El internet al servicio de la infidelidad femenina; el caso de las francesas

16 Abr

EL PODER DE LA MUJER: Porque seducir, coquetear y conquistar no es sólo el privilegio de solteros, DAYLOV crea el primner sitio web de encuentros extramaritales apasionados. En DAYLOV, son las mujeres las que hacen el primer movimiento…
Texto publicitario de DAYLOV un sitio totalmente gratuito para las mujeres 

Qué es el IFOP

Jean Stoetzel, (Saint-Dié-des-Vosges, 23 de abril de 1910 – París, 21 de febrero de 1987) fue el introductor en su país los sondeos de opinión. Stoetzel era profesor de psicología social en la filial de la Sorbona en los Estados Unidos, donde conoció al celebre periodista, matemático y estadístico norteamericano Georges George Horace Gallup (Jefferson, Iowa, 18 de noviembre de 1901 – Thun, 26 de julio de 1984) fundador del American Institute of Public Opinion, Instituto de Opinión Pública estadounidense, en 1935 encargado de realizar sondeos electorales en Estados Unidos, y conocer los gustos de la gente y estudiar la opinión de la masa social. Fue bajo la influencia de ese instituto que Jean Stoetzel, comprendió la necesidad de crear un organismo similar que ofreciera la información necesaria para las empresas e instituciones administrativas y políticas de su país, para comprender mejor las necesidades y motivaciones de los diferentes actores de la vida económica y social francesa, así, de vuelta en París, el psicólogo creó 1 de diciembre de 1938, el Instituto Francés de Opinión Pública (Ifop).

Un estudio incómodo para la doctrina de género

Con motivo del lanzamiento de Daylov.com, un sitio para encuentros extraconyugales, Ifop acaba de realizar y publicar un amplio estudio con el fin de evaluar el alcance de la infidelidad femenina y en genera conocer  los frenos, las motivaciones y la disposición para el adulterio constituyen la razón de ser de este nuevo sitio de citas extramaritales.

Según lo que se nos informa en la propia página de http://www.ifop.fr, desde la cual puede descargarse esta investigación llena ilustrativos gráficos; ella fue realizada sobre una muestra nacional de 3406 (tres veces más de lo normal para un estudio) mujeres francesas de 18 años o más. La representatividad de la muestra fue asegurada por el método de cuotas (edad, ocupación, estado civil) después de la estratificación por región y tamaño de la ciudad. Las entrevistas se llevaron a cabo mediante un cuestionario auto administrado en línea (CAWI – Computer Assisted Entrevista web) el 25 de octubre a 3 de noviembre del 2016. Todo ello ha proporcionado así datos fiables sobre la evolución y el alcance de un fenómeno que ha sido durante un largo tiempo tabú: la infidelidad femenina, y que sigue siendo objeto de un sentido de oprobio social más fuerte que la infidelidad masculina, algo que no me parce extraño, no tanto porque se deba a la imposición de leyes patriarcales, como por las consecuencias biológicas del engaño femenino, es decir el que le encasqueten al marido un hijo que no le corresponde, cosa que nunca le ocurre a la esposa víctima de infidelidad.

Preguntas y respuestas

Veamos  a algunos resultados del cuestionario:

1. ¿Cuántas francesas han sido infiel al menos una vez en su vida?
Un 33% de las mujeres admitieron haber tenido relaciones sexuales con alguien que no fuera su pareja, lo cual significa una proporción de progreso lento pero constante durante los últimos cincuenta años: 33% en 2016, contra 24% en 2001 y 10% en 1970. Aunque la experiencia de la infidelidad entre las mujeres sigue estando muy por debajo de lo que Ifop ha observado para los hombres (49% en 2016) en investigaciones anteriores.

2. ¿Cuántas mujeres engañan a su pareja ahora?
El 4% de las mujeres admitió estar engañando a sus parejas actualmente engañar a la persona con la que son una pareja ahora, lo que serían cerca de 650.000 mujeres. Si se extrapolan los datos del último censo de L’Institut national de la statistique et des études économiques. (INSEE) de 2015 habría cuatro veces más probabilidades de que una mujer le haya hecho “trampas”, al menos una vez, a su pareja actual desde que comenzaron la relación.

3. ¿Cuántas francesas estarían dispuestas a engañar a su pareja actual?
El 23% de las mujeres dicen que actualmente estarían dispuestas a engañar a la persona de la que son parejas si estuvieran estaban seguros de que nadie se va a enterar. Extrapolando los datos a partir de los datos del INSEE, el potencial de las mujeres dispuestas a la infidelidad corresponde a alrededor de 4 millones de personas (alrededor de 3,8 millones de mujeres).

4. ¿Qué otras formas de infidelidad ya experimentado por las francesas en su vida?
Sin embargo, la infidelidad femenina es un fenómeno multifacético que no se limita sólo sexo. En efecto, si la transgresión del principio de exclusividad entre las parejas sexuales sigue siendo una práctica minoritaria en el sexo débil, esto no es necesariamente el caso con otras formas de infidelidad, como el sueño de hacer el amor (51%), disfrutar de un juego de seducción (45%) o besar a alguien que no sea su pareja habitual (46%) …

5. ¿Por qué motivos las mujeres podrían engañar a su pareja actual?
El 62% de las mujeres potencialmente infieles dicen que la atracción física por alguien juega un “papel clave” en el hecho de que podrían disfrutar de una experiencia con ese potencial amante. Los otros criterios más decisivos son los sentimientos por esa persona (55%) y la falta de atención o afecto por parte de sus cónyuges (50%).

6. ¿Cuántas mujeres podían usar un sitio de citas para encontrar un amante?
El 42% de las esposas infieles potencialmente puede buscar un socio en un sitio de citas. Téngase en cuenta, sin embargo, que serían entonces significativamente más propensas a recurrir a un sitio general (37%) que a un lugar de un sitio especializado en encuentros extramaritales (29%). Esto significa que quienes desean renovar y desarrollar el nicho de mercado con plataformas de encuentros extramaritales deben conocer mejor los frenos para el uso de estos sitios especializados en adulterio.

7. ¿Cuáles son las funciones y servicios que podrían alentar a las mujeres a usar un sitio de citas especializado?
El 68% de las mujeres potencialmente infieles señalan la capacidad del sitio para garantizar el anonimato de sus miembros. Los otros tres criterios más importantes ante sus ojos serían la conexión inversa a través de Facebook para evitar su entorno (55%), que sean totalmente gratuito para las mujeres (56%) y la verificación de los perfiles por parte de los equipos de moderadores (57%). Por último, casi una de cada dos (48%) consideran determinante el que se le dé el poder de dar la conexión solamente a las miembros mujeres.

Lo que dice el director

François Kraus, director de estudios de l’IFOP, recuerda como la infidelidad femenina ha sido consolidada por las grandes religiones, despertando un sentimiento de oprobio por parte de instituciones sociales (por ejemplo, familia, iglesias …) quienes han tratado de controlar el comportamiento sexual de las mujeres y que a pesar del descenso del discurso moral represivo sobre el adulterio y cambios sustanciales en la sociedad francesa, la sexualidad por el lado femenino sigue estando sujeta a un cierto control social lo que hace que las mujeres aún enfrenten un estigma mayor que los hombres cuando tienen relaciones fuera de los conjugar.

Asi mismo, a pesar de que la tendencia general es la aproximación de la trayectoria y la actitud el sexo entre hombres y mujeres, este estudio confirmaría la persistencia de una fuerte asimetría entre los sexos con respecto a la infidelidad. Esta diferencia con el “sexo fuerte” el investigador la explica en parte por un tipo de condicionamiento que resulta en una tendencia a disociar menos la sexualidad, afectividad y conyugalidad.


Los resultados mostrarían, sin embargo, que para aciertas francesas les es más fácil el desviarse de las normas dominantes. La infidelidad es de hecho es una experiencia común entre las mujeres mejor dotados culturalmente, económicamente más independientes (los líderes de negocios, ejecutivos, profesiones intelectuales) o más liberado de la influencia de su entorno o la religión.

Por el contrario, entre la gente donde el cónyuge masculino es a menudo un socio clave para mantener su nivel de vida, la experiencia de la infidelidad es menos común, probablemente a causa del temor a las repercusiones que esto tipo de conducta no puede tener en su matrimonio o familia.

Adaptados a la búsqueda discreta de una pareja extramarital, los sitios de citas especializados en eliminar las barreras a la infidelidad femenina, especialmente en los casos de las mujeres demasiado dependientes económicamente de sus parejas y garantizando u mayor anonimato de espacios de encuentro tradicionales, tales sitios que tales sitios – como sitios que datan de hecho en general – servirían para promover una alineación progresiva de la conducta sexual de las mujeres que los hombres, considera Kraus.

Conclusiones

Sin duda alguna tiene razón el investigador en lo que se refiere al aspecto condenable de esa misma sexualidad masculina, es decir la del adulterio y la promiscuidad, convertido como meta a alcanzar por el actual movimiento feminista en la búsqueda de la” Igualdad”, una igualdad que de progresivo o beneficioso para la mujer no tiene nada, como cuando se le incorpora como carne de cañón en la guerra, otro gran logro de disolución de los géneros que promueve el nuevo orden mundial.

Esta investigación demuestra para el caso de Francia, y seguro para el resto del mundo, la correlación existente entre el ingreso y triunfo de la mujer en el mundo laboral y el aumento de su infidelidad, especialmente en los espacios urbanos. Después se quejan y llaman acoso y maltratador “moral” a las parejas masculinas que intenta parar la deslealtad de sus mujeres controlando el teléfonos y redes sociales que ella usa a sus espaldas, un hábito, el del control, en el que las mujeres son expertas, pero del que no se dice nada en las campañas de géneros encaminada a concientizar a las muchachas sobre lo negativo del control de sus contactos por parte de sus chicos.

Nadie debe condenar la sexualidad libre, pero esta no debería ser construida sobre la base del engaño y el adulterio, sobre la no necesidad de estar con una persona que no se ama o de tener que engañarla para mantener relaciones con aquella que si se ama o nos atraes. Y esto visto desde una perspectiva humanista debe cumplirse tanto para el hombre como para la mujer. Otra cosa es constatar, como todos los recursos tecnológicos, particularmente los digitales son puestos al servicio de la infidelidad conyugal, que es lo que parece promover el capitalismo en su estadio maltusiano, ya se de mercado, de estado (llamado comunismo), o en la convergencia de ambos como observados desde China a Estados Unidos. Sería curioso observar cuanto durarían en las redes un sitio similar a DAYLOV  pero enfocado a ayudar a los  empleados a timar a sus empresas, privadas o públicas, a practicar una doble lealtas o trabajar simultaneamente en dos trabajos cuando en uno de ellos le está prohibido la doble contratación,  en virtud de  contrato con el fundamente legal y unas consecuencias penales o económicas que poco a poco van desapareciendo, sobre todo en perjuicio de la parte masculina ese papel casi mojado que es el contrato matrimonial.

Se trata con estos sitios,tanto los de adulterios como los generales, complementan la tarea que iinician las industris culturales alludnado a canalizar modelosde conducta allí inducidos, es decir canalizando las necesidades sexuales de la mujeres por una vía involutiva que cualquiera puede obedrvar entre nuestros parientes mas cercanos, es decir las comunidades de primate4s, la de la promiscuidad y la falta de compromisos, sacandola de ese pacto moral, sin duda alguna tambien inducido, por socieldades que veían en casa ser humano un istruimento útil, para profucir o guerrear y que llevaba a la cosntrucción de la familia, construcción social obsoleta, que ya no le interesa a nadie, que en su forma tradicional, parece amenazarnos, convencidos como estamos gracias propaganda antinatalista que recibimos por todos lados de somos demasiados humano en nuestro planeta apenas por explotar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: