Reivindiquemos “la raza” uniendo a la hispanidad

15 Oct

Hace años, era yo muy joven, vi una película que abordaba la lucha de los llamados “chicanos”. Este nombre que se le daba a la población originaria de los territorios mexicanos arrebatados por Estados Unidos (en la que hoy se incluye a los inmigrantes del otro lado del río Bravo, es una palabra derivada de “mexicano” en su pronunciación nauatl que suena algo así como “meshika”.

Me llamaba mucho la atención en el filmen la manera en que los personajes reivindicaban “la raza”. En principio creía que se hacía referencia a la raza indígena, pero luego comprendí que de lo que se trataba era de reivindicar una estirpe cultural, esa que denominamos hispanidad y que algún día primó en los territorios de Nueva España.

En realidad el término que puede ser entendido de manera supremacista, proviene de la obra: La Raza Cósmica del filósofo mexicano José Vasconcelos Calderón quien fuera secretario de Educación Pública (1921-1924). La raza cósmica es un ensayo publicado en 1925 que sin dudas responde al complejo de inferioridad de los hispanos frente a los anglosajones en América.

 

Es ese chicano al que siempre hemos visto haciendo el rol de bandido en ese cine de sacrilegio histórico que es llamado “oeste”, incluso así se le representa en sus versiones italianas o españolas del género. Lo más probable es que se tratara de un resistente, al invasor como lo fue Joaquín Murrieta (1829-1853), en quien parece haberse inspirado el escritos mestizo Johnston McCulley para crear en 1919 la celebre figura del El Zorro.

Eso sí cambiándole a Diego de la Vega el enemigo, que ahora será un gobernador español y no el ocupante anglosajón, una mas de las tantas campaña de repogramación cultural de la que hemos sido objeto, sin apenas enterarnos. Por lo menos la obra y sus incontables versiones cinematográficas, hacen referencia al pasado hispano de los texanos y eso ya es algo en medio de la incultura general sobre el pasado español de los norteaméricanos.

Mientras, en el cine de indios y pistoleros se oculta al espectador lo que en mis tiempo de estudios universitarios me contó un compañero de la Facultad de Historia, que los atributos culturales de los baqueros norteamericanos eran tomados de los españoles.

 

Al asunto ha sido referido por el periódico ABC con su artículo Lo que Hollywood oculta: el desconocido origen español de los cowboys americanos, que lleva la firma de Manuel Trillo.

Aquí se explica que los “ vaqueros del Oeste “proceden de los jinetes de las marismas del Guadalquivir, quienes llevaron a la américa española su modo de vida. De este modo todo lo que vemos en ese tipo de cine tiene origen hispano, el caballo, las reses, los rodeos, los arreos. Incluso, los pueblos.

Pese a todo, ya casi no se habla del Día de la Raza (con la fuerza de esta palabra) que tiene lugar el 12 de octubre en conmemoración del descubrimiento de América por Cristóbal Colón en 1492.

 

Esto que es una victoria para el establecimiento blanco y protestante norteamericano, se ha conseguido con la ayuda de una izquierda, antimperialista de boquilla hacia afuera, pero cada vez más teledirigida desde el mundo anglosajón se ha tratado de romper el orgullo por nuestra identidad hispana, exagerando los aspectos negativos del encuentro de civilizaciones generado por el viaje del gran almirante.

Afortunadamente a ambas orillas del Atlántico y sin mayores herramientas que las que ofrecen las redes digitales se esa creando un movimiento intelectual que apuntas a emendar los males del olvido, y que quizás en un futuro no remoto pueda servir de fundamento a la reunificación de todos los pueblos hispánicos, es decir de la “raza” en el sentido que le daban los chicanos ispirados por Vasconcelos, no importa que muchos hayan perdido su castellano o no quieran hablarlo, siempre habrá un inmigrante que bajo la misma denominación avive entre ellos la lengua de sus antepasados.

Este movimiento intelectual, si bien supera por su conocimiento del pasado a lo es la historiografía oficial, no deja de estar lastrado, por ciertos errores conceptuales, por ejemplo, los de apegarse demasiado una forma de nacionalismo español, caracterizado por la islamofobia, el desprecio al elemento africano, la vocación monárquica y la religiosidad católica, que no su ética y espiritualidad las que sin dundas son valores para tener en cuenta, ya más si sobre los fundamentos de la filosofía católica nace una filosofía materialista como la de Gustavo Bueno, a la cual si bien le queda un largo camino por recorrer, podría sernos todavía más útil que la simple fe para desarrollar este proyecto.

Alguno de estos errores tiene fácil explicación. Por ejemplo, el olvido de la influencia de una forma de ser musulmana en los Mozárabes (Nombre dado a los cristianos que vivían en los territorios dominados por los musulmanes) quienes una vez exiliados en los reinos cristianos del norte fueron en realidad los que impulsaron la reconquista. Al final no son los musulmanes los actuales enemigos de la hispanidad, en realidad pudieran ser sus aliados, habiendo pasado sus imperios, el último el otomano, por el mismo proceso desintegrador gracias a un mismo enemigo, el imperialismo británico.

 

Es más, la historia nos enseña que, si Carlos I de España y su hijo Felipe II en lugar de haberse desgastado combatiendo verberes y turcos, se hubiesen centrado en poner fin al protestantismo, lo más seguro es que el imperio que supieron construir sería se mantendría intacto y la humanidad sería mucho más feliz, liberada de ese secularismo, enemigo de la familia y la comunidad cuyas puertas abrió La Reforma.

También se presta a confusión la manía de identificar a los separatistas hispanoamericanos con el republicanismos y llamar realista a los que luchaban por la integridad del imperio, cuando fueron muchos de estos realistas los que una vez que el liberalismo español, toma de rehén a Fernando VII pactan con sus enemigos y aceptan la independencia, como un mal menor antes de ser mangoneados por desde la metrópolis por un nuevo régimen, ahora al servicio de los británicos como el de antes había sido en relación a los franceses. Olvidan así mismo que fue bajo una dinastía monárquica que comenzó la destrucción de la hispanidad desde adentro, con traidores tan dañinos o mas que los separatistas descubiertos, estos son los mismos que cedieran o vendieran cobarde y dilapidadoramente, a Estados Unidos, enormes extensiones novohispana, algo en lo que no se diferencian aquellos que lo hicieron, sea un Rey Católico español o un presidente masones mexicano, son tambien los mismos que pactaron primero con el imperio francies y lugo con el británico la destruccion de nuestra economía en nombre de la sacrosanta libertad de comercio.

Todo esto debemos supéralo antes de dar los pasos definitivos que nos permitirán reconstruir la hispanidad. Esto puede parecer un sueño imposible, Pero acaso no le parecería imposible a nuestros antepasados del siglo XVIII, la pesadilla que se vivió en las primeras décadas del XIX, cuando se patria grande es desguazada en medio de cruentas guerras civiles?

El sueño se puede alcanzar, pero para ello necesario frenar la federalización de lo que queda de Las Españas y pasar a la ofensiva de la con federalización de la Península Ibérica, más cando el afán unionista del pueblo portugués hacia los españoles es mayor que nunca. La república Federal Ibérica debería ser un paso para unir Portugal y España.

Antes sería necesario liberar a la segunda de ese borbónico causa de todos los separatismos. Luego trabajaremos paso a paso para construir la auténtica república (de verdad, no filo marxista o liberal) federal ibero- américo -asiático -africana en la que entren todos los hablantes de estos dialectos entre sí que son el castellano y el portugués y el chabacano, reclamando los territorios regalados por el indeseable de Fernando VII y la masonería (liberalismo) de México a Estados Unidos. Entonces nadie podrá con nosotros, ni anglos, ni chinos, ni rusos.

Una respuesta to “Reivindiquemos “la raza” uniendo a la hispanidad”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Reivindiquemos “la raza” uniendo a la hispanidad — El Hombre de Cuba Nuestra | Cuba Nuestra: Pensamiento -

    […] a través de Reivindiquemos “la raza” uniendo a la hispanidad — El Hombre de Cuba Nuestra […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: