Archivo | abril, 2018

Hablando de “Gringos” y “músicas superiores”

4 Abr

Como todos los domingos una vez despierto me quito la somnolencia escuchando Contrarréplicas que Fernando Díaz Villanueva cuelga en sus diversos sitios en la red. Lo hago porque sin duda alguna resultan interesantes y muy interactivas, realmente sus oyentes se escuchan y portan informaciones y visiones desde diferentes partes del mundo que vale la pena escuchar, hasta aquí vaya por delante la publicidad gratuita. Luego vienen las limitaciones ideológicas del periodista, para mí no menos estimulantes a la hora de mi reflexión sobre lo que dice en su programa digital que él llama “radial”. En la Contrarréplica 62, correspondiente hoy, 1 de abril de 2018, su creador y conductor abordar junto a sus participantes temas recomendables como la diferencia entre “ustedes” y “vosotros”, el exilio de la independentista catalana Anna Gabriel en Suiza, la Reforma constitucional en la República Dominicana. el chabacano de Zamboanga o qué hacer con el Valle de los Caídos, a propósito del alojamiento que tienen allí los restos del dictador Francisco Franco. Asi mismo al abordar el asunto de la música étnica versus occidental y el gentilicio de los EE. UU. retoma dos viejas ideas y expuestas en él en programas anteriores y a las que me voy a referir, concretamente a su propuesta de que a las personas provenientes del país llamado Estados Unidos de Norteamérica se les llame “Gringos” y su idea, tan común entre los europeos y sus descendientes en el Nuevo Mundo de que la música clásica creada en el viejo continente es superior a otras músicas nacidas en contextos socioculturales o geográficos diferentes. He aquí la opinión que le he dejado en la sección de comentarios.

No todo el mundo sabría a quién uno se refiere cuando usa la palabra “Gringo”, ya que ella no sólo indica al “norteamericano” anglosajón , sino a todo lo que no responde al medio cultural y lingüístico iberoamericano (también se usa en Brasil), de modo tal que gringo en diferentes partes de América latina puede ser también un sueco o un alemán, hasta en Martín Fierro se usa y no creo que se refiriese a un yanqui perdido en las Pampas. Además, es nombre usual de perro macho, no creo que los “norteamericanos” o “americanos”, cada vez más hispanizados (solo hay que escuchar el perfecto castellano de Max, el oyente “americano” que llama) se sientan a gusto con éste, ni que convenga a los estudiosos de nuestras letras por la reducción de su sentido, como sustituto del ya establecido por el uso, más que por la lógica “estadounidense”. En este sentido elegir el termino gringo como termino universal y unívoco resulta tanto o más “incorrecto” (palabra usada por el periodista que resulta siempre discutible a la hora de explicar la vida real de los idiomas) que denominar a los ciudadanos de este país como “americanos” que definitiva se trata de una variante de Sinécdoque, donde se nombre la parte con el todo, perfectamente aceptable y legitimizada por el uso, que es lo que al final importa.

En mi opinión y por razones prácticas lo mejor es dejar las cosas como están valiéndonos en primer lugar (por muchas otras uniones de estados que existan en el mundo), del termino consagrado para estos ciudadanos por la Real Academia de la Lengua Española, el de estadounidense, según la RAE:

1. adj. Natural de los Estados Unidos de América. U. t. c. s.
2. adj. Perteneciente o relativo a los Estados Unidos de América o a los estadounidenses.

En cuanto a los gustos musicales siempre respetables de Fernando, es lógico que los tenga, lo que no lo es, es esa especie de clasismo-eurocéntrico, inesperado en un hombre “leído” y “viajado” se desprende ese absolutismo de considerar la música clásica europea como superior a las creaciones musicales folclóricas, ya no africanas sino ibéricas. Aunque concedo que ello no tiene mucho que ver con el capitalismo, es un fenómeno de adoctrinamiento clasista que viene de antes.

Es verdad que el capitalismo abre fronteras, globaliza y nos enfrenta a lo desconocido, hasta ahí su parte positiva, pero al apostar por la ganancia, contribuye también al aplastamiento de determinada manifestaciones culturales en detrimento de otras con independencia de sus valores artísticos o estéticos, si hoy el españolito urbano de clase popular guste más del rap que de las coplas o que el mas o menos intelectualizado sea capaz de leerse íntegramente un Código Da Vinci cuando no puede con El péndulo de Foucault. Esto obedecer a la supuesta inferioridad de los sustituido por sus sustituto, ni siquiera a un acto de “libertad de gustos”, sino más bien una machacona estrategias de mercado y que nada tiene que ver, por ejemplo con una imposible superioridad de Dan Brown sobre el semiólogo italiano Umberto Eco, comparados ambos dentro del mismo género de la escritura. Este fenómeno de privilegiar editorialmente, según intereses lucrativos, la promoción de unos autores sobre otros, con independencia de sus cualidades literarias, también se observa en la industria musical a niveles intra o extra genéricos, y es lo que en realidad explica tanto el “gusto popular” como el de las élites más exclusivas.

En este sentido el oyente que semanas atrás afirmó que el capitalismo era culpable de que Díaz Villanueva no gustase de la música africana tendía cierto grado de razón, una razón que los mercadolatras, es decir los liberales, jamás reconocerían.
A todo ello habría que sumar este este proceso de acostumbrar el oído a “disfrutar” y sobre todo a asociar con determinados tipos de valores, en este caso los gustos de la aristocracia y de la burguesía, puede aplicarse cualquier persona desde incluido un niño para sus 10 años, aprender o despreciar los códigos de cualquier género musical implica un proceso que llamaremos eufemísticamente “educativo” del que no somos conscientes cuando declaramos que esta o tal música ya no solo es mi favorita, sino que es superior a aquella otra. A lo sumo lo único que podemos decir es que este o aquel individuo prefiere escuchar estas o aquellas piezas de este o aquel tipo de música.

Que podemos liberarnos de esta esclavitud es verdad, pero este requiere, estudio y paciencia y hasta cierto “coraje”, para ir mas allá de nuestros prejuicios y buscar y experimentar y buscar aquel tipo de música en la que rara vez nos vimos envueltos o que de haberlo estado se nos hizo asociaciar con valores negativos.

La primera señal de esta liberación es que seamos capaces no solo de disfrutar, sino de reconocer las complejidad creativa y niveles de superioridad o inferioridad estética que existe dentro de cada forma de la llamada música universal o música global y es necesariamente superior a otro, llámese música clásica o ”culta” tradicional, folclórica, popular, étnica, etcétera.

Anuncios

 ¡Con mi canal no te metas!

4 Abr

hanji
La venganza de la youtubera suicida

Su nombre es Nasim Najafi Aghdam, tenía 38 años y fue ella la persona que abrió fuego con una pistola en la sede en California de nuestro venerado YouTube, el martes por la tarde, hiriendo a tres personas, luego se quitó la vida, lo que dicen los medios. Los baleados por la muer fueron llevados al Hospital General de Zuckerberg, en San Francisco: un hombre, de 36 años, en estado crítico; una mujer de 32 años también en estado grave; y otra de 27 años, levemente dañada. La noticia del ataque en San Bruno a YouTube,  propiedad de Google y es una de las compañías de medios sociales más grandes del mundo, se propagó rápidamente en línea a través de las redes sociales comenzando por la de los propios empleados.

La motivación para el tiroteo y la posterior inmolación no se hizo pública el martes por la noche. No fue como podría adivinarse por la connotación persa de su nombre como respuesta intolerante a alguna herejía o blasfemia contra el islam, algo que se difumina una vez que se ven sus fotos, propias de una mujer excentrica por no decir exhibicionista, es decir completamente desilsamizada. La causa parece ser todo lo contrario, la censura al estilo occidental, que nada tiene de religiosa, que según ella YouTube había establecido sobre su canal.

El padre de la mujer, Ismail Aghdam dijo a la AP que su hija desapareció el lunes y que previamente había estado furiosa con la compañía Youtube porque habían dejado de pagarle por los videos que publicó en la plataforma.
noticias. Asi mismo el señor Aghdam, declaró en una entrevista con Mercury News que en la noche para el martes, la policía le llamó para informarle que habían encontrado a su hija dormida en su automóvil en el estacionamiento de Youtube y que todo estaba bajo control. Se sospecha que fue más tarde cuando ella disparó a las tres personas en la oficina de la empresa para luego pegarse un tiro.

De acuerdo con el The New York Times, la Sra. Aghdam estaba muy activa en varios medios de comunicación social, incluido YouTube, donde tenía varios canales en farsi, turco e inglés. En sus canales de YouTube, publicó un conjunto ecléctico de videos, que incluían parodias musicales y entrenamientos, sobre temas como la crueldad hacia los animales y la cocina vegana. En febrero de 2017, grabó un video en Facebook criticando a YouTube por tomar medidas que disminuyeron el número de visitas en sus videos y decía que había contactado con la empresa, pero que el personal de soporte del sitio le dijo que sus videos contenían escenas inapropiadas y que debían restringirse a las audiencias más jóvenes. “Esto es lo que le están haciendo a los activistas de fin de semana y muchas otras personas que intentan promover una vida saludable, humana e inteligente: las personas como yo no son buenas para las grandes empresas como tampoco para los negocios de animales, negocios de medicamentos y para muchas otras empresas. Es por eso por lo que nos están discriminando y censurándonos” afirmó Aghdam ensu video en Facebook, según el periódico norteamericano.

Mas o menos es lo que vemos si visitamos su página ahún viva: (http://www.nasimesabz.com/)en la que junto al fantasma de sus propios videos retirados en Youtube, vemos otros denunciando el maltraro animal o diversos peligros que traen las costumbres popularizadas por los medios como por ejemplo d la práctica del sexo anal.

Asi mismo vemos textos de alarma en iglés como el siguiente:

 ¡ESTÉ CONSCIENTE ! ¡La dictadura existe en todos los países pero con diferentes tácticas! Sólo se preocupan por las ganancias personales a corto plazo y hacen cualquier cosa para alcanzar sus metas incluso engañando a personas ingenuas, ocultando la verdad, manipulando la ciencia y todo, poniendo en riesgo la salud pública mental y física, abusando de animales no humanos, contaminando el medioambiente, destruyendo los valores familiares, promoviendo el materialismo y la degeneración sexual en nombre de la libertad, … ¡y convirtiendo a las personas en robots programados! … No hay libre expresión en el mundo real y serás reprimido por decir la verdad que no es apoyado por el sistema. Los videos de los usuarios seleccionados se filtran y simplemente se relegan, por lo que las personasapenas pueden ver sus videos.. ¡No hay oportunidades de crecimiento iguales en YOUTUBE o en cualquier otro sitio de intercambio de videos, su canal crecerá si lo desean!

Nada de lo dicho por la youtubera es mentira, pero el problema no se resuelve mandando a tres infelices al hospital ni suicidándose estando aún en la flor de la vida. Esta especie de guerra santa por la libertad de expresión ha terminado en una tragedia de la cual deberíamos sacar una lección tanto los que censuran las redes sociales como los que se valen de ellas para decir lo que piensan.

En cuanto a la pobre Nasim, hay que reconocer lo paradójico de las consecuencias de su acción, el martes por la noche YouTube había cerrado todos sus canales estableciendo sobre ellos de manera total la censura que tanto detestaba, pero al mismo tiempo llamaba la atención sobre el fenómeno del que tanto se quejan quienes suben videos a esta red social, el de la manipulación de sus públicos, y por si fuera poco saltaba a la fama que nunca había tenido, cuando sus videos se viralizado en muchos otros canales multiplicando la imagen de una mujer que como tantos otras youtuberas y youtuberos parece medio loca, pero ahora convertida por su desgracia en una suerte de heroína de la libertad de expresión.

A ver que nos dicen la psicología oficial tan juguetona a la hora de clasificar y desclasificar enfermedades mentales, de esta neurosis propia de los tiempos actuales, que crea la necesidad de expresar más que lo que pensamos lo que creemos ser lo que es peor la dependencia para ello de esa una droga virtual que es el “número de visitantes”.