Sobre las escuelas en el campo de Cuba

22 Jul

El pasado invierno me encontré en Estados Unidos, con un parientete cercano y su hijo a quienes no veía hacía mas de 20 años. Me costó reconocer en el muchacho hecho todo un hombre al graciosos bebé que yo mismo había cargado antaño, como si se tratara del corte brutal de una película, la de la vida, a este asobro he de sumar el comentario del padre sobre el hecho de que su hijo, ha diferencia de nuestra generación, no había tenido que pasar por la escuelas en o al campo, una experiencia que bien podría llamarse de sobrevivienciaia y que seguramente explique la particularidad capacidad de muchos cubanos para enfretar los retos de su emigración.
Sembradas en  imaginario de la sociedad cubana porla industria cultural castrista, estas escuelas sirvieron, más que de ejemplo educativo, como muestra de que la publicidad nunca se fue de Cuba, como ocurre con el video con el que comienzo esta entrada. Se trata de La Nueva Escuela, documental de 89 minutos realizado por el ICAIC en La Habana en 1973, bajo la dirección de Jorge Fraga. La película resultó seleccionado entre los filmes más significativos del año. Selección Anual de la Crítica. La Habana, Cuba. 1973. Premio de la FIPRESCI; Diploma de Honor. Festival Internacional de Cine Documental y de Animación de Leipzig, RDA. 1973. y Certificado de Excelencia. Festival Internacional de Cine de Guyana. 1976.  Asi de prdida estaría la crítica de la excolonia inglesa respaldada por Castro frente a las justas demandas de soberaía sobre ella por  Venezuela. No me extrañana que pocos despues, en 1978, tuviese lugar en ese mismo país la tragedia Templo del Pueblo, esa micro Cuba inventada por el pastor antimperialista James Warren Jim Jones, que termnó en suicidio colectivo, con mas de 300 niños involucrados, sin que las autoridades sospecharan nada.
El documental sirvió para ilusionar a niños como era entonces quien quien escribe, sino tambiénen ara obnuvilar adultos para vender a los padres de Cuba la idea de que entregaran en adopción sus hijos al Estado, durante 6 dias de cada semana del curso escolar que pasaban internados lejo de su familia. En este proyecto hay que reconocerle a Silvió Rodriguez, uno de sus grandes pecados .

Por todo lo anterior debemos agradecer el par de artículos que le ha dedicado hasta el momento Waldo Acebo Meireles en la revista Cubaencuentro y que nos narran la otra cara de la medalla, la que no cuentran ni Jorge Fraga en su documental, ni en el “estdio que para verguenza de la ciencia social “revolucionaria” por esa época le dedicaran Max Figueroa, Raúl Gutiérrez y Abel Prieto, Bajo el título de “La Escuela secundaria básica en el campo: una innovación educativa”.

Debo reconocer que las escuelas en el campo, tal como se las concebía en la teoría o en la película, habrían sido una buena alternativa para niños de la calle, si además de sus recursos, se hubieran ajustado el funcionamiento y la ética de los maestros a lo predicado en Poemas pedagógicos y Banderas en La torre para sus colonias por Antón Makarenko, lo mejorcito que dio la pedagogía estalinista.

Desgraciadamente su masividad, la precocidad de sus maestros, el descontrol de la sexualidad de los educandos -La especialista alemana Mónika Krausse, fundadora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) del que luego se antojó Mariela Castro, decía que los chicos y chicas de esas y otras escuelas se acoplaban como animales,y no es que la conocida como Reina del Condón fuese precisamente una mojigata-, la improductividad propia de un trabajo rutinario y cuyoresultadosos no influían en el modo de vida de los muchachos, y la reproducción a nivel estudiantil del mismo sistema elitista ( a menudo se elegía como jefes estudiantiles a los que tenían tendencias delictivas a fin de que impusieran orden a los demás alumnos por la vía del miedo y la violencia) y doctrinario que vivía la sociedad hicieron de ellas un fracaso, el mejor ejemplo de esto tenenos en su producto social, no muy diferente al que se generaría en cualquier país del capitalimo emergente.
Aunque ya existe algo escrito por la prensa independiente, esperamos otro artículo más  de Acebo Meireles. donde nos cuentes como su puso fin al fatal experimento y lo que se hace hoy con aquellos paneles por los que antaño circuló el hombre nuevo que nunca existió.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: