Del ingrediente francés en nuestro fracaso como imperio

21 Dic

El pasado jueves participé de una cena organizada por la asociación Radio Botkyrka, es con ella con la que realizo mi programa, el magasin en español: La Tertulia de Estocolmo. A mi lado se sentaron un par un pakistaníes incorporados recientemente a esta radio multinacional, cuyo programa, casualmente antecede la emisión del mío en su edición de los sábados que se inicia a las 18:00. Me contaron que solían transmitir música de su país y pidieron que le hiciera publicidad entre mis oyentes, así lo haré y de paso lo hago al lector de esta blogg. Quien si no viva en Estocolmo y no pueda escucharnos desde los 91.6 FM de la capital sueca, puede hacerlo por internet, cuando transmitimos “en vivo”, desde cualquier parte del mundo, solo por la variada música internacional que allí se transmite vale la pena oír su programación.

Quise mostrar interés por la situación de su país preguntándo a los dos comensales por la reciente condena a muerte al ex presidente de Pakistán,hoy exiliado en Dubái, el general retirado Pervez Musharraf, lo que opinaban del nacimiento de su nación, de sus diferencias con los hindúes, de la orientación ideológica del partido de la extinta presidenta Benazir Bhutto, de las relaciones actuales entre India y Paquistán.


odas las preguntas fueron respondidas amablemente pero es la última respuesta la que me interesa particularmente, y es que para estos paquistaníes los causantes de los odios entre las dos naciones fueron los colonialistas británicos, hasta ahí muy bien, lo malo es que no tuvieran reparos en justificar como hecho consumando la partición en dos países de la antigua colonia.

Y es que el nacionalismo es un mal que cuesta mucho curar. Cuando les dije que a nosotros nos había pasado algo similar y que una vez Chile y Cuba fueron un mismo país quedaron estupefactos, preguntándome como podía se estando ten lejos entre sí. E n ese momento se interrumpió la conversación por el arribo del líder del la radio y sus palabras de homenaje a cada uno de sus programas, incluido el nuestro.

De otro modo les había explicado que precisamente en esto radica la grandiosidad de lo que una vez fue el imperio español, a cuya destrucción contribuyeron los mismos que rompieron la India en dos pedazos sembrando tanto odio entre ellos, los británicos.

Pero aún habiendo hecho esto me habría quedado corto en la explicación me habría saltado el detalle del borbonato, que acabo de dejar como comentario en un articulo del correo de Madrid titulado “No podemos seguir actuando como si nada pudiéramos hacer.

Está en juego nuestra soberanía, nuestro futuro y nuestra nación”, en el que, pese a lo justo de la denuncia, el vendaje nacionalista actúa como el árbol que no deja ver el bosque, de modo tal que tanto a los españoles como a “latinoamericanos” hace falta alertarles sobre el origen real de nuestros males. Por eso escribí la nota siguiente.

La “europeización” de España y por tanto su desgracia comenzó con la colonización de su imperio por Francia a través del borbonato, revitalizarlo fue la peor herencia del franquismo y del cual no acaba de librarse, esa fue causa real de nacimiento de esos “estados naciones” falsos llamados países hispanohablantes, que tan fácilmente se quiebras en pedazos. La desgracia continua lo mismo en Europa con los catalanes y indigenizados por los nacionalistas locales que en América con la catalanización de los pueblos originarios a manos de las mafias indigenistas financiadas desde esa misma Europa que tanto hace por la partición española.

No dejo de reconocer que cuando hablo de europeización como un mal parto del ideario del pensador español Gustavo Bueno y sus discípulos que tuvieron la luz de comprender las profundas diferencias y contradicciones entre España y el resto del continente al que pertenece.

Pero el mal originario no es ese, ni siquiera las funestas maniobras de los ingleses, sino el arribo como decía anteriormente del borbonato, algo de lo que el franquismo, con todo y lo que la derecha valiente quiera defenderlo es responsable, mas cuando apostó dentro de esa dinastía por la rama anglófila y liberal, en contra de aquella que al final como ya había pasado con los Austrias se había españolizado hasta los tuétanos, la de los Carlistas, quienes desde el primer momento estuvieron de lado del bando nacional.

Afortunadamente no todos los españoles necesitan ser aleccionados sobre su historia, los hay que nos ilustran sobre la misma como es el caso de María Elvira Roca Barea (El Borge, Málaga, 1966), quien acaba de publicar Fracasología
España y sus élites: de los afrancesados a nuestros días, Premio Espasa 2019.
Según la Sinopsis de Fracasología que aparece en la página de Planeta, parte importante de las élites intelectuales y políticas más prestigiosas española consideran que su país tiene una historia desastrosa de la que hay que avergonzarse.

Estas ideas hispanófobas se extienden también por Hispanoamérica y tendrán mucho que ver con la debilidad de los Estados que surgen de la disolución del Imperio español, y la cadena de resentimiento que generó y genera, por su parte el libro Fracasología expone las razones por las cuales los tópicos de la hispanofobia se asumieron afianzaron con el tiempo en la propia España.

Por su parte El confidencial le ha dedicado un reportaje a la obra bajo el título Elvira Roca Barea: “Nuestra élite dejó una bomba de relojería en el sótano de la nación”

Se trata de una entrevista realizada por el periodista Daniel Arjona a la historiadora, en la que esta expone interesantes puntos de vista, que ha reflejado en sus libros, sobre temas tales como; el momento en que el discurso francés se convierte en el dominante y prestigioso en Europa y por qué el discurso de la España mala ha sido extraordinariamente prestigioso, el discurso del reformismo que nunca se dirige a cosas concretas, el casticismo como forma de racismo, la conexión entre la hispanofobia y el antisemitismo, la diferencia entre la Ilustración a la que se dirigía España por su propio camino bajo los Austrias con el culto a la ilustración francesa, que se produce con el cambio de dinastía, La iglesia católica cuyos intereses unas veces coinciden con los de las distintas naciones católicas y otras no, y que en el caso de España, no ha sido particularmente leal, la confusión entre afrancesados y liberales, entre otros temas enfocados de un modo tan serio que hace de Roca Barea, una historiadora de lectura imprescindibles.

Parta quienes no tenga acceso por el momento a Fracasología recomiendo los videos que, en su canal de YouTube, le ha dedicado al libro, el profesor Jesús Maestro, destacando en ello el modo en que rescata los valores de la política económica de los Austrias hacia nuestro continente, así como la forma en que desenmascara a Bolívar como creador delas fronteras que separan a los hispanoparlantes de un lado y otro del Atlántico, aunque señalando que no vale la pena exaltar demasiado al militar Blas de Lezo, cuyo merito en la defensa de Cartagena de Indias frente a los ingleses, se empaña con el echo de haber colocado su espada al servicio del la instalación del borbonato al frente de las Españas y con este el inicio de la colonización y expoliación de las mismas al servicio de Francia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: