El hombre que dijo no a la marihuana en Cuba V

20 Jul

La homosexualidad como modelo

Cuba descarta la legalización de marihuana“, el titular que recorrió el mundo a fines de junio pasado, bien pudiera ser sustituido por su contrario en un futuro no muy lejano, sobretodo si tomamos en cuenta la asombrosa adaptabilidad al medio que le rodea que tiene el Castrismo en su etapa rauliana.

Tomemos como ejemplo el caso de la homosexualidad, cuyo tratamiento médico y jurídico, ha evolucionado en Cuba, de manera muy similar a la del resto del mundo occidental. Lo que ayer estuvo prohibido, no sólo por motivos morales, sino incluso desde el punto de vista de la salud mental, mañana puede ser legal; así puede pasar con la venta y consumo de la marihuana en la isla.

Para entender mejor esta comparación debemos apartarnos del cliché que nos presenta al castrismo como un régimen particularmente homófobo, sin mas parangón en el mundo que los modelos en que se inspiró, es decir los totalitarismos de corte comunista o fascista.

Al margen de la utilidad política que han tenido para el anticastrismo las escenas de homosexuales desacreditados, arrestados e internados en “campos de reeducación” como los de la UMAP por las autoridades cubanas, hay que reconocer que la llevada y traída homofobia del castrismo no se diferenciaba esencialmente de la que practicaba no hace tanto en países de rancio pedigrí democrático,  como son los anglosajones, los mismos que hoy en días están en la vanguardia en la legalización por no hablar de exaltación de la homosexualidad en cualquier parte del mundo.

Comencemos con Estados Unidos. Las historias que nos hablan de la persecución de homosexuales como el escritor Virgilio Piñera en la Cuba de los sesentas, no se diferencian mucho de aquellas que nos cuentan tuvieron lugar en el tolerante” barrio neoyorquino de Greenwich Village, hasta la madrugada del 28 de junio de 1969, en que estallan los famosos disturbios de Stonewall. El nombre le viene del pub dode se inició la revuelta, toda una leyenda en el imaginario del movimiento gay.

En el caso de Inglaterra, paradigma y exportadora de la democracia liberal, cuyas ley de sodomía, heredera del Acta de Bujarronería Vaya nombrecito!) entrada en vigor en 1534 , sirvió para procesar en distintas épocas a figuras tan relevantes como el escritor Oscar Wilde o el matemático Alan Turing, sin importar los méritos literarios del primero, ni que el segundo descifrara el código secreto de los nazis, hecho que sería determinante en la victoria aliada durante la segunda guerra mundial, según la tesis popularizada por la película The imitation game.

Dicha ley fue reformada por el Parlamento del Reino Unido en 1967 pero solo en el aspecto referido a los actos homosexuales consensuales y en privado, un año antes que se cerraran en Cuba las llamadas Unidades Militares de Ayuda a la Producción, en las cuales el régimen intentaba reformar aquella parte de la juventud que no de adaptaba a su modelo de hombre nuevo, dentro de ella los homosexuales. Probablemente el castigo de los homosexuales ingleses estaría mejor regulado legalmente, pero lo mismo podrían aducir los nazis que actuando bajo las leyes imperantes llenaron los campos de concentración de personas que hoy consideramos inocentes.

En el caso de Escocia, parte del Reino Unido las leyes que penalizaban la homosexualidad siguieron vigentes hasta el año 1979, el mismo en que se legaliza la homosexualidad en Cuba, con lo que la isla se anticipa a los Propios Estados Unidos, donde no será hasta el 2003 que el tribunal suprema definitivamente las leyes de sodomía que todavía permanecían vigentes en diferentes zonas de la Unión.

Así vemos que, muy acorde con las corrientes imperantes en el mundo, Cuba ha pasado de un extremo al otro, de la tolerancia cero con cualquier desviación sexual a la aceptación primero y a la promoción después por fines políticos o turísticos de practicas asociadas con la homosexualidad, como suelen ser los espectáculos de travestis, la cirugía de reasignación de sexo o el cambio legal de género.



El próximo paso ya está a la vista, es el del matrimonio de personas del mismo sexo digo, si no reconocemos como tal el que se dió en agosto de 2011 entre un hombre homosexual y otro transexual.

La causa cuenta como abogada, no sólo a la blogera independiete Yoani Sánchez, presente el la boda antes mencionada,sino también, nada más y nadamenos que a la hija del propio mandatario, Mariela Castro, con todo lo que de respaldo del poder que ello implica.

La presidenta del Centro Nacional de Educación Sexual, poco a poco va desbrozando la resistencia del viejo orden heteronormativo, con el sueño vestir con los colores del arco iris el Palacio de la Revolución, al estilo de lo que pasó con la Casa Blanca Estados cuando festejó, teñida con el emblema Gay, la decisión de la Corte Suprema de imponer el casamiento homosexual a todo el país.

Hoy Mariela Castro, quien esta muy bien vista desde el exterior, apenas encuentra resistencia en el interior cuando en su tarea de exaltación de homosexualidad, por un lado las iglesias están demasiando ocupadas en afianzar los espacios que les está otorgando el Estado, por otro lado la oposición, lo mismo de izquierda o de derecha, parece mas interesada en alzar la bandera arco iris que en bajarla y si algo critica a Mariela es por no considerarla lo suficientemente radical en su campaña homosexualista. Ahí tenemos el programa digital contestatario Cambio de Bola, del 19 de julio pasado, donde Gorki Águila, cantante de la banda Porno para Ricardo, y el periodista independiente Camilo Ernesto Olivera, preguntaban a la hija de Raúl Castro si cuando abogaba por el matrimonio homosexual era sólo para revolucionarios. Evidentemente el llamado matrimonio igualitario tiene buena prensa lo mismo en el gobierno que en la disidencia.

Por el momento hay que reconocer que los defensores internacionales de la droga no han podido abrirse paso en Cuba con la misma celeridad que lo están haciendo sectores que, al margen de lo variopinto que se nos presentan en lo político, responden a una misma agenda global que intenta promover en la población cubana, como ya ha hecho en otras partes del planeta, de practicas heróticas no reproductivas, que aceleren aún más de lo que ya está la caída en picada de la tasa de natalidad en la Isla.

Todo esto va mucho mas allá de conseguir el respaldo de activistas del movimiento homo feminista internacional, al estilos de los miembros de Código Pink cuyos paraguas rosados en los que se deletreaba “CUBA”, y carteles antiembargo intentaban opacar las protestas anticastristas realizadas el   lunes 20 de julio de 2015 durante la inauguración de la  embajada de Cuba  en Washington, DC, Estados Unidos.

Foto CODEPINK (@codepink) | Twitter

Por cierto se trata de la misma organización cuya fundadora, Medea Benjamin no paraba de interrumpir a Obama con preguntas sobre el cierre de la base de Guantánamo durante una intervensión del presidente norteamericano abordando la lucha contra el terrorismo en mayo del 2013.

En febrero del 2014 Código Pink bloqueará la Embajada de Rusia para protestar por la supuesta represión de Putin contra los homosexuales de su país.

Pero volvamos a lo nuestro, indagando sobre el verdadero Leitmotiv de que en mayo de 2007, la sobrina de Fidel Castro encabezara una comparsa para celebrar orgullo gay, de su organización recibiera entre otros muchos fondos los $230,000, que le otorgara Noruega, según declarara John Petter Opdahl, en embajador homosexual asignado a La Habana por el país escandinavo, que la Asamblea Nacional aprobara nuevo código laboral que ofrece al antiguamente denominado desviado sexual, la protección que niega al todavía calificado como desviado ideológico, que José Agustín Hernández, un transgénero conocido como Adela, no se haya topado con el veto de los “factores” del aparato que tutela las elecciones del Poder Popular, para ser elegido como delegado a la Asamblea Municipal en la localidad de Caibarién, provincia de Villa Clara, en un experimento político que nunca se haría con un opositor y al que se le ha dado el máximo eco en la prensa nacional e internacional.

De cualquier modo es importante reflexionar sobre que es lo que hace que desde 2010 -año en que Fidel Castro reconoce en una entrevista aparecida el 10 de agosto en La Jornada su responsabilidad en la persecución de los homosexuales– el gobierno cubano, haya comenzado a votar a favor de resoluciones que apoyan los derechos de ese tipo de personas en Naciones Unidas, rompiendo así las alianzas que mantenía en el asunto de frenar la propaganda honosexal con países de la Antigua Unión Soviética, África, Medio Oriente y el Caribe. Y todo esto lo ha hecho la dirigencia cubana  coqueteando al mismo tiempo, cual  Meretriz de Babilonia, con los líderes de religiones, las cuales en medio de sus profundas diferencias comparten un rechazo teologico al homosexualidad, hablo de la gran variedad de representantes del judaísmo, el catolicismo, el cristianismo ortodoxo  las sectas protestantes el islamismo en sus dos vertientes, la shia con los que el gobierno de la Isla suele consechar no pocos éxitos.

Así pues no nos extrañemos si mañana, en Cuba, pasa con los defensores de la marihuana lo mismo que hoy sucede con los alabarderos oficiales de la homosexualidad, quienes para su labor cuenta con la ayuda del aparato adoctrinador del estado, películas, series y programas televisivos, libios, artículos obras de arte.

Por si fuera poco la agenda gay para Cuba ya tiene a sus pies el sistema educativo como medio de transmisión de valores y por su fuera poco dispone con los servicios médicos que trabajan con la salud mental, los cuales que como en todos lados siempre están al servicio del Estado, aunque la cosa sea más evidente en los sistemas como el cubano.

Para ese entonces, si la promoción de la marihuana así lo requiere, el régimen sabrá sacarse de la manga el mariguanero ejemplar, el necesario sobreviviente de los tiempos duros de hoy, como lo es con respecto a los de ayer el flamante revolucionario homosexual, el aporte más genuino del raulismo a la teoría y la practica de la construcción del socialismo.

Este cambio de “Palo pa rumba”, no obedece ni al respeto por la diversidad (en tanto se excluye la de ideas politicas, ni al reconocimiento de un supuesto avance de las ciencias en el terreno de la sexualidad humana, ni al respeto del las libertades de los ciudadanos y mucho menos a una victoria del “amor” como suele declarar los activistas gay que defienden el matrimonio homosexual. Todo esto responde a fines políticos mucho más mezquinos, y que al final son los mismos que intentan introducir en el país, como ya lo han conseguido en otros naciones, la condescendencia con mariguanuismo.

De lo que se trata con la legalización y extensión de la homosexualidad en Cuba es de adecuarse a la filosofía neomaltusiana por la que rige desde hace décadas la ONU,organización que por décadas ha encontrado en Cuba un país digno de avalar, aunque la mayoría de las estadísticas sobre sus logros sociales provengan de centros investigativos controlados por el mismo Estado. Es la misma organización que al tiempo que se muestra impotente para frenar guerras, enfermedades y hambrunas, desarrolla infinitud de programas encaminados a reducir el crecimiento poblacional y dentro de los cuales la promoción de la ideología de genero y LGTB funciona como más como un medio de esterilización social, que como instrumento encaminado a igualar a los seres humanos por encima de su diferenciaas de sexos y formas de obtener orgarmo.

Mientras que el gobierno cubano se adapte a esta agenda podrá seguirse contando entre los clientes mejor avalados y favorecidos por Naciones Unidas, la cual pasará por alto sus evidentes violaciones en el terreno de los derechos humanos y la participación ciudadana en la gobernación del país.

En resumen, que en la medida que Cuba se siga  abriendo  al mundo, nada nos garantiza que en un futuro cercano los discípulos contemporáneos de Malthus no puedan conseguir con la marihuana objetivos muy parecidos a los que ya han logrado en la isla, casi desde principios del mismo proceso revolucionario, con el respaldo de la ONU y la colaboración del Estado, Me refiero a los resultados de esa  reprogramación de la conducta sexual de la población cubana que ha terminado por integrar el factor homosexual. Viendo los resultados y a quienes benefician o perjudican, resulta dificil creer que se tratase de un fenómenos espontáneo, por el contrario ha sido diseñado con fines contraceptivos; los mismos que tendría la aceptación de una droga, sabiendo de antemano que miles de hombres y mujeres bajo sus efectos se verán imposibilitados – como  ya lo están ya quienes hacen de la promiscuidad o de la  homosexualidad identidades  naturales e inamovibles-, para crear y sostener una familia de tipo tradicional, que es la mejor herramienta inventada, no precisamente Dios, para concebir, proteger y educar la nuestros  hijos, en otras palabras, que tiene la humanidad para crecer y multiplicarse.

4 comentarios to “El hombre que dijo no a la marihuana en Cuba V”

  1. Juan Alborná Salado 23 julio 2015 a 9:37 PM #

    ¡¡Estefanía: Felicidades!! Muy bueno tu trabajo sobre “El hombre que dijo no a la marihuana en Cuba”. Lleno de datos y de lógicas, empíricas o no, o sea, de uno o varios razonamientos aplastantes sobre la manipulación, yo diría política, del elemento Cannabis en una sociedad autodestructiva por la imposición de un código de vida que a algunos quizás gusté pero que siempre ha sido impuesto. ¿Gusta la “felicidad” impuesta? Creo que a nadie. Yo tengo mi propio sentir de la felicidad. No me impongan lo que otros sienten o consideran. Es como el gobierno de Batista: el pueblo temía más a los cuerpos represivos que al sistema social/económico; comparado con el gobierno comunista de Cuba: se teme más al sistema social/económico que a los cuerpos represivos. (Y han hecho horrores).

  2. alborna 22 julio 2015 a 9:14 PM #

    Gracias al amigo Estefanía por dar a conocer mi último libro, una novela detectivesca titulada SCOTLAND YARD EN ACCIÓN: CRIMEN EN MAYFAIR,
    y por CUBA NUESTRA, tan lleno de crónicas detalladas y de opiniones de viejos y nuevos compañeros en el ya veterano camino en busca de una Cuba democrática.
    Juan Alborná Salado

  3. alborna 20 julio 2015 a 11:44 PM #

    Amigo Carlos Manuel Estefanía Aulet: Acabo de publicar una novela detectivesca con BUBOK en España. Si me le dieras divulgación te lo agradecería. El enlace es http://www.bubok.es/libros/240458/SCOTLAND-YARD-EN-ACCION-CRIMEN-EN-MAYFAIR Abrazos periodísticos y literarios, Juan Alborná Salado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: