Sabiduría Divina se libera de sus cadenas en Estambul

17 Jul

pexels-photo-3969150.jpeg

Photo by Levent Yu00fccelman on Pexels.com

Gran escándalo internacional despertó el anuncio de la semana pasada de que la icónica Hagia Sofia, convertida en museo durante 86 años, sería nuevamente una mezquita. Uno de los afligidos fue el papa Francisco quien lamentó el domingo de 12 julio de2020,  la reconversión de la antigua basílica de Santa Sofía de Estambul en mezquita por decisión del presidente turco, al término de la oración del Ángelus.  

Es una pena que no le haya apenado igual las ordenes impartidas por el Estado italiano y luego lo que le siguieron para que suprimiera ceremonias en sus iglesias, con el cuento de la pandemia, vaciándose así hasta las plazas del Vaticano, como buena señal a los católicos del mundo de que había que obedecer al estado secularizado.

 Hagia Sofia (en nuestra lengua Sabiduría Divina) fue la iglesia más grande construida por el Imperio Romano Lo hizo en la parte este de Constantinopla, nombre original de Estambul, primero se le llamó.  Megale Ekklesia (La Gran Iglesia), pero a partir siglo V en adelante, se la conoció como Hagia Sofia. Allí se coronaban los emperadores, y debió ser reconstruida varias veces.

El primer edificio lo levantó en 360 por el emperador Constantino I (337-361). La segunda iglesia, una basílica cubierta con un techo de madera, será reconstruida por el emperador Teodosio I en 415. Esta iglesia fue destruida durante el reinado del emperador Justiniano I (527-565), el 13 de enero de 532, durante un levantamiento popular.

La impresionante estructura que hoy conocemos se la debemos a dos genios de la arquitectura de su tiempo; Isidoro de Mileto y Anthemius de Tralles, quienes recibieron la orden de Justiniano I de reparar los destrozos, se cree que puso a la disposición de los arquitectos 10.000 constructores. La obra se terminó en el tiempo record seis años. Reabriéndose el culto el 27 de diciembre de 537.

Hay que decir que cuando los católicos italianos denominados latinos por los bizantinos, invadiero Constantinopla en el siglo XXI, saquearon Hagia Sofia junto con el resto de la ciudad, no he escuchado a ningún Papa pedir perdón por esta acción de una de las tantas cruzadas que el papado apoyó.

Cuando el sultán Mehmed II tomo Constantinopla, una de las primeras cosas que hizo fue visitar la iglesia, subió a la cima del edificio y observó desde allí la ciudad admiración por el tamaño del edificio lo convirtió en mezquita, esto ocurrió en 1453. El edificio se encontraba en mal estado y Mehmed II donó una parte importante de su tesorería para la fundación. Todos los sultanes otomanos posteriores también contribuyeron con edificios adicionales, renovaciones y nuevas decoraciones.

 

Esto que tan mal se ve en occidente, en Turquía no es otra cosa que un acto de respeto a la voluntad popular, pues desde que el país entró en democracia multipartidista, más de un gobierno prometió reabrir Hagia Sofia para el culto sin conseguirlo.

 

Para revertir la situación del edificio, ha sido necesario demostrar primero la condición de ilegalidad en que se encontraba patrimonio cultural desde que en 1935 Mustafá Kemal Atatürk, se la ofreció a la “a la humanidad”, como si para ello fuera imprescindible que el tesoro arquitectónico cambiara de función, algo que no ha ocurrido por ejemplo con La Catedral de La Habana.

 

 De hecho, una solicitud similar al Consejo de Estado en 2016 fue rechazada. Esta solicitud se basó en la invalidez de la firma del presidente que condujo a la decisión de 1936. Los exámenes del documento mostraron que la firma no coincidía con el original, el documento no se publicó en el Boletín Oficial y no siguió el debido procedimiento.  Durante el período del gobierno de un solo partido, el Kemalista, el hecho de que nada podría suceder sin el conocimiento del presidente y el uso continuado de la edificación como museo muestra que la práctica estaba permitida. El caso que una nueva apelación fue presentada contra la ilegalidad de esta decisión, en este caso los tribunales de administración terminaron cediendo a la petición.

Y la nueva decisión se hizo permanente a través del respaldo del Consejo de Estado. De hecho, después de cancelar el decreto de 1934, el Consejo de Estado allanó el camino para abrir Hagia Sofia como mezquita. En la tarde siguiente de la decisión, el presidente Recep Tayyip Erdogan anunció que Hagia Sofia reabriría para el culto el 24 de julio y que asistirían entre 1,000 y 1,500 personas a los primeros viernes de oración.

 

Para entender lo valiente de este paso hay que entender que el culto en Turquía, por Mustafá Kemal Atatürk, muerto por cirrosis hepática el 10 de noviembre de 1938 es similar a la que se sigue sintiendo en China por la de Mao. Cuestionar una decisión tomada por aquel Padre de la Patria, significa una transgresión a la que pocos se pueden atrever. Refiriéndose a la reversión del edificio el actual mandatario tuco la califica de “liberación de Hagia Sofia de las cadenas”. Por su parte el ministro de Defensa, Hulusi Akar subrayó que la soberanía de Hagia Sophia pertenece a Turquía y que ningún otro país tiene algo que decir sobre su reconversión en mezquita.

 Hay quien protesta por lo que hizo Erdogan, más revertir la orden dada por el dictador masón y secularista, devolviendo Sofía a su condición de mezquita la acerca más al objetivo original para la que fue creada, un sitio de adoración a Dios. En este sentido deberían mostrar un poco más de solidaridad ecuménica, tanto el Papa como otros religiosos que en el resto de mundo lamentan la decisión tomada por el tribunal administrativo turco. Son los mismos a los que jamás se les ocurriría pedir que se transformen nuevamente en mezquitas aquellas que fueron convertidas en Iglesias tras la reconquista de España, y del mismo modo que a ellos les asiste cierta razón, también ocurre lo mismo con el presidente turco que hace por la cultura y fe de su pueblo, lo que no se atreve a hacer por el suyo ningún gobernante y mucho mejor los representantes espirituales de los pueblos occidentales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: