El maestro sueco de educación física teme tocar al alumno

1 Sep

Material de la oficina de empleo sueca invitando a estudiar la carrera de maestro de de edicación física.

El Canal 4 de la televisión en Suecia abordó en su revista noticiosa de esta mañana un interesante estudio, según éste los profesores de educación física en Suecia tienen miedo a tocar o mover a los estudiantes, pues pueden ser acusados de acoso sexual.

Por mi experiencia no solo son esos maestros sino también el del resto de las asignaturas los que padece de tales pavores. No es raro encontrar en los pasillos de una escuela sueca la situación en la que un maestro se niega a intervenir en una pelea entre alumnos por temor a terminar siendo acusado por los mismos camorristas, quienes saben que encontraran eco fácil de sus acusaciones no solo ante los tribunales, sino incluso en los periódicos a quienes les encanta publicar historias de supuestos pedagogos maltratadores. Y no hablemos ya del miedo que despierta en el maestro al alumno intocable que se niega a dejar el aula mientras boicotea la clase.

De lo que se hablaba en la televisión, con la presencia de uno de los educadores afectados que explicaba las necesidades que tienen de mover a los alumnos en las asignaturas deportivas, era de una investigación realizada por Marie Öhman de la Universidad de Örebro. El estudio también aparece reseñado en el primer número de este año (2015) de la revista de la asociación de profesores suecos de Educación física, allí se entrevista a la estudiosa, según la cual, el problema por ella investigado no es exclusivamente sueco. El pánico al tacto con el alumnado es algo común en países anglosajones como el Reino Unido, Australia y los EE.UU. En estas naciones se ha se ha vuelto casi imposible para los profesores y entrenador de tocar a los niños y jóvenes, lo que ha obligado a estos pedagogos a desarrollar la cultura del “no tocar”. En el Reino Unido, por ejemplo, las normas exigen a los maestros de natación no deben tener las manos bajo el agua cuando ayudan a los niños a aprender nadar, además de que se les prohíbe estar solos si han de hacerse cargo de un alumno que está lastimado y necesitan atención médica.

Evidentemente el problema que inevitablemente afecta no solo la formación física de los alumnos, sino también una sana relación con sus maestros, tiene un componente cultural que vinculado a las diferentes variantes de protestantismo y el modo en que esa versión del cristianismo retuerce las relaciones humanas, sustituyendo el necesario contacto físico y emocional entres las personas por un auténtico pánico hacia el otro. Mientras tanto allí se promueve una suerte de revolución sexual que sirve de caldo de cultivo para la violación y la pedofilia, mientras que los medios controlados por esos mismos países presenta a la Iglesia católica como la principal promotora de esos crímenes contra la integridad y el desarrollo de los jóvenes, señalando en ella lo que suelen callar cuando tienen lugar los internados públicos o privados a donde cada vez son llevados más niños.

Pronto escribiré nuevamente sobre estos sitios en Suecia, en donde, muchas veces contra su voluntad, son ingresados chicos y chicas que han arrancados de su familia con razón o sin ella por el Estado, y donde los no faltan ejemplos de “la mala educación”. Son esos lugares cuyos empleados deberían practicar la cultura del “no tocar” y de paso estar en la mirilla de los medios, las leyes y los investigadores, tanto o más que curas y profesores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: