Miguel Trillo; cronista visual de la tribu urbana a nivel mundial

5 Nov

El fotógrafo español a Miguel Trillo, presenta su obra en el  Instituto Cervantes de Estocolmo. Otras imágenes del coloquio pinchando aquí.

Para mí que además de pedagogo soy un apasionado de la fotografía ha sido un gran placer tener la oportunidad de escuchar a Miguel Trillo, un profesor de Instituto especializado en literatura y lengua española, quien ejerce su magisterio en un medio “adverso” como el catalán y que es sobretodo uno de los grandes cronistas gráficos de eso que ha sido en llamar La Movida Madrileña, centrando el objetivo de su cámara en las llamadas “ tribus urbanas” de la época.

El encuentro tuvo lugar el pasado 03/11/2016, a partir de las 18:30 h en Instituto Cervantes de Estocolmo (Bryggargatan 12ª) Ese día bajo el título de ”Encuentro con Miguel Trillo. De la movida madrileña al manga japonés” los allí presentes pudimos participar de un coloquio con el afamado fotógrafo guiado por Juana María Furió, fotógrafa afincada en Suecia.

Miguel Trillo fue narrando su trayectoria como artista desde mientras proyectaba en la pantalla su trabajo fotográfico, en el que se refleja no solo las estéticas juveniles del rock y del pop surgidas en España en los años 80, sino también la expansión y renovación de esta misma estética en medios tan lejanos como puede ser las capitales asiáticas.

Tres cosas me llamaron la atención de esta obra, en primer lugar, la actitud de colaboración de la mayoría de las personas que posaban para el fotógrafo, en segundo lugar, la fortaleza de su color, que recuerda un tanto el que se observa en algunas películas de Almodóvar y por último la capacidad de recorrer tan vastos territorios y encontrar todos ellos aquel mismo contenido que daba unidad a sus obras.

Naturalmente tratándose de un discurso visual el significado doblemente polisémico y una cosa es lo que el emisor se ha propuesto y de seguro conseguido en buena parte de sus receptores y otra la que yo particularmente he visto. Allí donde el creador y de seguro la mayoría de los presentes vieron el testimonio de una juventud liberada, que expresa en la vestimenta y aditamentos su libertad, yo descubro una terrible estandarización basada en modelos estéticos y éticos fabricados en Inglaterra y en los Estados Unidos, los mismos que se va imponiendo como norma al resto del universo, con la ayuda de unas industrias culturales a las que no les falta y esto es una gran paradoja, financiamiento de los Estados Nacionales.

Las mismas que para mí fabricaron la famosa “Movida”. Con independencia de los elementos de autogestión que hubiesen, creo la participación de las radios, la televisión, crítica, aquello no habría pasado de ser una fenómenos marginal y olvidado, sin embargo, se convirtió en un fenómeno de masas que encajaba perfectamente en el punto final de la transición.

Salvo la foto de los dos jóvenes pijos* que como excepción aparecen en la muestra el resto de los jóvenes se presentan ataviados de una forma que supongo que no es ocasional y que les impediría cualquier interacción social, lo mismo para materializar un proyecto de emancipación obrera, a través de una auténtica revolución social que de éxito burgués levantando una empresa o construyendo una familia tradicional, esta equidistancia encajaría perfectamente con esa era “de progreso” que pronto se iniciaría por un PESOE completamente desconectado de sus raíces históricas e ideológica y que por ser reconstruido desde adentró tuvo que echar mano a una joven dirigencia que como en el caso de Felipe González  formado como todo españolito de su generación en los principios doctrinales  del “Movimiento Nacional”. No se trata y en esto coincido con Trillo de que el PSOE fabricara la Movida, lo que sí creo a diferencia del invitado del Cervantes es que ambos fueron construidos o reconstruidos desde una tercera instancia a la que habría que definir bajo el riesgo de ser acusados de conspiranoia. El hecho mismo de que el grupo PRISA auspiciara en su momento la obra de fotográfica Trillo ya podría darnos una pista sobre la participación del establecimiento cultural postfranquista, es decir “borbonista” en la promoción de aquella forma sustancialmente inofensiva de “contra cultura” asociada indirectamente a la droga y la ambigüedad sexual.

Por supuesto las diferencias de lectura que podrá usted constatar en el video que dejo abajo, no restan para mí el menor merito a la obra fotográfica de a Miguel Trillo, material de primera mano que sirve para estudiar el estado mental de una buena parte de la juventud a nivel mundial, por ejemplo, el grado de alienación cultural que sufre la los jóvenes nipones, tan dañados en su identidad por algo peor que una bomba atómica, la imposición como modelo de apariencia y por ende de conducta de una iconología de factura anglosajona impuesta desde el fin de la segunda guerra mundial hasta nuestros días por los ocupantes de sus islas.

*Pijo, adjetivo utilizado de forma despectiva en el habla coloquial de España para referirse a quien viste como la clase adinerada

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: