No es cuestión de raza sino de Estado

23 Sep


 

 

 

No todos los policías son racistas“; así se titula un editorial publicado hoy por el periódico sueco Dagens Nyheter en el que se comentan las protestas en Charlotte en el estado de Carolina del Norte, desatadas después que el pasado martes, un hombre negro fuera muerto a tiros por la policía, según el periódico, “una pequeña parte de los manifestantes tienen la intención de luchar, tirar piedras y saquear tiendas” bonita forma de desacreditar la protesta identificando con ella la acción “oportunista” de la delincuencia. Lo que pierde de vista el editorial es que una vez más delincuencia es usada como arna contra la conciencia, lo que tiene que hacer un periodismo investigativo es exponer la forma en que la policía logra desatar la delincuencia en los momentos que le conviene parecer como una institución necesaria.

En la nota se nos informa que la  policía asegura que  Keith Scott, el hombre muerto por ella, se había negado soltar su arma mientras que la familia dice que él estaba esperando a su hijo, y que lo que guardaba en el bolsillo era un libro que estaba leyendo y no un arma de fuego.Las autoridades aseguran que encontraron ningún libro, y si un arma de fuego, mas si esto es verdad, no deberían negarse a publicar la  película del incidente, el cual por cierto no es el único, en el mismo editorial se narran eventos de similar perfil: el caso de la Policía de Tulsa, que disparó a un hombre negro, sin armas y a pesar de que tiene sus manos sobre su cabeza o el caso de Columbus donde  un gendarme, en ese caso blanco, mató a un asaltante de 13 años, negro  después de que este había tirado las armas de aire comprimido con que cometía sus fechorías.

DN cuestiona la naturaleza racial de estas muertes afirmando que  los casos son diferentes y testimonio a menudo apuntan en direcciones distintas. Para empezar, era negro el policía que disparó a Scott (como también lo es el jefe de la policía en Charlotte). En otro incidente famoso el de Ferguson en 2014,  los espectadores negros que dijeron que el muerto había atacado a la policía y no a la inversa.

Por supuesto. agrego yo,  no todos los policías son racistas, como tampoco todas sus víctimas son blancas. La diferencia entre una víctima de un color y la del otro es que cuando la policía mata injustamente a un blanco, nadie protesta. En cambio cuando la persona asesinada es negra se desatan lasa protestas como si fuese un caso mas de racismo, cuando en realidad se trata de otro ejemplo del terrorismo que mantiene permanentemente  el estado , sea de corte liberal o abiertamente totalitario, contra sus propios ciudadanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: