El caso del camión asesino de Estocolmo: ¿qué hay detrás?

12 Abr

Lejos estan los tiempos de aquel 1966, cuando el escritor Truman Streckfus Persons, más conocido como Truman Capote, fue capaz de encerrarse en una celda con un asesino para entender sus motivos y plasmarlos en una novela-documento al estilo de In Cold Blood (A sangre fría). Hoy sólo nos resta interrogar la prensa y descubriendo más que lo que nos dice lo que no dice sobre asesinatos múltiples como el ocurrido la semana pasada, a plena luz del día en el centro de Estocolmo.

La imagen puede contener: 1 persona, flor, planta, multitud y exterior

Estocolmo; rinden homenaje con flores a los muertos del 7 de abril. Fotos: Carlos M. Estefanía

 

 

 

Resumiendo

Para los que no están al tanto de los detalles hare un resumen de lo ocurrisdo basándome en lo que publicaron los medios informativos suecos hasta el 13 de abril.

En torno a las tres de la tarde del 7 de abril, un camión de cervezas bajó a toda velocidad por media calle de La Reyna (cerrada al tráfico vehicular) pasándole por encima a todo lo que se le pusiera por delante, estatuillas de leone, personas y hasta a un pobre perro del que ya se sabe más que del resto de los atropellados. El camión continuó su macabro recorrido hasta estrellarse contra la sección de cosméticos de la de la muy concurrida tienda Åhléns muy cerca de la estación central de metro y trenes de Estocolmo.

Como consecuencia de esto murieron cuatro persona, ademas del mencionado can y 15 personas resultaron heridas. Los fallecidos son Ebba Åkerlund una chica suec de 11 años, su copatriota de Lena Wahlberg,de 69, el británico Chris Bevington, de 41 años, y la belga Maïlys Dereymaeker de 31.


Según informaciones oficiales ese mismo viernes por la noche fue detenido y recluido bajo sospecha de implicación en el hecho un hombre de 39 años de edad, Rakhmat Akilov.De ciudadanía uzbeka, Akilo habría solicitado asilo en Suecia en 2014 pero su solicitud fue rechazada en junio de 2016. En diciembre, se le dijo que abandonara el país, y en febrero de 2017 se entregó su caso a la policía ya que el hombre se mantenía de manera ilegal en el país. Ahora se le ha designado el abogado sueco Johan para su defensa como sospechoso de terrorismo, aunque Akilov había pedido un abogado sunita, lo que se le ha negado.

Según la prensa Akilov tiene varias lesiones visibles en el cuerpo como resultado del incendio que se produjo en la cabina del camión inmediatamente después de que el vehículo se estrelló contra Åhlens. En la foto de su rostro difundida tras el arresto no se ve marca alguna en esa parte, a pesar de que la cabina quedó literalmente aplastada y chamuscada.

La policía confirmó que había un objeto en la cabina que era; o bien una bomba o algún tipo de combustible, que podía usarse con fines peligrosos, estos serían según Aftonbladet, botellas de gas, una sustancia química, clavos y tornillos que juntos constituirían una bomba. La prensa asegura que después de que el detenido fue llevado a la prisión de Kronoberg declaró que había atentado -se usa la palabra “bombardeado”- contra Suecia porque Suecia bombardeaba su país”. Rakhmat Akilov habría reconocido además en la entrevista que era musulmán y que pertenecen a una secta terrorista, que la “orden” del ataque a Drottninggatan había venido de directamente desde ese grupo terrorista radicado en Siria:”Los atentados en Siria debe parar”, dijo el prisionero, de acuerdo a la información Aftonbladet.

El domingo siguiente la policía informó en una conferencia de prensa que su investigación había revelado que el hombre expresaba simpatía por el grupo ISIS.
ftonbladet ya había informado el mismo viernes que Rakhmat Akilov había subido al menos dos películas de propaganda para el ISIS en su página de Facebook y que le gustaba una imagen de personas ensangrentadas tomadas segundos después de la explosión en el maratón de Boston 15 de abril de 2013. Hasta el momento, la policía también habría encontrado al menos 70 “evidencia digital” en contra del acusado de terrorismo. Se ha presentado además en la prensa un intercambio de mensajes donde el inculpado reconoce haber dado muerte a varios infieles, los mensajes fueron tomados de un sitio ruso y es en esa lengua que están los textos implicatorios.

La imagen puede contener: 1 persona, exterior

Estocolmo; rinden homenaje con flores a los muertos del 7 de abril. Fotos: Carlos M. Estefanía

La otra cara del “terrorista”

Pero no todos apunta al hombre como el perfecto terrorista, una mujer que conocía al implicado cuando vivía en uno de los suburbios del sur de Estocolmo opina que, Akilov era solo un trabajador, un padre de familia que solo quería trabajar y enviar dinero a su mujer y a sus cuatro hijos. Otros vecios lo descrben como un hombre traquilo y bien edicado al que había que ayudar en el uso de la lavadora colectiva del edificio, al perecer el avieso terrorista no era muy ducho en tecnología moderna. Asi mismo se informa que durante el año pasado, el sospechoso trabajó en una empresa de construcción y de saneamiento en Estocolmo donde nunca se le escuchó hablar de política o religión. Eso sí, explicó a sus empleadores que sabía trabajar con explosivos. Mire usted que terrorista más indiscreto y que sabiendo tanto de bombas prefiere aniquilar sus victimas con las ruedas de un camión como haría un chofer que perdiera de pronto la chaveta.

En cuanto a su condición religiosa, como la de tantos ciudadanos proveniente de la antigua URSS, ella es cuestionable: Nuevos detalles del presunto terrorista aseguran que era padre divorciado, se dice que dejó a la mujer porqué ella se había prostituido en Turquía y que abusaba de las drogas (algo completamente prohibido para los musulmanes) y que tenía conocimiento del islam muy limitado. Ni siquiera sabía cómo orar, dijo una persona que visitó una mezquita en Suecia junto con Akilov, de acuerdo con TT. La misma agencia de noticias ha tomado nota del material del Servicio uzbeka de Radio Europa Libre / Radio Liberty, que tiene buenas relaciones con los uzbekos, tanto dentro como fuera de Uzbekistán quienes afirman que Rakhmat Akilov creció en la conocida ciudad de Samarcanda, que ha trabajado como soldador y que llevaba vida en el hogar y relativamente armoniosa vida. Esto no encaja demaciado bien con la mamnera escandalosa en que, como vimos arriba, se destruirá el matrimonio la estancia del matrimonio en el extranjero.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, flor y exterior

Estocolmo; rinden homenaje con flores a los muertos del 7 de abril. Fotos: Carlos M. Estefanía

¿Un hombre de ISIS en Estocolmo?

Bueno si pasamos por alto esto último y nos guiamos por lo que nos sugiere la prensa sueca todo indica que estamos en presencia del típico terrorista de ISIS, sin embargo, hay cosas que no me encajan. En primer lugar el caso Akilov se aparta radicalmente de todos los ejemplos de vínculos con dicha organización que hemos conocido en el país escandinavo que aparecen reseñados en el libro: Svenska IS-krigareFrån al-Qaida till jihadi cool (combatientes suecos de ISIS- de al-Qaeda al fresco yihadista) de Magnus Sandelin, se trata en su mayoría de personas con orígenes en países musulmanes de África o el Medio Oriente, ninguno de la ex soviética, individuos más o menos establecidos en el país, algunos con ciudadanía sueca y por tanto con una capacidad de acción que no tiene un solicitante de asilo y menos si se le ha rechazado y se encuentra en búsqueda y captura por parte de la policía para su deportación.

Sin descartar las visiones oficiales, creo que no estaría mal apuntar por otros sitios, la misma declaración de que Suecia bombardea el país del terrorista confeso parecería absurda incluso a los ojos de cualquier yihadista auténtico los 59 misiles Tomahawk lanzados el jueves previo a los acontecimientos de la calle de la Reino y que han conmovido al mundo no fueron enviados por Suecia contra los campamentos de ese ISIS -con el que supuestamente estaría vinculado el camionero asesino-, ni siquiera contra su país de origen Uzbekistán, sino que fueron disparados por órdenes del presidente Trump contra una base militar del gobierno de siria que combate a ISIS. Por cierto, quien se fije detenidamente en las fotografías notará que los calzones de unos de los niños tienen un tono que no encaja con el resto del colorido de la foto, como si hubiesen sido retocados, pero este es otro tema.

La imagen puede contener: 1 persona, exterior

Estocolmo; rinden homenaje con flores a los muertos del 7 de abril. Fotos: Carlos M. Estefanía

La pista uzbeka

Suecia no ha lanzado bombas, pero si ha hecho algo que podría molestar al gobierno de Uzbekistán, y es darles asilo a muchos de sus perseguido. Pero en Suecia ha ido mucho más concediendo en noviembre 2010 el premio Per Anger, que se da a grandes humanistas y a quienes promueven la democracia en el mundo a Elena Urlaeva, activista de la Alianza de Derechos Humanos de Uzbekistán y fuerte crítica del régimen uzbeco. Había sido nominada por Amnistía Internacional, con la esperanza de que el premio lograra llamar la atención sobre la grave situación de los derechos humanos que prevalece en Uzbekistán, y que suele ser reflejada tanto por los medios informativos de Suecia como en los sitios de sus instituciones que trabajan a nivel internacional.

Si bien después que las sanciones de la UE contra el país fueron levantadas en 2009, y las relaciones con Uzbekistán reanudaron gradualmente, Suecia mantiene un intercambio relativamente limitados con el país, lo que se explica de manera oficial por los problemas relacionados con la democracia, la transparencia y el respeto a los derechos humanos.

Sin embargo, nada de ello ha sido óbice para que el llamado “presidente” de Uzbekistán Shavkat Mirziyoyev expresó sus condolencias al rey de Suecia Carl XVI en relación con las pérdidas de vidas humanas tras el acto terrorista en la ciudad de Estocolmo.

Shavkat Mirziyayev (n. Djizaks, Uzbekistán, 24 de julio de 1957) ejerció interinamente su actual cargo desde la muerte de Islam Karimov y la renuncia de Nigmatilla Yuldashev el 8 de septiembre de 2016, hasta ganar las elecciones presidenciales del 4 de diciembre donde fue elegido Presidente de Uzbekistán para un mandato de cinco años, pero la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, OSCE, ha declarado que estas elecciones carecían de auténtica competencia, por tanto frente al mundo y pese a los aires de reforma que se asocian con Mirziyaye, su gobierno no resulta mucho mas legitimo que el de su predecesor, el dictador Karimov.

Ciertamente se ha considerado a Shavkat Mirziyoev como una especie de reformista, sin embargo, Uzbekistán está en el puesto 166, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2016 de Reporteros Sin Fronteras. Según el Informe Anual de la organización al menos nueve periodistas están actualmente encarcelados en Uzbekistán por realizar su trabajo, de igual manera son muchos políticos de la oposi-ción, defensores de derechos humanos y otros representantes de la sociedad civil languidecen las cárceles, junto con miles de personas arbitrariamente acusadas de “extremismo religioso”.

La imagen puede contener: planta, flor y exterior

Estocolmo; rinden homenaje con flores a los muertos del 7 de abril. Fotos: Carlos M. Estefanía

Controvertida historia de un solicitante de asilo

Si alguien se vería beneficiado por el atentado de Estocolmo, ese no es ISIS, que lejos de tener en Suecia un enemigo encuentra más bien en el país una excelente base de reclutamiento, gracias a las condiciones de segregación y discriminación que sufren los jóvenes musulmanes nacidos aquí. El verdadero beneficiario sería pues el régimen uzbeko que, de un plumazo, por no decir camionazo, ha convertido a sus ciudadanos que llegan a Suecia huyendo de aquel país en posibles terroristas. Y “siendo mis enemigos los tuyos acaso podríamos ser nosotros amigos”, pensará el régimen uzbeco con respector a Suecia. Por supuesto que la misma lógica podría utilizarse para implicar a otros paises, por ejemplo a Turquía, pero la insistencia en que los medios afirman la radicalización del terrorista en ese país hace pensar mas que el acto forma parte de la campañar mediatica orquestada en occindente para satanizar a Erdogan que en una maniobra de éste para lograr un acercamiento a Suecia o poner en evidencia el refugio que esta ha otorgado durante décadas a miembros de los grupos armados curdos considerados rerroristas por el gobierno turco.

La imagen puede contener: una o varias personas y exteriorUn grupo de militantes kurdos protesta el viernes 13 de abril en la Plaza de Sergel, en Estocolmo por la liberación de Abdullah Öcalan. Abdullah “Apo” Öcalan, lider del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK). Foto: Carlos M. Estenía

Por supuesto el saber quién se beneficia con un delito no basta para implicarlo en el crimen, pero si impone necesidad para buscar pruebas que muestren la culpabilidad o inocencia del beneficia-do, una búsqueda que a juzgar por lo que nos cuenta la prensa sueca ni siquiera se ha barajado. Por el contrario, los medos de prensa sueco se ha hecho eco de lo que le han contado fuentes de los de los servicios de seguridad del régimen de Uzbekistán a Reuters asegurando que Rakhmat Akilov tratando había tratado de cruzar la frontera hacia Siria desde Turquía en 2015.

Por otro lado, esos mismos medios que se pasan la vida acusando a sus colegas rusos de propagandista, ahora parecen darle fe de manera acrítica a la agencia de noticias rusa Interfax cuando informa que Akilov había sido acusado en Uzbekistán en febrero de este año por delitos relacionados con el extremismo religioso. De acuerdo con una fuente en la investigación judicial de Uzbekistán el caso se abrió debido a la “elaboración o difusión de materiales que representaban una amena-za para la seguridad pública”, y por participar en organizaciones religiosas y extremistas”.
De acuerdo las acusaciones contra Akilov no paran ahí, según Expressen el terrorista confe3so habría visitado una mezquita subterránea secreta en Estocolmo dos semanas antes de los ataques terroristas, donde dos reclutadores de ISIS han estado activos. Si esto es verdad, a quien habría que arrestar sería a los responsables de la seguridad sueca por permitir que tales contactos hubieran tenido lugar y no haber hecho nada, a no ser que estuviesen allanando el camino al gobierno a los identitarios del partido de los “Demócratas Suecos”.

La Radio Sueca describe a Akilov como una persona que era cada vez más inestable, mientras se movía en los círculos en los que había drogas y el crimen, como un musulmán informado y piadoso, pero que le gustaba el grupo terrorista ISIS y abogaba por el islamismo violento. TT, complementa la imagen de Akilov afirmando que después de que se divorció, se trasladó a Turquía en 2012, donde los uzbekos no necesitan una visa, allí se radicalizaría en Turquía y luego en Suecia se convirtió en adicto a las drogas, en particular a la cocaína, según fuentes de Radio Europa Libre, algo que no tiene mucha lógica, dada las prohibiciones que tiene el islam contra todo lo que dañe al cuerpo.

De acuerdo con la agencia de noticias rusa Interfax era Rakhmat Akilov quería en Uzbekistán en febrero bajo sospecha de delitos asociados con el extremismo religioso. Los presuntos delitos se dice que han sido “la producción o difusión de materiales que representaban una amenaza para la seguridad pública”, y “participar en organizaciones religiosas y extremistas”. Interfax escribe que según la entrevista de los parientes en Samarcanda Akilov, que es de origen étnico tayiko.

En el periódico Dagens Nyheter apareció un artículo con la siguiente pregunta como título:¿Rakhmat Akilov – convencido islamistas o adicto en paro? ( Rakhmat Akilov – övertygad islamist eller arbetslös missbrukare?)

Aquí se reconoce lo contradictorio de las diversas descripciones del presunto terrorista Rakhmat Akilov son muy diferentes, para más confusión se afirma que cuando el uzbeko (que ahora es de etnia tayika) llegó a Suecia el 10 de octubre de 2014 y buscó un permiso de residencia de un mes más tarde, se declaró con un nombre falso – Rahmatjon Kurbonov – que es también el nombre de un artista de Uzbekistán. Más tarde dió su nombre real. Según el propio Rakhmat Akilov, éste huía de los servicios de seguridad uzbekos que lo habían torturado y lo acusado de terrorismo y traición.

Aunque reconoce que Uzbekistán es una de las peores dictaduras de Asia Central,  la Junta de Inmigración escribe que no hay evidencia sobre la información aportada por Rakhmat Akilovs sobre amenazas en su contra. En septiembre el año 2016 la Corte rechazó la apelación de Migración y Rakhmat Akilov se le negó un permiso de residencia. Tuvo cuatro semanas de abandonar el país después de que el juicio entró en vigor. Pero Rakhmat Akilov se mantuvo.

La Embajada uzbeka en Berlín, que también se ocupa de los asuntos suecos, ha dicho a DN que están en contacto con la policía sueca. De acuerdo con un funcionario de la embajada en el anonimato, han enviado una solicitud de información a Uzbekistán y las autoridades del país están trabajando para producir datos sobre la persona en cuestión cuando se lee esto no puede uno menos que enternecerse por el modo tan fiable que colaboran las democracias y las dictaduras, como si se trataran de sistemas políticos semejantes (a lo mejor lo son en esencia).

Rakhmat Akilov no tiene un número de identidad personal sueco, pero en los Registros de impuestos ya está registrado. Durante el año fiscal 2015, que tuvo un ingreso de 128 800 coronas suecas. Los últimos seis meses había estado en paro
A pesar de todo lo que ya se ha dicho, la imagen de un islamista no es compartida por sus compañeros anteriores. Tampoco Madeleine Käärik, que era su representante legal durante el proceso de petición de asilo con la Junta de Inmigración, y se sorprende que Akilov ahora esté exigiendo ser defendido por un abogado sunita, cuando la religión nunca fue un problema en el trato con él, a pesar de que usualmente los clientes uzbekos no quieren que les llevara sus casos porque aquella era una mujer.

Esta afirmación me basta para sospechar que todavía hay mucho gato encerrado en el caso de este terrorista, que la pista ISIS es una más entre otras posibles que van llevan lo mismo a Uzbekistán que a un resentimiento contra una sociedad que no solo le negó a Akilov la posibilidad de ser libre sino que le convirtió en “un adicto en paro” obligándole a vivir en una clandestinidad donde las drogas y las mala compañías pueden hacer suficiente daño como para convertir a un pobre y buen obrero en un criminal, en el camionero asesino de Estocolmo.

Para ver más fotos del homenaje de Estocolmo a los muertos del camión pinche aquí.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: