Judaísmo versus sionismo

23 Jun

 

Ya sabe el amigo lector que la polémica es mi fuente de inspiración, debatiendo en cierta lista de discusión con un alemán, que considera que oponerse al sionismo es un antisemitismo he desarrollado los argumentos que verá a continuanción:

Un asunto confuso

En el debate sobre sinonismo y judaismo solemos identificar dos cosas diferentes una cierta otra confusa: el sufrimiento de un pueblo, hecho histórico innegable, como el de tantas otras minorías y la manipulación de ese sufrimiento que se hace desde una doctrina, en este caso el sionismo, ésta, como hacen todas  se nos presenta como defensora de ese pueblo, pero los objetivos, que no enuncia, como las consecuencias son otros, por los frutos los conocerás.

 

Un buen ejemplo de cómo esto funciona lo tenemos en el movimiento comunista, es verdad que los obreros han sido explotados pero la solución fue funesta, no importa que el buen comunista de base lo fuera convencido de que cambiaría el mundo para bien y otro ejemplo sería en nazismo. Es verdad que el obrero alemán salió muy mal parado después de la  primera guerra mundial y que sus condiciones de vida mejoraron con el llamado partido nacional socialista obrero alemán, los nazis, pero al final todo era discursos y ya vimos como acabó, si el obrero hubiera sido el objetivo y no solo medio, jamás habría sido convertido en carne de cañón, en guerras innecesarias  como la desatada contra el aliado estalinista.

 

Como el propio Marx escribió no se puede juzgar a un hombre por lo que el dice de si mismo, tampoco a un estado; no podemos juzgar al sionismo por lo que dicen sus medios, ni siquiera por lo que nos narran las industrias culturales  (netflix por ejemplo) de las potencias  que si ser judías  crearon desde afuera al estado israelí, con intenciones geopolíticas que nunca se contemplan,  sino por la situación real de los judíos que viven allí, en especial los mas auténticos los que respetan su ley religiosa y por supuesto tambien los no judíos que son ciudadanos de Israel.

 

El judío como medio, no como fin

Los judíos alemanes y austriacos estaban integrados como nadie en sus países de nacimiento, al punto que forman parte de su historia, para bien y para mal, lo mismo para fomentar el nacionalismo, que para promover las ciencias, que para morir por ellas en los campos de batalla de la primera guerra mundial.

 

Pese a ello fueron  los sionistas primero y los nazis depues lo que hicieron lo posible por que ese sector se fueran de allí, y por carambolas de la historia, el sionismo se salió con la suya gracias a la persecución nazi de los hebreos.

 

Ese es el argumento formal que se usa precisamente para crear el estado isrraelí (podría haber servido para crear uno gitano por cierto), que en el fondo sigue sirviendo al imperio británico, mientras enmascara su falsa descolonización. Esto nada tiene que ver con Dios como dicen y repiten los judíos que saben de eso, los que lo son por excelencia, los ortodoxos, primeros en la línea de la lucha contra el sionismo.

 

 

El pecado del original del judaísmo estatal

El sionismo es un nacionalismo más, nacido del mismo laboratorio ideológico que, el liberalismo que empecinado en descuartizar en estaditos nacionales los imperios enemigos del inglés, y de esa misma matriz surgió fascismo, o su variante patogenamente antijudía,  el nazismo o el ataturquismo en Turquía, el nacional catolicismo franquista, el nacionalismo chino, el puertorriqueño de Campos, el Peronismo, el de Getulio Vargas en Brasil, o los nacionalismo árabes que mucho se parecen entre sí.

 

Son engendros que una vez se hace del poder solo saben discriminar al sector de la población que no le interesa representar usando parámetros étnicos, ideológicos o raciales, en el caso de  Israel y mas después de declararse estado étnico, esto se manifiesta en la existen castas bien definidas en la práctica social (aunque formalmente no se reconozcan formalmente), arriba y privilegiadas los Asquenazis (los “arios” del lugar, en su mayoría inmigrantes europeos o de Américas cuyos rasgos semitas son prácticamente nulos.

 

Debajo están los sefarditas, muchos de los cuales, pese a la alusión hispana (Sefarad),  jamás salieron de Palestina (que es como los romanos llamaron a esa provincia), en Israel llaman sefarditas a los judíos que vienen de países musulmanes en general, no solo a los que fueron echados de España, como hacemos nosotros.

 

Después tenemos sufriendo gran marginación a  los hebreos negros de procedentes de Etiopía, debajo de estos los cristianos de distintas congregaciones (los aterrorizados por el sionismo de los que nunca se habla en los medios) y luego los musulmanes que al menos tienen aliados en los otros estados musulmanes para escandalizar cuando les quitan el agua o los matan, o para financiar sus grupos que responden con terrorismo al terror de estado, eso no es democracia aunque se llame república.

 

Ciertamente entre los enemigos del estado de israel, se usa mucha propaganda,  mientras se ocultan verdades incómodas, por ejemplo que en Jordania, país musulman, los palestinos y sus descendientes son tratados como ciudadanos de segundas categoría, prácticamente como ocurre en Israel. El gran error de quienes defienden el sionismo es meter a sus críticos en el mismo saco, como si estos no reconocieran por ejemplo los males que provenientes de los estados musulmanes, ese por lo menos no es mi caso. Lo que tengo claro después de reflexionar sobre el conflicto judio musulman, es que la solución no esta en al creación de estados nación o religión, como por ejemplo ocurrió con la partición de la India y Paquistan por al que tanta sangre, conflicto y hasta peligro de guerra nuclear ha habido hasta hoyEsa es la indicació de que la solución final, no es la creación de estados adhoc, ni para judíos, ni para árabes, los estados en principio siempre son totalitarios y favorecedores de castas, la verdadera solución final del problema la tenenos delante de nuestros ojos en la misma Alemania donde se persiguió antiguamente al judio, en el que el hebreo de hoy es tan intocable como cualquier otro ciudadano, fomenter una oleada masiva de inmigrantes y privilegiarlos sobre los nativos, que es lo que ocurre en IIsrael, siempre será un problema.  Ademas Israel como Pakistan y otras muchas “naciones” nacidas del proceso de psudodescolonización británco,  tiene un sentido que nada tiene que ver con sus pueblos, mantener en pelea constante a los antiguos dominados y a sus que sigan dependientes y serviles al viejo imperio que les hizo nacer y es el que al final determina el destino de esas naciones, por ejemplo las  las increibles victorias de israel contra las coaliciones árabes a las que se enfrentó. En gren problema de los defensores del sionismo es que pierden de vista la dimesión geopolitica actual de ese movimiento, que es en realidad lo que importa, no lo que ocurrió en judea hace casi un milenio.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: