El hombre que dijo no a la marihuana en Cuba (I)

1 Jul


Foto publicada en Granma de Ricardo A. González Menéndez, consultante del servicio de atención integral a las adicciones del Hospital Psiquiátrico de La Habana y presidente de la Comisión Nacional de Ética Médica

He conocido casos de jóvenes, quienes tras experimentar con la marihuana terminaron en enloquecidos, una tragedia que se profundiza cuando los sistemas de salud que echan de los hispitales a estos enfermos enmascarando el crimen con el discurso de una orientación de la antisiquiatría a la que sólo parece preocuparle el hecho de que se trate al enfermo contra su voluntad, pasando por alto que se trata de pacientes que están fuera de sus cabales.

Por supuesto existe otra dimensión de la crítica en el área de salud mental, que considero mucho más responsable y objetiva, es la que denuncia la conexión que se da entre drogas (legales o ilegales) y enfermedades mentales, lo que pone de manifiesto no solo lo nefasto de las mafias dedicadas al narcotráfico, sino incluso los peligrosas que pueden ser esas respetables y poderosas compañías farmacéuticas, capaces de influir tanto en la política de una nación en la formación y práctica de sus profesionales de la salud, esto por no hablar de los recursos que invierten en campanas publicitarias ha veces encubiertas como ciencia o culturas y cuyo objetivo es el hacer que la salud del paciente deje de convertirse en fin para transformarse en medio de lucro.

Un ejemplo de la “antipsiquiatría” buena lo tenemos en los trabajos del laureado periodista científico norteamericano Robert Whitaker, cuyo libro “Anatomy of an Epidemic” (Anatomía de una epidemia) galardonado en el 2010, del premio al mejor periodismo investigativo, reconocimiento que otorga la organización de Reporteros y Editores de Investigación conocida por sus siglas en inglés de IRE (http://www.ire.org/); como modesta contribución a la difusión de esta obra más allá del mundo anglosajón la he reseñado en el blog El hombre de Cuba Nuestra.

Desde esa misma palestra e inspirado por lo que decía en el primer párrafo vengo desarrollando desde algún tiempo mi campaña personal contra un mal universal, el de la promoción a través de las industrias culturales, primero y la despenalización luego del hábito de consumir marihuana, lo he hecho buscando las evidencias provenientes del campo científico, sobre las consecuencias nefastas de la droga para la mente humana. En medio de la batalla he encontrado un aliado donde menos lo esperaba; ha sido en la figura de Ricardo González Menéndez, especialista de segundo grado en Psiquiatría, jefe del Servicio de Adicciones del Hospital Psiquiátrico de La Habana y presidente de la Comisión Nacional de Ética Médica en Cuba.

El 7 de diciembre de 1987 fue aprobada por la ONU la resolución 42/112, que de conformidad con recomendaciones de la Conferencia Internacional sobre el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas establecía el 26 de junio de cada año como el Día Internacional de la lucha contra el uso indebido y el tráfico ilícito de drogas. Eran otros tiempos y todavía se valoraba la determinación de construir una sociedad internacional libre del abuso de (lo de abuso me parece un eufemismo) de drogas.

Desgraciadamente la cosa ha cambiando con el tiempo, hoy lo políticamente correcto parece ser abogar por la despenalización de la droga en nombre de las libertades individuales, como hace cada uno por su lado el intelectual y ex vicepresidente sandinista Sergio Ramírez Mercado que la nueva estrellita del liberalismo hispanoamericano, la politóloga guatemalteco cubana Gloria Álvarez, las justificaciones son diversas, en uno se trata de acabar con el crimen organizado en la otra de defender los sagrados derechos de la libertad individual, incluso para el suicidio.

Entonces habrá que reconocerse que defensa del consumo de la marihuana, obedece a algo más que a un dogma liberal y que su defensa cuenta con amplio arraigo no sólo en las mas que comercializadas industrias del entretenimiento, sino también en lo que se ha dado en llamar cultura de izquierda, quizás porque fuese ella la mejor manera de destruir tanto la familia burguesa como la disciplina de las clases subordinadas sacando de ambas la materia humana necesaria para elaborar esa cosa tan peligrosa y temeraria que es la guerrilla urbana o rural entre otras herramientas de desestabilización social.

No es de extrañar que fuera bajo la presidencia del extupamaro José Mujica, el Uruguay se convirtiese el 10 de diciembre de 2013 en el primer país del mundo en legalizar plenamente la venta y el cultivo de la marihuana. Todo ello con el respaldo de figuras y sectores internacionales en ningún caso asociables a con la izquierda como pueden ser el premio Nobel de literatura Mario Vargas Llosa, George Soros, el expresidente Vicente Fox o la revista Monocle.

El caso es que si bien los tiempos están cambiando al menos nos queda como rezago del pasado la jornada del 26 de junio como día internacional contra la droga, veremos los que nos dura, en cualquier caso ha sido con motivo de esta fecha, así como del inexplicable debate en torno a la legalización la droga ilícita más consumida en el mundo, que la periodista Lisandra Fariñas ha entrevistado al doctor González Menéndez para que hable de los efectos de la marihuana.

La entrevista apareció en Granma el pasado 25 de junio de bajo el título de “Conoce el mundo antes de darte a él” y ha servido de fuente a diversos medios internacionales, incluidos los del exilio cubano en Estados Unidos para informar que Cuba descarta legalizar la marihuana. La noticia no es mala, pero lo mejor de ese artículo es la contundente argumentación que ofrece el especialista sobre esos catastróficos efectos de la mariguana, de los cuales, ciertamente, cada vez se habla menos en los medios establecidos del mundo “noroccidental” al que pertenecemos.

Ha tenido que ser pues un medio subordinado a un partido único, con una filosofía que de científica solo tiene el nombre, el que nos venga a contar la verdad sobre las terribles consecuencias del consumo popular del cannabis en sus diferentes formas, cosas de la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: