Los cinco en la estacada ¿por qué?

4 Nov

El 20 de septiembre pasado, bajo el título de “Información de la Federación Cubana de Voleibol” el diario oficial del Partido Comunista de Cuba, Granma, se hacía eco de una Información procedente de la Federación Cubana de Voleibol, según la cual el Tribunal de Pinkanmaa, en Finlandia, ya había hecho pública la sentencia a los voleibolistas cubanos por el delito de “violación agravada contra una ciudadana finesa como resultado de la vista del juicio oral realizada a puerta cerrada, y concluida el 31 de agosto pasado. Según la nota los jóvenes cubanos Abraham Alfonso Gavilán, Ricardo Norberto Calvo Manzano, Rolando Cepeda Abreu y Osmani Santiago Uriarte Mestre habían sido condenados a cinco años de privación de libertad mientras que el compatriota Luis Sosa Tomás Sierra era condenado a tres años y medio de privación de libertad. Así mismo se informaba que los demandados deberían pagar una indemnización de 24 mil euros a la supuesta víctima. Mejor librado quedaba Dariel Albo Miranda, quien una vez absuelto, regresó a Cuba.

Me parece demasiado para lo que a lo sumo debió haber sido un juego sexual consentido, pero mal interpretado de “dominación”. Por lo poco que se ha filtrado del hecho la chica, que, según fuentes no confirmadas en realidad de origen Kurdo, al irse sola a la habitación de un hotel con los cinco exóticos muchachos inflados de testosteronas lo que quería practicar era un poco BDSM un término general para definir las relaciones sexuales en las que se mezcla la disciplina, dominación / sumisión y el sadomasoquismo.

Como decía una nota aparecida recientemente en el periódico Metro de Estocolmo, bajo el título de “Aprende sobre el consentimiento de nosotros  que nos gusta el BDSM”, esta inclinación implica consentir búsqueda del placer a través de diversas formas de intercambios de energía. Para algunos puede ser una manera de condimentar su vida sexual un poco más, mientras que para otros puede ser un estilo de vida y se le considera la “vainilla” claro el problema está en cómo definir los límites del consentimiento. Y a esto es a lo que apunta el autor de la nota: Jonathan Cederlund, un homosexual practicante del BDSM quien descubrió tempranamente que los que comparten su particular orientación sexual mantienen constantes discusiones sobre el consentimiento.

Pero qué ocurre si los que se ven de pronto envueltos en este juego son unos cubanos que no tienen idea de sus reglas, pues que en el mejor de los casos pueden cometer errores a la hora de interpretar a la otra parte, por no hablar de la posible intención predeterminada de aquella para mandarles a las rejas y sacarles la dinerada que ahora se les pide como indemnización.

En la nota de Granma se explicaba que; La Embajada de Cuba en Finlandia había brindado en todo momento atención consular a los cinco sancionados y que Ariel Saínz Rodríguez, presidente de la Federación Cubana de Voleibol, permanecía en Finlandia en contacto permanente con la Embajada, los acusados y sus abogados ( no se dice que les está vedado cualquier otro tipo de contacto) y que Tanto la Federación Cubana de Voleibol como el INDER han mantenido una comunicación sistemática con los familiares de los deportistas.

Por último, se apuntaba que la sanción impuesta podía ser apelada por los sancionados. En cuanto a lo que tenían que decir los propios sancionados sobre la condena, al lector no se le decía ni una palabra, como si el juicio hubiese tenido lugar bajo un régimen totalitario, y no en una república liberal como la finlandesa en la que supone impera el respeto por los derechos humanos, entre ellos el de expresión para un condenado.

Ahora sabemos que los deportistas cubanos fueron condenados sin aceptar la responsabilidad por los crímenes que se les achacaban, es lo que se deprende de una nueva nota que apareció el pasado 27 de octubre de 2016 el matutino oficialista, bajo el título de “Presentan recurso de apelación los cinco voleibolistas sancionados en Finlandia“, aquí se reseñaba la comparecencia de presidente de la Federación Cubana de Voleibol, ante la Televisión Cubana ofreciendo nuevos detalles del caso entre ellos que el de que los cinco voleibolistas habían presentado recurso de apelación al fiscal y a la víctima y que una nueva vista, que pudiera ocurrir entre los meses de enero y marzo del 2017.

Hay muchas cosas oscuras entorno al caso. Un amigo ha tratado de entrar en contacto con los deportistas y me ha dicho que es imposible ya que están instruidos para comunicarse solamente con las autoridades cubanas, unas autoridades que con independencia de lo que consigan al final parecen haber dejado a sus ciudadanos en la estacada, sobre todo cuando se contrasta la reacción mantenida durante años en relación a los cinco de los miembros de la red avispa, arrestados y condenados por espiar a la comunidad cubanoamericana en Miami.

¿Dónde están las demostraciones de masas en demanda del retorno de los 5? ¿Dónde está la acción de las organizaciones escandinavas de amistad con Cuba? Todos los que no hace mucho armaban tanto jaleo para que liberaran a los 5 espías, ahora hacen absoluto silencio dejando que siga su camino “la justicia”.

Esta diferencia tiene que ver con algo más que con la poca importancia que le otorga el sistema a quienes les prestigian con medallas, si se les compara con los que le informan sobre sus oponentes en el destierro, es el resultado del modo en que el raulismo se somete al globalismo incluso en la imposición en el campo penal de la ideología de género, a la que al parecer se han sometido hasta los que deberían defender por compatriotas a estos cinco cubanos jodidos, y cuando hablo de sometidos, no me refiero solo a los diplomáticos, abogados o periodistas del patio, sino también a aquellos exiliados, que ha regado las redes con notas desaprobatorias que dan por sentada la tal violación, y que incluso llegan a comparar a sus hermanos con “musulmanes violadores” sin darse cuenta que por errar, han caído en el error de tragarse la sopa islamófoba ahora acompañada con pan cubano.

Para entender la coherencia del régimen con su mutismo frente a la desgracia de unos ciudadanos a los que debía defender a capa y espada hay que tomar nota de como trabajan los medios culturales cubanos y los centros de salud sobre todo los especializados en salud mental y cambio de sexo, para la promoción y adoctrinamiento juvenil en ideologías de géneros y sobretodo la labor práctica de Mariela Castro, cuyo CENESEX institución que de hecho funciona como el ministerio encargado de imponer esa visión al pueblo, como ya se le ha impuesto a la mayoría de los países controlados por los angloamericanos. Por último, tenemos lo que va pasando a nivel penal: en lo interior el caso del escritor cubano Ángel Santisteban contra el que se usó la manida “violencia machista” como justificación de encarcelamiento. Ahora en el exterior tenemos la gota que llena la copa con este contubernio con las autoridades finlandesas que condenaron a los voleibolistas tras ser atrapados en la típica trampa sexual con la que se están ATERRORIZANDO, en todo el mundo desarrollado, los encuentros fortuitos cuando son de carácter heterosexual.

Una respuesta to “Los cinco en la estacada ¿por qué?”

  1. José Luis Ramírez 4 noviembre 2016 a 9:12 AM #

    No comments!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: