Charla sobre Juan Bosch en la Universidad de Estocolmo

17 Oct

El Instituto de Estudios Latinoamericanos, la Fundación EU-LAC y la Embajada de la República Dominicana en Suecia invitó a una conferencia con el Dr. Leonel Fernández sobre Juan Bosch, la actividad tuvo lugar el Jueves, 6 de octubre de 2016.
“…Nos ha honrado la presencia valiosa de la representación, pudiéramos llamar, de lo mejor de los intelectuales de América Latina, el compañero Juan Bosch (APLAUSOS)…¡Ese, ese es este pueblo, no los lumpens que quieren presentar como imagen del mismo, no la escoria que se alojó en la embajada de Perú!…”
Fidel Castro, discurso del 1 de mayo de 1980, Plaza de La Revolución, José Martí.
“No es cierto que en Cuba haya una tiranía criminal ni cosa parecida.”
Juan Bosch; Alocución del 11 de abril de 1980 en el programa radial “La voz del PLD”

Todavía estando en Cuba y bajo el embrujo del adoctrinamiento marxista, me interesé por la figura de Juan Bosch, un curioso amigo del régimen que no venía de las de filas comunista. En Bosch que se unían las aureolas del antimperialista y la del demócrata, no precisamente en el sentido del “centralismo democrático” que era como se llamaba en los países socialistas la supuesta forma de participación popular en el poder.
Buscaba yo, en lo poco que me caía en las manos del afamado intelectual dominicano, alguna alternativa, no tanto a la filosofía oficial, en la que aún creía, como a su dogmática implementación desde el poder a la universidad y desde aquella y otros centros doctrinarios de la isla a cada momento de nuestra vida social, usando para ello las correas del Partido Comunista, las organizaciones de masas y por supuesto los organismos de la seguridad del estado.

Ya hacía años que me había marchado de Cuba, La Universidad de La Habana hechó a andar una Cátedra dedicada al Profesor Juan Bosch. La apertura de la cátedra fue encabezada por quie para ese entonces se había convertido en rector de la Universidad de La Habana, Rubén Zardoya, de quien solo tenía memorica como oscuro especialista en Marxismo Lenismo con mas vocación de funcionario quee de filósofo. En la actividad no podía faltar la lectura a sendos mensajes enviados por el en esos momentos presidente dominicano Leonel Fernández, y el titular del Senado, Reinaldo Pared Pérez. Como Presidente de la Cátedra fue escogido el doctor Fernando Vecino Alegret, uno de los primeros doce ofiales ascendidos al grado de Comandante de Brigada oficial de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, y que resultará ser Ministro de Educación Superior por 30 años. Evidentemente el control ideológico de la cátedra estaba en manos más que seguras.

Fue estando en Suecia cuando descubrí al otro Bosch del que nunca se habló en Cuba, el amigo y protegido del Partido Revolucionario Cubano Auténtico, el autor del libro Cuba la isla fascinante, la mejor defensa escrita por un no cubano de la Cuba republicana; una obra que independiente de las subjetividades del autor y sus motivaciones políticas nos enseña mucho de lo que nos escamoteó la historiografía oficial cubana. De aquella Cuba llena de esperanzas y sin que nada presagiara la necesidad de imponer un modelo calcado de la Unión Soviética escribia Bosch en su libro sobre capitalistas emprendedores concientes de que el bien de todos descanzaba en el bienestar de las masas, sobre gobernantes campechanos a los que el pueblo tenía acceso directo y sobre un sistema de salud al alcance de todos.

Se trata de una publicación de 1955 que para suerte del lector puede ser encontrada y leída en internet; ella debería ser lectura oficial para todos los cubanos, y también para todos los extranjeros que creen esa isla sólo comenzó a valer la pena con la Toma del Poder por Fidel Castro ese otro valedor de Bosch cuyo abrazo de oso, no ha hecho otra cosa que desprestigiarlo.

Y será a partir de su relación con el dictador cubano donde Bosch desandará su alborada “democrática”, aunque esto no lo puedan ver sus discípulos dominicanos; uno de ellos, probablemente el más exitoso en el terreno político es el Dr. Leonel Fernández, quien el pasado: jueves, 6 de octubre de 2016 ofreció una conferencia titulada sobre: Juan Bosch Un hombre de dimensiones múltiples. El titulo le viene de perilla a esta figura, cuya “multiplicidad” al menos en lo que se refiere a Cuba resultó ser tan contradictoria, al terminar defendiendo allí lo que antes había condenado en otras partes del continente.

Dr. Leonel Fernández inicia su charla con la donación de las obras completas de Juan Bosch a la biblioteca del Instituto Latinoamericano de La Universidad de Estocolmo

El evento del que les hablo estuvo auspiciado por El Instituto de Estudios Latinoamericanos, la Fundación EU-LAC y la Embajada de la República Dominicana en Suecia. Debo explicar a mis lectores que cosa es la EU-LAC, se trata de una fundación creada en Mayo de 2010 por la VI Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno, inició sus actividades en noviembre de 2011 con sede en la ciudad de Hamburgo, Alemania, la Fundación cuenta con 62 miembros: los 33 Estados de América Latina y el Caribe, los 28 miembros de la Unión Europea, así como las instituciones de la Unión Europea, su objetivo es transformar la asociación estratégica entre la Unión Europea, América Latina y el Caribe, que fue emprendida en 1999, en una realidad vigorizada y visible que cuente con la participación activa de las respectivas sociedades.

En cuanto al conferencista en la presentación que se adosaba a la invitación a la charla este era presentado de la siguiente manera:

Dr. Leonel Fernández Ex Presidente de la República Dominicana durante tres términos (1996-2000); (2004-2008); (2008-2012). En 1996, pasó a ser el presidente más joven elegido democráticamente en la República Dominicana y el primero del Partido de la Liberación Dominicana (PLD). Es fundador y presidente de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE) y de la Asociación de Naciones Unidas de la República Dominicana (ANU-RD). Además de sus responsabilidades locales, fue elegido recientemente presidente de la Fundación Unión Europea y América Latina y el Caribe (EU-LAC).

Dr. Leonel Fernández Ex Presidente de la República Dominicana, muestra una foto de su maestro Bosch rodeado de la flor y nata de la cultura oficialista cubana,

Por cierto, a disposición del público asistente al Instituto fuero colocado varios ejemplares del número 67 y 68 de la revista Global, publicación FUNGLODE que tiene como presidente fundador al propio Leonel Fernández. Es una publicación excelente donde no faltan referencia a mis dos patrias, Cuba la nativa, Suecia la adoptiva, de Cuba veo en el número 67 un artículo dedicado a los primeros años del cineasta Oscar Torres Oscar (1931-1968). Nacido en Guantánamo Cuba en 1931, Torres se nacionalizará dominicano y como tal es presentado en la revista. Estudió en el Centro Sperimentale di Cinematografia en Roma durante los años 50 junto a Tomás Gutiérrez Alea, Alfredo Guevara y Julio García Espinosa, convirtiéndose junto a estos realizadores en fundador del ICAIC. Sus películas Olvidada, una producción dedicada a los pobladores de la Ciénaga de Zapata, realizada 1960) y Realengo 18, donde se narra la historia de unos campesinos de la provincia cubana de Oriente que resisten ser desalojados por una compañía norteamericana, filme de 1961 se convierten en los antecedentes del actual cine oficialista cubano.

La otra referencia a Cuba la encuentro en la presencia entre los colaboradores de ese número Eliades Acosta Matos, a quien conocí hace unos años cuando estudiaba en la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de la Habana. Elíades, algo mayor que yo había nacido en Santiago de Cuba el 4 de enero de 1959, y ya estaba graduado desde 1982 como Licenciado en Filosofía Marxista Leninista por Universidad Estatal de Rostov del Don (URSS). Eliades fue director de la Revista de la Biblioteca Nacional entre 1997 y 2007 hasta su designación como Jefe del Departamento de Cultura del Comité Central de PCC. Actualmente es miembro de la Asociación de Escritores (UNEAC) y del Consejo de Redacción de diversas publicaciones, entre ellas, Cuba Socialista. Presidente del Consejo de Directores de la Asociación de Estados Iberoamericanos para el desarrollo de las Bibliotecas Nacionales (ABINIA). Evidentemente la revista no les hace asco a los intelectuales oficiales cubanos y no por ello es menos buena. El artículo de Eliades Acosta. En Tiempos de Isis es muy interesante, hay que reconocerlo. En lo referido a Suecia tenemos en el número 68 de Global un trabajo titulado Henning Mankell: el legado del ángel impuro, cuyo autor Christina Kupchik, rinde amplio homenaje al desaparecido escritor sueco.

Pero volvamos a la charla sobre Juan Bosch, en la misma invitación se nos presentaba a político dominicano en los siguientes términos:

Juan Bosch, un hombre de personalidad polifacética. Ilustre escritor de grandes letras, no enmarcado en un único género literario, el Profesor Bosch creó líneas de ficción en los géneros del cuento y la novela; biógrafo y ensayista en los campos de historia; y por igual en las áreas sociología, economía, política y relaciones internacionales. Fue además un destacado actor político, luchador por la democracia y creador de las dos más importantes organizaciones políticas dominicanas.

Es en esta misma tónica, como podrá comprobar mi lector en los videos que dejo al final, que el Leonel Fernández desarrollará un discurso cargado de veneración por su maestro, cuyas obras completas donará previamente a la institución que le acogía en ese momento, un buen aporte a la difusión de la cultura caribeña y que se complementa con el acceso digital que podemos tener a estos mismos escritos si visitamos la página del Partido del ex presidente.

Fernández se manifestó como un auténtico profesor, sencillo y didáctico, contándonos cosas tan interesantes, como el la falta de formación académica de Bosch, lo cual no le impidió convertirse en el gran narrador y ensayista que fue, algunos detalles poco conocidos de su vida en Cuba, el hecho de que las armas utilizadas en la famosa expedición de Cayo Confite proviniese de Perón o el detalle de su exilio en España, que no olvidemos que era la de Franco, amigo personal de Trujillo, poco después de ser derrotado por un golpe de Estado, algo que me hace pensar en la pertenencia de movimiento boschista a ese proyecto impulsado desde Argentina de crear una internacional justicialista como barrera a los imperialismos anglo estalinistas. Es la pregunta que me habría gustado hacer si el propio conferencista no hubiese acortado la sección del dialogo con el público con un diplomático “para no cansarlos más con mis palabras”.

Me llamó en especial la atención la manera explidita en que el conferencista resolvió el problema del fracaso de Francisco Alberto Caamaño Deñó (11 de junio 1932 – m16 de febrero 1973) el militar dominicano que ocupó la presidencia de la República Dominicana en abril de 1965 tras la intentona “restauracionista”, sobre la que Fidel Castro se referiría en su discurso del primero de Mayo de 1965 con las siguientes palabras.

“¿Era una revolución socialista? ¡No! ¿Era una revolución comunista? ¡No! Era un movimiento constitucionalista, todo ello dentro de la filosofía y dentro de la concepción que los imperialistas yankis dicen defender. Por eso los hechos llevados a cabo por el gobierno de Estados Unidos chocan no ya solo contra las normas más elementales del derecho, sino chocan contra la propia filosofía, contra las propias ideas que los imperialistas dicen defender; simplemente por defender a los elementos más reaccionarios, a los elementos más derechistas, a los militares netamente gorilas, a los elementos netamente trujillistas de Santo Domingo.

El movimiento constitucionalista proclamaba el retorno de quien había sido elegido constitucionalmente presidente, el señor Juan Bosch. ¿Acaso Juan Bosch es, o ha sido alguna vez, comunista? ¡Nunca! El señor Juan Bosch no tiene que aclarar que él no es comunista, porque nadie ha tenido nunca a Juan Bosch por comunista. Claro que él hace esas aclaraciones a los imperialistas. ¡Bueno, allá él!, pero nosotros sabemos que Juan Bosch nunca ha sido, y posiblemente nunca será, comunista. Decimos esto, que posiblemente, porque quién sabe si después de todo lo que le han hecho algún día empieza a pensar de una manera distinta de la que piensa hoy.

¿Qué oficiales dirigían? Un oficial cuyo nombre hemos oído mentar por primera vez, llamado el coronel Caamaño; otro oficial se mencionaba como jefe de los constitucionalistas, Miguel Angel Ramírez. Miguel Angel Ramírez nunca ha sido comunista; incluso Miguel Angel Ramírez participó en Costa Rica, junto con Figueres, en aquella revuelta armada que llevó a Figueres al gobierno. Si mal no recuerdo, ese mismo Miguel Angel Ramírez participó en aquella revuelta, junto con Figueres. ¡¿Y quién puede decir que el señor José Figueres sea comunista?! “

Años después, el 3 de febrero de 1973,Camaño y unos pocos seguidores desembarcará en la playa caracoles al sur de Dominicana, con fin de iniciar un frente guerrillero contra el gobierno de Joaquín Balaguer, a quien Leonel presentó como un distinguido intelectual durante su charla. Trece días después del desembarco el 16 de febrero, las fuerzas armadas anunciaron la muerte de Caamaño junto a dos de sus compañeros.

De acuerdo al invitado del Instituto Latinoamericano, tras la muerte del Che en Bolivia, había pasado los tiempos de la lucha armada, pasando por alto que solo 5 años después de la muerte de Camaño, en la misma zona geográfica triunfaría por esa vía la revolución sandinista. Si en Santo Domingo, como en Bolivia, la guerrilla no triunfa buena responsabilidad tuvo de ello aquel que organizó la aventura, como testimonio en en libro “Memorias de un soldado cubano: Vida y muerte de la Revolución” de Dariel Alarcón Ramírez . En sus memorias “Benigno” nos cuentas como Camaño era retenido casi contra su voluntad por un Fidel Castro que sólo daba largas a la Revolución Dominicana. Hasta que por fin se decide la desafortunada expedición que Alarcón describe en los siguientes términos:

“Así es como en Febrero de 1972, los oficiales cubanos: el General Pascual Martínez, los hemanos Tony y Patricio de la Guardia, los compañeros Estebanel, Tenjido y yo mismo acompañamos hasta las proximidades de Santo Domingo al Coronel Francisco Caamaño Deño y sus hombres. Los dejamos a 8 kilómetros de la costa, frente al punto señalado donde debían desembarcar, y de allí continuaron hacia la costa en otro barquito. Según la información que se tenia de Piñeiro y sus oficiales, no había ningún militar en esa zona, exclusivamente poblada con campesinos bastante politizados. Pero cuando desembarcaron, resulta que la población en realidad estaba formada por dos tropas especiales dominicanas, a unos ocho kilómetros una de la otra. Y la guerrilla no duro ni un mes, por que prácticamente en el momento que desembarcaron ya fueron aniquilados. Ellos eran nueve, pero en el desembarco un primo hermano de Román, Claudio Caamaño, se extravió y quedaron en el monte ocho nada más. El primo hermano, al no encontrar contacto, fue a dar a la ciudad y se salvo. Siete murieron en el monte, incluso Francisco Caamaño, salvándose uno solo: Hamlet Herman, al que llamábamos Freddy.”

Por supuesto no hubo durante la charla el menor cuestionamiento de la responsabilidad cubana en la similar caída de Guevara y de Camaño, y mucho menos un desmentido a las afirmaciones de Alarcón. Y es que junto al mérito del hombre instruido, del intelectual, fueron apareciendo durante el conversatorio las contradicciones propias del político cuando hace de académico. Así lo veremos en el video de la charla cuando el mismo que exalta las virtudes del obrero del obrero frente al estudiante, le enmienda la plana a base de pura teoría a su madre que se queja de la desaparición de los empleos, o el niño que se sorprende de descubrir que Trujillo era un dictador aún no parece darse cuenta de que Fidel Castro, al quien se dirige como “presidente” también lo es. Y no es que esperemos que Leonel hubiera violando los protocolos diplomáticos acusando en Fidel Castro es su propia cara de cometer los males que un día quiso combatir cuando se incorporó a la expedición de Confites, o después cuando se alzó contra batista. Si no que ahora, cuando se actuaba en un plano académico esclareciera las condiciones que obligaban a tanta afabilidad con el autócrata cubano mientras condenaba a su colega dominicano.

Quizás sería pedir demasiado a Leonel, de su maestro lo aprendió. Para conocer el maniqueísmo y la superficialidad con la que Bosch interpretó el régimen de Castro basta con ojear su famosa obra  De Cristóbal Colón a Fidel Castro o los artículos dedicados a Cuba, que aparecen en el libro Miradas sobre nuestra América, compilación de textos políticos del dominicano, publicada en Ecuador, trabajos en los Bosch deja enanos a los voceros de Granma tanto a la hora de enaltecer a Fidel Castro como en la de arremeter contra los cubanos que por no soportar al dictador  se le oponen o deciden abandonar país, no importa que muchos de ellos fueran sus viejos amigos “auténticos”, a los que nunca devolvió el favor, incluso durante su breve período como presidente dominicano, un gesto de solidaridad con quienes le habían prestado el nombre a su partido,  ofreciéndoles por ejemplo refugio  y respaldo en tierra Dominicana. Con un acto de ese tipo Bosch no sólo le habría quitado a Estados Unido el monopolio del apoyo a los que luchaban por el retorno de la Constitución del 40 en Cuba -en cuya elaboración el mismo había participado de manera indirecta- sino que además le habría ayudado a librarse  de las sospechas que siempre le persiguieron, desde la consolidación del castrismo, las de querer implementar en su patria un proceso similar al que desembocó en el comunismo cubano. Desafortunadamente, en autor de “Judas Iscariote, el calumniado”, actuó como un Judas en relación al pueblo cubano que un día le acogió como a un hijo, es como si lo hubiese anticipado cuando escribía el ensayo donde intentaba justificar al discípulo de Jesucristo.

Leonel Fernández comenta, entre otras obras de Bosch su ensayo “Judas Iscariote, el calumniado”

En el segundo libro Bosch, al analizar los acontecimientos que tuvieron lugar en la Embajada del Perú en La Habana, en 1980,  Bosch se muestra particularmente insensible con  las motivaciones reales de quienes su amigo Fidel Castro etiquetará como “la escoria” la parte desesperada y humillada del pueblo cubano que participa en el éxodo del Mariel.

Analizando el discurso del primero de mayo del 1983, Bosch le devuelve a Fidel Castro el favor de haberle calicado ahí mismo como uno de los mas grandes intelectuales de América latina, justificando sus maniobras tras la crisis de la Embajada del Perú, como si fuera una jugada maestra y no un actomaquiavélico en el que lo que menos importaba era el destino destino de miles de ciudadanos cubanos usados como medio de presión contra el benévolo de Cárter, quien años mas tardes se convertira en el primer ex presidente norteamericano que visite a Cuba bajo el poder de los Castros.

“…A simple vista parece que una migración de setenta mil almas
es muy grande, pero cualquier guerra cuesta muchas más vidas, de
manera que si Fidel Castro consigue, al costo de setenta mil cubanos
que desertan del proceso revolucionario, lo que de acuerdo con las
conclusiones de su discurso del 1 de mayo está buscando, a Cuba
le saldrá barato alcanzar la victoria en lo que el propio Fidel calificó
como “una batalla de masas como jamás se había estado librando en
la historia de la Revolución”.
¿Qué es lo que busca él? Sentar a Jimmy Carter ante una mesa
de negociaciones en las que a cambio de que Cuba detenga el flujo
de personas que está enviando a Estados Unidos, el gobierno norteamericano
se comprometa a ponerle fin a la presencia de tropas,
buques y aviones militares en la base de Guantánamo, a que se levante
el bloqueo de la isla, medida que solo puede aceptarse cuando
se le aplica a un enemigo con el cual se lleva a cabo una guerra, y
que cesen los vuelos de aviones espías norteamericanos sobre el territorio
cubano.
Si para conseguir esos fines hay que sacrificar la ciudadanía de
setenta mil cubanos, o de cien mil, o de ciento cincuenta mil, la operación
sería poco costosa porque esas personas seguirían viviendo
y al perderlos a ellos Cuba ganaría mucho. Estados Unidos perdió
cincuenta mil vidas en Vietnam a cambio de nada que les dejara
beneficio material, histórico o político. Y en el caso de que no se
consigan esos tres fines, o siquiera uno de ellos, Cuba habrá salido
ganando por el solo hecho de que ha salido de setenta mil enemigos
de la Revolución…”Juan Bosch. ” Lo que se ve y lo que no se ve en un discurso de Fidel Castro”, Política: teoría y acción, año 1, No. 5, mayo 1980.

El  analista dominicano no dijo entonces ni una palabra sobre los crueles actos de repudio y el viacruxis en general por que que debieron pasar aquellos “enemigos de la revolución” que es como se consideraba a todo el que no entrara por el redil de la visión castrista del socialismo, esto por no hablar de uso y mal uso de los clinicas mentales y prisiones vaciadas de la noche a la mañana sin tomar encuentaa la salud mental o la gravedad de loscrímenes cometidoss por los internos. Con tal manera de pensar cualquiera creería que fue la Providencia y no la Cía la encargada de evitar que Juan Bosch pudiera gobernar en su tierra natal, su pueblo no merecía un presidente cuyo visión pragmática de la política rosaba lo desalmado.

De todos modos hay que reconocer que en su larga carrera intelectual y política Bosch fue algo más que un apologeta del Fidel Castro, fue un intelectual en toda la extensión de la palabra , un literato de los que Platón jamás habría dejado entrar en su república por ser de los degradan la verdad, pero literato al fi, que seguro hubiera dado mucho más de sí si se hubiera escuchado a si mismo cuando en su juventud se negó a entrar en la política por lo que de corrupta esta tiene, lo que no concedió a Trujillo, se lo otorgó a otros y por eso acabó en lo que acabó, como amigo de un tirano igual o peor que aquel colega dominicano al que se cargó la Cía, la misma compañía que nunca ha podido (o querido) eliminar a Fidel.
Por lo demás no cabe duda que mucho se pudo aprender en aquella velada, con un ex mandatario de La República Dominicana, algo que no se da todos los días, aquí comparto con usted sus palabras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: