Del aborto en España: proyecto para una Ley desdentada y sexista

21 Dic

El Gobierno retoma el sistema de indicaciones avalado por el Tribunal Constitucional y garantiza que las menores tengan que contar con sus padres en caso de aborto.
Por primera vez despenaliza a la mujer que interrumpe su embarazo.
En caso de violación las mujeres podrán abortar en las doce primeras semanas.
Se podrá interrumpir el embarazo hasta la semana veintidós si existe grave peligro para la vida o salud física o psíquica de la mujer.
Será necesario un informe previo emitido por dos médicos ajenos al centro donde se realizará el aborto que acredite los peligros que afecten a la mujer.
La mujer dará su consentimiento expreso en un plazo de siete días tras recibir información y asesoramiento.
Los supuestos despenalizados de la interrupción voluntaria del embarazo estarán incluidos en la cartera común de servicios del Sistema Nacional de Salud.
Se regula en detalle la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios.
Informe sobre el anteproyecto de Ley de Protección de vida del concebido,Viernes, 20 de diciembre de 2013. Publicado en la página de La Moncloa

El Consejo de Ministros español ha aprobado el anteproyecto de reforma de ley del aborto conocido oficialmente como Ley Orgánica de protección de la vida del concebido y de los derechos de la mujer embarazada. Pero no se llame engaño, a pesar de tan rimbombante nomenclatura, el aborto seguirá considerándose en España como un “derecho” (arbitrariedad) de las mujeres, una potestad sombre el nonato que le es exclusiva, en el sentido de que la opinión del padre importa un comino.

En el Gabinete, programa de Onda Cero, presentado por Julia Otero, se ha debatido el tema con Julián Casanova, Elisa Beni y Manuel Delgado.

A pesar de lo inócuo del anteproyecto, los contertulios se desgarraron las vestiduras, reduciendo la propuesta a una imposición religiosa y usando argumentos “racionales” en contra de lo que consideran retroceso, que si lo fuera en realidad, sería en relación mas que a los derechos constitucionales, a las leyes antivida promovidas en España a partir de la transición de Franquismo al Juancarlismo.

En el programa no ha faltado la agitación, que he escuchado en otros medios del país, para lanzar las multitudes a la lucha por recuperar el derecho de las madres (que no de lo padres) a dar muerte a sus fetos, lo cual parece ser el mejor acto de “antifanatismo” que los invitados de Julia Otero pueden imaginar .

Lo que está claro es que este tipo de creador de opinión no acepta el menor cancaneo en la reducción de la natalidad; carrera emprendida por España, bajo el auspicio Europeo con resultados y desgracias más que evidentes.

Y es precisamente la acusación contra el gobierno, de estarse alejando de Europa, el alegato que más se usa en el programa radial.

Evidentemente los opinadores, en su adoración de las nuevas estructuras que manejan la vida del viejo continente, desconocen, o no les conviene ver que la Unión Europea, lejos de ser un modelo ideal de legislación se ha convertido en un paradigma de sometimiento de los ciudadanos a una elitocracia que dicta los que vemos y escuchamos tanto en los medios como en las escuela, no hace pensar y “opinar” como a ella le conviene y simplemente aceptar, sin mucha resistencia sus mandatos moral o político.

De alguna manera esto es lo que ha reconocido, con todo cinismo, el neomaltusiano noruego Jeorgen Randers, coautor Junto al Dennis L. Meadows, del célebre “informe” Los límites al crecimiento (en inglés The Limits to Growth) encargado al MIT por el Club de Roma.

En declaraciones publicadas el 16 de abril por la revista semanal Sette Green del periódico italiano Corriere, Della Sera, Randers afirmaba, desde sus dogmas ecologistas, que sólo la elitocracia iluminada puede salvar, ya no a Europa, sino al planeta, ya que la democracia ha fracasado gracias a visión a corto plazo que tiene el hombre. Paradójicamente los que están pensando a corto plazo son los defensores del aborto. Para Randers pocos son los países capaces de desarrollar políticas a largo plazo y convencer ( o fuerza ) a sus ciudadanos a tomar el camino más de cerca, y no diferencia entre regímenes políticos, entre sus preferencias están lo mismo Alemania (creación a su imagen y semejaza de los vencedores de la primera guerra mundial), que China (buena controladora de la natalidad por supuesto). Pero el mejor está en la Comisión de la Unión Europea, una elitocracia formada por “personas muy competentes”, no controladas por un Parlamento Europeo, que no aprueba resoluciones, si estas, no son aprobadas previamente en los parlamentos nacionales.

Otro de los casos que impresiona al noruego, es Italia con su actual gobierno tecnócrata, dirigido por Monti y que recuerda a la Roma de hace dos mil años; gobernada dictatorialmente, en situaciones de emergencia.

Pues bien, esta suerte de fascista autorizado a diletar sobre el desarrollo humano, desde las páginas del magazine que le entrevista, ha pedido, a los jóvenes que pongan de su parte teniendo la menor cantidad de hijos posible, sobre todo en los países industrializados, en un hijo, en promedio, consumen 40 a 60 veces más recursos y la energía de un niño en la India.

Su modelo (y por lo visto también el de los participantes del Gabinete) es una Italia con la tasa más baja dennatalidad en el mundo ( 1,3 hijos por mujer). Esto no ocurre por que los italianos son más conscientes sobre el medio ambiente, sino “porque han creado una sociedad en los últimos 20 años , lo que hacía totalmente imposible que una mujer tenga un puesto de trabajo y al mismo tiempo un niño, en tal situación los italianos de forma muy sabia y racional (no habla del poder propagandístico que tienen los colegas de Onda Cero en Italia), eligieron el trabajo; eso es lo que según cree este neo maltusiano, a quien alegra el declive demográfico puesto en marcha en los países menos desarrollados, gracias a la urbanización, pues como bien dice el propio Randers en los campos un niño es una ayuda, en los barrios pobres es una boca más que alimentar.

Esta fórmula podríamos invertirla diciendo que en el campo al ser una ayuda, el niño se gana su derecho a la vida, en la ciudad se le niega esa posibilidad y literalmente se le aniquila y es para impedir el menor estorbo a este aniquilamiento que ya los tecnócratas están moviendo sus hilos dentro de la media Española; ahí tenemos las 10 razones que enarbola desde las páginas de El País para defender el mantenimiento de la actual ley de aborto, la María Isabel Serrano Sánchez, de la Fundación Mujeres y María Luisa Soleto Ávila de la Fundación ideas para el Progreso habrá que ver si quienes financian dichas Fundaciones de verdad están interesados por las mujeres y las ideas. Para Serrano Sánchez y Luisa Soleto, habrían que conservar la actual legislación porque según ellas “funciona”, resuelve problemas de inseguridad jurídica, “respeta a las mujeres”, es conforme a la Constitución, respeta mejor la vida en formación, es la mayoritaria en Europa (ya hemos visto el mejor contra argumento arriba), no distingue entre pobres y ricas, la población está conforme, hace la práctica del aborto más segura y equitativa, porque es una ley eminentemente preventiva y porque derogarla supone un retroceso social de décadas.

En oposición a este artículo vale la pena leer “Los 10 bulos más frecuentes sobre el aborto que aparecerán estos días en los medios” que firma Benigno Blanco, Presidente del Foro de la Familia, publicado en el semanario Alfa y Omega. Veamos sus argumentos:

Cuando se habla del derecho de la mujer a decidir, nos recuerda el activista, es como si se hablara de la época en la que los libres podían disponer de la vida de los esclavos, los padres de la vida de los hijos recién nacidos, los hombres de la vida de la mujer, los arios de la vida de los judíos, o los blancos de la vida de los negros, o a las embarazadas de la vida de sus hijos no nacidos o lo que es lo mismo de la denegación del derecho a la vida de los esclavos, los recién nacidos, las mujeres, los judíos, los negros o los aún no nacidos.

No es cierto que existan dudas razonables sobre cuándo se origina la vida humana. Hay evidencia científica de que la vida individual -y no sólo en la especia humana- se origina con la concepción al formarse el patrimonio genético del individuo que le definirá para siempre como uno de la especie humana sin margen de duda alguna.

No hay ninguna evidencia científica de que no se legaliza el aborto, habrá abortos clandestinos y morirán muchas mujeres. En los países donde el aborto está prohibido (por ejemplo, Irlanda) la mortalidad femenina por razones atinentes al embarazo y el parto es inferior a la de países vecinos donde el aborto es legal (por ejemplo, Gran Bretaña). Lo mismo sucede en Chile, único país de su entorno donde hasta el momento no se permite el aborto por ninguna causa, respecto a los países vecinos. Por otra parte en todos los países donde se ha legalizado el aborto, su número ha aumentado cada vez más.

Ningún instrumento de derecho internacional en materia de derechos humanos reconoce el derecho al aborto, ni con carácter universal (ONU), ni regional (tratados europeos o latinoamericanos de derechos humanos). Así lo ha establecido el TEDH respecto a Irlanda, por ejemplo.

No es cierto que normalización del aborto sea la única opción progresista y que su implantación es imparable, no es verdad que sin el aborto, la bomba demográfica explotaría y la vida en la tierra sería imposible (A pesar de lo que plantean los maltusianos), por el contrario, lo que hay es un grave problema demográfico de envejecimiento de la población que hace peligrar la subsistencia de nuestras sociedades en Europa, en España, incluso países como China, que han apostado por el aborto como instrumento de control de la población.

El aborto no es una conquista feminista, es una solución machista a un problema de todos la garantía de la irresponsabilidad sexual del varón que gracias a él, deja en manos de la mujer toda la responsabilidad de las relaciones sexuales: gracias al aborto, el varón se desentiende de las consecuencias de su actividad sexual, abocando a la mujer a abortar (y es ella quien cargará con el peso moral, sicológico y vital de esta decisión), o a asumir las consecuencias (la responsabilidad sobre el niño) en caso de no hacerlo. Cuando se legaliza el aborto, la mujer se puede ver sometida a todo tipo de presiones para abortar.

Sin aborto legal, la revolución sexual estaría en peligro ya que la irresponsabilidad sexual sistemática y generalizada no sería posible.

Las leyes permisivas del aborto crean estructuras de violencia estructural sobre la mujer para que aborte que no existirían con carácter general si el aborto no fuese legal. Esta legalización introduce en el ordenamiento jurídico la violencia como forma legítima de resolver problemas.

El aborto legal supone que el Estado asume que no debe proteger la vida de un grupo de seres humanos, los no nacidos. Se degrada así el compromiso ético y humanista del Estado.

Exigir la prohibición del aborto no es necesariamente el producto de la injerencia de la Iglesia en la vida pública de una sociedad pluralista. Hipócrates y Galeno que no eran católicos se oponían éticamente al aborto. Por otro lado muchas de las cosas que prohíbe la iglesia también son racionalmente ilegales asesinato, la violación, el robo, etc.

A grandes rasgos estas son las razones de Benigno Blanco, con las cuales coincido sin necesidad de ser cristiano, mientras que por otro no sé, si la “mujerista” y la “idealista” que firman el artículo del País que tanto defiende la legislación vigente sobre el aborto están concientes de que está contribuyendo en España a un genocidio similar al que vimos en Italia.

Con un índice de fecundidad 1,32 el país ibérico ya no puede garantizar una pirámide de población y ha pasado de los 15.000 casos de abortos clandestinos a 118.000 casos legales. Evidentemente dentro de la Fundación Mujeres o en la de Ideas Para el progreso a nadie parece importarle los 1,7 millones de abortos que han tenido durante el régimen Juancarlista entronizado en 1975, exterminio frente al cual la actual legislación no significa freno alguno. Ni siquiera lo será el nuevo proyecto de Ley que no va mucho más allá del propuesto por los socialista en el año 1983, cuando el Gobierno del PSOE de Felipe González despenalizó (que no legalizó) el aborto.

La ley de 1985, penalizaba con cárcel a las mujeres que interrumpían su embarazo, la vigente sólo contempla la pena de multa; la que nos trae los populares, ya viene sin dientes al no establecer sanción alguna contra la “madre” abortera, tampoco será castigada la embarazada que provoque su propio aborto por imprudencia, ¿no sé a qué tanto escándalo? tampoco me queda claro la manera en que aseguran la protección del concebido cuando su eliminación no se condena, bien que cuando se trata de “violencia de género”, real o construida, el castigo está garantizado no así la presunción de inocencia de la parte masculina.

De acuerdo a lo que explica el diario, la Razón de las mujeres españolas, si bien no sufrirán ningún reproche penal cuando aborten, antes de hacerlo deberán conocer las consecuencias de ese acto y necesitarán el aval de dos médicos que certifiquen que continuar con su embarazo producirá un grave riesgo para su salud física o psíquica.

La ley en discusión fija en 22 semanas de gestación el plazo máximo para abortar y sólo se podrá superar el mismo cuando exista un peligro vital para la mujer o el peligro para la salud de la madre derive de una anomalía del feto incompatible con la vida, que no se hubiere detectado antes.

Así mismo se prohíbe la publicidad sobre la servicios de centros dedicados a la interrupción de embarazos, se regula pormenorizadamente todo lo relativo a la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios.

En caso de Violación, la cual es aceptada para interrumpir la gestación, se requerirá la presentación de la denuncia previa por parte de la mujer.

Como norma general, se fija en 22 semanas de gestación el plazo máximo para abortar, pudiéndose interrumpir el embarazo fuera de ese plazo sólo cuando no se hubiese detectado o podido detectar anteriormente la anomalía incompatible con la vida del feto o cuando exista riesgo vital para la mujer.

Así mismo La malformación del feto dejará de ser considerada como motivo para el aborto . La mujer que desee abortar antes de las 22 semanas, necesitará de un informe previo emitido por dos médicos especialistas en la patología que genera el grave peligro para su vida o su salud de la mujer y ajenos al centro donde se practique la interrupción del embarazo. Si el peligro tiene su origen en anomalías incompatibles con la vida del feto, el informe sobre la madre sólo tendrá que estar firmado por un médico.

Si hay peligro vital para la mujer, no será necesario ningún informe. El anteproyecto diferencia entre las chicas de 16 a 18 años, en lo concerniente al asentimiento de los padres o tutores.

Por ello tiene toda la razón del  mundo Ignacio Arsuaga, el presidente de Hazte Oír y de la plataforma pro vida Derecho a Vivir, cuando valorando el anteproyecto de Ley Orgánica de Protección de la Vida del Concebido y los Derechos de la Mujer Embarazada, afirmó que “Cualquier mujer que quiera abortar va a poder seguir abortando”,  considerándola como una ley “Objetivamente mala”  que permite acabar con la vida de determinados seres humanos que todavía no han nacido”, además de puntualizar que con el llamado “riesgo para la saludad psíquica de la madre” se mantiene un “coladero”, entiendo para el negocio de las clínicas aborteras.

A pesar de esto, no se hizo esperar la reacción política del resto de las marionetas del sistema pluripartidista;  el PSOE  pescó en las aguas revueltas por los medios llamando a movilizaciones contra la reforma de la ley del aborto por “recortar libertades” y acusando al proyecto de responder a intereses electorales (lo cual no es mentira), por su parte los neocomunistas de IU considera que se trata de una “involución de 30 años en los derechos de las mujeres”, hasta los mas racionales de UPyD se han sumado a la algazara, aduciendo que el proyecto “afrenta a la sociedad laica y plural”

Pamplinas. Los amagues antiabortista del Rajoyato no tienen substancia y son un amago mas de esa tecnocracia que lleva a los españoles por el camino de la amargura, no importa el disfraz ideológico que empleen sus marionetas, son parte del teatro de La democracia cuya función principal es adormecer al ciudadano frente a un poder que no puede controlar (aunque se crea el soberano), la mejor muestra de ello lo tienen en el comportamiento de esa ilusión que son los “partidos políticos”, quienes una vez acomodados en el aparato estatal, supuestamente gracias al voto del ciudadano, no tienen el menor reparo en traicionarle cuando el interés del estado, o para ser mas exacto las consideraciones de la tecnocracia así lo determina, a pesar de programas, promesas, ideologías o cualquier otra maruga con las que embobecen a sus electores, colocándose al servicio de esa élite que tanto alaba Randers.

Es por el designio de esa tecnocracia, ni siquiera por la presión de los alabarderos antivida que el aborto como norma se ha impuesto en España.

Al nuevo proyecto de Ley, mas allá de algunas incomodidades Administrativas y reducción de prestaciones, no significará un gran cambio dentro del sistema establecido para reducir la temida reproducción de españoles.

Aunque debemos, por lo menos, reconocerle algún elemento ideológico positivo, como el de excluir los pretexto para el aborto las mal formaciones o la posibilidad del nacimiento de un niño con síndrome de Down, debemos estar concientes de que la nueva ley Gallardón se mantienen apegado a una filosofía inhumana, que justifica impedir el nacimiento de un niño si el padre ha violado a la Madre, ¿cómo si el hijo tuviera la culpa de quien en su padre? o incluso por algo tan subjetivo como el que la anomalía del hijo pueda afectar psíquicamente a la madre. Estamos arreglados.

Todo ello en un contexto legal donde el padre es borrado como sujeto de derecho, donde al progenitor masculino, se le niega el derecho más elemental, el de vetar el aborto de un ser que porta sus genes hacia el futuro, al tiempo que se defiende el derechos de la madre al parricidio del hijo por nacer.

Y todavía los mentecatos de Onda Cero llaman a los hombres a defender una ley que, amén de atentar contra la vida, les discrimina como género, que no respeta en el más mínino los derechos naturales de la paternidad. ¿Serán necios?

Anuncios

2 comentarios to “Del aborto en España: proyecto para una Ley desdentada y sexista”

  1. Martín D 22 diciembre 2013 a 4:28 PM #

    Oiga caballero, es usted uno de tantos que confunde una bellota con un roble??
    Hable de “asesinato” cuando haya un pequeño bebé en el vientre… digamos 5 o 6 meses de gestación, pero un embrión de 4 células, sin ninguna célula nerviosa siquiera… puede llamarlo cualquier cosa antes que “bebé”…

    Tamaño despropósito tiene solamente origen en la discutible noción de que existe algo llamado “alma” en esas 4 células…
    Pues otras personas no creen en esa “alma”. Del mismo modo la humanidad dejó atrás creencias tan absurdas como que la masturbación era algún tipo de asesinato…

    Ya se ve que en temas de sexo y procreación las ideas de los fanáticos religiosos no van bien encaminadas…

    Si le preocupa la natalidad, hay formas positivas y sensatas de promoverla. Naturalmente, el que un hogar dependa de dos ingresos para subsistir en nuestras ciudades atenta contra la natalidad.
    Pero “forzar” a que las mujeres se conviertan en madres contra su voluntad solamente traerá a niños no deseados, pobreza y desdicha.
    Ya se ha vinculado la disminución de la criminalidad en zonas del mundo donde se despenaliza el aborto. La lógica es impoluta: menos niños no deseados significa menos jóvenes desarraigados y antisociales en el futuro…

    en fin… ya sé que discutir con los mal llamados “provida” es perder el tiempo… Ya se habrán encargado sus padres fanaticoides y sus obispos castradores de inculcarle sus mitologías inhumanas y machistas…
    Por cierto, todos sabemos que en la intimidad del hogar, todos esos “providas” se llevarían a sus hijas a una clínica discreta en las afueras o en el extranjero al enterarse de un “desliz” o peor, tras una violación…
    Es inconmensurable la crueldad y la insensibilidad que se requiere para pretender que una niña violada, a veces incluso a edades de la infancia!!! deba parir al hijo de su abusador, y tenerle para toda la vida…

    Los “provida” deberían plantearse cambiar el nombre a “promiseria”, o “procrueldad”…

    Saludos, y no se moleste en responder…

    • Carlos Manuel Estefanía Aulet 22 diciembre 2013 a 4:46 PM #

      Martín le comprendo, cuando joven pensaba como usted, sin embargo con el tiempo, acumulando datos, reflexionando y sin dejar de ser ateo comprendí que un asesinato es un asesinato aunque sea de un feto. De lo que se trata no sólo no es de defender el derecho de las madres a aniquilar sus hijos, sin contar con los padres, sino de impulsarlas a ello con los mil y un recursos con los que cuenta el nuevo orden maltusiano, el mismo que tanto a usted como a mí, en el pasado, nos lavó la ética con el cerebro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: