orden social tradicional. ¡Que las clases directoras tiemblen ante la idea de una revolución comunista! Los proletarios no pueden perder más que sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo por ganar. ¡PROLETARIOS DE TODOS LOS PAISES, UNÍOS!

Ciertamente no fue eso lo que hizo Fidel Castro, sólo declaró sus convicciones comunistas cuando ya estaban asegurado en el poder. Evitando el error que comentarían en los subsiguiente los movimientos guerrilleros que en Latinoamericana intentaban repetir lo que creían había sido la revolución cubana, pero sin ocultar desde los orígenes las concepciones marxistas de diferente signo por las que se regían.

"Soy marxista leninista y lo seré siempre", asegura Fidel en esta página del periódico Revolución, órgano del Movimiento 26 de julio. Foto: Archivo.

La cita en si diera pie para una verdadera ponencia sobre los temas propuestos en el Marinello, aunque no sé si de la aceptación del comité encargado de seleccionarla. Ocurre que uno de los primeros desafíos teórico-prácticos que tuvo el comunismo tiene lugar tras las bambalinas de un manifiesto como el citado, escrito en nombre de una organización, revolucionaria por un par de intelectuales que terminaron enfrentados al ala dispuesta a transformar la sociedad de una vez si esperar a las calendas griegas que de hecho fue la formula del comunismo marxista en vida de sus fundadores.

Según el artículo La Liga De Los Comunistas Y La Génesis Del Manifiesto Del Partido Comunista, publicado en el sitio de La Izquierda Socialista,  sección mexicana de l la Corriente Marxista Internacional; la Liga de los Comunistas enlaza tiene sus orígenes en la Revolución francesa, específicamente en la llamada “Conspiración de los Iguales” liderados por Graco Babuef y Filippo Buonarroti y Agustín Darthé quienes opusieron al Directorio proyecto de un republicanismo con tintes comunistas, la “república basada en el bien común intentaron un golpe de estado, pero fracasaron y Babeuf fue ejecutado el 27 de mayo de 1797, según los trotskistas mexicanos, por carecer de una base de masas. No creo que el exitoso golpe infringido por Trotsky en octubre (según el calendario juliano) de 1917 al gobierno del social revolucionario de Aleksander Kérenski, contara como mucho mayor respaldo popular que la intentona de los iguales.

 

De cualquier modo, aquél intento inspiró al movimiento socialista y comunista. Durante La Francia de La Restauración, y el proceso revolucionario de 1830. Así nacerán nuevos grupos revolucionarios, la mayoría de los cuales tenía un carácter clandestino, entre ellos la “Sociedad de las estaciones del año” dirigida por Louis Auguste Blanqui y Barbès y Martin-Bernard. En 1839, un grupo conformado quinientos revolucionarios a las órdenes de Blanqui logra ocupar el ayuntamiento de París con el fin de derrocar la monarquía,  pero son aplastados por las fuerzas realistas. Blanqui, junto con Barbès, serán condenado a muerte el 14 de enero de 1840, pero la intervención de los escritores Víctor Hugo y el escritor Alphonse de Lamartine agitando la opinión publica logró presionar al Rey para que conmute finalmente esta condena por la de cadena perpetua.

 

 

Los blanquistas tenían una sección alemana la “Liga de los Justos” creada en 1836 como una escisión a la izquierda de la “Liga de los Conscriptos” surgida en 1834. Como resultado del golpe frustrado del 39, los dirigentes de la “Liga de los Justos” son encarcelados y luego enviados al exilio en Londres, Suiza y otros países de Europa, las cabezas más destacadas de este grupo son Joseph Moll, Karl Schapper y Heinrich Bauer nos cuenta el sitio de los Trotskistas. Vamos a dejarlos a ellos aquí y acudamos a quien tiene mucho que contarnos sobre el asunto, el propio Federico Engels, lo haremos echando una mirada crítica a su Contribución a la Historia de la Liga de los Comunistas*. 

 

Para el mecenas del Marx la doctrina social de la Liga adolecía de un defecto muy grande, en las circunstancias de que los miembros de la Liga, cuando pertenecían a la clase obrera, eran, de hecho, casi siempre artesanos, y esto lo decía el capitalista que, junto a su manutenido y amigo de Carlos Marx, se instauraron como los grandes ideólogos de la clase obrera, así como fundadores del comunismo científico. Por lo visto en origen y estatus clasista no resultaba un impedimento para ellos, sin para el artesano, sobre todo Alemán, de aquel tiempo, portador de que una masa de prejuicios gremiales heredados del pasado y que todavía no eran aún proletarios en el pleno sentido de la palabra, sino un simple apéndice de la pequeña burguesía que estaba pasando a las filas del proletariado, pero que no se hallaba aún en contraposición directa al gran capital, la misma situación en la que estuvo Marx, quien prefería tener a la familia pasando hambre antes de presentarse ponerse a trabajar como un obrero más en cualquier empresa, incluida la de su fiel y más que burgués amigo Engels.

La otra debilidad que se le atribuye a la liga es que no había en toda ella alguien que hubiese leído nunca un libro de Economía. Pero, según el líder de la Internacional esto no era un gran obstáculo; ya, todas las montañas teóricas se vencían a fuerza de «igualdad», «justicia» y «fraternidad».

Claro,  al mismo tiempo se estaba formando un comunismo muy diferente, el del propio Engel, Viviendo en Manchester, donde su padre había fundado un negocio de hilatura de algodón asociado con unos holandeses, el teórico descubre que lo fenómenos económicos, a los que hasta allí los historiadores no habían dado ninguna importancia, o sólo una importancia muy secundaria, eran, por lo menos en el mundo moderno, una fuerza histórica decisiva; vi que esos fenómenos son la base sobre la que nacen los antagonismos de clase actuales y que estos antagonismos de clase, en los países en que se hallan plenamente desarrollados gracias a la gran industria, y por tanto, principalmente, en Inglaterra, constituyen a su vez la base para la formación de los partidos políticos, para las luchas de los partidos y, por consiguiente, para toda la historia política.

Hago una pausa aquí para juzgar el confuso término de “desarrollo”, que es lo que Engels llama a unos pequeños núcleos industrializados sobre la base de motores de vapor y rudimentos de energía eléctrica con una tecnología que hoy está superada incluso en mucho de los países atrasados, sin que ello genere automáticamente pluralidad de Partidos o lo que Engels llama “historia política”, aunque la mejor manera de negar esta tesis la tenemos enarbolando los casos exitosos de desarrollo económico que se han dado con los capitalismos de partido único practicados en ayer en la Alemania Nazi y Hoy en la China “popular”.

Por su parte Marx, no sólo había llegado al mismo punto de vista, sino que lo había expuesto ya en los “Deutsch-Französische Jahrbücher” (Anales Franco Alemanes) en 1844, generalizándolo en el sentido de que no es el Estado el que condiciona y regula la sociedad civil, sino ésta la que condiciona y regula el Estado, y de que, por tanto, la política y su historia hay que explicarlas por las relaciones económicas y su desarrollo, y no a la inversa.

Cuando Engels visito a Marx en París, en el verano de 1844, acoplan su teoría acuerdo en todos los terrenos y desde entonces comienzan a colaborar. Luego reunidos en Bruselas, en la primavera de 1845, desarrollaran en detalles la nueva concepción que según el autor venía a revolucionar la ciencia histórica. Ahora resultaba que lo mismo el cartismo de los ingleses que el socialismo alemán o francés no eran fenómenos casuales, sino expresiones de un mismo movimiento de la moderna clase oprimida, del proletariado.

Hasta ahí todo muy bien, pero ahora viene la reminiscencia judío-cristiana en el subconsciente de los dos pensadores materialistas resulta que esta clase al llevar a cabo su emancipación emanciparía al mismo tiempo a toda la sociedad de su división en clases, y, por tanto, de la lucha de clases, esa sería la tierra prometida a la que la humanidad estaba predestinada. El comunismo no necesitaba ya de la fantasía un ideal de la sociedad lo más perfecta posible, entiéndase de un proyecto concreto de hacia donde, como y cuando construir el comunismo, lo que tenía que hacer esta entender lo que ya existía, es decir, el carácter, las condiciones y, como consecuencia de ello, los objetivos generales de la lucha librada por el proletariado.

Nacía así la coartada perfecta para fomentar o frenar la revolución, según los intereses muy concretos del revolucionario de la oficina, que fue Marx toda su vida, una gran teoría que, sobre una verdad de Perogrullo, y no menos propia de mentalidad burguesa que la que se le podría atribuir a aquel artesanado que conspiraba, luchaba y se sacrificaba por una sociedad mejor. La responsabilidad de individuo se reducirá a entender, la economía en el gran demiurgo de la historia. Y tendría que hacerlo sin contar con criterios concretos, no pronósticos más o menos exactos u por tanto verificables o falsificables de cuanto vendría el cambio revolucionario.

Por otra parte, si como aseguran buena parte de los marxistas incluidos los trotskistas aquello que tomo el poder el Rusia fue la clase obrera, pronta gestación de una nueva clase explotadora en su seno, que a la larga hará estallar el sistema convirtiendo a buena parte de sus herederos en la burguesía de toda la vida. Todo esto hecha por tierra buena parte del comunismo augurado por Karl Marx. Queda la opción de que nunca hubo una verdadera revolución proletaria, entonces la pregunta pertinente es la siguiente; ¿Para cuándo será? Nadie nos lo podría decir ni siquiera el fantasma de Engels invocado por los santeros, espiritistas y otros animistas que ya militan sin peros el Partido Comunista de Cuba.

El socialismo marxista podría venderse como “ciencia”, es lo que se hace en Cuba y en no pocas cátedras universitarias fuera de ella, pero de ahí, a ser una herramienta vlalida, no solo para interpretar el mundo, sino incluso para transformarlo hay un buen trecho. Es aquí, en este hueco, donde está enterrado el pecado original cometidos por los viejos alemanes Fredrich y Karl.

 

* La obra fue publicada aparecida por primera vez en el libro Karl Marx.«Enthüllungen über den Kommunisten-Prozess zu Köln». Hottingen-Zürich, 1885, así como en el periódico Der Socialdemócrata, nos. 46-48, del 12, 19 y 26 de noviembre de 1885.

Sobre natalidad y cultura

18 Mar

 

 

A partir del minuto diez del archivo sonoro La Contrarréplica (110), que publica en sus redes sociales Fernando Díaz Villanueva, podemos escuchar a un
oyente que hace referencia al comentario de un chileno sobre la “islamización” de España, considerando que el sudamericano está mejor informado que los propios españoles, lo que no sabe es que en Chile, se ha desatado una verdadera ola de supremacismo cholo que toma como referencia e imita los supremacismos europeos y norteamericanos, tomando sus informaciones como retrato de lo que está pasando en el viejo continente, y repitiendo de cara al emigrante caribeño o sudamericano, sobre todo de Bolivia o Perú la misma actitud que tienen muchos europeos frente a los inmigrantes del Cercano Oriente, de África o Asia, particularmente si son de creencia musulmana.

La pregunta concreta que le hace al conductor del programa es que piensa este sobre las políticas de promoción de ayuda a la familia como forma de promover la natalidad.

Fernando muy liberalmente le responde reivindicando en primer lugar el derecho de las personas a no tener hijos, demostrando las limitaciones del historiador que desprecia la filosofía, podrá ser un buen compilador de datos y hasta hábil en su entrelazamiento, pero se caerá a la hora de sacer conclusiones acertada, y menos le salvará la ayuda de una doctrina como en su caso es el liberalismo.

La misma que le impide comprender que como decía su compatriota Gasset el hombre es él y sus circunstancias, es decir que aquello que se llama libertad, está condicionado por las características concretas del sistema socio cómico en que se vive, y por cierto las formas de programación social que este genera y que Fernando confunde con “Cultura”, de ahí que hable de la existencia de una cultura niño fóbica cuando esto no es más que un imperativo del capitalismo llegado a un estadía que denomino maltusiano.

Naturalmente no se trata de que alguien conspire para reducir la población española, el fenómeno es la consecuencia natural de la economía liberal. De acuerdo a su racionalidad todos los individuos en principio tendrán igual valor lo mismo el que pertenece a la clase de los “nativos” que al de los inmigrante, de ahí que no le interese la inversión en proteger o fomentar un colectivo dado por ejemplo el de los españoles, en cambio, si el sistema tiene que elegir (y lo de la “elección” es una antropomorfización un tanto metafórica)a entre el financiamiento de la educación y formación en todos los sentidos de un individuo, desde su infancia hasta la edad laboral o importar uno hecho y derecho, como lo es el inmigrante, dejando a cargo del país del que este viene lo hará son vacilar.

Es esta lógica la que está detrás tanto del fenómeno de la baja natalidad como el de la vista gorda hacia la inmigración masiva en Europa. Una inmigración que se intenta atacar con el cuento de la “islamización” cuando de hecho a lo que estamos asistiendo, mas que a una difusión del islam entre los europeos (aunque algunos se conviertas a la religión como respuesta a la desmoralización rampante de sus sociedades y las claudicaciones en sus valores de las diferentes cofradías cristianas) es a una secularización de los creyentes recién llegados, sean musulmanes o cristianos ortodoxos, observándose en sus familia como en una o dos generaciones se pierde el culto que los antepasados supieron mantener vivo durante siglos, así es el poder del estado combinado con el mercado y el individualismo en tiempos de liberalismo.

En su respuesta al oyente Fernando desautoriza las ayudas como elemento para fomentar la natalidad tomando como ejemplo el caso de los países escandinavos, e incluso de Alemania, donde las familias reciben ayudas del estado y sin embargo la natalidad es tan baja o más que en España.

Lo que Fernando desconoce es que estas ayudas no fueron diseñadas para promover la natalidad sino más bien como instrumento de transformación de ese artefacto social que es la familia, rompiendo en ella una división sexual del trabajo que hacía del hombre el principal proveedor y de la mujer la encargada no solo de parir sino de atender la descendencia. Con ello se logró desestabilizar la figura tradicional del proveedor, encaranada en el hombrem mientas que en concatenación con otras leyes se facilitaba la conversión de la mujer en una operaria, capaz de competir con el obrero en el mercado laboral.

Si a todo esto sumamos la influencia de los medios, la publicidad, la escuela y el resto de los instrumentos de fabricación de imaginarios, con los que se crea eso que Fernando llama “cultura niño fóbica”, más el hecho de que sean las pensiones y no la responsabilidad de los hijos la encargada de garantizar una vejes decorosa, no nos extrañara que el esos países la taza de natalidad sea tan baja. La diferencia con España radica unicamente en que aquellas naciones “adelantadas” contaron con el paracaídas de las ayudas familiares, mientras que para la familia española el proceso resultó en un estrellón brutal.

Para zanjar el asunto Fernando agita el espantajo de la imposición autoritaria de tener hijos, su filiación ideológica no le da para más, impidiéndole comprender que si algo ha sido impuesto es la imposibilidad ya sea material o simplemente ilusoria de tener hijos.

Es un error del oyente, a todas luces nacionalista español, intentar buscar una respuesta de su agrado, de la boca de un liberal. El liberalismo juega al nacionalismo cuando tiene por enemigo un imperio, pero una vez que lo ha conseguido desmantelar es la nación la que se convierte en el objetivo a demoler, eso lo debería conocer mejor que nadie un español medianamente ilustrado sobre sus pripia historia.

En otro orden de cosas alguien menciona la posibilidad de que Cuba tome el camino vietnamita, algo que ya se avizora, y coloca el dedo en la llaga liberal cuando aseguira que a los empresarios capitalistas le interesa más un régimen estable aunque autoritaria que la inestabilidad que generan las democracias latinoamericanas.

Fernando se va una vez mas por las tangentes de la cultura, olvidando que del mismo modo que a los vietnamitas y cubanos, lejanos culturalmente entre sí, les impusieron algo tan ajeno como es el capitalismo de estado, mal llamado comunismo, no tienen nada de raro que, tras décadas de compartir un modelo similar, terminen convergiendo hacia un mismo sistema de mercado bajo régimen autoritario, y mas cuando eso le convierte en el mejo socio que pude tener la gran empresa transnacional, aunque el liberalismo doctrinario se niega a aceptarlo.

Islamofobia; anzuelo sionista que se tragaron las derechas “nacionalistas”

16 Mar

Escucho lo mismo las Voz de Europa que los editoriales conferencias y entrevistas del escritor protestante pro israelí Cesar Vidal. Lo hago por dos motivos; el primero por la capacidad que tienen de decir verdades (incluso con cierto grado de ilustración) que no se atreven a decir los medios establecidos, el segundo motivo por el desparpajo con el que disparan, barbaridad inesperadas en personas medianamente cultas,  por ejemplo cuando la emprenden lo mismo contras sus primos latinoamericanos (en esto Vidal es más cauteloso mientras que no sean católicos) que los musulmanes; en lo de la latinofobia la palma se la lleva “democracia”, como se lleva Vidal la de sionismofilia.

 

 

Que los musulmanes que hoy  llegan a España desde el norte de Africa estén emparentados genéticamente, con  los españoles, no debería cabernos la menor duda, sobre todo si tenemos en cuenta el mapa olvidado que nos muestra un imperio que se extendía desde Huesca, al del norte de España, hasta más abajo de Aoudaghost, en lo que hoy llamamos Mauritania,  durante los Almorávides.

 

Se trató de un imperio que integristas musulmanes y que me lleva a crear que mucho de estos fervientes católicos que hoy arremete contra los mahometanos descienden de seguidores del islam, del mismo modo que esos musulmanes llegan posiblemente retornen a la tierra de sus padres expulsados de manera escalonada por el rey Felipe III, de diferentes zonas del país entre 1609 y 1613, sin lugar a duda en una fecha reciente, no se extrañe si un día se topa con un marroquí que habla además de su lengua materna un español aprendido en las calles de su país, que nada tiene que envidiar al de muchos nativos de países hispano hablantes, ocurre que llevan nuestra lengua en la sangre aunque los nacionalistas de última hornada no quieran verlo.

Los enemigos internos del nacional socialismo alemán lograron confundir a Hitler en dos sentidos, el primero haciéndole creer que la élite plutócrata y sionista era lo mismo que todo el pueblo hebreo, en segundo lugar, convenciéndolo de que resultaba estratégico mantener una guerra en dos frentes obligándole a abrir un segundo frente en el oriente con la creencia de que sería fácil tomar Moscú, dado el desmadre causado por Stalin dentro de su propio ejército. Por cosas como estas es que fue desmoralizado primero y derrotado después ese movimiento de rango europeo.

Hoy sus herederos cometen el mismo fallo, me refiero a esos que se declaran nacionalistas o vergonzosamente “identitarios”.  Los hay más extremos que otros, por  ejemplo si en Suecia tenemos un movimiento radical como el de los La Federación Nacional Sueca, también tenemos uno más moderado,  Demócratas Suecos de los que nadie su puede burlar  en los medios públicos desde  que  las elecciones parlamentarias de 2010  entraron en el Riksdag y fueron adoptado como uno más por el estado en el sistema de partidos a su servicio. Si entonces  los demócratas suecos, contaban con el 5,7 por ciento de los votos para el año 1918 conseguía el   un 17.53 por que le fortaleciera  como el tercer partido más grande en el parlamento sueco, España, sin duda alguna estamos viendo el mismo proceso, si por un lado los grupos extremos como los de Democracia Nacional se mantiene en niveles de marginalidad política,  una organización de nacionalismo descafeinado como VOX, si bien se mantiene en una modesta intención de voto de 3,7%.  No se puede subvalorar que esta se haya triplicado desde octubre.

Cualquiera que sea le voto que reciben organizaciones como las mencionadas todas comenten el mismo error que los nazis desde sus inicios y el fascismo tardío (no olvidamos que los hebreo italianos respaldaron en sus inicios al fascismo como contención del posible retorno del antisemitismo católico en Italia), solo que el objetivo fundamental  ya no es la comunidad hebrea,  ni siquiera el sionismo con el que algunos sectores coquetean,  de manera discreta como ocurre con el poderoso partido de los “Demócratas de Suecia”, o declaradamente y sin tapujo como los voxitas.

Los que se identifican con el nacionalismo antiliberal y anticomunista de raíz en los mismos movimientos de los años 30 en Europa y por contagio en Latinoamérica y en Asia, están olvidando su propia historia, en especial la alianza nazi musulmana durante y después de la guerra, no olvidemos que muchos antiguos oficiales alemanes terminaron recalando en países árabes.

 

Ahora los nacionalistas europeos, en particular los llamados neonazis la toman con los pobres inmigrantes musulmanes en Europa, como si esto tuvieran la culpa del modo en que las élites nacionales, al servicio de poderes globales hacen todo lo posible por destruir la familia tradicional, base de cualquier pueblo.

 

 

No es culpa del musulmán el que su religión le sirva de escudo frente al mismo ataque ante el cual ha claudicado en cristianismo en cualquiera de sus variantes, por cierto una religión que una vez convertida en religión de estado por el emperador Teodosio, desarrolló un historial de intolerancia nunca visto en el mundo Europeo, persiguiendo, obligando a la conversión y vigilando por generaciones,  sus parientes hebreo o musulmanes, mientras que estos últimos, si bien castigaban la apostasía de los suyos, como hacían los supuestos seguidores de Cristo, permitían prosperar en sus reino a las otras religiones “seguidoras del libro”.

No fue hasta que contagiados por los vicios nacionalistas primero, y las subordinaciones colonialistas después, que la intolerancia europea arraigó en esos “países musulmanes” inventados tras la pseudo emancipación de las colonias, estructuras estatales, autoritarias y corruptas impuesta desde afuera, y que son la negación mas absoluta del concepto de la  umma o comunidad de creyentes del islam tal como la concebía su profeta Mahoma.

Solo los ignorantes pueden hacer coincidir al islam con la incultura o el sometimiento a la tiranía. Basta estudiar la propia historia del Andaluz para descubrir tanto las innumerables fuentes de saber que durante siglos iluminaron desde allí al resto de Europa, como momento luminosos de historia donde los tiranos fueron descabezados, aunque el experto en islam de César Vidal lo ponga en duda.  Se trata de actos a los que se le niega el nombre Revolución, mientras que con el mismo términos  se justifican crueles regicidios, cuando no los asesinatos en masa llevados a cabo en nombre de un dudoso progreso por esa misma Europa de raíces judeo cristianas que hoy nos venden como modelo de luz, racionalismo y tolerancia.

Como guinda final quiero recordarle a la derecha española que se considera heredera del franquismo con razón o sin ella, su deuda con los bravos soldados marroquíes sin los cuales jamás Franco habría podido derrotar las fuerzas en principio superiores de la república.

 

En lugar de contar con lupa las barbaridades que comete cualquier jóven inmigrante marroquí desarraigado de su cultura y bestializado por el consumo de las drogas que su religión prohíbe pero que en España se encuentra en cualquier esquina, deberían levantar un monumento a aquellos musulmanes que dieron su vida por librar a España del socialismo y el ateísmo autoritarios, que contrarreste la mala fama dada a esos combatientes en las mismas películas con las la izquierda local que zahiere a la derecha nacional.

Al final tanto César Vidal como los tertulianos de Democracia nacional han tenido que reconocer de mala gana que fueron padres musulmanes quienes pusieron coto recientemente al adoctrinamiento de género de sus hijos en una escuela española. Esto sería suficiente para buscar una alianza en una lucha que también es de los nacionalistas españoles, lamentablemente sus cabezas bajo el efecto de los provocadores no les da para tanto, prefieren seguir chapoteando en el pantano de la islamofobia, enfermedad intelectual de la que Vidal es un paciente de mucho cuidado como lo es de la fiebre del anticatolicismo.

Corrigiendo la ingenuidad sobre el rol los medios en los países “democráticos”

16 Mar

El político cubano Eliecer Àvila, exiliado no hace mucho en Estados Unidos y dado a emitir directas en las que participan nos pocos cubanos, publicado dos de ellas en youtube, donde pese al sentido común del que hace uso, manifiesta cierto grado de ingenuidad sobre el uso de los medios de comunicación en los países que el considera libres. Abajo mis comentarios.

Gracias Eliecer por exponer la traición de Marco Rubio a la causa de la democracia en Cuba, se ve que no es cubano, es como lo son todos los políticos un instrumento del Estado y el Estado norteamericano está a dieta, en tiempos de Trump. Los medios siempre siguen una agenda que poco o nada tiene que ver con contarte toda la verdad, sobretodo la que te interesa, la diferencia entre las dictaduras y las democracias es que esta agenda se ve a simple vista, en todos los medios, mientras que en la democracia tal agenda se oculta fragmentada en diversas líneas editoriales que en el fondo se complementan al servicio del mismo estado y en consonancia con sus politicastros, el mejor ejemplo lo da tu invitado Fred que es lo más parecido que puedas imaginar a un comisario cubano siempre justificando lo que diga o haga su estado, como si el público fuese subnormal capaz de tragarlo todo.

No es que los medios se hagan eco de la propaganda de la dictadura, es que la dictadura al estar al servicio de los poderes globales generados por el capitalismo maltusiano cuenta con el respaldo de este en los grandes medios de comunicación que el domina. Mientras que no se entienda que el problema de Cuba viene de afuera tanto como de adentro estaremos dando palos de ciego en lugar de dar con su solución.

Por cierto, que piensa hacer este movimiento por los derechos humanos de los cubanos injustamente cautivados en Estados Unidos, por lo menos “Juan Juan al medio” está haciendo la denuncia poniendo en evidencia la falta de interés de la media establecida, pero ustedes no dicen ni pio, si no comienzan la caridad en casa, es decir en USA como la van a ofrecer fuera.