Otro poema para Castro

15 Ene

Por Carlos M. Estefanía

El filósofo tenía razón

Platón no quería poetas en su república pues impondrían el poder de las musas, expulsando lo más valioso que ha concebido el ser humano: “La Razón”. El 4 de diciembre y bajó el título de “Fidel”, el periódico socialdemócrata sueco, Aftonbladet, publicó un poema Mikael Wiehe. El creador de esta nueva Oda a Fidel Castro es un músico , cantante, letrista y compositor de padre danés y madre sueca. Nacido el 10 de abril de 1946 en Estocolmo, crecerá en Copenhague hasta 1952, para luego trasladarse a la ciudad sueca de Malmö, en su juventud intentó copiar y adaptar el estilo de Bob Dylan* a la muy floreciente, tanto en lo económico como en lo social, Suecia de los años setenta, convirtiéndose en una figura prominente en el movimiento musical de izquierda sueca en esa época.

Pero los tiempos han pasados y el artista ha quedado convertido en consolador de los nostálgicos de un ´periodo en que convivían la guerra fría y la ilusión de que una revolución tercermundista cambiaría para bien la faz de la tierra. Así, pudo verse en 2007; mientras un puñado de exiliados cubanos, sin recursos, intentaba concienciar a Suecia sobre la degeneración de la revolución cubana, Wiehe se prestaba a respaldar con su presencia la gala, supuestamente dedicada a Cuba y que organizó en la Casa de la Juventud en Malmö, la Juventud Comunista Revolucionaria y la por entonces poderosa, bien financiada Asociación Sueco-cubana. Pero su contribución al castrismo sueco no quedó ahí, ese mismo año, el 16 de marzo, Wiehe, publicaba un artículo en la sección Cultura del matutino “liberal” sueco, Dagens Nyheter, donde daba cuenta de su “experiencia cubana” a partir de un viaje realizado a la isla en 1979, el trabajo se titula “Kuba är mera löfte än hot” (Cuba es más una promesa que una amenaza),  donde afirmaba, entre otras cosas, que Cuba era el país de la región que mejor había defendido los derechos humanos en los últimos cuarenta años, que no creía que Cuba fuese una dictadura comparable a la Unión Soviética de Stalin, la China de Mao Tse Tung, el Uzbekistán de Karimov o la Birmania de los generales, sino que más bien, para el caso de la isla, debería trazarse un paralelo con una especie de absolutismo ilustrado, por ejemplo, en Suecia bajo Carlos XI o en Prusia bajo Federico el Grande, intercalados con los intentos de influencia popular a través de diversas organizaciones de masas.

Usando las atenuantes propias de europeos nacidos y crecidos bajo algo tan extemporal como una monarquía, por muy constitucional y mostrando la penetración de una ideología realista en el discurso del súbdito, por muy de izquierda que sean, este afamado autor, asiéndose de una graduación bastante arbitraria de los modelos autoritario para colocar en el mejor puesto a su admirada dictadura cubana. Lo hace bañándose en el río del poder cubano, mientras guardar la ropa del “demócrata”, declarando que también se oponía a la tradición caudillista en América Latina. Pero esto es solo una finta para poder lanzar su estocada contra la disidencia cubana, cuando desbarrar contra los que quedaban de los 75 presos de la primavera negra de 2003, a los que tilda de “sesenta y nueve llamados presos de conciencia por Amnistía Internacional” califica “piezas para muchos”, como si no hubiesen actuado por sí mismos, sino movidos por una mano invisible que ya podemos suponer norteamericana. Es entonces que comienza la típica defensa propagandística de una Cuba imaginaria, que “con todas sus deficiencias…. ha logrado un éxito asombroso en algunas áreas: la esperanza de vida más alta en el Norte y Sur América, la mejor atención médica para la población de su país en el continente – que es también compartir generosamente a los demás países pobres, un sistema altamente desarrollado la educación – también está abierto a estudiantes extranjeros, la vivienda para todos, la erradicación del analfabetismo y ambientales elogiado por la ONU. Además de una cultura viva de todo tipo” y “esto a pesar del bloqueo económico liderada por Estados Unidos de cuarenta años de duración cada año condenada por la Asamblea General de la ONU” … bla bla bla bla bla bla.

Ya han pasado casi 10 años de aquel panfleto y lejos de afinar la puntería Mikael Wiehe se mantiene en sus trece de poeta desvariado y para demostrarlo aquí tenemos este Fidel, en el que mezclan las formas obsoletas de un Mayakovsky, con un contenido rimbombante y despiadado a una vez, propio del discurso de un fiscal estalinista de los años treinta.

Por supuesto, el arte tiene mil lecturas y yo estoy dando la mía. Incluso, podría ser algo condescendiente tomando en cuenta lo mucho contribuye a cada interpretación el tiempo y el espacio. Así, si retiramos en poema de la fecha y el lugar en que fue publicado en el vespertino socialdemócrata y lo hacemos reaparecer en un mundo paralelo donde Fidel, a poco tiempo de tomar el poder hubiera caído en defensa de su revolución, digamos, rechazando de una bien planeada y apoyada hasta el final por los norteamericano -que no fue el caso del desastre de invasión de Bahía Cochinos-, poesía como esta tendría cierto sentido referencial. Pero sacar a la luz esto y a estas estas alturas, solo sirve para atornillar en el cerebro del lector un símbolo construido a fuerza de propaganda pura y dura, completamente alejado de la verdad, dejando en entredicho la línea editorial del periódico que lo publica.

Si de algo carece esta elegía sobrada de alabanzas e improperios, es de razón, como si estuviera concebida para demostrar que Platón estaba en lo cierto. Y no es Wiehe el primer poeta que le presta tan buen servicio al filósofo griego, ahí tenemos, marcándole el camino, premiado con el Nobel de literatura en 1963, había dedicado su lírica a exaltar dictaduras y tiranías, como las de Stalin, Batista, Mao y Fidel Castro, digamos que fue lo quepaso con el último, su oda apologética disparó por la culata. El poeta, cuya obra predicaba comunismo par los demás, se reservó para sí (como el propio Marx) la más absoluta y burguesa libertad, y murió sin perdonar el ataque la jauría intelectual castristas en 1966, cuando apartándose de la disciplina del Partido, acudió al Congreso del Pen Club Estados Unidos. Ocurre que los poetas, además de tergiversar las esencias, rara vez viven como enseñan. Wiehe no es distinto y por ello más temprano que tarde también recibirá su castigo similar al del autor de Confieso que he vivido.

El arte de superar a la Cía

¿Vamos a negar el derecho de equivocarse a Wiehe? Por supuesto que no, que tire la primera piedra el que no erro en su apreciación de ese Fidel Castro, que, según este trovador sueco, “nunca cambió de rumbo y siempre dijo la verdad”.
Otra cosa es tener conmiseración con quien, sigue loando al mandamás, incluso después de que el caudillo muriera de viejo y rodeado de poder en su cama, defecándose en las ilusiones de justicias que tuvieron sus víctimas, las cuales no bailaran la tumba del tirano, aunque Mikael Wiehe lo asegure. Todavía tiene que recuperar la libertad de su pueblo y luego remover la enorme piedra que, como a los tesoros de la cueva de Ali Baba, guarda los restos de Fidel, para ponerse a bailar sobre ellos, aunque suene feo. Por ahora tienen suficiente con llorar sus propios muertos, en la tierra o en el mar. Hablamos de miles de seres incómodos que nunca aparecerán en los poemas de un Mikael Wiehe, que pareces más interesado en los mal pensados atentados de la Cía. contra Fidel, que en las no menos numerosas órdenes de ejecución impartidas por aquél y cumplidas con máxima efectividad por sus agentes de seguridad.

Eso sí, con toda justicia hemos de reconocer que el mito de los atentados infinitos a Fidel, la mayoría de ellos elucubraciones que no pasaron de la tormenta de ideas, venden bien, no solo como manía de propagandistas trasnochados, sino como recurso de periodistas e historiadores “muy serios”.

El 29 de noviembre, a solo cuatro días del deceso del Comandante, la revista sueca de Conocimiento ilustrado, en su edición dedicada a la Historia del Mundo, publicaba el artículo de Martin Landin: “Fidel Castro överlevde 638 attentatsförsök och mordplaner” (Fidel Castro sobrevivió 638 intentos de atentados y planes de asesinato) http://varldenshistoria.se/samhalle/politik/politiker/fidel-castro-overlevde-638-attentatsforsok-och-mordplaner algunos de los cuales se reflejan en el poema de marras; a saber el caso del cigarro con explosivos,espolvorearle los zapatos con sulfato de talio para tumbarle la barba y convertirse en un hazmerreír ( realmente la papadita de Fidel nunca fue muy carismática que digamos) y por último el uso de una antigua amante alemana, Marita Lorenz quien “vencida por el amor”, a decir del articulista, no se atrevió a proporcionarle a Castro las píldoras envenenadas (sabrá Dios si eran placebo) proporcionadas por la Cía., compasión que de nada le sirvió a la hora de ser expropiada del hijo concebido con su “objetivo” y que le había hecho creer que nació muerto, antes de que la echaran de la isla, todavía lo está reclamando, pero de esto no se dice nada en el artículo.

En definitiva, lo que el periodismo quiere es noticias, que no lo es cuando un perro muerde a un hombre, pero si cuando el mordido es el perro. Que un dictador mande a matar es lo normal, lo raro, lo curioso, lo llamativo, es cuando los asesinos vienen por él. Y es aquí donde se unen los intereses de la prensa y la propaganda. Bien sabe el apologeta de profesión que lo mejor es tapar los muertos de su cliente. mientras se airea las veces en que éste no se dejó (o no lo quisieron de verdad) matar, despertando así la admiración por el tipo, no solo del adepto sino incluso del lector imparcial.

Trovador contra Trovador

Para terminar una comparación. Nada tan efectivo para demostrar lo bajo que ha caído Mikael Weihe, que contraponerle en su relación a Cuba, la actitud de Björn Afzelius su compañero, en la fundación de la banda Hoola Bandoola, uno de los grupos más importantes del rock progresivo sueco, en discos y conciertos. Este cantante, compositor y escritor, es el intérprete, en sueco, que ha vendido la mayor cantidad de discos en la historia de ese país nórdico, y se lo tiene merecido, canta con el corazón sacando a su lengua escandinava una musicalidad que nadie espera. Nacido el 27 de enero de 1947, en Huskvarna, Suecia , Afzelius falleció (oficialmente) de cáncer de pulmón, el 16 de febrero de 1999. A pesar de tan corto tiempo de vida- murió a los 52-, y a diferencia de su compañero de aventuras musicales, el cantautor sí alcanzó a rectificar su posición frente a Cuba, por ello merece Björn Afzelius un lugar para siempre en el corazón del pueblo cubano. Como tantos otros artistas de izquierda; Afzelius admiró a la revolución cubana y también a la sandinista, participando además en numerosos conciertos internacionales de solidaridad con la democratización de países que sufrían dictaduras de derecha. Se dejó influir poderosamente por la nueva canción latinoamericana, en particular las obras de Silvio Rodríguez cuya canción “El día feliz que está llegando” supo adaptar con todo éxito al sueco con texto propio bajo el simbólico título de “Sång till friheten” “Canción a la libertad”.

Aquí le dejo la traducción que he hecho al español y debajo un video con la interpretación de la canción cuyo nuevo texto en sueco me llega más que la versión original escrita por Rodríguez.

Tú eres lo más bello que conozco
Eres lo más caro del mundo
Eres son como las estrellas

como los vientos
como las ondas
como las aves
Como las flores de la planta

Eres mi estrella y amigo guiando
Eres es mi fe, mi esperanza, mi amor
Eres mi sangre
Y mis pulmones

Mis ojos
Mis hombros
Mis manos y mi corazón

La libertad es tu hermoso nombre
La amistad es tu orgullosa madre
Lo justo es tu hermano
La paz es tu hermana
La lucha es tu padre
El futuro es su responsabilidad

Tu eres lo más bello que conozco
Eres lo más caro del mundo
Eres como las estrellas
Como los vientos
Como las ondas
Como las aves
Como las flores en la tierra.

 https://www.youtube.com/watch?v=xpG8ixOHdq8

Aquí se trata de un cantautor progresista de verdad, no del espantapájaros de barricada en la que terminó convirtiéndose el camarada Wiehe. En 1993 Björn Afzelius publicará su novela En gång i Havanna (Una vez en La Habana) ficción en la que tomando como pretexto la relación entre el cantante sueco Johnny Cedar, y una cubana Mercedes Betancourt, experta en cine desempleada, lanza una fuerte a la Cuba real de Fidel Castro. Y todavía fue más allá cuando en una entrevista realizada, poco antes de morir reveló que, en uno de sus viajes a Cuba, había introducido, escondido subrepticiamente en su guitarra, dinero destinado al movimiento democrático cubano. Si esto no absuelve al artista de cualquier pecado de complicidad con aquel sistema que baje Dios y lo vea.

Tarea de casa
Y como no es justo hablar de algo que pocos conocen, voy a terminar colocando a disposición del lector la modesta traducción que, en un acto cercano al masoquismo, he hecho del poema de Mikael Wiehe, no para torturar al lector, ni siquiera como contribución a la difusión de esta esta joyita de “realismo socialista”, que los comunistas deberían agradecer ya que ninguno se me ha adelantado en verterla a una lengua tan grande como la nuestra, la dejo más bien para sacarle partido a tanto esfuerzo intelectual (el de Wiener no el mío) mediante un simple ejercicio, el de usar sus metáforas e improperios en la descripción de aquellos que como su autor, aún glorifican a Fidel Castro, verán lo bien que quedan dibujados.

Fidel

Poema de Mikael Wiehe, traducción del sueco al español; Carlos M. Estefanía

Lo que te deben haber odiado
los codiciosos
aquellos que descaradamente se revuelcan
en las riquezas que agarran
detrás de la custodia
del alambre de púas
y las paredes espolvoreadas de cristales
Lo que le deben haberte odiado
tú que siempre has exigido
que iban a devolver los bienes robados
y compartir su abundancia con los despojados
Lo que tienen que haberte despreciado los oportunistas, cómplices de los desertores
de los corredores, lameculos
cambia casacas y arribistas
Los que siempre dijeron
¿Por qué no iba a hacerlo yo
cuando otros hacen
o
Si yo no lo hago
sólo ocurrirá que algún otro lo haga
o
¿Por qué morder la mano
que alimenta
Lo que tienen que haberte despreciado
tú que siempre
seguiste tu propia estrella
Tu que a pesar de las amenazas y tentaciones
nunca desviaste el curso una vez establecido
Lo que le tiene que haber temido
los muertos vivientes
las momias, los oligarcas
los cadáveres maquillados
Tu que a través de las décadas
seguiste siendo un ejemplo vivo de lucha
para la humanidad combatiente.
Lo que le deben haber envidiado
los sicarios
con sus cigarros envenenados
y su removedor de barbas
Las agentes secretas femeninas con sus dagas
y sus explosivos temporizados
Lo que le debe haberte envidiado
tú que a pesar de todo
y como brillante excepción
de la regla que se aplica
a las cabezas recalcitrantes y rebeldes
en la parte colonizada del mundo
te mantuviste con vida
sobreviviste
negándote a dejarte matar.
Lo que deben haberse asqueado de ti
los lamentables
los exasperados
los que tienen las espaldas curvadas
por sumisión
y sus ojos vacíos de traición
perdedores, aquellos alcanzados y superados
aquellos que excusan constantemente sus propios fracasos
con errores de los demás
Lo que deben haberse asqueado de ti
tu que ganaste
tu que ofreciste resistencia
tú que levantaste tu voz
tú que incluso frente muerte
estabas de pie con la espalda recta
y obstinadamente se reivindicaste
que la historia
te absolvería
Lo que te deben haber odiado
los mentirosos
lameplatos
apologetas de la explotación y de la opresión
los propagandistas domesticados
los prelados hipócritas
los científicos comprados
los historiadores corruptos
barones ladrones de la religión.
Lo que deben de haber odiado
tú que, a pesar de las amenazas
seguiste diciendo la verdad
sobre el estado del mundo
la deforestación
el saqueo
la explotación
la represión
violencia
el hambre
la tortura
la autocomplacencia
la ceguera
la exaltación
y la constricción.
Lo que deben haberte deseado muerto
los que abrazaron el mosto fuera del mundo de millones de oprimidos.
Ahora que finalmente tienen una tumba sobre la cual bailar

PS: Ya había dado punto final a esta nota cuando encontré en la red varios comentarios críticos sobre poema Fidel, entre ellos, la nota titulada Mikael Wiehe hånar förtryckets dödsoffer (Wiehe se burla de los muertos de la opresión), aparecida dos días después, el 6 dic. 2016 en el vespertino liberal Expressen  (Hermano de Dagens Nyheter, los produce la misma empresa) Fue escrita por  el historiador Gustaf Johansson, quien piensa que el músico es a la vez ignorante y despectivo. No debo andar muy mal encaminado cuando veo que Johansson comparte mi percepción sobre el contenido estalinista del poema, cuyo tono, asegura el historiador, se sentiría como en casa en el Moscú de 1937, el Beijing en 1969 o el Phnom Penh en 1976.

Gustaf Johansson
Vemos en la foto (tomada de http://katalog.uu.se/) al Doctorante Gustaf Johansson, activo en la Facultad de Historia de La Universidad de Uppsala, Supongo que sea el autor de este artículo, ya que no he encontrado otro historiador sueco del mismo nombre, además de que investiga  temas que ayudaría a poner los puntos sobre las íes a los muchos Wihes que hay todavía en Suecia: el futuro como un concepto cultural y su expresión más amplia en la imaginación sueca desde 1945, así como la relación entre el progreso y la moral, lo moderno y lo humano, entre  modernidad, temporalisación social y orientación histórica.

El columnista se pregunta sobre aquellos cuyas reacciones a la muerte del dictador cubano no menciona la lista, en un poema donde se construye un cómodo enemigo sin rostro y sin el cual no habría “lucha revolucionaria”, ni se podría estirar indefinidamente su limbo, tras década tras y década de dominio del ser humano en el nombre de una buena causa.

Otro sueco ha sacado la cara por Cuba, démosle también las gracias.

*Por cierto, como se ve en el vídeo de inicio,  Wiehe saltó de alegría con la controvertida en entrega del premio Nobel de Literatura a su ídolo norteamericano. y parece que aspira a otro tanto imitando al también premiado Neruda en sus odas a las tiranías.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: