¡Es la policía, estúpido!

6 Dic

Entre los titulares más recientes del periódico digital Democracy Now, que dirige la periodista Amy Goodman, aparecen los siguientes: Miles de personas gritan ‘No puedo respirar’ en las protestas por el fallo de Eric Garner y Policía de Phoenix dispara mortalmente a un afro estadounidense desarmado tras confundir frasco de pastillas con un arma.

Resulta que en Nueva York, la gente lleva dos noches protestando porque no se va a imputar al policía, “caucásico” (subrayan los editores), que mató a Eric Garner; un hombre negro que murió después de que el policía le aplicara una llave de estrangulamiento prohibida y a pesar de haber alertado a su captor, al menos once veces, que no podía respirar. Lo que pasó en Phoenix, Arizona, fue que un policía, también “caucásico” (destacan los de Democracy) mató a otro afroamericano desarmado, un tal Rumain Brisbon, con el argumento de que tenía arma en su bolsillo, que resultó ser un frasco de pastillas.

Se sigue centralizando el problema de la impunidad de la policía en el asunto racial, cuando la situación es mucho más grave que el sometimiento de una minoría étnica. A lo que estamos asistiendo es al papel de control del crecimiento poblacional que le toca jugar a la policía, lo mismo en Estados Unidos que en América Latina, en particular allí donde ha sido desechada la pena capital.

No es que neguemos la objetiva discriminación de la que han sido y siguen siendo los negros, tanto arriba como abajo en el Nuevo Mundo, por el contrario, ha sido gracias que existe una sensibilidad y sobretodo los mecanismo de defensa social que dan una visibilidad a estos asesinatos, incluso a nivel internacional, que no existiría si las víctimas hubieran sido blancos.

Frente a ello, los “blancos” tendrán varias opciones: sumarse por solidaridad o paternalismo a las demostraciones, apartarse de ellas por simple indiferencia (el tema no va con rostros) o condenarla creyendo que debilitan la autoridad de quienes creen que les protegen de una delincuencia, que el mismo sistema ha construido como fundamentalmente negra. De lo que no tendrá conciencia será de lo mucho que le va en estas protestas: mañana cuando el mismo policía se hace la vista gorda frente al tráfico de drogas, no hablemos ya del estado que legaliza su difusión y ejecute sin más ni más al joven caucásico drogado por estar dando guerra en la vía pública, entonces nadie saldrá a protestar en póstuma defensa, y por tanto no habrá tema para la prensa, como tampoco lo habrá, mas allá de la pequeña esquela (con suerte), si el policía que realiza la tropelía contra un ciudadano negro tiene su mismo color.

Divide y vencerás, es la eterna máxima del poder, a la que están contribuyendo con sus enfoques los medios “infomrmativos”, incluidos los “alternativos” o de izquierda como Democracy Now que hace hincapié en el tema racial, intentando estupidizar a la masa, multiplicando los idiotas, incapaces de que no se trata de una simple lucha entre humanos negroides y caucásicos. El problema es otro y ataña a los todos los ciudadanos, sean negros, amarillos, blancos o cobrizos, el problema no es racial, el problema es en esencia la institución policial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: