Del imperio a la mancomunidad Neocolonial Británica

24 Sep

Aunque sigo con interés, como ya sabrán mis lectores, los artículos de la revista sueca” Ciencia Ilustrada” en particular su boletín de historia, no dejo de recibirlos como todo lo que leo con espíritu crítico, más en este tiempo cuando no solo las ciencias humanas, sino las naturales se ven, cada vez más, sometidas el imperio de las ideologías. Así me ha pasado en particular con el artículo que me llega hoy bajo el título de ”Imperio británico: la grandeza y la caída de un poder colonial”, una breve nota publicada el 11 de septiembre de 2017 con la firma Pernille Mogensen.

Aquí se reconocen el largo tiempo que le tomó a los ingleses crear su cadena de colonia la cual terminó siendo en su etapa de mayor expansión, 1921, la grande en la historia convirtiéndose así el imperio británico en la potencia colonial más grande habida en mundo.
,
El imperio se constituía por todas las áreas que las fuerzas británicas habían conquistado; colonias, áreas de mandato, dominios y protectorados. La expansión británica comenzó en el siglo XVI con la conquista de Gales y terminó poco después de la Primera Guerra Mundial. La presunta “descolonización” tuvo lugar durante décadas después de la Segunda Guerra Mundial, supuestamente cuando un gran número de países exigieron la independencia.

De acuerdo al artículo fue en 997, Gran Bretaña dejó su última colonia que sería Hong Kong, entregada China como región administrativa con un sistema especial, la economía de mercado que misteriosamente se ha expandido por todo el país. Al principio se hablaba de un país y dos sistemas, comunista y el capitalista, pero al final se ha extendido el segundo como se tratase de la entrada de un Caballo Trolla, por esas mismas islitas a las que tanto debe China los detonantes de diferentes etapas de transformación, desde guerra del opio hasta la entrada de las ideas “republicanas” que dieron al traste con el imperio de la de la dinastía Qing.

En el artículo se alude a la frase El imperio donde nunca se pone el sol, para referirse al británico, cuando se trata de una expresión originalmente usada para aludir al imperio español, sin cuyo hundimiento difícilmente habría podido emerger el británico.

Fundamentalmente entre el siglo XVI y siglo XVII que el reino se lanza a la aventura piratesca que lo convertirá en alcanzando su máximo esplendor entre el siglo XIX y el XX. cuando logra una expansión territorial más grande que la de sus grandes rivales de la historia: España y Francia.

El gran problema de esta nota es que nos engaña sobre el poderío actual de Gran Bretaña, sobre todo por los pueblos que están dispuestos servirle de carne de cañón cada vez que los necesita, como pasa por esos patriotas de películas que son los norteamericanos. Vale decir aquí que no solo pueblos angloparlantes se prestan a servir a los británicos, tenemos por ejemplo el vergonzoso papel jugado por Chile de en la guerra de las Malvinas apuñaleando por la espalda a su hermana Argentina, mientras ofrecía información militar a la armada británica, o el caso al que me he referido en otro texto de Fidel Castro intentando acallar la demanda venezolana sobre el enclave neocolonial de la Guyana de habla inglesa.


Se nos confunde porque entre otras cosas porque no se explica que ”desintegración” del imperio nada tiene que ver con la voluntad de los colonizados, ni siquiera la de ese santo llevados a los altares de la industria cultural británica que es el mentado Gandhi. El aparente desarme del imperio fue en realidad una maniobra de geopolítica diseñada desde arriba, que conllevó a enfrentamientos, desgarres y perdidas de millones de vidas humanas, bajo la famosa máxima de divide y vencerás (en este caso “gobernarás), creando estados recolonizados enfrentado entre sí, por ejemplo Paquistán y la India, que no saben dirimir sus conflictos sin acudir al manto protector de mamá Inglaterra cuya corona como veremos siguen reconociendo como suya pesar de tanta “independencia”.

La última consecuencia mortal de este avieso proyecto descolonizador ha sido la masacre desatada por el Ejército de Myanmar (antigua Birmania) contra los musulmanes rohingyas, lo que ha obligado a más de 400 mil miembros de esa minoría a abandonar sus casas y huir hacia Bangladesh. Todo con el contubernio de la muy aupada por la media inglesa como “paloma de la libertad” Aung San Suu Kyi, la presidenta birmana de facto de la ex colonia británica. Los rohingya son descendientes de comerciantes árabes. En Myanmar se les niega la nacionalidad y los considera inmigrantes bangladesís ilegales porque no han podido acreditar que estuvieran antes de 1823 (primera guerra contra los ingleses) como exige la ley. Más de 1,3 millones de ellos viven en condiciones de apartheid. En realidad son originarios de Bangladesh pero debido a la presencia de la colonia británica y las batallas para conseguir la independencia, hubo un gran flujo migratorio hacia Birmania en la década de 1800. La crisis de este grupo musulmán es una de las más largas del mundo viene como era de esperar desde el momento en que Inglaterra le otorga la independencia a Birmania en 1948. Se trata de un país con el que el célebre George Orwell tuvo especial relación ,´ en noviembre de 1922 cuando los pocos que le conocían le llamaban por su nombre real Eric Arthur Blair, llegó el futuro célebre escritor a Rangún, motivado por las historias de Kipling. En Birmania el que sería autor de 1984 se desempeñará como policía colonial y de ahí sacará la material suficiente para escribir dos obras, su novela “Burmese Days”( ‘Los días de Birmania’) y el ensayo ) donde se ofrecen diferentes miradas sobre el imperialismo y el racismo de los ocupates ingleses, así como el ensayo anticolonialista ‘To shooting an elephant’. La historia de un policía británico en Birmania, como había sido Orwell que recibe la orden de abatir a un elefante agresivo, cumpliéndola muy a su pesar, toda una metáfora del papel desempeñado por el hombre blanco allí donde fue enviado por el imperialismo británico, un imperialismo que a pesar de considerar cuna del modelo liberal, parió con la antigua Burma un país que parece hecho para vivir en dictadura, no es el único.

Si se quiere conocer el mapa actual del impero inglés solo hay que revisar el de la llamada Commonwealth of Nations ( Mancomunidad de Naciones) antiguamente denominada Mancomunidad Británica de Naciones(British Commonwealth of Nations), Pero agregando Estados Unidos a esos 52 países supuestamente soberanos independientes y semiindependientes a los que ya se han sumado, sin necesidad de mandarles los casacas rojas armados de fusiles y bayonetas, países como al excolonia portuguesa de Mozambique y Ruanda, ocupada anteriormente por Alemania y Bélgica, dos países que nunca tuvieron lazos colonial alguno con Reino Unido y que tras un breve período de convulsa independencia han terminado sumándose a mancomunidad de excolonia, cuyo supuesto objetivo es la cooperación internacional en el ámbito político y económico.

Se supone que 1950 desde la pertenencia la comunidad no implica sumisión alguna a la Corona británica, pero llama la atención que siga utilizándose el adjetivo británico para referirse a ella y que sea La reina Isabel II del Reino Unido su cabeza de la organización, según los principios de esta la “libre asociación”.

Sin embargo,se trata de algo más que eso, como reconoció Gambia en abril de 2012, cuando denunció su retiro con “efecto inmediato” de la Mancomunidad Británica de Naciones calificándola de “institución neocolonial”. Era la respuesta un acuerdo propuesto por la Commonwealth para crear en Banjul, la capital del país, comisiones de monitoreo de derechos humanos, medios de comunicación y lucha anticorrupción. Por supuesto que todos estamos de acuerdo con la defensa de los derechos humanos y la lucha contra la corrupción, pero no que esta se utilice como instrumento de injerencia extranjera por parte de países que ni son ni han sido ejemplares en el respeto de tales causas, como el el caso de Inglaterra en su larga historia colonial, que ha pasado de la práctica de matar nativos enviando tropas coloniales a enviar misioneros pro abortos que funcionan como herramientas de colonización ideológica y resultan tan enemigos de su pueblo como lo era los cipayos de antaño.
Ahí tenemos como ejemplo, los especialistas regados por todo el mundo de ” Marie Stopes” la agencia especializada en “Planificación familiar” es decir reducción de la natalidad, Lleva el paradójico nombre de María detenida, como si se burlara de esa Madre de Dios que tanto veneran los católicos, quienes todavía no han claudicado en la defensa de la vida. Esta organización una de las con sede en Inglaterra pero muy activa internacionalmente, por ejemplo en Kenia que vive de las donaciones del Departamento Australiano de Asuntos Exteriores y Comercio DFID, Comisión Europea, Kreditanstalt für Wiederaufbau (KfW)
La Fundación Bill y Melinda Gates, La Fundación David y Lucile Packard, así como de otras fundaciones Privadas metidas en el ajo maltusiano. En Kenia esta organización se vende como el proveedor número uno de
salud sexual y reproductiva desde 1985.Marie Stones Kenya: Una de las organizaciones de planificación familiar y de salud sexual y reproductiva más grandes y especializadas de Kenia (MSK) se enorgullece de ofrecer una amplia gama de servicios reproductivos de alta calidad, asequibles y centrados en el cliente a hombres, mujeres y jóvenes en colaboración con el Gobierno de Kenya.
Actualmente, MSK emplea un total de 269 empleados que prestan servicios directos y servicios de apoyo dentro del programa del país. Según la ´página de esta organización el progreso de Kenia en los ODM ha sido lento en salud materno infantil. Los progresos actuales sugieren que Kenya no está en camino de cumplir con sus compromisos relacionados con los ODM relacionados con la salud. La tasa de prevalencia de anticonceptivos en Kenia es del 46% y hay una necesidad no satisfecha del 25% de planificación familiar. La edad promedio en el primer embarazo es de 16,8 años y el 18% de los adolescentes han comenzado a tener hijos. Sólo el 44% de las mujeres accede a un asistente cualificado en el parto y se estima que 21 mujeres mueren cada día por causas prevenibles durante el parto. Los niveles de pobreza siguen siendo elevados dice a agencia y se estiman en un 46%, con grandes niveles de desigualdad entre las poblaciones urbanas y rurales y dentro y entre las provincias. El programa funciona a través de diferentes canales de prestación de servicios para garantizar que puedan llegar a los “más necesitados”: a los que por lo visto es necesario reducir, para ello a organización cuenta con todo un aparato, que mejor estaría si se destinara a salvar vidas, no a eliminarlas;
23 clínicas siguen siendo la base del programa MSK.
14 equipos móviles de extensión clínica ofrecen servicios de planificación familiar en más de 600 sitios públicos y privados en Kenia, llegando a las comunidades más remotas ya las poblaciones marginadas del país.
La red de franquicias sociales más antigua de MSI, Amua, con 406 miembros de la red que cubren todas las regiones del país, incluyendo tierras áridas y semiáridas. A través de estos canales, MSK trabaja para proveer una gama completa de servicios de planificación familiar, de corto a largo plazo y métodos permanentes. Que bonito suena, mas cuanto desperdicio de recursos y sobetodo inhumanidad implica.

Otro buen ejemplo de este proceso neocolonizador lo tenemos en Nigeria, país unido a la Commonwealth en 1960 y cuyo Jefe de estado, Emeka Anyaoku de Nigeria fue el Secretario General de la Commonwealth entre los años 1990-2000.

Pues bien parece que hay alguien allá afuera en la “mancomunidad” a quien no le agrada que este país con una población de unos 170 millones de habitante, y a pesar de no sufrir las hambrunas que sufren países Etiopía, sea el más poblado de África. Por ello está siendo víctima con el contubernio de las naciones “hermanas” de una campaña cuyo objetivo es instaurar la cultura del aborto entre las mujeres africanas. La campaña ha sido calificada de ‘colonización ideológica’ y denunciada ante la ONU por Obianuju Ekeocha, fundadora y presidenta de Culture of Life Africa. Durante su intervención en la conferencia “Mejores prácticas para el cuidado de la salud materna” la mujer africana explico que en Nigeria no existe una palabra para presentar el aborto como algo que beneficie a la mujer y lo mismo ocurre en mayoría de lenguas nativas africanas. Pero nada de esto importa a un imperio que ha pasado de la vieja táctica de aniquilar por la vía de las armas a los nativos de sobra, a no dejarles nacer.

Ciertamente los intelectuales de todas estas naciones han desarrollado tanto en sus academias como en las de la vieja metrópolis una teoría postcolonial, en al que se aborda el legado de la colonización española y portuguesa desde el siglo XVI hasta el XIX, o británica y francesa durante el siglo XIX., eso está muy bien mientras que pierda de vista que mucho de lo que sucede nada tiene que ver con el pasado, sino con un presente del que debería dar cuanta, una teoría actualizada del neocolonialismo, ese fenómeno del que no por casualidad apena hoy se habla, desde que en teoría terminara el imperio colonial británico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: