¿A más feminismo mayor violencia contra las europeas?

8 Mar

Mapa sobre el estado de la violencia contra las mujeres de Europa. publicado en el informe “Survey on gender-based violence against women”, realizado por encargo del Consejo de la Union Europea

La Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA) Agencia Europea para los derechos fundamentales FRA (según sus iniciales en inglés) ha difundido este 5 de Marzo de 2014 desde Viena y Bruselas el reporte: Survey on gender-based violence against women, un pavoroso informe:  que pretende rendir cuentas sobre el estado de la Violencia sufrida por las mujeres y niñas en los países que conforman la Unión tanto en sus casas, en sus trabajo, en sitios públicos, como en la Red.

La investigación se basa en una encuesta donde se pregunta a las participantes por sus experiencias de violencia física, sexual y psicológica, incluida la violencia doméstica, así como sobre actos de acecho o acoso sexual, y sobre el papel de las nuevas tecnologías en el modo en que las mujeres experimentaron el abuso tanto en su vida adulta como durante la infancia. Fueron entrevistadas más de 42 000 mujeres para la encuesta. El tamaño de muestra neto fue de 1 500 encuestadas por país (excepto en Luxemburgo, donde el tamaño de muestra neto fue de 900 encuestadas). Las encuestadas tenían entre 18 y 74 años de edad en el momento de la entrevista. Todas las encuestadas se seleccionaron aleatoriamente y los resultados de la encuesta son representativos tanto a escala de la UE como nacional. Se realizaron preguntas sobre experiencias e incidentes desde la edad de 15 años y durante los 12 meses previos a la entrevista.

Las conclusiones fueron las siguientes:

El 33 % de las mujeres han experimentado violencia física y/o sexual desde que tenían 15 años. Esto representa 62 millones de mujeres.
El 22 % han experimentado violencia física y/o sexual por parte de una pareja.
El 5 % de todas las mujeres han sido violadas. Casi 1 de cada 10 mujeres que han experimentado violencia sexual por parte de una persona que no era su pareja señalan que en el acto más grave participó más de un violador.
El 43 % han experimentado algún tipo de violencia psicológica por parte de su pareja actual o una anterior, como humillaciones en público, prohibición de salir de salir de casa o encerrarla, forzarla a ver pornografía y/o amenazas físicas.
El 33 % han sufrido violencia física o sexual durante la infancia a manos de un adulto. El 12 % vivieron episodios de violencia sexual, y la mitad de estos fueron provocados por hombres que no conocían. Estas formas de abuso suelen consistir en que un adulto enseñe sus genitales o toque los genitales o los pechos de la menor.
El 18 % de las mujeres sufrieron casos de acecho desde los 15 años y el 5 % durante los 12 meses anteriores a la entrevista. Esto representa 9 millones de mujeres. El 21 % de las mujeres que han sufrido acecho señalaron que este duró más de 2 años.
El 11 % de las mujeres han sido objeto de insinuaciones inapropiadas en las redes sociales o de mensajes electrónicos o de móvil (SMS) sexualmente explícitos. El 20 % de las jóvenes (18-29) han sido víctimas de acoso cibernético.
El 55 % de las mujeres han experimentado algún tipo de acoso sexual. El 32 % de todas las víctimas de acoso sexual señalaron que el autor era un jefe, un compañero o un cliente.
El 67 % no comunicaron el caso más grave de violencia por parte de su pareja a la policía o a cualquier otra organización.

Lo más curioso es lo mal parado que sales los muy feministas países nórdicos en el informe, según el mismo, el 52% de las danesas y el 47% de las finlandesas han sufrido violencia. En el caso de Suecia, se dice que el 46 por ciento de las mujeres, a partir de sus 15 años, han sido víctimas de violencia física o sexual ya por sea parte de su pareja o de otras personas.

El típico hombre sueco llevando a su niño a la guardería ¿ uno entre los hombres de Europa que más violencia ejercen sobre las mujeres?. Foto: Carlos M. Estefanía

Todo esto contrasta con los menores porcentaje, entorno a un 13 porciento, que se observan en países de cultura católica, las feministas llamarían patriarcales como lo son España Eslovenia, Austria, Polonia o Irlanda, con porcentajes similares.

El informe pretende servir de base a quienes que actúan para combatir la llamada violencia contra las mujeres, incluidos entre ellos los empresarios, los profesionales sanitarios y los proveedores de servicios de Internet. Así mismo La FRA hace varias propuestas para mejorar la situación de las mujeres, ellas serían las siguientes:

Los Estados miembros de la UE deberán ratificar el Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica (el Convenio de Estambul).
Los Estados miembros de la UE deberán considerar la violencia del compañero íntimo como un problema de índole pública y no privada. De este modo, la legislación de todos los Estados miembros deberá considerar que la violación que se produce dentro del matrimonio es igual a otros casos de violación, y deberá responder a la violencia doméstica en su calidad de grave problema de interés público.
 Los Estados miembros de la UE tienen que revisar el alcance de las actuales respuestas legislativas y políticas al acoso sexual, reconociendo que puede producirse en diferentes entornos y a través de diferentes medios, como Internet o teléfonos móviles.
  La policía, los profesionales sanitarios, los empresarios y los servicios especializados en el apoyo a las víctimas deberán formarse y disponer de los recursos adecuados y las competencias necesarias para llegar a las víctimas.
  La policía y otros servicios pertinentes deberán formarse para reconocer y entender cómo afecta el maltrato psicológico a las víctimas con el fin de garantizar que se reconozcan y se registren todas las formas de violencia contra las mujeres (y las niñas) en diferentes entornos, así como que se tomen medidas al respecto.
Deberá instarse a la policía a reconocer e investigar de forma rutinaria casos de acecho y acoso cibernéticos.
Internet y las plataformas de redes sociales deberán apoyar proactivamente a las víctimas del acoso cibernético para que denuncien los abusos y restringir el comportamiento indeseado.
Los servicios especializados de apoyo deberán abordar las necesidades de las víctimas que tienen sentimientos negativos tras la victimización (como la autoinculpación y la sensación de vergüenza).
Las campañas sobre violencia contra las mujeres y las respuestas a esta deberán dirigirse tanto a hombres como a mujeres. Los hombres tienen que implicarse positivamente en iniciativas que analicen el modo en que algunos hombres emplean la violencia contra las mujeres.
Existe una necesidad clara de mejorar y armonizar la recogida de datos sobre la violencia contra las mujeres, tanto en los Estados miembros como entre ellos.

Es muy interesente que a los muy científicos investigadores de FRA, no se les ocurre analizar dentro del elemento subjetivo que lastra los resultados de su encuesta, las causas concretas de la paradójica diferencia existente entre los países del norte de Europa y los del sur en relación a los resultados del estudio.

Lo que está describiendo este informe, sin que sus autores se den cuenta no el mapa real de los actos de violencia, sino de la manera en que se interpreta, se espera y quizás se crear por anticipación la violencia del hombre contra la mujer. A todas luces, allí, donde desde los medios de comunicación  masiva, las industrias culturales y la escuela imponen a la población la  ideología de genero, con toda su carga de androfobia, se siembra el terror en las mujeres y el prejuicio en los órganos de justicia  frente a la parte masculina de la población, y con ello la ilusión de la violencia, allí donde no la habría al margen de la que realmente exista.

Es lo que ocurre dónde la expectativa con de amor o apoyo con respecto al sexo opuesto ha sido sustituida por la sospecha, cunado no el pánico entre los géneros, un pánico que se retroalimenta encuestas con encuestas estas,y sobretodo con cuestionables recomendaciones que apuestan más por medidas policíacas (la violencia del estado) o propagandísticas que por la educación, el conocimiento y sobretodo el mutuo respeto y compresión que deben regir las relaciones entre los sexos. Mientras tanto que se preparen los europeos, la difusión acrítica del informe de marras es una señal de lo que se avecina, una nueva cacería de brujas, o para ser exacto de brujos, de esas que de vez en cuando se daban en Europa y de las que la historia nunca se olvida.

Anuncios

Una respuesta to “¿A más feminismo mayor violencia contra las europeas?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: