De la caña en conserva como sugerencia para la pequeña empresa cubana

27 Jul

Foto: Carlos M. Estefanía

Recuerdo el día en que siendo un niño mi padre trajo a mi casa un mazo de cañas y como una vez pelada la planta aprendí a mascarlas convirtiendo mi dentadura infantil en una especie de guarapera anatómica.
Hacía años que no probaba un pedazo de Saccharum officinarum, hasta que el otro día, en un supermercado de Miami, descubrí la dulce poácea en conserva.

Provenía de Guatemala, en el frasco puede leerse su contenido: caña de azúcar, agua, ácido cítrico y benzoato de sodio 0,1% como conservante. Creo que el azúcar estaría de más, salvo que se le contemple como un recurso para competir con el resto de jugos y conservas de frutas que existen en el mercado, a las cuales, no importa lo dulzura natural del producto, se le agrega ese terrible aditivo que es el C12H22O11.

Foto: Carlos M. Estefanía

He probando los trocitos de caña y regresado por un momento a los dulces momentos de la infancia, no me ocurrió como con las conservas de guarapo que como suma curiosidad compre en negocios suecos de productos chinos. En Cuba se decía que no era posible conservar el guarapo y parece que era verdad, porque lo que probé al abrir las conservas me sabía mas bien a azúcar prieta disuelta en agua. Muy diferente fue la sensación al probar la caña guatemalteca. No digo que el placer sea universal, a mi mujer no le ha gustado tanto, pero ya sabemos para gusto se han hecho los colores y por supuesto los sabores.

De cualquier modo mientras saboreaba el producto no podía dejar de pensar en los nuevos empresarios cubanos nacidos en el contexto de la NEP raulista, cuan fácil sería al emprendedor cubano abastecer de cañas en conserva al poblador urbano, pero mejorando la idea de los guatemaltecos, evitando el azúcar adicional así como buscando un sustituto, si es natural mejor. para el controvertido benzoato de sodio, sustancia que, según el investigador Peter W Piper, provoca un fuerte proceso de envejecimiento. puede desencadenar cirrosis hepáticas y enfermedades degenerativas como el mal de Parkinson.

Así pues, antes de lanzar su oferta de caña en conserva, mejoramdo así el desabastecido mercado urbano de la isla, los cubanos deberán experimentar, tal vez con miel, por ejemplo hasta conseguir un producto aun mas saludable que el que acabo de encontrar en La Florida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: