Ley de protección homosexual en Cuba: un paso adelante y dos atrás

24 Dic

HPIM1006El doctor Alberto Roque, junto a Mariela Castro, durante su conferencia en ABF, Estocolmo, 16 de Junio de 2009. Foto: Carlos M. Estefanía

 

 

 

 

“Todo ciudadano en condiciones de trabajar tiene derecho a obtener un empleo atendiendo a las exigencias de la economía y a su elección, tanto en el sector estatal como no estatal; sin discriminación por color de la piel, género, creencias religiosas, orientación sexual, origen territorial y cualquier otra distinción lesiva a la dignidad humana”.
Proyecto de Ley Código de Trabajo cubana

Parece que ya tenemos nueva Ley de protección homosexual en Cuba; aunque se habla de ella en muchos sitios yo me he enterado gracias a una página que suelo visitar la de la Red del Observatorio crítico, cuyas posiciones cercanas al pensamiento libertario suelo compartir. En ella aparece un artículo tomado del blog Paquito el de Cuba. Esa es la fuente primera de mi información que luego he confirmado en otros sitios.

Hago un paréntesis para señalar que el blog Paquito es el nombre que ha dado a su bitácora Francisco Rodríguez, alguien que se define a si mismo como martiano y periodista; comunista y gay; ateo convencido y supersticioso, es todo un reto, pues tiene que ser difícil compaginar, ya no el ateismo con la superstición, sino la obra definidamente heterosexualista ( cualquier teórica de género la catalogaría de machista) del mujeriego José Martí con la cultura gay, esto por no hablar de la sumisión ideológica de los que en Cuba se denomina comunista y que tan poco tiene que ver con lo que en teoría se espera de un periodista. A pesar de todo Paquito es ya todo un famoso, del que se habla en medios lo mismo en España que en Suecia, espacios en la que rara vez se presentan los blogs de la disidencia cubana, pero se ha hecho eco de la existencia del de Paco. No nos extraña, mas bien es la norma, lo que se logra cada vez que alguien airea unas relaciones sexuales que antaño se denominaron contranaturales; reconozco lo impreciso del término siendo ellas mas comunes en la naturaleza salvaje, esa de la que si algo nos diferencia en es el control las mismas pasiones que hoy exalta la media.


Pues bien, en este artículo, titulado “¡Lo logramos! o Primera ley cubana que protege derechos de personas LGBT” que no por casualidad también reproducen los fanáticos castristas españoles de Rebelión.

Paquito, nos cuenta que en su condición de diputada a la Asamblea Nacional, Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual, propuso incluir en el proyecto de Código de Trabajo la no discriminación por identidad de género, junto con la sugerencia de que se utilice un lenguaje no sexista para prevenir la violencia laboral.

Como era de esperar la medida fue respaldada por los protestantes de la Asamblea representados en las personas de la diputada Miriam Ofelia Ortega Suárez, la primera mujer ordenada como pastora de la Iglesia Presbiteriana en Cuba; y por supuesto del viejo lleva y trae del comunismo cubano ante los cristianismo no católico, el diputado Pablo Odén Marichal, pastor episcopal, quienes destacaron la importancia de tales modificaciones para el progreso social de la Revolución cubana. Así mismo la propuesta fue respaldada por el connotado homosexual e intelectual Miguel Barnet, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), entre otros diputados y diputadas.

Por lo visto se simuló un debate usando razones de técnica jurídicas en la que hicieron de abogados del diablo (la calificación es mía) el diputado Homero Acosta, secretario del Consejo de Estado, y José Luis Toledo Santander, presidente de la comisión de asuntos constitucionales y jurídicos.

El espaldarazo final a la propuesta de Mariela fue dado por el diputado Miguel Díaz-Canel, primer vicepresidente cubano y por supuesto por su papá el Raúl Castro Ruz considerado formalmente como presidente cubano. La ley fue aprobada con el voto mayoritario asamblea. Nos cuenta Paquito el de Cuba.

Me llama la atención, ya que se abordaba el tema de la legislación laboral y la homosexualidad, que la Asamblea Nacional, no hubiera aprovechado la oportunidad, para emitir una declaración de ruptura -ya que no se les va a retribuir por el daña causado, ni levantar un monumento a los homosexuales,  reales o  inventados, afectados durante décadas por las leyes cubanas- con la etapa antihomosexualista  (no digo homofóbica para no caer en el discurso al uso) del Estados Cubano, cuyo punto culminante tuvo lugar en el famoso Primer Congreso de Educación y Cultura Congreso de Educación y Cultura de 1971.

Allí y al contrario de lo que hoy se declara en las Cámara del Poder Popular las desviaciones homosexuales fueron consideradas una patología social, ante la que se propuso un proceso saneamiento y control, tanto en la cultura como en la educación para evitar influencia homosexual en la juventud, además de solicitar penas severas para los que se definían como corruptores de menores (como es el caso de nuestro querido Reynaldo Arenas, al que conendaban no por gay sino, presuntamente afinidad por los impúberes), depravados, reincidentes y elementos antisociales irreductibles.

06 Junio de 1986, Reinaldo Arenas en Paris, Francie. Foto:
Cristee Dickson

¿La pregunta sería que es lo que ha cambiando y por qué? ¿Estaban completamente equivocados los mandatarios cubanos de antaño (que en gran medida son los de hoy) en relación al tema de la homosexualidad?

Entonces que es lo que les ha hecho entrar en razón (o perder un tornillo), a la Nueva Clase de Cuba, para pasar de la persecución a la conversión del homosexual en un ser intocable?

El mea culpa de un Fidel Castro senil, hablando con la prensa mexicana, no es suficiente. Tiene la palabra la Asamblea que comanda al Señor Estado.

Por cierto los cambios que que aparecen en relación al proyecto original de esta ley parecerían responder a un ejercicio de aceptación del activismo ciudadano poco usual dentro del sistema político cubano, me refiero concretamente a la aceptación de las observaciones al Código del Trabajo plasmadas en una Carta Abierta dirigida al Presidente del Parlamento cubano, Esteban Lazo Hernández, con la firma del Dr. Alberto Roque Guerra y fechada el lunes, 12 de Agosto de 2013.

En su misiva, Alberto Roque, quien es en realidad un empleado del esa suerte de Ministerio de la Orientación Sexual en Cuba en que se ha convertido el CENESEX bajo el mando de Mariela Castro, se presenta como: ciudadano cubano, militante del Partido Comunista de Cuba y activista por los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans y heterosexuales que también sufren discriminación por la ideología y el orden patriarcal y heterosexista que impera en la sociedad cubana.”

Según el activista (que no funcionario) la propuesta original para el nuevo Código presentaba elementos discriminatorios contra las personas no heterosexuales, y entre las cosas que le molestaba se encontraban era la dualidad de los conceptos de mujer u hombre, lo que en su opinión excluye a las personas que no se identifican con ninguno de los dos géneros o se encuentran en proceso de transición de un género a otro. No me extraña que pronto se forme en Cuba el lío que se está dando en Suecia y España donde niños que se consideran niñas quieren entrar al baño de chicas y viceversa.

Otra cosa que preocupaba al personaje del CENESEX era la categoría de sexo, y pedía (como al final logrará) sustitución por la de género (identidad y rol de género). El doctor atacaba la palabra sexo aduciendo que no sustenta científicamente, y considerándola obsoleta. Para ello da la siguiente fundamentación:


“El sexo legal depende del aspecto de los genitales de la persona o del sexo cromosómico, pero no siempre se corresponde con la identidad de género, además de que muchas personas no son ni varones ni hembras de acuerdo a otras variables biológicas que definen el sexo (personas intersex)”

Todo lo anterior es bien discutible, sobretodo cuando se sabe como un tipo especial de propaganda, educación por no hablar de la intensión de especialistas del tipo Roque, amen de mutaciones neurológicas puede inducir a es este tipo de inconformidad del individuo con su sexo cromosómico, que es el que por lo general puede garantizarle su reproducción, y es ahí donde está el peligro y la razón de todo el empeño en la “deconstrucción” del sexo.

Pero hay que ser honesto y reconocer que no todo estaba errado en la Carta Abierta, quizás en lo que si tenían razón su autor, es el cuestionamiento del uso a estas alturas del concepto “razas”, otra cosa es la validez de un cuestionamiento del término basado una mezcla retórica martiana con las opiniones ya más sólidas del antropólogo Fernando Ortiz, al que se le endosa un “Don” que nada tiene que ver con la etiqueta popular cubana aunque si con la que se emplea dentro de algunos círculos académicos para endiosar al respetado estudioso.

Otra las cosas que quiso incorporar el empleado de Mariela en su en el preproyecto es el tan llevado y traído anglicismo mobbing. No es otra cosa que “trajín” (para usar un cubanismo) de toda la vida que el académico define como ” es una agresión psico-traumática de un grupo acosador (instigador/es, adeptos y testigos mudos) hacia la víctima diana, cuyo objetivo es anularla como individuo libre-pensante hasta conseguir su sometimiento o su exclusión del grupo de trabajo”.

Tal parece que se estuviera refiriendo a las implementadas por el estado cubano contra las personas que no le son ideológicamente afines, no es así, el “mobbing” solo puede existir para este especialista si la victima de tipo de hostigamiento sutil y perverso, cuya estrategia es premeditada con el objetivo de anular a su víctima-diana, es un homosexual. De ampliar su rango no estaría donde estaría, apadrinado y haciendo de testaferro de Mariela Castro, actual responsable en Cuba uno de los carriles mas importantes con los que cuentan los enemigos del crecimiento poblacional, el de la reprogramación sexual.

Volvamos al blog de Paquito

En otra de las entradas del Blog de Francisco Rodríguez titulada: Incluyen cláusula contra discriminación por orientación sexual en proyecto de Código de Trabajo ya nos había explicado la inclusión de la no discriminación por orientación sexual entre las modificaciones hechas al proyecto de ley del Código de Trabajo se trataba de la adición en el Artículo 2 de esa propuesta legislativa del siguiente enunciado:

“Todo ciudadano en condiciones de trabajar tiene derecho a obtener un empleo atendiendo a las exigencias de la economía y a su elección, tanto en el sector estatal como no estatal; sin discriminación por color de la piel, género, creencias religiosas, orientación sexual, origen territorial y cualquier otra distinción lesiva a la dignidad humana”.

Paquito aplaude la adopción del término “género” . Lo que significa que tal y como lo había pedido Roque se ha introducido en el cuerpo de la “legislación socialista”, algo que la aparta de plano de su fundamentación marxista-leninista, la dogmática de las doctrinas Queers de las que el castrismo tardío se está haciendo eco como forma de garantizar sus sobrevivencia, ante las elites que ponen y deponen los gobiernos del mundo.

El blogger también destaca la eliminación de la “opinión política” entre los elementos por los cuales no es aceptable discriminar en el trabajo, aspecto que sí estaba en el planteo original. Veamos lo que se proclamaba en el artículo 2 del anteproyecto original:
Los principios funda-mentales que rigen el derecho de trabajo
son:
a) toda mujer u hombre en condiciones de trabajar, sin distinción de raza, color de la piel, sexo, religión, opinión política, origen nacional o social, y de cualquier otra lesiva a la dignidad humana, tiene derecho a obtener un empleo con el cual pueda contribuir a los fines de la sociedad y a la satisfacción de sus necesidades y las de su familia, atendiendo a las exigencias de la economía y a su elección, tanto en el sector
estatal como no estatal.

Ahora y en esto si concordamos con Paquito, se retroceso en ese mismo enunciado, pues se ha eliminado la “opinión política” entre los elementos por los cuales no es aceptable discriminar en el trabajo en virtud de la falta de derecho de los cubanos a pensar como quisieran.

Está claro que ya que se aprueban leyes de protección a la variedad sexual en nuestra no existe la menor razón para que no se haga otro tanto en la defensa de la diferencia de ideas. El que dude de la prioridad del problema solo tiene que calcular la cantidad de Cubanos que han sido obligados a dejar su tierra, ante la imposibilidad de ser escuchados y de canalizar formas de pensar que harían de la isla una tierra acogedora para buena parte de esos miles de hijos que, al marcharse de ella han botado con los pies. Estos por no hablar de aquellos que pasa conservar sus puestos se mantienen en silencio, ocultando la ideología en los armarios que ya no necesitan Paquito ni los de su bando.

Un buen ejemplo de lo que pasa cuando se sale de ese escaparate lo tenemos en el caso de otro Doctor Roque, el optometrista Jimmy Martínez, quien por decir los piensa ha perdido dos veces su trabajo, es lo que nos cuenta en su artículo “Mi primer despido “a lo cubano”.

En realidad con el cacareado Proyecto de Ley Código de Trabajo cubana, en particular en lo que atañe al derecho al trabajo y la defensa contra la discriminación, pasa lo mismo que con la del aborto en España, se ha dado un paso alante y dos atrás, no hemos logrado nada, por el contrario hemos cedido al nuevo orden maltusiano al que no frenan las fronteras ni las ideologías, que primero “protege” y después promueve, ahora la homosexualidad, mañana el bestialismo y la pedofilia, todo frente a un ciudadano, que lo mismo bajo el capitalismo, que el socialismo, se encuentra maniatado, al que sólo se le permite tragar y callar.

Anuncios

Una respuesta to “Ley de protección homosexual en Cuba: un paso adelante y dos atrás”

  1. Haydée B 25 diciembre 2013 a 12:15 PM #

    No estoy de acuerdo a que a estas personas se persigan y no se les de oportunidades de estudio y trabajo como a cualquier otro ser humano. Lo que si es muy cierto que es una aberración sexual, según lo dice la Santa Biblia, que no se debe de propagar, ya que sería la eliminación de la raza humana y solo quedarían los animales,que no practican esos vicios, escrito está en el libro de Levítico y las severas sanciones a los que lo practicaban. ¿Por qué ir en contra de las leyes de Dios?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: