No es cuestión de raza sino de Estado

23 Sep


 

 

 

No todos los policías son racistas“; así se titula un editorial publicado hoy por el periódico sueco Dagens Nyheter en el que se comentan las protestas en Charlotte en el estado de Carolina del Norte, desatadas después que el pasado martes, un hombre negro fuera muerto a tiros por la policía, según el periódico, “una pequeña parte de los manifestantes tienen la intención de luchar, tirar piedras y saquear tiendas” bonita forma de desacreditar la protesta identificando con ella la acción “oportunista” de la delincuencia. Lo que pierde de vista el editorial es que una vez más delincuencia es usada como arna contra la conciencia, lo que tiene que hacer un periodismo investigativo es exponer la forma en que la policía logra desatar la delincuencia en los momentos que le conviene parecer como una institución necesaria.

En la nota se nos informa que la  policía asegura que  Keith Scott, el hombre muerto por ella, se había negado soltar su arma mientras que la familia dice que él estaba esperando a su hijo, y que lo que guardaba en el bolsillo era un libro que estaba leyendo y no un arma de fuego.Las autoridades aseguran que encontraron ningún libro, y si un arma de fuego, mas si esto es verdad, no deberían negarse a publicar la  película del incidente, el cual por cierto no es el único, en el mismo editorial se narran eventos de similar perfil: el caso de la Policía de Tulsa, que disparó a un hombre negro, sin armas y a pesar de que tiene sus manos sobre su cabeza o el caso de Columbus donde  un gendarme, en ese caso blanco, mató a un asaltante de 13 años, negro  después de que este había tirado las armas de aire comprimido con que cometía sus fechorías.

DN cuestiona la naturaleza racial de estas muertes afirmando que  los casos son diferentes y testimonio a menudo apuntan en direcciones distintas. Para empezar, era negro el policía que disparó a Scott (como también lo es el jefe de la policía en Charlotte). En otro incidente famoso el de Ferguson en 2014,  los espectadores negros que dijeron que el muerto había atacado a la policía y no a la inversa.

Por supuesto. agrego yo,  no todos los policías son racistas, como tampoco todas sus víctimas son blancas. La diferencia entre una víctima de un color y la del otro es que cuando la policía mata injustamente a un blanco, nadie protesta. En cambio cuando la persona asesinada es negra se desatan lasa protestas como si fuese un caso mas de racismo, cuando en realidad se trata de otro ejemplo del terrorismo que mantiene permanentemente  el estado , sea de corte liberal o abiertamente totalitario, contra sus propios ciudadanos.

Elena Medel en el Cervantes de Estocolmo

22 Sep

La poeta española Elena Medel  durnte su presentación en el auditorio del Cervantes de Estocolmo

Debo agradecer a la dirección del Instituto Cervantes de en la capital de Suecia el haber facilitado que yo pudiera entrevistar a la poeta española Elena Medel para el programa radial La Tertulia de Estocolmo.

El hecho tuvo lugar el pasado 21 de septiembre, instantes antes que Medel iniciara usa suerte de coloquio recital en el auditorio de la institución. Hemos de reconocer que no todos los días tenemos ocasión de escuchar a una laureada representante de la poesía joven española dándonos su opinión sobre el proceso creador de la escritura, alguien que sabe muy bien lo que dice, pues no solo ha incursionado en la poesía sino también en el relato y el ensayo; todo ello coronado con su experiencia en el trabajo editorial. Elena Medel Navarro nació el 29 de abril de 1985 en Córdoba, comenzó a escribir siendo prácticamente de niña, y a la temprana edad de 17 años resultó laureada con el premio Andalucía Joven. Desde entonces ha seguido escribiendo con dedicación y entrega, los resultados no se han hecho esperar con el mejor de los premios, el de la traducción del autor a diferentes lenguas que van desde aquellas que se conocen como modernas a otras tan exóticas como pueden ser para nosotros el armenio o swahili.

No fue aquella entrevista larga, pero si sustanciosa, como tendrá el oyente de mi programa oportunidad de constar. De todos modos, hubo oportunidad, como parte del conversatorio con el público al final del recital de abordar cosas que se me habían quedado en el tintero como por ejemplo el por qué y como de la iniciación de la poetisa en ensayística o el concepto por el que se rige la editorial la editorial de poesía por ella fundada; La Bella Varsovia.

‘Dejo a continuación el video que tomé ese día para que para que usted pueda conocer lo que esta joven, paisana de Lorca me contestó y algo más importante, para que pueda valorar el saber estar de  Elena Medel en la poesía:

Lorca en sueco: un intento que vale la pena

20 Sep

El poeta y director del Instituto Cervantes de Estocolmo Julio Martínez Mesanza da inicio a la presentación del libro “Si muero, dejad el balcón abierto”. Más fotos de la actividad pinchando aquí.

No creo en la traducción de la poesía entendida esta como un juego de imágenes, conceptos y musicalidad de las palabras imposibles de recodificar en la justa medida de una lengua a otra. Creo en cambio en la utilidad del intento de las traducciones poéticas en tanto permiten el acercamiento entre pueblos y culturas.
Por lo anterior asistí con curiosidad al Instituto Cervantes de Estocolmo, el pasado 19 de septiembre para disfrutar de la presentación de la obra de la editorial Themis, publicada este año bajo el título sueco de “’Om jag dör, Lämna balkongen Oppen”, en español “Si muero, os dejo el balcón abierto”. Se trata de una edición bilingüe que recoge algunos de los poemas más relevantes de los escritos por García Lorca. Para el título se tomó un fragmento de uno de las poesías traducidas para la ocasión por Ingmar Simonsson y Martin Tegens. Tras la presentación hubo un brindis y la venta del libro.

 


Durante el evento los asistentes pudimos escuchar y valorar la lectura de algunos de los poemas primero actor en español por el actor Víctor Criado, y luego en sueco por uno de los editores , Ingmar Simonsson quien, además llevó la voz cantante, en su lengua escandinava, a la hora de explicara los asistentes las particularidades del proceso de traducción de las obras lorquianas.
y luego por uno de los traductores en sueco, y cuál no sería mi grata sorpresa al encontrar entre ellas una dedicada por el malagueño a esa Cuba que tanto le fascinó, me refiero a “Son de negros”:
Cuando llegue la luna llena
iré a Santiago de Cuba,
iré a Santiago,
en un coche de agua negra.
Iré a Santiago.
Cantarán los techos de palmera.
Iré a Santiago.
Cuando la palma quiere ser cigüefla,
iré a Santiago.
Y cuando quiere ser medusa el plátano,
iré a Santiago.
Creo que la parte semántica se logra traducir otra cosa sería el ritmo, para mí una misión imposible, de todos modos, valió la pena. Aquí le dejo a mi lector el vídeo que tomé durante el evento para que disfrute de esta particular aventura literaria.

Sobre El Quijote en Escandinavia

13 Sep

 

Pinche el enlace a continuación para escuchar el programa de la “La tertulia de Estocolmo” emitido el 23 de junio de 2016, en los 91.6 FM, de la capital sueca, por Radio Botkyrka: http://www.ivoox.com/12883066
Esta emisión del programa que conduce Carlos M. Estefanía se la dedicaremos a una interesante charla sobre la presencia del Quijote en Escandinavia, que tuvo lugar en el Instituto Cervantes de Estocolmo el pasado 26 de abril. También abordaremos la celebración del Día Nacional de Suecia y en Argentina y la despedida de la Embajadora del país escandinavo en Buenos Aires.

Comenzamos escuchando las palabras de presentación de Julio Martínez Julio Martínez Mesanza, director del Instituto Cervantes de Estocolmo, en su 25° aniversario y a 400 años de la muerte de Miguel de Cervantes, quien anuncia de paso el V Festival de Culturas Iberoamericanas, actividad en la que se nuclean las expresiones artísticas y literarias de Hispanoamérica.

A continuación disfrutaremos de una exposición en perfecto castellano a cargo del profesor sueco Ken Benson, quien aborda la figura del creador del Quijote y la recepción de su obra en la sociedad escandinava a través de los siglos.

Amar es para siempre 4: buena en lo estético y cuestionable en lo ético y lo histórico

3 Sep

No puedo negar el haber disfrutado la cuarta sesión de Amar es para siempre, secuela de Amaren tiempos revueltos, de la que, en sido fiel seguidor desde sus inicios, con todas las críticas que pudiera hacerle. Ahora le toca el turno del rapapolvos a la continuación de la telenovela que inexplicablemente dejó de transmitirse en la televisión pública española, digo lo de inexplicable no por la audiencia, la calidad de las actuaciones o lo que suele ser determinante, el aplauso del público, sino porque a pesar de transmitirse en  Antena 3, una cadena privada,  este espacio televisivo mantiene la misma ideología de estado de siempre, es decir la inducción de una conducta en lo relativo a la familia, la fidelidad y la vida, en la que todos los representantes del poder, sean de izquierda o derecha parecen estar de acuerdo.

Es una pena que una serie tan bien hecha como Amar, sobretodo en la ambientación de los años sesenta caiga en la pifia, de que los espías de la guerra fría en los aos sesenta, eran torturados o que la pasarían peor en Estados Unidos que en España.

Otra cosa inverosímil es que los norteamericanos secuestrarían a un científico de un país aliado, en este caso español cuando el robo de cerebros funciona de otro modo (otra cosa es que chantajearan a los nazis para trabajar con ellos), esto por no hablar de la presunta persecución de Martos por la Mossad cuando esta resultó particularmente selectiva y siempre con fines propagandísticos, a la hora de capturar a sus víctimas.

Más absurda es la intención de los personajes de escapar de España para ponerse a salvo de órganos de inteligencia extranjeros, como si no hubiese nadie más desguarnecido que un refugiado en tierra extraña, sobre todo en esa Inglaterra cuyos agentes fueron los creadores de los servicios de inteligencia norteamericanos en vísperas de la segunda guerra mundial y cuya alianza con los interese estadounidenses está a prueba de balas desde hace más de un siglo. De ese modo esconderse de la Cía en las islas británicas equivale a meterse en la boca del lobo, algo que un hombre de mundo como Reyes debería conocer muy bien.

Por último tenemos es el triste papel que le han otorgado los guionistas al patriarca del Asturiano, epicentro y conector de la serie desde su nacimiento. A Don Pelayo le han convertido en esta etapa en una especie de compinche del uso de la eutanasia, es vergonzante, pero cómplice al fin y al cabo de ese término anacrónico de la muerte digna. Poco a poco lo van introduciendo en tan triste papel, primero en el caso de una anciana, su amiga Emilia, luego en el menos perdonable de una joven, Sofía a la que este hombre que ahora nos parece mas sabio por diablo que por viejo, ayuda a ocultarse de su madre para que pueda llevar acabo la rendición incondicional ante la enfermedad que le aqueja desde la infancia, para que no luche hasta el último momento por aquello por lo que su mamá estaba dispuesta a dar la vida, raro caso de reivindicación del sacrificio maternal en series televisivas. De lo que se trata de crear un modelo que se rinda en batalla aún no perdida del alejamiento de la propia muerte, en resumen para que induzca en la mente de millones de televidentes la claudicación frente a la muerte.

Qué que pena me da en este punto el dueño del Asturiano, quien además de “Celestino” (alcahuete) nos lo han vuelto un ser inhumano.

Un canal para disfrutar el cine cubano, incluido el que “nunca existió”

3 Sep

Cuando era niño y no tenía clases veía como suma atención un programa que se llamaba, si mal no recuerdo, Cine del Hogar. Allí se presentaban películas previas al triunfo de la Revolución de origen argentino, mexicano o español, si mal no recuerdo también podría haber filmes norteamericanos, fundamentalmente de la época del cine negro (1930-1950); eran sin quererlo una puerta a unos códigos ideológicos y éticos que nada tenían que ver con los que en el nuevo cine cubano o el importado desde los llamados países socialistas nos transmitían en el resto de la programación de esos momentos.

Lo que no sabía entonces era de la existencia de una extensa producción nativa a veces hecha en coproducción con otros países de habla hispana, que el fondo compartía, al margen de las particularidades vernáculas de casa país, los mismos códigos ideológicos, culturales y estéticos que las obras de México, Argentina o España que nos presentaba la televisión. Era como si a la censura solo le doliera lo nacional, obras que de golpe y porrazo desaparecieron de nuestras pantallas para ser reducidas a la visión exclusiva de los especialistas y críticos oficiales en cine, en algún salón inaccesible del ICAIC o del ICRT, ellos que durante años fueron tan parcos cuando no claramente renuente a la hora de mencionar ese cine en sus escritos, creando la imagen de que el Cine Cubano había nacido con la Revolución.

Lo cierto es que desde fines del siglo XIX de siglo se hicieron películas en Cuba, para comenzar tenemos la filmación de un Simulacro de incendio, realizada en fecha tan temprana como el domingo 7 de febrero de 1897 a las 10 y media de la mañana, un material visual que nos permite ver en acción a los valientes Bomberos del Comercio de La Habana, quienes saca la bomba del cuartel, el carretel y el carro de auxilio, colocan escaleras y suben sus mangueras hasta la azotea de un edificio típicamente colonial. La obra fue realizada por Gabriel Veyre Gabriel Veyre representante de la Casa Lumiére, en la Habana. Vale reconocerle el mérito de avanzada a este cuerpo de bomberos de la ciudad de La Habana, cuya Estación Central (inaugurada en 1838) sirve de locación a esta producción franco-cubana, no solo por aportar como actores a los jefes de los bomberos, Granados y Zúñiga, que son quienes ejecutan magistralmente la operación, sino también porque fue una persona vinculada a este misma institución la que protagonizara primera conversación telefónica en español en Cuba, se trata del doctor Juan J. Musset, vicepresidente del Cuerpo quien casi 20 años antes, el 2 de noviembre de 1877, había conversado en público casi una hora por teléfono con su esposa para demostrar la eficacia del nuevo invento.

Pero volvamos al cine que nunca existió durante la infancia y juventud de aquellos cubanos que hoy rondan la cincuentena. La buena noticia es que poco a poco se ha ido reconociendo aquella parte olvidada de nuestra cultura en medios oficialistas. Es lo que nos demuestra como EcuRed, cuya entrada dedicada a los inicios de nuestro cine recomiendo visitar. En este sentido lo mejor ha sido la aparición de un programa del Canal Educativo 2 y que lleva por nombre “De cierta manera”, es el título de un filme realizado en 1974 por la realizadora Sara Gómez (muerta ese mismo año), una película mala donde las haya, pero que tuvo el mérito de llevar a la pantalla el tema de la sobrevivencia de la marginalidad en la Cuba revolucionaria. su conductor el Crítico, investigador e historiador cinematográfico autodidacta Luciano Castillo (Camagüey, 1955) responsable desde hace años de la Mediateca «André Bazin» de la Escuela Internacional de Cine y TV de San Antonio de los Baños y miembro del Consejo Nacional de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y de la Asociación Cubana de la Prensa Cinematográfica. El espacio salió al aire por primera vez en televisión el 12 de julio de 2008, pero desde el 2004 ya existía una versión radial que se emitía a través de la emisora de la Oficina del Historiador de la Ciudad: Habana Radio. Se trata de un programa especializado en cine cubano de todos los tiempos, lo cual no deja de ser un gran reto, sobre todo si tenemos en cuenta lo “problemático”, que puede seguir siendo frente al discurso de la historia oficial cubana ese cien que se hace durante la etapa republicana y que logró extenderse algo más allá del primero de enero de 1959, hasta que por fin el estado logra monopolizar la producción cinematográfica con el pretexto de desarrollarla.
Incluso dentro de esta nueva etapa surgieron obras que, tras cortas presentaciones públicas terminaron empolvándose en las bóvedas de la Cinemateca, ya porque sus realizadores y artistas abandonaran el país, ya por que terminaran propasándose en el terreno de la crítica social, como ocurrió por ejemplo con la película PM de Sabá Cabrera Infante y Orlando Jiménez-Leal, filmada en 1960 y tres décadas después con el largometraje de ficción dirigido en 1990 por Daniel Díaz Torres bajo el título de Alicia en el pueblo de Maravilla.

Hoy la cosa ha cambiado entre otros motivos porque la tecnología facilita el hacer y difundir un cine alternativo ahí tenemos el caso del corto MONTE ROUGE, dirigida por Eduardo del Llano (coguionista de Alicia) y protagonizada por uno de los artistas más solicitado de nuestra generación Luis Alberto García en su rol de Nicanor. Un trabajo arriesgado que no solo juega con la cadena, sino que se mete directamente con el Mono, al burlase del modo en que la seguridad del estado espía la intimidad de la población cubana.

Y es gracias a ese mismo desarrollo tecnológico que debemos agradecer el surgimiento en YouTube de Cuba Film Video, un canal donde cuelgan todo tipo de películas cubanas o cubano-extranjeras, pero donde lo más interesante son los filmes que se produciéndose desde 1897, la del Bomberos que habíamos descrito, nos van recorriendo las décadas del 1910 (salta por el momento la del 20) 30, 40, 50 e y 60 y que resultan obras muy poco conocidas para el público cubano contemporáneo, sobretodo el que vive en la diáspora y nació después del ascenso de Fidel Castro al poder. Así visitando el sitio descubriremos, disfrutaremos o criticaremos de producciones vedadas por décadas como: Thaimí la hija del pescador de 1958, El árbol de la fiebre de 1957, Y si ella volviera o Tres barbaros en un jeep de 1955, por citar ejemplos.

El creador de este instructivo e inspirador canal, que se actualiza permanentemente se llama Orlando Moreno, un cubano que merece el agradecimiento de todos aquellos que al salir dela isla, no dejaron atrás el amor por su cultura cinematográfica, no importa el signo ideológico del cual ella pueda estar impregnada cada obra según la etapa de su realización.

Mirando este canal se descubren cosas curiosas por ejemplo que primeras películas que tenía como protagonista al luchador Santo (convertido en figura de culto cinematográfico) se filmaron en Cuba. En ellas aparecen unos gánsteres que eran muy comunes en la época, y de los cuales no pocos terminarían ingresando en los movimientos anti batistianos que pronto tomarían el poder.

Recomiendo este canal a los miembros de mi generación, pues si bien reconozco la mala calidad artística de muchas de estas obras, no se les puede negar su carácter no buscado de documental. En el caso del pre o para “revolucionarias” porque nos sirven para imaginar y comprender mejor el mundo en que crecieron y vivieron nuestros abuelos y padres, una sociedad que la propaganda y el olvido inducido por el Estado nos impidió comprender.

Además de esto podemos disfrutar de las películas oficialistas con las que crecimos y que sin dudas nos retrotraen a los tiempos de la juventud, que son por lo general los mejores en la vida de un hombre, más allá del ambiente sociopolítico que le toque vivir. Esto lo aprendí muy escuchando, en mi etapa estudiantil en Rusia, escuchando el siguiente chista: varios amigos discutían sobre que etapa en la historia soviética había sido la mejor después de la muerte de Lenin, de pronto todos se asombraron al escuchar a “Iván”, el mayor de todos, afirmando que el mejor período había sido el de Stalin. Cuando le pidieron que se explicara, el presunto estalinista adujo lo siguiente, hablando de sí mismo en tercera persona: “en esa época Iván era joven, bonito, fuerte, sano y todas las muchachas se enamoraban de él”. Sobran las palabras.

Así pues, disfrutemos de las películas de este canal, tanto de aquellas que para nosotros “nunca existieron” como de las que, fueran cuales fueran sus intenciones doctrinarias, se convirtieron en compañeras inevitables de nuestro crecimiento. Para comenzar les dejo a mano lo nunca visto, Tres barbaros en un jeep, una muestra de como en plena dictadura de Batistas el cine podía relajear con el ejército.

De los orígenes y límites de la homofobia; a propósito de un video de propaganda gay

27 Ago

Muy amablemente y pendiéndose mi opinión ha llegado a mi buzón un correo con el enlace a “La homofobia, el mal de todos los siglos” un artículo muy bien escrito del publicista Jorge González, persona por la que guardo gran afecto a pesar de no compartir muchas de sus opiniones.

Es lo que ocurre con las que se vierten en el trabajo mencionado, aunque he de reconocer su interesante manera de defender la homosexualidad sin salirse de la típica receta del buen agitador LGTB.

El mayor problema lo veo en SERGIO UN ADOLESCENTE GAY FRENTE AL BULLYING la película mexicana que se coloca a manera de pinto final de ese artículo, la misma con la cual inicio este mío y que también he compartido y comentado previamente en las redes sociales.

Para comenzar, los señalamientos al material audiovisual: aquí se mezclan dos cosas que no tienen que ver, el caso típico del muchacho que no se sabe defender del abuso y la condición de homosexual, que es como siempre en este tipo de material adoctrinador, cuando en muchos casos han sido son los homosexuales los primeros en abusar. Ahí tienes el caso de las terribles fuerzas de asalto SAS de Hitler, los deleznables violadores de cárceles y por último caso más reciente del genocida de Orlando, un inmigrante gay lastrado de auto fobia que no encontró mejor cura para su mal que asesinar en masa a latinos homosexuales como él.

Lo que sí se pone en evidencia a pesar de los objetivos doctrinarios de la película es la falta de orientación que tienen los jóvenes cuando tienen que enfrentarse a un magisterio adoctrinado en ideología de género (la misma a la que se le hace propaganda en el material), incapaces de orientar a un joven confundido sobre su propia sexualidad.

El video nos muestra pues el nivel de penetración que tiene la dogmática homosexualista en el cine y la educación mexicanas de hoy. A ese pobre niño de la historia lo que había que hacer era ayudarlo desde pequeño no solo para que aprendiera a defenderse de los abusos de grupo, sino en la tarea más delicada a la que se ha dedicado la humanidad desde que se separó definitivamente del resto del reino homínidos: canalizar desde la temprana edad la orientación sexual de sus hijos, en el sentido de conseguir la máxima eficiencia reproductiva, fue aquí donde se originó la famosa esa homofobia tan mal explicada por los apologetas del movimiento gay, un fenómeno que como bien ellos reconocen, no parecen tener parangón entre otros animales incluidos los primates más cercamos a nosotros, quienes según nos enseña la etología gustan de explotar, como hacen nuestros niños, todas las posibilidades de conseguir placer erótico, entre ellas la homosexualidad, la cual usan ya como diversión, ya como sustitución de una heterosexualidad no conseguida, por razones de internamiento, ecónomicas o de salud, ya como ritualización de las relaciones de poder.

No quiere decir que con la humanización del mono la homosexualidad se elimine o que esta reaparezca como simple atavismo, ella será mantenida, con el recurso a utilizar por los excluidos del mercado sexual, como castigo, como símbolo de dominación y castigo al mismo -estilo de nuestros primos los monos- y lo que es peor como instrumento de una política maltusiana encaminada a frenar el crecimiento de la población humana.

De lo que se trata es de superar esa etapa primitiva y guiar a nuestro infante para que supiera enamorarse de aquellos seres humanos con los que sus órganos sexuales se complementan en la bella función de procrear una familia. Evidentemente con el adolescente que vemos en la película nadie hizo esto en el momento preciso, y cada vez será más difícil que se podrá hacer gracias a las nuevas leyes que impone en Nuevo Orden Mundial persiguiendo lo mismo a padres que a especialistas, pedagogos, psicólogos etc. que apuesten por la orientación heterosexual de la infancia, mientras se premia a aquellos que hacen lo contrario.

Véase como la maestra manipula al joven en lugar de ayudarlo, convirtiendo su confusión sexual en una cárcel de la cual no puede escapar, que es lo que pasa cuando se transforma lo que pudo ser una pasajera y confusa inclinación por alguien de un mismo sexo (algo tan común entre los seres irracionales) en un estado natural e inamovible, encasillando para siempre la evolutiva sexualidad niño (leamos a Freud) con ese anglicismo metafísico que es el cartelito de “gay”, como si el ser humano fuese una máquina programada desde sus orígenes para su vida sexual y no uno de los pocos seres de la naturaleza condenado a aprender prácticamente todas las conductas que han garantizarle la sobrevivencia.

Lo segundo es el tema de la violencia contra esos pobres niños desorientados sexualmente, los cuales sin duda alguna deben ser defendidos y enseñados a defenderse, del mismo modo en que haríamos con el gordito o el miope del aula cuando es objeto de burla y abuso por sus compañeros clases.

Por lo visto en este caso hay una relación entre la falta de carácter y la desorientación sexual algo propio de los prejuicios sobre los homosexuales que difunde la propia propaganda LGTV, ambas cosas pueden solucionarse, pero ha de ser con una pedagogía no lastrada por la ideología de género. Con lo que no se arreglará será a base de golpes y maltratos, expresión nefasta e irracional de la homofóbia, que debe ser combatida y que es la única alternativa que se nos ofrece en la película.

Ocurre que del mismo modo que la violencia verbal o física no sirve para cura la obesidad o la miopía o la falta de valor, tampoco sirve para evitar el empantanamiento homosexual de un muchacho. Es en la crítica a esas reacciones bárbaras donde coincidimos con el director de esta película sin dejarnos llevar a la trampa de la claudicación en cuanto a la necesaria vigilancia y orientación en cualquier orden, incluido el sexual que merece toda juventud deseablemente sana.