Archivo | octubre, 2020

Totalitarismo pandémico y su resistencia en Barcelona

31 Oct

Un grupo de españoles de la zona nororiental de su país, llamémosles hispanocatalanes, para diferenciarlos por ejemplo de hispanoamericanos, han vuelto a desencadenar disturbios en la bella Barcelona. Pero ahora la motivación no es el separatismo, sino un acto de justa resistencia contra las   medidas anticovid 19, impuesta con el consenso de las elites gobernantes, a los habitantes de esa parte de la península Ibérica.

La prensa oficial habla de 12 detenidos y 20 Mossos d’Esquadra (policías locales) heridos, por su parte el Sistema de Emergencias Médicas ha informado haber atendido a siete manifestantes como consecuencia de la represión de la protesta, también se dice y videos en redes lo confirman, que hubo quema de mobiliario urbano y daño de vehículos policiales.

Miquel Sàmper, una suerte de mini ministro del interior del mini gobierno catalán, ha asegurado que Los Mossos investigarán y perseguirán a los autores de estos altercados, menos mal, pues que sepamos no se ha hecho otro tanto con los alborotadores independentistas entre el 14 de octubre de 20199 y 20 de noviembre del mismo año estuvieron haciendo exactamente lo mismo en la capital catalana, usado como pretexto la sentencia del juicio a los líderes del proceso independentista de esa región protestas que provocaron cientos de heridos, algunos graves entre demostrantes y policías, superando la cifra de  2,5 millones de euros los daños causados en el mobiliario urbano por no hablar de más de 7,3 millones de euros los daños en transporte e infraestructuras.

Pero aquí podría decirse que la sangre, que la hubo, no llegó al Río. Todo comenzó con una concentración en la plaza de Sant Jaumeen donde cientos de personas expresaban su rechazo al toque de queda y a las medidas de confinamiento acordadas tanto por el Gobierno como por la Generalitat, para contener la presunta segunda ola de Covid-19 Según la prensa local allí también se encontraban lo que despectivamente denomina negacionistas. Aunque estos mismos medios deberían también reconocer que algunos argumentos de sus pancartas resultan demoledores frente a la falta de justificación que tiene el estado de sitio decretado por el gobierno en colaboración de buena parte de su oposición. Por ejemplo, en uno de los carteles podía leerse: “España 2009 – 150.000 muertos gripe. 2020 – 35.000 covid. Evidentemente a estos negacionistas no les falta eso de lo que parecen carecer los expertos del gobierno; memoria histórica, pero de la verdadera.

Si nos atenemos a lo que informan los medios establecidos, la concentración que nos ocupa se convirtió en violenta cuando varios de sus participantes, muchos de ellos encapuchados y no precisamente con las mascarillas, volvieron a poner en escena los métodos de lucha practicados el pasado año por los independentistas. Comenzaron a lanzar bengalas vallas y objetos contundentes vallas y bengalas contra los Mossos d’Esquadra que protegían el acceso principal al Palacio del Gobierno local.

Pero hubo una diferencia en relación con esos no muy lejanos en los que los independentistas se hicieron prácticamente de las calles barcelonesas.  Desde el primer, diz que en defensa propia, momento la policía autonómica catalana, cargó de porrazos contra los que resistían el fundamentalismo coronoviristas. En pocas horas, los antaño indolente Mossos d’Esquadra, barrieron y no exactamente a escobazos, ni con necesidad de apoyo externo, a todos los manifestantes, fueran violentos o no. Media hora después del toque de queda, que comienza en todo el país las 10 de la noche, no quedaba un solo barcelonés manifestándose esa noche. Calabaza, calabaza, el que no estaba preso, estaba en casa. Para ese momento, los “técnicos de limpieza”-modo políticamente correcto con el que los periódicos se refieren a los limpia calles de toda la vida-se entregaban a la tarea de recupera el orden y la higiene de la capital catalana sin que nadie les molestara. Nada que ver con los desastres del 2019. Visto esta que en cuestión de restablecer el orden sus guardianes catalanes son efectivos; cuando les da la gana.

Ese mismo día 30 de noviembre a la medio noche el canal del diario La Razón en YouTube publicaba un video sobre los acontecimientos, titulado: Disturbios en Barcelona. El material era acompañado del siguiente texto: “Unas 1.500 personas se han concentrado en la plaza Sant Jaume frente a la Generalitat para mostrar su rechazo ante las medidas aplicadas por el Govern para frenar la pandemia”.

La información audiovisual es contundente. En la versión original del video, no sé si se recorte en tiempos de censura universal, se incluía el testimonio de un joven herido en la mano por un proyectil lanzado por la policía. En relación a este testimonio de dejado el siguiente comentario en el tablón.

“Los pobres muchachos, creyeron que la cosa sería como cuando la guerra callejera al estado nacional español, donde la policía local y nacional tenía la orden de dejar hacer y deshacer. Ahora la cosa es diferente, se trata del totalitarismo viral universal y ese sí que tira a matar, usando a los mismos guardias que ayer parecían impotente frente a las protestas, lo mismo en Chile que en España.”

Quede esa nota como resumen de lo que está pasando, no solo en España, sino también en el sur de Italia y donde quiera que los pueblos estén despertando. No importa que por el momento se den por perdidas sus batallas, al menos no entran en el juego de esos parlamentos con los que, de algún modo, se legitima el “totalitarismo pandémico”, expresión que debería valorar la Fundación del Español Urgente, si la dejan.

Las derechas y socialcoronavirismo. El caso España

29 Oct

 

“Una dictadura constitucional es lo que ahora propone y dispone Pedro Sánchez con su declaración del estado de alarma. Una declaración que otorga a su Gobierno el poder de legislar al margen del Parlamento, regulando hasta el mínimo detalle la vida de los españoles –como ya ocurrió durante el estado de alarma anterior– y cercenando sus libertades de manera generalizada –sin considerar el límite que imponen las leyes sanitarias al autorizar la restricción de los derechos individuales sólo a las personas contagiadas o que hayan tenido un estrecho contacto con éstas–.”
Mikel Buesa,“Dictadura constitucional”, en Libertad Digital, 2020-10-29

En un editorial correspondiente a este 29 de octubre de 2020,  titulado Un Gobierno fuera de control, el diario español La Razón acusa el jefe de gobierno Pedro Sánchez de haber encontrado en el estado de alarma,  el neologismo necesario para ocultar el absoluto descontrol del Gobierno sobre la Pandemia, primero anunciando que dicho estado se mantendría hasta el 9 de mayo, aun cuando afectara derechos fundamentales, luego prometiendo al mayor partido de la oposición, el Partido Popular, que la medida se acortaría dos meses, hasta el 9 de marzo.

El editorialista se pregunta. Si el estado de alarma era de seis meses, se supone que por razones sanitarias y aconsejado por los expertos que Sánchez dice tener, ¿con que rigor se reduce ahora a dos?

El analista se da cuenta que aquello no se justifica en la ciencia. Pero como aquel que estando en el bosque no puede verlo por las plantas que le rodean, se le escapa el verdadero sentido del estira y encoge, de su gobierno: que es el de marear con sus malabares, en esa arena que es la política española, al pobre súbdito de régimen borbónico constitucional, que está a punto de estallar. Una maniobra de distracción para la cual no existe mejor aliado que los partidos de oposición, por no hablar de una media que a sabiendas parece no querer dar pie con bola.

Lo primero que había que hacer para entender lo que esta sucediendo en ese circo parlamentario es invertir los términos del análisis. Por supuesto que el controvertido “estado de alarma”, de hecho estado se sitio, está siendo instrumentalizado por el gobierno español,  pero no para ocultar algún tipo de descontrol, sino por el contrario para justificar un control calculado hasta el último milímetro, mas que de la pandemia, de la población. La cual a pasado de los cánticos de quédate en casas y las aplausos inmerecido a galenos, que en su mayoría no hacían nada, alhartazgo pandémico; expresión que, según, resulta válidas para aludir a la desmotivación de la población en el cumplimiento de las medidas de protección ante la covid-19.

Veremos cuanto tarda, esta institución, patrocinada por la Agencia Efe, en validar termino de “encabronamiento pandémico” el único que podría explicar las demostraciones, y protestas de Argentina a Italia, pasando por Inglaterra, la propia España y Alemania, se vienen sucediendo desde hace semanas, contra los encierros decretados por los respectivos gobiernos con fines cuya naturaleza “sanitaria” cada vez es mas cuestionada desde el campo de la ciencia, aunque se censure y castigue a su disidencia.

Es este sentido lo que han ordenado los actuales ocupantes del Pala de la Moncloa, sede del gobierno español, no se diferencia mucho de lo que hacen sus colegas, de ideología similar en la Casa Rosada de Buenos Aires o en el Palacio de la Revolución en Cuba. Pero esto no es lo peor, sino que al otro lado del espectro ideológico está ocurriendo exactamente lo mismo, ya sea en la Hungría de Víctor Orban, la Turquía de Recep Tayyip Erdoğan, o en la Rusia postcomunista de Vladimir Putin; regímenes nacionalistas que, ante la tentación autoritaria que representa el recurso del pánico viral no han vacilado en echar mano del mismo, aunque con ello se afecten negativamente, los intereses y rutinas darles las bases populares nacionalista que les apoyan en el poder.

Pero volvamos a Madrid con una pregunta esencial. ¿Cuándo se dará cuenta la gente de que el sistema liberal maneja los partidos en favor de políticas de estado, no en representación del pueblo? Hasta el mismo VOX está metido en la jugada simulando estar del lado correcto cuando sabe que va a perder, como ocurre con el estado de sitio y el nuevo enclaustramiento a la fuerza de los españoles. El objetivo claro lo mismo en España que en Argentina es llevar sus pueblos a la ruina y la locura, como hiciera Castro en su ofensiva revolucionaria contra la pequeña empresa en 1968.

Mientras tanto todo el mundo entretenido con las piruetas de la derecha haciendo lo mismo que la izquierda, jodiendo. En resumen; como en Cuba, el parlamento español se encuentra a los pies del gobierno, y no en todos los casos por afinidad en cuanto a filosofía política.

La extrema izquierda tiene razón en una cosa, la política no está en parlamento, sino en la calle, pero eso no lo entiende la derechita correcta que llama a la otra cobarde.

Al final ninguna se atreve a hacer lo que se debe, desatar un 2 de mayo que inicie la independencia de su nación de el régimen global coronovirista que hunde al mundo occidental, con la colaboración vergonzante, más allá de cualquier ideología, de sus jefes de estado .

Mientras tanto todo el mundo entretenido con las piruetas de la derecha haciendo lo mismo que la izquierda, jodiendo. En resumen; como en Cuba, el parlamento español se encuentra a los pies del gobierno, y no en todos los casos por afinidad en cuanto a filosofía política.

La extrema izquierda tiene razón en una cosa, la política no está en parlamento, sino en la calle, pero eso no lo entiende la derechita correcta que llama a la otra cobarde.

Al final ninguna se atreve a hacer lo que se debe, desatar un 2 de mayo que inicie la independencia de su nación de el régimen global coronovirista que hunde al mundo occidental, con la colaboración vergonzante, más allá de cualquier ideología, de sus jefes de estado .

 

Lo que olvidan de Enrique Colina

28 Oct

El martes 27 de octubre de 2020  Cubacine publicó en su sitio digital una nota necrológica, la firmaba Carlos Galiano, se titulaba FALLECIÓ EL REALIZADOR Y CRÍTICO DE CINE ENRIQUE COLINA. Aquí se daba cuenta del fallecimiento en La Habana, tras prolongada enfermedad, del destacado realizador y crítico de cine Enrique Colina, conductor durante 30 años del programa televisivo de apreciación cinematográfica 24 por segundo. Contaba al morir 76 años. Así mismo se informaba que Colina Álvarez había nacido el 27 de abril de 1944, estudió Licenciatura en Lengua y Literatura Hispánicas y Francesa en La Universidad de La Habana.

Según la nota fue en el año 1968 que Colina comenzó a trabajar en el Centro de Información del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos como crítico de cine, teniendo la base fundar, el programa de marras, que se hacía en colaboración don el ICRT, el organismo que administraba la Televisión Cubana.

Así mismo Cubacine hace referencia a la incursión del fallecido en la realización cinematográfica, y a su labor teórica en la revista Cine Cubano, y docente en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, en el Instituto Superior de Arte, así como a sus cursos y seminarios en instituciones docentes de Cuba y otros países.

 En realidad, siento mucho esta noticia, admiré desde niño al intelectual cubano gracias a su programa “24 por segundo ” con la mejor crítica de cine vista alguna vez en la televisión cubana.

 

Tuve la suerte de ser su colega en la Facultad de Radio Cine y Televisión del Instituto Superior de Arte en La Habana. Y si bien es verdad que la jovialidad que nos regalaba en la pequeña pantalla, no le acompañaba en el trato personal, era más bien un hombre parco, con cara de pocos amigos, lo cual no era óbice para que practicara, según recuerdo, un sarcástico humor muy suyo, en los privado. Ante las cámaras tambien bromeaba aunque con un tono mas relajado.  Al menos, por lo poco que recuerdo después de tantos años,  gané de él la suficiente confianza como para conocer en sus propias palabras su posición crítica con respecto a la sociedad cubana de los noventas, la época en la que coincidimos laboralmente.

Esto a despecho de que, por su obra, o su crítica al capitalismo y la democracia liberal usando para ello el cine como instrumento, podría considerársele un Intelectual orgánico de lo que se llama La Revolución.  

 

Fue mejor crítico que realizador cinematográfico, pero con lo primero basta para otorgarle a Colina un puesto de honor en la historia del cine cubano. Eso por no habla de su protagonismo en la resistencia de los realizadores del ICAIC, ante la ofensiva inmovilista desencadenada con el terremoto cultural desatado por la película Alicia en el pueblo de Maravillas, Me refiero a la subversiva producción del ICAIC, dirigida por Daniel Díaz Torres, con guion de Nos y Otros, al que pertenecía el hoy enlistado rojo Eduardo del Llano.

Tras su estreno el filme solo se exhibió en público durante tres días. Luego vino la orden de fusionar el ICAIC con otras organizaciones y darle así el tiro de gracia a la relativa autonomía de Instituto lo que le permitía convertirse fuente de un cine relativamente cuestionador como no lo eran por ejemplo los materiales del ICRT.

El caso es que, gracias a aquella inédita protesta de un puñado de intelectuales entre los que figuraba Colina, pudieron conjurarse, por esta vez y desde abajo, los tenebrosos planes departamento ideológico del partido.

Dicen las malas lenguas que el retorno del Alfredo Guevara a su feudo del ICAIC, se dio al son de tambores batá en medio de una ceremonia de religión afrocubana.*

 

No se olvide tampoco que fue Colina uno de los pocos que se solidarizó con el director de cine y teatro cubano Juan Carlos Cremata, cuando las autoridades culturales lo llamaron a capítulo por su puesta en escena El rey se muere” de Eugène Ionesco, en la sala Tito Junco del Centro Cultural Bertolt Brecht, en La Habana.

El 4 de julio de 2005, a teatro lleno Juan Carlos Cremata estrenaba la susodicha obra. Dos funciones después el Consejo Nacional de Artes Escénicas suspendió la obra, alegando. que estaban haciendo un panfleto político contra Fidel Castro, cosa que según el director no era real. Fue por entonces que se hizo pública una carta de Colina al hoy exiliado director en la que le decía:

Hola Juan Carlos,

Tienes luz verde. Creo que no tratar el tema públicamente y callarse es plegarse a la arbitrariedad de decisiones que potencialmente nos afectan a todos como creadores, pero también como ciudadanos.

No veo contradicción en que se discuta una ley de cine por la que luchamos en la que explícitamente se garantice el derecho que nos asiste para defender la cultura contra el ejercicio de una censura que se autodenomina revolucionaria cuando en la práctica de todos estos años ha negado con sus desafueros y su mediocridad la esencia anti-dogmática que defendemos, único garante de la revitalización y reanimación de esa rebeldía que necesitamos para mejorarnos como seres humanos individual y colectivamente como pueblo.

Para rescatar esos valores, cuya pérdida ha sido y es denunciada oficialmente como resultado del deterioro ético alimentado por la desidia, la corrupción y la más cobarde y oportunista simulación, el único remedio que veo en el área de estimulación intelectual que nos compete es arrancarnos esa mordaza que los c… burócratas quieren imponerle a la expresión artística comprometida. Vale decir, comprometida consigo misma, con sus criterios y convicciones humanistas y con su vocación anti-conformista, rebelde y verdaderamente revolucionaria.

Después de predicar tantos años el marxismo-leninismo parece ser que los custodios de la ortodoxia del silencio se han olvidado de las leyes de la dialéctica y por eso flotan en ese sumiso estancamiento donde la fe y la obediencia al inmovilismo parecen ser los altares de adoración al que nos convocan con sus anatemas condenatorios y excomuniones. Pues no, mi socio, protestemos.

Un abrazo,

Enrique

 

 

Ninguno de estos  gestos e ideas irreverentes han sido recogidos en los obituarios dedicados a la muerte de Colina, por medios oficiales como el Granma, Juventud Rebelde, o Cubadebate . Quedémonos con la humilde honra de haberlos recordado nosotros, como momentos ejemplares en la vida de quien hoy descansa en paz; Enrique Colina.

 

* Para más información sobre aquella pelea cubana contra los demonios de la censura en la que se involucró Enrique Colina entre otras figuras del cine cubano, véase el artículo de Laura Redruello “Algunas reflexiones en torno a la película Alicia en el pueblo de Maravillas” , estudio Publicado en Estudios cubanos, Vol. 38 (2007), págs.82-99, Publicado por lUniversity of Pittsburgh Press.

La lista de Mefisto

26 Oct

Si las cosas de Fidel son cosas de comunistas, que me pongan en la lista, que estoy de acuerdo con él.” Así rezaba la guaracha de culto al Comandante de la flamante revolución cubana, escrita e interpretada nacionalista portorriqueño Daniel Santos.

Al hombre, por cierto, parece que no le duró mucho el alistamiento, se fue de Cuba, donde vivía desde los cuarenta, en 1963 y nunca regresó, eligiendo morir en territorio del imperio que tanto detestó, sus panegiristas, intentan justificar su deserción diciendo que trabajaba para la seguridad del estado cubano, pero no existe la menor prueba de ello, ni siquiera el típico homenaje post morten que se les da a esos que el pueblo opositor dentro y fuera de la isla llama chivatientes.

En cualquier caso, el llamado, a todas luces propagandista, de Santos era a sumarse al castrismo, teniendo en cuenta sus obras del momento y no sus objetivos, y ciertamente muchos que no eran comunistas, lo hicieron, la historia, que es la historia de la acelerada degradación material y moral de una nación todavía nueva les quitó la razón, pero al menos en su equivocación para muchos fue un ejercicio de libre albedrío.

Pero qué pasa si en la lista del castrismo te meten sin contar contigo, con el objetivo claro de cerrarte las puertas a Estados Unidos, buscando en el caso especial de los registrados, restablecer algo que durante décadas estuvo vedado al cubano que no estuviera dispuesto a pedir asilo. Entonces se forma la rebambaramba. Es lo que ha ocurrido con la presunta lista roja -debió llamarse negra pero no es políticamente correcto- que le entregó el influencer Leandro Otaola al presidente Donald Trump en una reciente entrevista que le hiciera recientemente el cómico al presidente.

El encuentro tuvo lugar en el Trump National Doral, contando como presentador y traductor al congresista cubanoamericano Mario Díaz-Balart. Esta fue la ocasión en aprovechada por Otaola para pedirle a Trump que aceptara una lista de figuras públicas cubanas, que “alegadamente” estarían asociadas al gobierno, para que se les negara la visa de entrada al país norteamericano. El presidente aceptó la petición y recomendó a Otaola, que se la hiciese llegar a través del propio Díaz-Balart.

Se dice que el encuentro no ha tenido mucho eco en la prensa norteamericana. Lo cierto es que la noticia ha repercutido fuera del Estados Unidos, incluso en Suecia, donde el Dagens Nyheter uno de los matutinos más importantes, de orientación socio liberal, publicó bajo el título de Así duplicó Trump el voto entre los jóvenes cubanos exiliados en la florida;  una nota referida al hecho el 23 de octubre. La misma apareció en su página digital el día 24. Entre otras cosas, allí se escribe lo siguiente:

” Entre los jóvenes cubanos exiliados en Florida, el apoyo a Donald Trump se ha duplicado desde las últimas elecciones presidenciales. La estrella populista de derecha de Youtube Alex Otaola es parte de la explicación. Llega a medio millón de residentes de Florida cada semana con un programa que se ha convertido en el propio Fox News de la derecha hispanohablante.”

A lo que se adiciona una entrevista en video con Otaola el mismo sitio de internet del matutino escandinavo. Allí el influencer se presenta como latino homosexual, destacando que pudo hablar en castellano con Trump, como indicio de que el presidente no es racista. Otaola reconoce que fue demócrata pero que la visita de Biden a Cuba le hizo cambiar de partido, al final asegura que Trump es el mejor aliado de los cubanos, una persona cuyas declaraciones son sacadas de contexto por la prensa izquierdista.

Otaola en Dagens Nyheter

En realidad, parece cosa de milagros, por no hablar de intervención del maligno, que Otaola haya podido reciprocar la atención del presidente norteamericano en un medio tan adverso al presidente norteamericanos como es la prensa sueca.

Lo que nadie sabrá, y menos el lector sueco al que se le omite en la entrevista el negocio de la lista, es que el encuentro del gay hispano con el líder anglosajón es el colofón de una agenda para la que viene trabajando Otaola desde hace tiempo. y sin que se percaten la mayoría de sus seguidores, la de la hispanofobia.  De ella son portadoras buena parte de las bases que votaron por Trump, las cuales con tal de reducir la entrada de latinoamericanos a Estados Unidos y con ello el crecimiento de la primera minoría del país, poco importa la desgracia de los que escapan lo mismo de Cuba, de Venezuela, que, de Nicaragua, que, de una Bolivia, que inexplicablemente recae en la enfermedad infantil del evo moralismo.

Para esa fuerza enquistada en el trumpismo, como antes lo estuvo en el obamismo, de manera un tanto más vergonzante, trabaja Otaola. Lo hace llevando abogados a su programa que recomiendan a los solicitantes de asilo rendirse en su lucha. También silenciado lo que pasa con miles de compatriotas suyos lo mismo los que están del lado mexicano, que los confinados las jaulas de los campos de concentración para extranjeros ilegales construidos por los demócratas y mantenidos por los republicanos en Estados Unidos. Los importante para su canal es mantener el foco en la posibilidad de infiltración castrista, que no deja de ser real, que hay dentro de esas masas de inmigrante, opacando la desgracia de los que como él mismo se fueron de Cuba en busca de una vida mejor, por no hablar de bocanadas de libertad.

Aunque no queda del todo claro quienes ya están en la, aún creciente, lista, se sabe por las fotos sobre fondo rojo que se presentan en el programa de Otaola y sus propias declaraciones de cuentagotas, quienes son algunos de lo que están “en candela”, como dice la parodia de “El cuarto de Tula” con la que se tira al relajo el evento, en el programa de Carlucho, otro artista obligado a transitar, con relativo éxito de la pantalla chica televisiva a las redes sociales.

Naturalmente que los primeros en protestar han sido los directamente afectados, los cuales, en su mayoría, se habían acostumbrado a nadar en dos aguas, sirviendo al régimen cubano, a través de sus actos como voceros incondicionales y a su vez gozando los placeres del capitalismo norteamericano, ganando gracias a la fama adquirida bajo el régimen, los dólares que recaudaban en sus giras por Estados Unidos. Y menos mal que, cual si un ángel o algo más terrenal, les hubiera avisado de lo que se venía, Descemer Bueno primero y el dúo Gente de Zona después se declararon anticastristas, demostrando que nunca es tarde si la dicha es buena, y que no van lejos los de adelante sin los de atrás corren bien.

Los que si no han sido afortunados han sido algunos de aquellos a los que se le busca vetar la entrada a Norteamérica, y en mi opinión sin merecerlo, por ejemplo, Antonio Rodiles y Eduardo del Llano.

El primero porque su proyecto Estado de Sats, si bien un tanto degenerado en su extrema politización fue y se mantiene como el proyecto comunicativo más inteligente de cuantos ha concebido la disidencia cubana en toda su historia. El segundo, porque, al margen de su declaración de fe en el sistema, de hecho, su humor, y sobre todo su cine resultan una crítica corrosiva y mucho más efectiva y demoledora que las realizada contra el régimen por muchas figuras de la oposición interna o externa, sobre todo las que lo son de última hora como es el caso de Otaola.

Naturalmente el revuelo contra la lista no se ha hecho esperar. Primero por parte de los implicados, segundo por la media oficialista. Aquella ha sabido sacarle lascas al asunto, presentado más que al Otaola que se reunión con Trump, al que pedía el famoso parón. Así, para incentivar la división entre los cubanos de afuera y de adentro, nada mejor que darle cámara, en el noticiero nacional, al que predicaba a la emigración política, para que dejara de enviar remesas a sus familiares; la campaña que respalda la corte de youtuberos que rodea a Otaola, y que ha logrado cierto eco entre aquellos que buscaban una justificación moral para no compartir sus ingresos con los que dejaron detrás.

Es verdad que entre los receptores de estas ayudas bien pueden haber parásitos y aprovechados en su mayoría se trata de rehenes de una dictadura que reduce la población a la mayor miseria como instrumento de control social, haciendo olvidar que cuando nos enfrentemos al dilema de impedir la muerte de un rehén o castigar a su secuestrador, el destino del primero es lo que pesa más. Pero eso al otaolerismo le tiene sin cuidado, incluso cuando le sirve al gobierno cubano para hacer pasar al resto de los exiliados por los malos de la película.

A la crítica de la lista se han sumado por supuesto cubanos en el exterior, desde la izquierda afín al gobierno cubano, la más contundente es hasta el momento la que le hace a Otaola el profesor Arturo López Levy, quien coloca todo su arsenal intelectual al servicio de la destrucción de lo que en el fondo es arlequín en el artículo, El hombre de Trump en Miami. Donde aprovecha la situación para acusar al presidente norteamericano de autorizar una cruzada macartista en la Florida un mes antes de su reelección. En verdad el antiguo líder sindical de Radio Progreso se la pone fácil a cualquier defensor del gobierno cubano. Pues no hay mentira en decir lo que escribe el colaborador de La joven Cuba:

¿Qué más respaldo podría querer Otaola? Tiene a Trump para su tejemaneje, traducido por Díaz-Balart, que lo ha proclamado el más grande luchador por la libertad del hemisferio. Es la guinda del cake de un programa para el odio entre cubanos, por el que desfilan una entrevista a Luis Almagro (vaya embarcada que le dieron a la OEA) mezclada en la misma pantalla con bretes y mensajes robados de un adversario masturbándose, “mami que rica tú estás”. Luego llega el director para Cuba de USAID y su perorata sobre cuanto avanza el “freedom de Cuba” se mezcla con groserías por cuanto brete hay en la farándula cubana.”

No menos contundente ha sido la crítica que desde la derecha ha recibido la entrega de la famosa lista, concretamente desde el Canal en YouTube de la escritora Zoe Valdés. La escritora ha considerado el acto como una burla al propio presidente norteamericano, cuestionando su seguridad cuando “esta piltrafa humana” es capaz de acercarse a Trump, ya que cualquiera les hace un cuento a políticos cubanoamericanos, como Mario Díaz Balart y Marco Rubio, al mismo tiempo se pregunta por qué no le dio una lista de presos políticos para ser liberados. En resumen, Valdés considera que se trata de una maniobra para desprestigiar al exilio cubano, algo que de ser cierto confirma la intuición ya expresada en mi blog El hombre de Cuba Nuestra, de que Alex Otaola y su contrario Alex Guerrero bien podrían ser de “un pájaro las dos alas”.

Que alguien afín al gobierno cubano ataque a Otaola no tienen gran mérito, al final será premiado de algún modo por el régimen, ya que hacen lo que se espera de ellos; pero que lo haga desde una exiliada ya es otra cosa cuando vemos que nivel de miedo que despierta, esa suerte de Torquemada en que se ha convertido Otaola, con su poder, de lanzar a la hoguera, como antaño se hacía con los judaizantes, a los “comunistainzantes”–supuestos conversos a la ideología de la democracia liberal que en privado siguen practicando los rituales marxistas leninistas- de hoy, que es lo mismo que cuestionar los anatemas que lanza a diestra y siniestra desde su canal. El que lo dude que busque el video de Cambio de Bola, donde los miembros de Estado de Sats cuentan a Salvador Blanco, el afamado conductor de Para Bailar, hoy reportero de Radio Martí, lo que les ha hecho Otaola, y el modo en que se hace el que no sabe, ni puede opinar un hombre que se atrevió a bromear con Fidel Castro y que pagó con cárcel por ello. Parece que Blanco, que hoy trabaja para Radio y TV Martí, un medio que se supone fomenta la libertad de opinión, aprendió bien la lección, de que no es bueno pronunciarse contra quien de algún modo puede castigarte.

Todavía peores muestras del poder silenciador con el que inexplicablemente cuenta Otaola lo vimos en la manera servil en que corrió Carlucho a postrarse sus pies cuando en una manifestación organizada por el listero, contra unas obsesiones más recurrentes, después de Chocolate, Descemer Bueno o Jorge Rodiles, la cantante, Haila María Mompié la turba comenzó a entonar una conga clamando por los nombres de Carlucho y Erich Concepción. Este en su terror ha hecho algo peor que doblegarse otaolato, seguir resistiéndolo en mala compañía, colgándose con lo que fue en un pasado un Otaola, del castrismo Edmundo García, hoy abandonado a su suerte por los suyos, desde Yadira Escobar, hasta el filósofo Emilio Ichikawa, ataño punto fijo en las emisiones de “La Tarde se mueve” el programa, primero radial y luego solo digital de Edmundo.

Para colmo su antiguo mecenas y guía en esto de las redes sociales, el dueño del canal en YouTube “En silencio ha tenido que ser” un tal Bárbaro Silva que amenaza con revelar informaciones sobre Edmundo que solo pueden provenir de las mismas fuentes que un día le auparon la seguridad del estado. Así paga el diablo sus servicios.

Lo que desprestigia a la lista, no es la presencia en ella de individuos inconsecuentes con su moral revolucionaria. Me refiero a los miembros advenedizos y por tantos defensores de la nueva clase. Ella les permite venir al capitalismo a ganar el dineral que se niega que en Cuba al obrero o al profesional por su trabajo. No es tampoco lo peor que se ponga en evidencia el mal trabajo que hacen las embajadas norteamericanas en el mundo cuando conceden visas a quienes como Edmundo García terminan trabajando en defensa de espías extranjeros, no por ideales, sino por los presuntos 1200 dólares mensuales, que, según el tal Silva, le servían para pagar la casa con piscina, donde según él recibía, a María Elvira Salazar, cuando aquella se aprestaba a entrevistar a Fidel Castro.  Se trata de la misma María Elvira, cuya carrera política es promovida desde el canal de Otaola. Por cierto, Edmundo, en una de sus directa le ha preguntado a su antigua amiga y colega si quiere” más”, como sugiriendo que aún tiene cosas que contar.

Por supuesto que Edmundo García, con todo su eclecticismo cultura y el carisma que jamás había llegado a nada sin fuera por el aparato que llevaba atrás y que hoy le abandona cuando no les entrega a los leones, acaso como expresión de las guerras intestinas entre facciones del poder cubano y lo mismo ocurre con Alex Otaola, el que cual no pasa de ser una marioneta que pone voz y a veces hasta humor, al mensaje de un titiritero cuya identidad aún desconocemos. Es esta eminencia gris entre bambalinas la verdadera autora de un listado que se invalida por sí mismo desde el momento en que pueden caer en él, lo mismo perseguidores que perseguidos, como diría Silvio en su famosa canción al Hombre de Maisinicú. Aunque algo si tienen todos cuyos nombres allí están, vienen del país en que aprendió la única lengua que por lo visto domina el propio Otaola, el castellano.

Salvando las distancias, Alex Otaola nos recuerda, y no solamente por su orientación sexual, a Gustaf Gründgens, uno de los más famosos intérpretes de Mephistopheles en la puesta en escena del Fausto de Johann Wolfgang von Goethe. Ocultó su homosexualidad primero con un falso matrimonio y luego adoptando a su amante, pero esto no es lo importante.

Aquel actor y director alemán sirvió de inspiración a la novela Mefisto de Klaus Mann. Por cierto, la obra fue llevada al cine bajo el mismo título por István Szabó en 1981, ganando ese mismo año el Oscar a la mejor película. Hay que reconocer que Otaola, también es un personaje de cine y novela ejemplarizantes. Al igual que el protagonizado por Klaus María Brandauer en la película de Szabó, la variante caribeña de Mefisto ha sabido mantener su carrera pese al cambio del medio político, el primero en el tiempo, el segundo en el espacio, pero ambos lo hicieron no solo a base de inteligencia y consecuencia, como tantos otros artistas cubanos emigrados, debido, al margen del talento que pudieran haber tenido también pactando con diablo. Es lo que denota ese Otaola que con risa luciferina no deja de enarbolar la lista tenebrosa anunciando que puede crecer más.

Evidentemente no es al anticomunismo, como creerían los defensores que no le faltan a Otaola, sino a los demonios del odio entre cubanos a quienes se sirve con esta lista del mismo propio color con el que se pinta al Diablo. Y ya sabemos cómo recupera aquél, lo que paga a quien le convierten en su amo. Ahí tenemos el ejemplo de “la triste figura” y no precisamente quijotesca, de Edmundo García,  en una suerte de Leónidas venido a menos,  abandonado en las Termópilas por los 300 que deberían inmolarse a su lado, frente a las fuerzas infinitamente superiores de  Jerjes I.  Lo mismo ocurrirá en el  futuro con la corte youtubera que hoy rodea a Alex Otaola, la misma que acosa y odia a todo el que critica a su ídolo del momento, ya podrá los pies en polvorosa, cuando alguien le corte los hilos y el ventrículo enmudezca la marioneta que hoy idolatran.

Aunque de signo ideológico invertido, hay que reconocer, por su “ética” comunicativa que el conductor de La Tarde se Mueve, fue el Otaola de ayer. Siguiendo la misma lógica, podría se adivinar que Otaola será, a la hora de su caída, el Edmundo García de mañana. Vivir para ver.

* Duelo de tocayos en la arena del YouTube

 

De acuerdo, Fidel Castro fue una construcción, ¿pero de quién?

24 Oct

 Por supuesto que como se plantea en el video El poder oculto detrás de Fidel Castro. La creación de una “MARIONETA”, Fidel Castro como líder revolucionario es una construcción, como cualquier otro figurín histórico.

Hasta ahí el mérito de esta tertulia publicada en el canal de Manuel Milanés en YouTube. 

Aqui se retoma y abunda en algo que ya se sabía, que pese a la crítica formal que hizo el Partido Socialista Popular (comunista) su aparato clandestino, y por supuesto el de la URSS, infiltró al 26 de julio, además de facilitar el ascenso de Fidel Castro al poder.

Pero si no se incluye la evidente protección del departamento de Estado por no hablar de la misma Cía. a los Castros, la historia del “Soviet del Caribe” está incompleta.

Las evidencias sobran, desde el embargo de armas al gobierno batistiano hasta la neutralización de los sectores beligerante del exilio, pasando por la minuciosa torpeza de la invasión de Bahía de Cochinos o el fracaso sistemáticos unos proyectos de magnicidio, que no solo no sobrepasaban la improvisación propia de la tormenta de ideas, sino que además eran conocidos de antemanos por los que los servicios de inteligencia cubanos.

Aquí se reduce el “comandante” a una construcción soviética, de ser así el castrismo se habría desmoronado con la caída de la URSS, corriendo  su creador el mismo trágico destino de su colega Nicolae Ceaușescu (cuyo antisovietismo nunca llegó al extremo titoista) o en el mejor de los casos exiliado bajo el amparo de algún gobierno izquierdista latinoamericano, como su camarada Erich Honecker.

Sin negar la veracidad de todo lo dicho, lo que pone en evidencia la sobrevivencia de Fidel y su muerte en su cama dictatorial, es que de alguna manera sirvió a los Estados Unidos, si salirse de la rayan, como hicieron sus amiguetes menos afortunados de Sadam Husein y Muamar el Gadafi.

Es más, probablemente Fidel Castro sirvió como doble agente, más al servicio del imperio británico y en segundo lugar al norteamericano que, a cualquier otro, incluido el soviético, manteniendo canales de comunicación alternativos con sus verdaderos amos través de redes como las iglesias protestantes o la inexplicablemente tolerada “masonería” borrada sistemáticamente en todo país comunista. 

Esto por lo visto se le escapa al putinato conteniendo en su acercamiento y amparo de los herederos de Castro en Cuba, el mismo error cometidos por sus jefes cuando no era más que un joven oficial de la KGB residente en la RDA (Alemania oriental).

Pero quien se atreve a sostener esa hipótesis,  sin que, los mismos que pusieron y mantuvieron a Castro hasta el último día, no le pasen la cuenta.

Atención descuidada o eutanasia enmascarada: El extraño caso del oxígeno que nunca se pidió

13 Oct

 

ImagenJonas Lindberg Miembro del Consejo Regional de Estocolmo, de su Junta de Salud y Atención Médica y de la Junta de Gestión del Conocimiento Sanitario. Foto publicada en el canal de Twitter, de El Partido de Izquierda en Suecia.

El enfermero sueco Jonas Lindberg trabaja en un tipo de servicio médico conocido por sus iniciales de ASIH; se trata de las abreviaturas en sueco de lo que podríamos traducir como; Cuidados Avanzados de Salud en Casa. Este tipo de empresa ofrece, durante cualquier hora del día, la misma atención médica en el hogar, que la que se ofrece en un hospital. Ella va desde operaciones hasta exámenes de rayos X, incluso a personas de cualquier edad, incluida las gravemente enfermas que requieren un tratamiento intensivo. Los empleados de esta empresa estaban llamando a ser los grandes héroes en la lucha contra los estragos del coronavirus, más por alguna misteriosa razón, no fue así.

En un artículo de debate publicado, en pasado 25 de septiembre en diario Kommunalarbetaren, medio del Sindicato de Trabajadores Municipales de Suecia, Lindbergh ha realizado una dura crítica a contra la mala utilización de los recursos médicos durante el embate del coronavirus en Suecia. Hay que decir que el enfermero también representa al Partido de Izquierda, en el Consejo Regional Ordinario en el Comité de Salud y Atención Médica. El político izquierdista arremete contra la mala “coordinación “de los servicios médicos de la región de Estocolmo durante la crisis del coronavirus, según él los aparatos de oxigenación y el equipo encargado de prestar este servicio estaban preparados, pero nunca fueron llamados.

Resulta que a los pacientes de Covid 19 en hogares de ancianos podrían haber necesitado administración artificial de oxígeno, este suministro nunca les llegó, cuando lo único que hacía falta es que alguien hubiera tomado el teléfono y llamado a unos servicios de urgencias, que ya estaba listo listos correr y asistir a los enfermos en los centros mencionados.

Así que nadie les pidió que vinieran. ¿Un poco tarde para darnos la noticia, ¿no? Lo que tenía que haber hecho el hombre fue denunciar a la policía lo que en mejor de los casos podría clasificarse de homicidio involuntario.

Según explica el enfermero, cuando se trata de intervenciones médicas en los hogares de ancianos, son las autoridades regionales las que, a través de las empresas asistenciales privadas, se hacen responsables de que llegue ese servicio al paciente que lo necesita.  Al profesional de la salud le parece extraño que nadie supiera de esto y explica que los hogares de ancianos suelen enviar a las personas enfermas al hospital en ambulancia. Pero debido a la pandemia, se les instó a mantenerlos en las residencias. Y es precisamente por eso que se utilizarían los servicios de ASIH. De paso explica el paramédico, que en esas viviendas no existen medios de oxigenación con los que enfrentar las infecciones respiratorias. ASIH es la que estaba preparada para llevarles el oxígeno en teoría salvarían tantas vidas. Sin embargo, a alguien se le “olvidó” dar la alarma y toda esa ayuda se quedó sin utilizar mientras que los ancianos se quedaban sin los diagnósticos médicos adecuados, ni el tratamiento ni el alivio de los síntomas que en definitiva les habría salvado.

Marcado por su ideología, Lindbergh hace recaer la culpa de esta desgracia en el partido Moderado (Conservadores) que gobierna en la región de Estocolmo, así como en la estructura de atención fragmentada que aquí prevalece en la Región de Estocolmo.  Según el ASIH, los centros de salud y la atención a las personas mayores se rigen a diario en varios sistemas de elección de atención y libertad de elección, que se basan en gran medida cuestiones de costos. Así mismo acusa a las empresas privadas que protegen sus secretos comerciales de permitir la apertura a otras empresas, incluso si ellas benefician a los pacientes. “Las cadenas de cooperación existentes se han eliminado gradualmente y debemos encontrarnos como “competidores” en un mercado de la salud en lugar de colegas y pares con un objetivo común: brindar la mejor atención posible a los más enfermos.”.

Todo eso puede ser, pero al menos en lo que a la política se trata llama la atención que esta historia de ancianos abandonados su suerte bajo el embate de la pandemia, se repitiera en España, donde El vicepresidente de Asunto Sociales del Gobierno, el también izquierdista Pablo Iglesias, en mazo fuera responsabilizado por los críticos del gobierno por la aparición de innumerables personas muertas y abandonadas en las  residencias de ancianos de ese país- Ciertamente la ministra de Defensa, Margarita Robles, que ha declarado que todos los responsables de esas residencias del horror responderán ante la Justicia por esos abandonos. Pero de tales juicios no hemos tenido noticias, quizás porque, de haberse dado, la prensa del país, no les prestó la atención que si tuvo con el caso de la “manada”.

En el sitio digital de Cision: portal donde empresas y organizaciones de todo el mundo publican sus noticias, ya había aparecido el 7 de septiembre una nota en la que se hacía referencia a las posiciones críticas del enfermero frente a lo sufrido por los ancianos de Estocolm, ella se titulaba: Izquierda requiere investigación del cuidado de ancianos durante corona. Llevaba la firma de la Amra Hasanov, Secretaria de Prensa del Partido, quien afirma escribía lo siguiente:

Esta semana leímos en DN que el 7 por ciento de los inscritos en hogares de ancianos en la región han muerto con el covid-19 establecido. Al mismo tiempo, se ha informado durante el verano de cómo a los ancianos se les han prescrito cuidados paliativos sin ni siquiera poder ver a un médico. Ahora el Partido de Izquierda exige respuestas sobre cómo ha sido posible esta traición a los ancianos.
– Es extremadamente grave que a los pacientes se les hayan prescrito cuidados paliativos por teléfono de médicos que no los conocen de antes. Es completamente impensable para nosotros que trabajamos con esmero en las etapas finales de la vida. La región ha dejado la responsabilidad médica de nuestros ancianos a proveedores privados, y el problema de la falta de apoyo médico existía incluso antes de la pandemia. Ahora vemos cuáles son las consecuencias de la atención fragmentada, dice Jonas Lindberg, portavoz de políticas de salud de la Región del Partido de Izquierda de Estocolmo y enfermero especialista.
Ya en junio, el Partido de Izquierda presentó una carta a la Junta de Salud y Atención Médica exigiendo una investigación. Debe dar respuestas sobre cómo funcionaron realmente las intervenciones médicas en los hogares y qué efectos se han interpretado y tenido sobre los efectos de las directrices para el cuidado de las personas mayores. Después de casi tres meses, todavía no ha habido respuesta….

Al final la crítica marxistóide hace desparece la responsabilidad concreta de quienes dejaron morir y no precisamente por falta de recursos a tantos ancianos, bajo lo que muchos ya denominan como “pandemia”. Aquí el problema no está en que sin las empresas encargadas de dar los primeros auxilios eran o no privadas, sino en que los responsables de llamarlas no avisaron elevando de manera artificial la morbilidad del célebre virus.

Para el caso de la región de Estocolmo hasta el momento son unas 2.403 personas con covid-19 que han fallecido. De ellas, 1.017 personas cayeron enfermas estando alojadas en centros especiales para ancianos.

Ahora confirmamos lo que se rumoraba, que, muchos de estos viejos, aislados, por decretos de sus familiares, fueron abandonados a su suerte por los empleados desalmados y presumo que mal orientados, que les tenían a su cargo. Sin embargo, no me he enterado de que haya rodado una sola cabeza, ni en Suecia, ni en España, ni en ningún sitio donde haya tenido lugar el gerontocidio de moda.  En cuanto a la tesis de la “mala coordinación” eso me suena a un cuento, por no hablar de la mala conciencia del que sabía lo que pasaba sin decir esta boca es mía, una manera de en cubrir la cara oscura de la nueva normalidad.

 

Fuentes:

Pablo Sebastián, “Ancianos muertos y abandonados, Pablo Iglesias responsable”, República.com 23/03/2020


Jonas Lindberg, Syrgasen stod kvar i förrådet, Kommunalarbetaren, 29 Sep 2020.


Ingrid Johansson, Stod redo med syrgasen – men inga äldreboenden ringde, Mitt i Stockholm, 2 de octubre de 2020.


Vad är ASIH?(¿Qué es ASIH?), https://asih.sll.se

Amra Hasanov, V kräver utredning av äldrevården under corona, 9, sep, 2020, News.cision.com

Poesía en la tertulia de Estocolmo; el último libro de Ramón Muñiz Sarmiento y las canciones de música de LaAldeaOnAir

10 Oct

Comenzamos esta Tertulia de Estocolmo correspondiente al 10 de octubre de 2020 escuchando Algo Cambió, interpretada por los músicos de LaAldeaOnAir, nuestros acompañantes musicales de esta edición.

Se trata de, un proyecto en el que participan, entre otros, dos grandes artistas cubanos, que hasta no hace mucho sonaban en Cuba y hoy radican en Estados Unidos: Jhamy Deja-vu y Aldo el Aldeano.

De estilos bien diferentes estos creadores han sabido acoplarse y para crear algo novedoso.

Deja-vu mezcla sonidos clásicos cubanos con elementos de otras zonas de Caribe, particularmente el Reggae, esta es la primera vez que aparece en nuestro programa. El otro, El Aldeano, ya es un viejo conocido de nuestros oyentes, su verdadero nombre es Aldo Roberto Rodríguez Baquero (AL2 El Aldeano) . Integró el dúo de rap Los Aldeanos junto con “El Bi” (Bian Oscar Rodríguez Gala, un auténtico fenómeno dentro del rap, cuya lírica por momentos bien merecería estudio de los especialistas, por ejemplo, de uno como quien será, por segunda vez nuestro invitado de honor, el profesor, investigador y poeta. Ramón Muñiz Sarmiento.

Le tocará al periodista Leandro Gasco, una vez más la grata tarea de presentar y entrevistar a Muniz Sarmiento. El autor nos de su nuevo libro, “La Paz en el infierno”, ilustrado por Andrés Yúnior Gómez Quevedo), y publicado por Ediciones Exodus, en su colección de Poesía. Esperamos que el programa sea de su agrado.

La droga está matando a Suecia ¿Por qué?

5 Oct

dav
Escultura presentada en la exposición “MAMI: AMA: MÖDRAR”,  Salón de Arte del municipio Botkyrka, Condado de Estocolmo, Suecia. Foto; Carlos M. Estefanía 

Suecia tiene la tasa de mortalidad por drogas más alta de Europa. Según la Agencia de Drogas de la UE EMCDDA publica un informe anual sobre el consumo de drogas en Europa. Las cifras de este año se basan en estadísticas informadas de 2018.

En promedio, mueren de drogas 22,3 personas por millón de habitantes en Europa entre las edades de 15 y 64 años. Para Suecia, esa cifra es de 81,5, seguida por el Reino Unido con 76,2 muertes. Allí las estadísticas se ven afectadas por la situación particularmente difícil en Escocia, donde la mortalidad alcanza las 295 muertes por millón de habitantes. De cualquier modo, resulta que el país nórdico tiene un promedio de mortalidad por drogas, cuatro veces más alto que otros países europeos.

Veamos cuales son las drogas que más consumen los suecos: la primera es el cannabis, aunque supongo que las muertes que esta pueda provocar en forma de accidentes no sean del todo constatables. La segunda sería la anfetamina sobre todo entre adultos, quienes además suelen consumir cocaína y heroína. La última se usa, principalmente entre adictos empedernidos, mientras que el consumo de cocaína está más extendido entre diferentes grupos de usuarios.

Un fenómeno reciente es el del uso, cada vez más extendido, de medicamentos para el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), concretamente de su principio activo el metilfenidato, por personas que no padecen esa “enfermedad”; condición para mi discutible, desde la perspectiva de la psicología evolutiva.

En el caso de la heroína, según el Svenska Dagbladet, esta provocó 98 de muertes en 2018, año en el que morían 81 personas por millón de habitantes, cuando la población sueca ascendía a los: 9,971,630 habitantes. Esto equivale a casi cuatro veces más que la media de los países de la Unión Europea.

Mimmi Eriksson Tinghög, investigadora de la unidad de prevención de drogas de la Agencia Sueca de Salud Pública ha sido entrevistada por la televisión estatal del país, para la que explicó que, durante mucho tiempo, Suecia tuvo poco acceso al tratamiento asistido de la drogadicción por medicamentos, que es una de las medidas más eficaces contra la mortalidad, así como al medicamento Naloxona, que elimina las sobredosis. Aunque la situación podría estar mejorando ya que según la investigadora su país ha trabajado para eliminar los peligrosos opioides sintéticos del mercado, especialmente sustancias similares al fentanilo. Así mismo se ha invertido en la distribución del ya mencionado Naloxona, lo que ha reducido el número de muertes.

A principios de este año, las autoridades suecas de Salud Pública publicaron un informe sobre lo que consideran las medidas más importantes contra el problema de las drogas en el país.

Varias de las propuestas contradicen la política de drogas vigente. Por ejemplo, se propone la introducción de las llamadas salas de inyección, donde las personas que se inyectan drogas puedan hacerlo bajo la supervisión del personal sanitario.


Según Eriksson Tinghög las autoridades para la que ella trabaja quieren revisar el Código Penal de Drogas, ya que aquí se criminaliza el uso de unas drogas para prevenir otras, lo cual evidentemente afectaría el tratamiento de las personas dependientes.

En otras palabras, como si no bastara con las propuestas que hacen los ideólogos liberales, desde la ciencia oficial se están buscado una revisión de las leyes antidrogas con el fin de su liberalización con “fines curativos”. Ya sabemos que con esa misma historia se empezó la liberalización de la mariguana en Estados Unidos y hoy su consumo se ha disparado, sin que se constate otro mejoramiento de salud que no sea la de las arcas de los estados que lucran por la vía del impuesto con la venta de la peligrosa hierba.

Lo que Mimmi Eriksson Tinghög no ha sabido explicar es por qué el número de personas que mueren a causa de las drogas en Suecia es más alto en Europa. 

Intentemos dar nosotros la respuesta a la cuestión. Resumiéndola en pocas palabras sería; porque, entre otros posibles factores, su estado, pese a la legislación formal que con que la combate carece de la voluntad necesaria para poner coto al mal.

Con un sistema de control tanto o más poderoso que el de los regímenes autoritarios conocidos en el siglo XX, el que se consigue cruzando las instituciones del estado de bienestar y las nuevas tecnologías, las autoridades suecas están en condiciones de saber dónde y cómo, se introduce, produce y vende la droga, sin embargo, sus prioridades son otras, en los suburbios de inmigrantes. Lo primordial allí no es poner coto a la exposición de sus habitantes a la droga, sino otras cosas. Por ejemplo, velar porque se desintegre la cultura del honor que lleva a los padres a controlar las actividades sexuales de sus hijos, particularmente las chicas. 

En lo que respecta a los barrios suecos, sean proletarios, de clases medias o altas, también hay prioridades más importantes que acabar con “la diversión” por ejemplo evitar que a nadie se le ocurra dejar de pagar los sacrosantos impuestos.


Si ese atentado contra la vida del otro o la propia, que representa el negocio la droga, se combatiera con la misma fuerza que se combaten las tradiciones familiares extranjeras o los intentos de evasión fiscal de los nativos, otro gallo cantaría en los que se refiere al consumo de estupefaciente y por tanto sus mortales consecuencias.

Sin embargo, eso no se hizo, ni siquiera contra el alcohol, cuando este era la droga cuyo consumo mayor crecía. Hoy la juventud sueca, va teniendo otras preferencias.

Veamos cómo se ve la situación en un municipio con alto grado de población inmigrante, como Botkyrka, donde en 1918, el 42, 1 por ciento de la población la conformaban inmigrantes o sus hijos.

En el artículo publicado bajo, por el periódico local Botkyrka Direkt, el pasado 18 de septiembre el título de Preocupaciones: muchos jóvenes se ven obligados a tener relaciones sexuales en Botkyrka,

Se reconoce que, si bien el consumo de alcohol es bajo, e incluso ha disminuido con el tiempo, en cambio la proporción de jóvenes que han probado drogas ha aumentado, aunque en comparación con otros municipios del condado, Botkyrka, tenga menor incidencia este tipo de problema.  Los datos sobre el uso de drogas y su posible correlación con los de las violaciones sexuales de jóvenes en la zona son preocupantes, veamos:

Estudiantes que han sido forzados a tener relaciones sexuales / violación en los últimos 12 meses:

● Noveno grado: 2 por ciento de los niños y 4 por ciento

de las chicas

● En el segundo año de preuniversitario: el 3 por ciento de los niños y el 5 por ciento de las niñas.

Jóvenes que han probado drogas

● Noveno grado: el 10 por ciento de los niños y el 10

por ciento de las chicas.

En el segundo año de preuniversitario: el 14 por ciento de los niños y

15 por ciento de las niñas.

Estudiantes que NO consumen alcohol

● Año 9 de secundaria básica: 78 por ciento de los niños,

67 por ciento de las chicas

● Segundo año de preuniversitario: 44 por ciento de los niños

40 por ciento de las chicas.

Nótese el aumento del consumo paralelo del consumo de droga y de abuso sexual en la medida en que el chico crece.

Pese a todo, no deja de resultar curioso es que sea en los barrios con menos población inmigrante,  aquellos donde más jóvenes han probado drogas, según un artículo publicado por el periódico Mitt i Stockolm, el, 4 de Abril de 2018, una encuentras de 2016 con alumnos del segundo año de preuniversitario realizada por la Junta Administrativa del Condado demostró que si bien el 24 por ciento de los niños y el 7 por ciento de las niñas en los guetos de Rinkeby-Kista habían probado alguna vez drogas y que en otro barrio segregado, el de Spånga-Tensta, esa cifra era del 20 por ciento entre los niños y del 9 por ciento entre las niñas. Las cifras se encontraban entre las más bajas entre los distritos de la ciudad de Estocolmo.

Así tenemos el contraste de cifras anteriores con los barrios típicamente suecos como los siguientes:

Norrmalm
Niños: 47 por ciento
Niñas: 29 por ciento
Östermalm
Niños: 24 por ciento
Niñas: 31 por ciento
Södermalm
Niños: 37 por ciento
Niñas: 33 por ciento

Subrayamos el fenómeno de que cuanto más igualitaria es la comunidad desde un punto de vista de genero (los inmigrantes siempre se asocian a culturas patriarcales) mayor crece el número de niñas que consumen drogas, algo que debería hacernos pensar en los resultados prácticos de las recetas feministas, que aplican vertical y horizontalmente las instituciones suecas.

Pero lo más evidente es la mayor exposición que sufren los niños suecos con relación a los de origen extranjero. Esto desde mi punto de vista podría tener dos explicaciones una cultural y otra económica- La cultural sería la de la existencia pese a los avatares de la inmigración, de entramados familiares ricos dentro de las comunidades de extranjeros, lo cual permite un cuidado colectivo de los hijos, por pare de padres, tíos y abuelos, que aún no han sido distanciados socialmente como ocurre, sin necesidad de coronavirus entre las familias suecas.

Por supuesto, concatenado con lo anterior se encuentra el factor del control que a pesar de todas las presiones legales y “educativas” ejerce el estado sueco sobre la familia inmigrante, esta, sobre todo en las condiciones de segregación todavía se las ingenia, para controlar a sus niños y jóvenes, en cambio, en las familias típicamente suecas, aunque existas excepciones lo que se impone una condescendencia tan grande con el niño que puede degenerar en auténtica “paidocracia”.

Esto no tiene nada que ver con las tradiciones del país, ni con la rigurosa disciplina protestante que alguna vez se caracterizó. Es un fenómeno propio de las últimas décadas, tal vez vinculados, al fenómeno de la globalización, la relocalización de industrias, la automatización y telematización del trabajo y por tanto la “innecesaridad” de buena parte de la población, que pese a lo reducida de su conjunto en total está destinada desde su nacimiento a ingresar en el ejército industrial de reserva.

 A lo dicho habría que agregar lo bien aleccionados que ya están los padres suecos por las pedagogía y sicología infantil postmoderna, y sobre todo por la operatividad de las instituciones que intervienen a la menor denuncia de “maltrato” físico o sicológico que presente un menor contra los padres. Es algo para los que se prepara desde la guardería al párvulo, que aprenden de sus educadoras al número a donde llamar, si los padres les incordian demasiado, con castigos que los pequeñines consideren injustos.


Al final ninguna de estas medidas sociales ha servido para, proteger suficientemente a la infancia de impedir un fenómeno altamente negativo, como es el de su utilización sexual, así llama la prensa lo que para mí es simplemente violación de menores.

El 3 de septiembre pasado (2020) el mismo periódico Mitt i Stockholm, se hacía eco de una conferencia la concejala escolar Isabel Smedberg-Palmqvist y el concejal social Jan Jönsson, en la que daban a conocer que cada vez más jóvenes habitantes de la capital sueca se veían obligados a tener relaciones sexuales. No hay que ser un experto para reconocer el papel que pueden tener las drogas en este crecimiento.

Según la encuesta presentada por los funcionarios, la proporción de estudiantes en Estocolmo que se han visto obligados a tener relaciones sexuales se ha duplicado desde 2016. La encuesta se realiza cada dos años, cuando los jóvenes que están en el noveno y segundo año de secundaria pueden responder preguntas sobre, entre otras cosas, delincuencia y vulnerabilidad, hábitos de adicción a las drogas y el juego y salud mental.

Aquí se verificó que el mayor aumento se da entre las niñas en el segundo año de la escuela secundaria. Los resultados muestran que también existe un problema importante con el sexo voluntario. Ha aumentado el número de niñas que buscan atención en clínicas para jóvenes después de tener relaciones sexuales. La opinión actual entre los jóvenes parece ser que está bien con formas de sexo cada vez más groseras.

Así mismo que detectó el aumento de lo que los suecos llaman citas de azúcar” es decir, donde los hombres mayores buscan chicas más jóvenes en línea para tener relaciones sexuales por una tarifa, recuerdo que en Suecia se castiga la compra de servicio sexuales. Resulta que muchas de las personas que participan de estos “almibarados” encuentros solo tienen entre 12 y 13 años cuando entran en contacto con esto y lo hacen por primera vez.

Para nadie es un secreto la relación que se da entre sexo y droga para los jóvenes europeos de los que los suecos están lejos de ser una excepción, Aftombladet publicaba el 4 de agosto de 2008 el artículo que podemos traducir como Los jóvenes toman drogas para tener mejores relaciones sexuales.

Los adolescentes del continente que han probado cannabis, éxtasis, cocaína o alcohol antes de los 16 años son también los que tienen más probabilidades de tener relaciones sexuales a una edad temprana.

Desgraciadamente lucha contra el uso de drogas entre los estudiantes suecos se dificulta por sus propias reglas educativas. Así lo podemos constatar en un artículo de debate publicado, el 2016-02-8, en Dagens Samhälle, bajo el título” La ley escolar dificulta el trabajo escolar contra las drogas”, lo firma Staffan Hübinette, profesor de prevención de drogas. El especialista recuerda la crítica de los inspectores contra un instituto, la Inspección de Escuelas de Suecia dirigió duras críticas contra Njudungsgymnasiet en Vetlanda, por relegar y es que, según la ley de Educación, los estudiantes que consumen o se sospecha que consumen drogas, pero que no se comportan de manera amenazante u ofensiva no pueden ser suspendidos. Según la Inspección de Escuelas de Suecia, el hecho de que un estudiante consuma drogas y haya superado pruebas de drogas positivas no constituye “un comportamiento concreto que tenga un efecto negativo en la seguridad de otros estudiantes, por lo que la Ley de educación no apoya a los estudiantes”. Por lo tanto, el estudiante tiene derecho a ir a la escuela y no se le puede expulsar de ella. Ya sabemos cuáles serán las consecuencias de este mal ejemplo para el resto de los alumnos. 

No nos extrañe pues el aumento significativo del uso de drogas por estudiantes universitarios que se viene dando. De acuerdo con la “Encuesta Estocolmo 2020”, el informe presentado por Jan Jönsson e Isabel Smedberg-Palmqvist, que citados anteriormente; la proporción de estudiantes de segundo año de preuniversitario que alguna vez han usado drogas creció entre el 2016 y este año del 25 al 30 por ciento.

A todo esto, habría que agregar los que ocurre con los suecos una vez llegados a la adultez, muchos de los cuales terminan viviendo solos y por tanto con redes familiares muchos más débiles que las que suele tener los extranjeros, algo más renuentes al aislamiento que intenta poner la sociedad moderna a todos los que viven en ella. En términos generales los suecos son considerados como las personas más más solitarias en el mundo. De los 4,3 millones de hogares de Suecia aproximadamente que existen en el país, cuatro de cada diez, es decir 1,7 millones, son de personas que viven solas en una tendencia que no para. La pregunta es que sucede cuando esas personas deben enfrentarse a los avatares de la vida, sin el apoyo de una pareja, un padre, un hijo o un hermano. Sin duda alguna la solución, en muchos casos, es la evasión por el alcohol o la mariguana, que son puertas a otras drogas. Lo peor es que nadie habla de estas consecuencias, a lo sumo se habla de sus causas como si las personas solo pensaras en su auto realización, simple indisposición espontánea a la relación de pareja, por no hablar de no tener hijos, pasando por alto la ingeniería social que acompaña al industrialismo y que les hace racionalizar e internalizar estos objetivos.


El otro factor es el económico. Es los barrios de inmigrantes donde florece el desempleo y la dependencia del subsidio social, así que no queda mucho dinero para el gasto en vicios. No ocurre así en los barrios mencionados donde sobra el dinero para invertir en todo tipo de diversión, incluidos vicios como el alcohol o la droga. Y como guinda al pastel tenemos el mensaje que transmiten – sin la censura que sufren, ciertas cosmovisiones y opiniones cuando el estado sueco lo cree necesario- la televisión y el cine a cuyo espectador, de cualquier edad, se le bombardea con héroes que a menudo consumen algún tipo de drogas. Y lo mismo hacen los servicios de películas y series online, todavía más difíciles de controlar.

Mientras la misma prensa y los medios que aterroriza con el tema del Covid 19, dando argumentos para un anciano contagiado muera en soledad, sin la visita de sus esposa o descendientes. Apenas dramatiza las consecuencias del uso de las drogas. Mas bien justifica con una retórica cada vez menos sutil al consumidor cuando no victimiza al proveedor de drogas y sin que los analistas pongan el grito en el cielo. Y demos gracias a Dios que al menos nos quedan redes sociales, parcialmente ocupadas por el mismo mensaje, para denuncia el mal y hacerle resistencia.

Fuentes:

1-svd.se: Svensk drogdödlighet högst i Europa

2-svd.se: Stor ökning av tjejer som tvingas till sex

3-dagenssamhalle.se; Skollagen hindrar skolans arbete mot narkotika

4- mitti.se: Oro: Många unga tvingas till sex i Botkyrka