Tres días para recibir ex pacientes de psiquiatría: ¿qué hay detrás?

6 Mar

Servicio de Urgencias de Psiquiatría en el Hospital St. Göran en Estocolmo. Foto: Björn Larsson Ceniza / SvD / TT, publicada en la página de Ekot

Según un reportaje transmitido a las 00 horas de ayer, 5 de marzo de 2015, por el programa Ekot del canal P1, de la radio pública sueca, tendrán que reducirse a 3 los 30 días que se toman los municipios en recibir enfermos mentales dados de alta en los hospitales.

Es el resultado de una nueva ley abalada por una investigación de un año. Según el estudio existe una clara diferencia la manera en que los municipios atienden a los pacientes psiquiátricos dados de alta en relación a otros enfermos; mientras que a los segundos de les tramita una vivienda en siete jornadas, la atención de los segundos puede llevar has 30 días laborales más los festivos.

Anders Berntsson, quien es Director de un centro de psiquiatría de adultos en Estocolmo, afirma en el reportaje que la propuesta es buena, pero no ve algunos riesgos, por ejemplo que la nueva ley estimule a dar de alta a los pacientes antes de tiempo, dada la desesperación que genera la falta de camas en los hospitales.

Jimmie Trevett quien es Presidente de RSMH, Asociación Nacional de salud Mental y Social, es más directo y subraya que el mal ( que parece no importar a los investigadores) es un hecho; los pacientes son dados de alta demasiado rápido cuando hay una falta de espacio en los pabellones psiquiátricos agudos, de ese modo denuncia el hecho bochornoso de que los hospitales suecos están bajo presión para expedir paciente con síntomas severos, mandándolos a con sus tabletas a una casa donde van a sentirse mal.

En mi opinión de lo que se trata con esta ley, más que de favorecer el trato igual de los pacientes (no hay mayor desigualdad que la de tratar por igual a los desiguales), es logran que Suecia se adapte mejor de lo que está dictado en esa agenda internacional empeñada en dejar a los enfermos mentales a su suerte, que una forma muy sutil de empujarlos a la muerte. Así pues, si hay que elegir entre la situación actual donde pacientes “sanados” siguen viviendo en hospitales y la que está por venir, con más enfermos en casa, sin lugar a duda y por el bien del enfermo lo de ahora es algo mejor, que la nueva ley va a destrozar.

En cuanto a los municipios, no creo que les mueva presamente la conmiseración, estos actúan de la forma en que más les convienes, no quieren dementes (supuestamente curados), como no quieren extranjeros que son los que tienen menos posibilidades de ganarse sus sustento y pagar impuesto, más cuando saben que a los enfermos mentales se les suelta con más ligereza de la debida, en virtud de un mal que no es solo de Suecia; un proyecto que viene de lejos sedimentados por las campañas antisiquiatricas que tanto desde la política, las “ciencias” (médicas o sociales) como las industrias culturales -recordar películas como “Alguien voló sobre el nido del cuco” (1975) o “Frances” (1982)- manipularon los abusos reales cometidos con los enfermos mentales, no para solucionar el problema, digamos con un mejor control social de lo que pasa en los hospitales, sino para empeorarlo colocando en la calle y a expensas de una policía que primero dispara y luego pregunta (sin que pase nada) el destino de miles de enfermos cuya particularidad radica precisamente en no poder controlar sus propias vidas, enfermos que en su mayoría no cuentan no con aquella protección que les ofrecía, la especie en extinción que es la familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: