Archivo | julio, 2012

¿Diplomacia del silencio o del cacareo ? Cuando la prensa se somete a la política.

31 Jul

El oportunismo de la prensa establecida en Suecia no tiene parangón en el mundo, han esperado a que Modig esté de vuelta en Europa para acordarse del nivel de arbitrariedad sufrido por el joven democristiano en Cuba, para muestra un botón, el editorial “Kubas rättssystem är regímenes förlängda arm” (El Sistema legal de Cuba es el brazo extendido del régimen), publicado en la página digital del periódico conservador Aftonbladet , el 31 de julio 2012 a las 01:26, Actualizado: 31 de julio 2012 a las 09:22. También aparece en la edición imprensa del matutino.

Es aquí y a estas alturas, cuando Modig está completamente fuera de peligro, que este órgano asume su “defensa”, que declara en voz alta, lo inaceptable, de que por tanto tiempo,  se le impidiera a los representantes de la Embajada de Suecia reunirse con Modig.

Es ahora, que se cae en cuenta, de que si, las autoridades cubanas habían dicho que Modig no era sospechoso de delito alguno, otra mentira, ya que más tarde, se le echó en cara haber violado leyes cubanas, este debió haber tenido derecho a reunirse con quien quisiera, fueran días feriados o no.

Es ahora que se habla, supongo con ironía, de que pareciera que Modig tuviera un ángel de la guarda al sobrevivir junto a Ángel Carromero, donde pereció Payá Sardiñas junto a otro activista,  Harold Cepero; lo que significa una gran pérdida tanto para el mundo como para el movimiento democrático cubano.

Ahora dice el periódico sueco que había motivos de preocupación antes de que Modig fuera liberado, ya que el sistema que tenía en sus manos su destino es conocido por ser utilizado como el brazo largo del Partido Comunista contra sus opositores políticos. Para fundamentar la afirmación real, cita un informe de este año de la organización de derechos humanos, Human Rights Watch (HRW) según la cual, Cuba es el   único país en América Latina que sofoca prácticamente toda la oposición política, que el Partido Comunista utiliza regularmente el sistema legal como un arma contra sus críticos, y que entre enero y agosto de 2011 se registraron 2224 casos de detenciones extrajudiciales. El estado ahoga todos los medios de comunicación independientes. No hay libertad de expresión ni de prensa. Que la dictadura cubana es tan cínica que incluso utilizó el funeral de Oswaldo Payá hace una semana para detener temporalmente activistas de la oposición que habían venido a despedir a su compañero. En resumen se nos da toda una clase de conocimiento científico de que es en realidad el comunismo cubano. Pero… ¿ a estas horas?

Dice el medio conservador, que no existe  todavía ninguna evidencia de que Modig hubiera sido tratado de manera agresiva o maltratado por las autoridades cubanas. Podríamos agregar aún más, no parece siquiera que el joven político solo una semana atrás hubiera estado en el mismo accidente donde perdieron la vida Cepero y Payá, algo que redobla la sospecha, de si, no sería en otro sitio, y en otro momento, donde se le arrancó la vida a los dos fallecidos. Lamentablemente Aron Modig no se acuerda muy bien de lo que pasó, quizás, tampoco,  porque no acompañó a sus anfitriones cubanos cuando se los llevaban de su lado, precisamente para protegerles, como era su deber.

Pero este último detalle pasa desapercibido, lo que le alegra a Svenskla Dagbladet es, que al final, Modig fue liberado y que la diplomacia del “silencio haya funcionado”

¿Silencio de qué y de quién? ¿De los medios que en Suecia se callaron cobardemente mientras se violaba descaradamente los derechos de un ciudadano? De los diplomáticos y políticos que actuaron tan discretamente, que ni los agentes de cuba se enteraron, concentrado en la tarea de que Modig hablara precisamente, lo que el comunismo necesitaba para legitimar todo el mal de que se habla arriba? ¿Silencio de Modig?  que a ningún periodista tenga por qué importarle, habló de sus contactos fuera de Cuba, de lo que hace o no hace el Centro Internacional Democristiano en otros países, que narró las intimidades de su contactos con sus correligionarios cubanos, y que equiparó a opresores y oprimidos diciendo lo bien que todos le tratarían y que por último pidió disculpa por violar unas reglas encaminadas precisamente a mantener el sometimiento de los cubanos.

Lo que tiene que hacer SVD, ya que parece haberse despertado, es mandar sus corresponsales a Modig, para que le diga a la  sociedad si valió la pena o no, haberle fiananciado su viaje a Cuba, que responda por qué depués del accidente no se encontró cara a cara con la esposa e hijos de Oswaldo Payá, para contarles de primera mano lo que había pasado en Bayano, que aclare, lo que pasó en la semana que estuvo encerrado, a qué acuerdos llegó con sus captores, por qué  calló aquellas cuestiones, cuyo aireamiento público no solo sirve para debilitar a los bravos cubanos que sin temor a pasar por la misma situación de Modig, plantan cara, plenamente desarmados, al estado cubanos. Que responda, cuándo le sacará de la espalda, la puñalada clavada a la disidencia con su rueda de prensa en Cuba, que espera para responder como hombre libre y demócrata, que se supone que es; el editorial que le dedicó el periódico Granma, ese mismo 31 de Julio, a su labor en Cuba, de qué manera piensa reparar el inmenso daño hecho en Cuba al buen nombre de la solidaridad sueca, y por último, que diga cuando va a renunciar a su puesto político, ya que si hay alguien, al que no se le debería perdonar su comportamiento en Cuba, es al líder de un partido, trampolín seguro a un cómodo puesto en el parlamento o en el gobierno de este Reino.

Modig sobre suelo europeo; así que paz en la tierra y gloria en el cielo

31 Jul

Aron Modig, Oswaldo Payá, y Harold Cepero fotocomposición publicada en la página de la Democracia Cristiana sueca en un artículo publicado el 30 de julio, congratulándose por la liberación del primero.

Har europeisk mark under fötterna. Så skönt!
“Tener suelo europeo bajo los pies.¡ Así que rico!” último twitteo de Modig antes de actualizar este artículo.

Granma saca partido

Sin duda alguna, las confesiones de Aron Modig han resultado de gran utilidad al gobierno de Cuba. En su editorial correspondiente al día 31 de julio, el periódico oficialista Granma, saca partido a todo lo dicho por el sueco “aislado” en La Habana y la emprende contra Anikka Rigo, jefa de la Sección de Relaciones Exteriores del Partido Demócrata Cristiano Sueco, Cayetana Muriel Aguado, del mismo partido, así como Víctor Olmedo Capdepon, director de “La Primavera de Cuba”.


Al mismo tiempo se informa que al sueco Jens Aron Modig se le permitió retornar a su país, pese a las actividades ilegales que realizó y a la violación de su estatus migratorio, evidentemente, tras  la conferencia de prensa dada por el líder democristianos, todavía bajo vigilancia, y ofreciendo datos comprometedores para el movimiento democrático en Cuba, Modig habría cumplido la misión asignada por sus captores y pagado el precio de su liberación sin sufrir cargos por violar leyes cubanas.

En todo momento se trata de relacionar la actividad de Modig con los Estados Unidos, y el sector más radical del exilio,  los mismos que estaría, según el editoril, tras ocho jóvenes mexicanos, quienes durante el pasado mes de marzo, días antes de la visita del Papa Benedicto XVI; viajaron como turistas a territorio cubano, con el objetivo de incitar al pueblo a protestar en las calles y a tomar la iglesia, distribuir volantes y crear desórdenes en las actividades del Sumo Pontífice.

¿Y qué nos cuentan los democristianos de  Suecia?

Por otra parte, en la página del Partido Democristiano Sueco, aparece, un muy alegre artículo  publicado el día 30 y titulado: Aron Modig har släppts / Aron Modig has been reléase  (Aron Modig ha sido puesto en libertad) Muy bonito ¿a qué precio?

Aquí se informa que el Departamento de Estado  de Suecia había anunciado la noche de ese día  que Aron Modig fue puesto en libertad  por las autoridades de inmigración en Cuba y  que en breve volvería a Suecia.  Así mismo se declara que están muy contentos y aliviados porque el intenso trabajo realizado para traer a su camarada  de vuelta a Suecia ya había dado sus frutos, aunque se reconoce que Ángel Barrios Carromero  se mantiene todavía bajo custodia de las autoridades cubanas; luego viene una breve referencia a las figuras de Oswaldo Payá  y Harold Cepero; haciéndose eco de la versión oficialista, confirmada por Modig de que los cubanos murierón  tras sufrir  heridas fatales cuando el auto en que viajaban chocó contra un árbol. Resulta que no hay otro automóvil involucrado, como también está “informando” el canal estatal sueco de televisión RTV1. Algo que en mi opinión no anula del todo la hipótesis de un accidente inducido. No hablemos ya del absurdo golpe dado con un árbol de costado, mató “dos pájaros” de un tiro.

Así, que de acuerdo a lo que ahora se nos dice en Suecia, con Modig en casa, podremos exclamar de una vez: aquí paz y en el cielo gloria, colorín colorado esta historia se ha terminado.

No se ven en el portal del partido sueco ni una sola palabra referida al ignominioso papel jugado por Modig en una conferencia de prensa, que mas parecía el juicio de un tribunal que otra cosa; donde el acusado respondía a sabiendas, preguntas que no sólo le incriminaban -lo cual demuestra que era otro quien hablaba por su boca- sino que además servían para dejar al movimiento democrático cubano en la estacada, y lo que aun es peor abandonar a la familia de Oswaldo Payá en su demanda para esclarecer la verdad  sobre la muerte del opositor cubano. Vamos a ver ahora, qué va a pasar con el respaldo de los democristianos suecos a sus “hermanos” cubanos, quiéin se va a aventurar a ir a la isla a respaldarlos después del escarmiento que les ha dado a los suecos, la seguridad del estado, en resumen quién le va a poner el cascabel al gato.

En cuanto a lo que dijo Modig cuando le entrevistaron, quizás colocándonos su mocasín, podríamos, en algún sentido perdonarlo, era él, el que estaba en la boca del monstruo tratando de salir de ella, a cualquier precio. Pero que los que están a salvo tomen en serio las declaraciones de un individuo realizadas en tales condiciones, implica cuando menos ingenuidad y cuándo mas franca complicidad con un régimen totalitario, que es, para lo que hasta el momento ha quedado, el  Partido Demócrata Cristiano de Suecia.

Todavía le queda a Aron Modig  una oportunidad para lavar  su mancha y la de su partido, será cuando en condiciones de libertad, una vez en Suecia pueda enfrentarse a una auténtica rueda de prensa, sin custodios ni espadas de Damocles pendientes de su cabeza, y aún así, no seria suficiente para saber lo que pasó en Bayamo, tendremos que rezar además para que los periodistas de Estocolmo sepan hacer el trabajo que no quisieron y no pudieron, o temieron hacer sus colegas en La Habana, preguntar los detalles del siniestro; sacar a la luz esos datos incómodos que siempre molestan a quienes mandan sobre ellos, tanto o mas que las redacciones de sus respectivos medios, me refiero a los burócratas del departamento internacional de prensa adjunto a la Cancillería, y que por desgracia, mas allá de los sistemas políticos comparten muchas cualidades y formas de actuar, para desgracia de los que tienen el sagrado deber de informar, no sólo lo que conviene al poder, sino lo que le pone en aprietos también.

Aron Modig confiesa: De héroe a “Padilla” de nuestro tiempo

30 Jul

Fotograma con la imagen de Aron Modig publicado en Cuba Nuestra, usada por Iroel Sánchez para ilustrar su artículo sobre supuesta conferencia de prensa ofrecida por Modig en La Habana

Este lunes,  30 de julio de 2012, el bloguero oficialista Iroel Sánchez, publicó en su página, La pupila insomne, lo que sin lugar a dudas es resultado del quiebre total de Aron Modig a manos de la Seguridad del Estado Cubano.

Para ilustrar su artículo Iroel Sánchez tomó un fotograma con la comparecencia de Jens Aron Modig ante el canal cuatro de la televisión sueca que publicamos en Cuba Nuestra, señal de que nos lee, del mismo modo que nosotros leemos, siempre con mirada critica lo que aparece en sus páginas. Por ello no nos molesta el autopréstamo, lo que si lamentamos es que habiendo estado presente en la conferencia, no nos hubiera regalado fotos frescas de Modig, que según el, tan bien, se encuentra.

Por lo que escribe Sánchez, el joven sueco, quien desde el domingo pasado permanecía, literalmente secuestrado por las autoridades cubanas, fue presentado en la mañana  de ese mismo día, ante un grupo, de lo que el llama “periodistas cubanos” o sea, propagandistas del gobierno de la isla, donde ratificó la versión del régimen sobre el supuesto accidente en que perdió la vida Oswaldo Payá el domingo 22 de Julio. Al entrevistado, se le hizo reconocer de paso que le había entregado dinero al extinto disidente.

Según el blog, el presidente de la Juventud democristiana sueca, habría reconocido ante los plumíferos gubernamentalista que viajó a Cuba con varios objetivos: entre ellos organizar conjunto a la hija de Oswaldo Payá, un ala juvenil del Movimiento Cristiano Liberación y apoyar a Oswaldo Payá en los viajes que éste, quisiera realizar dentro del país. Modig habría confesado además que viajó a Cuba también en el 2009, para entregar dinero y equipos a periodistas y economistas, supongo que se trata de disidentes.

Durante la comparecencia ante los agentes de la prensa oficial; Modig negó lo que otras fuentes han venido informando desde el mismo día del accidente; la presencia de un segundo vehículo en los hechos.
Y para terminar de ensuciar la imagen del suequito, a este se le hizo reconocer, basándose en sus mensajes en Twitter; que antes de venir a Cuba se había reunido en Georgia con miembros de dos organizaciones norteamericanas; el Instituto Republicano Internacional (IRI) y el Instituto Nacional Demócrata (NDI)

Según la nota, el encargado de presentar a Modig fue Gustavo Machín, director del oficialista Centro de Prensa Internacional, adscrito a la cancillería cubana. También se informa que Modig comparecerá ante corresponsales extranjeros acreditados en Cuba.

Todo lo de arriba habría resultado creíble, si Modig hubiera podido presentarse ante la prensa en cuanto salió del hospital, tras el accidente de Paya.

Sin embargo, es ahora, la cuarentena de una semana al que le tuvo sometido la policía cubana, que lo hace, soltándolo todo como un papagayo, sin escudarse ni tan siquiera en un “no comment”.
Aquí hay gato encerrado. Mas bien, parece una mezcla de verdades y mentiras arrancadas del suequito al estilo del Caso de Heberto Padilla. La única diferencia es que fueron necesarios 38 días de reclusión en Villa Marista, para que el poeta cubano aceptara leer un célebre autocrítica en la Unión de Escritores de Cuba. Ahora el proceso ha sido mucho más rápido, señal de una diferencia de maleabilidad entre dos hombres o quizás del progreso técnico de los compañeros del Ministerio.

Heberto Padilla

Lo malo es, que si hubo chantaje, o lavado de cerebro, no podemos conocer cuan lejos llega a ser el alcance de sus efecto y por tanto en que momento, ya de regreso a su país, será capaz de decir toda la verdad de los hechos el político sueco, sobre todo cuando de lo que diga depende el destino de su compañero Carromero.

Lo que pasa cuando el defensor de derechos sale de casa: prohibido visitar a Modig

28 Jul

Estocolmo, monumento contra la violencia. Es verano de 2012, y todos descansan, incluso la defensa de derechos humanos. Foto: Carlos M. Estefanía

Suecia cierra en Verano, todo el mundo se va de vacaciones, así que cualquier gestión importante hay que dejarla para cuando la gente regresa de sus viajes al extranjero entre junio, Julio y Agosto.

Por lo visto, con el Caso de Aron Modig la lucha por los derechos humanos, que tan buena fama ha dado a este país escandinavo, también se toma su pausa.

No importa que el prologando arresto de Modig se haya transformado literalmente en un secuestro, como tiene que denominarse, a quien se supone que no está preso, mas se mantiene encerrado, contra su voluntad en unas “oficinas”, las de la policía de Inmigración y Extranjería en La Habana.

Con acción del estado cubano, se están violando por lo menos, dos artículos de la Carta Universal de los Derechos Humanos; el 9, según el cual nadie podrá ser arbitrariamente detenido, y el 13, donde se afirma el derecho de la persona a circular libremente, así como a salir de cualquier país, y a regresar a al propio.

Sin embargo, no se ve en Estocolmo, ni movilizaciones, ni demandas, ni firmeza, tanto por parte de la sociedad civil sueca, como por parte del Estado, que se supone deberían velar por los derechos del ciudadanos Modig. A lo sumo pomposas declaraciones mortuorias en Memoria de Payá; así como alguna que otra pequeñas esquela informándonos como le va a Modig, o más bien lo poco que se sabe de la situación del muchacho. Tal es el caso del despacho de TT titulado “La Embajada no pudo encontrar a Modig”, publicado el día 28 de julio de 2012, en la versión digitan del periódico Svenska Dagbladet. Acá se informa, que ese mismo día, viernes, se le había negado al personal de la Embajada de Suecia el acceso a Aarón Modig, quien se mantiene aún bajo la custodia de las autoridades en Cuba.

Una de las fuentes de la información es Anders Jörle encargado de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia quien aseguró a la agencia informativa que, a través de diversas conversaciones, en Cuba había sido informada del deseo de los suecos de tener a su hombre en Casa.

A la pregunta de TT de cuánto tiempo tendrá Modig que permanecer encerrado antes que Suecia suba el tono, Jörle respondió que ya verían, que ahora habrían días feriados en la isla, lo que significaba que no era tan fácil contactar del gobierno. Así que, habrá que ver qué pasa el lunes. A pesar de que la información oficial recibida por Suecia, es que Modig tiene que estar accesible para las investigaciones, el encargado de prensa opina que no reulta razonable el que Modig se tuviera que quedar donde está.

Así mismo el periódico sueco comunica el deseo de la familia Payá de hablar con él y con Carromero sobre lo que pasó. Una solicitud que, por lo que informan otros medios, que usted puede escuchar en el portal de Cuba Nuestra, no ha podido ser satisfecha hasta el momento.

Parece que la cosa se agrava, al menos el Jueves, la Embajada de Suecia habría podido visitar a Modig, digo si no se trata de una falsa información, como aquella de que Modig había salido de Cuba, tal vez diseminada para evitar el revuelo de la opinión pública.

Esta pasividad frente a la violación de los derechos de un ciudadano sueco, por parte de La Habana solo podría explicarse de dos formas, que el gobierno de la isla tiene recursos para chantajear al de Suecia, al punto de hacerla callar o imprimirle temor, o que lo que pasa en Cuba, concretamente la vacación infinita que allí sufren, como en un eternos verano, el respeto de los derechos humanos, no es solo cosa de la isla; que hay otros actores internacionales, tal vez la propia Suecia,la creación de ese particular “efecto invernadero” .

Y mientras tanto corre el tiempo, quizás el necesario para convencer a Modig que aceda a confirmar la versión gubernamental de los hechos: la de, que la falta de control del vehículo, la aceleración y la errónea decisión,frenando en superficies resbaladizas, fueron las causas del trágico accidente”.

Los que si no reposan, son agentes del totalitarismo cubano en Europa, sobre todo los de España, que olvidados de la siesta y armados hasta los dientes con los recursos mediáticos y financieros de los que carece la disidencia cubana por estas tierras, se lanzan a la ofensiva, con sus campañas propagandística, intentando, silenciar a la familia de Payá, limpiar de sospechas al estado, condenando antes del juicio al conductor del auto.

Sin embargo, el secuestro de Modig, que mas que testigo en la investigación parece un rehén del gobierno, solo sirve para apoyar lo que también se informa en el despacho de TT, la exigencia de la organización fundada por Oswaldo Payá, el Movimiento Cristiano Liberación de una investigación abierta e imparcial, y que la Viuda de Payá, Ofelia Acevedo se niegue a aceptar esa explicación oficial del accidente dada por el régimen.

Lo último que querría yo, es ver en conflicto el estado donde nací con aquel que me acogió dándome su ciudadanía. Por ello deseo que todo esto se resuelva cuanto antes, liberándose a Modig y que éste de su testimonio, con toda libertad, sobre lo que pasó con Payá, con un hombre que me honró con su mano, y del que contaré a mis nietos que cayó en la primera línea del deber, ya sabremos si por accidente o por asesinato, trabajando sin descanso, por algo que no merece receso; la defensa de los derechos humanos.

¿Llegó la hora de reactivar viejas experiencias?

27 Jul

https://lh5.googleusercontent.com/-0vqrLkUfQlg/UBLTpXWpdwI/AAAAAAAAD-E/cUOE0t91n64/s912/payakommitte%2520006.jpg

Sesión del  extinto Comité Escandinavo pro Premio Nobel a Oswaldo Payá. ¿Será necesario crear uno similar? Foto: Germán Díaz Guerra.

Dos personajes de los que mencioné en mi artículo anterior han salido a la palestra sueca con motivo de la muerte de Payá. El primero es Alexis Gainza, el Paladín de Anna Ardín, cuando se indagó por ella en el programa de María Elvira. El segundo es Birger Thureson, uno de los suecos que sufrió arresto y deportación de Cuba, para más información sobre su caso, remito a la edición número 16 de Cuba Nuestra, Otoño 2000.

Lo que dice el amigo de Anna Ardin

El marco de las apariciones es Dagen (El día) es una publicación que pretende desde los principios cristianos informar e influir en la sociedad. La revista se presenta como políticamente independiente pero suele coincidir con los líneamientos de la Democracia Cristiana Sueca, que no olvidemos es de origen protestante.  “Payás död är en stor Förlust för demokratiförespråkarna” (“La muerte de Payá es una gran pérdida para los defensores de la democracia ‘) publicado el 24/ 07/2012.

Aquí, la redactora Sofie Hedman le hace una entrevista al cubano Alexis Gainza, a quien presenta como activista de derechos humanos y autor de “Cuba vista desde el exilio“.  Se trata de un librito financiado por el Centro Liberal Internacional Sueco, el mismo, que en los tiempos en que se dejaba asesorar por Cuba Nuestra, llegó a convertirse en el centro neurálgico de la solidaridad sueca con la disidencia Cubana. Sin embargo, hoy en día, el SILC apenas se siente en relación al tema; alguna conferencia pública por aquí, la presentación de un filme por allá, y según se puede leer en su sitio digital, el mantenimiento como proyecto cambio de Misceláneas de Cuba, la revista que fundada en sus orígenes  por Gainza, como servicio de su empresa personal Presslingua, para convertirse ya una vez financiada por los liberales suecos, en  voz de la organización del mismo nombre, que hoy preside en Suecia, el polémico Oswaldo Alfonso Valdés.

Gainza se mantuvo como director de Misceláneas hasta que renunció a ella, salpicado en el escándalo Assange-Ardín y el mundo fijó la mirada en su persona por su amistad con la acusadora del fundador de Wikileakes. Por supuesto nada de esto se dice en la presentación del inmigrante ante el lector de Dagen.

Gainza comienza dándole por las venas del gusto a los protestantes suecos, con la afirmación, desde mi punto de vista cuestionable, de que un grupo cada vez mayor de los católicos en Cuba se levantan contra la iglesia para criticar sus vínculos con el régimen de la isla. Luego asocia la profesión de Oswaldo Payá como ingeniero en tecnología médica, incluidos respiradores, para usar la metáfora que el fundador y líder del MCL grupo Demócrata Cristiano de Cuba, también le dio oxígeno a la oposición cubana; por cierto, el mismo Gainza ha publicado en su página de Facebook una foto donde se le puede ver usando este tipo de artilugio, tras enfermarse, sabrá Dios si por los efectos del lío armado con Assange.

Alexis Gainza describe a la periodista  una situación cubana en la cual cada día se crean mas disidentes y en la que más católicos rechazan a su Iglesia, esto último no me parece muy cierto mas allá del exilio, y algún sector de la oposición. Además  recuerda que en los últimos años, varios opositores murieron en circunstancias sospechosas, por ello opina que, probablemente, lo acontecido el domingo fuera un asesinato.

En el texto no se dice una sola palabra sobre Modig y esto, nos llama la atención; ya que los anteriores arrestos de suecos en Cuba tuvieron lugar cuando Gainza se desempeñaba como Coordinador General de la revista  Cuba Nuestra y sabe muy bien, porque participó de manera protagónica, lo importante que fue la movilización desatada, entonces, desde nuestra equipo en coordinación con nuestras contrapartes suecas para lograr la liberación de los prisioneros.

Escribe Birger Thureson

Como dijimos arriba uno de ellos es el también redactor de Dagen, Birger Thureson, quien un día después publica la nota “Den modige demokraten” (“El demócrata valiente”).
Hace años, coincidí con Birger Thureson en algunas actividades relacionadas con el apoyo al movimiento democrático, particularmente en el Comité por el Nobel a Payá, dentro del que también participaba Gainza.

https://lh4.googleusercontent.com/-nIMBCk87pNE/UBLTogKX__I/AAAAAAAAD-A/-xCPNppjF0k/s912/payakommitte%2520005.jpg

 Miembros del Comité Payá, al fondo Alexis Gainza. Foto: Germán Díaz Guerra.
https://lh4.googleusercontent.com/-U2iwQhNn3s0/UBLTDLex1KI/AAAAAAAAD74/gK5MGZ3Ugcc/s720/P8250011.JPG

 Birger Thureson durante otra reunión del Comité Payá. Foto. Germán Díaz Guerra

Se trata, con el sueco, de un periodista y escritor, nacido el 27 de agosto de 1942, graduado por la Universidad de Uppsala en Artes y Teología. Ha sido pastor del movimiento Pentecostal, y ha trabajado con diferencias agencias de ayuda para el desarrollo internacional. Como periodista ha sido editor ejecutivo del Herald y el Evangelio de Västerbotten Norra 1997-1999, y editor de la revista de noticias liberal y escritor de editoriales en el Correo de Västerbotten. Por último, trabaja como reportero y editorialista en El Día; es además autor de unos veinte libros y miembro de la Unión de Escritores de Suecia desde 1982.

En su artículo publicado por Dagen, el día 25 de julio de 2012; Thureson nos habla de su pulover rojo con la imagen de uno de los defensores de la democracia en Cuba, Oswaldo Payá. Es en vano, se ha perdido, dice al principio.

Personalmente me acuerdo del pulóver al que se refiere, producido por los Jóvenes democristianos en los tiempos en que su lider era líder Jakob Forssmed y participaba en el Comité pro premio Nobel a Payá.  Quién nos diría entonces que su futuro sucesor terminaría arrestado en la isla.

https://lh3.googleusercontent.com/-Je5v8mw_9cY/UBLTlpIGpLI/AAAAAAAAD9I/w7aczj5dod8/s912/P3080014.JPG

 Foto tomada por Germán Díaz, quien también pertenecía al Comité, a  Jakob Forssmed, el entonces lider de la Juventud Democristiana. Sólo él sabe si aún quedan de los  pulóveres con el resotro de Oswaldo Payá que su organización produjo entonces, quienes deseen contactarle tenderán que comunicarse con la oficina del actual Primer Ministro de Suecia donde Forssmed se desempeña como Secretario de Estado, es lo que se llama carrera política.

Al comité perteneciá la redacción de Cuba Nuestra y por nuestra parte nos pareció muy justo que Thureson fuera elegido presidente,  como el mismo escribe, tomando en cuenta el hecho de que él, junto con dos colegas más, él periodista sueco, hubieran sido encarcelados e interrogados por la Seguridad en La Habana, durante casi tres días y luego expulsados ​​del país.

https://lh6.googleusercontent.com/-9xnvFwGmWxk/UBLTn8O87rI/AAAAAAAAD9s/N74Yu8bTTm8/s912/payakommitte%2520001.jpg

 Thuresson, al fondo, durante sesión del Comité Payá. Foto: Germán Díaz Guerra

Como bien explica el redactor, la tarea del comité era presionar por la entrega del Premio Nobel de la Paz a Payá. Fue nominado, pero nunca lo consiguió. Y cita una carta enviada por el disidente desde Cuba y leída en la reunión anual del 16 de febrero 2005, en la que Oswaldo Paya, agradecía nuestro apoyo. Y escribía: “La promoción del diálogo es nuestra misión primordial hoy en día – entre los pueblos y las sociedades con historias diferentes, de diferentes religiones y culturas, así como dentro de cada nación, la sociedad y la familia.”

Leyendo el artículo, recuerdo la extraña disolución del Comité, como si una orden hubiera llegado de arriba, por lo menos de quienes nos ofrecían toda la logística para funcionar con  los liberales y democristianos suecos. Algún día habrá que investigar que fue lo que pasó y quizás Thureson pueda darnos las razónes.

https://lh5.googleusercontent.com/-GkeiB-kiunQ/UBLTE7kb1gI/AAAAAAAAD8k/DyXB38tcp44/s912/P8250020.JPG

El autor al centro, durante otra sesión del Comité, primero a la Izquierda Eric Jennischet, director del Centro Internacional Liberal donde solían tener lugar las reuniones del Comité pro Premio Nobel a Payá. Foto: Germán Díaz Guerra.

De todos modo, venga la autocrítica a la parte cubana; debimos haber seguido actuando, aunque fuera, reunidos en un sótano, quizás habríamos logrado, para seguir en la tónica de Gainza, que Payá siguiera hoy respirando.
https://lh3.googleusercontent.com/-XlUpW97TjKo/UBLTkdJfT1I/AAAAAAAAD80/M7BraUfDVW4/s912/P3080003.JPG

El autor, primero a la derecha, revisando una edición reciente de Cuba Nuestra, mientras esperaba,  junto miembros del Comité Payá, esperando la llegada del resto. Foto: Germán Díaz Guerra.

En este segundo artículo se califica de misterioso el accidente de Oswaldo Payá, y su muerte como una pérdida no sólo para la familia, sino también para el pueblo cubano.

Así mismo el periodista rememora su primer contacto con Payá y otros disidentes cubanos, como le llamó la atención, su lealtad a su pueblo y asegura que no eran traidores financiado por EE.UU, que amaban a Cuba pero sentían que Fidel Castro traicionó a la revolución mediante la sustitución de una dictadura con otra. En resumen,  que los disidentes lo que querían, era la libertad, independencia y derechos humanos. El mismo participó en reuniones donde la oposición discutía el futuro de Cuba con las ventanas abiertas a la calle, pues, decían, no tener nada que ocultar. Sin embargo, pagaban un alto precio, en términos de las sentencias de acoso y la cárcel.

Hablando sobre Oswaldo Payá, el sueco, se refiere a los campos de internamiento, a la fundación y dirección del Proyecto Varela, que reunió a la oposición cubana en un intento de abrir el cerrado sistema político de Cuba, usando medios legales y pacíficos y que fue por esto que se le otorgó el PremioSajarov del Parlamento Europeo.  Ahora, este diálogo y la voz por un cambio pacífico ha sido silenciada, escribe ¿ por un accidente? se pregunta, luego contiúa:

Sobre este punto, todavía hay incertidumbre. Pero está claro que Oswaldo Payá ha estado durante mucho tiempo bajo la amenaza de aquellos en el poder en Cuba. ¿Un accidente fatal?. En este punto impera todavía la falta de claridad. Lo que si está claro,  es que Oswaldo vivió mucho tiempo bajo la amenaza de los que tienen el poder en Cuba. Un accidente mortal se adapta como un guante a la mano. Encaja muy bien para que el mundo exterior, pueda seguir comprando, sin interrupciones, la verdad oficial,  que a La Habana le sirve.

Al final, el periodista nos cuenta que ha encontrado su camiseta Roja, la que le ayudará a mantener viva la memoria del valiente democristiano Oswaldo Payá.

Es un texto bonito, que comparte con el anterior la sospecha de que el accidente pueda ser un asesinato, algo de lo que ya no hablan los políticos. Pero pasa por alto, como el otro, el arresto de Modig, quien sigue pasando en La Habana por la misma situación que pasó 12 años atrás, el mismo Birger Thureson.
He revisado hoy la edición digital de Dagen y no he visto que aparezca nada sobre el joven retenido en Cuba. En cambio tanto el liberal Dagens Nyheter, como el conservador Svenska Dagbladet, publicaron en su sitio digital, en la noche del 26 de Julio un despacho, firmado en La Habana por TT-AFP, donde se reporta, que si bien, los críticos arrestados en el funeral de Payá han sido puesto en libertad, mientras que  Aron Modig y el español que le acompañaba en el coche con Payá, permanecen bajo custodia policial.

Pos su parte, el periódico Världen Idag (Mundo hoy), anunciaba este día 27 de julio que, de acuerdo a Catarina Axelsson en el servicio de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores, una representación de la Embajada de Suecia en Cuba se había podido reunir ayer con el presidente de Jóvenes Demócratas cristiano, por la policía de inmigración cubana. La razón por la que Aron Modig, de 27 años, sigue detenido en el país; la jusitificación de acuerdo con la embajada, es que debe estar disponible para la investigación policial del accidente, que el domingo pasado  cobró la vida de Oswaldo Payá y su colega Harold Cepero. Disponible Ok, ¿pero encerrado en inmigración por qué?

https://fbcdn-sphotos-a.akamaihd.net/hphotos-ak-snc7/s720x720/395720_10151052090420551_1789734986_n.jpg

Foto de Aron Modig publicada en su página de Facebook.

El despacho se hace eco de la información contradictoria sobre la causa del accidente de coche, de que los familiares de Payá acusan al régimen de ser responsable, mientras que la versión oficial de las autoridades, es que el coche salió de la carretera a alta velocidad y se estrelló contra un árbol.
Esta muy bien que Aron se mantenga en Cuba y testifique, lo que no me parece justificable que siga encerrado en extranjería, y no solo esto, sino que tampoco se le permita hablar con la Esposa de Oswaldo Payá, la cual acaba de declarar en un video, que amigos europeos le informaron de mensajes enviados por Aron, involucrando a un segundo auto, en los hechos, quizás sea esta la razón por la que a estas alturas el joven escandinavo no esté suelto.

Me parece que los juristas cubanos deberían revisar los textos sobre derechos humanos que un día bajo el auspicio de la agencia para el desarrollo ASDI publicaron y estudiaron en Cuba y pronunciarse sobre lo que esta pasando con el ciudadanos sueco. De lo contrario, y si la cosa sigue demorando, habrá que sintentizar viejas experiencias, la del arresto de Thureson y el trabajo por el Nobel a Paya, creando a partir de aquí un nuevo comité sueco cuyo lema sea “LIBERTAD PARA ARON”

¡Libertad para Modig y Carromero ya! Qué se dice y no se dice de la muerte de Payá

26 Jul


Angel Carromero y Aron Modig: testigos de la muerte de Oswaldo Payá

Un padre preocupado

La periodista Linnea Johansson ha publicado el artículo Aron Modigs pappa: Var emot resan från början (El papá de Aaron estaba en contra del viaje desde el principio) en la página aparece como modificada por última vez antes de mi lectura, el 26 d julio de 2012 10:42:55. En el artículo se entrevista al padre de Aaron Modigs, Lennart Myhr, quien declaró a la periodista que desde el principio no le hacía feliz de que su hijo fuera a un país tan lejano como Cuba, ni que estuviera en la Conchinchína, digo yo-, pero que por suerte había una embajada en La Habana.

Según la nota, Lennart Myhr había estado en contacto con su hijo por vía telefónica y mensajes de textos después del accidente automovilístico en Cuba, en el que su hijo estaba involucrado y en el, que recuerda, falleció el nominado al Nobel de la Paz, Oswaldo Payá. Sin embargo, según el artículo Modig no le ha dicho a su padre una sola palabra sobre las causas o circunstancias del accidente, al punto que Myhr declara: ” espero que se encontrara en el asiento de atrás”. Es lógico, pues se cree que el asiento de atrás es mas seguro, sin embargo, según las versiones del hecho que está difundiendo el gobierno cubano, Modig se encontraba en el asiento de alante junto al conductor.

De acuerdo al artículo del DN, se suponía que Aron Modig debía volver a Suecia el jueves 26 de Julio. Ahora no se sabe cuando será el viaje de vuelta. El padre Lennart Myhr tiene la esperanza de que su hijo puede regresar a casa tan pronto como sea posible.

Modig el rehén

Dos interrogantes nos deja la nota. La primera ¿por qué Aarón no menciona nada acerca de cuál es la causa del accidente?. La segunda qué o quién le retiene en Cuba. La diplomacia del silencio desplegada tanto por el estado, como por el partido de Modig; poco puede ayudarnos a responderlo.

Un indicio de que Aron no esta actuado por voluntad propia, lo había dado ayer desde Cuba Ofelia Acebedo,en una grabación que usted puede escuchar en el portal de Cuba nuestra. En esta declaración la Viuda de Payá, cuestiona la versión gubernamental, desautoriza el respaldo dado a la misma Elizardo Sánchez Santa Cruz – como si sus enviados, llegados después del accidente, hubieran podido saber si hubo o no, otro auto involucrado, ni que tuviesen una máquina del tiempo- y lo más importante, Ofelia pide que le dejan hablar con los sobrevivientes, entiéndanse Aron Modig y Ángel Carromero.

Del vicesecretario de Nuevas Generaciones del PP de Madrid, se sabía su permanecía aún en dependencias policiales, de Modig ni eso, solo que era falsa la noticia de que había salido de Cuba.

Como dice el dicho, mas vale malo conocido que bueno por conocer. Si la viuda Ofelia no ha podido encontrarse con el sueco, una de las dos personas que vieron por última vez con vida a su marido, si Modig no ha sido capaz de hacerle por lo menos una visita de condolencia, como demanda las mas elemental cortesía, hay espacio para suponer que el líder democristiano sueco no se esta moviendo libremente por sus pies y así ha resultado ser.

Con tal de averiguar por su paradero concreto, he llamado hoy, tanto a la Oficina de la Juventud Democristiana como al Centro Democristiano Internacional sin que nadie respondiera, solo el contestador. Afortunadamente ya tenemos los “malo por conocer”, Europa press ha informado hoy en su sitio que Jens Aron Modig está retenido en una oficina de la Dirección de Inmigración y Extranjería de Cuba en La Habana, y que aunque no estaba acusado de nada no podía salir de la isla. En la nota se recuerda que tanto Modig como su compañero Ángel Carromerro, tras resultar heridos de levedad, habían sido trasladados al Hospital Clínico Quirúrgico Docente Carlos Manuel de Céspedes de Bayamo, ciudad próxima al lugar donde tuvieron el accidente. Modig habría sido trasladado el lunes a la oficina de Inmigración, donde se encuentra actualmente en contacto con la Embajada sueca en la isla. Anteriormente, el Ministerio de Exteriores sueco informó a Europa Press que el joven democristiano permanecería en La Habana en calidad de “testigo” del accidente. A pesar de esto, a Modig no se le permite salir de la oficina y los representantes solo pueden comunicarse con él por teléfono; están pidiendo al Gobierno cubano poder reunirse cara a cara con el presidente de la KDU y aún esperan respuesta. Valiente manera de tratar a un testigo, si esto, no es un arresto, o peor aún, un secuestro, que venga Dios y lo vea.

Modig viajó a Cuba a mediados de este mes junto con el vicesecretario general de Nuevas Generaciones del PP en Madrid, aunque entraron en la isla como turistas, aprovecharon para mantener contactos con la oposición cubana, entre ellos el destacado disidente Oswaldo Payá.

Los dicen en el partido

Mas parece, que ni el estado ni el partido al que pertenece Modig quieren formar revuelo -como tampoco hacen los españoles con su preso- La tesis de que el accidente fue un asesinato apenas se discute en Suecia, mas bien se habla de accidente, y por supuesto se loa la memoria de Payá, como hacen hoy los miembros del Partido Democristiano, Ankarberg Johansson (El secretario del Partido) Désirée Pethrus (Parlamentaria y portavoz de política exterior),  Caroline Szyber (Miembro del Parlamento) y Henry G. Ehrenberg ( Presidente de Centro Internacional Demócrata Cristiana ) en el artículo ” Payá bar hoppet om ett demokratiskt Kuba ” (Payá Porta la esperanza de una Cuba democrática), publicado este 26 de Julio de 2012, en el periódico conservador Svenska Dagbladet. Aquí se informa de la participación de una delegación de los cristianodemócratas suecos en el acto que tuvo lugar el 24 de julio en Madrid, para conmemorar al líder del Movimiento Cristiano Liberación, el Martes. Así mismo se hace un recuento de la lucha de Oswaldo Payá por una Cuba democrática, donde los derechos humanos y las libertades se respetarán, su recogida de 25.000 firmas entre 1998 y 2003 para lograr un referéndum como el Proyecto Varela, sobre el futuro del estado unipartidista, también se habla de la entrega por parte del Parlamento Europeo en 2002, del premio Sájarov a la libertad de pensamiento, y que en varias ocasiones, Payá también había sido nominado para el Premio Nobel de la Paz. En la nota se recuerda que uno de los más cercanos colaboradores de Payá, Harold Cepero, también murió, por desgracia ese 22 de julio. El texto cargado de palabras bonitas no hace la menor referencia a la posibilidad de que se tratara de un asesinato, mucho menos cuestiona que es lo que está pasando en Cuba con los dos pasajeros que sobrevivieron en el accidente.

Lo mismo ocurre con el articulo “Payá var en sann hälte” (Paya fue un verdadero héroe ), firmado por Henrik G Ehrenberg y Maria Folkegård Falk, Secretaria General del Centro Internacional Democristiano, y publicado en el portal de dicha institución (http://www.kicsweden.org/). Entre muchas cosas bellas sobre la grandeza de Payas, se habla del alto precio que tuvo que pagar él y su familia en forma de arrestos y acosos por parte de la Seguridad, mas en ningún caso se sugiere, no por asomo, que esta pudiera estar involucrada en el accidente.

La razón de tanto tino

Tal vez, lo que se busca con tanto “tacto” es apaciguar al gobierno cubano, al cual, no debe hacerle mucha gracia el hecho de que Payá y Cepero estuvieran merodeando con sus correligionarios extranjeros, precisamente en Bayamo, la provincia donde se desató una epidemia de Cólera, que parece mas controlada en el terrenos de la información que en el de la salud pública. Y muy bien pudiera ocurrir que como castigo por su osadía, el joven sueco corriera en Cuba, el mismo destino que en la Etiopía postcomunistas, están sufriendo desde hace un año, dos coterráneos suyos, los periodistas suecos Martin Schibbye, Johan Persson, detenido en la provincia de Ogaden, aquella tierra poblada de somalíes que gracias a la intervención militar cubana, hoy sigue siendo provincia etiope.

Los dos periodistas suecos condenados a 11 años de prisión por terrorismo habían sido arrestados por fuerzas etíopes el 1 de julio de 2011, tras un combate con la guerrilla del Frente de Liberación Nacional del Ogaden (ONLF, por sus siglas en inglés). Se trata de una guerrilla separatista somalí, que considera a Etiopía como país de un gobierno ocupante, una situación que nunca se explicó a los cubanos “internacionalistas” enviados a combatir junto al ejército del dictador pro soviético Mengistu Haile Mariam, responsable de la muerte, por lo menos de 200 mil personas.

Traigo a colación este caso, para recordar a los voceros del régimen cubano de que la única ingerencia extranjera que este condena, es la que se realiza de afuera hacia adentro, pero que no tiene el menor rubor de practicarla de adentro hacia afuera, como fue el caso del cuerno africano, donde sus soldados impidieron no solo la devolución de Ogaden a Somalia, sino la liberación de Eritrea, país hoy independiente, donde los suecos también tienen un ciudadano prisionero, en este caso el periodista sueco eritreano David Isaak.

Lo suecos presos en otros lados del mundo por meterse en política “ajena” no es nada nuevo, existen experiencias previas, incluso en Cuba, como la de los periodistas Peter Göttell, Helena Söderqvist, Bieger Thureson, así como el politólogo Erik Jennische , todos ellos sufrieron arresto y deportanción en Cuba, los cuatro fueron a la isla como parte de proyecto gestados en el Centro Internacional Liberal Suecos, nacidos de la inseminación provocada por la revista Cuba Nuestra, la misma en cuya redacción nació la iniciativa de que se entregara el Sajarov a Oswaldo Payá, una idea que pudimos catapultar usando al SILC, como palanca.

https://lh5.googleusercontent.com/-fQMQ1BRf50k/UBLTsa-hUDI/AAAAAAAAD-c/JZoFptgS_jg/s912/payakommitte%2520007.jpg

El liberal sueco Erik jennische junto a su compatriota democristiano Henrik G Ehrenberg durante una sesión en el SILC del extinto Comité Escandinavo pro Premio Nobel de la Paz, a Oswaldo Payá. Foto: Germán Díaz Guerra.

Una extaña agente de la Cía

Mas allá de los Democristianos, va la famosa Anna Ardín, quienes hayan leído el editorial de Cuba Nuestra dedicado a su caso, recordarán, que se trata de una de las dos suecas que hicieron poner a Julián Assange los pies en polvorosa, acusándolo de violación, su nombre, relacionándola con el caso Assange se mencionó en todo el mundo menos en Suecia, donde a su manera, se censura lo que no convenga. Mientras tanto, la prensa cubana con el eco de los medios dependientes de ella dentro de la izquierda, lanzó el bulo de que Ardín estaba vinculada con la Cía; se  usó como argumento la amistad de esta Chica con Alexis Gainza, conectado a su vez con Carlos Alberto Montaner, quien apenas tenía idea alguna, de quien rayos era, la tal Ardin. Pues bien, Ardín que viajó a Cuba en una misión de los socialdemócratas, similar a la de Aron Modig con respecto a los demócratas cristianos, solo, que la de ella, sirvió para generar broncas dentro de la socialdemocracia, a decir del  lider sociáldemócrata  Manuel Cuesta Morúa, valiente “operación de la Cía.” sería esa. De todos modos, Ardin se basa en su experiencia cubana para escribir un artículo en su blog,  titulado: “Däför tror jag inte att Payá blev mördad (“Por lo tanto no creo que Paya fue asesinado).

Anna Ardía, a la izquierda, trató de desacreditar al lider socialdemócrata cubano Manuel Cuestra Morúa, a la derecha ante sus compañeros suecos.

Ardin afirma en su blog, que si bien la Democracia Cristiana en Cuba está convencida de que el accidente de Paya fue un asesinato, ella lo cree improbable por varias razones. En primer lugar porque no piensa que el gobierno cubano actuaría de esa manera ya que, según la presunta colaboradora de la CIA, los asesinatos políticos son extremadamente raros en Cuba, a diferencia de Colombia, por ejemplo. En segundo lugar considera que el deseo del régimen de librarse de Payá no era particularmente alto. Ardin relata que visitó la oficina del MCL en Cuba y que, en su valoración, por algún motivo Payá era más tolerado por el régimen de Castro que la mayoría de los opositores. Afirma esto, basándose en que ningún otro grupo político de los que conoció tenía tan cerca una oficina de trabajo con computadoras, teléfonos y donde podía celebrarse reuniones con más de tres personas. Otro elemente que aduce, tratado por Ardín en su tesis de maestría, era el bajo nivel de democracia interna de MCL, sobre esa base al régimen le habría sido fácil cortar sus contactos con el mundo y evitar que sus partidarios internacionales pudieran reunirse con él, que es lo que suele hacerse con otros disidentes en mayor medida, además de que la influencia de Payá en Cuba es, según ella, bastante marginal.

Otra improbabilidad que señala Ardín, es la de que se vaya a realizar en Cuba un asesinato político con el peligro de matar a un “político occidental”; mas bien debió escribir “oriental”, ya que los suecos llegan a Cuba desde el este. Incluso el hecho de tener un testigo ya sería algo malo para el gobierno escribe la bloguera sueca. Por último, para darle más validez, a la versión del accidente; Ardín hecha mano a la situación del tráfico en Cuba, egún ella el más espantoso de cuantos ha visto en el mundo, con autobuses, coches y camiones de los años 40, sin luces, con caravanas de burros en las autotopista, caminos a menudo abismales, sin línea de separación y taxis con cinturones de seguridad cortados, por lo que sería más probable que fuera un accidente y no un asesinato.

Un resonador del gobierno en el corazón del exilio

Mejor defensa hecha fura de Cuba, de la defensa de su gobierno, programas radiales que tiene Edmundo García en Miami. Aquellos que acusan a Anna Ardín de trabajar para la CIA, deberían revaloriza su opinión, salvo que seá misión de la agencia, velar por el buen nombre del Gobierno en Cuba, lo que encaja en la teoría de que el castrismo con todo su andamiaje “revolucionario” no fue más que un caballo de Troya del capitalismo, introducido en el Campo Socialista para obtener información y llevarlo a la ruina, cortando de paso tanto el transito de droga como el despegue demográfico en una isla tan cercana y de fuerte tradición española.

Mas dejemos para otro momento las teorías conspiratorias y analicemos la coincidencia esencial de lo que plantea en Suecia, Ardían, con lo que ha venido diciendo en los últimos días Edmundo García desde los micrófonos de su estudio y que usted puede escuchar en nuestro canal de Youtube.

Como puede usted comprobar, en la edición de La Tarde se Mueve, correspondiente al 23/07/2012, Edmundo García, reconoce en Oswaldo Payá el opositor mas decente, y reconoce que no era financiado desde el exterior, arremete contra la hipótesis del asesinato de Payá, entre otros argumentos, con uno que coincide con el de Ardín, cuando afirma el aislamiento de Paya, que el gobierno no tenía necesidad de instrumentar un asesinato, ya que Paya no podía cambiar las cosas en nada. El otro elemento en que casi coinciden es en la afirmación de que en Cuba no se realizan asesinatos políticos, y cita como ejemplos, el hecho de que el dictador Batistas no hubiera sido ejecutado como tampoco muchos de los exiliados beligerantes que se pasean tranquilamente por Miami; del mismo modo, que hoy lo hace, el propio Edmundo.


Conclusiones

Los dos defensores de la inocencia del régimen cubano, la acusadora de Assange y el propagandista de Miami, al subrayar las debilidades de Oswaldo Payá, pasan por alto su fortaleza, que manifestó con el proyecto Varela, al obligar al régimen cubano a cambiar la constitución, lo que nunca había pasado en aquellos países que modelaron ese sistema. En el caso de García, resulta absurdo colocar a Payá en el mismo saco de la gente, que tanto él como el régimen necesitan para justificar su arbitrariedad, un Batista corrupto que facilitó la aura de liberación que acompañó a la revolución y una camada de viejos ex terroristas, que ya no mantan ni a una araña, que mucha veces coinciden en sus sillas de ruedas agentes de la seguridad cubana, los mismos que contra lanza sus batallas etéreas, La Tarde se mueve, y a los que tanto partido se saca a la hora de justificar el espionaje de todos los cubanos, lo mismo en Cuba que en el exterior. Por último, se olvida que en Cuba se están dando cambios económicos que inevitablemente repercuten en todo el sistema político; sobre todo en la manera de administrar la disidencia y frenar la oposición. Si cuando el estado mantenía el monopolio total del empleo, y cualquiera podía perder su trabajo de manera arbitraria, por firmar un documento como el Varela, Payá fue capaz de reunir miles de firmas, de que no sería capaz ahora, que miles de Cubanos como pedía Modig en Suecia a la juventud, se están buscando una vida sin depender del estado, donde irrumpen las nuevas tecnologías, como ese teléfono celular que informó a Rosa María del involucramiento de otro auto.

Es verdad que Payá fue un intocable, pero también, durante todo ese tiempo quien mantenía los hilos del poder era Fidel Castro, quizás en algún espacio de su cerebro, un resquicio dialéctico le dictaba que era mejor dejar a Paya suelto que encerrado, o peor aún, enterrado. Hoy, no tenemos la menor garantía de que siga en Cuba el mismo mando, se esta dando un cambio generacional donde una juventud oportunista, va tomando poco a poco el control de la isla, quién sabe, si se ha delegado la atención de Paya, a algún bestia, incapaz de calcular el daño, que se haría al sistema, matando a Paya.

En cualquier caso, ha de mantenerse la presunción de inocencia para los dos posibles culpables de la muerte de Paya, Carromero quien se a autoinculpado en unas condiciones que parecen de secuestro, y el Estado, que tiene la ventaja de ser Juez, donde debería ser parte. Por eso, si tiene lugar un juicio en Cuba, no podremos creer en su veredicto, será en el tiempo en quien se habrá de confiar. Va siendo hora de reclamar, con vehemencia y sin tapujos el derecho de Modig y Carromero a moverse libremente, por lo menos en Cuba, a que puedan contactar con la prensa internacional y decir ante el mundo, sin celadores ni custodios, las verdad de lo que pasó con Oswaldo Payá.

Editorial Cuba Nuestra, del 25 de julio de 2012

25 Jul

 

Aron Modig, presidente de la juventud cristiana, argumentando contra la legalización del cannabis en un debate de canal 4 en la televisión de Suecia
El Martes, 24 de Julio fue enterrado Oswaldo Payá, la figura más pura y destacada dentro del Movimiento Democrático Cubano. El Estado cubano ha “transmitió sus condolencias” de la mejor manera que podía hacerlo, deteniendo decenas de los disidentes que acompañaban al entierro.

Hasta ahora, la muerte del hombre que impulsó el “Proyecto Varela” sigue envuelta en el misterio. La prensa gubernamental cubana dice, que fue un accidente, Rosa María Paya, la hija del finado, denuncia que fue un asesinato, su fuente; uno de los dos extranjeros que viajaban en el auto, donde también falleció el joven activista Harold Cepero.
Hasta ahora los dos testigos, por alguna extraña razón no se han atrevido a dar declaraciones públicas sobre los hechos, ellos son el español Ángel Carromero y el sueco Jens Aron Modig. Carromero, líder Madrileño de Nuevas Generaciones del Partido Popular, quien conducía el auto en el momento del accidente, se encuentra retenido en Cuba. Por su parte Modig, presidente de la Federación de Jóvenes Democristianos de Suecia, tras prestar declaraciones a la policía cubana se supone que podría salir de Cuba, más por lo que nos cuenta desde su canal de Youtube el cubano radicado en Sucia, Emilio Lupín hasta el momento Modig se encuentra en la isla.

Desde nuestro punto de vista lo correcto, en caso de haber tenido la opción física, es que  el del líder democristiano sueco, permaneciera en el país caribeño, respaldando en los momentos difíciles del entierro a la familia de Payá, confirmando las declaraciones de la hija y sobretodo no dejando en la estacada a su compañero de viajes, Ángel Carromero, por lo menos hasta que éste también saliera de Cuba.

Ya sea allá en Cuba o cuando Aron Modig ya  esté  de vuelta a casa “fuera de peligro”.  Es deber de la prensa nacional en internacional en Suecia realizar el trabajo que no supo, o no le permitieron hacer mientras, que el joven nórdico se encontraba en Cuba. Vamos a facilitarles la tarea, formulando cuatro preguntas claves para esclarecer, si lo ocurrido el domingo 22 de julio, fue un simple accidente o un asesinato.
¿Fue embestido por otro vehículo o no, el auto en que viajaba Modig?
¿Cómo explica que fueran precisamente los enemigos frontales del régimen y a su vez los mas indefensos en términos jurídicos los que perecieran, mientras los extranjeros, solo recibían heridas leves?
¿Por qué no se los llevaron a todos juntos al mismo Hospital?
Y por último.
¿En qué estado se encontraban, vivos o muertos, Payá y Cepero antes de desaparecer de su vista?
Ahora Modig tiene la palabra, en teoría no debería serle difícil, le encanta el debate con la media y se muestra tan fiel a su ideología que hasta ha apostado por la creación de una versión sueca del Tea party; y siendo el democristiano de los que alecciona a la juventud de su patria para que tomen responsabilidad por sus vidas, es hora de que el también lo haga, demostrando que que no habla solo de economía sino también de ética y así lo hará diciendo la verdad solo la verdad, que nos saque de dudas, aunque nunca está demás rezar para que el democristiano no haya pactado con el Diablo su salida de Cuba.
Esperemos entonces que Jens Aron Modig diga la verdad, que esté a la altura de un auténtico líder político, y sobretodo del reto que tiene que significar para él sueco el ejemplo de coraje cívico que está dando dado la hija de Payá, denunciando ella sola, desguarnecida, allá en Cuba, el presunto asesinato de su papá.
https://fbcdn-sphotos-a.akamaihd.net/hphotos-ak-snc6/218330_123366774408133_1777113_o.jpg

Y ya, que hablamos de Rosa María Payá, emplazamos desde aquí, a todos los que durante décadas dicen haberse preocupado por el pueblo, del que ella es hija ejemplar: el cubano, emplazamos en primer lugar a los miembros del extinto Comité Escandinavo por el Premio Nobel a Oswaldo Payá, al Partido Democristiano, al Partido Liberal, en segundo lugar a los partidos que coquetearon durante años con el régimen de Fidel Castro; el Partido Socialdemócrata y al Partido de Izquierda en Suecia, emplazamos incluso a la llamada Asociación Sueco Cubana, que durante décadas ha administrado millones de coronas pagadas por el contribuidor de este país para financiar supuestos proyectos de “solidaridad con Cuba”, por último emplazamos al ministerio de Relaciones Exteriores sueco, para que ofrezca la protección a Rosa María Payá, incluyendo el asilo político, si ella lo pidiere. Es lo menos que puede hacer tras el mutismo de sus representantes en la isla durante los últimos acontecimientos; el silencio cómplice con el régimen y gracias al cual, no, nos cabe duda, creen  que podrán sacar a Modig de Cuba.

Rosa María Payá: la hija coraje

24 Jul

Rosa María Payá, junto a su abuela. Una hija ha perdido a un padre, una madre a un hijo. Foto; publicada por Rosa María en su sitio de Facebook

“Quien sabe que se comete un crimen y no lo denuncia, es un cómplice”
José Martí

Este martes se entierra a Oswaldo Payá y será el cardenal Jaime Ortega, de cuyas posiciones tanto disintió, quien oficie el funeral en el Cementerio Colón de la capital cubana. La presencia de Ortega, no está mal, está bien, es una forma de mostrar que la jerarquía eclesiástica cubana no hace deferencías (como es su deber, entre el poder y la disidencia. Pero, también, es verdad, no hacía falta un Cardenal para facilitar la entrada al cielo de Paya, pues si su Dios existe, habrá acogido en su seno a Oswaldo.

Pocos como Payá merecen estar a su diestra, inspirando desde las alturas a quienes en la tierra siguen trabajando por el bienestar de Cuba; como esas 400 personas, vanguardia de un pueblo que pierde el miedo, que se atrevieron a gritar LIBERTAD en la parroquia El Salvador del Mundo, en el barrio del Cerro de La Habana, el lunes pasado, cuando se velaba el cuerpo del destacado activista democrático.

Allí junto al féretro de Payá, están diplomático de Holanda, Italia, Polonia y Noruega, mezclados con afamados activistas e intelectuales disidentes como Yoani Sánchez, Miriam Leiva, Fundador y líder inicial informal de las Damas de Blanco, Berta Soler, actual vocera, Marta Beatriz Roque, Óscar Elías Biscet, Librado Linares, Vladimiro Roca, Félix Navarro, Ángel Moya, entre otros. También se encontraba Elizardo Sánchez , cuyos colaboradores, están confirmando la tesis oficial sobre el accidente. No se trata de acusar a Elizardo de colaborador del gobierno, mucho mejor de hacernos con el epíteto de Agente Juana, que repiten por igual sus enemigos castristas y anticastristas, basándose en información difundida por la seguridad del Estados, como si esta, se dedicara a delatar a sus agentes y usarlos para la jarana. Pero, sí, tenemos derecho a pensar que sus fuentes informativas están contaminadas por infiltrados del régimen.

En una foto que ya le ha dado la vuelta al mundo, puede verse a Ofelia y Rosa María, la viuda y la huérfana de quien ya podemos llamar Padre fundador de la democracia cubana, un padre que puede estar orgulloso de haber procreado una auténtica hija coraje,¿ que otra definición le podemos dar a Rosa María, cuando es la única voz con valor para decir al mundo lo que otros testigos callan?

Rosa María y su madre junto al Féretro de Oswaldo Payá. Fotografía publicada en .publimetro.com.mx

Y es que, gracias a Dios, vivimos en los tiempos de la telefonía celular, algo que olvidan para su mal algunos criminales, gracias a ella, salieron corrieron más rápido que la censura las informaciones de los muchachos que iban en el carro con Oswaldo Payá; dándole a conocer a la hija, allá en La Habana, que había un auto intentando sacarlos de la carretera, embistiéndolos en todo momento, cosa de películas. Rosa María dice a cuantos medios se acercan a ella lo que piensa, sin miedos, ni pelos en la lengua, que aquello no fue un accidente, que a Payá querían hacerle daño y por eso, terminaron matando a su padre.

Esta impresión se confirma con declaraciones hechas por Carlos, el hermano del disidente, quien declaró a medios internacionales que en junio, Payá habían sufrido un accidente de tráfico en La Habana, similar al que le llevó a la muerte. Al parecer, a la segunda fue la vencida, como pasara en México, con ese Trotski tan bién descrito por Leonardo Padura en “El hombre que amaba los perros”.
Se trataría pues, de la consumación de viejas amenazas, es lo mismo que una y otra vez repite Rosa María a cuanto medio de comunicación le contacta, mientras tanto los dos muchachos, que le dieron esa misma información, los testigo del hecho, que estan fuera de peligro, no solo de sus lesiones, sino de los salones de los hospitales cubanos (difícil decir que es peor) protegido por los cuerpos diplomáticos de sus respectivas embajadas, callan, con un silencio rayano en complicidad. ¿Con tales amigos para que necesitan enemigos los cubanos que luchan por la democracia?

No es, que no, nos damos cuenta del poder del gobierno cubano para acallar a los  dos sobrevivientes del accidente, el dirigente de Nuevas Generaciones del PP en Madrid, Ángel Carromero y el presidente de la Liga de la Juventud Demócrata Cristiana de Suecia (KDU), Jens Aron Modig, ambos de 27 años.  En Cuba se encuentran uno de los pocos discípulos que restan en el mundo de aquellos que en 1937, quebraron en Moscú a viejos bolcheviques. Sí, se pudo doblegar a aquellos  hombres curtidos, forjados en la lucha contra el zarismo y la contrarrevolución, que no, se podría hacer con dos miembros de la generación MTV, crecidos en una época  y una zona de confusión genérica, donde la virilidad se observa con sospecha cuando no se le considera francamente “pecaminosa”.
Pero, ni aún así, se justifica el silencio de Carromero y Modig, mas cuando un prominente opositor como Elizardo, anda avalando el informe del gobierno. Cuando se asumen un cargó público, cuando se encabeza una organización política, y sobretodo cuando se posa de  internacionalista se debe estar dispuestos, incluso a arriesgar la vida, como hacían antaño los comunistas, no importa lo manipulados que fueran a mil aventuras,  que en lugar de utopías servían para construir las más retrógrada dictaduras.
El español Ángel Barrios y el sueco Jens Aron Modig, no tenían que haber esperado a salir del  hospital este lunes para contar al mundo lo que había pasado ¿Acaso no estaba hospitalizado Fariñas cuando decía horrores del régimen cubano? Lo tenían que hacer, era, pedir los teléfonos móviles a  los representantes de sus respetivas en embajadas que fueron a visitarlos, comunicarse con sus respectivos partido y por esa vía decir al mundo la verdad de lo que había pasado. Pero no, no lo hicieron, ahorrándole el trabajo de ampararlos y tragos amargos a sus diplomáticos.
Y no solo esto, presentándose como se presenta el Estado cubano como un Estado de Derecho, deberían haber acudido a la primera estación de policía y denunciado el atentado. Y puestos a pensar bien, hasta sabe Dios, sino le hubieran hecho un favor al gobierno cubano, si el presunto accidente, no es mas que una iniciativa intermedia, tomada por algún burócrata intermedio, ya para hacer carrera,  ya para frenar las reformas impulsadas desde arriba. En todo caso la muerte de Payá, rebotará como un boomerang sobre la credibilidad de un régimen nacido en un baño de sangre que poco a poco se iba olvidando. Que estaba aprendiendo formas modernas de control social, como son la multa en lugar del palo, y la avalancha de respuestas desde la hegemonía mediática a la palabra que cuestiona. Si lo que aconteció el fatídico domingo 22 de julio en la localidad conocida como La Gavina, a 22 kilómetros de la ciudad de Bayamo, provincia oriental de Granma, fue un asesinato premeditado y la élite gubernamental no está implicada, lo que puede ella hacer es  decretar una investigación profunda, caiga quien caiga, y mejor si es tripartita, con representantes de los reinos de Suecia y España,  ya que dos súbditos de estos, también fueron  agredidos.
Pero no, la alternativa ha sido otra, cubrirlo todo y fomentar un muro de silencio que acalle el grito de Rosa María Payá. Es ella quien está en peligro, es en ella, en quien tienen que pensar los afamados políticos que en todo el mundo están lamentando la muerte de Payá y patentizando su admiración como es el caso de Barack Obama, Mitt Romney,  la jefa de la diplomacia europea Catherine Ashton, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y hasta ese Felipe Calderón, que de haberse encontrado con Payá en la Habana, quizás otro gallo cantaría.
En cuanto a los que solicitan mas información (que no se dará) al gobierno de La Habana,  como hace  el  gobierno de Chile, ministro Andrés Chadwick, y el mismo Gobierno de Rajoy. Lo que tendrían que hacer, es convertir sus respectivas embajadas en centros de prensa, donde bajo la cobertura de la inmunidad diplomática  Carromero y Modig puedan hablar con toda libertad. Decir lo que por miedo o por lo que sea ya no se atreven, repetir lo que se les escapó cuando tuvo lugar el accidente y llamaron a Rosa María Payá,  quizás, mas para pedir su auxilio que para informar, que describan en detalles los acontecimiento y sobre el estado en que se encontraban Oswaldo Payá y Harold Cepero antes de ser llevados al hospital. o mejor dicho, antes que Payá “desapareciera” como se informó en el primer parte emitido por el Movimiento Cristiano Liberación*,
Ahora, en contubernio con una media internacional que aparenta no saber como se indaga,  dejan en la estacada, esta dama cubana, que heredera de la hidalguía de su papá, cubre al que le hizo la llamada, guardando la esperanza de los que quienes vieron morir a su papá, una vez, fuera de Cuba, cuenten la verdad, mientras tanto para el tiempo y las pruebas se puede “esfumar.” Que gran lección de amor filial, en estos tiempos donde la modernidad contrapone padres e hijos, desacreditando particularmente la figura paterna,  donde progenitores y proles se abandonan mutuamente,  sin percatarse de que actúan con libertad, de que son objeto de un programa diseñado con el fin de desarticular la famila, la misma donde se genera ciudadanos integrales como los Payá.
Yo sé, que muchos cubanos, sobretodo desde el exterior desean ver en Rosa María, una suerte de nueva mambisa, una Candelaria Figueredo y Vázquez, de nuestro tiempo, que abandere la democracia, que ocupe junto a la madre la trinchera de  su padre en el Movimiento Cristiano Liberación, que ya debería cambiar su nombre por el de Oswaldo Payá.  Pero todos tenemos una responsabilidad con esta niña, que por la forma en que pierde a su papá, se convierte en la hija del Pueblo. Pero esta niña por lealtad a la memoria de su padre, está corriendo peligro, el mismo o mas que aquellos extranjeros, que teniendo estados que les respaldan no se atreve a hablar. Por eso como Canducha debería partir el exilio, por ejemplo a Suecia.

https://i0.wp.com/www.zunzun.cu/libros/patriotas-cubanos/images/candelaria.jpg

 Candelaria Figueredo Vázquez “Canducha” (1852 – 1924). ¿ No se da un aíre la la hija corare de Oswaldo Payá?

No es, que les espere aquí, una vida del todo fácil, tendrá problemas que enfrentar, que incluso le recordarán muchas de las cosas que sufrió, como puede ser la segregación por su origen nacional. Mas por otra parte, encontrar la posibilidad de seguirse desarrollando a nivel intelectual y unas garantías materiales decorosas para comenzar una nueva vida, sin necesidad de recibir limosnas de nadie; como pasó con la Madre de Orlando Zapata en Miami y mucho menos agresiones tan brutales como los  policías  que corrieron de la Plaza del Sol de Madrid a los exiliados cubanos, que protestaban por no tener de que vivir. Y queda aún otro motivo, el exilio cubano en Europa, fragmentado y corrompido, necesita de un liderazgo que le permita actuar unido y neutralizar el poderoso castrismo continental, se trata de un gran vacío que una joven como Rosa María, podría llenar, con su conocimiento de la realidad cubana  y sobretodo con los valores que le inculcara Oswaldo Payá.

Por estas razónes, hago desde aquí un llamado al Departamento de Exteriores de Suecia, y sus autoridades de inmigración para que contacten a la familia Payá con el ofrecimiento de asilo político, dejando a su arbitrio si quieren venir aquí o seguir inmolándose allá.  Apelo además, a quienes por años hicieron de la solidaridad con  el movimiento democrático cubano un medio para recibir financiamiento. Ellos tienen los conocimiento y contactos necesarios para movilizar a los funcionarios suecos en este empeño, compensando con creces el dinero que en nombre de Cuba han ganado.

*

URGENTE! OSWALDO PAYA DESAPARECIDO LUEGO DE SER EMBESTIDO AUTOMOVIL EN QUE VIAJABA.

o530424_222551887859803_1812199919_nNOS COMUNICA DESDE LA ISLA OFELIA ACEVEDO, ESPOSA DE OSWALDO PAYA QUE EL LÍDER DEL MCL SE ENCUENTRA DESAPARECIDO JUNTO A HAROLD CEPERO QUIEN LE ACOMPAÑABA  EN UN RECORRIDO POR LA REGIÓN ORIENTAL DE LA ISLA. OSWALDO IBA ACOMPAÑADO ADEMAS POR DOS AMIGOS SOLIDARIOS QUE ESTÁN EN ESTOS MOMENTOS INGRESADOS EN EL HOSPITAL CARLOS MANUEL DE CESPEDES.

DONDE ESTAN OSWALDO Y HAROLD? RESPONDAN LOS AGRESORES DE NUESTROS HERMANOS! RESPONSABILIZAMOS A LA JUNTA MILITAR CUBANA Y AL GENERAL RAUL CASTRO POR LA VIDA DE NUESTRO LÍDER OSWALDO PAYA Y POR LA DE SUS ACOMPAÑANTES.  LES RESPONSABILIZAMOS POR ESTA AGRESION PREMEDITADA CONTRA SUS VIDAS Y LLAMAMOS A LA OPUNCIA PUBLICA INTERNACIONAL A QUE DEMANDE GARANTÍAS PARA LA VIDA DE OSWALDO PAYA, HAROLD CEPERO Y LAS DOS PERSONAS QUE LES ACOMPAÑABAN  QUE ESTÁN EN ESTOS MOMENTOS INGRESADAS CON LESIONES.

Publicado: 22 Julio 2012 en Otros.
Comentarios: 8

Comentarios

Comentario de Ricardo & Greisel
Hora: 23 Julio 2012, 10:14 pm

La última enseñanza de Payá

23 Jul

https://fbcdn-sphotos-a.akamaihd.net/hphotos-ak-snc6/205775_1891249517543_6155991_n.jpg

Oswaldo Payá. Foto: Publicada en su página de facebook

 Una nota sobre Cuba ha sido publicada este 23 de julio de 2012 en la página oficial del Partido Demócrata Cristiano de Suecia, en ella, se informa que Aron Modig, presidente de la liga juvenil del partido acababa de sufrir un accidente en la isla el pasado domingo. Así mismo, se informa que en el auto viajaban Ángel Carromero Barrios, vicepresidente en Madrid de las Generaciones Nuevas, sección del Partido de la Juventud Popular en España y Oswaldo Payá, fundador del Movimiento Cristiano Liberación (MCL) en Cuba y así como su colega Harold Cepero. Según el texto, el hospital anunció que Oswaldo y Harold habían fallecido. Mire usted, que casualidad, siempre le toca al cubano. Según, el mismo escrito, Aaron Bravo y Ángel Barrios Carromero se encuentran en el Hospital Carlos Manuel de Céspedes en la provincia de Granma. Aron Modig estaba consciente y personal de la Embajada de Suecia viajaba en camino al hospital.

Para entender un poco lo que pasó y por qué pasó, habría que preguntarse ¿Qué hacían los extranjeros accidentados con Payá? Si uno lee, por ejemplo, lo que había escrito, poco días antes del accidente en su twiter Ángel Carromero, se creería, sobretodo, sí no sé conoce quién fue Oswaldo Payá, que estaban de pachanga;veamos:

8:49 pm – 20 jul 12 vía Twitter for iPhone · Detalles

Estoy desafiando los límites del sudor!!! Me caen goterones por la frente!!!

A Swedish dancing sevillanas is too much for me…. Jajajajaja oleeeeee

@AyoGardel gracias!!! Creo q en esta ocasión la necesitaré!! Sino ya sabes el hashtag que tenéis que usar jajajaja

cada día me gusta más Gloria Estefan, su música y lo que representa para mucha gente

Calor, Risas, Gloria Estefan y un sueco bailando sevillanas (A Swedish dancing sevillanas is too much for me…. Jajajajaja oleeeeee). Supongo que se refiere a Modig, sino a quién. Todo muy frívolo, como para despistar o… quizás porque así es la juventud europea actual.

Para confirmar en que andaba realmente el sueco accidentado, Germán Díaz Guerra, redactor de Cuba Nuestra, se ha comunicado con Kallen Bäck, Secretario General de la KDU, quien le informó de la verdadera misión de su compatriota, apoyar al movimiento democrático en Cuba, la misma información fue ofrecida por Bäck a nuestra colega Linnea Johansson, cuyo artículo “KDU-ordförande skadad ” (presidente KDUestá herido) se publicó a las 06:02, hora sueca en la versión digital del periódico del verspertino Dagens Nyheter, donde la periodista escribe que Modig (Apellido que en español significa valiente, por cierto) estaba en un viaje a Cuba para mostrar su apoyo al movimiento democrático cuando tuvo lugar el accidente en el que murió Payá.

https://i0.wp.com/www.kdu.se/wp-content/uploads/2012/05/Kalle-21.jpg

 Kallen Bäck, Secretario General de la KDU

La periodista, también contactó a André Mkandawire del servicio de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores, quien dijo que harán lo que se suele hacer en estos casos, ayudar a la persona para ponerse en contacto con sus familiares y que vuela a su casa en Suecia. Sin embargo, por el momento no tenían ninguna información sobre cuándo el joven político se trasladaría de nuevo a Suecia; ahora el enfoque estaba en el tratamiento de su lesión en el hospital, dijo André Mkandawire. La redactora reconoció que hasta el momento no hay detalles sobre lo que causó el accidente del coche, mas se hizo eco de las declaraciones de la hija de Oswaldo Payá, Rosa María Payá, quien dijo en la CNN que otro vehículo había chocado al coche, provocando que este se saliera del camino y finalmente se estrellara contra un árbol. Esta declaración parece ser la misma o por lo menos coincide, con la que nos hiciera llegar, anoche Carlos Payá y que usted puede escuchar pinchando aquí.

https://i0.wp.com/www.kdu.se/wp-content/uploads/2012/05/Aron-1.jpg

Aron Modig, presidente de la liga juvenil del partido Democristiano de Suecia

Por su parte, Europa Press, publicó un artículo titulado “El dirigente de NNGG había entrado como turista en la isla junto a un colega sueco”, el cual informa, como su título indica que Ángel Carromero había entrado como turista en la isla, acompañado por el presidente de la Liga de la Juventud Demócrata Cristiana de Suecia. Así mismo, se comunican las motivaciones políticas del viaje: “Ambos querían aprovechar este desplazamiento para entablar contactos con la oposición cubana, si bien, en el aeropuerto, solo dijeron que viajaban por motivos de turismo, para evitar que se les denegara la entrada en Cuba”. En la nota se dice que el coche del accidente dio varias vueltas de campana; Carromero y Modig resultaron heridos, aunque su estado, en principio, no reviste gravedad y se repite lo que ya sabemos, que la hija de Oswaldo Payá, María, había denunciado,” según el testimonio de los supervivientes”, un segundo coche embistió varias veces, intentando sacarlo de la carretera, el vehículo en el que viajaba su padre y los tres acompañantes. También se nos informa que el cónsul de España en La Habana, Álvaro Kirkpatrick, acompañado de sus colegas de la Embajada sueca en La Habana, habían llegado en torno al mediodía del día 23 de Julio (hora española) a Bayamo, allí visitó a Carromero y comprobó que se encontraba bien físicamente, aunque “muy conmocionado”. Otro dato importante que se da, es, el de que un opositor que había hablado con la familia de Payá, informó que Carromero conducía el coche siniestrado. Sí esto, es verdad, difícil resulta comprender la levedad de sus heridas, sobretodo en relación con el fallecimiento de sus acompañantes cubanos. Por último, nos enteramos de que Carromero perdió su teléfono móvil en el accidente, pero pudo dar la voz de alarma a través del celular de su colega sueco.

Quizás sea, por este teléfono, que le llegó la versión que mas tarde difundía la hija del finado, es decir, la de uno de los sobrevivientes y llama la atención, el silencio de los dos, una vez que el oficialismo ha dado la suya en un artículo publicado ese mismo 23 de julio en la edición digital de Granma. Veamos lo que dice:

Un lamentable accidente del tránsito en el que fallecieron dos personas y dos resultaron heridas, se produjo este domingo 22 de julio a las 13:50 horas en la localidad conocida como La Gavina, a 22 km de la ciudad de Bayamo, provincia de Granma.Según testigos presenciales, el hecho ocurrió cuando el conductor de un auto turístico rentado, perdió el control y se impactó contra un árbol.Los fallecidos son los ciudadanos cubanos Oswaldo Payá Sardiñas, residente en La Habana, y Harold Cepero Escalante, oriundo de Ciego de Ávila. Resultaron lesionados el español Ángel Carromero Barrios y el sueco Jens Aron Modig, quienes sufrieron heridas leves y reciben asistencia médica en el hospital Clínico Quirúrgico Docente Carlos Manuel de Céspedes de la citada ciudad. Las autoridades investigan las causas del accidente.


Los únicos que podrían sacarnos de la dudas sobre cuales de las dos versiones del accidente es la cierta, serían Modig y Barrios, y aún así, siempre quedaría la duda, por ejemplo, en caso de que confirmaran la versión oficial , de si fueron lo suficientemente “Modiga”, bravos, como para no dejarse condicionar por las autoridades cubanas, si no dijeron lo que se quería que dijeran como precio para poder salir con vida del hospital, que dio por muertos a los otros viajeros, o librarse de la cárcel, donde se pudre el contratista estadounidense Alan Gross, un lugar nada recomendable para este par de Jovenzuelos; un sitio donde se fabrican fieras como las que se apoderaron de las cárceles norteamericanas durante él Mariel y que el gobierno de Carter tuvo que devolver al único lugar donde se les podía domar, el sistema penitenciario cubano.

El caso es muy complicado, por un lado Payá servía al gobierno para decir que se podía disentir en Cuba y no perder el trabajo, Payá era un defensor del diálogo, jamás pedía ajusticiamiento sino reconciliación, mejor enemigo no se podía pedir y eso molestaba a un sector del exilio que no le comprendía y le atacaba con una seña similar al de la propaganda castrista.
De otro lado estaba su fuerza moral, Payá era el único disidente al que Edmundo García, vocero radial del régimen cubano en Miami, no podía acusar de hacer de la oposición un modo de vida, es decir, acusarle de no ganarse el pan de su familia con el sudor de la frente, de un trabajo corriente, en su caso, el de respetadísimo ingeniero. Y fue el proyecto Varela, su proyecto, el único capaz de superar el “grupúsculo” como llama a las células del movimiento democrático la media oficial, de involucrar a miles de cubanos en una estrategia definida de cambio, algo que rara vez, se vio en Europa oriental, y fue tan poderosa la acción cívica, que obligó al gobierno a cambiar su amada Constitución, copia de la que había regido su aún mas amada y extinta Unión Soviética.

En ese sentido, Payá era un enemigo peligrosísimo que al régimen convenía eliminar; un profeta, que estuvo amparado por la “gracia internacional” mientras era recibido por personalidades como Vicente Fox, presidente de México por el Partido Acción Nacional, por no hablar del mismísimo Papa Juan Pablo II que le recibió en Roma. Mas el profeta, perdió la coraza cuándo el presidente, también panista, Felipe Calderón, y el Papa Benedicto XIII, ambos, huéspedes de Raúl Castro, no se tomaron el trabajo de reunirse con su correligionario y disidente,no usaron su visita a Cuba, para lanzar el manto protector que necesitaba un opositor que hacía como pocos, de la doctrina católica, su máxima inspiración, su luz y su guía. Estos agravios, sospecho, influyeron emotivamente en Payá, llevándolo por momentos a perder el norte, a confundir sus enemigos, emprendiendo la guerra en dos frentes, en el que siempre había luchado, el del totalitarismo y en el que le abrió a la estrategia nacional de la iglesia. Si por último añadimos, la crisis de ingobernabilidad que está sufriendo, ahora el poder del Partido Popular de España, principal valedor de Paya en Europa, tenemos la receta perfecta para debilitar, y sí se daba la ocasión eliminar, como muchos creen, a ese virus mortal para el totalitarismo, que era Oswaldo Payá.

De todo lo dicho, nos queda la moraleja para los que confunden el hacer turismo Cuba con la solidaridad, para los que a veces se olvidan de que los cubanos de la isla son víctimas de la arbitrariedad, no porque la condena la lleven grabada en la piel, lo son, simplemente, en su condición de seres humanos sin poder, como cualquier ciudadano que atraviese para adentro sus fronteras y no habrá otros humanos, que hallándose a su lado, se encuentre plenamente a salvo, por muy sueco o español que sea, por mucho que pueda airear su fortuna de hombre libre con total impunidad donde impera una dictadura. Si el sistema se siente realmente amenazado tomará cartas en el asunto, deportando o encarcelando al intruso, o simplemente, como pudiera ser este caso, usar el recurso abusado en la serie española “Amar en Tiempos Revueltos” dejándole estrellarse contra un árbol, ante ” testigos” muy bien seleccionados. Esta es por desgracia la última lección del Ingeniero Payá, el mismo que, lazando el signo de la “L” enseñó a tantos cubanos a luchar, sin cardos ni ortigas, martirizados mas sin violencia por su libertad.

Encuentro en Estocolmo con un hombre “providencial”: Oswaldo Payá Sardiñas

23 Jul

Oswaldo Payá Sardiñas con democristianos y miembros del Comité Escandinavo Premio Nobel a Payá. Restaurante “Rodolfino”, Estocolmo
Foto: Carlos Manuel Estefanía Aulet.

 

Por Carlos Manuel Estefanía Aulet.

La más cara entre de mis diferentes utopías es la de una sociedad sin Estado, ni clases, donde los hombres, en plena libertad, convivan armónicamente, donde se trabaje, no por dinero o competencia, sino por solidaridad y el placer de crear. Así, me habría gustado ver un camarada de sueños, es decir un libertario cubano (cosa un tanto “utópica”) galardonado con el premio Sájarov 2002 que entrega el Parlamento Europeo a quienes se destacan en la lucha por la libertad de expresión de los pueblos, pero no fue así.
Soy realista y comprendo que para establecer esa sociedad soñada habrá de pasar mucho tiempo, y que para ella no existe otra vía mejor que la transformación pacífica, la persuasión y la reforma, al estilo de las que por décadas hicieron los socialdemócratas suecos para domar al mercado y redistribuir equitativamente la riqueza. Me habría gustado pues que el premio se lo otorgaran a un socialista democrático de mi patria.
También estoy consciente de que para lograr estos cambios sociales no se puede echar a un lado lo mejor de cuanto aportó el pensamiento liberal, es decir el concepto de Estado de Derecho, la partición de los poderes, las garantías procesales y en general las libertades aceptadas universalmente como derechos humanos, en tal sentido no habría tenido el menor reparo que fuese premiado un liberal cubano, con responsabilidad social, al estilo de Martí, por ejemplo.
No fue un libertario, ni un socialdemócrata, ni un liberal quien recibiera, en nombre del pueblo de Cuba, el premio Sájarov 2002, ha sido un democristiano. Sin embargo no hay que sentirse frustrado, en primer lugar porque lo importante hoy es que se premie a un buen cubano, no su doctrina.
Sí, como es el caso, el galardonado con el Sájarov 2002, es un hombre de paz, un intérprete del código humanista que, más allá de cualquier secta o iglesia encierran en profundidad las enseñanzas del maestro Jesús (el hijo del hombre), bien venido sea.
El lunes 30 de diciembre de 2002 he tenido la suerte de conocer personalmente al “elegido”, no me defraudó.
Llegué a las 11:03 AM a los locales adjuntos al Parlamento donde estaba programada la rueda de prensa de Oswaldo Paya. Debía comenzar a las 11 en punto, traía pues, conmigo, junto a la inmensa curiosidad por conocer personalmente al premio Sájarov 2002, el estrés natural de quien sabe ha llegado tarde en una sociedad estrictamente cronometrada como la sueca. Afortunadamente aún no había comenzado la conferencia.
En el salón se hallaban diversas personalidades de la política y de los medios de comunicación, así como jóvenes activistas suecos que han estado en Cuba o que pronto viajarán a la isla en respaldo a su sociedad civil. Entre los últimos me alegró reencontrar Hanna Hellquist, inolvidable por su perfecto español, su carita de estrella hollywoodense de los años treinta y sobretodo por esa pasión, más latina que germánica, con la que se ha entregado a la causa de Cuba. A modo de halago le digo, “solo por tu foto ya vale el número 17 de Cuba Nuestra” -en la edición, recién salida de la imprenta, se publica una excelente entrevista [ ver’Nosotros somos también seres humanos’ Oswaldo Paya ] realizada por Hanna a Paya Sardinas, en Cuba, cuando nadie esperaba su premiación con el Sájarov y el Várela era sólo un proyecto en ciernes. Quizás por ella, por la entrevista al galardonado, es que la revista vuela, como dulce en la puerta de un colegio, a manos de los asistentes, apenas Alexis Gainza, el coordinador general de la publicación, coloca sus ejemplares la mesa de la conferencia.
Entre ellos se encontraban; Góran Holmström, presidente del Consejo por la Democracia y el Desarrollo (institución adjunta al Partido Socialdemócrata Sueco), quien ha estado en Cuba y publicado un excelente articulo sobre ella [ver en Cuba
Nuestra Respaldará la Democracia Cristiana Sueca a su contraparte cubana ], fijo con él una entrevista. Se haya también Liza Migueles, representante democristiana en el Consejo Comunal de Skarpnáck (un caso poco común de sueco-chilena pasada de las filas socialistas a las de la democracia cristiana), el periodista Thomas Gustafsson del periódico socialdemócrata Aftonbladet, Kerstin Kollberg, del periódico liberal Upsala Nya Tidning, Henrik G Ehrenberg redactor del periódico “Kristdemokraten”.
También se encontraba Birger Thureson, redactor del periódico Dagen y uno de los tres suecos arrestados y deportados de Cuba por haber efectuado un seminario con nuestros periodistas independientes en verano del 2000.
Enseguida apareció Payá, franqueado por Lars Leijonborg, presidente saliente del Partido del Pueblo (Folkpartiet), organización socioliberal cuyos representantes en el Parlamento Europeo tomaron la iniciativa en la nominación del opositor cubano al Premio.
Este cubano, del que lo menos que puede decirse es que es un hombre bueno, saludó a los presentes con su habitual y sencilla sonrisa. No se descubre la menor pizca de altanería en el galardonado, ni siquiera ante la admiración y respeto evidentes con el que le acogen, en esta ocasión, los ciudadanos de una de las democracias más antiguas y estables de Europa. Toma
asiento nuestro héroe y ofrece unas palabras introductorias a la rueda de prensa. Se presenta humildemente como parte del movimiento cívico cubano, recordándole a los presentes los miles de
compatriotas que sufren persecución por defender los derechos humanos en su isla. Agradece las atenciones , recibidas en este viaje por representantes de las más 1 diversas orientaciones ideológicas, recalcando que en ) Cuba lo que se construye en estos momentos es la “casa de la democracia”, que sólo en el futuro habrá decidirse de que color ha de pintarse. Explica que la represión en Cuba la sufren por igual los disidentes de izquierda como los que no lo son, y que todos suelen encontrarse, no importa lo variado de sus ideas, cara a cara, en celdas de la policía que les reprime. Así mismo condena todas las dictaduras, no importa su fundamento de derecha o izquierda y alerta contra quienes enfrentan las victimas de unas con las victimas de las otras.
Paya puso al tanto a los presentes de los cambios que desde abajo se están logrando en Cuba En el poder observa la tendencia a crearse una nueva oligarquía, pero desde abajo las transformaciones son evidentes, sobretodo en la mentalidad, más y más cubanos vencen las cultura del miedo, y aunque los CDR no han cambiando su misión de control, la gente que los integra si esta cambiando, esperando y deseando lo mismo que los opositores abiertos.
Paya aboga por una transformación pacífica y sobre la base de la reconciliación, convencido de que de otra manera puede sobrevenir una nueva dictadura lo cual no es deseable en ningún sentido. Paya se manifiesta por la creación de una sociedad donde el hombre no esté sometido ni por el mercado, ni por el Estados. Explicó los métodos fascistóides de terror que asume la represión, narrando como su casa, cuya fachada no es mayor que la de una pequeña pared del local, fue objeto de pintadas y su puerta cerrada desde afuera y rota por las fuerzas represivas en vísperas de su salida. Kerstin Kollberg le pregunta si no tiene miedo a nuevas represalias a su regreso, a lo que responde el entrevistado que sin arrogancia pero con entereza, pondría su destino en manos de Dios.


Oswaldo Payá Sardiñas en el restaurante “Rodolfino”, Estocolmo, 30 de diciembre del 2002.
Foto: Carlos Manuel Estefanía Aulet

Mientras habla aquel hombre, de estatura media, rostro noble y mirada directa a sus interlocutores, recuerdo lo que unos días antes, sobre su persona, me había relatado Alexis Gainza. El coordinador de Cuba Nuestra, acompañado del Erik Jennischet, especializado en la política de la oposición interna cubana, había asistido a la entrega del Premio Sájarov en Estrasburgo, Francia el día 17. Allí los viajeros del norte contactaron al galardonado e iniciado las gestiones para su viaje a Suecia. En el ínterin fueron testigos de la premiación y por tanto de todo lo que lo que no se dijo por la televisión cubana (por motivos de censura mayor) ni llegó a recoger el amplio reportaje que le dedicara al evento TV Martí. Supe así de detalles aparentemente irrelevantes, como la pregunta de no muy “buena leche”, realizada al disidente por una misteriosa periodista de la Radio de Francia (por más señas con estampa sudamericana y hablante del sueco), quien interrogó a Paya sobre su posición con relaciónal trato de los “supuestos terroristas” encerrados por Estados Unidos en Guantánamo. Como a todas las demás preguntas Paya respondió con claridad y sin evasiones, pero devolviendo la pelota al terreno principal de juego, es decir la situación interna cubana, subrayando entre otros aspectos que el no era un juez para determinar si los prisioneros eran terroristas o no, y lamentado que el pueblo de Cuba no tuviera el derecho de expresar sus puntos de vista sobre esa situación. La respuesta fue cerrada con una fuerte ovación.
El incidente no habría tenido para mí mayor trascendencia, en medio del cúmulo de denuncias sobre la violación de los derechos humanos que hizo Paya, tanto  en el discurso al recibir el premio [ver en Cuba Nuestra Palabras de Pat Cox, Presidente del Parlamento Europeo y de Oswaldo Paya, promotor del Proyecto Várela, durante la entrega del Premio Sájarov el 17 de diciembre de 2002 ] como en su conferencia de prensa, si unos días después no hubiese recibido, en una lista de discusión, un artículo diseminado por Adrián Eduardo Cancino, editor digital de Adelante (versión camagüeyana del periódico Granma órgano oficial del Partido Comunista de Cuba) un artículo publicado por la revista digital Rebelión, el día 23 de diciembre, bajo el título de “Fidel Castro, violador de derechos humanos en Guantánamo” . En la nota, firmada por Pascual Serrano, se decía que la principal denuncia realizada por Paya Sardinas, contra el gobierno cubano, al recoger el premio Sájaron, había sido la de la complacencia de Fidel Castro con la violación de los derechos humanos en Guantánamo. También se acusaba a Paya de no condenar a los Estados Unidos.
Cuando llegó mi llegó el turno de preguntar a Paya, y tras presentar a Cuba Nuestra como la voz en Suecia de los Hijos Rebeldes de la Revolución, acoté la tendencia de algunos medios informativos, particularmente los que se presentan como “alternativos”, a preocuparse más, por lo que sucede en la Base de Guantánamo, que por lo que pasa en las cárceles de Cuba. Ejemplaricé el fenómeno con el artículo de “Rebelión”. Consciente estaba de que al dar a conocer aquel “punto de vista” asumía en cierto sentido el papel de “abogado del Diablo”, pero consideré del mismo modo, que esta sería la única oportunidad que tendría Paya para responder la nota. El luchador por los derechos humanos, sin perder la compostura, definió el artículo como una tergiversación total de lo dicho por él: ” ni fueron esas mis palabras, ni fue esa la principal denuncia”. Aprovechó de paso para mostrar a los presentes, con este ejemplo, uno de los mecanismos que se utilizan contra los disidentes cubanos por personas que tienen los recursos todo el tiempo del mundo para escribir cosas de las que ellos no pueden enterarse, así mismo  demandó a quienes decían que no criticaba a Estados Unidos que citaran correctamente sus palabras.
Al terminar la conferencia tuve la posibilidad de intercambiar varias varias ideas con el bravo opositor. Con la naturalidad que le caracteriza me pidió afectuosamente que no le tratase de “usted”, < llamándome “Carlos” a secas, como si fuéramos amigos de toda la vida (al menos esa fue la grata impresión que tuve). Luego desapareció por uno de los pasillos del edificio a fin de continuar sus contactos y entrevistarse, sino me equivoco, con Thomas Gustafsson. El periodista de Aftonbladet tuvo a bien regalarle a Paya su “Socialismo con Salsa” reciente edición hispana de su libro “KUBA, Konflikt och salsa i Karibien” (Carlssons 1997). Se trata una interesante lectura, en clave socialdemócrata, de la historia y la actualidad cubana. El libro tiene por demás el mérito de haber dado a conocer a lector sueco las investigaciones del investigador cubano Jaime Sarusky sobre la inmigración sueca a Cuba, recogidas en su libro “La aventura de los suecos en Cuba”.
A la salida, bajó un frío que ni los suecos eran capaces de soportar, aparecieron los fotógrafos del periódico Expressen, quienes fotografiaron a Paya con una bola de nieve en la mano y el Palacio Real, todo un símbolo nacional de este país, a sus espaldas.
Conformamos una pequeña comitiva, integrada por Paya, Holmstróm, Gainza,Jennische, Migueles, Thure-son, una joven activista que pronto viajará a Cuba para entrevistarse con los disidentes (cuyo nombre no menciono por razones obvias ) y quien escribe. Desandamos los callejones empedrados de la parte antigua de la ciudad hasta llegar al restaurante “Rodolfino”, especializado en comida italiana, donde los dependientes, en un rasgo extra de autenticidad hablaban entre sí en la lengua del Dante. Servilleta tomada ese día en el restaurante “Rodolfino”.
Al entrar me percaté de que Paya no llevaba guantes, quise darle los míos pero me dijo que ya tenía, entonces le ofrecí en su lugar, a modo de recuerdo, la boina que uso y por la que a menudo se me toma por “pintor”, quería hacerle un presente a aquel hombre santificado por el dolor y la ausencia de odios en su corazón, y que mejor que darle lo único que protegía mi indefensa cabeza, este día de calor humano y helada insoportable en la calle. Paya aceptó, con reticencia el presente, yo me sentí tan complacido como el humilde tamborilero del cántico, que regaló el toque de su instrumento alniño Jesús. Quiso el hado o la cortesía de nuestros acompañantes que me tocase sentar frente a frente a un Paya franqueado a la izquierda por Migueles y a la derecha por Thureson. Tan estratégica ubicación me concedió todas las ventajas para entablar una amena charla con el compatriota.
Hablamos de la oposición interna, de las actitudes de sus figuras frente al proyecto Várela, del exilio para el cual no quiso utilizar las palabras de moderación, intransigencia, ni ninguna otra etiqueta que no fuera la de “los que piensan igual o diferente”; y escucho sus argumentos contra el “determinismo biológico” según el cual nada puede cambiarse en Cuba mientras su actual mandatario viva. Gainza sacó a colación los años de cautiverio en Isla de Pinos. Supe de su doble formación académica; Paya estadio física en el Instituto Superior Pedagógico y luego se hizo ingeniero, de ahí quizás esa racionalidad, y sobretodo esa manera tan didáctica con la que expone sus puntos de vista, ante los públicos mas variados. Indagué sobre los cambios que se daban entre sus compañeros de trabajo y me habló del tránsito que se observa: del mobbing y la vigilancia permanente de la seguridad del estado a situaciones jocosas en las que sus colegas piden retratarse con “el disidente”. Esto y la misma presencia frente a mí de Paya me convence de que, sin dudas, Cuba está cambiando.
Por fin Erik nos recordó que ya era hora de partir, abracé a Paya, y me despedí con un “nos veremos en Cuba” , confiado en que respaldando a hombres de su calidad humana y coraje pronto tendremos Cuba para todos. Tal vez sean ellos los seres ” providenciales” encargados de enterrar para siempre, la intolerancia, la injusticia, la violencia y el odio de nuestra tierra, de dar inicio en Cuba a la “nueva era” de paz, concordia y libertad que espera su pueblo desde 1952.
Paya partió, acompañado por los sus cicerones por excelencia en esta cruzada nórdica; Gainza y Jennische, al hotel donde se aloja, el “Victory”. Casualmente es el mismo en que seis años atrás tuvo lugar un seminario con líderes de las organizaciones que conforman La Plataforma Democrática Cubana; La Unión Liberal Cubana, El Partido Democristiano de Cuba y la Coordinadora Socialdemócrata de Cuba. Con la presencia de Paya en el lugar , este sitio ha devenido en todo un símbolo para quienes en Suecia trabajan por la libertad de Cuba. En palabras de mi colega Gainza, el Victory (Victoria) se convierte en el puente que enlaza la solidaridad con la Plataforma y el respaldo nórdico al Proyecto Várela.

Artículo publicado en Cuba Nuestra, númmero 20, Marzo de 2004, páginas 51-54