Trump retoma una lucha postergada: contra la drogadicción y el abuso de opiáceos

3 Mar

Por fin alguien tuvo testículos para hablar del tema olvidado por los políticos norteamericanos desde fines del pasado siglo, en este caso una mujer Melania de Trump, para hablar de la otra masacre, la que cometen día a día las drogas, no necesariamente ilegales, en Estados Unidos: Lo hace como introducción a las palabras de su esposo, en el video con el que inicio esta entrada, publicado por La Casa Blanca el 26 de octubre de 2017.

Aquí se habla lo que no hablaba el “bueno de Obama”, más interesado en colocar banderas arcoíris,  que en combatir la drogadicción y el abuso de opiáceos que están devastando a los Estados Unidos. Y es que pareciera que fuera un problema de falta de autoridad moral, que no le faltara razón a Fox News, cuando acusó ese mismo año al ex presidente de haber consumido mariguana como parte de la ‘Choom Gang’, un aparente grupo de amigos de Obama en la escuela secundaria que disfrutaban fumando el hierbajo.

La verdad es que cientos de miles de estadounidenses han perdido la vida por el abuso de drogas y aunque no se piensa tanto en ella, deberíamos incluir entre las asesinas esa mariguana, que como todos sabemos, además de los problemas mentales que esta crea funciona como puerta para el consumo de otras drogas aún más peligrosas, sin embargo, nunca de la administración de Obama, la legalización de la misma había progresado tanto.

Como navegando contra la corriente, la Administración Trump ha declarado la necesidad de responder a las creciente amenaza de las drogas en particular las medicamentadas ( y ya la mariguana, allí donde es legal lo está siendo), pero sin duda se trata de poco a poco ir retomando una lucha postergada por décadas y eso se lo debemos reconocer, en medio de todas las críticas que se merezca.

Esta lucha se ha reactivado con la celebración en estos días de un Panel sobre sobre los opioides de la Casa Blanca. El término opiáceo del que deviene opioide, según la Wikipedia, se refiere a los alcaloides presentes en el opio, un extracto de la exudación lechosa y blanca obtenida de la incisión de la cápsula de la amapola o adormidera (Papaver somniferum L.). También se ha utilizado tradicionalmente para referirse a los derivados naturales y semi-sintéticos de la morfina. Este concepto se usa con frecuencia incorrectamente para referirse a todas las drogas con acción farmacológica similar al opio o a la morfina, las que pueden clasificarse más apropiadamente bajo el término opioide. Los principales opiáceos provenientes del opio son la morfina, codeína, y tebaína. En la conferencia dedicada a los efectos de tales sustancias y sus peligros para la sociedad norteamericana participaron tres secretarios del gabinete -el Fiscal General Jeff Sessions, el Secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano Ben Carson y el Secretario de Asuntos de Veteranos David Shulkin.

El evento tuvo lugar el pasado jueves, y estuvo centrado en la mortal epidemia de opiáceos y los intentos del gobierno de Trump para combatir el flagelo, el propio presidente Donald Trump habló brevemente en la cumbre, anunciando la implementación por su administración de una política de drogas durante las próximas tres semanas que implicara demandas contra algunas compañías dedicadas a la producción y distribución de opiáceos, poniendo el ejemplo de personas que van al hospital con un brazo roto terminan como adictos a los analgésicos y ni siquiera saben lo que les pasó.

Trump lamentó además que Estados Unidos no tenga castigos más estrictos para los traficantes de drogas y puso como ejemplo aquellos países que tienen castigos muy duros como” La pena máxima” y en los que el problema de drogas mucho menor que en Estados Unidos. Esta sugerencia, que recuerda mucho la guerra filipina contra las drogas ha puesto los pelos de punta a quienes abogan por los paños tibios cando no la victimización, algo que se ve cada vez más en los medios cuando cubre el castigo de los suministradores ilegales de drogas.

Comentando la noticia la CNN informó que el acuerdo presupuestario recientemente aprobado por la Casa Blanca incluye 6 mil millones de dólares en los nuevos fondos para combatir una epidemia de “sobredosis” (como eufemísticamente se le llama) que solo en el 2016 mató directamente a 63,600 personas. Para entender la gravedad del problema recomiendo leer el informe de la Comisión Presidencial sobre la Lucha contra las Adicciones a las Drogas y la Crisis de los Opioides.

Podemos condenar la fijación de Trump con los inmigrantes mexicanos, sus falta de diplomacia al referirse a naciones hermanas, o su consecuencia cuando mantiene la política obamiana de intervención militar en Oriente, pero al mismo tiempo deberíamos aplaudir tanto el presente impulso, como aquel memorable discurso del 26 de octubre de 2017, donde el presidente arremetió no sólo contra las drogas prohibidas sino incluso contra drogas legales como el alcohol y los cigarros, anunciando de paso la orden dada a todas las agencias ejecutivas para que utilicen todas las autoridades de emergencia apropiadas en la lucha contra la crisis de opiáceos” Por su trascendencia para la postergada lucha contra la demanda de drogas y la crisis de los opioides, aquí se lo dejo,  traducido al español, para su información y disfrute.


……………………………………..

EL PRESIDENTE TRUMP:

Gracias, Melania, por sus conmovedoras palabras y por su devoción; es una profunda devoción, puedo decirle eso, a nuestra nación y sus hijos.

Gracias también a los miembros del Congreso, mi Gabinete, los gobernadores, los miembros del Congreso, el estado, los líderes locales, los primeros en responder y los profesionales de la salud reunidos aquí hoy. Tenemos algunas personas realmente increíbles en esta sala, que puedo decirte.

Lo más importante, reconocemos a las familias presentes que han perdido a un ser querido. Como todos ustedes saben por experiencia personal, las familias, las comunidades y los ciudadanos en todo el país están lidiando con la peor crisis de drogas en la historia de los Estados Unidos e incluso, si realmente lo piensan, la historia mundial. Esto es todo en todo el mundo. El hecho es que este es un problema mundial.

Esta crisis de muertes por uso de drogas, adicciones y sobredosis en muchos años, hace mucho tiempo que se está gestando. Abordarlo requerirá todo nuestro esfuerzo y nos exigirá enfrentar la crisis en toda su complejidad real.*

El año pasado, perdimos al menos 64,000 estadounidenses por sobredosis. Eso es 175 vidas estadounidenses perdidas por día. Son siete vidas perdidas por hora en nuestro país. Las sobredosis de drogas son ahora la principal causa de muerte involuntaria en los Estados Unidos hasta ahora.

Hoy en día, más personas mueren por sobredosis de drogas que por homicidios con armas de fuego y vehículos automotores combinados. Piénselo: accidentes automovilísticos, homicidios con armas de fuego, más personas con diferencia de sobredosis de drogas.

Estas sobredosis son impulsadas por un aumento masivo en la adicción a analgésicos recetados, heroína y otros opiáceos. El año pasado, casi 1 millón de estadounidenses consumieron heroína y más de 11 millones de opioides recetados abusados. Los Estados Unidos son, con diferencia, el mayor consumidor de estos medicamentos, y consumen más pastillas opioides por persona que cualquier otro país en el mundo. Las muertes por sobredosis de opiáceos se han cuadruplicado desde 1999 y ahora representan la mayoría de las sobredosis fatales de drogas. ¿Quien lo hubiera pensado?

Ninguna parte de nuestra sociedad, ni jóvenes ni viejos, ricos o pobres, urbanos o rurales, se ha librado de esta plaga de drogadicción y de esta horrible y horrible situación que se vive con los opiáceos.

En Virginia Occidental, un estado verdaderamente grandioso, gente excelente, hay una guardería de hospital donde uno de cada cinco bebés pasa sus primeros días en agonía. Debido a que estos preciosos bebés estuvieron expuestos a opioides u otras drogas en el útero, soportan náuseas, dolor, ansiedad, insomnio y problemas para comer, al igual que los adultos que se someten a desintoxicación.

Es probable que algunos de estos niños pierdan a uno o ambos de sus padres por adicción a las drogas y una sobredosis. Se unirán a las crecientes filas de huérfanos opioides de Estados Unidos. Hermosos y bellos bebés.

Más allá de la impactante cifra de muertos, la terrible medida de la crisis de los opiáceos incluye a las familias destrozadas y, para muchas comunidades, una generación de posibilidades y oportunidades perdidas.

Esta epidemia es una emergencia de salud nacional, a diferencia de muchos de nosotros que hemos visto y de lo que hemos visto en nuestras vidas. Nadie ha visto algo como lo que está sucediendo ahora.

Como estadounidenses, no podemos permitir que esto continúe. Es hora de liberar a nuestras comunidades de este flagelo de la drogadicción. Nunca he sido así Podemos ser la generación que finaliza la epidemia de opiáceos. Podemos hacerlo (Aplausos.) Podemos hacerlo.

Es por eso que, a partir de hoy, mi administración declara oficialmente que la crisis de opiáceos es una emergencia nacional de salud pública conforme a la ley federal y por qué estoy ordenando a todas las agencias ejecutivas que utilicen todas las autoridades de emergencia apropiadas para luchar contra la crisis de opiáceos. Esto marca un paso crítico para enfrentar el extraordinario desafío al que nos enfrentamos.

Como parte de esta respuesta de emergencia, anunciaremos una nueva política para superar una regla restrictiva de la década de 1970 que impide a los estados brindar atención en ciertas instalaciones de tratamiento con más de 16 camas para quienes sufren de adicción a las drogas. (Aplausos.)

Varios estados se han comunicado con nosotros pidiéndonos alivio, y usted debe esperar ver aprobaciones que desbloqueen el tratamiento para personas necesitadas. Y esas aprobaciones llegarán muy, muy rápido. No como en el pasado, muy, muy rápido.
Poner fin a la epidemia requerirá la movilización del gobierno, las comunidades locales y las organizaciones privadas. Requerirá la resolución de todo nuestro país.

La escala de esta crisis de adicciones es la razón por la cual, poco después de ocupar el cargo, convoqué una comisión presidencial, encabezada por el gobernador Chris Christie, que ha consultado con expertos de todo Estados Unidos para escuchar, aprender e informar sobre posibles soluciones.

Esperamos el informe final, que llegará la próxima semana. Y sé que parte del informe ya se ha visto, porque quiero verlo lo más rápido posible. Y algunas de las cosas que recomiendan son de sentido común, pero muy, muy importante. Y van a tener un tremendo impacto, créanme, tremendo impacto.

Hoy detallaré muchos de estos pasos agresivos con mi administración, que ya hemos tomado. Después de que revisemos y evaluemos los hallazgos de la comisión, me moveré rápidamente para implementar recomendaciones aproximadas y apropiadas.

Pero quiero que los estadounidenses lo sepan: el gobierno federal está luchando agresivamente contra la epidemia de opiáceos en todos los frentes. Estamos trabajando con médicos y profesionales médicos para implementar las mejores prácticas para la prescripción segura de opioides, y haremos algo muy, muy especial. Estamos exigiendo que los prescriptores con empleo federal reciban, finalmente, capacitación especial.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) lanzaron una campaña de concientización sobre recetas para poner cara al peligro del abuso de opioides.

Quiero agradecer a CVS Caremark por anunciar el mes pasado que limitará ciertas recetas de opiáceos por primera vez a suministros de siete días, entre otras reformas importantes. Y animo a otras compañías a hacer su parte para ayudar a detener esta epidemia. (Aplausos.)

La FDA ahora exige que las compañías farmacéuticas que fabrican opioides recetados brinden más capacitación a los prescriptores y para ayudar a prevenir el abuso y la adicción, y ha solicitado que un opioide especialmente de alto riesgo sea retirado del mercado de inmediato. Estamos requiriendo que un opioide específico, que es verdaderamente malo, sea retirado del mercado inmediatamente. (Aplausos.)
El Servicio Postal de los EE. UU. Y el Departamento de Seguridad Nacional están reforzando la inspección de los paquetes que ingresan a nuestro país para contener el flujo de fentanilo barato y mortal, un opioide sintético fabricado en China y 50 veces más fuerte que la heroína.

Y en dos semanas, estaré en China con el presidente Xi, y mencionaré esto como una prioridad. (Aplauso.) Y él hará algo al respecto.

También me complace informar que, por primera vez, el Departamento de Justicia ha indicado [acusado] a los principales narcotraficantes chinos que están distribuyendo, y realmente han puesto límites muy, muy fuertes sobre ellos. Los acusaron, a los narcotraficantes, de distribuir fentanilo en los Estados Unidos. Entonces, Jeff, muchas gracias. Buen trabajo. (Aplausos.)

Y han sido acusados y no vamos a olvidarnos de ellos, créanme. Están haciendo un daño tremendo a nuestro país. El Departamento de Justicia está persiguiendo con valentía y de manera agresiva a aquellos que prescriben y trafican ilegalmente con opiáceos, tanto en nuestras comunidades como en Internet.

Y analizaré el potencial del gobierno federal para presentar demandas importantes contra los malos actores. Lo que tienen y lo que le están haciendo a nuestra gente es inaudito. Vamos a presentar algunas demandas muy importantes contra personas y contra empresas que perjudican a nuestra gente. Y eso comenzará a tener lugar muy pronto. (Aplausos.)

También estamos apoyando el acceso de profesionales de primera respuesta y profesionales médicos a las herramientas que necesitan para prevenir muertes a través de medicamentos para la sobredosis que salvan vidas.

Bajo mi dirección, el Instituto Nacional de Salud, encabezado por Francis Collins, ha dado los primeros pasos de una ambiciosa asociación público-privada con compañías farmacéuticas para desarrollar analgésicos no adictivos y nuevos tratamientos para la adicción y la sobredosis. Muy importante. (Aplausos.)

Voy a impulsar el concepto de analgésicos no adictivos muy, muy duro. Tenemos que llegar a esa solución. Regalamos miles de millones de dólares al año, y vamos a gastar mucho dinero en encontrar una solución no adictiva.

Le pediremos al Dr. Collins y al NIH recursos sustanciales en la lucha contra la drogadicción. Una de las cosas que hará nuestra administración es una campaña publicitaria masiva para lograr que la gente, especialmente los niños, no quieran consumir drogas en primer lugar porque verán la devastación y la ruina que causa a las personas y las vidas de las personas.

Mire lo que sucede, si hacemos nuestro trabajo, como el número de usuarios de drogas y el adicto comenzará a caer hacia abajo durante un período de años. Será algo hermoso de ver.

Aprendí, a mí mismo, que tenía un hermano, Fred, un tipo genial, un chico guapo, con la mejor personalidad, mucho mejor que el mío. (Risas.) Pero él tenía un problema. Tenía un problema con el alcohol y me decía: “No bebas”. No bebas. “Era sustancialmente mayor, y lo escuché y respeté, pero él constantemente me decía, no bebas. Él también agregaría, no fumes. Pero él lo diría una y otra vez.

Y hasta el día de hoy, nunca he bebido. Y no tengo ganas de eso. No tengo ningún interés en eso. Hasta el día de hoy, nunca he tenido un cigarrillo. No te preocupes, esas son solo dos de mis cosas buenas. No quiero contarte sobre las cosas malas. (Risas.) También hay muchas cosas malas.

Pero él realmente me ayudó. Tenía a alguien que me guiaba, y tenía una vida muy, muy, muy dura por el alcohol, créanme, muy, muy duro, difícil. Era un tipo fuerte, pero era algo duro y difícil por lo que estaba pasando. Pero lo aprendí por Fred. He aprendido.
Y eso es lo que creo que es tan importante. Esta fue una idea que tuve, donde si podemos enseñar a los jóvenes a no tomar drogas, simplemente no tomarlas. Cuando veo amigos míos que tienen dificultades para no tomar esa bebida en la cena, donde literalmente es casi imposible que se detengan, me digo a mí mismo, ni siquiera puedo entenderlo, ¿por qué sería tan difícil? Pero entendemos por qué es difícil.

El hecho es que si podemos enseñarles a los jóvenes, y a las personas en general, a no comenzar, es realmente fácil no tomarlos. Y creo que eso terminará siendo nuestra cosa más importante. Publicidad realmente dura, muy grande, muy buena, así que contactamos a las personas antes de que comiencen, para que no tengan que pasar por los problemas de lo que las personas están pasando. (Aplausos.) Gracias.

Ya estamos distribuyendo casi $ 1 mil millones en subsidios para prevención y tratamiento de adicciones, y más de $ 50 millones de dólares para apoyar programas de aplicación de la ley que ayudan a aquellos que enfrentan prisión y enfrentan adicción.
También hemos lanzado una asociación de $ 81 millones para investigar mejores técnicas de manejo del dolor para nuestros increíbles veteranos. Y pronto – (aplausos) – y, por cierto, el Secretario Shulkin está aquí. Has hecho un trabajo increíble para nuestros veteranos en un período de tiempo muy corto. (Aplausos.) Y pronto, HHS lanzará un grupo de trabajo para desarrollar y actualizar las mejores prácticas para el manejo del dolor en todo el gobierno federal.

Exhorto a todos los estadounidenses a ayudar a combatir esta epidemia de opiáceos y el problema más amplio de la adicción a las drogas participando en el Día Nacional de Recuperación de Medicamentos Recetados este sábado. Cuando pueda entregar estas peligrosas y horribles drogas para su eliminación, ese será un maravilloso y maravilloso período de tiempo para usted.

Todas estas acciones son partes importantes del mayor esfuerzo de mi administración para enfrentar la crisis de la drogadicción en los Estados Unidos y enfrentarla de frente, directamente, con fuerza. Vamos a hacerlo. Vamos a hacerlo.

Durante demasiado tiempo, hemos permitido que las drogas saqueen hogares, ciudades y pueblos de Estados Unidos. Le debemos a nuestros niños y nuestro país hacer todo lo que esté a nuestro alcance para hacer frente a esta vergüenza nacional y a esta tragedia humana.

Debemos detener el flujo de todo tipo de drogas ilegales en nuestras comunidades. (Aplausos.) Durante demasiado tiempo, se ha permitido que los cárteles criminales peligrosos se infiltren y se extiendan por toda nuestra nación. Un asombroso 90 por ciento de la heroína en Estados Unidos proviene del sur de la frontera, donde construiremos un muro que ayudará enormemente en este problema. (Aplausos.) Tendrá un gran impacto. Mi administración está dedicada a hacer cumplir nuestras leyes de inmigración, defender nuestra seguridad marítima y asegurar nuestras fronteras.

También tenemos que trabajar con otros países para detener estos medicamentos donde se originan. No tenemos opción. Tenemos que trabajar con otros, tenemos que unirnos, porque tienen problemas similares a los que tenemos. Algunos países tienen problemas más grandes que nosotros. Si ese país es China, si es un país en América Latina, no hace ninguna diferencia. Vamos a trabajar con todos ellos. Llevamos la lucha directamente a los criminales en lugares donde están produciendo este veneno.

Aquí en Estados Unidos, una vez más estamos haciendo cumplir la ley; dividiendo pandillas y redes de distribución; y arrestar criminales que venden drogas peligrosas a nuestros jóvenes.

Además, entendemos la necesidad de enfrentar la realidad, directamente, que millones de nuestros conciudadanos ya son adictos. Esa es la realidad. Queremos que obtengan la ayuda que necesitan. No tenemos más remedio que ayudar a estas personas que están enganchadas y sufren para que puedan recuperarse y reconstruir sus vidas con sus familias.

Nos comprometemos a seguir enfoques innovadores que han demostrado funcionar, como los tribunales de drogas. Nuestros esfuerzos se basarán en mediciones sólidas y guiados por la evidencia y guiados por los resultados. Esto incluye hacer que el tratamiento de la adicción esté disponible para los que están en prisión y ayudarlos a volver a ingresar a la sociedad como ciudadanos productivos y respetuosos de la ley.
Finalmente, debemos adoptar la solución más común de todos: para evitar que nuestros ciudadanos se vuelvan adictos a las drogas en primer lugar. (Aplausos.)

Debemos y estamos enfocando gran parte de nuestro esfuerzo en la reducción de la demanda de drogas. Debemos enfrentar frontalmente la cultura del abuso de drogas para reducir la demanda de narcóticos peligrosos. Todas las personas que compran drogas ilícitas aquí en los Estados Unidos deben saber que están arriesgando su futuro, sus familias e incluso sus vidas. Y todos los estadounidenses deben saber que si compran drogas ilegales, están ayudando a financiar algunas de las organizaciones más violentas, crueles y despiadadas de todo el mundo. El uso ilegal de drogas no es un crimen sin víctimas. No hay nada admirable, positivo o socialmente deseable al respecto. No hay nada deseable sobre las drogas. Ellos son malos.

Queremos que la próxima generación de jóvenes estadounidenses conozca las bendiciones de una vida libre de drogas. En esta enorme lucha contra la drogadicción, una epidemia de opiáceos, realmente es eso; es una epidemia, nuestra mayor esperanza es la misma que siempre ha sido. A través de cada prueba que América ha experimentado a lo largo de nuestra historia, el espíritu de nuestra gente y la fortaleza de nuestro carácter, ganamos. Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de este esfuerzo. Tenemos una responsabilidad total con nosotros mismos, con nuestra familia, con nuestro país, incluidos aquellos que luchan contra esta adicción.

Cada uno de nosotros es responsable de cuidar de nuestros seres queridos, nuestras comunidades, nuestros hijos, nuestros vecinos y nuestra propia salud. Casi todos los estadounidenses han sido testigos de los horrores de la adicción. Ya sea por su propia lucha o por la lucha de un amigo, un compañero de trabajo, un vecino o, francamente, un miembro de la familia, nuestra actual crisis de adicción, y especialmente la epidemia de muertes por opiáceos, empeorará antes de que mejore. Pero mejora, lo hará. Llevará muchos años e incluso décadas abordar este flagelo en nuestra sociedad, pero ahora debemos comenzar en serio para combatir la emergencia sanitaria nacional.

Nos inspiran las historias de héroes cotidianos que sacan a sus comunidades de las profundidades de la desesperación a través del liderazgo y el amor.

El Jefe de Bomberos Dan Goonan, de New Hampshire, excelente estado, tiene un programa, Safe Station, que permite a los residentes dependientes de drogas buscar ayuda en estaciones de bomberos en cualquier momento.

Jesse y Cyndi Swafford de Dayton, Ohio, han proporcionado un hogar amoroso y estable a los niños afectados por la crisis de opiáceos.

Hago un llamamiento a todos los estadounidenses para que se unan a las filas de los ángeles de la guarda como el Jefe Goonan y los Swafford, que ayudan a levantar a la gente de nuestra gran nación.

Juntos, cuidaremos de nuestros ciudadanos, nuestros hijos, nuestros huérfanos y nuestro (y usted sabe lo que voy a decir) nuestra juventud en hogares temporales. Tantos. Tantos. Pero vamos a levantarlos, y los vamos a cuidar. Trabajaremos para fortalecer a las familias y comunidades vulnerables, y ayudaremos a construir y hacer crecer una sociedad más fuerte, más saludable y libre de drogas.

Juntos, enfrentaremos este desafío como una familia nacional con convicción, con unidad y con un compromiso de amar y apoyar a nuestros vecinos en tiempos de extrema necesidad.

Trabajando juntos, venceremos esta epidemia de opiáceos. Será derrotado. Liberaremos a nuestra nación de la terrible aflicción del abuso de drogas. Y, sí, superaremos la adicción en Estados Unidos. Vamos a superar la adicción en América.
Hemos luchado y ganado muchas batallas y muchas guerras antes, y vamos a ganar de nuevo.

Gracias. Dios te bendiga. Y Dios bendiga a América Gracias. (Aplausos.)

Gracias. Aquí vamos. Esto es muy importante: “Combatir la Demanda Nacional de Drogas y la Crisis de Opioides”. ¿Verdad? Muy importante. Vamos a ganar, ¿verdad?
(El memorando presidencial está firmado.) (Aplausos.)
FIN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: