Anglosajones y Borbones: enemigos de la hispanidad

19 May

“Cuando se produce el cambio de dinastía que es realmente el momento en que comienza la involución hacia el interior en el imperio. Cualquiera que tuviera un poco de vista histórica hubiera comprendido que la llegada de los Borbones iba a marcar el final. Eran el virus necesario para que esa muerte se produjera.”
María Elvira Roca Barea, historiadora española, autora de Imperofobia y leyenda negra, entevistada para radio alternativa HistoCast
https://www.ivoox.com/player_ej_16578960_4_1.html?c1=ff6600

Arnaldo M. Fernández, ha escrito un artículo que publica Cubaencuentro bajo el título Cuba:¿fiel de América?, En el se sostiene que estados Unidos apuntaba en el siglo XX hacia el Lejano Oriente antes que al Caribe. Con el se intenta restar importancia al cubanocentrismo enarbolado por el jacobinismo nacionalista cubano desde Martí a Fidel Castro.

La idea no está mal, pero en el texto nos llega aparejada de una visión del imperialismo anglosajón que opino,  no es la mas objetiva. Así cuando se recuerda que en el poema The White Man´s Burden (1899), Rudyard Kipling incitó a los senadores estadounidenses a abordar la cuestión filipina como tarea idéntica a la misión civilizadora del imperio británico en la India. No he podido menos que dejar el siguiente comentario:

Que “hijoputas” (con perdón de la expresión) son estos anglosajones, llamar
Civilización a la limpieza étnica que aplicaron sobre los pueblos conquistados,
a diferencia de los romanos que romanizaban y sus herederos españoles que
hispanizaban cuanto tocaban. Menos mal que con los cubanos ensayaron otro
método, la neo colonización usando para ello a sus cipayos martianos, por eso
no los baleó – como recuerda Fernández en su articulo oponiéndome el hecho de que les dio dinero a cambio de sus armas-, los convirtió en ejército nacional a diferencia de los bravos independentistas filipinos que siguieron la lucha en dos frentes, contra los derrotados españoles aliados del americano y contra el nuevo invasor protestante. En el caso de cuba el resultado del experimento salió tan bueno que se convirtió en la forma preferida y encubierta de los británicos para conservar su viejo y abyecto imperio ( incluidos Estados Unidos cuyos servicios de inteligencia fueron creados por Inglaterra ) hasta hoy.

Una señora me responde a la nota inicial lo siguiente:

“ el Príncipe Enrique reparará algo el daño ocasionado por su antecesores cuando una las razas africanas e indígenas con su sangre azul. A ver si los Reyes
Católicos aprobarían semejante matrimonio en un futuro de las Infantas.
Igualmente el pueblo estadounidense eligió dos veces a un presidente mulato. Vamos a vivir en el presente”

Y mi respuesta no se hace esperar:

Una golondrina no hace verano. Las infantas de España pertenecen a la desafortunada dinastía borbónica, importada para nuestra desgracia desde Francia, aunque he de reconocer que con la mezcla de casas reales estos borbones descienden de Felipe III y la reina Margarita de Austria-Estiria por la vía de su hija Ana María Mauricia de Austria (22 de septiembre de 1601-20 de enero de 1666), quien sería reina consorte de Francia y esposa de Luis XIII de los Borbón. De todos modos no tiene sentido especular sobre lo que aprobarían o no los reyes católicos desde el cielo, lo cierto es que no me extraña que entre sus miles de descendiente muchos se hayan mezclado con nativos de otros continentes como hicieron desde el primer momento del descubrimiento, durante la dinastía de los Trastámara y luego bajo la Casa de Austria, los conquistadores españoles, sancionando religiosamente sus matrimonios, a diferencia de los muy racistas británicos. Lo cierto es que en los resto de su imperio hubo presidentes de sangre india o de negros cuando en Estados Unidos, tenían a esa misma gente metida en reservas o gettos. Incluso rechazaron la anexión y retardaron la ocupación de Cuba tardó por el asco que les daba las razas de su pueblo. Así son de salvajes los “civilizados” anglosajones”.

Y para apuntalar un poco lo que digo descargo en el tablón de Encuentro una famoso el artículo que a pesar de ser dirigido contra la idea de anexionar a Cuba fue respondido por el independentista José Martí con su famosa Vindicación de Cuba, se trata de Do we want to Cuba ?! (¿QUEREMOS A CUBA?) publicado por The Manufacturer en Filadelfia, el 16 de marzo de 1889.  De paso conmino a los lectores a que lean la nota y comprendan como pensaba (y todavía piensa) el americano promedio blanco, protestante y anglosajón del cubano, es lo que explica el tardío apoderamiento de la isla que, una vez independizada llamaros suya durante cuatro años y que solo soltaron cuandom ya la manejaban  desde lejos como lo hace un titiritero con su muñeco. Algún día se sabrá que el títere, pese a sus bufonadas,  siguió siéndolo aún después de cambiar la guayabera por el uniforme verde olivo. Veamos la parte más dura del artículo del Manufacturero:

…¿Cuál será el resultado de la tentativa de incorporar a nuestra comunidad política una población tal como la que habita la Isla? Ni un solo hombre entre ellos habla nuestro idioma. La población se divide en tres clases: españoles, cubanos de ascendencia española, y negros. Los españoles están probablemente menos preparados que los hombres de ninguna otra raza blanca para ser ciudadanos
americanos. Han gobernado a Cuba siglos enteros. La gobiernan ahora con los
mismos métodos que han empleado siempre, métodos en que se juntan el fanatismo
a la tiranía, y la arrogancia fanfarrona a la insondable corrupción. Lo menos
que tengamos de ellos será lo mejor. Los cubanos no son mucho más deseables. A
los defectos de los hombres de la raza paterna unen el afeminamiento, y una
aversión a todo esfuerzo que llega verdaderamente a enfermedad. No se saben
valer, son perezosos, de moral deficiente, e incapaces por la naturaleza y la
experiencia para cumplir con las obligaciones de la ciudadanía en una república
grande y libre. Su falta de fuerza viril y de respeto propio está demostrada
por la indolencia con que por tanto tiempo se han sometido a la opresión
española; y sus mismas tentativas de rebelión han sido tan lastimosamente
ineficaces que se levantan poco de la dignidad de una farsa. Investir a
semejantes hombres con la responsabilidad de dirigir este gobierno, y darles la
misma suma de poder que a los ciudadanos libres de nuestros Estados del Norte,
sería llamarlos al ejercicio de funciones para las que no tienen la menor
capacidad.

En cuanto a los negros cubanos están claramente al nivel de la barbarie. El negro más degradado de Georgia está mejor preparado para la Presidencia que el negro común de Cuba para la ciudadanía americana. Podríamos arreglarlo de modo que la Isla quedase como un territorio o una mera dependencia; pero en nuestro sistema no hay lugar para cuerpos de americanos que no sean, o que no puedan aspirar a ser, ciudadanos.

La única esperanza que pudiéramos tener de habilitar a Cuba para la dignidad de Estado, sería americanizarla por completo, cubriéndola con gente de nuestra propia raza; y aún queda por lo menos abierta la cuestión de si esta misma raza no degeneraría bajo un sol tropical y bajo las condiciones necesarias de la vida de Cuba. Estos son hechos que merecen cuidadosa atención antes de que se consume ningún proyecto para la adquisición de la Isla. Podríamos hacernos de Cuba a un precio muy bajo, y pagarla todavía cara.

Resultados de imágen para cuba like america onrotectorad

El que lea la nota de arriba creerá que nos salvamos del genocidio por un pelo, sin darse cuenta de que el cuento no se ha terminado y que los encargado de completar la tarea son esos weylers de los norteamericanos, conocidos como los Castro.

Otro lector me ha dejado un comentario diciéndome lo siguiente, como si me molestara la presencia de genes, lo sé por que ha repetido el mismo error en otros debates: no godos en la casa real:

Los Borbones son un linaje muy español porque raramente las reinas produjeron herederos con cónyuges reales, pero con sus mayordomos, capitanes de la Guardia, caballeros de la cámara con ejercicio y hasta políticos, todos muy plebeyos aunque casi siempre ennoblecidos por sus servicios a los reyes católicos. Es dudable que haya ni una gota de la sangre de los Borbones en las venas de los reyes de España, pero sí mucha sangre árabe, judía, gitana y beduina.
…………………………………………………..

Mi repuesta es la siguiente:

Responde usted como si me molestara la presencia de genes no godos entre los españoles y en particular en su casa real, creyendo como los norteamericanos con sus taras supremacistas que la hispanidad es un asunto racial, lo sé por que ha repetido el mismo error en otros debates. Al margen del tema cornamental siempre tan especulativo, si nos vamos por lo formal del apellido y la cultura que con él se hereda, que es en definitiva lo que determina la acción política, no el gen del amante de turno de la reina.

Es evidente que la rama “española” de la Casa de Borbón no solo, es de origen francés, sino que en realidad nunca a respondido al interés del español del viejo y del nuevo mundo. Ella se inicia con la entrega al Trono de España a Felipe, duque de Anjou, nacido en Versalles, e impuesto a los españoles como rey de España, sin perder sus derechos reales en Francia, desde el 16 de noviembre de 1700 lo que pronto degenera en una verdadera guerra civil de resistencia conocida como Guerra de Sucesión española iniciada en 1701, la cual llegó a adquirir dimensiones de conflicto internacional. Como guerra civil se trató de una lucha entre borbónicos y austracistas mayoritarios sobretodo Aragón y en Cataluña. La lucha contra la Casa advenediza no terminó hasta el año 1715 con la capitulación de Mallorca ante las fuerzas del rey Felipe V de Borbón.

Con esta derrota comienza la decadencia real de nuestro imperio; en lo externo se da la pérdida por parte de la Monarquía la hispana, de sus posesiones al oriente es decir en Europa y en lo interno se pone fin al modelo Federal de monarquía que habían practicado hasta el momento los Habsburgo españoles. Este será el principio de las reformas con las que estos reyes inmigrantes fueron deformando poco a poco el imperio que habían usurpado, hasta convertirlo en vulgar sistema colonial (que es la etapa que menos se censura en la historiografía nacionalista americana) y dónde comienza a diferenciarse progresivamente al español americano del peninsular, en particular durante la etapa de Carlos Tercero, este supuesto ilustrado, influido por los “ilumimnistas” franceses, que intentó establecer en España el centralismo absolutista de su bisabuelo frances, Luis XIV el Rey Sol, tan admirado por los protestantes – por ejemplo el aleman Friedrich Wilhelm Heinrich Alexander Freiherr von Humboldt quien con el cuento de la ciencia se la pasó espiando por toda la américa española con la venia de su majestad-, que no tuvo mejor idea que la de expulsar, en 1767 del Imperio español, a la Compañía de Jesús cuya huella cultural todavía se descubre en sus misiones americanas,a estos religiosos les persiguió con mentiras como las de haberse enriquecido en las misiones, haber intervenido en política contra los intereses de la Corona o perseguir el asesinato de reyes entre ellos el de Francia.

Lo cierto es que la Compañía de Jesús fue un instrumento fundamental de la Iglesia católica y su gran valedora España, durante la Contrarreforma y jugó un papel fundamental no sólo en la cristianización sino en la educación y de paso la hispanización del Nuevo Mundo durante todo el reinados de la dinastía Habsburgo, cuya rama española, por cierto era descendiente directa por la de los reyes católicos, por la vía de la hija de estos conocida como Juana la Loca, incluso el hijo de la misma, el emperador Carlos I bajo el que se derrota la tiranía Azteca y comienza nacimiento de la Nueva España en sus territorios fue amigo personal de Ignacio de Loyola.

 

 

Considero que la peor, mas absolutista y mas dañina a Largo Plazo de todas las reformas del Borbonato fue aquella de Carlos III según la cual los cargos
públicos, que hasta asta entonces eran ocupados por criollos, es decir los descendientes de los conquistadores y sus mujeres, en muchos casos indígenas o africanas, fueron asignados a burócratas provenientes de última hora de la metrópoli, desligándose así las autoridades de los intereses de las comunidades locales, transformándose el imperio convertido un simple sistema de explotación del territorios ultramar al estilo francés o inglés. Menos mal que el daño no fue lo suficiente como para excluir a todos los criollos de la administración incluso para impedir la presencia de muchos de estos criollos en cargos importantes dentro de la propia península muestra que algo quedaba de la vieja forma del imperio. En este sentido el nivel de participación que intentó ofrecerle al hispanoamericano, más que un aporte liberal -dolencia fundamental de la contradictoroa constitución de 1812-, fue un retorno a los buenos tiempos del imperio, no es de extrañar su persecución por Fernando Séptimo (de Borbón) tras haberla jurado.

El punto mas bajo y vergonzante de la dinastía lo tenemos poco antes de ese momento, en la manera cobarde en que los Borbones se vuelven a “afrancesar” con la irrupción de Napoleón en España a cuyo hermano entregan su corona, a pesar
de la desesperada popular impulsada por la iglesia.

Luego si analizas en detalle, no con el manual escolar, la desnaturalización de las guerras de independencias generadas por tanta cobardía y el modo fácil en que estas pudieron reconducidas hacia sus intereses por los viejos enemigos de España, los británicos, sin cuyos mercenarios Bolívar y “próceres” de su calaña no toma ni Caracas, entonces comprenderás cuanto le debe a ese borbonato tan “españó” el desguace total de la hispanidad transcontinental.

Así en estos intercambios he comenzado hablando del desprecio
que sienten por nosotros los anglosajones y terminado hablando de los borbones,
será que como enemigos de la hispanidad, para el caso es lo mismo.

Anuncios

Una respuesta to “Anglosajones y Borbones: enemigos de la hispanidad”

  1. Lear 5 abril 2019 a 1:32 PM #

    “el fanatismo a la tiranía, y la arrogancia fanfarrona a la insondable corrupción” ¡Qué ‘majos’ los anglocabrones!… pretenderán decir que esto es inherente a la cultura hispánica y que ellos no tienen nada que ver… ¿Cuánto llevan gastado en meter tiranos, traidores, corruptos y gentuza en la Hispanidad?…

    Se puede decir más alto, pero no más claro. Así es y hasta que no salgan los Borbones de España, no recuperaremos la Hispanidad y, como no los saquemos pronto, terminaremos todos los hispánicos de lacayos de los anglocabrones.

    Es vergonzoso que no podamos tener las relaciones fraternales, comerciales y de intercambio que nos corresponden a los hispánicos y, más vergonzoso aún, no poderles dejar este legado a nuestros hijos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: