¿Son “ latinoamericanos” los quebequenses?

15 Jun

Recomiendo a mi lector escuchar el podcast titulado “El desacuerdo de París”, subido por el periodista español, Fernando Díaz Villanueva en su canal de Ivoox. Aquí se aborda el anuncio de Trump de abandonar el acuerdo climático de París y la participación de China en el mismo trato. En otro momento Diaz Villanueva arremete contra el concepto de Latinoamérica que enarbola un oyente, que incluye en el mismo a los canadienses de habla francesa. Recomiendo la escucha, no solo porque sea interesante, que lo es, o porque esté de acuerdo en todo, que no lo estoy, sino para compreder las reflexiones que el archivo a despertado en mí y que he dejado en la sección de comentarios del canal, ellas son las siguientes:

Pasemos por alto la calificación de “científicos” a los que sostienen la falacia de que el hombre provoca en calentamiento global que sufre el planeta de manera cíclica desde hace millones de años, algo no tiene que ver con la necesaria lucha contra la contaminación cuyo daño en el ser humano es directo y pasemos a debatir el asunto “latinoamericano”.

Fue Michel Chevalier, intelectual francés de mediados del siglo XIX, el creador del término Latinoamérica, cuando Francia coaligada con España e Inglaterra acuden respaldo de los conservadores mexicanos, enfrentados a los liberal masones de Benito Juárez, quienes estaban respaldados con recursos y armas por sus vecinos norteamericanos. Pero muy pronto Inglaterra y España dejarán en la estacada a sus aliados en México. Inglaterra en cuanto se entera de que los norteamericano se oponían a su intervención, en el caso de España, posiblemente por la acción de la infiltración masónica en sus ejércitos y naturalmente la afinidad política de sus generales con los Juaristas. Recordemos que los soldados españoles estaban comandados por el entusiasta masón, don Juan Prim y Prats quien justificó su retirada con su oposición a que Napoleón III entronizara a Maximiliano como emperador de México. El caso es que con Prim se trata del mismo espadón liberal (ideología de la que Fernando Díaz se siente heredero), que más tarde querrá venderle Cuba a los Yanquis por cuatro perras y que le impondrá España un rey italiano como marioneta liberal, Amadeo de Saboya. Prim murió en un atentado en Madrid, el mismo día que llegó Amadeo Primero, pero se cree que el gatillo se disparó en La Habana. Pero volvamos a Chevalier quien basó su concepto en el argumento de que los países al sur de Estados Unidos eran “latinos” y “católicos”, mientras que los Estados Unidos y Canadá eran “anglosajones” y “protestantes”.

El problema es que el Canadá francés, que no se unió a la independencia de las trece colonias precisamente por motivo religiosos, encaja perfectamente en su definición de Latinoamérica, no hablemos ya de las relaciones culturales y comerciales particulares que siempre mantuvieron los habitantes de esa zona de Norteamérica con el Caribe y la Suramérica franco hispanos, así que resulte lógico y semánticamente correcto (no importa la pragmática actual de la palabra) incluir a los quebequenses, culturalmente latinos y nativamente americanos, entre los latinoamericanos.

En cuanto a la connotación negativa de la palabra, ésta sólo existe solo cuando se pronuncia del lado de los anglosajones de este lado del Atlántico y por supuesto así ha sido reflejada y martillada en su apabullante filmografía con ocurría hasta no hace mucho con el negro y sigue ocurriendo lo mismo con un líder musulmán, asociado siempre para la masa con el terrorismo que con un sacerdote católico conectado con la pederastia como lugar común. A pesar de esto para el ciudadano no angloparlante del Nuevo Mundo término Latinoamericano ha sido despojado de sus orígenes geoestratégicos en favor de Francia y se pronuncia hasta en su música con sentido de amplia comunidad, identidad y orgullo, permitiéndose incluir en él, por ejemplo, un país francófono como es Haití que refleja paradigmáticamente una historia común de esclavitud, emancipación, revoluciones y dictaduras, algo que por lo visto en una España, dominada por las industrias culturales norteamericanas muchos no se han enterado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: