El verdadero pacto de la CELAC con La Habana

8 Feb

La Habana (Cuba) 28 ene 2014. El Canciller cubano Bruno presencia el saludo de Presidente Rafael Correa Delgado a Raúl como parte de las actividades de la II Cumbre de la Celac 2014. Fotos: Mauricio Muñoz E / Presidencia de la República Ecuador.

Armando Chaguaceda publicó, en HAVANA TIMES, y en la RED observatorio crítico, un interesante artículo titulado “En Cuba ¿desde abajo y a la izquierda?” . Aquí cita las declaraciones realizadas en la antesala de la Cumbre de la CELAC, por el Canciller cubano Bruno Rodríguez Parilla, justificando el hecho de que en la Habana no se realizarían una nueva ”cumbre de los pueblos”, es decir la habitual reunión de representantes de movimientos de izquierda de América Latina y el Caribe, que sulen organizarse paralelamente a los gobiernos de esa región para hacerles reclamos a los mismos y de paso cuestionar sus pactos con Estados Unidos.

Según el funcionario, esto se debe a que: “los pueblos de toda Nuestra América estarán dentro de la Cumbre y Cuba es la tierra hermana de todos ellos”.

Y en efecto así sucedió, según nos dice el cronista no hubo nada de Cumbre de los Pueblos, Coordinadoras contra el Libre Comercio , etc, etc, etc. Adiós a la algarabía que suele empañar las galas presidenciales. En eso de determiner quien puede y no llamar la atención, los que mandan en Cuba son los mejores, recordemos los tres años de cárcel que le tocó al popular conductor cubanos Salvador Blanco, sólo por afirmar que era tan famoso como Fidel Castro, la policía se puso para él y no fue dificil encontrar como encerralo.

En Cuba solo luce o se desluce lo que quiere su poder y la CELAC tenía que brillar sin nada que la empañara, ninguna algazara, extranjera o nacional.

Luego, Chaguaceda basándose en una entrevista, a la coordinadora del Programa de Solidaridad del Centro Memorial Dr. Martin Luther King (CMMLK), cuestiona si es posible que siendo la práctica y defensa de la autonomía -frente al estado, los partidos y el capital- una cualidad central de los nuevos movimientos sociales latinoamericanos, puedan las organizaciones paraestatales cubanas, que les atienden en Cuba aportarles experiencias alguna, lo hace recordado el verticalismo, fosilización y sujeción política a los designios del estado/partido, típicos del modelo leninista aún vigente en Cuba, que sufre las contrapartes cubanas de esa organizaciones populares “independientes”.

Son las mismas que apuntamos nosotros, brillaron por su ausencia en la capital de La Habana, cuando se la pasan dando tánganas, lo mismo en Santiago de Chile, que en Lima, buscando simultanear las reuniones, presidentes de orgnizaciones como el MERCOSUR, UNASUR, ALADI, o del Grupo de Río y de América Latina y Caribe. Pero mire usted que cosa, desde que Cuba tomó la presidencia de la CELAC en enero de 2013 hasta hora que se la entregó a Costa Rica, no hubo una reunion más, la última, conocida como Cumbre de los Pueblos por la Justicia social y ambiental en defensa de los bienes comunes, tuvo lugar en junio 2012 en Rio de Janeiro, Brasil.

28 de enero de 2013, Cuba asume Presidencia pro témpore de la Celac.Fotografía/Prensa Miraflores

Los puntos, expuestos en el artículo de Armando Chaguaceda son interesantes y dan para mucho más, pero nosotros nos vamos a detener aquí, concluyendo, que era de esperar lo que nos cuenta el colaborador de las dos publicaciones digitales; tanto la exclusión de los movimientos como la explicación ofrecida por el Ministro de Exteriores cubano, unas palabras que sin duda, mas allá de sus ideologías, legitiman a los gobiernos que se han hecho presentes en la Habana. De verdad que han cambiado los tiempos desde aquel famoso discurso pronunciado el 11 de Diciembre de 1964 en la Asamblea de la Naciones Unidas por Ernesto Che Guevara, hablando de aquella gran humanidad había dicho «¡Basta!» y ha echado a andar. Pues bien, aquella marcha de gigantes, parece haberse detenido con la sentada de sus líderes en la poltrona ”presidencial”.

Y es que, evidentemente hace rato que se han conciliado los intereses de las élites que dominan los pueblos latinoamericanos, unas dando mas o menos la cara, como es la que encabeza la burocracia cubana, donde la oligarquía económica es la misma que la política, otra donde el poder económico se escudan en el presidente, que cambian cada cierto tiempo ( aunque ahora la tendencia es a reelegirse) supuestamente avalados por los pueblos. Personeros que en realidad, quienes al margen de sus discursos de izquierda o derecha harán lo posible por mantener el estatus, cambiándolo solo por razones de fuerza mayor que no vienen desde abajo, sino desde arriba y afuera, es decir desde los dictados de quienes estructuran al nuevo orden mundial. ¿ Quiénes son estos concretamente? sus nombres todavía se discuten, pero podemos tener la certeza de su existencia, como tenemos de la presencia de unos titiriteros detrás del retablo, con solo escuchar las voces y juzgar los movimientos absurdos de los muñecos.

Con la celebración de la reunión de la CELAC en Cuba, se puso en evidencia el triunfo definitivo, en la conciencia de nuestros gobernantes, de los valores de la “democracia burguesa” y su falso modelo de representatividad popular. En cualquiera caso ella sirve para encubrir amiguetes, colocando, por supuesto y sin que nadie se entere, por nuestros billetes.

Billetes que también tocan a eses movimiento “sociales” que son independientes de todo menos de los intereses de Cuba, del mismo modo mas allá de sus proclamas revolucionarias o antianglosajonas sirvieron los comunistas a la URSS, las redes nazi-fascistas a las potencias del eje o los organizaciones falangistas fortalecer los intereses del Franquismo en Iberoamérica.
Pero la exclusión de una cumbre de los pueblos, demostración que en Cuba, ni pinchan, no cortan estos movimiento que tanto la defiende, en otros predio, no excluyó la existencia de reuniones alternativas, por ejemplo la de los mandatarios que fueron a render pleitesía, ya en su invierno, al patriarca Fidel Castro. Uno de los pocos dictadores latinoamericanos que ha tenido que dejar el poder de puro cansancio, no por la presión internacional, un golpe de estado o cambio “revolucionario”, eso es lo que tiene de malo el poder autoritario, frente a las garantías que ofrece la fórmula totalitaria para que los que mandan, se mueran tranquilamente en la cama. Fórmula que por lo visto no asusta, ni crea repulse a la lista de mandatarios que hizo cola para ver a Fidel; Enrique Peña Nieto, Dilma Rousseff, José Mujica, Daniel Ortega, Evo Morales, Nicolás Maduro y Rafael Correa, actores de un contubernio que pone en evidencia, como los estados, lo mismo si están bajo el control de un partido que bajo la concurrencia de varios, tienen un interés común, el sometimiento del ciudadano.

Y es por eso que nadie puso reparo a que Cuba detentara la presidencia temporal de esta Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, nacida como forma para evitar, aquello que tanto temían los imperialistas ingleses, la alianza real de todos los pueblos de América, mas allá de lenguas y fronteras, lo que se logró excluyendo a Estados Unidos y Canadá. Un proceso que tiene su paralelo en todo lo que hizo el mismo régimen cubano para conseguir su exclusión en 1962, de la OEA, lo cual le desataba las manos para poder desestabilizar los esfuerzos de integración en el Nuevo mundo, haciendo entonces, a través de la lucha armada, lo mismo que hoy con las bien engrasadas y organizadas columnas de piqueteros y movimientos “sin tierra”, sembrando la ingobernabilidad, muchas veces en contra de los intereses por no hablar de la sorpresa y estupor sus nuevos aliados, que no amos como algunos han pensado, los jerarcas soviéticos, los mismos cuyos agentes contribuyeron a descarrilar la aventura guevarista en Bolivia.

Pero el espaldarazo al totalitarismo de Partido único, no solo ha sido dado por los “pluralistas” latinoamericanos.
Por un lado la diplomacia estadounidense, ha declarado su decepcion por que la Celac, en su declaración final, traicionara los principios democráticos comprometiendose con el sistema de partido único en Cuba a la vez que ha urgido a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños a demostrar su apoyo al derecho a la asamblea pacífica y a la libertad de expresión en todo el continente de las Américas.

Pero por otra parte, Estados Unidos, o para ser mas exacto, la banca de origen anglo-holandés que los controla, está fascilitando indirectamente oxígeno a la dictadura cubana, cuando permites a las neocolonias nacida de la repartición de Europa, tras la victoia angloestalinista de la segunda Guerra mundial, que revise la llamada “Posición Común” de 1996, año del derribo en aguas internacionales de las avionestas civiles de los hermanos al rescate, que impedía a los países de la Unión Europea, establecer un acuerdo de cooperación con la isla no cambie su régimen político y económico. Hay que destacar que los promotores de esta apertura incondicional nuevas negociaciones con La Habana son los representantes del Partido Popular Español, al cual no le ha importado, ya no los tesimios de su miembro Angel Carromero, cuestionando la version official del caso Payá, sino también las declaraciones el régimen Raulista, jurando que no va a variar un centímetro su sistema político y ni el carácter (eufemísticamente llamado “socialista”) de su economía.
Los voceros del gobierno cubano no han tardado en calificar esta situación de “derrota política” de la Unión Europea ante Cuba, cuando en realidad se trata de una Victoria más de los enemigos internos de la soberanía popular, sobre el desvalido movimiento democrático en Cuba, cuyo valuarte moral mas importante, Oswaldo Payá Sardiñas murió en extrañas consecuencias en Julio de 2012, desangrado por el exilio permanente de sus activistas, y minando desde adentro por la infiltración permanente de la seguridad del estado y la corrupción tolerada, y desnaturalización de los objetivos originarios que genera la entrada de subsidios extranjeros, algo que el estado cubano, contraviniendo sus propias leyes no solo tolera, sino que promueve sabiendo como usar en beneficio propio esos fondos, ya cuando caen directamente en manos de sus agentes, ya como instrumentos para desacreditar públicamente a los opositores y disidentes, como ocurrió no hace mucho con las Damas de Blanco, y recientemente con el activista por los derechos de los afrocubanos Manuel Cuesta Morua; el portavoz del Partido Arco Progresista (Parp) y coordinador del proyecto Nuevo País fue liberado en la noche del jueves, 30 de enero, después de varios días de arresto como parte de la oleada represiva desatada por el gobierno a fin de impedir la realización de un Foro Paralelo a la Cumbre de la CELAC, convocado por los opositoras en coordinación con el Centro para la Apertura y la Democracia para América Latina CADAL cuyo director Gabriel Salvia también fue detenido y deportado de Cuba. Y llama la atención la manera en que una vez liberado, Morúa se dedica a ventilar ante la prensa, sin desmentirlo, que entre las acusaciones hechas por sus captores la de recibir fondos de Estados Unidos.

Indiscreción muy similar a la cometida por esas Damas de Blanco con cuya nueva líder hubo de encontrarse el presidente saliente de Chile, Sebastián Piñera, en uno de los raros casos de contactos entre participantes en la CELAC y los opositores. Viviendo como viven en Cuba, y sabiendo el partido que el gobierno sabe sacar a este tipo de declaración, resulta cuanto menos incomprensible el servicio que prestan a sus opresores, tales opositores.


El acuerdo mas importante de esa reunión no está ni en los pactos económicos ni en la desición de declarar América Latina “Zona de Paz” ( como si no existiera la guerra civil permanente que imponen a Colombia las injusticias sociales catalizadas por las FARC), el verdadero acuerdo fue entre el gobierno cubano dispuesto a atar corto las organizaciones sociales, en los países cuyos gobiernos eviten el coqueteo con los dsidentes de Cuba, salvo que ello, como parece haber sido en el caso de Piñera, a la larga convenga a los intereses siniestros, de quienes les persiguen.

No es que el régimen Cubano no haya hecho otro tanto con los suyos, financiando desde movimientos guerrilleros hasta burocracias partidistas, y muy probablementelas campañas electorales de estos presidentes que rindieron que durante la CELAC rindieron pleitesía al Comandante, peor aún, la ha recibido desde afuera esa misma ayuda, de la cual nunca sabemos hasta que punto se utilice para alimentar al pueblo y hasta que punto para controlarlo, me refiero al subsidio soviético, al intercambio desigual en favor de Cuba practicado por los signatarios del CAME, a respaldo venezolano y por si fuera poco condonaciones de altos por cientos de deudas con el Estado Cubano, que tuvieron lugar el año pasado (2013), primero el 90% de la de la URSS, y el luego el 70% de la deuda Mexicana. Si esto no es un subsidio que venga Dios y lo vea.

No se trata de que aprobar que el estado régimen cubano, demande de su opositores lo que el mismo no hace, sino de tener claro que en esta lucha la desproporción de aliados y sobretodo fuerza mediática, exige la conducta que supo llevar el visionario de Oswaldo Payá, a quien nunca, salvo por las cuestionables declaraciones de Aron Modig en Cuba, se le pudo acusar de ser un subsidiado, tal vez por ello, había que eliminarlo, y lo peor enterrarlo en la tumba del olvido, cuya última paleada de tierra, se la dio la cumbre de la CELAC en La Habana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: