Agi abandonado

12 Oct

Se cansó de ser su enfermera y dejó al marido enfermo. Recibe financiamiento para contar como lo hizo

Me enteré de este acontecimiento por un clip del programa “Malou Efter Tio” (Malou después de las 10), de TV4, que se publica en el sitio http://www.msn.com. dedicado al estilo de vida.  La escritora sueca Emma Hamberg (exactamente con ese nombre de comida) recibió un estipendio para escribir un libro justificando porqué abandonó a su esposo, compañero de vida por décadas y padre de sus hijas algún tiempo despues de que este se enfermara. La editorial “Pirata” editora de la obra, ofrece la siguiente información sobre la misma.

Libro actual: El resto es nuestro

Esta es una novela sobre un año tumultuoso en la vida de Emma Hamberg. Un libro sobre Emma, ​​sus amigos, sus hijos y su ex. Y luego el chico que conoció en 1986 en París.

El resto de todo es nuestro es una novela sobre el amor. Cómo el amor cambia, se enciende, se extingue, golpea con un poder loco y salva al mundo.

No se trata en esta nota de comentar las virtudes literarias que pueda tener el texto de la escritora, sino de valorar la repercusión que se le da al contenido del que evidentemente es portadora.

Lo peor no que una televisión privada, supuestamente de ideología liberal promueva la obra, sino que también se haga esto en el canal youtube de una institución  “conservadora” como se supone debería ser la Iglesia Estatal Sueca.

Aqui vemos a una muy entusiasmada Emma Hamberg charlando amigablemente sobre su publicación, durante una feria de libros, con la “pastora” Susanne Rappmann.

Hamberg se explaya describiendo la suerte de Matriarcado en el que vivía su familia (como el resto de Suecia) y de lo que significa escribir una novela personal sobre el significado de la convivencia con alguien gravemente enfermo y del que pese a todo decide separarse para encontrar “una segunda oportunidad” en la mitad de la vida.

Hamberg es la típica intelectual orgánica del modelo sueco, a los 13 años ganó un concurso de cómics en Estocolmo. Fue la autora de la serie Singel en la ciudad que publicaba Weekly Review, de la que llegó a ser jefa de redacción en (2000–2001). También fue la directora de programa de Ketchup en Radio P3 de Suecia. Es autora de los siguientes libros:

1996 – Soltero en la ciudad (historieta).
1996 – Pitufo de generación (con Johanna Swanberg)
2002 – Amor y 6: del muelle a las caricias
2003 – El libro de la tarde de Lina
2005 – Mossviken esposas – la oportunidad
2006 – Lina’s Evening Book 2: dos chicos y un corazón
2007 – El calendario rut
2008 – Aleatorio (cuento en antología)
2008 – Amas de casa: el mejor almanaque de cocina (con Anette Rosvall)
2010 – La bañera
2012 – ¡Rosa lucio a continuación!
2013 – Alarma, extinción, rescate en Rosengädda
2013 – ¡Las mejores cookies de borrador del mundo! (con Anette Rosvall )
2015 – Caza de primavera en Rosengädda
2017 – Latidos del corazón en Rosengädda
2019 – El resto de todo es nuestro

Hamberg estuvo casada con el músico Agi (apócope sueco de Augusto) Lindroth, la verdadera víctima de esta historia de abandono,  con el que tuvo tres hijas: un par de gemelas nacidas en 1998 y otra chica nacida en 2004.

La trágica historia de esta relación es contada como si fuera de Hadas, en una entrevista que le hace a la autora la revista sueca Allas.se.

Allí la entrevistada a hace una breve referencia a los diez años sanos y diez años enfermos que pasaron juntos. La autora habla de lo difícil que lo tuvieron antes de que escribieran los documentos de divorcio, agradeciendo el apoyo (se me antoja la mala influencia) de los amigos, una de las cosas que ha querido destacar en mi libro. Según ella, en su libro rendir homenaje a la amistad y el amor y demostrar que hay muchas maneras de ser familia, ya se ve.

En 2005, Agi fue atacado por un virus maligno que dañó su cerebro tanto que se enfermó crónicamente con, entre otras cosas, epilepsia severa. Él y Emma se vieron obligados a encontrar una nueva forma de relacionarse entre sí. Emma asegura que ha luchado durante mucho tiempo como única proveedora y cuidadora. que podía, no quería, abandonar a su esposo enfermo y su gran amor. Pero finalmente se marchó porque necesitaba aire bajo sus alas, necesitaba mantener la vida y la salud. Fue ella quien tomó la iniciativa para el divorcio, mudándose con sus hijas a un apartamento en el prestigioso barrio de Södermalm. Al menos reconoce que sintió una enorme culpa por dejar a Agi y que al principio no podía permitirse enamorarme nuevamente, pero cuando Agi, que por lo visto no estaba del todo desahuciado cuando fue abandonado, conoció a una nueva mujer (un verdadero ser humano diría yo) pues Emma sintió que también podía soltar la mala conciencia y comenzar a salir a flirtear, impresiona tanta castidad. Así fue que se reencontró con Patrick su amor de juventud. Se habían encontrado por primera vez en París cuando cuando Emma Hamberg tenía solo 15 años y gozaba del premio ganado en su concurso de historietas para jóvenes; un viaje a la capital francesa. Lo que no esperaba era toparse décadas después con su amor juvenil una fiesta. Entonces, se inició un contacto intensivo, inicialmente a través de sms coquetos y bien formulados que solo insinuaban la esperanza de más. Muchas de las largas conversaciones de texto se reproducen auténticamente en la novela. En resumen, todo un final feliz, aunque si yo fuera Patrick pondría las barbas en remojo.

Lo peor de todo es como se explaya la escritora en el programa televisivo describiendo la degradación física del pobre hombre que fue su marido, y sin mostrar el menor cargo de conciencia (ese del que parece hablar tanto en su libro) por haberlo dejado a su suerte priorizando su carrera.

El paradigma que nos han vendido, es el mismo de todo el arte anti familia, conque nos ametralla la industria cultural occidental: el final feliz con amor verdadero está fuera del matrimonio. No se trata de una historia particular, sino de una historia que se repita y que en este caso se difunde para que sirva de modelo y legitimación en situaciones semejantes. Lo que nunca leerás en libros financiados por fundaciones, ni tendrá eco en la media, será la historia de aquellos que lo sacrifiquen todo, comenzando por un ser querido,  por su familia,  que a la larga es hacerlo por la prolongación de la vida de sus miembros.

Así funciona el maltusianismo cultural en Suecia, del que nadie escapa, ni siquiera su iglesia luterana.

2 comentarios to “Agi abandonado”

  1. spoudaiosaner a 3:46 PM #

    Quizá la Sra. Hamberg sepa bien si se la come, pero yo prefero cmer HambUrg

Trackbacks/Pingbacks

  1. Agi abandonado — El Hombre de Cuba Nuestra | Cuba Nuestra: Pensamiento -

    […] a través de Agi abandonado — El Hombre de Cuba Nuestra […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: