Tener hijos después de los treinta; otra forma de violencia contra el niño y la mujer

10 Dic

Cuadro del reportaje sobre los peligros de tener un hijo después de los 30, transmitido el 10/12/2013 por TV4 de Suecia.

Informa esta mañana el noticiero del Canal 4 de la televisión sueca, que  investigadores del Instituto Karolinska de Estocolmo, tras estudiar un millón de madres de Suecia y Noruega,  han llegado a la conclusión de que la mortalidad infantil aumenta entre los hijos de  las mujeres mayores de 30 años,  este crecimiento tiene un índice comparable al provoca el fumar o el exceso de grasa.  Extrañamente, quizás para no asustar mucho,  no se dicen las estadísticas concretas,  en cambio, llama la atención sobre el hecho de que la tendencia de las madres, sobretodo en Estocolmo, desean tener los hijos entorno a esa misma edad.

Supe de la noticia en la televisión antes de salir al trabajo y mientras viajaba, escuchó en Radio 1, un debate con micrófono abierto sobre el asunto, es interesante, aún cuando se nota el interés de los editores de no causar pánico, el programa es conducido por la periodista Eva Rusz, ella cuenta que ha sido madre joven y sola y que eso no le ha impedido hacer una carrera, además de disfrutar de sus nietos ya adulto. Llama un hombre diciendo que hay que vivir y hacer cosas antes de tener hijos (ya lo puedo interpretar, vivir de jolgorio en jolgorio) y también lo hace una madre tardía quien aboga por tener los hijos cuando se tiene mas experiencia en la vida. Pero quien mas me satisface es una mujer que cuenta lo bien que la pasó con su esposo al tener los hijos temprano, de como fueron ello lo mas importante, de los bien que se integraron en todas sus actividades, a pesar de que por razones de trabajo, su esposo no siempre estuvo a su lado, en resumen de la inmensa felicidad que significa echar adelante los hijos, claro mientras se encomienda la pareja con pasión a la tarea. Esa pareja contra la que todos parecen conspirar en la actual sociedad sueca.

En realidad no se está hablando de nada nuevo, ya el 19 de mayo de 2008 el pperiódico Svenska Dagbladet, había publicado un artículo titulado “Es nocivo esperar con los niños” , donde se informaba del espectacular aumento en la edad para ser padres por parte de la mujer y el hombre sueco para tener su primer hijo algo que según Ulla Waldenstrom, matrona y profesora de enfermería en el Instituto Karolinska, representa varios riesgos, que el niño muera o sufra el síndrome de Down.

La especialista, quien también es entrevistada en TV, ya había comentado estos problemas en su libro “¿Espera con niños? “( Instituto Karolinska University Press, 2008 ) donde aborda la crisis generada en el país escandinavo en la cuestión la concepción, caracterizada por aumento de la demanda de la reproducción asistida , el problema de parejas sin hijos o con solo uno, y el aumento del número de complicaciones médicas en la madre y el niño.

Waldenstrom reconoce que en Suecia existe (¡todavía!) un fuerte deseo de tener hijos, casi todos los jóvenes quieren tener, un promedio de dos, pero, afirma que los que esperan demasiado tiempo pueden ser sorprendido por la infertilidad.

Explica la profesora que la mayoría de la gente sabe que la fertilidad disminuye con la edad , pero no saben cuanto. La posibilidad de engendrar hijos comienza a disminuir marginalmente después de la adolescencia , más después de 30 y dramáticamente después de los 35, incluso la fertilidad del hombre disminuye con la edad , por lo menos después de los 40, informa la especialista.

Si se tiene el primer hijo después de los 30, se reduce la posibilidad de que el niño tenga hermanos . Un estudio entre los estudiantes universitarios demostró que más de la mitad quería tener su último niño en edades comprendidas entre 35 y 44 años, precisamente una edad en que la fertilidad es baja, dice la entrevistada, quien agrega que los cambios por la edad no se limitan a las células sexuales de la mujer y del hombre , sino que producen en todo el cuerpo, por ello el riesgo de dar a luz antes de tiempo, por ejemplo, antes de la semana de gestacion 33, de tener un niño que pese menos de 1,5 kg , que muera durante el embarazo o entorno al nacimiento es aproximadamente dos veces mayor entre las mujeres que tienen el primer hijo después de los 35, que entre las que tienen los niños entre sus 20 y 25 años. Así mismo las mujeres mayores también tienen partos más largos, por cesárea o ventosa y es más probable que reciban daños en la base de la pelvis. Esta sería la razón de porqu las madres jóvenes , describen retrospectivamente sus partos como una experiencia positiva, en un mayor grado de lo que lo hacen las madres mayores.

La investigadora cree que se puede influir en este desarrollo negativo mediante el cambio de actitudes y políticas y hace algunas sugerencias, tales como la elevación del nivel básico de la prestación por maternidad, la supresión del límite máximo de ingresos para la estimulación de los hombres con mayores ingresos a tomar la licencia por paternidad, que los empleadores dejen de preguntar, incluso en broma, a las mujeres jóvenes que buscan empleo si pronto van a tener hijos, que los jóvenes aprendan más acerca de los límites de la fertilidad.

No está mal, pero mientras no se vaya al meollo de la cuestión la tragedia de los paritorios tardíos seguirá aumentando, no solo en Suecia, sino en el resto del mundo. Mientras que no se entienda que el patriarcado es casi cosa del pasado y que estamos sufriendo un nuevo tipo de “cado”, ¿acaso mercado?

Siempre se ha sabido que no es bueno para la mujer ni para el niño, que ella para en avanzada edad, si esto ocurre a gran escala en las sociedades modernas, eso solo lo puede explicar la existencia de una voluntad empeñada en reducir la población infantil, para ello existen mil y un recurso que van desde la creación de falsas necesidades de consumo o “realización personal” (ante lo cuales los niños resultarían un estorbo) hasta la imposición de ideologías de género (que a quien último beneficia es a la mujer y a su hijo) pasando por la desarticulación de probadas formas de organización reproductivas, irresponsabilizando a los hombres con la manutención de sus hijos y mujeres, y arrancando a estas últimas de las tareas del hogar “patriarcal” para entregarlas a la opresión empresarial.

Se trata de un problema, que hoy se expresa con agudeza en Suecia y que mañana abarcará todo el planeta gracias a los peores aspectos de la globalización, así como a esas campañas, muchas veces financiadas desde los países nórdicos, que intentan reducir la maternidad temprana en las jóvenes del tercer mundo, sin alertar para nada sobre las consecuencias del retraso del paritorio para la salud de la mujer. Es a ellas a quien tenemos que defender, plantando cara a las causas este nuevo tipo de violencia social, esa que sufren las madres empujadas a tener sus hijos de mayores, mientras sus “hermanas” feministas las dejan en la estacada.

Anuncios

Una respuesta to “Tener hijos después de los treinta; otra forma de violencia contra el niño y la mujer”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: