La resistencia ignorada de los “hombres lobo”

7 Ene

Cuando se habla de la “resistencia” en referencia a la segunda guerra mundial, en lo primero que se piensa en las acciones subversivas realizadas dentro de Francia contra los ocupantes nazis y los colaboracionistas del patio, si se extiende un poco el concepto se incluye dentro de él, las partidas que combatieron a los hitlerianos en diferentes países, destacándose entre ellos las de Yugoslavia, Polonia, Italia, o en la retaguardia de los ejércitos alemanes que avanzaban hacía Moscú tras la inesperada ruptura unilateral, por parte de los germanos, del tratado de no agresión, mas conocido como Pacto Ribbentrop-Mólotov.

En lo que no se piensa es en la otra resistencia, la de los llamados werewolfs, que inspirada en las tácticas y técnicas de la primera ejercieron los alemanes, primero ante el avance y luego tras la ocupación de su país por los aliados, una forma de lucha que, según Perry Biddiscombe, en su libro “Los últimos nazis”, se mantuvo hasta el año 1947, otras fuentes la extienden un año más.

La obra, cuyo nombre completo en inglés es: “The Last Nazis
SS Werewolf Guerrilla Resistance in Europe 1944–1947
” es continuación de otro libro Werwolf! en el que se aborda las acciones militares de los guerrilleros Nazis conocidos como Werwolf (hombres lobos), entre los años 1944 y 1945, es decir hasta la finalización de la segunda guerra mundial. Por la naturaleza de los apelativos y los juicios morales que se emite se nota que el autor habla desde la perspectiva de los vencedores, pero ello no resulta obstáculo para que nos ofrezca una serie de datos importante para quien se interese en esta parte tan poco conocida de la historia alemana.

Biddiscombe nos ofrece información sobre los precedentes históricos, folklóricos y culturales del movimiento de los “hombres lobos”, sus formas de entrenamiento, los tipos de operaciones que realizaron en los frentes orientales y occidentales, así como los ataques realizados contra los colaboracionistas alemanes, durante la conflagración, las acciones realizadas en la Alemania ocupada, así como las consecuencias y significados que tuvo para el posterior desarrollo político alemán la militancia de los “werewolf”. Todo ello ilustrado con interesantes fotos, algunas de las cuales muestran el interes de los aliados en menoscabar aquella subversión presentando a sus miembros arrestados como unos niños descamisados, o mal vestidos, más fáciles de asociar con chicos de la calles que con aquellos arrogantes jóvenes hitlerianos, que mucho antes de que la Guerra terminase ya habían recibido instrucción militar en las escuelas, no sólo para invadir otras naciones, sino también para defender su país.

Aquellos grupos de acción, muchas veces inconexo y de diversos orígenes, remanentes del ejército derrotado, militantes de las secciones juveniles del partido nazi, ciudadanos descontentos con el tratamiento dado por los aliados a la población, operaron indistintamente en las zonas ocupadas por los ingleses, norteamericanos y ruso, colocando bombas, asaltando almacenes y aterrorizando poblados, bloqueando las rutas de la patrullas, saboteando la comunicación y las maquinarias, realizado actividades de propaganda incluida la emisión de una radio clandestina, y estimulando diversas formas de resistencia pasiva frente a los ocupantes por parte de la ciudadanía y así como el ocultamiento y organización de fugas de perseguidos por las nuevas autoridades.

Entre los grupos más destacados dentro de esta Resistencia Biddiscombe nos cita; el capítulo en Stuttgart de ODESSA, acrónimo con el que era conocida la organización clandestina de antiguos miembros de la SS, un grupo surgido de los Boy scout de Munich conocido como Deutsche Ringpfadfinders, el grupo conocido como West en Wüsttemberg, el Movimiento de Resistencia SS, así como el grupo “Mirador del Sudeste”(SOWA) de Austria.

Este libro, al hablarnos de la preparación civil para la resistencia frente a una virtual ocupación extranjera nos recuerda un poco el concepto de las Milicias de Tropas Territoriales, implementado en Cuba desde principios de los años ochenta del siglo pasado.

Así mismo, cuando nos cuenta de lo que acontece en Alemania en los primeros años de la postguerra alemana, nos ofrece un paralelo con lo ocurrido tras la ocupación norteamericana de Irak y el desmantelamiento del ejército y la ilegalización del partido Partido Baath de Saddam Hussein.

La obra puede traernos a la memoria, aunque sea por oposición el recuerdo de aquella Fracción del Ejército Rojo sobre la que alguna vez he escrito en este blog y es que al margen de las diferencias ideológicas hay algo que identifica a todos estos grupos, un odio el Estados Unidos como la figura mas visible dentro de los ocupantes de la parte occidental de Alemania. Y hasta me aventuraría a lanzar la hipótesis de que en esencia, aquel grupo, también conocido como la banda Baader-Meinhof, fue en gran medida la continuación de los antiguos werewolf, solo que en la transmutación y adaptación a la nueva época el lobo no usó la piel de oveja, sólo cambió de color.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: