Archive | mayo, 2017

Gloria Álvarez se equivoca en al legalización de las drogas

21 May

Los liberales imitando a los anarquistas se han cambiado de nombre llamándose a sí mismos libertarios, lo que crea con función en todo el mundo hispano, pero esta confusión no es menor que la que tienen en su cabezas, por un lado cuando desconociendo su propia historia política olvidan la fuerza que en sus momento imprimieron a un estado que borró las diferencias regionales, culturales y étnicas, creando así el instrumento ideal que usarían los socialistas del siglo XX y XXI para seguir la obra aplanadora. Y si aquellos, los socialistas creaban una imagen distorsionada del ser humano al reducirlo a colectividad, los liberales no se quedaban detrás inventándose una individualidad que más bien apunta a la atomización de la persona desapareciendo por arte de acrobatismo ideológico la naturaleza social, cuando no gregaria del ser humano.

Eso es lo que les hace creer en el dogma de la autonomía personal, en la idea de que nada mejor para una persona que dejarle hacer lo que se le antoje (mientras que no se meta con el antojo de los demás), porque ese es el camino a su felicidad, ese es el fundamento del alineamiento liberal-libertario con la legalización de las drogas y del que se ha hecho vocera Gloria Álvarez.
Acertada en otros aspectos, por ejemplo, cuando describe el populismo, creo que esta joven politóloga, no ha estudiado a profundidad los efectos de las drogas incluida la mariguana, sobre todo la irreversibilidad de los mismos en muchos casos, puedes abogar por una legalización que no impedirá su tráfico, pues una vez legalizada las mafias se las arreglarán una vez más para para burlar al estado, para producirla y venderla sin pagar impuestos. Entonces el mal será doble, facilidad de acceso a una juventud mal alertada o influida por los medios y el enriquecimiento de la industria subterránea. Por último, su utopía individualista le hace creer que sus hijos solo responderán a los que le inculcará ella, y no a la influencia social. Por último, llama la atención como esta joven, en el momento en que escribe el texto del primer video, está dejando pasar su edad de mayor fertilidad, lo cual, aunque conciba como decisión personal, conicide misteriosamente con misma la decisión de un amplio sector de su generación, que de manera colectiva, ha sido programado para lo no procreación, así mismo ocurre con la actitud colectiva, frívola e irresponsable de esa juventud frente a la drogas, duras o supuestamente suaves, legales o ilegales.

Medicina enemiga: el caso de las enfermedades mentales

21 May

Deadly Medicines and Organised Crime: How Big Pharma Has Corrupted Healthcare”  ( 2012, ISBN 9781846195853CAT # K28145), del investigador danés Peter Gotzsche, debería ser un libro de cabecera de todo ciudadano del mundo en un mundo donde nadie se escapa de la manipulación en favor de grandes intereses, lo mismo personas que instituciones aparentemente respetables y respetuosas como son las vinculadas con la salud humana, todo ello en contubernio con los Estados que deberían velar por el bienestar de sus ciudadanos.

Esta obra que es español podríamos denominar Medicamentos mortales y delincuencia organizada: cómo las grandes farmacéuticas han dañado la atención de la salud, revela cómo las compañías farmacéuticas han ocultado los daños letales de sus drogas con un comportamiento fraudulento, lo que ha traído por consecuencia que los medicamentos recetados se conviertan en la tercera causa principal de muerte después de las enfermedades cardíacas (muchas de ellas creadas por estos) y del cáncer. Si una epidemia tan letal hubiera sido causada por una nueva bacteria o un virus, o incluso un centésimo, habríamos hecho todo lo posible para controlarlo. Sin embargo, cuando el daño es provocado por estas poderosas industria apenas nos atrevemos a ponerle remedio.

Al denunciar esta situación el autor nos explica que prácticamente todo lo que sabemos acerca de las drogas legales, es decir los medicamentos es lo que las compañías han optado por decirnos razón por la que los pacientes confían en su medicina es que extrapolan la confianza que tienen en sus médicos a los medicamentos que prescriben, sin darse cuenta de que aunque los galenos actuales puedan saber mucho sobre enfermedades y fisiología y psicología humanas, saben muy, muy poco acerca de unas drogas que son inventadas y disfrazadas por la industria farmacéutica.

Particularmente interesante me parece el capítulo dedicado al terreno de las enfermedades mentarles; “La psiquiatría, el paraíso de la industria de la droga “en el cual a través de la cita de Judi Chamberlin, ex paciente mental e nos recuerda el peligro que significa dejar la determinación de si la enfermedad mental existe estrictamente a los psiquiatras lo cual equivaldría a dejar la determinación de la validez de la astrología en manos de los astrólogos profesionales, en este caso es poco probable que la gente cuestione las premisas subyacentes de sus ocupaciones, en las que a menudo tienen una gran apuesta financiera y emocional.

Asi mismo conocemos la opinión de Marcia Angell, ex editora, New England Journal of Medicine quien afirma haber pasado la mayor parte de su vida profesional evaluando la calidad de la investigación clínica, creyendo que esta es especialmente pobre en psiquiatría y que los estudios auspiciados por la industria se publican selectivamente, tienden a ser diseñados a corto plazo para favorecer la droga, y mostrar beneficios tan pequeños que es poco probable que superen los daños a largo plazo.

Otzsche explica que la psiquiatría sea el paraíso de la industria farmacéutica, con el hecho de que las definiciones de los trastornos psiquiátricos son vagas y fáciles de manipular. Por lo tanto, los psiquiatras corren un alto riesgo de corrupción. No es de extrañar que estos especialistas recauden más dinero de los fabricantes de medicamentos que los médicos de cualquier otra especialidad y que sean los que reciben más dinero los que suelen prescribir antipsicóticos a los niños con mayor frecuencia.

Fundamental en esta aclaración es exponer el funcionamiento arbitrario del infame Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales (DSM) de la American Psychiatric Asociación (APA). El cual ha degenerado tanto que Allen Frances, quien presidiera el grupo de trabajo para el DSM edición IV (que enumera 374 maneras diferentes de estar mentalmente enfermo, había solo 297 en el DSM-III) cree que la responsabilidad de definir las condiciones psiquiátricas debe retirársele a la APA. Frances ha advertido que el DSM-V podría desencadenar múltiples nuevas epidemias falsas y señaló que ya el DSM-IV había creado tres falsas epidemias debido a que los criterios diagnósticos eran demasiado amplios, estas serían: el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), el autismo y el trastorno bipolar infantil.

Según las palabras de Frances recogidas en el libro, los nuevos diagnósticos son tan peligrosos como los nuevos fármacos: “Tenemos procedimientos extraordinariamente casuales para definir la naturaleza de las condiciones, pero pueden llevan a decenas de millones de personas a ser tratadas con fármacos que pueden no necesitar y que pueden perjudicarlos “.Por lo tanto, las agencias reguladoras de medicamentos no sólo deben evaluar nuevos medicamentos sino también supervisar cómo se crean nuevas” enfermedades.

Y la incompetencia de este “instrumento” es tan grande que el DSM-IV ni siquiera puede definir lo que es un trastorno mental. Veamos algunos de los pedacitos de la definición, que el investigador danés nos ha destacado en cursiva.

“Síndrome o patrón de comportamiento o psicológico clínicamente significativo que ocurre en un individuo y que se asocia con angustia actual (por ejemplo, un síntoma doloroso) o discapacidad (es decir, deterioro en una o más áreas importantes de funcionamiento) o con un riesgo significativamente mayor de Sufrir la muerte, el dolor, la discapacidad o importante pérdida de libertad. Además, este síndrome o patrón no debe ser simplemente una respuesta esperada y culturalmente sancionada a un evento particular, por ejemplo, la muerte de un ser querido. Cualquiera que sea su causa original, debe ser considerada una manifestación de una disfunción conductual, psicológica o biológica en el individuo. Ni los comportamientos desviados … ni los conflictos que están principalmente entre el individuo y la sociedad son trastornos mentales a menos que el desvío o conflicto sea un síntoma de una disfunción en el individuo.”

El autor del libro considera que sería fácil mejorar toda esta ambigüedad y subjetividad y llegar a una definición más significativa y robusta. De todos modos, el DSM es un documento de consenso lo que hace que no sea científico. El Real Colegio de Médicos no toma en cuenta los comentarios del público del público en su página digital sobre el diagnóstico de cáncer de mama y “las ciencias reales no deciden sobre la existencia y la naturaleza de los fenómenos con los que están tratando a través de un alzamiento de manos con un interés personal y farmacéutico patrocinado de la industria.

El negocio del síndrome mental

En esta sección del Deadly Medicines and Organised Crime se nos recuerda que la homosexualidad fue catalogada como un trastorno mental hasta 1974, cuando el 61% de los psiquiatras votaron para que se retirara, sólo para retener algo llamado Ego Homosexualidad distónica para aquellos que se sentían incómodos con la condena de otros de otros de su orientación sexual.

1985, la APA decidió introducir el trastorno de personalidad masoquista para ser utilizado para mujeres que fueron golpeadas por sus maridos. En respuesta a esto, la Psicóloga Paula Caplan (de ideología feminista) y sus colegas sugirieron el “trastorno de la personalidad machista para los hombres violentos”, pero que sería etiquetado como “trastorno de la personalidad dominante delirante”, y sugirieron al Comité del APA que se aplicaría si un individuo masculino que cumpliera con seis de los 14 criterios que indican la incapacidad para establecer y mantener relaciones interpersonales significativas.

Allen Frances, ha cuestionado los fundamentos empíricos de este desorden y alertó que sería una locura abrir las compuertas a nuevos diagnósticos sin fundamentos, una observación interesante, subraya el autor teniendo en cuenta lo que ya se había incluido en el DSM-III.

Para concluir queremos destacar nuestra concordancia con lo que expone Peter Gotzsche, acerca de los fuertes conflictos de intereses entre los encargados desarrollar el DSM y como la creación de muchos diagnósticos significa un gran negocio, fama y el poder para ciertas las personas, a costa del sufrimiento de otras.

Por otra parte corremos el peligro de sacar conclusiones equivocadas a partir de esta iformación, como las de retirar toda medicamentación a un enfermo mental fuera de sí,  o peor aún, echarle de los hospitales, abandonándole a su suerte, algo que no sólo le daña, sino que afecta también quienes le rodean. De lo que se trata es de imponer criterios realmente científicos a la hora de diagnosticar y elaborar las medicinas para el tratamiento, incluso de buscar alternativas psicoterapéuticas que ayuden al propio paciente a lidiar con sus males (cuando son reales) en tanto aparezca la solución necesaria.

Lo que sí creo que el problema no se reduce a la capacidad corruptora de las grandes empresas farmacéuticas, el cual, por supuesto es grande, sino a la conveniencia para los poderes “públicos” de que este capee por su respeto, así estaría por escribirse una verdadera “economía política de la salud” que explique a quién beneficia, además de lo que lucran directamente con ello, el hecho de que estemos cada día más enfermos, ya no solo por la polución que nos rodeas o los ingredientes no saludables que se incluyen en nuestros alimentos, sino para colmo por los medicamentos que nos recomiendan nuestros propias médicos.

Alcohol como barómetro del sexismo

14 May

(11-05-17)

Comentando el capítulo de “Amar es para siempre” transmitido por Atresplayer el 11 de mayo de 2017.

Para una sinopsis de esta edición diremos que María -ex aspirante a monja convertida en empresaria y modelo “liberada” y a la que anteriormente dos homosexuales, uno por carrerismo otro por vocación, le han roto el corazón- y Fiona -pesonaje proveniente del mundo anglosajón que no pierde oportunidad de emputecer y abortizar a cuanta amiga se le pone por el medio- arengadas por Fuen (la tía coservadora que acaba de entrar por el aro de la modernidad sexual, se empeñan en sacar a Henar, pero el plan se les va de las manos y Henar se desmadra. María descubre el pasaporte falso de Alonso en la caja fuerte de su socio y se lo entrega al detective que investiga la muerte de Alonso.

El sexismo anti masculino de la serie es evidenciado en este capítulo: cuando Maroto medio borracho quería darle un beso a la secretaria. éste recibió un puñetazo como castigo del joven Novoa quedando el capataz como un canalla “acosador” ante los ojos de otros personajes durante toda la serie. Ahora cuando Henar intenta hacer lo mismo, para colmo a dos personas del sexo opuesto en una misma noche, su acoso hay que justificarlo por estar borracha en la mente de los mismos personajes (y en última instancia de los guionistas y seguramente de muchos receptores. Es como si el alcohol fuera atenuante para a un sexo y no para otro lo que contradice el concepto de la igualdad de géneros que se enarbola de vez en cuando en la misma serie a la hora de reclamar derechos para la mujer.

Así funciona la retórica audiovisual en cualquier sociedad cegada por la ideología feminista y que se reafirma en la manera casi caricaturesca como se nos fue demonizando poco a poco el personaje de Alonso (ícono del “maltratador), en un ejercicio puro de misandria, despojándole del menor rasgo de humanidad, al estilo de lo que hacían los nazis con los judíos antes de justificar su exterminio, que es lo que ocurre como era de esperar con este marido, que sirve para sembrar la desconfianza en la institución matrimonial, desde el momento en que cualquier exabrupto de un esposo (que no se diferencia mucho del de una esposa o de dos personas que conviven en una familia, hermanos, padres, abuelos e hijos, tíos, primos e incluso matrimonios del mismo sexo) podría ser interpretado, como el principio del destape de un monstruo.
Esto traerá por consecuencia la reacción desproporcionada de la parte femenina, ya de palabra ya de acción (la violencia también existe desde esa dirección) que en muchos casos provocará la materialización de la profecía de la agresión gracias a ella misma y es que el miedo a la violencia, suele generar una violencia. Que será respondida con la violencia que se temía en un principio y que no hubiera existido sin el pánico inducido desde otra instancia, en este caso los medios.

Por cierto no pasemos por alto la delación que representa el colaboracionismo de María con la policía entregando un pasaporte falso a costa de implicar a su socio, es lo que hace el ciudadano promedio acobardado bajo un régimen totalitario, aunque ya no nos acordemos, esto justificaría perfectamente que anteriormente la mantuvieran al margen de los tejemanejes políticos del piloto, en tales sociedades no se puede confiar en nadie, cualquiera es un chivato como lo ha sido María en relación a las mismas autoridades (no importa que fueran dos secciones diferentes, una político social y otra criminal), que le mataron a un sobrino en el vientre de su hermana.

De lo que se trata es de enseñar a todo española a colaborar con El Estado (el gran patriarca al que las feministas jamás se atreven a criticar) dibujado como un ente supra temporal y bueno al que siempre hay que respetar, lo mismo bajo el franquismo que bajo el borbonismo.

La de los vikingos: ¿una religión sincrética?

7 May

Ya saben mis lectores que el tema de los Vikingos es una de mis pasiones, por eso quiero comentar con ustedes un artículo de la sección de Historia de la revista sueca Saber Ilustrado, publicado el pasado 31 de marzo (2017); se titula “Los Vikingos lo apostaban todo en el camino al Walhalla” y está escrito por Per O. Jørgensen. Lo hago porque en él se aborda un asunto sobre el que siempre he sospechado, el de la posible influencia externa en las creencias vikingas.

Aquí se nos cuenta que solo los más poderosos guerreros vikingos conseguían un lugar en el paraíso de los nórdicos -el célebre Walhalla, cuyo camino estaba empedrado de muerte y los rituales sangrientos. Pero si llegabas a la casa de Odín entonces eras un completo afortunado, que podía sumergirse en la guerra todos los días, nada como una buena pelea en la poderosa morada de Walhalla, para elevar los ánimos en el guerrero muerto con honor en la batalla elegido por el propio Odín. Esto de las luchas en la casa del Dios no era un ejercicio baladí, no señor, los Guerreros de Odín se pasaban el día preparándose para el Ragnarok es decir la destrucción del mundo. Todas las mañanas se ponen sus cascos, cota de malla y armas, en se entrega a la batalla en la bella llanura de Idavallen junto los altos muros de Walhalla y si un guerrero vuelve a morir en las batallas no hay problemas, enseguida será reanimado por las famosas guerreras de Odín ; las valquirias.

Cuando se pone el sol, nos cuenta Per O. Jørgensen,  vuelven los exhaustos vikingos a al Walhalla donde consiguen una cantidad infinita de cerdo y aguamiel provenientes de dos animales mágicos, el cerdo Särimner y la cabra Heidrun. La fiesta continua en la medida que avanza la noche, mientras que los cantos de algunos guerreros se convierten en ronquidos, otros vikingos juegan en las largas mesas de una de las 540 habitaciones del Walhalla. El amanecer encontrará a la mayoría rendidos sobre las tablas. Pero al canto del gallo son todos estarán ya listos para otro día de guerra y celebración.

Asatru como religión sincrética

El artículo explica como estos nórdicos habían creado un panteón mitológico que se adaptaba a su cultura guerrera. Asatru, que es como se denomina esta religión era en realidad una mezcla de dioses germanos, mitos griegos y la historia del fin del mundo cristiano. Me alegra leer esto pues hace tiempo sospechaba de las similitudes entre el politeísmo de los sureños griego y el de estos guerreros del norte de Europa.

En el centro estaba el poderoso Walhalla, donde Odín vivía con sus guerreros. Para los Vikingos, el paraíso era tan real como la realidad en que vivían. Aunque las historias de esos dioses y la mitología que les envuelve sobrevivirán al fin de la Era vikinga entre 200 y 300 años después de la era vikinga haya terminado, permitiéndose así las crónicas de las mismas hechas por autores cristianos que encontraron sus fuentes en las narrativas orales de su localidad. Asi mucho de lo que hoy sabemos, sobre aquella religión se lo debemos a personas que no creían en los dioses nórdicos, pero que supieron transmitirnos en sus escritos viejas leyendas populares contadas de generación en generación ante el fuego en las noches frías de invierno.

Esto hace probable que dichas historias cambiaran a lo largo de los siglos y que los dioses nórdicos que ahora conocemos pueden ser bastante diferentes de los que los vikingos una vez adoraron.

Los científicos no están de acuerdo acerca de cuándo comenzó el Asatru. Algunos han argumentado que las creencias en los dioses nórdicos se remontan al año 100 después de Cristo. Esto se basa en las fuentes de Europa central y occidental que muestran que las fes en estos dioses nórdicos existían en ese momento. Según ellos, el Asatru es originalmente una mezcla de todo, desde deidades indias (otros en los que también sospechaba como fuentes de aquella religión) y sirias hasta de fenómenos naturales e historia de mitológicas de sus vecinos germanos. De los alemanes, por ejemplo, habríaN tomado los escandinavos, el concepto de “doncella escudo” – una mujer guerrera que luchó al lado de los hombres. Lo más probable es la evolución de las Amazonas hasta convertirse en las valquirias de Odín. Es sólo en runas provenientes de los años 700 (no anteriores) que los científicos han encontrado inscripciones que muestran claramente la adoración de estos dioses en la región nórdica.

El Reino de la muerte esperaba a los caídos

De acuerdo al artículo de la secciónde historia de Conocimiento Ilustrado, durante la época de los vikingos de Escandinavia se juntaron diferentes piezas para formar la nueva religión que ahora llamamos Asatru. De acuerdo con ella, había nueve reinos – dos de los cuales eran el destino final de las almas muertas de los nórdicos.

El primero de estos reinos de la muerte era el Hel (palabra se usa como sinónimo de infierno actualmente en Suecia). Allí iban todo el que moría de muerte natural. Desde el principio fue el único lugar de descanso para las almas, pero esto cambió con el tiempo. Según el Edda, un manual de poética islandés que también contiene historias mitológicas, escrito por el erudito islandés Snorri Sturluson cerca del año 1220, la función del Hel era la misma que la del infierno cristiano y se lee describe como un lugar oscuro e incómodo en el que nadie quería venir.

El Hell no estaba inspirado sólo el cristianismo, pues también tenía similitudes con su homólogo en mitología griega, protegido por el perro Kerberos. En el caso de los países nórdicos hay también un guardián, pero aquí se llama Garm, se trata de una especie de perro o lobo que aúlla ruidosamente cada vez que una nueva alma que viene al Hel. Pero si un guerrero sin murió en la batalla que terminará en el llamado Asgard, el jardín de Odín, viviendo en el impresionante Walhalla o “Salón” de los guerreros caídos.

La mención al Walhalla es encontrada por primera vez en la poesía islandesa de los años 800, aunque algunos investigadores han argumentado que la creencia en esta sala se remonta a alrededor de los años 500 después de cristo. Algunos investigadores creen que el Walhalla viene inspirado en las antiguas ideas indoeuropeas sobre un reino celestial de la muerte. Otros han sugerido que el origen está en el cielo cristiano a partir de que de los escandinavos entran en contacto con el cristianismo. Pero la mayoría de los investigadores, sin embargo, están de acuerdo en que el Walhalla es una idea propia de los nórdicos sobre el paraíso, asegura el articulista.

El Walhalla como el paraíso 

La versión del vikingo del paraíso, como vemos era diferente, en gran parte de la concepción cristiana. En lugar de una vida futura tranquila y apacible lo que tenía estos guerreros norteños frente así era un “paraíso” de guerras y batallas día a día. Después de los combates venían los atracones pasatiempo favorito de los vikingos. En este punto me permito una anotación personal y es la posible influencia del paraíso musulmán (surgido más o menos por esa época) donde la comida también es un ingrediente, y del mismo modo que era un experto en la ley islámica como Ahmad Ibn Fadlan (cuya imagen se reproduce en el artículo), entre los años 921-922 pudo ver y describir un funeral vikingo, así mismo los vikingos pudieron haber entrado en contacto con la religión musulmana, durante sus ataques al Ándalus,  por ejemplo,  copiando y adaptando parte de ella a sus creencias, imponiendo su sus costumbes por ejemplo en lo que se refiere, por ejemplo en lo que se refiere al cerdo Särimner, que cada día era sacrificados y descuartizado por el chef andhrimnir, para ser comido por los elegidos de Odín, algo que jamás haría un musulmán que se respete.

Por otra parte parece que hubo vikingos que no tuvieron reparos en renunciar al cerdo y convertirse en musulmanes, según un artículo publicado en la página Religionsvetenskapliga kommentarer (Comentarios sobre Ciencias de las religiones, de Simon Sorgenfrei, doctorante en la Universidad de Gotemburgo: “ Var vikingarna muslimer eller zoroastrier? Rapport från Birka II (¿Eran los Vikingos musulmanes o zoroastrianos? Informe de Birka II). El autor recuerda que Ahmad Ibn Fadlan  aparece en la película El Decimotercer Guerrero, interpretado por Antonio Banderas y que vivió en los 900 siendo el más famoso de los cronistas árabes que han contado encuentros con vikingos,, En este caso se trata de testimonios sobre los nóridcos queque viajaron al oriente conocidos como Rus posiblemente por provenir de Roslagen y presuntos fundadores de Rusia.

El cronista árabe narra en sus manuscritos del 922, el caso grupo de unas 5000 personas de ese origen, hombres y mujeres convertidos al Islam y habían construido una mezquita a los que ayudó con los textos y oraciones coránicas claro cabe la posibilidad de que Fadlan – se describa a sí mismo como un misionero musulmán – exagerado su papel del Islam, y hace así hacer que su viaje a aparecer más éxito.

En cualquier caso, lo que sí es verdad es que la idea del fin del mundo entre los vikingos es similar a la del cristianismo, afirma el artículo y yo agregaría a la del islam. En estas religiones el fin del mundo es precedido de grandes catástrofes naturales que en última instancia conduce al hundimiento y resucitación del mundo, lo que los vikingos han llamado el Ragnarok.

Odín decidía el destino

Lo mismo fueran ricos o pobres era en el Walhalla, donde el vikingo esperaba a vivir después de la muerte y así tener la oportunidad de luchar en el Ragnarok, pero esta dignidad solo podría ser determinada por Odín fue hasta el nodo para determinar si un guerrero era digno. Como líder del resto de las deidades Asar y Dios de la muerte de los vikingos era el quien gobernaba el Walhalla. Esta figura proviene del antiguo dios germánico Wotan y reaparece en una serie de religiones del norte de Europa. Los Vikingos estaban convencidos de que aquel Dios de un solo ojo- había sacrificado su ojo izquierdo en el pozo de Mimir, para de este conocerlo todo menos el futuro) con su barba gris estaba siempre en el campo de batalla, aunque oculto y por eso rugían: “Odín los posee a todos ustedes”, antes de que lanzarse espadas al aire a las entrañas del enemigo; estaban seguros de que el resultado de la batalla, ya Odín lo había decidido antes de que cayera la primera gota de sangre cayó al suelo. Así, para el guerrero, lo importante para el guerrero no era ganar o sobrevivir sin mostrar valentía cuando se enfrentaba cara a cara con la muerte, lo cual era el camino a Walhalla., en caso de caer en la batalla.

Lo que si aterraba al vikingo lleno de testosterona llenos era ver pasar los años y todavía no ha muerto en la batalla, pues nadie que muriera en un un cuerpo viejo y flácido tendría la podría oportunidad de encontrar un lugar junto al Odín en el Walhalla. Aquí se me antoja otra similitud entre con el islam, cuyos mártires en la batalla tienen entrada asegurada en un paraíso donde le esperan un buen comer y bellas doncellas como en el de los vikingos.

En el texto se señala que, para los Vikingos, no era suficiente con morir de forma honorable en batalla, estaban seguros de que un largo viaje les esperaba tras la muerte y que necesitarían de algunos suministros. Por eso llenar las tumbas con comida y bebida era un ritual regular para garantizar que los muertos tuvieran algo de comer en su trayectoria. Si el fallecido era lo suficientemente rico si incluiría incluso un caballo de monta en el enterramiento. Los vikingos conquistaron grandes territorios y las tumbas encontradas en los mismos son muy muy diferentes, por ejemplo, en la de un granjero sin dinero no se halló mucho más que el cuchillo favorito del fallecido y un poco de comida, mientras que las de los vikingos famosos y ricos hechas tras grandes funeral aparecen gran cantidad de armas y otros suministros. Los pobres, por supuesto, soñaba con ser enterrado en un barco que era el tipo principal del funeral, según los hallazgos el problema se resolvía a veces reuniendo piedras y colocándolas en forma de un barco, así que los muertos al menos de forma simbólica eran enviados en esta “nave”. Pero esto no le bastaba los ricos, cuyas ceremonias más espectaculares a menudo terminaban con la nave de con el o los muertos a bordo empujada hacia el mar o los fiordos, mientras las llamas lamían el casco. Poco después de que el barco se hundió con una carga de alimentos, armas, joyas, vasijas y monedas. ‘

Algunas veces quemaron el barco estando en tierra, pero con el arco en dirección al agua. Hallazgos de la época vikinga muestran que el entierro de la nave con la cremación estaba lejos de ser el único método utilizado norteños. Especialmente en Dinamarca se hacían enterramientos comunes donde una pareja fue – el uno con sus armas, y la mujer con sus joyas.

‘En algunas áreas escandinavas los jefes eran enterrados en cámaras mortuorias bajo tierra, donde el cuerpo reposaría junto con antiguas pertenencias. Cuanto más poderoso era el fallecido era, cuanto mayor era su tumba. Grandes y costosos funerales eran de prestigio para la familia muerta. Los que tenían dinero construían pilas gigantes sobre familiares muertos. Lo más probable era que las servidumbres del muerto cavaran enormes agujeros en el suelo y luego pusiera la tierra sobre el sitio de la tumba, tarde adornaban las pilas con grandes piedras. Si él hombre era particularmente poderoso tendría consigo la compañía de un esclavo en la tumba.

Mujer usada antes de la muerte

El artículo de Saber Ilustrado también alude a los textos de Ahmad Ibn Fadlan a quien fascinaba todo el ritual funerario – sobre todo cuando vio que un esclavo acompañaría al amo al infierno:

“¿Quién quiere morir con él” exclamaba un miembro de la familia del difunto – dirigiéndose a los a los siervos que habían servido al amo muerto? “yo”, respondió a una esclava inmediatamente después de lo cual otros dos esclavos se les dio la tarea de prepararla para el viaje en barco. La esclava tenía sus pies lavados por sus ayudantes, que también le proporcionan la cerveza para levantarle el ánimo. Fadlan cuenta que la sierva, a pesar de saber de su muerte inminente, “cantó en con una alegría que parecía que indicar la felicidad pendiente”. El sentimiento de felicidad no era quizás tan intenso cuando la esclava durante sus últimos días tuvo que ir de tienda en tienda en el campamento donde los hombres la estaban esperando. “Di a tu amo: Este Sólo lo he hecho por amor a ti,” era el ritual de cada hombre antes de quitarle la ropa de la criada y tener relaciones sexuales con ella. Este acto sexual se hacía con el objetivo que la vida, a través de la simiente se pasaran al líder muerto.

Dado que muchos vikingos murieron en el mar existía la concepción de un reino alternativa de la muerte debajo de la superficie del agua. Ran diosa de las profundidades era la esposa del dios del mar Ægir. Ella era quien llamaba a los Vikingos ahogados y los traía en su red al reino en el fondo del mar.

Sacrificios humanos; ¿costumbre heradada de otros peublos?

De acuerdo al articulista no era muy común que los vikingos sacrificaran personas del modo en que lo cuenta Ahmad Ibn Fadlan. Por lo general, se contentaban con sacrificar animales como caballos, vacas y cerdos. A veces ponían joyas, cuencos y vasos en la tumba. Los arqueólogos, sin embargo, ha hecho varios hallazgos que muestran la perdida de la vida por parte de los esclavos como la mejor de las ofrendas.

Las excavaciones también indican que algunos vikingos decapitados los siervos o esclavos o los obligaban a estar en la tumba atándolos a las manos y los pies. Las fuentes escritas mencionan que Odín – dios de la muerte – exigió el sacrificio humano. Por tanto, es probable que haya sido el sueño con el Walhalla que dio origen a las víctimas humanas. Tan morboso sacrificio no era necesario cuando los vikingos morían de vejez o enfermedad, ya que no tendrían la oportunidad de ser llevados al Walhalla por las valquirias.

Los sacrificios humanos en la era de los vikingos son una reminiscencias en zonas perifericas de la Europa cristianizada de lo que había sido una práctica común entre griegos, romanos y cartagineses. Opino que aldría la pena investigar si de alguna manera estos pueblos estuvieron en contacto con los habitantes nórdicos que siglos más tarde iniciarían las incursiones vikingas y por tanto podría tratarse también de un prestamo “cultural”.

Esto por no hablar de las practicas que tenían lugar al mismo tiempo en el Norte, centro y sur América, territorios que según alguno aventurados historiadores también fueron visitados por los Vikingos. Con esta especulación vamos a dejar la reseña de este amplio artículo aquí con la seguridad de que, al margen de sus particularidades, la religión de los vikingos como tantas otras ha sido el resultado del sincretismo, nada difícil de creer en un pueblo capaz de viajar, guerrear y comerciar en territorios tan lejanos entre sí como son las que de las costas atlánticas de América, las que bordean el Mar Báltico, el Mediterráneo y el Mar Negro.