Cuba-Venezuela:¿Qué bien nos espera?

27 Ago

Nicolás Maduro y Raúl Castro le rindieron homenaje a Fidel este 15 de agosto de 2017. Foto: Estudios Revolución
Nicolás Maduro y Raúl Castro le rindieron homenaje a Fidel este 15 de agosto de 2017. Foto: Estudios Revolución publicado por Cubadebate

Venezuela “está en candela” como decimos los cubanos cuando hay un gran problema, pero a su presidente Nicolás Maduro, no le faltado tiempo para darse un salto a Cuba y acompañar a Raúl Castro a rendirle homenaje su hermano en el Cementerio Santa Ifigenia, este 15 de agosto de 2017. Allí estaban los dos mandatarios, junto a la Primera Combatiente Cilia Flores y el canciller Bruno Rodríguez Parrilla, presenciando el cambio de las guardias de honor que custodian las tumbas donde descansan los restos mortales de Fidel y su precursor José Martí. Durante el evento Raúl habló a Maduro sobre la historia cubana recordándole a Mariana Grajales y María Cabrales, madre y viuda del General Antonio Maceo, lider separatista cuiyo padre había combatido en Venezuela todo aquello por lo que éste murió en Cuba, la independencia.

Supongo que Raúl no tuvo tiempo para hablarle a Maduro del padre del célebre separatista cubano. Marcos Maceo se enfrentó a las tropas del mercenario brítánico Simón Bolivar – apodado pomposamente como ” EL LIBERTADOR”- desde las filas,del Batallón de Leales Corianos. Así de leal habrán sido los servicios a España de este de un breve tránsito por Santo Domingo, pudo llegó a Santiago de Cuba en 1825, en compañía de su madre, Clara Maceo y de sus hermanos Doroteo, Bárbara y María del Rosario. A pesar de que la Real Cédula de 1817 prohibía el ingreso a Cuba de personas no blancas. Casado en segundas nupcias co la dominicana liberta  Mariana Grajales, el antiguo solado de la corona concibió con enlla con ella nueve hijos entre ellos Antonio. Se me preguntan desde el punto de vista político a cual de estos dos Maceos, se parece más Maduro, yo diría sin pensarlo dos veces que al venezolano.

Y mientras esta historia se desarrollaba en Cuba, en venezuela, el líder opositor Henrique Capriles r denunciaba el viaje secreto del presidente que le arrebató su trinufo electoral con las siguientes “¿A qué fue a Cuba? ¿A entregar más nuestro petróleo? ¿A comprometer más a la Fuerza Armada? ¿A buscar refuerzos de militares cubanos para que sigan dirigiendo y ordenando a militares venezolanos?”. Acto seguido y como si no fuera tan grave la corra arremetía con quienes cosideran colaboracionista su llamado a participar en las elecciones regionales previstas para el 10 de diciembre.


Evidentemente Capriles es el opositor que Maduro nacesita, pues como bien ha dicho la opositora Corina Machado participar en tales elecciones es someterse a la ruta de la dictadura, convalidear la constituyente, legitimar al fraudulento Consejo Nacional Electoral (CNE),que y aceptar lo que de hecho ha sido un golpe de Estado”. Es casi lo mismo que reconoció el propio Maduro cuando saludó la participación de la mayoría de los partidos que integran la MUD y aseguró que de esa forma la oposición reconocía la legitimidad del CNE.

El caso es que a más de tres semanas de las elecciones a la Asamblea Constituyente seguían sin publicarse los resultados de las mismas. A lo que habría que agregar la denuncia realizada por Smartmatic, la empresa que presta servicio tecnológicos a la plataforma del poder electoral, sobre la “manipulación” de resultados en el proceso electoral de la ANC.

Visto lo visto, y a pesar del tiempo y las diferencias técnicas había que reconocer que durante el llamado dominio colonial español hubo más claridad y orden en la participación de los cubanos y portorriqueño en el régimen parlamentario dela metrópolis, que las que tiene hoy el “soberano” -como gustan los venezolanos llamar a su pueblo, rezago de viejos tiempos- en las instituciones públicas venezolanas, convertidas poco a poco, en órganos sancionadores de su dependencia y satisfacción de los intereses del régimen de La Habana.

Es verdad que tanto desde el oficialismo como dentro de la oposición todavía anda por ahí quien no se entera de que Venezuela es ya una colonia cubana y que el único derecho que le han dejado a sus habitantes es el del pataleo. Y la cosa no es de ahora, sino desde el momento en que Fidel Castro, moviendo hilos, infiltrados y seguro no pocos “baros”, les puso a Chávez de Virrey. Luego Raúl lo cambió por uno suyo, Maduro.

Pese a todo no dejan de conmoverme muchos opositores venezolanos, en particular los del exilio, por su optimismo, el mensaje repetido es que “estamos ganando”, “el régimen está acorralado” “ya le queda poco”. Mas lamentable considero la posición de algunos cubanos que desprecian la lucha de sus compatriotas en vista en vista de las protestas que se observa todavía en Venezuela. Pasan por alto las diferencias abismales que se han dado entre los dos procesos de dominación, mientras en Cuba, después de 1968, el estado prácticamente se había apoderado de todo, en Venezuela los Bolivarianos en el poder se ha dado el lujo de mantener, empresas, medios de comunicación e instituciones privadas, por no hablar de partidos de oposición que cuentan con un amplio margen de legalidad. Y sin embargo tal plataforma no la ha servido al venezolano para quitarse de arriba al bolivarianato, es más parece servir de ejemplo al castrismo, quien está aprendido del caso venezolano que se puede tener agarrado por el cuello a un pueblo sin necesidad de asfixiarlo,

El caso es que no sólo que Venezuela de cubaniza,también se observan signos de venezolanización de Cuba, lo podemos ver en ese soltar hilo que significan los margenes de liberación económica (frenada de momento) y por si fuera poco en el avistamiento de una suerte de “glasnost” controlada. De ello puede dar fe no solo la ampliación de espacios de debate dentro de los medios oficialistas o la falta de acción contra la prensa independiente, que sigue publicado desde la isla sin que se repita una “Primavera negra” del 2003, sino ademas de la manera en que ya se prepara una hornada de Capriles cubanos, primero permitiéndoles que se presenten a las elecciones de base del poder popular, las cuales no ganan simplemente por no contar detrás con el respaldo de un aparato como el partido estado, no por que la policía cargue con ellos al primer intento de participar. En este sentido valen destacar las palabras vertidas por el agitador raulista Edmundo García, quien en su programa digital “La tarde se mueve”, realizado en Miami,  el corazón del propio exilio cubano, correspondiente al 14 de agosto de 2017, se pronuncio en términos in usualmente positivos a estos opositores, reconociendo sus su humildad, el que no recibían ayuda exterior y la honestidad de sus convicciones (lo nunca escuchado por parte de un vocero del régimen cubano), es más aseguró que subiría a la red los vídeos con sus entrevistas para que todos los medios, incluidos los estatales que ya están interesados, los puedan reproducir, en particular se refrió al opositor Manuel Cuesta Moría del que reconoció su capacidad intelectual y no puso en duda su no financiamiento extranjero. En el mismo programa periodista Jorge Dávila aboga por el derecho de criticar las instituciones públicas cubana por parte de su prensa.

Ciertamente Edmundo García, fue a La Habana en compañía de un camarógrafo para entrevistar a miembros de las plataformas ciudadanas #Otro18 y Candidatos por el Cambio. Edmundo  podía de paso  haberse ido a oriente y entrevistae tambien a las gente de la UNPACU (Unión Patriótica de Cuba) como le cobninó a hacer su líder José Daniel Ferrer García durante el debate que sostuvieron los dos en un canal de Miami, invitados por periodista María Elvira Salazar, pero por algún motivo que desconocemos prefirió no hacerlo. De todos modos no creo que García hable por su cuenta y sin permiso, tiene que haber haber sido autorizado para cambio de tono con respecto a la disidencia y hacer tanto anuncio de “liberalismo”. Si como parece ser sus vídeo se van a reproducir (ojalá sin manipulaciones) por los medios estatales, sería la primera vez que la prensa oficial cubana le diera la voz, sin atacarlos a sus enemigos políticos, por lo menos a los que saben como controlarlos, como se hace hoy con buena parte de los opositores venezolanos, quienes saben conducir la incoformidad de las masas sin desencadenar una auténtica revolución política.

De todos modos voy a clavar una pica por aquellos cubanos, que apenas vieron perder sus derechos, y muchas veces sin quitarse el uniforme del ejercito rebelde antibatistiano enfilaron sus armas contra el nuevo amo, eso sin tener las ventajas fronterizas que como la contra nicaragüense tienen los venezolanos, hechos al parecer de una madera distinta a las de quienes con suerte o sin ella combatieron al comunismo en las tierras de América Latina. Es por ellos que no se equiparan no siquiera con los aliados colombianos del chavismo, las guerrillas castristas de las FARC han campeado por su respeto durante mas de 50 años en su patria e incluso en países adyacentes como Ecuador o la propia Venezuela. No existe del lado colombiano de la frontera ni si quiera un campamento de Boy Scouts entrenando “chamos” para tumbar al régimen.

Lo del venezolano postmoderno es marcar distancia de aquellos de sus padres y abuelos que en tiempos del escritor presidente Rómulo Ernesto Betancourt Bello lucharon arma en mano a favor o en contra de la Revolución, es decir de la intervención cubana, Lo de muchos es ver como pone los pies en polvorosa y no parar hasta El Doral, en Míami. El opositor que se queda o le hace el juego al gobierno o se cree que lo tumba a golpe de caminata, luego quedan unos pocos loquitos, mas valientes pero convencidos de que tirando botella de caca o llameantes y tapándose con escudos de tablas o latón pueden vencer a un estado armado hasta los dientes, controlado y en muchos casos defendido directamente por el ejército mas fogueado y aguerrido de América Latina, que pésele al que le pese es el cubano.

Pero no nos pongamos del todo positivo, tengamos Emuná como nos recomienda el rabino Yonatan Galed https://www.youtube.com/watch?v=dbLq6gmWam8

Pensemos que Dios escribe derecho en renglones torcidos y veamos la otra cara de la desgracias que significa la unificación practicada por el Castrochavismo de dos países caribeños y culturalmente muy cercanos. Tal vez a la larga esté el castro chavismo llamado a enmendar el entuerto de la fragmentación en pseudo naciones de Hispanoamérica tema de lo que hablaré en otra nota. Se que tales palabras resultaran fuera de lugar para muchos, en particular para quienes carecen de una visión trascendente de la vida, la misma que no enseña que no hay mal que por bien no venga, y eso se aplica para todo incluso la unificación de Cuba y Venezuela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: