Un cuchillo finlandés en la garganta del ejército rojo

28 Ene

Soldados finlandeses afilando sus cuchillos. Foto simbólica cuando tomada el 20 de junio de 1941. A los pocos días del estallido de la segunda Guerra Fino-Soviética. Foto publicada en el boletín Krigsmyter.

Me ha llegado la  “Caja de Lundström”, como parte de “Mitos de la guerra” (Krigsmyter) boletín de la Biblioteca militar histórica sueca que redacta Per-Anders Lundström, con la intención de venderme un peligroso puñal de guerra finlandés, se trata de clásico Puukkopistin m / 1919. Por supuesto que no pienso comprar nada, si bien soy aficionado a la historia militar detesto la presencia física de armas en mi casa. Otra cosa es que me interese por las noticias que me llegan sobre este hasta entonces desconocida para mí, y que compartiré con el lector. Se trata de un arma mortífera, aunque a pequeña escala, empleada en que aquella guerra Finlandesa de Invierno que salvó a los países nórdicos de la invasión estalinista, esa su parte buena, la mala que le hizo creer a Hitler que la invasión a la URSS sería un paseo. Una cosa es derrotar a un ejército invasor en defensa de su patria, que es lo que hicieron los corajudos finlandeses, y otra ocupar media Eurasia, cuyo gobierno, contaba con el respaldo total del imperio anglosajón incluidas sus neo colonias norteamericanas, de Canadá y Estados Unidos.

Lo cierto es que el mismo error de cálculo de Hitler lo cometió Stalin cuando creyó que tendría una victoria relativamente fácil al enviar al ejército rojo a Finlandia, en 1939 no fue Numéricamente y técnicamente los soviéticos eran superiores. Pero no contaban con la voluntad de un pueblo que conocía ya el precio del sometimiento a otros, primero a los suecos y después a los rusos y que, por su flamante independencia, otorgada por Lenin bajo la presión de la guerra civil, estaba dispuesto a usarlo todo, incluso aquel pedacito de acero afilado y brillante.

El caso es que según me cuenta el boletín los soldados finlandeses y sus cuchillos llegaron se convirtieron una leyenda en el mundo exterior, recuerden que aún no tenían el estigma de haberse aliado con los que serían los perdedores de la segunda guerra mundial en su afán por reconquistas la Carelia arrebatada por Stalin en su victoria Pírrica de la primera guerra fino soviética. En aquel entonces los periodistas extranjeros informaron sobre sobre soldados finlandeses y sonrientes que pasaban a cuchillo a los invasores convirtiéndose en el terror del Ejército Rojo llegó a temer ambos finlandeses y sus cuchillos.

Una leyenda particularmente macabra cuenta de este tiempo de lucha amarga y fría en Suomussalmi, donde una patrulla de soldados soviéticos apareció degollada y congelada en carretera. El oficial soviético de infantería, a pesar de su pistola en mano, no había tenido tiempo de reaccionar cuando los soldados finlandeses repartieron una muerte rápida y silenciosa con sus cuchillos. Por supuesto, se trata de un cuento chino, pero todos los mitos a menudo tienen un grano de verdad. miedo a los finlandeses y sus cuchillos que sentían los soldados soviéticos no estaba falto de fundamento.

Hay una famosa historia sobre un batallón soviético que atacó los bastimentos finlandeses. Rápidamente se organizó un contra-ataque con cuchillos y bayonetas bajo el famoso grito de guerra ”Hakkaa päälle” (” golpéales”) y sólo unos pocos enemigos sobrevivieron a la improvisada batalla.

La mayoría de los soldados finlandeses traía un “cuchillos” con desde su casa, del que se servían tanto dentro como fuera de las acciones militares. Parte de esta tropa recibió o adquirió por otras vías el famoso Puukkopistin m / 1919, un cuchillo, que data de la época de la independencia de Finlandia. Su autor fue el artista Akseli Gallen-Kallela, también ayudante de Carl Gustaf Emil Mannerheim, el comandante en jefe del primer ejército finlandés,el cual había nacida de la Guardia Blanco, la misma Guardia que en 1917 había contratado a Gallen-Kallela, para diseñar una hoja nueva para sus flamantes oficiales. Será éste el mismo cuchillo que portarán muchos soldados tanto en la llamada “guerra de invierno” como “de continuación” contra las tropas soviéticas.

Puukkopistin, la palabra con la que se identifica esta arma blanca (nunca mejor dicho), significa “cuchillo de bayoneta”. El nombre resulta engañoso ya que carece de aditamentos para engancharse a un fusil, la peculiaridad de nombre se explica en el parecido que tenía el arma con la auténtica bayoneta alemana cuya forma sirvió de modelo al cuchillo. Dos años más tarde, una vez establecida la matriz de producción, comenzó a fabricarse el cuchillo, primero en Alemania, y más tarde también en Finlandia, donde la empresa Fiskars y Hackman & Co. fue su fabricante. Inicialmente sólo se asignó este cuchillo a los oficiales más para la Guerra de Invierno también se extendió su uso a los soldados de la tropa algo que muy bien notarían los soviéticos durante sus sangrientas y espantosas guerras de a mediados del siglo XX contra Finlandia.

* Según la Wikipedia, se conoce como hakkapeliitta (plural en finlandés hakkapeliitat) a un tipo de soldado finlandés que combatía como caballería ligera al servicio del rey Gustavo Adolfo de Suecia durante la Guerra de los Treinta Años(1618-1648). La palabra se acuñó en el siglo XIX a partir de varios términos de las crónicas, que los mencionaban como Hackapelit, Hackapelite, Hackapell, Haccapelit o Haccapelite. Todos estos términos derivan del grito de batalla finlandés hakkaa päälle (traducible como “golpéales”), en sueco “hacka på”.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: