Un libro para curar el pánico ambiental del presidente Obama

23 Jun

Portada del libro ” El Reloj del Juicio Final, y el mito del hundimiento constante de la tierra” escrito por Svenolof Karlsson, Jacob Nosdangård y Marian Radetzki con introducción de Hans Bergström,

Los fines de semana sostengo una charla sobre temas de actualidad con el corresponsal de Cuba Nuestra en Francia, Félix José Hernández. La conversación luego es colgada en ivoox, o convertida en banda sonora con un video ilustrado con fotos de Estocolmo y Francia que publicamos en nuestro canal de YouTube.

Si revisa el último de estos intercambios, el correspondiente al 21 de junio de 2014, verá que le he prometido a Félix José, responder las recientes declaraciones hecha por Obama sobre el tema de los cambios climáticos.

Resulta que la semana pasada el presidente Barack Obama dio su discurso a los graduados de la Universidad de California, llamando a los jóvenes a combatir el cambio climático “antes de que sea demasiado tarde”, donde prometió un fondo de de $1,000 millones de dólares para las comunidades que se han visto afectadas por los desastres naturales.

Obama comparó a los que no creen en el cambio climático con quienes afirman que la luna está hecha de queso y arremetió contra los miembros en el Congreso que rechazan “automáticamente” las evidencias científicas del cambio climático, ilustrando la materialización de las profecía con el más puro estilo de los predicadores religiosos, con los desastres que de los que tenemos noticia día a día como sequías, incendios, tormentas o inundaciones , que él, considera en aumento y ” relacionados” y en proceso del clima, como se van a “recrudecer” y el costo de su impacto va a ser mayor.

Y ya que hablamos de queso, creo que es a Obama la que se la han dado, con ese derivado lácteo, para usar una frase muy común entre los españoles. Y ya que quiere argumentos científicos que demuestre lo equivocado de estas visiones apocalípticas, debería hacerse traducir un libro aparecido el año pasado en Suecia, bajo el título de “Domedags Klockan och myten om jordens ständiga undergångn”, algo que podríamos traducir como El Reloj del Juicio Final, y el mito del hundimiento constante de la tierra.

La obra parece tomarle el nombre al El Reloj del Apocalipsis, también llamado “el Juicio Final”, que es el reloj simbólico, mantenido desde 1947 por la junta directiva del Bolletin of Atomic Scientists (Boletín de Científicos Atómicos) de la Universidad de Chicago (EEUU), en espera de una “medianoche”, donde la humanidad será destruida por el desarrollo científico y sus consecuencias, ya sea en forma de guerra nuclear global o en forma de catástrofes medioambientales.

De lo que se trata en este libro, escrito por los investigadores Svenolof Karlsson, Jacob Nosdangård, Marian Radetzki con introducción de Hans Bergström, es, de descubrir el origen real de estos y otros agoreros, que parecen haber convencido a Obama y sobretodo, de dónde sale el su dinero que financia sus cuentos.

Para ello se ha aplicado un equipo que nada tiene de improvisado: Jacob Nordangård, es PhD en la asignatura de Tecnología y Cambio Social, y trabaja como profesor en la Universidad de Linköping. Marian Radetzki, es profesor en la Universidad de Luleå en la materia de economía de recursos naturales como una especialidad. Sven-Olof Karlsson estudio filosofía en la Academia Fino-sueca de Åbo, es periodista y autor de unos 25 libros en los que ha abordado entre otros temas el desarrollo tecnológico y la historia de la producción de alimentos, mientras que Hans Bergström, ha sido editor de uno de los más importantes diarios de Suecia, el Dagens Nyheter , editor responsable del periódico Nerikes Allehanda y se desempeña como docente en la materia de ciencias políticas en la Universidad de Gotemburgo, y pertenece a la directiva de la Academia Sueca de Ciencia e ingeniería,

Se trata de un libro de ruptura en un medio como el sueco donde el “consenso” sobre el cambio climático adquiere visos de censura contra todo el que ponga en duda los mitos del hundimiento de la tierra como consecuencia de la acción de los hombres sobre el medioambiente.

Lo bueno que tiene la obra es que no se queda en la simple contra argumentación científica sino que desenmascara el entramado político, mediático e ideológico con el se sostiene las tesis defendidas por Obama en sus discurso ecoalarmista a los estudiantes.

Los investigadores demuestran de manera contundente como los datos objetivos sobre los cambios climáticos ha sido convertidos es tabúes, siendo los cambios climáticos fenómenos naturales y rutinarios a los largo de los millones de años en los que ha existido nuestro planeta, y de cómo el medio ambiente no está necesariamente reñido con el crecimiento económico y el desarrollo, aunque pueda existir casos excepcionales en los que la actividad humana le haga daño al segundo.

El libro desenmascara el rol jugado por diferentes actores como el Bolletin of Atomic Scientists y el Club de Roma en la visión tenebrosa que hoy impera sobre la cuestión climática. En relación al Club de Roma, señala no sólo la ideología autoritaria por la que se rige, sino su vinculación a poderosos intereses internacionales que con el cruento del cambio climático intentan imponernos un gobierno mundial.

Un aspecto particularmente interesante es aquel que nos demuestra el modo en que surgen y financian grupos ambientalistas como Greenpeace, cuyo fundador Patrick More intento enfrentar el fundamentalismo contra el uso del cloro que estaban imponiendo una membresía politizada, sin la menos formación científica, que ha terminado usando contra su persona las mismas técnicas usadas por el estalinismo para desaparecer de la historia aquellas figuras históricas del bolchevismo, caídas en desgracia.

Entre los numerosos datos que se nos ofrece en la obra, vale destacar los recuadros que aparecen en entre las páginas 72 y 73, donde se exponen claramente quienes son los actores y redes que sostienen el pánico climático así como la evolución que ha tenido la cuestión desde el año 1896, en que Henri Bequerel descubre la radio actividad y Svante Arrhenious, uno de los introductores de la eugenesia en Suecia, lanza la teoría de que el aumento del CO2 en la atmósfera haría subir la temperatura del planeta hasta su proyección para el año 2020 cuando se haya implementado plenamente el Protocolo de Kioto sobre el cambio climático para la reducción de los gases que según se creen provocan el calentamiento global: dióxido de carbono (CO2), gas metano (CH4) y óxido nitroso (N2O), además de gases industriales como el hidrofluorocarburos (HFC), perfluorocarbonos (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6).

Se trata de una medida absurda en tanto sin comprender todas las variables del efecto invernadero y que olvida absorción de los rayos infrarrojos que venía del sol, por estos gases disueltos en la atmosfera que la que la vida pudo desarrollarse en la tierra y que nunca la han tenido más fácil los hombres para multiplicarse en las cortísimas etapas de calor vividas por el planeta.

Lo más importante es que en estas páginas aparecen con nombres y apellidos las instituciones y personajes responsables de mantener y expandir la falsa cuestión climática, es pues a Robert O Anderson, Maurice Strong, Fedrick Seitz, Carroll Wilsón, Walter Orr, Roger Revelle, Crispin Tickell, Robert Boling y por supuesto a la Fundación Rockefeller a quienes deberíamos ir a pedir cuenta por la falsa alarma sobre un fenómeno que ya se conocía desde 1824 cuando Joseph Fourier se percata que los gases de la atmósfera atrapaban el calor y aumentaban la temperatura posibilitando la vida planetaria.

Se trata en resumen, de un libro que nos enseña que no se puede tratar a los seres humanos como unos elefantes a los que les está vedado transformar para su bien el medio que les rodea, una obra que adquiere suma relevancia dado el estado de estancamiento artificialmente creado en que se encuentra el debate climático a nivel mundial; es por ello que considero que este trabajo colectivo debería ser traducido o por lo menos reseñado en las lenguas más importantes del mundo. Aquí les dejo a los editores o periodistas interesados, un medio de contacto con la editorial Ekerlid que publicó el libro en el 2013, así como su email bertil.ekerlid@ekerlids.com y o marcando el código de Suecia 46, y llamando al teléfono, 070-696 1057, también podrían contactar a los autores a taSven-Olof Karlsson al, 08-82 40 89 + 358 50 37 92 997.

Espero que lo hagan si quieren ayudar a enfrentar un pensamiento único e irracional que como bien recuerdan los autores de “La hora del juicio Final” parece copiado del esquema marxista, sobre la bancarrota inevitable del modelo capitalista , solo que en lugar del premio de la utopía lo que nos aguarda al final de la historia es una especie de castigo de connotaciones bíblicas más que científicas, una suerte de diluvio universal sino perecemos antes por un bombardeo similar al sufrido por Sodoma y Gomorra, esa así y solo así como terminaría esta, la cual como si no le bastara con las calamidades de todo la vida; guerras, enfermedades y catástrofes, está a punto de pagar, según predicó Obama en California, por su pecado original… Perdón, quise decir medioambiental.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: