Archivo | junio, 2014

Todos somos espartanos

23 Jun

 Restos de la antigua Esparta. Foto tomada por Miltos Gikas

 

Siendo niño descubrí el tema de Esparta, gracia a los cuadernos de historia antigua que me regaló mi madre, quedé fascinado por aquella, entre otras partes de la historia clásica.

He leído textos y comentarios sobre aquella sociedad que no sólo me han permitido conocerla mejor, sino reconocer en este mundo, aparentemente sibarita, que nos ha tocado vivir, cuando de espartano se nos ha ido imponiendo. El último estudio sobre el tema que cayó en mis manos fue el delicioso libro de Paúl Cartledge “Esparta, una historia Inmortal”, obra original de 2002, editada en Suecia en el 2012 por la editorial Santérus.

Ensimismado en sus páginas no he podido menos que reconocer aquella utopía feminista –aunque Cartledge se niega a darle ese calificativo- el presente que se nos impone, para terror de un Aristóteles que vio la indisciplina de aquellas mujeres, dispuestas a satisfacerse entre ellas durante las ausencia de sus maridos, y que no necesitaban ni de votos ni de foros para hacerse escuchar por quienes en teoría gobernaban la ciudad, la causa del hundimiento de la civilización espartana. No resulta nada difícil asociar la ruda vida de aquellos guerreros, casi comunistas, con las de los actuales cubanos, convertidos de alguna manera en amos de unos venezolanos que hasta el momento gozan de una vida más rejada con la que llevarían los mesenios aún después de ser conquistados por Esparta.

Y uno se pregunta: ¿De dónde es, sino de la experiencia espartana, que salieron esos órganos de vigilancia y represión con los que los estados occidentales controlan a sus ciudadanos?, ¿Cuánto de espartano no tiene esa promiscuidad entre parejas que, como cosa novedosa, nos han vendido por décadas las industrias culturales? Por último, se quiere algo más espartano, incluso en su lado puritano (puritano contra lo heterosexual) que los dogmas que esparcen a diestra y siniestras las sacerdotisas y sacerdotes de la teoría de género, una vez que han trasformado en templo de su culta, escuelas, universidades y hasta los departamentos de cirugía y psiquiatría de los hospitales.

Por muy democráticas que se nos pinten las sociedades modernas, muchos más se refleja en estas, con sus estructura social inamovible, la antigua Esparta de la Atenas clásica, demasiado conservadora y patriarcal para quienes, respaldados por el moderno “estado nacional” y el capital mundial que nos dictan normas que se debe o no criticar, sobre todo en lo que se refiere a las relaciones matrimoniales o filiales.

En resumen quien legislan con nuestro voto parece inspirarse en Clístenes (570 – 507 a.n.e.) el hombre que echó por tierra las leyes draconianas, introduciendo lo democrático en antigua y enfrentado a la contrarrevolución aristocrática apoyada por Cleómenes I, Rey de Esparta, más bien parecerían tener por modelo aquel Licurgo del cual no se sabe si fue una figura histórica real o inventada, pero al que se atribuye la reforma que marcaron las virtudes de la sociedad espartana, con el igualitarismo, el militarismo la austeridad, y la práctica abolición del individuo. No es de extrañar la apelación a lo irracional para imponer unos extremismos que no se sostienen frente a la razón que coloque al hombre y no quienes le someten como centro de todas las cosas.

Un documental interesante

No fue hasta hace poco que pude ver, con sumo interés, el documental norteamericano de 2002, Raise and Fal of de Spartans, serie en cuatro capítulos que aborda de manera amena y didáctica, aunque un tanto “impresionada” del nacimiento de la “civilización” espartana, en el territorio de Lacedemonia, en el sur del Peloponeso, es precisamente allí donde Homero, ubica en su Ilíada, el reino de Menelao, hermano de Agamenón y marido de Helena.

Aquí se nos narra el modo en que Esparta, la ciudad más importante de la zona, tras guerrear con sus vecinos, de Mesenia los que convirtió en ilota, una suerte de esclavos comunales de la minoría que conformaban los espartanos. Para mantener esta situación de dominación los espartanos tuvieron que adaptarse a la condición de amos colectivos transformando desde la educación hasta el arte guerrear y asumiendo un modo de austero, cuyo verdadero sentido era crear máquinas de matar, capaces de sobrevivir en las peores condiciones, siempre al servicio de una sociedad militar donde la vida del ciudadano “libre” no valía para otra cosa que no fuera la tarea de explotar a otro pueblo.

Siguiendo la compleja dialéctica del amo y el esclavo, el espartano estaba sometido, valga la redundancia a su misión de someter; para cumplirla tuvieron que deshacerse de aquellas actividades en las que alguna vez fueron hábiles, que les humanizaban, como podrían ser las artes, la poesía o el teatro; formas de creación que no por gusto tanto denostó, uno de sus grandes admiradores en la antigüedad, Platón. El discípulo de Sócrates, por muy ateniense que fuera, admiraba en sobremanera a la vieja contrincante de su ciudad estado, con su régimen oligárquico, y orientado a la guerra, donde la actividad política estaba reservada a una clase especial de ciudadanos, los llamados “iguales” (homoioi).

Era entre ellos donde cada año se elegían los cinco éforos que serían los responsables de la administración cotidiana de la ciudad, siempre bajo la supervisión de un “Consejo de Ancianos”, es decir hombres mayores de sesenta años y sobrevivientes a las duras condiciones de vida y de guerra que seguían estos hombres “libres”. Este consejo se denominaba gerousia y lo conformaban 28 miembros elegido de por vida por la asamblea de los ciudadanos.

Un dato peculiar dentro de la vida política espartana es el de la coexistencia de dos reyes hereditarios, quienes procedían de familias diferentes, que se controlaban mutuamente y ejercían funciones religiosas, y administrativas, pero que en Caso de Guerra, uno de ellos participaba como Comandante en jefe de los Ejércitos tras ser seleccionado por la gerousia. Se trata de tradición de la que bien pudieran tomar nota los españoles ahora que están renovando su corona y solucionar de una vez el viejo conflicto entre la rama Carlista y no Carlista de los borbones.

Como se desprende del documental y también de libro de Paul Cartledge, los mejores términos que podríamos usar para describir la Rusia estalinista, son los mismo que nos servirían para hablar de la sociedad espartana; frugalidad y disciplina, sólo que la austeridad de aquellos laconios alcanzaba la arquitectura, algo que no se equipara con aquellos suntuosos edificios y esculturas de estilo clásico, mandados a construir por José Stalin como símbolo del poder del nuevo estado soviético, los espartanos si bien eran profundamente religiosos, diríamos incluso supersticiosos, dejaron de levantar aquellos hermosos templos que al principio adornaban su ciudad.

Ni siquiera la oratoria escapó a esta suerte de revolución cultural, de ahí la palabra “lacónico”, para definir al hombre de pocas palabras, proviene de Laconia, nombre del territorio griego dominado en sus indicios por Esparta. La costumbre de hablar poco se mantuvo entre los espartanos incluso en su etapa decadente, se cuenta que cuando Filipo II tras ocupar Tebas, envía un mensaje a los espartanos diciendo: “Se os avisa para que os sometáis sin mayor dilación, pues enviaré a mi ejército a vuestras tierras y destruiré vuestras granjas, mataré a vuestra gente, y arrasaré vuestra ciudad”, Agis, el Rey de la ciudad se limitó a responder con un escueto “Sí”. Y es que pesar de que la cultura oral, era mucho más importantes que la escrita, los espartanos estaban acostumbrados desde pequeños a sintetizar, como hay que hacer cuando se tienen que dar órdenes militares. Y no puedo pasar por alto que hasta en este aspecto nos parecemos a aquellos griegos, vivimos tiempo donde la moda por no decir la vía para el éxito ha dejado de estar en manos de los parlanchines para pasar a la de los introvertidos, como nos lo demuestra Susan Cain en su libro The Power of Introverts in a Wordl that Can´t stop Talking.

Otra forma en la que nos parecemos a los espartanos es en la facilidad con que nos deshacemos de los niños “defectuosos”, nosotros que tenemos la tecnología necesaria para verlos venir desde etapas muy temprana lo hacemos mediante el aborto, ellos tenían que esperar a que naciera la criatura y se esta no se avenía a sus normas eugenésicas, terminaba expuesta a la crueldad de la naturaleza. Con eso se buscaba crear una raza superior de mujeres paridoras y hombres que habrían de demostrar sus ventajas físicas en la guerra permanente, ya contra los ilotas, ya contra otras ciudades estados, ya contra los invasores persas.

Después de esta selección “natural” venia el elemento de la educación. A partir de los 7 años los niños abandonaban la familia para ser educados en el programa conocido como Agoge, iniciando una formación que duraba hasta la edad de los 30 años, que era cuando se les consideraba condicionados física y mentalmente para todas las funciones que deberían ejecutar al servicio del estado, desde las guerreras a las procreativas.

Como parte de la preparación de futuro guerrero estaba su participación en la prueba conocida como Krypteia o cryptia, lo que en griego significa “escondido” o “secreto”. Este entrenamiento era legitimado con la guerra que cada año, de manera rutinaria y formal se declaraba contra los ilotas, por parte de los éforos una vez que eran elegidos. Era la manera de justificar el asesinato de aquella población ya de por si sometida, que practicarían los jóvenes espartanos sin que ello se les considerara criminales. En esta actividad participaban los chicos más capacitados, a los que sólo se les proveía de un puñal y se les enviaba descalzos y sin abrigo al campo o las montañas vecinas, donde tendrían que sobrevivir, durante un año, sin ser visto por nadie, matando los ilotas y robando la comida que necesitaban. La capacidad para hurtar sin ser visto era algo que se entrenaba en los niños durante su educación, acompañada con los métodos pedagógicos del hambre y el castigo físico.

La Krypteia, no sólo era una oportunidad para demostrar la capacidad de sobrevivencia del futuro guerrero y para la guerra en condiciones muy semejantes a las reales, sino también para sembrar el terror generalizado entre los ilotas, eliminar aquellos que se destacaran por su inteligencia, creatividad, liderazgo o tendencias levantiscas de un posible levantamiento, incluía incursiones ocasionales contra los ilotas en el que se permitía a los futuros ciudadanos matar a los esclavos, con el fin de prepararlos para la guerra.

Mientras que los niños eran entrenados militarmente, las niñas que luego serían mujeres famosas por su belleza, eran educadas en casa, conformadas no para hacer tareas domésticas, que eran en lo general actividad de las esclavas, sino para función principal de parir aquellos hijos saludables que iniciarían en la educación espartana. Del desapego de estas mujeres a sus críos nos habla la frase que se les atribuye cuando estos marchaban a la guerra: “vuelve con el escudo o sobre el escudo”, es decir que preferían verlos regresar muertos antes que vivos y sin honor.

De su disposición a la infidelidad, podríamos sospechar que siendo como era objeto de culto entre las mujeres espartanas, aquella Helena, hija de Zeus y Némesis, según la mitología que como ya vimos, que no era de Troya, sino de Laconia capaz de olvidar a su esposo en los brazos de Paris.

Pero los hombres no se quedaban atrás en el consentimiento y podían proponerse a sus mujeres que se acostaran con jóvenes mejor dotados para perfeccionar la raza. Ahí tenemos el caso del bravo Rey Leónidas, consciente de que perecería en la guerra, recomendó que se casara con un hombre bueno y alumbrara hijos” es decir nuevos guerreros hoplitas.

Pero así como se da este tipo de relación más que fría entre los dos sexos, los esposos era obligado a estar con sus mujeres solo en la noche para luego volver a sus recintos militares, parece que era promovida y aceptada las relaciones íntimas entre los mismos, algo muy similar a lo que estamos viendo en la sociedad moderna con la exaltación y legalización del matrimonio homosexual. El objetivo contemporáneo es sin dudas el de reducir la natalidad, el de los espartanos, era otra el de lograr una cohesión de la falange que luego se manifestaría en su superioridad guerrera, en uno y otro caso queda sin embargo, demostrada como la homosexualidad también puede estar al servicio del estado, un tipo de relación que era inducida a expensa de homosexualización forzada por el estado, es la presunta iniciación erótica de los niños por el “paidonomos” encargado de su educación. No es de extrañar que acostumbrados como estarían los muchachos a tener sexo entre sí, que el día de la noche nupcial se le “facilitaba” la cosa cortando el pelo a la muchacha y haciéndola parecer un varón, como se nos cuenta en el documental.

Pero no solo se lograba la cohesión de los guerreros mediante la vía homosexual, también se apelaba a para ello a la equiparación de bienes, equipamientos caseros, vestimentas, alimentos y hasta con el reduccionismo del habla que ha dado origen a la expresión de “lacónico” para referirse al hombre de pocas palabras. Algo que nos recuerda el empobrecimiento del lenguaje del hombre moderno, la nación o el modelo económico-social en que viva.

Decadencia

Al final, fue en el pecado de la opresión donde los espartanos encontraron su castigo. El poder espartano comienza a declinar a partir del año 371 antes de Cristo. Paul Cartledge nos cuenta en su libro la campaña librada contra ese imperio por el militar y filósofo Epaminondas, con respaldo de la democracia tebana y la rebelión de los mesenios. Fue él, quien fundo la capital Mesene como forma de humillar a los espartanos, convirtiéndose en el griego que más esclavos liberó, acabando con una institución cuestionada en todo el Peloponeso en tanto los esclavos de los espartanos, a diferencia de los que solían haber en otras ciudades, también eran griegos.

Con la derrota de Esparta, Tebas logró la hegemonía dentro de la política griega, pero no por mucho tiempo, pocas décadas después la ciudad fue conquistada y destruida por Filipo II de Macedonia, en compañía de su hijo, el futuro Alejandro Magno. Tras la muerte de éste en el Babilonia del año 331, la ciudad evitará unirse a los atenienses en su rebelión contra los macedonios. Esparta vivirá un cierto renacimiento sobretodo como exportadora de mercenarios, pero ya no será como antes, en el año 146 cuando los Romanos derrotan la Federación Aquea, a la cual pertenecía Esparta esta pasará a formar, parte del protectorado romano sobre Grecia, en el año 32 a.n.e. Esparta toma partido en favor de Octavio en la guerra civil que este sostenía contra Marco Antonio, una vez vencedor y convertido en el emperador Augusto, Octavio será recibido como huésped de honor en Esparta por el “hegemonía de los lacedemonios, benefactor de las ciudades griegas, y ciudadano romano, Julio Eurycles, cuyo padre, Lacares, había sido ejecutado bajo cargos de piratería por orden Marco Antonio.

Sin lugar a dudas, aquellos espartanos de la época de Leónidas I, trasformados en autómatas para la guerra sirvieron para dar a los Persas una imagen tenebrosa de los griegos y ello junto a las derrotas que infligieron a las invasoras, o las victoria pírricas que estos tuvieron sobre ellos, como la batalla del año 480 a.n.e en el estrecho de las Termopilas de (y que el cine ha idealizado en películas como los 300) terminó por desmoralizar y detener a los Persa.

A manera de conclusión

No desearía terminar este comentario sin reinterpretar lo que paso en esas Termópilas, que en un acto de nacionalismo barato el documental equipara con lo acontecido en el fuerte de Álamo, para muchos la muerte de aquellos espartanos a manos de las fuerzas persas ha sido visto como un ejemplo del poder que ejerce el patriotismo de un puñado de hombres frente a un ejército que les supera en creces.

Para mí, no es más, que el resultado que se alcanza cuando en nombre de una causa, no del todo noble, se pierde el sentido de lo que vale una vida humana, como ocurría con los asaltos frontales infantería a descubierto conocidas como olas humanas, que solía utilizar el ejército soviético, durante la segunda guerra mundial y que luego repetiría el Ejército Popular de Liberación de China durante la Guerra de Corea, los vietnamitas durante la Guerra de Indochina y el Basij iraníes (herederos de aquellos persas ) durante la guerra entre Irán e Irak. La única diferencia de aquellos con respecto a los Espartanos radica en la efectividad del soldado antiguo frente a su enemigo, cuando la habilidad del guerrero, su fuerza y capacidad de coordinar el combate con su compañero era o que contaba, lo cual volvía más caras sus vidas, nada que ver con un presente donde el coraje ha sido sustituido por la fría y cobarde habilidad para manejar por control remoto el dron que te mata a distancia.
No creo que debamos habla de honor, cuando en realidad de lo que se trata es del sometimiento del guerrero por una especia de ingeniería social, que no solo inspiró al Platón de la antigüedad o a quienes en el siglo pasado colocaron los cimientos del fascismo o el del comunismo que con todas sus metamorfosis ha llegado a nuestros días. Esparta; con su control de la natalidad, su empobrecimiento cultural, su desarticulación del viejo núcleo familiar, con su segregación y reorientación de la sexualidad , con su ninguneo del individuo en función de un supuesto “bienestar” general, con una educación que no enseña a cuestionar y que sólo sirve para crear las piezas necesarias que necesita el poder, parece ser el recetario donde se encuentra la fórmula para conformar al hombre del siglo XXI, el habitante de una especie de laconia global, que se ve a sí mismo como un Leónidas al frente de sus valientes en las Termópilas, cuando en realidad más que hoplita es un ilota sometido hasta en su imaginación por la tecnología digital.

Anuncios

Un libro para curar el pánico ambiental del presidente Obama

23 Jun

Portada del libro ” El Reloj del Juicio Final, y el mito del hundimiento constante de la tierra” escrito por Svenolof Karlsson, Jacob Nosdangård y Marian Radetzki con introducción de Hans Bergström,

Los fines de semana sostengo una charla sobre temas de actualidad con el corresponsal de Cuba Nuestra en Francia, Félix José Hernández. La conversación luego es colgada en ivoox, o convertida en banda sonora con un video ilustrado con fotos de Estocolmo y Francia que publicamos en nuestro canal de YouTube.

Si revisa el último de estos intercambios, el correspondiente al 21 de junio de 2014, verá que le he prometido a Félix José, responder las recientes declaraciones hecha por Obama sobre el tema de los cambios climáticos.

Resulta que la semana pasada el presidente Barack Obama dio su discurso a los graduados de la Universidad de California, llamando a los jóvenes a combatir el cambio climático “antes de que sea demasiado tarde”, donde prometió un fondo de de $1,000 millones de dólares para las comunidades que se han visto afectadas por los desastres naturales.

Obama comparó a los que no creen en el cambio climático con quienes afirman que la luna está hecha de queso y arremetió contra los miembros en el Congreso que rechazan “automáticamente” las evidencias científicas del cambio climático, ilustrando la materialización de las profecía con el más puro estilo de los predicadores religiosos, con los desastres que de los que tenemos noticia día a día como sequías, incendios, tormentas o inundaciones , que él, considera en aumento y ” relacionados” y en proceso del clima, como se van a “recrudecer” y el costo de su impacto va a ser mayor.

Y ya que hablamos de queso, creo que es a Obama la que se la han dado, con ese derivado lácteo, para usar una frase muy común entre los españoles. Y ya que quiere argumentos científicos que demuestre lo equivocado de estas visiones apocalípticas, debería hacerse traducir un libro aparecido el año pasado en Suecia, bajo el título de “Domedags Klockan och myten om jordens ständiga undergångn”, algo que podríamos traducir como El Reloj del Juicio Final, y el mito del hundimiento constante de la tierra.

La obra parece tomarle el nombre al El Reloj del Apocalipsis, también llamado “el Juicio Final”, que es el reloj simbólico, mantenido desde 1947 por la junta directiva del Bolletin of Atomic Scientists (Boletín de Científicos Atómicos) de la Universidad de Chicago (EEUU), en espera de una “medianoche”, donde la humanidad será destruida por el desarrollo científico y sus consecuencias, ya sea en forma de guerra nuclear global o en forma de catástrofes medioambientales.

De lo que se trata en este libro, escrito por los investigadores Svenolof Karlsson, Jacob Nosdangård, Marian Radetzki con introducción de Hans Bergström, es, de descubrir el origen real de estos y otros agoreros, que parecen haber convencido a Obama y sobretodo, de dónde sale el su dinero que financia sus cuentos.

Para ello se ha aplicado un equipo que nada tiene de improvisado: Jacob Nordangård, es PhD en la asignatura de Tecnología y Cambio Social, y trabaja como profesor en la Universidad de Linköping. Marian Radetzki, es profesor en la Universidad de Luleå en la materia de economía de recursos naturales como una especialidad. Sven-Olof Karlsson estudio filosofía en la Academia Fino-sueca de Åbo, es periodista y autor de unos 25 libros en los que ha abordado entre otros temas el desarrollo tecnológico y la historia de la producción de alimentos, mientras que Hans Bergström, ha sido editor de uno de los más importantes diarios de Suecia, el Dagens Nyheter , editor responsable del periódico Nerikes Allehanda y se desempeña como docente en la materia de ciencias políticas en la Universidad de Gotemburgo, y pertenece a la directiva de la Academia Sueca de Ciencia e ingeniería,

Se trata de un libro de ruptura en un medio como el sueco donde el “consenso” sobre el cambio climático adquiere visos de censura contra todo el que ponga en duda los mitos del hundimiento de la tierra como consecuencia de la acción de los hombres sobre el medioambiente.

Lo bueno que tiene la obra es que no se queda en la simple contra argumentación científica sino que desenmascara el entramado político, mediático e ideológico con el se sostiene las tesis defendidas por Obama en sus discurso ecoalarmista a los estudiantes.

Los investigadores demuestran de manera contundente como los datos objetivos sobre los cambios climáticos ha sido convertidos es tabúes, siendo los cambios climáticos fenómenos naturales y rutinarios a los largo de los millones de años en los que ha existido nuestro planeta, y de cómo el medio ambiente no está necesariamente reñido con el crecimiento económico y el desarrollo, aunque pueda existir casos excepcionales en los que la actividad humana le haga daño al segundo.

El libro desenmascara el rol jugado por diferentes actores como el Bolletin of Atomic Scientists y el Club de Roma en la visión tenebrosa que hoy impera sobre la cuestión climática. En relación al Club de Roma, señala no sólo la ideología autoritaria por la que se rige, sino su vinculación a poderosos intereses internacionales que con el cruento del cambio climático intentan imponernos un gobierno mundial.

Un aspecto particularmente interesante es aquel que nos demuestra el modo en que surgen y financian grupos ambientalistas como Greenpeace, cuyo fundador Patrick More intento enfrentar el fundamentalismo contra el uso del cloro que estaban imponiendo una membresía politizada, sin la menos formación científica, que ha terminado usando contra su persona las mismas técnicas usadas por el estalinismo para desaparecer de la historia aquellas figuras históricas del bolchevismo, caídas en desgracia.

Entre los numerosos datos que se nos ofrece en la obra, vale destacar los recuadros que aparecen en entre las páginas 72 y 73, donde se exponen claramente quienes son los actores y redes que sostienen el pánico climático así como la evolución que ha tenido la cuestión desde el año 1896, en que Henri Bequerel descubre la radio actividad y Svante Arrhenious, uno de los introductores de la eugenesia en Suecia, lanza la teoría de que el aumento del CO2 en la atmósfera haría subir la temperatura del planeta hasta su proyección para el año 2020 cuando se haya implementado plenamente el Protocolo de Kioto sobre el cambio climático para la reducción de los gases que según se creen provocan el calentamiento global: dióxido de carbono (CO2), gas metano (CH4) y óxido nitroso (N2O), además de gases industriales como el hidrofluorocarburos (HFC), perfluorocarbonos (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6).

Se trata de una medida absurda en tanto sin comprender todas las variables del efecto invernadero y que olvida absorción de los rayos infrarrojos que venía del sol, por estos gases disueltos en la atmosfera que la que la vida pudo desarrollarse en la tierra y que nunca la han tenido más fácil los hombres para multiplicarse en las cortísimas etapas de calor vividas por el planeta.

Lo más importante es que en estas páginas aparecen con nombres y apellidos las instituciones y personajes responsables de mantener y expandir la falsa cuestión climática, es pues a Robert O Anderson, Maurice Strong, Fedrick Seitz, Carroll Wilsón, Walter Orr, Roger Revelle, Crispin Tickell, Robert Boling y por supuesto a la Fundación Rockefeller a quienes deberíamos ir a pedir cuenta por la falsa alarma sobre un fenómeno que ya se conocía desde 1824 cuando Joseph Fourier se percata que los gases de la atmósfera atrapaban el calor y aumentaban la temperatura posibilitando la vida planetaria.

Se trata en resumen, de un libro que nos enseña que no se puede tratar a los seres humanos como unos elefantes a los que les está vedado transformar para su bien el medio que les rodea, una obra que adquiere suma relevancia dado el estado de estancamiento artificialmente creado en que se encuentra el debate climático a nivel mundial; es por ello que considero que este trabajo colectivo debería ser traducido o por lo menos reseñado en las lenguas más importantes del mundo. Aquí les dejo a los editores o periodistas interesados, un medio de contacto con la editorial Ekerlid que publicó el libro en el 2013, así como su email bertil.ekerlid@ekerlids.com y o marcando el código de Suecia 46, y llamando al teléfono, 070-696 1057, también podrían contactar a los autores a taSven-Olof Karlsson al, 08-82 40 89 + 358 50 37 92 997.

Espero que lo hagan si quieren ayudar a enfrentar un pensamiento único e irracional que como bien recuerdan los autores de “La hora del juicio Final” parece copiado del esquema marxista, sobre la bancarrota inevitable del modelo capitalista , solo que en lugar del premio de la utopía lo que nos aguarda al final de la historia es una especie de castigo de connotaciones bíblicas más que científicas, una suerte de diluvio universal sino perecemos antes por un bombardeo similar al sufrido por Sodoma y Gomorra, esa así y solo así como terminaría esta, la cual como si no le bastara con las calamidades de todo la vida; guerras, enfermedades y catástrofes, está a punto de pagar, según predicó Obama en California, por su pecado original… Perdón, quise decir medioambiental.

Entre El Veraz y Jennische: La doble imagen de Oswaldo Alfonso Valdés

22 Jun

Portada y contra portada del libro de Erik Jennische “Hay que sacar al policía de la cabeza” Portada y contra portada del libro de Erik Jennische “Hay que sacar al policía de la cabeza”

Cuando apareció en Erik Jennische, con su magnífico uso de un español argentinizado contratado por el Centro Internacional Liberal Sueco (SILC, según sus uniciales en Iglés) para colaborar con temas cubanos, ya llevábamos más un año de haber comprometido la institución con la causa del movimiento democrático en la isla, no como como esta lo había hecho, en los años setenta, compitiendo con la muy castrista Asociación Sueco Cubana en la administración de fondos para el desarrollo que sólo servían para apuntalar al régimen comunista.

Para el año 1998 ya teníamos persuadida a Madeleine Sjöstedt, la por entonces directora de la Institución, que si querían disponer de los fondos de la Agencia Sueca para el desarrollo, SIDA, y usarlos en algún proyecto con Cuba, lo mejor sería justificar su uso respaldando al emergente movimiento democrático cubano y de paso ayudándonos en la impresión de la revista Cuba Nuestra con la cual intentábamos no sólo romper el monopolio informativo del gobierno, sino darle una tribuna al periodismo independiente que acababa de nacer en la isla.

No me cabe la menor duda de que si Erik Jennischet pudo implicarse práctica y profesionalmente en el tema de la oposición cubana, fue gracias a aquella puerta que abrió el equipo de la revista Cuba Nuestra, por entonces identificado con la delegación de la Unión Liberal Cubana en Estocolmo, de otro modo el Centro Internacional Liberal jamás le habría llamado para nada.

Sin embargo, en su reportaje sobre Cuba titulado: “Måste få Polisen ur Huvudet”, en español “Hay que sacar al policía de la cabeza”, publicado por la editorial SILC en el 2013, Erick Jennischet, no le dedica una sola palabra al proyecto que marcó el giro que hizo pasar a SILC del colaboracionismo con el gobierno cubano a la solidaridad con los que disentían de este, algo que de paso facilitó la carrera como funcionario político del propio Jennische, colocando en sus manos importantes recursos que no sólo sirvieron para respaldar a los disidentes cubanos, sino que le permitieron en lo personal, en primer lugar ganarse el pan, luego viajar, entre otros países a Cuba donde fue arrestado y deportado, así como establecer contactos y ganar experiencias de un valor inestimable para quien ha elegido el funcionariado y la política como modo de vida.

En cambio prefiere agregar datos irrelevantes, por ejemplo una tabla sobre la mortalidad infantil en Cuba y otras sobre la ayuda financiera de Estados Unidos a la oposición, casualmente dos elementos que encajan en los proyectos de propaganda oficial cubana. Y no es que este mal que se toque ese punto, pero una vez caído en el tema habría en demostrar la parte oscura con la que se logra esa baja mortalidad, es decir con la aplicación de prácticas abortiva donde no sólo se cargan los niños que podrían morir tras el parto, sino muchos que bien habrían podido sobrevivir, deteniendo con ello la tragedia de reducción de la natalidad y en consecuencia el envejecimiento de la población.

Del mismo modo, podría el antiguo funcionario del SILC esclarecernos, si son ciertas o no las acusaciones realizadas desde la organizaciones castristas suecas acerca de que las asociaciones suecas que trabajan por la democratización de Cuba reciben fondos de la USAID, y de ser cierto explicar quienes han sido los responsables de un hecho tan injustificado como útil a los designios de quienes desean dar la imagen de los críticos del gobierno, que sólo existen gracias al financiamiento del “imperialismo yanqui”.

Nada de esto nos cuenta Erick, como tampoco nos dice de donde vino la orden de disolver el Comité Pro Permio Nobel a Oswaldo Payá que creamos con respaldo del propio SILC, prefiere explayarse -más que en otros disidentes cubanos que menciona, Gorki Ávila, la gente de Estado de Sats o el grupo “Los Aldeanos”- hablando con una especia de adminación más o menos contenida, de dos personajes controversiales que conoció en Cuba. El primero es el doble agente, al que reconoce como tal, Manuel David Orrios, el cual casí se convierte en el personaje protagónico del libro cuando este es presentado por el escritor en el programa “Un libro, un autor” de la Televisión Pública sueca.

El segundo es su amigo y protegido –como nos demostró intentando censurar a Cuba Nuestra durante una polémica con esta persona- Oswaldo Alfonso Valdés, hombre de confianza de Carlos Alberto Montaner en La Habana, a pesar de  la asiduidad con la que la policía política incautaba las esquelas que le enviaba desde Madrid el líder de La Unión Liberal Cubana.

Jennsichet describe a  Oswaldo Alfonso Valdés como una de las estrellas del movimiento democrático en Cuba, quien junto a Claudia Márquez Linares era una fuente permanente del movimiento democrático. Así mismo nos cuenta como aconteció el arresto y reclusión sufridos durante la llamada “Primavera negra”, así como las técnicas usadas por los policía para ablandarlo entre otra; colocándolo entre criminales comunes o amenazándole con mandar a sus niños a un internado para “hijos de la patria”.

En la página 71 el autor vierte al sueco las comprometedoras declaraciones realizadas por Alfonso, donde reconoce que pudo haber sido utilizado por funcionarios de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana. Algo que no sé hasta que punto favorecer la credibilidad de Alfonso frente al público sueco.

En otra parte del libro Jennische nos cuenta de la nueva etapa de Oswaldo Alfonso Valdés en Suecia, país donde recibió la residencia en el año 2005, junto a la promesa de un apartamento Sollfteå y donde a diferencia de muchos exiliados –lo cual no se nos explica-no parece haberle faltado jamás la posibilidad de dedicarse a tiempo completo al tema de la política hacía Cuba, una política que ha dejado de sonar lo mismo en la calle que en la media, sobretodo sin se le compara con los que hacíamos con mucha ilusión y sin ganar una moneda, allá por los años noventa, los exiliados en Suecia.

Jennische recuerda que cuando en agosto de 2012 se encontró con Oswaldo Alfonso tras varios años de no haberse visto, este se hallaba contento y saludable, al final se había hecho de una buena vida en Suecia y dando de paso la noticia de que se había casado con un hombre de Ecuador, dato sin importancia en una Suecia donde Derechas e izquierda comparte una misma ideología de género que la izquierda. En la misma página, esta vez la 64, Jennischet nos cuenta que desde hacía algún tiempo Oswaldo Alfonso se había convertido en el redactor jefe de la Revista Misceláneas de Cuba, la cual Erick Jennische describe con una de las publicaciones más importantes de la prensa independiente y el movimiento democrático cubano. Tal vez, eso sea verdad como también podría serlo la sospecha de que Misceláneas nació en Suecia con el fin de debilitar, opacar y competir deslealmente con la primera publicación independiente de los cubanos en Europa, Cuba Nuestra.

Misceláneas se presenta a la luz en sus inicios como un proyecto de Prislingua, empresa particular de la persona que Cuba Nuestra había designado como su representante ante el Centro Internacional Liberal, con la misión, además de asesorar a los suecos el tema Cubano; Alexis Gaiza, a quien Jennische no olvida agradecer en su libro.

Muy pronto la nueva revista pasa a convertirse en un proyecto financiado por el SILC. Fue ya en esta etapa cuando Gainza, no se sabe si por iniciativa propia, o por instrucción, se desempeño como el máximo promotor de la figura de Oswaldo Alfonso como ejemplo de las de los represaliados durante la Primavera Negra y a pesar de las críticas lanzadas en su contra por sus compañeros de causa que aún se mantenían en las cárceles cubana, una tarea en la que no paró el creador de Misceláneas de Cuba hasta colocar en sus manos a la criatura y luego desaparecer del escenario del exilio cubano en Suecia a raíz de su defensa de Ana Ardin la acusadora de Julián Assange, a la que la media cubana intentó vincular con Montaner usando como conexión al propio Gainza.

Sin embargo, la relación de Oswaldo Alfonso con Misceláneas de Cuba parece haber cambiado; cuando se revisa la lista de sus redactores, se ha esfumado su nombre, como también ocurre con el de Gainza y el resto de vieja guardia.

A falta de otra explicación habrá que echar mano a lo que aparece publicado este 21 de junio de 2014, bajo el título de: Osvaldo Alfonso Valdés:¿el Judas de la disidencia cubana?, en El Veraz; periódico de Puerto Rico, donde por cierto también colabora la ex esposa de Alfonso Valdés, Claudia Márques.

Según la nota redactada por Luis A. Rodríguez y basándose en una presunta fuente anónima, vinculada a exiliados cubanos en Estocolmo y al SILC Osvaldo Alfonso Valdés, hasta hace poco, se vio obligado a abandonar su cargo Director General y analista político de Misceláneas de Cuba, tras descubrirse un hecho de corrupción en que lo responsabilizan por la malversación de fondos destinados a la revista y la disidencia interna. Según la misma fuente, el problema estaría siendo manejado con discreción para evitar un escándalo.

En el mismo artículo se buscan antecedentes, el comportamiento de Alfonso durante la represión del año 2003 y se considera que no fue arbitraria la decisión de Washington de retirarle la visa de Refugiado Político, como tampoco injusta su expulsión del Partido Liberal Democrático Cubano, justificándose el hecho de que Claudia Márquez Linares, entonces periodista independiente de la agencia “DECORO”, avergonzada por la actitud de su esposo decidiera abandonarlo.

Foto de Oswaldo Alfonso Valdés con la que El Véraz ilustra el artículo que le dedica.

Por mi parte, no he podido confirmar lo que se afirma en periódico borinqueño, y menos verificar si se trata de acontecimiento aislado, o de algo más grave el final de un operativo de la Seguridad del Estado de Cuba para dar el tiro de gracia y poner fin definitivamente a una larga saga iniciada en aquel tiempo, en que sin un centavo pero con mucho empeño convertimos al SILC en el punto de apoyo con que movimos un mundo que se comportaba hasta el momento como si en Cuba no pasara nada.

Lo que sí creo, es que una vez que esta versión del presumible conflicto entre Oswaldo Alfonso y sus amigos, le ha dado la vuelta al mundo, escapando a la discreción de del Centro Internacional Liberal Sueco y de Misceláneas de Cuba, lo menos que pueden hacer ambas entidades es emitir sendas declaraciones admitiendo o refutando los hechos, esclareciendo así un asunto que nos atañe, en primer lugar a los cubanos, y en segundo al resto de los contribuidores en Suecia.

Otro tanto, debería hacer desde su cómodo apartamento brasileño Erik Jennische, sin cuyo apoyo dudo mucho que su amigo Oswaldo hubiera podido recalar en tierras escandinavas, el antiguo responsable de proyectos para Cuba dentro del Centro Internacional liberal, está en el deber académico, político y moral de explicarnos que hay de cierto o falso en lo que ha publicado el Veraz en relación a su viejo conocido, actualizando así un libro que de otro modo pasará al olvido, o peor aún, quedará en la memoria como el mal ejemplo de la omisión intencionada y el autoengaño a la hora de contarnos una historia.

Ajo Blanco y Monarquía; para que el pueblo español digiera su falta de soberanía

21 Jun

Según la Wikipedia, el ajo blanco es una sopa fría de la cocina andaluza y extremeña, que se hace de pan, almendras molidas, ajo, agua, aceite de oliva, sal y a veces vinagre y que se suele acompañar de uvas o trocitos de melón.

Por su parte la monarquía es definida como una forma de gobierno de un Estado en contraposición a la república en la que la jefatura del Estado o cargo supremo es: Personal, y estrictamente unipersonal, vitalicia y designada según un orden hereditario (monarquía hereditaria), aunque en algunos casos se elige, bien por cooptación del propio monarca, bien por un grupo selecto (monarquía electiva).

Vamos a tratar aquí de lo que pasa cuando el Ajo blanco se convierte en una revista “libertaria” que ha sido contemporánea del establecimiento en del régimen monárquico que, por decreto y sin grandes contratiempos, con el pleno respaldo de socialistas y comunistas, sustituyó al Franquismo en España.

La Cadena de la  “Sociedad Española de Radiodifusión”( SER ) controlada accionarialmente por el Grupo PRISA -dime quien es tu dueño y te diré que pretendes- ha colgado en la red una entrevista realizada el 20 de junio de 2014 con José Ribas, el creador de Ajo Blanco, revista que tuvo dos etapas, la primera entre 1974-1980 y la segunda 1987-1999. Se le vinculó al movimiento obrero y estudiantil contra el franquismo tardío, así como el hipismo y la contracultura.

 

Ribas, estudiante de derecho con ideología libertaria pese a su origen burgués, logró aglutinar entorno a su revista a pensadores y creadores artísticos que marcaron la contracultura barcelonesa de los años 1970.

Para conocer los detalles del nacimiento de la revista vale la pena visitar la página http://www.ajoblanco.org/main/index.php y escuchar allí la entrevista con Pepe Ribas donde cuenta los detalles del nacimiento de esta publicación.

En este último aspecto llama la atención el reconocimiento que hace Ribas en la entrevista de SER sobre la influencia que tuvieron actores anglosajones en el grupo fundador de Ajo Blanco, entre ellos nada más y nada menos que los marines norteamericanos radicados en España, según él se trataban de hijos de familias ricas, y a su vez opositores a la guerra de Vietnam, el mismo grupo social que habría creado la contracultura en Estados Unidos.

El problema radica en que se entiende por la contra cultura, y sobretodo que nuevo sentido adquiere el papel de Ajo Blanco en la transición española cuando descubrimos la relación entre Contracultura y ese mismo capitalismo, ahora en su etapa maltusiana, que el fundador de Ajo Blanco creía combatir sin ir mas allá de la critica a la partidocracia.

, un capitalismo cuyos procesos culturales bien podría ayudarnos a analizar a la luz de lo que plantea el pensador venezolano Ludovico Silva:

el capitalismo, como tal, por ser un sistema fundado enteramente en los valores de cambio, no tiene propiamente una cultura, sino una contracultura, que es algo muy distinto. Cultura propiamente tal había en la Grecia clásica, entre los sumerios y babilonios, en el antiguo mundo judaico o en las civilizaciones inca y azteca; pero en el capitalismo sólo hay contracultura, y lo único que se puede llamar “cultura capitalista” no es otra cosa que ideología.*

 

Y es precisamente la carencia del análisis de la contra cultura como ideología lo que impide ver el servicio que has prestado todos los tiempos los agentes de este “movimiento” al sistema capitalista, visto en su dimensión global y no en sus contradictoria adaptación nacional una ideología que se nos intenta escabulle del mismo tiempo como se nos escabulle la del flamante Rey Felipe VI cuando en su discurso ante el Congreso de los Diputados; declara:

“La independencia de la Corona, su neutralidad política y su vocación integradora ante las diferentes opciones ideológicas, le permiten contribuir a la estabilidad de nuestro sistema político, facilitar el equilibrio con los demás órganos constitucionales y territoriales, favorecer el ordenado funcionamiento del Estado y ser cauce para la cohesión entre los españoles.”

Tal parecería que el monarca estuviese más allá de las ideologías, cuando está argumentando precisamente en favor de la suya, la monárquica, por la que ha trabajado todo el aparato del estado.

Algo similar ocurre con el movimiento contracultural, defensor de unos valores que más allá de lo subversivo que pueda tener frente a determinadas concepciones artísticas filosóficas o culturales, solo ha contribuido a la conformación de un ser atomizado, des generado confundido y alienado de la sociedad postmoderna.

Así pues, para el caso de España, Monarquía y contracultura, dentro de ella la encarnada en la página de Ajo Blanco. Fueron partes de una misma moneda, la que sirvió para comprar la conciencia de los españoles mientras se les conducía como ovejas, con la participación de todas las fuerzas políticas del momento, del redil franquista al borbónico, este último mucho más adaptado como matadero -en forma de droga, aborto, delincuencia y desmantelamiento de servicio sociales- a la tarea de reducir la población de los que en América Latina calificamos genéricamente como “gallegos”.

Si sumamos esto a la forma no auto gestionada, es decir financiada por un misterioso capitalista además de créditos bancarios podemos sospechar que aquella lucha contra cualquier autoridad, la lucha por la libertad sexual y la destrucción de la familia tradicional, respondía a una expresión atentica de libertarismo español, a la agenda que desde entonces y quizás mucho antes el Nuevo Orden Mundial tenía planificada para España, una agenda que pasaba por socavar económicamente el régimen franquista, corrompiendo su política económica del mismo modo que ya había sabido corromper sus política internacional comprando a los militares que sugirieron a Franco dejar a sus aliados en la Estacada, es decir le fascismo italiano y el nazismo alemán. El último paso de esta política fue crear un ” movimiento cultural” que no solo se encargó de echar por tierra los valores tradicionales de los españoles sino también de abrirle las puertas a vicios como la droga y la promiscuidad sexual, disfrazados de “trasgresión y fiesta popular”, pero que en ningún caso contribuyó a la realización de una verdadera revolución social, por no hablar del establecimiento de una democracia que sigue brillando por su ausencia, tras la negativa del aparato estatal a aceptar un referéndum que le permita a los españoles decidir si quieren un modelo republicano, o seguir bajo el régimen borbonista, ahora renovado en la figura de Felipe VI.

 

*Luis José Silva Michelena (verdadero nombre de Ludovico Silva), “Contracultura y humanismo ” libro editado por Monte Ávila Editores, C.A., Caracas / Venezuela,  página 82

Chicos y chicas: educación diferente para ser iguales

19 Jun

Niños columpiándose en un parque de Estocolmo. Foto: Carlos M. Estefanía

Tiene mérito que haya sido sea precisamente el Aftonbladet, un periódico alineado con la socialdemocracia en Suecia, donde se haya abierto el año pasado, si bien, sin mucho eco en el resto de los medio, la polémica sobre sobre la des-generación inducido de la infancia sueca; recordemos que la socialdemocracia durante sus décadas de poder aplicó a rajatabla las doctrinas de género que permiten reducir la población en una sociedad relativamente opulenta como la de la nación escandinava, a números inferiores de países empobrecidos como Cuba o Somalia.

Así, en la sección de Debate, apareció el 28 de enero un artículo rubricado como “Psicólogo: Deja de tratar de hacer a los niños de género neutro”, lo subscribe Alf Svensson, psicólogo y escritor, quien si bien no cuestionaba a fondo un plan de estudios encaminado a contrarrestar los roles tradicionales de género;reconoce lo contraproducente de tratar a los niños y niñas por igual, pasando por alto las diferencias en sus patrones de comportamiento que tienen causas biológicas. En este sentido consideraba que es necesario tratar a los niños y niñas de manera diferente precisamente si se quierepara dar las mismas oportunidades en la vida.

La tarea no es fácil, como se reconoce de cierta manera en el artículo y en virtud de las campañas de adoctrinamiento implementadas por el estado de las que no se habla, a los padres suecos se les ha convencido de que si quieren que sus hijos se desarrollen de acuerdo con sus capacidades, no se les debe obstaculizar con los llamados “estereotipos” acerca de cómo un chico o chica debe ser.

Por mi parte, constato, que independientemente de que todavía exista algún padre díscolo en relación a esta ideología, ya por que pertenezca a una secta cristiana y por qué conserve los valores de su origen extranjero, el personal de la guardería y la escuela se aplica a la tarea de contrarrestar en los educandos la influencia de los roles de género tradicionales, algo que se recoge en un nuevo concepto puesto en boga en los documentos pedagógicos oficiales “la crítica de las normas” critica que solo se reduce a las normas heterosexuales o “patriarcales”.

Sin embargo, cambiar la vieja ingeniería social no es fácil, en el mismo terreno educativo se observa la tradicional división sexual del trabajo, con un 98 por ciento de los maestros de preescolar del género femenino, lo opuesto ocurre en el sistema de penalización, y yo agregaría de criminalización de la población en general, donde los hombres aparecen de manera desproporcionadas como autores de más del 90 por ciento de todos los delitos violentos.

Pese a ellos, muchos de los fundamentalistas de género, parapetados en fundaciones, cátedras y publicaciones financiadas con erario público, recuerdo, afirma que el problema se resuelve simplemente con la creación de niños unisexuales, es decir tratando a hembras y varones exactamente de la misma forma, dándole nombres y pronombres de género neutral, poniéndoles a jugar, por ejemplo, con lo que considera juguetes no sexista, o prohibiendo a las niñas vestir de color rosa, eligiéndose preescolares con “ certificación de género”, donde los educadores de infancia temprana hagan el papel de policías de género, botando las casa de muñecas y evitando cualquier juego típicos, de niñas y de niños.

En mi vida profesional me he topado con muchos de estos fundamentalistas que van de escuela en escuelas haciendo promoción de unos métodos que hace tiempo dejaron de existir en la teoría para formar parte con mayor o menor penetración en la vida rutinaria de las guarderías.

Pero como se afirma en la nota esta estrategia no tendrá éxito, porque el sexo no es sólo una construcción social. Las causas de las diferencias entre niños y niñas en el comportamiento no se reducen al hecho de que porque tratamos a los niños y niñas de manera diferente, y no importa que cualquier persona que se atreva a cuestionar públicamente la doctrina feminista de género objeto de ataques personales, se burlas y ser ridiculizado.

El psicólogo nos da el nombre de uno de los investigadores que ha tenido el valor de navegar contra la corriente feminista ha sido Martin Ingvar, profesor de neurología clínica en el Instituto Karolinska, quien en su informe del gobierno, señaló algunas causas genéticas de las diferencias entre niños y niñas en el comportamiento.

Aquí se está haciendo referencia en Knut Martin Ingvar Henschen, nacido el 02 de marzo 1955 en Lund, recibió el Doctorado en Medicina por la Universidad de aquella ciudad en 1982 con una tesis sobre el metabolismo cerebral regional y el flujo de sangre durante las convulsiones inducidas experimentalmente. En 1998 se convirtió en profesor adjunto de Neurofisiología Clínica en el Instituto Karolinska, recibiendo, en 1999, el título de Profesor, sobre la misma materia. El 21 de mayo 2007 se le nombra Profesor de Medicina Integrativa y Director del Centro Osher de Medicina Integral. Ha escrito un libro sobre la dislexia destinado a las instituciones educativas municipales y es coautor junto con Gunilla Eld, de una serie de popularización sobre las funciones del cerebro. Es además miembro de la World Childhood Foundation y desde el 1 de enero de 2014, ocupa la vicepresidente del Instituto Karolinska, responsabilizado con la coordinación de las cuestiones relacionadas con el futuro de la asistencia sanitaria. En resumen, que si alguien sabe en Suecia como funciona el cerebro de una niña o un niño, ese es Martín Ingvar; para más información sobre las investigaciones de este especialista recomiendo visitar su página en el Instituto Karolinska.

En muy probable que tengamos que echar mano nuevamente a la producción científica del investigador del Karolisnla como hace el autor de este artículo aparecido en Aftonbladet donde, quien a diferencia de lo que se hace en los panfletos feministas contemporáneo, se apela a la ciencia, en este caso para explicarnos el desarrollo diferentemente de las funciones cerebrales de niños y niñas.

En las niñas el cerebro es mayor cuando tiene diez u once años, mientras que en los muchachos el cerebros creece más tarde. Se trata de un hecho que todos conocíamos intuitivamente, cuando notamos la maduración más rápida de las chicas que de los chicos y luego el posterior alcance de las primeras por los segundos.

Otro elemento que se recoge en este artículo es el de que las mujeres tienen más conexiones entre el cerebro izquierdo y derecho. Por su parte, los niños y los hombres tienen más de la hormona testosterona que las mujeres, razón por la que son más agresivos y tienen más relaciones sexuales de manera casual. Así mismo, se ha detectado que las niñas que prenatalmente recibieron una inusual cantidad de testosterona debido a un trastorno del metabolismo de la madre, resultan mucho más infantiles tanto en sus juegos, como en sus comportamientos.

Otra cosa que también conoce la sabiduría popular es el hecho de que las niñas están mejor dotadas lingüísticamente que los niños. Ellas suelen ser más ambiciosas y motivadas en clases que sus compañeros del sexo opuesto, y tener en general, mejores calificaciones en todas las asignaturas, excepto los deportes. Luego, resulta que chicas doblan a los chicos que pasan a la educación superior. En su defecto son las muchachas, como continuamente de dice en la prensa sueca, las que tiene peor salud mental, sobre todo en la adolescencia, probablemente debido a una mayor vulnerabilidad innata.

El autor del artículo se opone violentar la naturaleza tratando de crear niños unisex, lo cual no quiere decir que haya que aceptar la visión tradicional, debemos tratarlos de forma diferente. Pero no de la manera tradicional en la que los chicos tienen que ser unos tipos duro y frescos y mientras que las niñas unas chicas, dulces, tranquila y amable.

La estrategia que se propone es la de entrenar conscientemente a los niños en ser mejores en el control de su ira y no imponerse empujando a los otros hacia abajo, así mismo, habría que motivarlos a tomar más en serio la escuela y desarrollar su inteligencia y habilidades sociales emocionales. De lo contrario, muchos de ellos, después de los 20 años terminaran siendo infelices, con menor nivel educativo, sin empleo, y divorciados.

Alf Svensson considera que hay que enseñar conscientemente a las niñas a creer en sí mismas, a atreverse a hablar, a veces pensar un poco más acerca de ellas mismos. Animarlas a que se atrevan a invertir, tomar riesgos, pero sin establecer estándares demasiado altos para sí mismas. Y que no es necesario que sean elegante, delgadas o sexy para estar a la altura.

El publicista resumen sus ideas, afirmando que si se le quiere dar los niños y niñas las mismas oportunidades de éxito en la vida, no les podemos enseñar de la misma manera en la escuela. Los chicos no son tan buenas como las niñas asumiendo la responsabilidad de su propio aprendizaje y trabajan de forma independiente. Ellos necesitan más instrucción dirigida por el maestro con todo el grupo escolar. Con la educación indiferenciada lo que se logra es ensanchar aún más la brecha de notas entre chicos y chicas, siendo aquí los varones los grandes perdedores.

No puede estar más de acuerdo con Alf Svensson, pero me parece que falla el tiro al apuntar al enemigo, sin duda alguna, los ideólogos de género están equivocados en sus planteamientos teóricos y resulta un paso de avance el ponerles al descubierto, pero ellos son solo parte del problema, su verdadero responsable es una poder global que saben que son los hombres, dadas las peculiaridades características de su cerebro, todavía están en condiciones de retarlo, de ahí la intención masculinicida que en mayor o menor grado permea y cada una de las instituciones del estado en los “países desarrollados”, y frente a la cual poco o nada puede hacer el ritual de la democracia, y mucho menos las esquelas escritas por los pocos especialistas éticos y rigurosos que al estilo de Svensson, todavía sobreviven dentro del pervertido gremio de la psicología.

¿A mayor feminismo, mayor maltrato de la mujer en Europa?

15 Jun

La llamada Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA) Agencia Europea para los derechos fundamentales FRA (según sus iniciales en inglés) ha difundido este 5 de Marzo de 2014 desde Viena y Bruselas, un pavoroso informe: Violence against women: an EU-wide survey . Aqui que pretende rendir cuentas sobre el estado de la violencia sufrida por las mujeres y niñas en los países que conforman la Unión tanto en sus casas, en sus trabajo, en sitios públicos, como en la Red.

La investigación se basa en una encuesta donde se pregunta a las participantes por sus experiencias de violencia física, sexual y psicológica, incluida la violencia doméstica, así como sobre actos de acecho o acoso sexual, y sobre el papel de las nuevas tecnologías en el modo en que las mujeres experimentaron el abuso tanto en su vida adulta como durante la infancia. Fueron entrevistadas más de 42 000 mujeres para la encuesta. El tamaño de muestra neto fue de 1 500 encuestadas por país (excepto en Luxemburgo, donde el tamaño de muestra neto fue de 900 encuestadas). Las encuestadas tenían entre 18 y 74 años de edad en el momento de la entrevista. Todas las encuestadas se seleccionaron aleatoriamente y los resultados de la encuesta son representativos tanto a escala de la UE como nacional. Se realizaron preguntas sobre experiencias e incidentes desde la edad de 15 años y durante los 12 meses previos a la entrevista.

Las conclusiones fueron las siguientes:

El 33 % de las mujeres han experimentado violencia física y/o sexual desde que tenían 15 años. Esto representa 62 millones de mujeres.
El 22 % han experimentado violencia física y/o sexual por parte de una pareja.
El 5 % de todas las mujeres han sido violadas. Casi 1 de cada 10 mujeres que han experimentado violencia sexual por parte de una persona que no era su pareja señalan que en el acto más grave participó más de un violador.
El 43 % han experimentado algún tipo de violencia psicológica por parte de su pareja actual o una anterior, como humillaciones en público, prohibición de salir de salir de casa o encerrarla, forzarla a ver pornografía y/o amenazas físicas.
El 33 % han sufrido violencia física o sexual durante la infancia a manos de un adulto. El 12 % vivieron episodios de violencia sexual, y la mitad de estos fueron provocados por hombres que no conocían. Estas formas de abuso suelen consistir en que un adulto enseñe sus genitales o toque los genitales o los pechos de la menor.
El 18 % de las mujeres sufrieron casos de acecho desde los 15 años y el 5 % durante los 12 meses anteriores a la entrevista. Esto representa 9 millones de mujeres. El 21 % de las mujeres que han sufrido acecho señalaron que este duró más de 2 años.
El 11 % de las mujeres han sido objeto de insinuaciones inapropiadas en las redes sociales o de mensajes electrónicos o de móvil (SMS) sexualmente explícitos. El 20 % de las jóvenes (18-29) han sido víctimas de acoso cibernético.
El 55 % de las mujeres han experimentado algún tipo de acoso sexual. El 32 % de todas las víctimas de acoso sexual señalaron que el autor era un jefe, un compañero o un cliente.
El 67 % no comunicaron el caso más grave de violencia por parte de su pareja a la policía o a cualquier otra organización.

Lo más curioso es lo mal parado que sales los muy feministas países nórdicos en el informe, según el mismo, el 52% de las danesas y el 47% de las finlandesas han sufrido violencia. En el caso de Suecia, se dice que el 46 por ciento de las mujeres, a partir de sus 15 años, han sido víctimas de violencia física o sexual ya por parte de su pareja o de otra persona. Todo esto contrasta con los menores porcentaje, entorno a un 13 porciento, que se observan en países de cultura católica, las feministas llamarían patriarcales como lo son España Eslovenia, Austria, Polonia o Irlanda, con porcentajes similares.

El informe pretende servir de base a quienes que actúan para combatir la llamada violencia contra las mujeres, incluidos entre ellos los empresarios, los profesionales sanitarios y los proveedores de servicios de Internet. Así mismo La FRA hace varias propuestas para mejorar la situación de las mujeres, entre ellas tenemos:

Los Estados miembros de la UE deberán ratificar el Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica (el Convenio de Estambul).

Los Estados miembros de la UE deberán considerar la violencia del compañero íntimo como un problema de índole pública y no privada. De este modo, la legislación de todos los Estados miembros deberá considerar que la violación que se produce dentro del matrimonio es igual a otros casos de violación, y deberá responder a la violencia doméstica en su calidad de grave problema de interés público.

Los Estados miembros de la UE tienen que revisar el alcance de las actuales respuestas legislativas y políticas al acoso sexual, reconociendo que puede producirse en diferentes entornos y a través de diferentes medios, como Internet o teléfonos móviles.

La policía, los profesionales sanitarios, los empresarios y los servicios especializados en el apoyo a las víctimas deberán formarse y disponer de los recursos adecuados y las competencias necesarias para llegar a las víctimas.

La policía y otros servicios pertinentes deberán formarse para reconocer y entender cómo afecta el maltrato psicológico a las víctimas con el fin de garantizar que se reconozcan y se registren todas las formas de violencia contra las mujeres (y las niñas) en diferentes entornos, así como que se tomen medidas al respecto.

Deberá instarse a la policía a reconocer e investigar de forma rutinaria casos de acecho y acoso cibernéticos.

Internet y las plataformas de redes sociales deberán apoyar proactivamente a las víctimas del acoso cibernético para que denuncien los abusos y restringir el comportamiento indeseado.

Los servicios especializados de apoyo deberán abordar las necesidades de las víctimas que tienen sentimientos negativos tras la victimización (como la autoinculpación y la sensación de vergüenza).

Las campañas sobre violencia contra las mujeres y las respuestas a esta deberán dirigirse tanto a hombres como a mujeres. Los hombres tienen que implicarse positivamente en iniciativas que analicen el modo en que algunos hombres emplean la violencia contra las mujeres.

Existe una necesidad clara de mejorar y armonizar la recogida de datos sobre la violencia contra las mujeres, tanto en los Estados miembros como entre ellos.

Es muy interesente que a los muy científicos investigadores de FRA, no se les ocurre analizar dentro del elemento subjetivo que lastra los resultados de su encuesta, las causas concretas de la paradójica diferencia existente entre los países del norte de Europa y los del sur en relación a los resultados del estudio.

Lo que está describiendo este informe, sin que sus autores se den cuenta no el mapa real de los actos de violencia, sino de la manera en que se interpreta, se espera y quizás se crear por anticipación la violencia del hombre contra la mujer.

A todas luces, allí, donde desde los medios y la escuela se impone a la mujer la ideología de genero, con toda su carga de androfobia se siembra el terror frente a la parte masculina, y con ello la ilusión de la violencia donde no la habría,  o que  exista en much0 menor grado que el de su creación subjetiva.

Es lo que ocurre es que allí, dónde ha sido sustituida la expectativade amor o apoyo de parte del sexo opuesto, por la sospecha, cuando no, por el pánico generalizad entre los géneros; un pánico que se retroalimenta encuestas con encuestas estas, y sobretodo con cuestionables recomendaciones que apuestan mas por medidas policíacas (la violencia del estado) o propagandísticas, más que que por la educación, el conocimiento y sobretodo el mutuo respeto y la compresión que deben regir las relaciones entre los sexos. Ahi está la verdadera solución al problema de la violencia contra las mujeres, y no en la cacería de bruja, o mejor dicho “brujos” que se avisora en Europa, tras la difusión completamente acrítica de este informe.

¿Por qué se acabo el “espacio” controversial de Espacio Laical?

14 Jun

 

Portada de la primera edición en su versión impresa de Espacio Laical: Año I . No.1 ; Enero- Marzo 2005. Nació como publicación trimestral editada por el Consejo Archidiocesano de Laicos de La Habana y bajo la dirección de José Ramón Pérez Expósito, con la asesoría eclesial de Fernando de la Vega, redacción: Casa Laical, Teniente Rey e/ Bernaza y Villegas.

Cambios en Espacio Laical

La Noticia la dio la publicación digital Café Fuerte, con el artículo: “Destituidos los editores de la revista Espacio Laical” publicado el 11 de junio, 2014 por Ivette Leyva Martínez:

Los editores de la revista católica Espacio Laical, órgano de debate sociológico de la arquidiócesis de La Habana, fueron destituidos de sus cargos. Roberto Veiga y Lenier González Mederos anunciaron la decisión en una breve nota que circuló por correo electrónico.

La respuesta de Espacio no se hizo esperar, Gustavo Andújar, el nuevo Director,  publicó en la misma revista la Nota de Prensa de Espacio Laical esclareciendo la ruptura donde  afirma:

Roberto y Lenier no fueron “liberados de sus cargos”, en el sentido en que la expresión se emplea en Cuba, sino que renunciaron a ellos, en el sentido en que esa expresión se emplea en todas partes. Nadie los obligó a renunciar. Nadie les exigió, pidió, o siquiera les sugirió que renunciaran. Simplemente hicieron efectiva una renuncia que habían anunciado en más de una oportunidad, incluso con un horizonte temporal muy definido. En alguna ocasión anterior dijeron categóricamente que renunciaban, y se les disuadió de hacerlo. Esta vez se les aceptó la renuncia.

A su vez Roberto Veiga y Lenier González Mederos explicaban las causas del cambio en la dirección de la revista, en otra nota circulada por las redes diciendo que:

“El motivo principal que nos llevó a solicitar nuestra dimisión como editores ha estado relacionado con la polémica que genera, en determinados sectores de la comunidad eclesial, el perfil socio-político de la publicación. Esta problemática ha sido causa de tensiones que se han proyectado sobre la figura del Cardenal-Arzobispo y sobre nuestras personas. En tal sentido, creímos oportuno ­­­­–y así lo seguimos pensando– que no era moralmente adecuado seguir conduciendo una publicación que provocaba divisiones dentro de la propia comunidad eclesial, donde se encuentran las posiciones de quienes piensan que la Iglesia no debe inmiscuirse “en política” y los que creen que no debe abrir sus espacios a todos los actores de la sociedad civil cubana. En tal sentido, y en concordancia con lo anteriormente expuesto, llegamos a comprender la imposibilidad de mantener el cauce editorial de la revista Espacio Laical tal y como ha sido hasta nuestros días.”

El análisis de Chaguaceda

Armando Chaguaceda, colaborador de Espacio Laical, en un artículo publicado en Havanatime; “Los cambios en Espacio Laical: algunas reflexiones” analiza las causas del hecho; para ello aborda el tratamiento dado por Fernando Ravsverg al asunto; el corresponsal de la BBC en Cuba cuando había opinado que:

Posiblemente la salida de los editores de Espacio Laical y el fin del reinado del Cardenal Jaime Ortega se correspondan con cambios políticos dentro de la Iglesia Católica, un regreso a posiciones más beligerantes respecto del gobierno cubano”.

Chaguaceda hace otro tanto con el periodista oficialistas Manuel Alberto Ramy quien identifica:“La salida de Veiga y González, con la mentalidad que ha logrado prevalecer en la cúpula de la Iglesia católica de la isla”.

Estos dos juicios le parecen a Chaguaceda, cuando menos, limitados y si bien está de acuerdo con Ravsverg y Ramy en cuando a  la existencia de sectores en el catolicismo cubano interesados en excluir dentro de páginas Laical ciertas  agendas, y cita además de las que el llama progresistas ( la de la diversidad sexual  y  la de derechos de género), aquellas que piden la democratización del socialismo cubano.  El colaborador de Havanatime problematiza sin embargo, estas posturas como causas fundamentales de la salida de Veiga y Gonzales. Chaguaceda no cree en la hipótesis de la “contrarreforma conservadora de cara a la próxima sustitución de Jaime Ortega”, y recuerda que no ha habido rechazo declarado al acercamiento pactada entre Gobierno e Iglesia y mucho menos se avisora en el horizonte el  cambio de tono hacia la beligerantela en la figura de un Popiełuszko tropical.

Ver todos los suplementos publicados

Otro elemento que también señala es la compatibilidad entre el proyecto de la Iglesia y el paquete de reformas gubernamentales, basamento de una alianza que precisa que la Iglesia que: no intente, prudentemente, cruzar la raya que le separa de los reductos intransferibles del poder -económico, político y militar- y que el Estado.

Asi mismo, el autor pasa revista de los acontecimientos que han torpedeado el esfuerzo incluyente desplegado por el equipo de Espacio Laical en años recientes, para caer en que no ha sido desde la iglesia, sino desde páginas y opinadores oficiales de donde han venido los ataques conta los laicos católicos que dirigían Espacio Laical implicandolos en supuestos proyectos de desestabilización interna.

Hasta cierto punto estoy de acuerdo con el científico social cubano, en lo que discrepo en su esperanza de que la revista no se convierta en un magazín descafeinado, que retrocedería en lo ganado durante estos años fecundos, y discrepo más cuando afirma que la alternativa negativa en el futuro de la publicación iría a contrapelo de “la política de apertura, debate y renovado compromiso social de la Iglesia que impulsa el jesuita Francisco, para disgusto de los poderes mundanos y eclesiales de este mundo, incluida la propia curia romana”.

Por supuesto, que si existe una contrarreforma dentro de la iglesia católica, la cual no tiene  por que enfrentarla a un régimen como el cubano en cuanto avanzan unidos en el mismo sentido de destrucción de valores tan importantes como los de la defensa de la vida humana, antes y depues de nacer.

Aquí es donde Armando Chaguaceda, pierde la chaveta, quizás mareado pro la retórica jesuítica, en el peor sentido de la palabra del Papa Francisco. En su afán de contradecir a Ravsberg, ha tirado el niño con el agua sucia de la bañera. No es, que Fernando Ravsberg, sea un periodista objetivo del que haya que tomar por cierto, o por lo menos honesto todo lo que escribe sobre Cuba; no, Ravsberg, es ante todo un subordinado de esa agencia de propaganda británica que ha sido toda su vida la BBC, pero no todo es estiércol dentro de lo que barrunta, pero su enfoque no es del todo inútil sólo que hay invertirlo y sumar a ello las observaciones ciertas de Armando Chaguaceda, para encontrar la verdad de lo que ha pasado.

La defesnestración – llamemos las cosas por su nombre aunque los implicados por cuestión de disciplina no puedan hacerlo- de Lenier González Mederos y Roberto Veiga, responde a dos factores fundamentales, de un lado el llamado de antención hecho en más de una ocación desde el oficialismo a una revista que ha traspasado los limites del modelo neomaoísta que se nos viene en Cuba, economía de mercado y política unipartidista, una crítica que ha encontrado oído en una iglesia “francisquista” que poco a poco ha ido cediendo a las imposiciones del Nuevo Orden Mundial, al que no no le faltan recursos para corromperla usando agentes como el multimillonario Tim Gill, quien financia al «Catholics Unites» de Denver, un grupo de católicos demócratas heterodoxos de EE.UU que ataca abiertamente la doctrina tradicional de la Iglesia Católica sobre la homosexualidad. Y todavía se armó el revuelo cuando el mismo Papa, en audiencia privada con la directiva de la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosas y Religiosos (CLAR) admitió la existencia de corrupción y de un “lobby gay” en el Vaticano, despertando el asombro de quienes olvidan que también la Iglesia pertenece al Reino de Este Mundo, un mundo cuyas élites, parapetadas tras los burócratas, los avales, los “especialistas” y sobretodo los fondos de la ONU ha hecho de Cuba un laboratorio de ingeniería social intocable.

Es en esa isla donde se han experimentado y se experimentan las recetas que luego se aplican en otras partes del mundo para reducir la población humana, recetas implícitas en esa mismas agendas que Chaguaceda califica de “progresistas”; así que no son ellas las herejías de Espacio laical, sino sus coquetería con la practica de una disidencia que no se autorizaría dentro de la propia iglesia, una iglesias que juega al pluralismo, allí donde la pluralidad está debidamente administrada, como ocurre en las sociedades “democráticas” o levemente autoritarias, pero que no tiene ambages en ponerse la capota totalitaria en un régimen de este tipo siempre y cuando éste no se declare su enemigo, lo cual no es el caso de Cuba, por el contrario el Raúlismo está siguiendo frente a los cristianos las normas de Constantino, y no es de extrañar que de aquí a un tiempo se llegue las de Teodosio con virtiendo el cristianismo no se convertiría en religión oficial de un Imperio invisible que ya se extiende por Venezuela, Bolivia, Argentina, Nicaragua y Ecuador, en tal sentido, la iglesia solo tendría las de perder respaldo a una oposición incipiente que desde su percepción está financiada por una sociedad donde concurren en la hegemonía los valores protestantes, masones y judíos como ocurre con la sociedad norteamericana.

Es por todo esto, que la iglesia católica cubana, ahora bajo la rienda del Papa Francisco avanza en el concordato contra el Raulismo, el paso mas importante lo dio abandonando a su suerte a Oswaldo Payá, peligroso ejemplo para la humanidad de disidencia universal, de la capacidad de movilizar miles de firmas para cambiar una sociedad, sin que medie el capital.

Estas cosas no se pueden promover en una iglesia que sin bien un día resultó modelo para la estructuración de los partidos marxista-leninistas hoy pide de sus feligreses la disciplina, cerrazón y entrega propias de un militante comunista, Primero los comunistas hacen de su partido una iglesia y ahora la iglesia hace de sus feligreses militantes a lo comunista, ahí tenemos el caso de la organización HazteOir que enseña a hacer militancia cristiana con las técnicas excomunistas del libro de Douglas Hyde.

Donde no habrá espacio (nunca mejor dicho hablando del Laical) será para las ideas realmente disonantes, que no son precisamente aquellas que hablan en defensa de la homosexualidad o la ruptura de la pareja tradicional, sino las cuestionan directamente a un gobierno que sin necesidad de democratizarse se vale lo mismo del catolicismo, la brujería o del islamismo, como ayer hizo del marxismo para usarlos de opios contra el pueblo.

Allá los ingenuos, que olvidando la historia de una secta cristiana dispuesta a paganizarse a cambio del monopolio religioso entregado por un César, se creyeron el cuento del compromiso social de esta, una iglesia que si un día se inventó aquello de los “curas obreros” o tolera el cuento de la “teología de la liberación”, solo lo hace como estrategia taimada, y no como conciencia de sus bases, para competir en su propio terreno, con quienes les estaban robando almas, sus émulos comunistas, los mismos que una vez seguros en el poder, dipuestos a compartir la dominación de los los siervos, no tienen nada que temer de los herederos de San Pedro.