El gangster que retó al Rey

26 Ene

Guardias reales junto a una de las garitas del Palacio del Rey en Estocolmo. Foto: Carlos M. Estefanía

Parece que, si bien, ya no se venden como antes la Trilogía Millennium, es lo que dice la casa editora inglesa, el mundo tenebroso que en ella describe Stieg Larsson se está convirtiendo en una realidad.

El pasado 23 de enero, en un escenario que parecería robado de la adaptación cinematográfica de la trilogía, fue ejecutado en Estocolmo, con 4 disparos en la cabeza, un hombre del bajo mundo, Mille Markovic.

Hasta el momento la policía, que recibió la alarma a las 18:14 de aquel día, no ha dado ni con los motivos, ni con los ejecutores del asesinato, a pesar de que la víctima pudo haber filmado su propio asesinato, pues tenía cámaras de vigilancia, sin estar autorizado, apuntando al sitio desde donde le dispararon.

El muerto es un emigrante serbio de 52 años que en 1977 llegó a convertirse en campeón sueco de boxeo en los pesos gallo.

Pero de eso, casi nadie se acordaba ya, su nombre resonaba más por sus vínculos con el negocio de la Pornografía, diversas condenas por fraude, robo, asalto y delitos de drogas y sobretodo por haberse convertido en una de las fuente para el escandaloso libro sobre el rey sueco “Carl XVI Gustaf – Den motvillige monarken” (Carl XVI Gustaf el monarca reacio), publicado en el 2010.

Se trata de una biografía no autorizada del actual Rey de Suecia, escrita por los periodistas Thomas Sjöberg, Deanne Rauscher y Tove Meyer; en ella se afirma que el Rey sueco visitaba clubes de strip-tease, además de haber sostenido un romance con la mulata sueca Camilla Henemark, a pesar de estar casado con la reina Silvia. Se dice que los servicios de Seguridad del Estado estaban al tanto.

Desde la prensa establecida la obra ha sido muy cuestionada (que otra cosa se podría esperar) pero sin duda el daño realizado a la reputación de la pareja real sueca es ya irreparable, la duda ha sido sembrada y eso no se borra con nada, no importa cuantas veces el mismo Rey pueda negar los hechos.


Podría pensarse que la muerte se debe a ajuste de cuentas, más en medio de la guerra de mafias que está viviendo por estos días Suecia. Lamentablemente, no sólo los delincuentes podrían estar interesados en quitarse al serbio-sueco del medio.

Ya sabemos que el primer paso para investigar un asesinato es confeccionar una lista de aquellos a quienes se beneficia

Por un lado, están las gentes de su propio ambiente en que se movía el finado; un ex amigo suyo y luego competidor, Michael Badelt, dijo al periódico Expresen que la lista de los enemigos del fallecido era “larga”.

Pero sin dudas el más poderoso de todos ellos era la propia institución Monárquica cuyo figura simbólica fue puesta en entredicho cuando el gángster Markovic aseguró tener una foto comprometedora de Rey Carl Gustaf, en la que se le veía junto a varias mujeres desnudas y poco “virtuosas” en un club nocturno.

También se ha comentado en diverso medios escandinavos, incluida la propia biografía, que amigos del Rey entraron en contacto con el ambiente criminal con el fin de detener las revelaciones sobre el monarca. Incluso se habla del pago de 625.000 coronas a los criminales para que convencieran a Mille Markovic para que renegara de sus afirmaciones a los escritores.

En el mismo libro sobre el Rey se menciona la figura de un compatriota de Marcovic, Milan Serbo como el hombre encargado de convencer a su “colega” de que se retractara como fuente de la obra.

En mayo de 2011, informó la Radio Sueca que el amigo del rey Anders Lettenström fue la persona que contactó a Milan Serbo para entre otras cosas, conseguir que Marcovic se desmintiera.

En diciembre de 2011 fueron reveladas conversaciones grabadas donde Lettenström decía que el rey se mantuvo informado de las negociaciones, pero se ha dicho que el material habría sido manipulado.

Después de vivir 20 años en esta sociedad cada día creo menos en la espontaneidad de los acontecimientos de este tipo, lo mismo en el mundo editorial que en el criminal, creo que, sin imitar las técnicas del comunismo, buena parte de las cosas que ocurren en estos campos, o de las que nos enteramos, ya están planificadas, premeditadas por determinada instancia del poder, a veces en conflicto. En cualquier caso, la moraleja es clara, si se tiene el tejado de vidrio no conviene meterse con un Rey, te pueden ultimar con cuatro balazo y nadie enterarse de quien ha sido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: