Cubano se libra por los pelos del camión asesino de Estocolmo

11 Abr

La imagen puede contener: exterior

 

El editor y amigo Jorge González he hace llegar la foto de arriba en la que se ve, como sobrevivió por unos unos centímetros el carrito que vende perros calientes y refrescos junto a la tienda Åhléns, en cuyos muros se empotró el camión asesino del viernes pasado. Me la envía con el siguiente comentario: “¡Es como un milagro! Dios le puso un halo protector al carrito de perros calientes del cubano. El camión le pasó a centímetros pero no lo tocó. Sin dudas ahi estaba la mano de un ángel protegiendo a nuestro compatriota!”

No sabía que ese vendedor era cubano,lo que yo sí creo que Ochun le habló al oído para que se alejara de su negocio antes el peligro que le asechaba.

Tanto el diario Expressen como Metro de Estocolmo le han dedicado sendos artículos, a este cubano afortunado, por ellos sabemos que el vendedor de salchichas se llama Gilberto Rodríguez, que ese día estaba muy estaba feliz  por la cantidad de gente y de sol que había en la calle. Era un viernes normal de los que por lo general se venden mucho, dice Gilberto Rodríguez.

Korvförsäljaren Gilberto blev vittne till attacken
Foto de video de la entrevista a Rodríguez publicada en Expressen

Poco antes de las 15:00 horas , dejó su colega en el carro de perro y se fue a comprar más gas, por el camino vio el camión a alta velocidad que venía en la dirección opuesta y vi todas las personas corriendo. El compañero que estaba de pie junto al quiosco cuando el camión parecía venírsele encima logro huir. También ha vuelto al puesto de perritos calientes que ahora han parapetado tras un muro, pero se niega a dar entrevistas.

Después del ataque, que han establecido un refugio, una pared, en el lado del carro para protegerse si algo llegara a suceder de nuevo.

El cubano reconoció ante los medios que tenía miedo de trabajar de nuevo en el carro-quiosco pero que después de ver la manifestación de la Plaza Sergel, se animó, afirmando que muchas personas se le han acercado, abrazado y dado flores. Me alegro mucho por la suerte de mi coterráneo mucho, aunque no sé si tanta carga de amor por el quiosquero que tantas veces en visto sin saber que era un compatriota, alcanzarán para frenar la ola de xenofobia que se nos viene encima, tras la locura del viernes pasado, apuesto que el partido identitario Demócratas Suecia, ya en el parlamento, verá multiplicarse sus votos – quién lo iba decir – gracias al servicio prestado un uzbeko, presuntamente musulmán y sospechoso de terrorismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: