Las trampas del sexo grupal: el paralelo español de los voleibolistas cubanos

12 Nov

Nunca he comprendido cómo es posible que haya hombres qué gusten del sexo compartido con una mujer, sea este consentido o no, y más en tiempos donde al peligro del contagio venéreo se suma la trampa judicial como aquella en que cayeron en Finlandia los cinco baloncestistas que fueron a por carne y terminaron como cerdos en la parrilla de un tribunal de género.

Quizás desde el punto de vista de la mujer que se presta voluntariamente a este tipo de juego, además de interés pecuniario, pueda existir alguna suerte de fantasía erótica como podría también haberla en el hombre que desea tener sexo con varias mujeres a un tiempo, algo que parece más aceptado incluso desde el punto de vista de las artes, pinturas, películas y animados. Pero lo otro, el deseo de varios hombres de estar con una sola mujer, lo concibo sino como la influencia nefasta de la mala pornografía, como de algún tipo de atavismo sembrado en el subconsciente de estos cerdos, por épocas de falta de mujer, como las que dieron lugar a la poliandria o de necesidades de venganzas y humillación propias de la guerra. Se trata pues para mí de una aberración sexual, termino cada vez más restringidos en tiempos de habla políticamente correcta.

El problema que ese hábito repelente ya parece cada vez más aceptado por unas generaciones, he conocido personas que se vanaglorias de practicarlo, eso sí, sin violentar al otro sexo. No es nada anormal en una tiempo en el que los escrúpulos morales son sistemáticamente destruidos por los medios en contubernio con el sistema escolar tan abierto a la difusión de nuevas forma formas de orientación sexual, aunque alguna de ellas, como la existencia de mujeres con varias relaciones masculinas paralelas, parecen ya haber sido común entre artistas de vanguardia del principios del siglo XX, lo mismo en Moscú que en Paris, lo que no dejaba de ser una suerte de promiscuidad aceptadas en nombre del amor libre que hoy se intenta volver a poner en escena con el eufemístico nombre de poliamor, como una suerte de redescubrimiento del agua fría.

Por supuesto todo tiene su límite, incluso en tiempos de experimentación y rescate de formas primitivas de sexualidad, en las que abusando de nuestra incultura antropológica si nos hacen pasar por novedosa, pero hay del mormón o un musulmán que se presenta en una notaría diciendo que quiere formalizar legalmente su matrimonio con cuatro mujeres que lo aceptan y le aman, será echado a cajas destemplada de la institución si no es acusado de intento de poligamia y es que la tolerancia se detiene allí donde comienza el paradigma maltusiano, una un hombre casado con 4 mujeres multiplica por 4 sus posibilidades reproductivas, en el caso contrario, cuatro hombres casados un una sola mujer reducen considerablemente las potencialidades reproductivas de los cuatro por separados.

Por eso no es de extrañar que nadie se atreva a defender la poligamia que se practicaba en los tiempos de Abraham, desde un puesto académico cuando si se puede hacer los mismo con otras propuestas sobre la familia como la que realizara en Tiina Maria Pursiainen Rosenberg. Se trata de una ideóloga feminista nacida el 7 de julio de 1958 en Helsinki, quien en 2005 se convirtió en miembro de la Junta en la iniciativa Feminista y desde cuya posición abogó por remodelar e Código matrimonial sueco o para dar lugar a nuevas relaciones legales de pareja en las que no importe el número, ni el género de los contrayentes. La orientación lésbica de estos nuevos matrimonios se descubre en las afirmaciones de esta esta activista, neo marxista, feminista y gay calificando de traidoras sexuales a las mujeres que mantenían relaciones con hombres. Tan escandalosa afirmación no impidió a la especialista llegar a ocupar el puesto de rectora de la Universidad de Helsinki desde el 1 de enero de 2013 hasta el 1 de junio de 2015.

Pero volviendo al tema del sexo de varios hombres con una mujer, ya vimos con el conocido caso de los voleibolistas cubanos condenados, no por gusto en la patria donde triunfan las ideas de Pursiainen Rosenberg, como tales experimentos funcionan a la perfección como trampa para incautos.

Eso se ve en una historia similar, con el mismo fatídico número de cinco, que tuvo lugar al otro lado del continente en el mismo año y que todavía da que hablar; se trata de la “cama” que evidentemente le armaron (nunca mejor dicho) al Prenda y su ‘Manada’ cuyo intercambio de fluidos con cierta dama se ha convertido como era de esperar una desgracia colectiva para la pandilla de chancho como lo fue no en menor medida la de los cubanos, que no nos acusen de chovinismo. Desgraciadamente correr frente a un toro o detrás de una pelota, no sólo lo estimula las hormonas, sino que baja las defensas frente al timo sexual donde quiera que impere un sistema judicial sometido a la ideología de género.

Veamos la historia 6 y que se nos cuenta, con evidente parcialidad en el artículo JOSÉ ÁNGEL PRENDA MARTÍNEZ (EL PRENDA) VIOLACIONES SAN FERMÍN PAMPLONA, publicado por Alejandro Requeijo y Daniel Montero. En el Español.

Para comenzar se describen unos videos que no se nos muestran, salvo en alguna imagen fija que nada dice. Se trata de imágenes sobre una presunta violación que tuvo lugar durante la celebración de San Fermín (de 2016), en Pamplona, en total se trataría de 96 segundos repartidos en siete vídeos. En ellos según los periodistas se aprecia a los cinco jóvenes sevillanos rodeando en todo momento a la joven madrileña de 18 años en el rellano de un portal en Pamplona. Ellos sonríen, miran a la cámara, llevan ya muchas horas de fiesta como demuestran sus camisetas manchadas de vino. Hasta ahí nada demuestra que ser trate de sexo no compartido, luego se les inculpa con la información de que” La joven, a la que agarran en varias ocasiones del pelo, del cuello y de las caderas para dirigirla, permanece en todo momento con los ojos cerrados, sin hablar, “adoptando un rol pasivo sin tomar iniciativa”, según recoge el informe pericial que obra en el sumario del caso.

Por lo visto lo que esperaba el informe policial es que la joven no contenta con asumir una pose pasiva actuara como verdadera tigresa sexual demostrando con cada gesto su ninfomanía. Otro elemento inculpador son las instrucciones que perfectamente se escucharían en una relación consentida como “No chille, no chille”, “todos, todos”, “turno ahora, déjame” “espérate, no la levantes tanto” o “un poquito más flojito, tú”, son solo algunos de los comentarios que contiene la grabación que realizaron con sus móviles los propios miembros de La Manada (así se autodenominan).

El caso es que como se reconoce en la nota no hay en los siete vídeos una sola palabra de la joven denunciante a ninguno de los acusados. Ni una sola. Lo que sí reflejan los agentes son gemidos de mujer, no explicitando si son de queja o complacencia. Si se hubiera escuchado una protesta entonces si servirían los videos como muestra de violación. Pero en el estado de degeneración en el que ha caído la justicia actual, basta el silencio de la presunta víctima para encausar al cualquiera; incluso cuando se detentan movimientos ambiguos de gozadera por su parte:

“A nivel de interacción corporal/física con los investigados, se observa que la denunciante adopta un rol pasivo y neutro con respecto a los actos y juegos de naturaleza sexual de los investigados. Solamente en una escena se ha detectado cierta iniciativa, no pudiendo precisar si obedece más bien a una reacción instintiva u automática que a un acto consciente y deliberado”

Por lo menos en el caso de los españoles hemos podido escuchar de inmediato sus alegatos en contra de la acusadora, lo que no ocurrió con los desgraciados cubanos, ni siquiera en la prensa cubana. El Español se hace eco por ejemplo de las declaraciones de José Ángel Prenda, quien negó que la chica fuese forzada: “En ningún momento ella dijo no, en ningún momento se negó, en ningún momento ella se sintió incómoda… Nunca, nunca ha pasado nada de eso. Al revés, se mostró cómoda con nosotros. No sé el motivo que le ha llevado a denunciarnos ni con qué intención lo ha hecho”.

Además de su guarrería el tal Prenda demuestra sus pocas luces al no comprender lo que gana por cuenta de indemnización una mujer que logre inculpar, ya no solo a uno, sino a cuatro hombres por agresión sexual. Lo mismo le ocurre a otro de los implicados,Jesús Escudero, ‘Escu’, quien entre lágrimas y tras manifestar su rechazo a los violadores dio su versión del hecho; que también reconoce el periódico, “Nosotros nos lo estábamos pasando bien todos. Ella estaba disfrutando, estaba gimiendo y hacía comentarios como: ‘métemela’, ‘me encantas tú’. En ningún momento, en ningún momento ella se sintió a disgusto o nosotros la tratamos mal”, sostuvo. El error de la manada es que no grabaron esta parte que les habría salvado en tiempos en que la palabra de una sola mujer que acusa pesa más que la de cinco acusados si estos son hombres, que sirva de empleo a todos los cerdos del mundo si quieren sexo en grupo con una mujer deberéis grabar primero su declaración de consentimiento y por si fuera poco todo el acto para que los tribunales no tengan resquicios donde inculparlos. Y mas cuando con el caso se montan autos de Fe como el Tribunal de mujeres contra la violencia machista” organizado por la Plataforma 7N contra las violencias machistas que que utiliza como referencia la presunta (aquí se da por sentada) violación de San Fermín en 2016. La diputada de Podemos Irene Montero ha compartido el vídeo que ya lleva más de 4.000 retuits. Un video donde la una acusadora que no es capaz de contar su historia sino que una activista se encarga de leer en su nombre un texto de manera poco convincente, sin embargo el aplauso de la sala, predispuesta por los medios si está asegurado. Creo que la mejor defensa de los acusados, está en la manera improcedente que que fueron juzgados teatralmente antes que jurídicamente,  como se muestra el video titulado Relato de la violación múltiple en San Fermín 2016 – La Manada.  Eos aplausos de la claque en la sala y esos textos cursis, cargados de androfobia, a medio camino entre, entre lo dramático y lo porno, indénticos en el estilo del que escuchamos en el video “Toma Fotos De Su Violación En La Ducha – La Razón Sacude Al Mundo Entero” del canal historias positivas donde se cuenta la increíble historia la activista que se llevó un hombre a la ducha y luego le acusó de violación. Escúchelo a continuación:

En el caso del video reproducido por el canal de la TV canaria estos son leídos sin una pizca de convicción, ni sentimiento,  más dan la impresión de un un Auto de Fe o montaje estilo juicio estalinista que otra cosa. Que juicio más raro que no se escucha, ya no la defensa de los encausados, sino ni siquiera a la víctima, sino un texto que pudo escribir cualquiera.

Según antena tres, el juicio a ‘la manada’ por la presunta agresión sexual en Pamplona comienza este lunes. No se dice nada de la ¨posible indemnización que recibirá la perjudicada pero sí que los cinco jóvenes se enfrentan a penas de hasta 22 años y diez meses de cárcel por lo sucedido la madrugada del 7 de julio de 2016, cuando la Policía Local de Pamplona recibió un aviso que informaba de que muchacha había sufrido una agresión sexual por parte de cuatro chicos en el portal de una casa situada en la calle Paulino Caballero de la capital navarra. Horas después los presuntos agresores fueron localizados y detenidos. Los cinco integrantes de ‘la manada’ pasaron a disposición judicial. Desde entonces duermen en prisión.

Como en el caso de los cubanos juzgados en Tampere, el juicio de los implicados en Pamplona será a puertas cerradas, de modo tal que el sistema podrá operar a sus anchas, mas cuando para desgracias delos acusados ante la Audiencia Provincial de Navarra, Cuatro ellos ya tenían abierta otra causa, también por agresión sexual a una joven, en esta ocasión en la localidad cordobesa de Pozoblanco, evidentemente estaban en la mirilla y todavía se la jugaban.
Parece que esta corredera frente a los toros, además de calentar la sangre hace aflorar los instintos más bajos de los participantes, exponiéndolos a las guarras de cualquier esquilador, un caso curioso es el de la pareja que presuntamente fue obligada a tener sexo por un tercero del que lograron extraer buenos dividendos, en este caso era la palabra de dos contra uno y se justifica el engaño del tribunal. Me refiero al caso extraño caso de un hombre condenado, a 10 años y 6 meses de prisión por violar a la joven, a 4 años por agredir sexualmente a su novio, y a 5 años por un robo con intimidación. Según las versiones aceptadas por los tribunales, un tal S.A.A., de 51 años, nacido en Higuera de Vargas (Badajoz) y residente en Vitoria, sobre las 00:10 horas del 10 de julio de 2010, en las proximidades de la zona de los fosos de la Vuelta del Castillo, se había acercado a una pareja de jóvenes y sacando un cuchillo de unos 20 centímetros y les obligó a tumbarse en la hierba y darle el dinero que llevaran encima, luego los condujo a otra zona de los fosos, donde ató las manos del joven con su pañuelo de San Fermín y las piernas, con un cinturón. Entonces obligó a la joven a desnudarse y a realizar tocamientos y felaciones a su novio y a él mismo en varias ocasiones, lo que sería una forma de sexo colectivo.
http://www.antena3.com/embed/la-declaracion-integra-de-los-acusados-de-violacion-en-san-fermin/video/6/2016/11/29/583d72b47ed1a8bceab8b188

Me niego a creer que una pareja joven no sea capaz de neutralizar a un hombre de mediana edad por muy armado de cuchillo que estuviera, o en su defecto poner los pies en polvorosa antes que este consumara sus extraños juegos. Pero así no pensaron los magistrados que se tragaron la historia de los dos jovencuelos y el viejo verde, eso sí considerando no obstante que se trata de un sólo delito de agresión sexual con acceso carnal (violación), aunque con pluralidad de actos. En total, se condeno al acusado a 19 años y medio de prisión y a pagar a la joven una indemnización de 18.000 euros y mas 12.000 euros a su novio. Si los tribunales españoles son capaces de indemnizar a un novio violado por su propia novia, que no hará con una mujer que dice haber sido forzada por los cinco guarros que para colmo de desgracia se hacen llamar a sí mismos La Manada.

El caso de la manada es la mejor manera de ver como ser condicionada la opinión pública de España por unos medios que condenan antes del veredicto de los jueces, los que si bien no siempre garantizan la justicia, al menos dificultan la condena de un inocente. Basta analizar los reportaje que le dedican los equipos de “investigadores” de “La sexta” al caso para descubrir en ellos los mismos trucos que usaría cualquier régimen totalitario para desacreditar a los disidentes, detallando verdades innecesaria pero llamativas, por ejemplo como dió la policía con los cinco muchachos, con afirmaciones evidentemente parcializadas por parte de los realizadores, o preguntas confusas tales como, porqué no se despidieron o porqué uno robó el teléfono, delito que ni implica violación alguna, no hablemos ya de la manera impúdica en que se difunden las imágenes de los acusados, lo que no ocurre por ejemplo con las obtenidas por los detectives que indagaron sobre el estado de la traumada, ni cuestionado por que no intentó correr o llamar a un policía de los tantos que vigilaban esa noche, ni siquiera porqué el guarida civil entregó una filmación con la certeza de que ella les amparaba, por que la enfermera que recibe a la muchacha evade la respuesta sobre su estado, hablando de temas generales.

No se trata de negar que haya ocurrido una desagracia. Por supuesto que la ha habido, que una muchacha de sólo 18 años ande sola y tan borracha que no se atreva ya no a impedir, sino decir que no a cinco jóvenes igualmente de afectados que le proponen sexo en grupo habla muy mal del modo en que una sociedad educa y conduce a los españolitos, en lugar de lanzar apotegmas contra el patriarcado habría que lanzarlas contra una modernidad que se ha encargado de animalizar, hipersexualizar e inmoralizar a los jóvenes de los dos sexos, que incorpora las drogas, incluida el alcohol como mediadora de las relaciones, como ocurre en esos san fermines nutridos de muchachos borrachos manoseando a cualquiera y chicas que no solo les permiten eso sino que ademas muestran las tetas.

Claro que ha habido una violación, la de una generación entera de hombres y mujeres, doblegados por un sistema, una educación y unos medios que trabaja sobre ella desde el parvulario, que la hipersexualiza, que la alcoholiza y endroga desconectándolos/las de los valores de sus mayores, reduciéndolos/las a la condición ya de manada ya de loba solitaria, incapaces de decir que no, y de hacerle asco a las formas más repugnantes de eso que llamamos, no siempre con propiedad, “hacer el amor”. Es lo que ven día a día en los mismos medios cargados de tertulianos desgarrándose la ropa y que ahora se toman la justicia por su propia mano, para hundir a unos santificando a la otra.

Ahora bien, ¿dónde está el guapo que se atreve a condenar a los verdaderos culpables de lo que ha pasado, mejor es bajar el pulgar desde las grada pidiendo cinco cabezas de turcos (en este caso de andaluces), que por ser de clase humilde – se está pasando por alto el elemento clasista y xenófobo de la policía de Pamplona- tienen todas las papeletas para pagar pagando el pato. Un pato que a largo plazo servirá para poner punto final a ese ejercicios de juvenil virilidad que son los propios San Fermines que es el otro objetivo en la mirilla feminista como se desprende del discurso de la magistrada sexoestalisnista que conduce el “juicio al patriarcado”

Por otra parte el caso servirá como precedente para materializar en España el cambio jurídico que ya se formalizó en Suecia hace unos años, a partir del caso de una chica que hizo voluntariamente el amor con dos jóvenes y luego les acuso de violación por no parar cuando ella les ordenó – absueltos en una primera instancia la presión del feminismo local fue tal que terminaron condenados en el 2007 y castigados los magistrados que les habían liberado, pongan pues las barbas en remojo sus colegas españoles. Se trata del caso conocido en Suecia como Perfiles de Stureplan en el que dos jóvenes de 26 y 21 años fueron acusados de violación por una mujer de 19 años, con la que acostumbraban a tener relaciones sexuales desde hacía algún tiempo. fueron liberados de cargos en el Tribunal de Distrito, esto desató una oleada de protestas del movimiento feminista las cuales no pararon hasta que los muchachos fueron condenados en el tribunal de Apelaciones. La sentencia se anunció el 16 de octubre de 2007. Los dos muchachos fueron sentenciados cada uno a cuatro años de prisión por violación agravada, y en forma conjunta a pagar una indemnización de 155.300 coronas a la demandante. El tribunal también decidió que ambos entrarían bajo custodia hasta la ejecución de la sentencia de prisión. Por lo visto este proceso prefigura el de la manada, desde el momento de que ya no se habla de violencia sino de “continuación” de la actividad sexual más alla de lo concertado inicialmente.

Hoy en el país nórdico es muy fácil condenar a un hombre por violación, pues el fiscal ya no tiene la obligación de demostrar resistencia por parte de ella o el uso de fuerza por el, bastará con que no pueda demostrar documentalmente la aprobación de la presunta victima, la cosa se facilita, y en esto si encuentro cierta lógica que la acusante demuestra haberse encontrado en estado de invalides por el uso de alguna droga, incluido el alcohol, algo complicado en una sociedad que usa el alcohol como lubricante de las relaciones sexuales.

El caso es que pruebas testimoniales de consentimiento como las que se demandan resultan difícil de encontrar incluso tras la relación más deseada por ella. Habrá pues que emitir un documento de aprobación que que la mujer firmará antes de cualquier acto sexual, no suena muy romántico¿pero a quien le interesa el romanticismo en los tiempos que vivimos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: