Tras el debate presidencial, la tragedia no se hará esperar

23 Oct

El pasado miércoles tuvo lugar el tercer debate entre el republicano Donald Trump la demócrata Hillary Clinton Las Vegas (Nevada). Para los analistas suecos la ganadora fue ella, por tercera vez. Pudiera ser verdad, pero también que el favor escandinavo le venga a la demócrata por su probada trayectoria como promotora imperial del feminismo, ideología convertida en credo oficial por estado sueco, no es de extrañar que en cualquier librería que vayas encuentres biografías ensalzando a la candidata, a la vez que brillan por su ausencia los libros escritos por Trump y traducidos al sueco, muy populares hace algún tiempo.

Tras escuchar el tercer debate entre los candidatos presidenciales se confirma el papel de retablo infantil que tiene el evento, es el choque entre dos marionetas que mezclan en dosis similares, aunque de formas opuestas buenas y malas propuestas, todo con el fin de mantener incólume al sistema sistema bipartidista norteamericano.
Se trata de un engaño, mucho más peligroso que el unipartidismo, al estilo chino o cubano cubano, por ejemplo, incapaz el segundo de ocultar la dominación de pueblo por una élite.

Lo que deberían hacer los norteamericanos es imitar a la disidencia de Cuba, votando nulo para poner en evidencia al sistema. Pero ya que se han puesto a creer en este, el llevar a una abortera e ideóloga de género a la presidencia será ponerse la soga al cuello, la patada al taburete vendrá cuando la pobre y desmejorada anciana le dé por profundizar la confrontación con Rusia, para la cual según ella trabaja Assange, ahora sí que se jodió el niño majadero de WikiLeaks, por eso sus protectores ecuatorianos, que saben muy bien con quien se meten lo han castigado dejándole sin internet, para que escarmiente, antes de que lo secuestren.


Si en algo desacierta la conspiracionista Luis Carlos Campos es en haber calificado a Hillary de “Clintonta”, ella de boba no tiene un pelo, pero si puede tenerlo y en gran cantidad de loba, es el genio del mal que sirve como carta de triunfo del Nuevo Orden Neomalthusiano contra el pueblo norteamericano, quien si la elige se estará dando muerte a si mismo como “Chacumbele”.

A Donald no se le puede negar el mérito de defender algo tan valioso para el latino (por católico) y tan atacado en las naciones protestantes como es la vida del feto, pero esto no es suficiente para llegue a ser absuelto por la historia, como pretendieron Hitler y Castro.

Trump no deja de ser culpable con la forma en que se dejó enredar en líos de gordas de faldas o con la manera en que desacredita su agitando a media los sentimientos “identitarios” norteamericanos contra unos inmigrantes mexicanos, que en buena medida están de paso en una tierra que un día les perteneció y que tarde o temprano se volverán a lo que les quedó de ella. Mientras tanto no dice una sola palabra de aquella otra inmigración, la asiática que por muy legal que sea no deja de desplazar a esos blanquitos anglosajones que distrae con el miedo la palabra española hombre”, se trata de esos millones entre los que hay que destacar a los hindúes  que ya traen junto a la buena educación adelantado el domino de la lengua inglesa, mal aprendida, pero aprendidas al fín y al cabo de sus amos británicos, los auténticos culpables del hundimiento norteamericano.

Su misión es clara, opacar cualquier alternativa para allanarle el camino de la Casa Blanca a la señora de William Jefferson, alias” Bill” el terror de las paseantes de la misma casa. En cuanto el muro froterizo, eso no es más que un cuento chino (nunca mejor dicho) que a nadie debería preocupar, pues incluso en el caso de que se pudiera materializar serviría como presión a las mismas élites mexicanas ( y centro americanas )para que se vuelquen sobre sus pueblos, creándoles condiciones humanas de vida y de trabajo, y así no se vean obligados a emigrar allí donde a cambio de un mejor pago se trata como parias a sus ciudadanos.

Déjen que gane la abortera que ya verá, cuando que empiecen a llover bombas y actos de terror al interior del país, mientras que del exterior llegan en masa miles de ataúdes con jóvenes norteamericanos ( de los que pudieron sobrevivir a las clinicas abortistas) caídos en batalla; los recuerdos de Vietnam, Irak y Afganistán quedarán enanos, entonces hasta las feministas y “feministos” que votaron a la señora pensarán en la persona que engendrá a la culpable de una guerra mundial frente a la cual ya nadie tendrá voz ni voto para parar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: