Archivo | noviembre, 2018

La verdadera misión de Pedro Sánchez en Cuba

24 Nov



Foto de José Manuel Correa publicada el 23 de noviembre en Granma, ilustrando el recorrido de Pedro Sánchez por el Centro Histórico de La Habana Vieja en compañía del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canell los dos acompañados de sus respectivas esposas y el Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal Spengler.

 

 

Pedro Sánchez llegó a Cuba el 22 de noviembre en un avión de la Fuerza Aérea española, le acompañaba una comitiva de la que formaban parte además de su esposa, importantes funcionarios y empresarios entre ellos los ministros de Exteriores e Industria, Josep Borrell y Reyes Maroto, la parte empresarial la encabezaba el nuevo presidente de la patronal CEOE Antonio Garamendi.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El primer acto feo que le hicieron al presidente es que no fuera su homólogo cubano quien fuese a recibirlo, ni siquiera fue un ministro, sino un vulgar viceministro del Ministerio de Relaciones Exteriores, Rogelio Sierra. La prensa española lo justifica con que ese es el “protocolo” de Cuba, quizás por que algo similar le hicieron a Obama, pero al menos le enviaron al Canciller Bruno Rodríguez para que lo recibiera.

 

 

 

 

En realidad ese es el modo en que en Cuba le bajan los humos a determinados visitantes poco interesantes para el verdadero poder, que no reside precisamente las manos de Díaz Canel.

Que lejos está recibimiento del lider socialista español de aquellos gloriosos que ofrecía Fidel Castro a sus amiguetes cuando los recibía al pie de la escalinata lo mismo si se trataba del inmovilista de Brezhnev que del correligionario sueco de Sánchez; Olof Palme, Luego venía el recorrido apoteósico de orden por toda la ciudad en medio de los vitoreo de un pueblo movilizado a los efectos y al que se le pagaba la jornada laborar por aplaudir o castigaba por no ir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De Sánchez apenas se ha hablado en los periódicos, pero la cosa no debe ser tomada muy a pecho por el español, pues quizás el objetivo sea que tampoco se enaltezca mucho su anfitrión, Diaz Canel que está bien en compañía de dictadores absolutistas como Lukashenko o Kim Jong-un, pero si se trata del representante de una monarquía constitucional, la imagen que da al mundo es demasiado buena, más de lo que el régimen necesita.

El otro feo es que le llevaran a ponerse flores al principal responsable de la última guerra que separó a los hispanos isleños de sus primos peninsulares José Martí.

Luego de la ceremonia fue entonces que el mandatario sería recibido en el Palacio de Revolución por el presidente cubano designado por Raúl Castro, Miguel Díaz-Canel, con quien en una charla de una media hora Sánchez le contó a su colega “la ilusión que le haría al su Gobierno que los Reyes vinieran a Cuba en 2019”, con motivo de celebrarse el 500 aniversario de la fundación de La Habana, Capital de esa isla que se perdió más que por la acción patriota, por la cobardía de los antepasados de esos mismos monarcas que sueña visitarla.

Ojalá no se hacen de calor como parece haberle ocurrido a Sánchez cuando los fotógrafos del Granma le retrataron con el saco del traje en las manos, acompañado de Miguel Díaz-Canel, recorriendo el casco histórico de la Ciudad; guiándolo, está, a pesar de la edad y los achaques, Eusebio Leal Spengler, a quien Sánchez recibió, ha hecho el honor de entregar la silla del Lugar Teniente General Antonio Maceo, en raro carácter de préstamo temporal.

Según una nota publicada el 23 de noviembre en el sitio de Radio Enciclopedia, el Presidente del Gobierno del Reino de España, en presencia de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, entregó al Museo de la Ciudad, en la capital la silla de tronco de palmera que perteneciera al Mayor General del Ejército Libertador Antonio Maceo. Durante la ceremonia, Sánchez Pérez-Castejón habría destacado que constituía un honor, que el objeto es símbolo y homenaje de la historia compartida que une a ambos pueblos, y habló sobre la necesidad de mirar al pasado para aprender y constituir un futuro mejor. Por su parte Eusebio Leal, Historiador de la Ciudad de La Habana, aseguraba que el regreso a Cuba de la silla del siglo XIX sucede en un momento de suma importancia, significó la importancia del Titán de Bronce en la historia de Cuba y mencionó hechos trascendentales en los que participó, como la Protesta de Baraguá, en marzo de 1878. Todo un ejemplo de memoria histórica. De acuerdo a la nota, el objeto tendía carácter de préstamo renovable y permanecerá en exhibición al público en la Sala de las Banderas del Museo de la Ciudad, antiguo Palacio de los Capitanes Generales, durante un período de dos años. Qué más le daba al gobierno español haberle regalado a los cubanos lo que para España sería un trofeo de guerra, siendo sus primos antillanos veneradores de las reliquias de sus héroes separatistas como si fueran santos. Será acaso que, en su fuero interno, el presidente del gobierno también tiene algo de secesionista, siendo los neoseparatistas de la península quienes le ha llevado al poder en una maniobra que será todo lo institucional que se quiera, pero cuyo democratismo bien podría cuestionarse. En ese sentido Pedro Sánchez tiene mucho en común Miguel Mario Díaz-Canel, el Richard Ger cubano como le ha calificado  el periodista Federico Giménez Losantos, autor de un ácido editorial sobre el tema del viajes del mandatario español a Cuba.

Luego de la ceremonia, los presidentes realizaron un recorrido por el Centro Histórico de La Habana, en el cual se desplazaron por las calles Mercaderes, Teniente Rey y Oficios, hasta llegar a la basílica del Convento de San Francisco de Asís, asi de católicos, apostólicos y romanos nos han salido el par de “presidentes”.

Lo novedoso para muchos es que a Díaz-Canel, en el paseo le acompañaba su esposa, Lis Cuesta, Sánchez también llevaba a su mujer Begoña Gómez. Se supone que el presidente -manía que tienen los españoles para definir a sus mandatarios como si eso hiciese olvidar que viven bajo una obsoleta monarquía- Sánchez pertenece a un Partido Socialista y Obrero, el mismo del que alguna vez se desprendieron buena parte de los primeros comunistas del país con quienes compitieron a ver quienes eran los mas bolcheviques. Pero llegó Felipe González y mandó a parar. Pese a su retórica hoy por hoy el PSOE es lo menor que le ha pasado al capitalismo español desde que se inició la transición del franquismo al borbonismo imperante. Por eso pedro Sánchez no solo no se reunió con los descamisados disidentes, ni siquiera con los disciplinados y adocenados obreros y empelados de las empresas españolas, algo que debería haber hecho, si de verdad fuera un progresista y no eso que llaman “progre”, para conocer las condiciones en que son explotados estos trabajadores y si no consistirán en una especie de esquiroles, más atractivo para el empresario ibérico que los nativos de su península, malcriados por el estado de bienestar y por sus cada vez menos operativos sindicatos.

El socialista español prefirió encontrarse con sus compatriotas explotadores, así en compañía del presidente de los Consejos de Estado y de ministros, Miguel Díaz-Canel, el mandatario dejó inaugurado el Foro del Comité Empresarial Cuba-España, en el capitalino hotel Iberostar Grand Packard. Ocasión que aprovechó para demandar el pago, no de un salario digno y justo para los trabajadores cubanos, sino de los adeudos que tienen el capitalismo de estado cubano, como su contraparte española de mercado más de 250 empresarios españoles a los que sus socios cubanos les deben casi 300 millones de euros.

 

 

 

La pregunta sería cuanto le debe por concepto de plusvalía estos empresarios a sus empleados cubanos, algo que no puede interesar al es secretario general de un Partido como el Socialista Obrero Español que en mayo de 1979, en el curso del 28.º Congreso del PSOE, renunció al marxismo como propuesta de Felipe González, el mismo que en 1986 aterrizara en La Habana para entrevistarse con Fidel Castro y recomendarle que iniciara su propia Perestroika.

 

 

La cosa es que a la reunión de capitalistas españoles en Cuba asistieron representantes de unas 400 empresas, mientras que la oposición socialista y el sindicalismo independiente (que aunque débil también existe) los que no podían faltar era destacados Pepeteros como como el exsecretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz, en su condición de presidente de la parte española del Comité Hispano-Cubano -no confundir con la Fundación Hispano Cubana con la que el Partido Popular de la época de Aznar quiso respaldar a la disidencia cubana a fines del pasado siglo y principios de este-, y el exministro de Industria José Manuel Soria, en representación de una empresa canaria de exportación de vehículos para alquiler. Resulta que España es hoy por hoy el tercer proveedor del Estado Cubano después de Venezuela y China, con una exportación a la isla que llegan a los 900 millones de euros e inversiones por el monto de 1.050 millones de euros en 35 negocios conjuntos, que según Granma abarcan fundamentalmente los sectores financiero bancario, inmobiliario, materiales de la construcción, tabaco, agroalimentario, perfumería y química, industria ligera, poligráfica y el turismo. Destacan también proyectos en sectores importantes como la agricultura, la gestión integral del agua en las cuencas tributarias de las bahías de La Habana y Santiago de Cuba, mejora y ampliación de los sistemas de agua potable, la seguridad alimentaria y el desarrollo sostenible.

Al negocio hay que sumar el turismo operado por empresas españolas que se ocupan del 70% de las camas de hoteles de lujo. Y la cosa no queda ahí, según Sánchez las empresas españolas están preparadas para inmiscuirse en sectores como energía, gestión aeroportuaria o ferrocarril y lamenta que el gobierno de Rajoy por su dejadez permitiera a otros países tomar ventaja, algo que se interpreta como alusión a la participación de Francia en la ampliación y gestión del aeropuerto de La Habana. Lo que no entiende Sánchez es ingrediente político que tiene la repartición que hace el régimen de los pedazos de la torta cubana, sin mañana para mantenerse en el poder tuviese en expropiar los negocios españoles y venderlos a otros postores lo haría sin pensarlo un segundo. Entonces, aunque Eusebio Leal recomiende a los españoles que no pierdan a Cuba por segunda vez, la perderán sin remedio y de seguro no volverán cantando como en 1898.

Otro asunto interesante fue la decisión de los gobiernos de España y Cuba de crear un canal regular de diálogo sobre derechos humanos así los dos países crearon un memorándum para establecer lo que los medios españoles han definido como “un diálogo franco sobre derechos humanos”, haciéndose eco según fuentes diplomáticas españolas, lo de “franco” debe ser cosa de algún seguidor de VOX sembrado dentro del funcionariado del ministerio del exterior, vaya con el cabronete.

De cualquier manera, el acuerdo le sirve a Sánchez para esquivar las críticas que le llueven por no haberse entrevistado con la disidencia cubana, infiltrada hasta los tuétanos por la seguridad cubana incluidas las famosas Damas de Blanco quienes de la época original cuando se dejaban asesoras por una intelectual disidente como Miriam Leiva, apenas conservan el nombre y los paseos matutinos criticando al régimen.

 

 

 

 

 

 

 

 

Hoy el llamado movimiento, por más que atraiga la esperanza de quienes desde el exilio no le toman el pulso, se desmorona en medio en trifulcas internas, deserciones, declaraciones “indiscretas” de que la que no venga al desfile no recibirá la ayuda que les llega del extranjero. Si Sánchez de verdad estuviese interesado en apoyar al movimiento democrático, lo último que habría hecho sería encontrarse con estas señoras, lo raro es que importándoles un rábano la democratización de la isla, no se haya visto con ellas, dándoles el aval que la seguridad del estado cubano necesita, ahí el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el servicio de inteligencia de España, si estuvo claro.

 

 

Volviendo al tema del diálogo sobre Derechos Humanos cualquiera que siga de cerca la realidad española sabe que esta desde hace tiempo dejo de ser (si es que lo fue alguna vez) un modelo de respeto de los derechos humanos, otra cosa es que el irrespeto de estos en Cuba sea ya un acto escandaloso. Si las autoridades españolas quisieran tirarle de las orejas a las cubanas por sus excesos contra la disidencia esta podrá muy bien desquitarse por los que se cometen en España contra los inmigrantes o contra sus propios nativos cuando estos son procesados bajo la ideología de género, con el retroceso que ella implica en las garantías procesales y que solo tiene parangón en los tribunales del comunismo. Al final el diálogo de derechos humanos Cuba -España solo servirá para intercambiar vergüenzas y pactar el modo de ocultárselas una a la otra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mientras Sánchez seguirá anotándose puntos de izquierdista mientras que de hecho cumple la misión asignada desde hace décadas a los socialistas de su calaña: salvaguardar al capital.

Anuncios

Consecuencias prácticas de la liberalización de la mariguana

17 Nov

 

Porqué nos cuenta Aleteia lo que pasa en Holanda

Usualmente acusamos a los religiosos de actuar y proponer soluciones desde la irracionalidad y la oposición de la ciencia. Pero no siempre tiene que ser así, no hay nada más de este mundo que una iglesia, y sus problemas, por materiales, exigen soluciones que impliquen una visión materialista de la realidad, o lo que más se le asemeja, científica. Es así como, ante el despoblamiento general, y por tanto la reducción de la feligresía, que es de lo que vive una iglesia, busquen soluciones prácticas para detener esta tendencia, garantizando así la reproducción de los creyentes.

Es por ello, más que por mandato divino que buena parte de las confesiones organizadas, en la medida en que no han sido controladas por los estados, se enfrentan a estos cada vez que claudican frente a las agendas maltusianas impuestas desde afuera, y en las que con mil justificaciones posibles se buscan tres objetivos fundamentales, reducir los nacimientos, incrementar las enfermedades, acelerar los fallecimientos. En este sentido la liberalización de la mariguana sirve a los tres objetivos; en primer lugar, porque genera seres irresponsables para ejercer el papel de padres, aumentan las enfermedades de corte mental, y provoca el aumento de los fallecimientos, no tanto por los efectos directos que pueda haber el cuerpo del consumidor, como por los accidentes que este pueda provocar como efecto de su estupidización por la droga.
Colorado.

Quien lo dude, que vea como quedan los perros que consumen la droga, asi quedan muchos seres humanos, pero eso ya no te lo cuentan.

Dicho esto, podemos entender por qué la revista católica Aleteia, publicó un duro artículo comentando lo ocurrido el miércoles 17 de octubre, cuando Canadá se convirtió en el primer país del G-7 en legalizar y permitir el consumo de marihuana para uso recreativo.

El trabajo, aparecido el 23 de octubre se titula “Canadá legaliza la marihuana recreativa: ¿será la solución?, lo firma, Jaime Septién, Director de El Observador de México, y resulta una dura estocada contra los argumentos ofrecidos por el gobierno canadiense al “regularizar” la producción, distribución y venta de cannabis, con el pretexto de ”mejorar la seguridad y la salud de su población”.

Septién se pregunta si esta tendrá repercusiones muy diferentes a las buscadas, y pone como ejemplo el caso de Holanda, uno de los referentes mundiales de consumo abierto de marihuana donde si bien, el consumo de la droga no es legal en sentido estricto, su política de tolerancia permite que se pueda consumir de forma libre esta droga en ciertos establecimientos conocidos como coffeeshops. Esto nos ayudaría a entender los efectos que puede traer la legalización. Resulta que la Asociación de la Policía Holandesa (NPB por sus siglas en inglés) envío recientemente al Parlamento un informe donde se denuncia la existencia de una “economía criminal paralela basada en el tráfico de drogas” y se afirma que Holanda “cumple muchas de las características de un narcoestado”. Según la NPB el centro del problema se encuentra en los coffeeshops donde se consume marihuana. Ha sido alrededor de estos lugares, que paradójicamente surgieron para acabar con la delincuencia, donde han proliferado organizaciones delictivas que la policía no tiene capacidad para desmantelar. Así mismo se cita un informe de 2016 elaborado por Europol y el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías según el cual Holanda es principal núcleo de narcotráfico del continente europeo.

Un fantasma recorre Europa, el de la liberalización de la mariguana

Como veremos al final, las pruebas más contundentes, de lo que puede traer la liberalización de la mariguana la tenemos ya en los Unido.

Por las barbas ardiendo del Tío Sam deberían poner las suyas en remojos, esos países que, siguiendo la agenda global, no tardaran en hacer lo mismo que Canadá, por ejemplo, España, donde se unen en una misma trinchera un sofista (formalmente presentado como filósofo) liberal Antonio Escohotado, un demagogo de izquierda como el populista Pablo Iglesias, para luchar codo con codo por colocar el estupefaciente al alcance de cualquiera.

Escohotado, merecería una nota aparte, adelantemos que gusta hacer del papel de abuelito bueno, frente a una juventud liberal que olvida en asilo a sus abuelos verdaderos, para contarles una y otra vez cuenta el viejo cuento de los beneficios de la “libertad de mercado” y del uso de la libertad individual incluso cuando nos hacemos daños a nosotros mismos como ocurre con el consumo de la mariguana.

Para justificar la liberalización de la droga ha sido capaz de asegurar, en una falta de respeto total por la verdad, que consumirla no implica ningún riesgo para la salud. Equiparando la persecución de la mariguana con la que hacía el franquismo de su disidencia, aunque dejando escapar, sin darse cuenta del financiamiento que ofrece Soros al lobby mariguanero con el que el “pensador” colabora.

Naturalmente Escohotado no es una pieza suelta dentro del liberalismo español, ya hemos comentado aquí por ejemplo el caso del periodista e historiador Fernando Díaz Villanueva, que vuelve una y otra vez a la solicitud de que se haga ley la tolerancia existente España con la mariguana, esa especie de tregua cínica no declarada de la que Escohotado se hace eco en sus charlas. Lo mas organizado que tienen los liberales españoles es el resplandeciente partido Ciudananos, que parece querer empercudir su buen nombre imitando a sus correligionarios canadienses con la legalización de la droga. Ya en las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015, Ciudadanos incluía en su programa electoral legalizar la marihuana para “el uso propio y terapéutico”. Abogando su lider Albert Rivera por que se crease un programa orientado a la “información y concienciación” de los efectos dañinos del idiotizante, la típoca hoja de Parra con la que un politico debe ocultar las verguenzas que propone.

Curiosamente, Ciudadanos no estaba sólo en sus demandas, sino que Podemos también en tan controvertido como la legalización de dicha droga.

Al otro extremo ideológico, Podemos coincidía en incluir en su programa el mismo tema y se comprometió a regular la actividad de los clubes sociales de promoción del cannabis. El lider de esta formación Pablo Iglesias, apelando a otro sector igualmente fanatizado de la juventud española, pero socialista o comunista (que, a cambio de un proyecto realmente revolucionario, está dispuesta a aceptar sus manipulaciones),ha asegurado que con la legalización se garantizará la calidad de la droga, se ahorrará en policía y se generarán grandes ingresos para mejorar la sanidad pública, se ve que la actualización de los conocimientos no es una cualidad precisamente del antiguo profesor de la Universidad Complutense.

Que liberales, como los del partido Ciudadanos o que populistas de izquierda aboguen como los de Podemos al unísono por la mariguana en España no debe extrañar a nadie. La nación lleva casi dos siglos convertida en laboratorio experimental de moderneses y más ahora allí se pone y quita presidentes con independencia de lo que su pueblo vote o le convenga, ya sabemos que allí los partidos sirven al estado y este a su vez a su propio amo, la improductiva banca internacional, ella no necesita productores, sino endeudadores, y que sociedad se endeuda más que aquella que tiene una población altamente improductiva como la que genera la deuda.

El mal que amenaza no distingue entre sociedades católicas o luteranas, en canto a la amenaza; ya se esté avecinando en una sociedad tan controlada y corporativizada como la sueca en Suecia, como si a sus élites no les alcanzara con el modo intencional con el que administran alcohol y medicamento a sus pobladores, algo se está acelerando en el modelo sueco en relación con la normativa malthusiana. Ese es el motivo por el que en sus bibliotecas públicas primero encuentras numerosas ediciones de libros con ideología de género dedicado a los jóvenes, que una obra actualizada para el mismo público con información científica sobre los efectos de la droga.

Lo terrible la ilegalidad de las drogas comienza a ser objeto de debates dentro de las mismas instituciones. Como por ejemplo tenemos un el seminario auspiciado por la Universidad de Uppsala en Almedal, ciudad de Visby, que ha sido publicado en forma de video el 4 jul. 2018 bajo el título de “¿Se utiliza el cannabis con fines médicos? ¿Suecia legaliza?”. Al pie del video podemos leer:

En los últimos años, el enfoque restrictivo de las drogas de Suecia ha sido cuestionado por varias fuentes. El uso de cannabis medicinal se ha discutido de forma intensiva de forma regular y ahora existen riesgos evidentes de que se convierta en un problema político en lugar de un asunto basado en hechos y ciencia. El enfoque restrictivo de las drogas en Suecia está bien establecido y ha sido así durante mucho tiempo. En los últimos años, sin embargo, ha sido cuestionado desde varios lugares. El uso de cannabis medicinal se ha discutido a intervalos regulares en Suecia. Para 2017, la discusión ha sido un poco intensa, donde puede haber riesgos obvios de convertirse en una cuestión política, en lugar de una cuestión basada en hechos, conocimiento y ciencia. Este seminario aborda nuevas actitudes que requieren menos restricciones y las pone en contra de la ciencia existente.

Los assitentes son: Mathias Hallberg, profesor, U-FOLD, Universidad de Uppsala, Håkan Leifman, CEO de CAN, Fred Nyberg, profesor titular, U-FOLD, Universidad de Uppsala,Erik Leijonmarck, Secretario General, ECAD, Walter Kegö, investigador principal, ISDP,Sara Skyttedal, consejo municipal, (KD), municipio de Linköping, Ewa Mörtsell, portavoz legal, (C), CUF,Ingrid Helander, jefe de redacción, Pharmaceutical World y Hugo Pringle de la junta directiva de La Liga Juvenil del Partido del Centro.

El sitio antidroga Drugnews ha resumido los datos más importantes de este seminario desde el punto de vista de la lucha contra la droga. Se citan las declaraciones de Håkan Leifman, director de la Asociación Federal para el Control del Alcohol y las Drogas, sobre el caso del cannabis (hachís, marihuana, etc.), el porcentaje que declaró que consumieron la droga el año pasado aumentó de 2.5 por ciento en 2013 a 3.6 por ciento. Hasta doscientas mil personas ahora usan la droga de vez en cuando. Se nos informa además que la proporción de suecos en el grupo de edad de 17 a 84 años que consumió cannabis el año pasado aumentó a 3,6 y que entre las personas que mueren inesperadamente, hay más cannabis en el cuerpo, según datos forenses. “Claramente, la disponibilidad de cannabis ha aumentado, lo que se nota en estos números, pero las actitudes han cambiado y más personas usan la droga”, dijo Leifman a Drugnews después de la conferencia.
https://www.bing.com/videos/search?q=pedro+sanchez+mariguana&&view=detail&mid=C5378A2A76845DB32D48C5378A2A76845DB32D48&&FORM=VDRVRV

El número detectado con trazos de cannabis ha aumentado desde los años 50 anualmente hace dos décadas hasta cerca de 300 muertes. O del uno por ciento al 6 por ciento de los aproximadamente 5,000 fallecidos que se examinan por año. Hay personas que murieron luego de accidentes, delitos o abusos poco claros y por los cuales la policía investiga.” No quiere decir que mueran de cannabis. Pero indica un mayor uso de cannabis incluso en grupos de riesgo, que abusan y viven en la sociedad, dice Håkan Leifman. Como bien recuerda Drugnews el único en el panel auspiciado por la Universidad sueca, que se pronunció a favor de permitir el cannabis fue el joven de 19 año Hugo Pringle de La Liga Juvenil del Partido del Centro, de la federación de jóvenes del Partido de Centro, es decir el de los agricultores para justificar la liberalización de la droga, otras cosas, para aliviar el poder judicial y, en cambio, atender mejor a las personas con dependencia y podría pensar en una venta en “tiendas reguladas”. Lo que no dice claramente es como se estarán frotando las manos la agricultura clientes de su partido cuando puedan competir en igualdad de condiciones con los cultivadores clandestinos de mariguana en Suecia, un país que, según publicaba el periódico Allehanda el 5 de febrero de 2016, pronto será autosuficiente en cannabis. Se decía que para entonces la droga no necesitaba ser introducida de contrabando en el país -aunque se sigue haciendo para ser francos o creer en los periódicos más recientes- porque se cultiva localmente en grandes cantidades. “Hay granjas residenciales bastante avanzadas, como invernaderos más pequeños en apartamentos o instalaciones de almacenamiento”, declaraba por entonces al periódico Henrik Blusi de la policía de Sundsvall. Para mi es precisamente la policía el organismo que desde mi punto de vista tienen la mayor responsabilidad en este tipo de florecimiento, por no atajar a tiempo el cultivo.

Si la mariguana es una puerta a nuevas drogas, debates de estos tipo (que poco o nada tienen de discusión realmente científica) solo sirven, como nos muestra el caso mexicano, para allanar el camino a la legalización de la droga, aunque no fue el caso por lo general se trata de ir confundiendo a la intelectualidad a través de la confusión cuantitativa, es decir ofreciendo desde diferentes “ puntos de vista” más argumentos en favor del cannabis que en su contra, sin hacer demasiado hincapié en los resultados totales de una legalización de la hierba y el consumo descontrolado de la misma que es lo que ocurre en la realidad. Aquí el truco fue otro, el de colocar a un chico en el mismo nivel que unos científicos. Pero incluso cuando en el del seminario organizado por la Universidad sueca, donde seminario la mayoría de los asistentes se pronuncien contra la droga, se sigue sirviendo a la causa, dejando sembrada la duda con el título, la cual será atornillada por la prensa general. Paralelamente la prensa del país sueco ha comenzado una campaña sutil en favor de la liberalización con artículo en los que se victimiza a los cultivadores, traficantes y vendedores de la planta, donde se habla de sus ventajas medicinales y publicando notas de lectores anónimos favorables a la liberalización. Pero con pocos o absoluta ausencia de reportajes investigativos sobre los efectos negativos de la mariguana en sus consumidores.

Por supuesto jamás encontraremos en la prensa del país nórdico, eco de artículos “alarmantes” para el movimiento marihuana como el publicado. el pasado el pasado 28 de septiembre de 2018 a las 4:51 pm en la revista Westword. Titulado de manera eufemística:” Ya es hora de que tomemos un respiro de la comercialización de marihuana.”. Su autor es Robert Troyer, quien desde 1916, después de haber trabajado como primer asistente del fiscal de EE. UU., durante seis años ocupa el puesto de fiscal de EE. UU, para el Distrito de Colorado en 2016, Basándose en informes recientes del Área de Tráfico de Drogas de Alta Intensidad de Rocky Mountain, del departamento de salud en Denver Health, de los Asociados de Energía, y del Departamento de Ingresos de Colorado y de la Ciudad de Denver, el fiscal llama a parar la carrera de la venta de drogas en Colorado.

El artículos está plagado de datos espeluznantes: resulta que ahora, los jóvenes de Colorado consumen marihuana en una tasa del 85 por ciento más alta que el promedio nacional; las muertes en el tráfico relacionadas con la marihuana habrían aumentado en un 151 por ciento; el 70 por ciento de las 400 tiendas de marihuana con licencia encuestadas recomiendan que las mujeres embarazadas consuman marihuana para tratar las náuseas matutinas; un cultivo de marihuana en interiores consume 17 veces más energía por pie cuadrado que una residencia promedio; cada uno de las aproximadamente un millón de plantas adultas de marihuana cultivadas por cultivadores autorizados en Colorado consume más de 2.2 litros de agua por día, Colorado ha emitido más de 40 retiros poco publicitados de marihuana comercializada con pesticidas y moho.

Troyer informa que a pesar de la legalización Colorado es testigo de un mercado negro en auge que explota el sistema regulatorio permisivo, y del que participan los productores de cárteles mexicanos para ese mercado negro donde se usan pesticidas de agentes nerviosos que contaminan el suelo, las aguas y la vida silvestre de Colorado.

El autor del artículo aborda el supuesto aumento de los ingresos fiscales, argumento manido por los promotores de la legalización lo mismo en Canadá que en España y especifica que para el caso de Colorado de la marihuana comercializada no deja ganancia neta, los ingresos por impuestos a la marihuana agregan menos del uno por ciento a las arcas de Colorado, mientras que la afecta más por los problemas de la salud pública, la seguridad pública y los costos regulatorios de la comercialización.

En relación con la esperada eliminación del mercado negro de marihuana, el fiscal nos cuenta que ha pasado todo lo contrario, ya que Colorado tras la comercialización legal se ha convertido en “un estado-fuente”, un teatro de operaciones para sofisticadas organizaciones internacionales de tráfico de drogas y lavado de dinero de Cuba, China, México y otros lugares. De tal modo vemos el modo en que los territorios libres de la mariguana afectan a los que se niegan a claudicar frente al flagelo de la droga, se trata entonces de un mal global en toda la extensión de la palabra.

Que le mercado negro, como cualquier otro, no termina con la legalización de mercancía podríamos preverlo usando solo la experiencia de cualquier producto, en el caso de la mariguana la historia se repite cuando según Troyer, sólo el año pasado la industria regulada produjo 6.4 toneladas métricas de marihuana contabilizada, mientras se encontraron más de 80,000 plantas del mercado negro en las tierras federales de Colorado.

Tampoco se ha conseguido la esperada disminución en el consumo de bebidas espirituosas con el acceso fácil a una droga alternativa, supuestamente menos dañina, como la mariguana. Por el contrario, gracias a los informes que sirven de base a la nota, sabemos que el consumo de alcohol en Colorado ha aumentado constantemente desde la comercialización de la marihuana.

¿Qué hay de la afirmación de la industria de que la marihuana curará la adicción a los opioides? Se pregunta el autor, la respuesta es Nada, pues se cita un estudio de The Lancet que encontró que los usuarios pesados de marihuana terminan con más dolor y tienen más probabilidades de abusar de los opioides. Esto no quita que la industria de la marihuana esté tratando de explotar la tragedia de los opioides en Estados Unidos para impulsar su propia sustancia controlada como una panacea. ¿Por qué? Es una oportunidad de lucro. Es por eso por lo que en Colorado ahora venden dispositivos para el consumo de marihuana que evitan la detección en las escuelas.

Estos son los mismos mercadólogos, dice el fiscal, que publicitan “golosinas” de marihuana, supositorios de marihuana y “cremas íntimas” de marihuana. Este marketing agresivo tiene mucho sentido en industrias de adicción como el tabaco, el alcohol, los opioides y la marihuana. Estas industrias obtienen la gran mayoría de sus ganancias de los usuarios pesados, por lo que se esfuerzan por crear y mantener este mercado de usuarios. Especialmente cuando los usuarios son jóvenes y sus cerebros son más vulnerables a la adicción, algo que ya hemos abordado en este sitio.

Troyer duda de que el 55 por ciento de los coloradenses que votaron por la comercialización en 2012 pensaran que votaron por todo esto. Por supuesto que no, votaron, como los canadiense y pronto lo harán los españoles o los mexicanos desde la más profunda ignorancia a la que tanto contribuyen las industrias culturales, los periódicos y hasta una escuela más interesada en experimentar a través de la pedagogía modernas, con las mentes de los jóvenes que en sus prácticas químicas de laboratorio y en sus lecciones de biología para que aprendan el daño funesto que a esas mismas mentes crea el consumo de cualquier droga, sea esta legal o no.

Estos impactos son la razón por la cual, según el fiscal, los abogados de los Estados Unidos podrían iniciar cargos criminales contra empresas de marihuana con licencia y sus inversionistas. Después de todo, un abogado de los Estados Unidos es responsable de la seguridad pública.

Los mariguanos contraatacan

Por supuesto no es así como piensan los promotores de la mariguana y ha decidido contraatacar al Troyer en el mismo terreno, por un lado, difundiendo contra informes que desarmarían sus alegatos y por otro haciéndole entrevistar por un periodista, con la misión evidente de socavarle el suelo, el triste papel lo ha jugado Thomas Mitchell con su entrevista aparecida en e medio el pasado 4 de octubre que podríamos traducir al español como; “El fiscal de distrito Bob Troyer de los Estados Unidos explica el ataque a la marihuana legal en Colorado”.

El periodista contrapone al informe anterior una serie de datos alternativos que restarían hierro al tema de las consecuencias negativas de la legalización de la mariguana, por ejemplo, que el informe del Departamento de Transporte de Colorado sobre el aumento de muertes de tráfico no hace diferencia el hecho de que haya o no presencia el cuerpo del accidentado de THC, es decir del tetrahidrocannabinol, principal componente psicoactivo del cannabis.

A esto responde Bob Troyer, reconociendo que el aumento del 151 por ciento en muertes por accidentes de tránsito no es una prueba perfecta de que la legalización de la marihuana causó cada uno de esos accidentes. Pero es una tendencia que no existía antes y que se debe de observar y tratar de mejorar para determinar cuál es el deterioro que causa la mariguana ya que el límite de conducción del estado de THC permitido en la sangre es solo un número aleatorio.

El caso es que la industria de la Mariguana, en lugar de cumplir la ley, lanza un estudio según el cual se ha exagerado las muertes por tráfico.  El fiscal compara esta dinámica con la que retrasó la investigación y la conciencia pública sobre cómo el tabaco causaba el cáncer, recordando como ya los científicos en la década de 1930 dijeron que podría haber un vínculo, y la industria siempre estaba socavando la ciencia que se estaba desarrollando en lugar de trabajar con la ciencia para obtener una imagen precisa y acordar las regulaciones razonables. Procurador de los Estados Unidos para el Distrito de

Esta es la dura lucha a la que estamos asistiendo, la legalización del cannabis y sus productos más o menos naturales, no solo ha resuelto problemas, sino que ha generado nuevos, solo una cosa podemos ver en este, y es que ya no podrán venirnos con el cuento de que, si ya está legalizado el alcohol y el tabaco, porque no hacer lo mismo con la mariguana. Pues bien, ya lo estamos haciendo y con ello completando las recetas de auto exterminio, de la raza humanan, incluidas en esta las guerras, legalizadas desde hace décadas por las democracias como hoy hace con la mariguana.

“El cerebro adolescente”; el libro que los mariguanistas no quieren que tu leas

3 Nov

 

Si los Estados de Norteamérica estuviesen de verdad interesados en un debate serio (lo que debería ser innecesario a estas alturas del desarrollo de las ciencias) muy bien podrían contribuir al mismo, comprando los derechos y ofreciendo al gran público, de manera gratuita, un libro tan sencillo como necesario: The Teenage Brain. A Neuroscientist’s Survival Guide to Raising Adolescents and Young Adults (El cerebro adolescente. Guía de supervivencia de un neurocientífico para educar a adolescentes y adultos jóvenes); se trata de una obra, muy didáctica e impecable desde el punto de vista de la ciencia, publicado por las investigadoras Frances E. Jensen, Amy Ellis Nutt en el 2015, y que algún amigo de la democratización del saber ha subido como audiolibro a su canal de Youtube.

 

Las autoras

En nuestro caso nos interesa en particular lo que informa a su página 141 a la 157, en su edición digital. Ellas están dedicada a los efectos de la mariguana en la adolescencia, basándose en estudios de absoluta actualidad. Pero antes presentemos a las autoras.

La Dra. Frances E. Jensen es la directora del departamento de neurología de la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pennsylvania. Como madre, maestra, investigadora, clínica y conferencista frecuente para padres y adolescentes, se encuentra en una posición única para explicar a los lectores el funcionamiento del cerebro adolescente.

Por su parte Amy Ellis Nutt, es una reportera que cubre el tema de cubre neurociencia y salud mental para The Washington. Obtuvo su licenciatura en inglés y filosofía en el Smith College una maestría en filosofía en el Instituto de Tecnología de Massachusetts y otra en periodismo en La Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia, MS, Ganó el Premio Pulitzer en escritura de largometrajes en 2011 ha sido profesora de Periodismo en la Universidad de Princeton u es autora o coautora de tres libros.

En la obra que nos ocupa se nos enseña que los años de la adolescencia abarcan etapas de importancia vital para el desarrollo del cerebro y que precisamente por ello los adolescentes no pueden ser tan resistentes a los efectos de las drogas como nos han querido hacer creer las campañas para facilitar su consumo.

La marihuana, por ejemplo, puede causar problemas de memoria persistentes incluso días después de fumar, y su uso a largo plazo de la marihuana impacta el IQ en la edad adulta. Evidentemente a los gobernantes de Canadá no les interesa mucho la existencia de una ciudadanía inteligente, sino más bien desinformada y embrutecida como lo debe haber estado gracias a la mariguana “medicinal” esa que los llevó al poder a través de la democracia liberal, ese modelo tan ensalzado como el menos malo de todos los sistemas, por el genocida de Winston Churchill.

También se confirma en este libro lo que es saber popular que “María” es una “droga de entrada” que lleva al uso de sustancias ilícitas más peligrosas, que afecta el funcionamiento mental y la coordinación, y representa una amenaza para la seguridad pública cuando, por ejemplo, las personas se ponen al volante de un automóvil.

De manera gráfica las autoras nos cuentan la historia de un joven que comenzó a fumar marihuana con regularidad a la edad de trece años y continuó hasta los veinte años ahora cuando no ha fumado un porro durante años, todavía se siente como si estuviera en una niebla. Ni siquiera maneja un coche porque no confía en su atención y concentración; le cuesta mantener una conversación; y dice que sufre de ansiedad, depresión y paranoia. También dice que está sorprendido de que su madre de mediana edad recuerde todo tipo de cosas sobre su vida temprana, pero que solo puede recordar fragmentos y piezas dispersos.

Pese a la cultura anti-marihuana que alguna vez se intentó sembrar en la población norteamericana, para cuando aparecen este libro más de 100 millones de estadounidenses mayores de doce años admitían haber probado marihuana al menos una vez en sus vidas. A pesar de siete décadas de criminalización, la marihuana sigue siendo la droga ilícita más popular del mundo, con más de 200 millones de personas que usan marihuana cada año, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. El mayor uso es entre los jóvenes, y la edad de inicio es cada vez más joven.

Muchos defensores de la legalización de la mariguana se escudan tras el carácter legal de la bebida, pero lo que no te dicen es lo que nos declara esta obra que, de hecho, la marihuana está superando al alcohol como un problema de salud pública en los adolescentes. En los últimos cinco años antes de la aparición de El Cerebro Adolescente, el abuso de la marihuana había ya sido responsable de casi dos tercios de las admisiones de adolescentes, de entre quince y diecinueve años, a centros de rehabilitación, en comparación con menos de un tercio del alcohol.

Frances E. Jensen, Amy Ellis Nutt explican a sus lectores que el Cannabis es la única planta que contiene la clase única de compuestos moleculares o metabolitos conocidos como cannabinoides, incluido el tetrahidrocannabinol (THC), que es en gran parte responsable de los efectos fisiológicos y psicofarmacológicos peculiares de la marihuana. Se han identificado más de cuatrocientos productos químicos en el cannabis, de los cuales al menos sesenta son cannabinoides. Una razón por la que el THC tiene un efecto tan potente en el cerebro humano es que fabricamos nuestros propios cannabinoides, llamados endocannabinoides (traducidos literalmente, “dentro de los cannabinoides”). Así que tenemos receptores cannabinoides naturales en nuestras neuronas en ambos lados de la sinapsis. Cuando se fuma marihuana, el THC se absorbe rápidamente en la sangre y se distribuye a los tejidos. El cannabis afecta la temperatura corporal, la presión arterial y el ritmo cardíaco y respiratorio.

Mentalmente, la marihuana causa un estado alterado de conciencia que se percibe como relajación, placer e incluso euforia. Se intensifican las experiencias sensoriales ordinarias, como comer, escuchar música o mirar una película. La ansiedad suele disminuir, pero a veces la marihuana puede aumentarla y también puede causar depresión o paranoia. En dosis altas, los usuarios pueden sentir una reducción en la motivación y la espontaneidad y un letargo general, pero en ocasiones también confusión, alucinaciones y náuseas. Los efectos inmediatos de la marihuana generalmente comienzan unos quince minutos después de fumar; Otros pueden durar tres o cuatro horas.

Pérdida de equilibrio y afección del habla

El THC es el agente psicoactivo en el cannabis que produce el llamado “subidón”. El tropiezo y la falta de coordinación que experimenta alguien afectado por la droga ocurre porque el THC afecta al cerebelo. El habla confusa, la hiperconciencia del sonido, otras distorsiones auditivas y visuales y la sensación de desaceleración o aceleración del tiempo son los resultados de los efectos del THC en las regiones sensoriales del cerebro.

Ya no es la misma droga

Luego de aclararnos todo el mecanismo, las divulgadoras científicas de las diferencias sufridas por la mariguana que se consumía en los años 80 del siglo pasado con respecto a la que se venden en nuestro siglo.

Así los pitillos que fuman los chicos de hoy no son los mismo que podía fumar haber fumado su padre. En 1985, las concentraciones de THC en la marihuana alcanzaron un promedio de menos del 4 por ciento. En 2009, la concentración promedio de THC en la marihuana fue cercana al 10 por ciento.

El cerebro joven, particularmente expuesto

El problema más crítico para los adolescentes, escriben, es que el THC altera el desarrollo de las vías neuronales. En un cerebro adolescente que todavía está depositando la materia blanca y se cablea a sí mismo, tales interrupciones son mucho más dañinas que si estuvieran ocurriendo en un cerebro adulto.

De acuerdo con este libro, tan recomendable, los endocannabinoides, son especialmente densos en áreas clave del cerebro involucradas en la cognición, la memoria, la emoción, la coordinación motora y la motivación. Cuando el THC se introduce al inhalar o ingerir marihuana, baña el cerebro, pero también se dirige directamente hacia los abundantes receptores endocannabinoides en el hipocampo, la amígdala, los ganglios basales, el cerebelo y el núcleo accumbens, donde interfiere con los procesos químicos del cerebro. inhibiendo o potenciando cierta actividad. Debido a que el THC se une a los receptores endocannabinoides cuatro veces, así como a los cannabinoides naturales del cerebro, las moléculas de THC pueden abrumar los sitios receptores e interferir con la función cerebral normal. Cuando eso sucede en el cerebelo, por ejemplo, interrumpe el buen funcionamiento de la corteza motora; esta es la razón por la que los fumadores de marihuana pueden parecer flojos, torpes y lentos y tener problemas para reaccionar rápidamente en situaciones peligrosas. Y esa falta de capacidad de respuesta, con uso crónico, resulta en una incapacidad para aprender de experiencias negativas. Lo más importante de todo es que estos efectos negativos parecen ser exagerados cuanto mas pronto en su vida una persona comienza a consumir marihuana.

En su adolescencia temprana, se ha demostrado que los adolescentes que fuman marihuana tienen un volumen cerebral total más pequeño, una materia gris reducida y un mayor daño a la materia blanca en comparación con los no usuarios. Ese daño, dicen los científicos, todavía se puede ver en los escáneres cerebrales de usuarios crónicos hasta bien entrada la edad adulta.

Cuando la amígdala es sobre estimulada por THC, disminuye sus sitios receptores de cannabinoides; esto significa que se necesita más que la cantidad normal de estimulación para que el cerebro se interese en aprender algo nuevo. ¿Cómo lo consigue? Fumando más la droga, claro. Para un adolescente, este tipo de “saturación” de marihuana conduce rápidamente a la adicción, explican las autoras concluyendo que el factor más significativo en la asociación entre el abuso de marihuana y el daño cerebral potencial es la edad. Los usuarios adolescentes tempranos tienen el doble de probabilidades de volverse adictos, y los que se entregan a la marihuana antes de cumplir los dieciséis años tienen más problemas con el enfoque y la atención y cometen el doble de errores en las pruebas que incluyen planificación, flexibilidad y pensamiento abstracto. Además, cuanto más joven es un fumador de marihuana, más fuma él o ella. En pocas palabras: cuanto antes el uso, mayor es el abuso.

El tema de la memoria

En relación con el olvido nos aseguran que se trata del déficit cognitivo más ampliamente reportado asociado con el consumo de marihuana. El THC tiene un efecto sobre la LTP y puede disminuir la activación de los receptores de glutamato que crean sinapsis durante el proceso de memoria. Además, los efectos de los cannabinoides pueden durar días en adolescentes, en contraste con el efecto más breve en adultos. Los investigadores observaron la LTP y simularon los efectos de la exposición al cannabis mediante el baño de rodajas de cerebro de rata en 2-AG, un cannabinoide sintético. Encontraron que las rebanadas bañadas en 2-AG tenían poca o ninguna LTP, mientras que las rebanadas en condiciones normales de control mostraron una buena LTP. Se sabe que el efecto del cannabis en la LTP afecta dos puntos en el proceso de construcción de sinapsis: primero evita que la señal salga del axón y luego bloquea la maquinaria que produce nuevas proteínas sinápticas para hacer sinapsis más fuertes.

El deterioro de la memoria después de la exposición al cannabis es similar en adultos y adolescentes, pero los adolescentes sufren los efectos por mucho más tiempo. Cuando los consumidores intensos de marihuana, de entre treinta y cincuenta y cinco años, han sido probados, los estudios muestran constantemente que, en los días y semanas posteriores a la ingestión de cannabis, tienen una memoria y habilidades de aprendizaje más deficientes. Para el día veintiocho, sin embargo, sus problemas cognitivos se han resuelto. Los adolescentes con poca exposición al cannabis muestran deficiencias cognitivas similares a las de los usuarios adultos crónicos, pero con el uso continuado, su deterioro cognitivo no se resuelve completamente y, en algunos casos, puede durar meses, incluso años.

Aprendizaje afectado

Este éxito de ventas, aunque no lo suficiente pera llegar a todos los que con sus votos podrían haber evitado la maniguanización legal de América del Norte, nos explica muy buen la relación entre los cannabinoides y el aprendizaje: resulta que una pequeña parte de la amígdala, donde los receptores de cannabinoides son especialmente densos, es responsable de producir la sensación de asombro. Esta misma parte también ayuda a la persona a saber qué información es nueva y qué no. Cuando los fumadores de marihuana afirman que los colores son más hermosos, la música es más profundo y el sabor es más agudo que cuando no son altos, es porque la inundación de THC ha provisto que esta parte de la amígdala reaccione de forma exagerada. Cuando se habla de THC, todo parece nuevo en el centro emocional del cerebro. Los adolescentes, los cerebros y las personas que se encuentran en un estado casi constante de la mayoría de la conciencia, los que están especialmente en esta sobreestimulación y, por esta razón, es más difícil para los adolescentes que los adultos tienen el hábito de la droga.

Aún más preocupante es el vínculo, que ven la científica y la periodista entre el uso crónico de la droga durante la adolescencia y la disminución del coeficiente intelectual, según el “Cerebro adolescente” se ha demostrado que el IQ verbal está especialmente disminuido en las personas que han fumado mariguana diariamente a partir de los 17 años, en comparación con las personas que fumaron a una edad posterior. También se ha observado, aseguran que el consumo de marihuana inhibe el funcionamiento en las áreas de la corteza que desempeñan un papel crítico en el reconocimiento de errores, específicamente el conocimiento de los propios pensamientos y comportamientos.

Mariguana y locura

Ya he escrito en otras ocasiones sobre la relación entre el consumo de mariguana y la enfermedad mental, según los mariguanistas una exageración de la propaganda contra la droga que se hacía en la Norteamérica de los años 30.

Este libro confirma mis alertas. Resulta que los neurólogos y los neurocientíficos, asocian la incapacidad de detectar errores con varias psicopatologías, incluidos los delirios psicóticos de la esquizofrenia. Existe evidencia de que los esquizofrénicos tienen menos materia blanca que las personas normales, y este patrón también se observa en aquellos que han usado mariguana crónicamente durante la adolescencia, el riesgo de esquizofrenia para estas personas es dos a cinco veces mayor que lo normal.
Otras enfermedades mentales también se han relacionado con el cannabis. Un científico del Centro de Adicción y Salud Mental, precisamente de Canadá encuestó a más de catorce mil personas y descubrió que quienes fumaban marihuana casi todos los días no solo tenían el doble de probabilidades de sufrir psicosis, sino que también eran el doble de vulnerables a la ansiedad y los trastornos del estado de ánimo, especialmente la depresión.

En 2010, el Instituto Holandés de Salud Mental y Adicciones publicó un estudio basado en datos recopilados por un estudio de salud mental de la Organización Mundial de la Salud de cincuenta mil adultos en diecisiete países. Una de las conclusiones a las que llegaron los investigadores holandeses fue que el consumo temprano de marihuana estaba relacionado con un aumento del 50 por ciento en el riesgo de sufrir un episodio de depresión clínica después de los diecisiete años. Uno de los estudios más grandes siguió a decenas de miles de jóvenes soldados suecos durante más de una década. Los usuarios más intensos, es decir, aquellos que dijeron que habían usado marihuana más de cincuenta veces, tenían seis veces más probabilidades de desarrollar esquizofrenia que aquellos que nunca habían fumado marihuana.

A modo de conclusión

Hasta aquí lo que tomo del libro “The Teenage Brain”, que tan bien le habría hecho leer lo mismo al libertador de la mariguana en Canadá, el Muy Honorable Primer ministro de Justin Trudeau, elegido para el puesto en 2015, precisamente el año de su publicación, que los que están haciendo lo mismo contra su patria en México, los miembros de su tribunal supremo, y sus aplaudidores, los legisladores afines al presidente electo López Obrador, tan felices como ya hemos visto por que se avance en la liberalización de la mariguana recreativa, que es lo mismo que avanzar en contra de la capacidad de aprendizaje y por supuesto la salud mental de las nuevas generaciones mexicanas.

 

América del Norte se nos enmariguana

2 Nov

El proceso de enmariguanar legalmente México fue lento, pero sin pausa. Comenzó, con una artera jugada del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, cuyo mandato vence el 1 de diciembre del 2018. A principios de noviembre de 2015. Peña Nieto afirmaba que a título personal estaba en contra de la legalización de la marihuana porque abre el camino para el “consumo de drogas mucho más dañinas”. A pesar de enunciar esta verdad tan grande como uno de esos enormes templos católicos que llenan todo México, Peña Nieto llamó a abrir un “amplio debate” en torno al tema, el motivo es que, ya que no se consideraba” dueño único de la verdad”, con razones similares podría convocar al debate sobre si la tierra es esférica o plana, valiente relativismo cuando lo que está en juego es la salud mental de aquellos a los que dice servir.

Por esos días, concretamente el 4 de noviembre, la Primera Sala del alto tribunal de México emite una sentencia favorable al uso de la hierba para fines “recreativos” en beneficio de cuatro querellantes al considerar que la Ley General de Salud contradecía el derecho de estos al libre desarrollo de la personalidad y autodeterminación frente a su consumo. Si con esos términos se define el derecho del pueblo al embrutecimiento y la enfermedad, habrá que calificar a la legislación mexicana poco menos que maquiavélica, como diseñada por un príncipe empecinado en tener bajo sus pies a un pueblo fácil de gobernar.
Así comenzaba el allanamiento vergonzante del camino a la legalización de la mariguana en México, usándose una estrategia muy similar a la que se emplea en el mundo hispanoamericano cuando se buscan cambio político que le pase por arriba a ciertos valores arraigados en la población, por ejemplo, los de la defensa de la vida o los del rechazo al matrimonio entren personas de iguales genitales y por tanto incapacitadas para procrear.

Ya para junio de 2017 el presidente modificaba la Ley General de Salud para legalizar el uso de la planta con fines terapéuticos, pero todavía la regulación se quedaba corta muy pronto. Por fin este primero de noviembre de 2018, El Economista de México se ha hecho eco la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) del país de avalar el uso recreativo de la mariguana y lo que es peor del respaldo con que cuenta la medida por parte de los políticos del partido ganador en las últimas elecciones mexicanas.
Según la publicación Alfonso Durazo, futuro secretario de Seguridad Federal, consideró que la despenalización del uso lúdico de la mariguana ayudaría a reducir la violencia y la inseguridad (como si la mariguana legal no afectara la mente humana) agregando que la tendencia en el mundo es hacia la liberalización, como si todo lo que se hiciera el mundo, por ejemplo, las guerras mundiales mereciesen “sintonizarse”.

Durazno basa su estimación en la experiencia en otros países, ya contaré más adelante lo que ha pasado en Colorado para que vemos que equivocado está. El coordinador de Morena, en el Senado, Ricardo Monreal, no se queda atrás y califica de “Hecho Histórico” el que ya no sea delito el uso lúdico de la mariguana, solo le faltó compararla con El Grito de Dolores, solo que este caso el mal gobierno llamado a combatir por el cura Hidalgo, está en este lado del Atlántico. Por su parte el coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, también se congratuló por la decisión de la Corte. ¿Serán ignorantes o simplemente se burlan de sus votantes?

Si estos dicen los secuaces más cercanos Andrés Manuel López Obrador, ya podemos prever cual será la política mariguanera del nuevo presidente cuando se instale en el poder, mexicanos a correr.

Si tales politiqueros no tuvieran por misión la de engañar a los hijos de su pueblo, y sí la tarea de ejercer el poder por el bien estar de esto, lo menos que deberían hacer es leer con detenimiento la abundante información que existe sobre lo que pasa en los territorios donde la mariguana está legalizada. Evitarían el ridículo de aplaudir una medida que en el peor de los casos generara gastos enormes de salud, y en el mejor de los casos genera situaciones grotescas.

Como ejemplo tenemos aquella de la que se hizo eco, el pasado 21 de septiembre el New York Times cuando dio la noticia de la dueña de un restaurante que usaba el humo de la mariguana para aliviar en dolor de las langostas que habrían de sacrificarse en beneficio del paladar de sus comensales. El hecho ocurre en Southwest Harbor, EE. UU, donde la propietaria de un restaurante de Langosta ofrece a sus víctimas lo que ella pediría para sí antes de ser ejecutada, por ello trata de drogar a los crustáceos con marihuana en la creencia, sin fundamento científico alguno, de que habrán de sumergirse sin dolor y sin estrés en el agua hirviendo que les espera antes de ser degustados por la clientela. Así de afectada estará la cabeza de langostera, seguro que por los mismos humos con los que pretende aliviar el sufrimiento de los pobres animales marinos.

La tragedia se repite en Canadá

El problema no radica en saber o no saber inglés, como podría suponerse al leer las declaraciones de los políticos mexicanos. El otro extremo del subcontinente, a pesar de tratarse de un medio cultural completamente distinto, pasa lo mismo.

En Canadá la ignorancia sobre los efector de la liberalización de la mariguana no parece menor que en México. Es por eso por lo que uno se percata de que no se trata de una medida soberana de los pueblos, sino de la implementación contra ellos de una agenda de carácter internacional.

Claro el lavado de cerebro va por delante, se cree que el 70% de los canadienses apoya la legalización, por no hablar del modo en que a pesar de su prohibición se había generalizado el consumo de la droga, a, punto de que 4,9 millones de personas habían consumido, por lo menos 20 gramos de cannabis en 2017. De este consumo solo un 10% correspondió a marihuana medicinal, legal en Canadá desde 2001. La prohibición estaba vigente desde 1923.

Ahora veremos que va a pasar después que el pasado 17 de el primer ministro Justin Trudeau ante la Cámara de los Comunes en Ottawa, serían legales desde ese día, convirtiéndose Canadá en el segundo país, tras el Uruguay autorizar el uso recreativo de esta droga en toda la nación. De acuerdo con la nueva ley, los adultos, según la provincia o el territorio, pueden legalmente comprar, cultivar y consumir una cantidad limitada de marihuana. Cada hogar canadiense podrá cultivar hasta cuatro plantas y una persona puede portar hasta 30 gramos de marihuana legal en lugares públicos.

Lo más triste han sido el twitazo de La ministra de Sanidad, Ginette Petitpas Taylor calificando el fin de la prohibición del cannabis como un paso a una política responsable y justa”. Esto indica lo poco que interesa la salud del resto de los súbditos de la Reina de Inglaterra a quienes en nombre de esta gobierna la inmensa neocolonia canadiense.

El que si tendría que estar dando saltos de alegría y con toda razón sería el Ministro de Finanzas, Bill Morneau quien en diciembre del año pasado había declarado que el 25% de los ingresos fiscales por el cannabis irían al Estado mientras que un 75% de esos ingresos pasarían a las provincias. Según las estimaciones divulgadas por este en aquel momento los ingresos fiscales sobre la venta de cannabis podrían ascender a 400 millones de dólares canadienses (unos US$ 310 millones). Se trataba de una concesión, resulta que el primer ministro, Justin Trudeau, había sido muy criticado en octubre por los legisladores locales tras haber propuesto una distribución 50/50 entre el Estado federal y las provincias y territorios.

Evidentemente la discusión entre los representantes del estado, que no del pueblo, era mas sobre la repartición de la torta que las consecuencias que traería su elaboración para el pueblo.

La dimensión del debate ha sido fundamentalmente económica. Al punto de que uno de los argumentos que enarboló Trudeau para la legalización del cannabis era que con la “regulación” se quedarían los delincuentes al margen de su comercialización, como si el contrabando de productos legales no hubiese existido toda la vida.

Al mismo tiempo el estado canadiense ha decidido apiadarse de estos “bad boys”, eliminando los antecedentes penales a quienes fueron condenados y cumplieron condena por posesión de hasta 30 gramos de marihuana, el actual límite legal. Con ello se beneficiarían las casi 500.000 personas están en esta situación y de paso se daría una buena lección sobre lo favorable que es violar una ley antidroga.

Eso si no cualquiera podrá comprar mariguana, tendrán que ser personas ser mayores de 18 años, como si ya el cerebro estuviera completamente desarrollado y los efectos del porro fueran nulos a esa edad. Menos mal que los muy católicos y conservadores habitantes de Quebec se han puesto “duros” y van a subir la edad del comprador a los 21 años.

Evidentemente estos politiquero que le están abriendo las puertas de norteamericana a la mariguana, ni tienen conciencia de los efectos inmediatos de la droga en el que la consumen, ni de lo que de hecho ha pasado allí donde esta se ha liberalizado, ya que ellos no se toman el trabajo de informarse sobre lo que ha pasado nosotros vamos a hacerlo, pero eso será el objeto del próximo trabajo.