Chicos y chicas: educación diferente para ser iguales

19 Jun

Niños columpiándose en un parque de Estocolmo. Foto: Carlos M. Estefanía

Tiene mérito que haya sido sea precisamente el Aftonbladet, un periódico alineado con la socialdemocracia en Suecia, donde se haya abierto el año pasado, si bien, sin mucho eco en el resto de los medio, la polémica sobre sobre la des-generación inducido de la infancia sueca; recordemos que la socialdemocracia durante sus décadas de poder aplicó a rajatabla las doctrinas de género que permiten reducir la población en una sociedad relativamente opulenta como la de la nación escandinava, a números inferiores de países empobrecidos como Cuba o Somalia.

Así, en la sección de Debate, apareció el 28 de enero un artículo rubricado como “Psicólogo: Deja de tratar de hacer a los niños de género neutro”, lo subscribe Alf Svensson, psicólogo y escritor, quien si bien no cuestionaba a fondo un plan de estudios encaminado a contrarrestar los roles tradicionales de género;reconoce lo contraproducente de tratar a los niños y niñas por igual, pasando por alto las diferencias en sus patrones de comportamiento que tienen causas biológicas. En este sentido consideraba que es necesario tratar a los niños y niñas de manera diferente precisamente si se quierepara dar las mismas oportunidades en la vida.

La tarea no es fácil, como se reconoce de cierta manera en el artículo y en virtud de las campañas de adoctrinamiento implementadas por el estado de las que no se habla, a los padres suecos se les ha convencido de que si quieren que sus hijos se desarrollen de acuerdo con sus capacidades, no se les debe obstaculizar con los llamados “estereotipos” acerca de cómo un chico o chica debe ser.

Por mi parte, constato, que independientemente de que todavía exista algún padre díscolo en relación a esta ideología, ya por que pertenezca a una secta cristiana y por qué conserve los valores de su origen extranjero, el personal de la guardería y la escuela se aplica a la tarea de contrarrestar en los educandos la influencia de los roles de género tradicionales, algo que se recoge en un nuevo concepto puesto en boga en los documentos pedagógicos oficiales “la crítica de las normas” critica que solo se reduce a las normas heterosexuales o “patriarcales”.

Sin embargo, cambiar la vieja ingeniería social no es fácil, en el mismo terreno educativo se observa la tradicional división sexual del trabajo, con un 98 por ciento de los maestros de preescolar del género femenino, lo opuesto ocurre en el sistema de penalización, y yo agregaría de criminalización de la población en general, donde los hombres aparecen de manera desproporcionadas como autores de más del 90 por ciento de todos los delitos violentos.

Pese a ellos, muchos de los fundamentalistas de género, parapetados en fundaciones, cátedras y publicaciones financiadas con erario público, recuerdo, afirma que el problema se resuelve simplemente con la creación de niños unisexuales, es decir tratando a hembras y varones exactamente de la misma forma, dándole nombres y pronombres de género neutral, poniéndoles a jugar, por ejemplo, con lo que considera juguetes no sexista, o prohibiendo a las niñas vestir de color rosa, eligiéndose preescolares con “ certificación de género”, donde los educadores de infancia temprana hagan el papel de policías de género, botando las casa de muñecas y evitando cualquier juego típicos, de niñas y de niños.

En mi vida profesional me he topado con muchos de estos fundamentalistas que van de escuela en escuelas haciendo promoción de unos métodos que hace tiempo dejaron de existir en la teoría para formar parte con mayor o menor penetración en la vida rutinaria de las guarderías.

Pero como se afirma en la nota esta estrategia no tendrá éxito, porque el sexo no es sólo una construcción social. Las causas de las diferencias entre niños y niñas en el comportamiento no se reducen al hecho de que porque tratamos a los niños y niñas de manera diferente, y no importa que cualquier persona que se atreva a cuestionar públicamente la doctrina feminista de género objeto de ataques personales, se burlas y ser ridiculizado.

El psicólogo nos da el nombre de uno de los investigadores que ha tenido el valor de navegar contra la corriente feminista ha sido Martin Ingvar, profesor de neurología clínica en el Instituto Karolinska, quien en su informe del gobierno, señaló algunas causas genéticas de las diferencias entre niños y niñas en el comportamiento.

Aquí se está haciendo referencia en Knut Martin Ingvar Henschen, nacido el 02 de marzo 1955 en Lund, recibió el Doctorado en Medicina por la Universidad de aquella ciudad en 1982 con una tesis sobre el metabolismo cerebral regional y el flujo de sangre durante las convulsiones inducidas experimentalmente. En 1998 se convirtió en profesor adjunto de Neurofisiología Clínica en el Instituto Karolinska, recibiendo, en 1999, el título de Profesor, sobre la misma materia. El 21 de mayo 2007 se le nombra Profesor de Medicina Integrativa y Director del Centro Osher de Medicina Integral. Ha escrito un libro sobre la dislexia destinado a las instituciones educativas municipales y es coautor junto con Gunilla Eld, de una serie de popularización sobre las funciones del cerebro. Es además miembro de la World Childhood Foundation y desde el 1 de enero de 2014, ocupa la vicepresidente del Instituto Karolinska, responsabilizado con la coordinación de las cuestiones relacionadas con el futuro de la asistencia sanitaria. En resumen, que si alguien sabe en Suecia como funciona el cerebro de una niña o un niño, ese es Martín Ingvar; para más información sobre las investigaciones de este especialista recomiendo visitar su página en el Instituto Karolinska.

En muy probable que tengamos que echar mano nuevamente a la producción científica del investigador del Karolisnla como hace el autor de este artículo aparecido en Aftonbladet donde, quien a diferencia de lo que se hace en los panfletos feministas contemporáneo, se apela a la ciencia, en este caso para explicarnos el desarrollo diferentemente de las funciones cerebrales de niños y niñas.

En las niñas el cerebro es mayor cuando tiene diez u once años, mientras que en los muchachos el cerebros creece más tarde. Se trata de un hecho que todos conocíamos intuitivamente, cuando notamos la maduración más rápida de las chicas que de los chicos y luego el posterior alcance de las primeras por los segundos.

Otro elemento que se recoge en este artículo es el de que las mujeres tienen más conexiones entre el cerebro izquierdo y derecho. Por su parte, los niños y los hombres tienen más de la hormona testosterona que las mujeres, razón por la que son más agresivos y tienen más relaciones sexuales de manera casual. Así mismo, se ha detectado que las niñas que prenatalmente recibieron una inusual cantidad de testosterona debido a un trastorno del metabolismo de la madre, resultan mucho más infantiles tanto en sus juegos, como en sus comportamientos.

Otra cosa que también conoce la sabiduría popular es el hecho de que las niñas están mejor dotadas lingüísticamente que los niños. Ellas suelen ser más ambiciosas y motivadas en clases que sus compañeros del sexo opuesto, y tener en general, mejores calificaciones en todas las asignaturas, excepto los deportes. Luego, resulta que chicas doblan a los chicos que pasan a la educación superior. En su defecto son las muchachas, como continuamente de dice en la prensa sueca, las que tiene peor salud mental, sobre todo en la adolescencia, probablemente debido a una mayor vulnerabilidad innata.

El autor del artículo se opone violentar la naturaleza tratando de crear niños unisex, lo cual no quiere decir que haya que aceptar la visión tradicional, debemos tratarlos de forma diferente. Pero no de la manera tradicional en la que los chicos tienen que ser unos tipos duro y frescos y mientras que las niñas unas chicas, dulces, tranquila y amable.

La estrategia que se propone es la de entrenar conscientemente a los niños en ser mejores en el control de su ira y no imponerse empujando a los otros hacia abajo, así mismo, habría que motivarlos a tomar más en serio la escuela y desarrollar su inteligencia y habilidades sociales emocionales. De lo contrario, muchos de ellos, después de los 20 años terminaran siendo infelices, con menor nivel educativo, sin empleo, y divorciados.

Alf Svensson considera que hay que enseñar conscientemente a las niñas a creer en sí mismas, a atreverse a hablar, a veces pensar un poco más acerca de ellas mismos. Animarlas a que se atrevan a invertir, tomar riesgos, pero sin establecer estándares demasiado altos para sí mismas. Y que no es necesario que sean elegante, delgadas o sexy para estar a la altura.

El publicista resumen sus ideas, afirmando que si se le quiere dar los niños y niñas las mismas oportunidades de éxito en la vida, no les podemos enseñar de la misma manera en la escuela. Los chicos no son tan buenas como las niñas asumiendo la responsabilidad de su propio aprendizaje y trabajan de forma independiente. Ellos necesitan más instrucción dirigida por el maestro con todo el grupo escolar. Con la educación indiferenciada lo que se logra es ensanchar aún más la brecha de notas entre chicos y chicas, siendo aquí los varones los grandes perdedores.

No puede estar más de acuerdo con Alf Svensson, pero me parece que falla el tiro al apuntar al enemigo, sin duda alguna, los ideólogos de género están equivocados en sus planteamientos teóricos y resulta un paso de avance el ponerles al descubierto, pero ellos son solo parte del problema, su verdadero responsable es una poder global que saben que son los hombres, dadas las peculiaridades características de su cerebro, todavía están en condiciones de retarlo, de ahí la intención masculinicida que en mayor o menor grado permea y cada una de las instituciones del estado en los “países desarrollados”, y frente a la cual poco o nada puede hacer el ritual de la democracia, y mucho menos las esquelas escritas por los pocos especialistas éticos y rigurosos que al estilo de Svensson, todavía sobreviven dentro del pervertido gremio de la psicología.

Anuncios

Una respuesta to “Chicos y chicas: educación diferente para ser iguales”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: