Hablando de sumisión

17 Nov

Foto publicada en el la portal de Facebook del programa ” No es un día cualquiera”

Este 16 noviembre de 2013, en su sección La Tertulia, el programa de Radio Nacional de España “No es un día cualquiera” ha tratado el tema de “La sumisión”. Se supone que abordaría el asunto de manera en general, con las preguntas tales como ¿Has sido sumiso en algún ámbito de tu vida: trabajo, pareja o familia? ¿Qué ventajas e inconvenientes tiene ser sumiso? ¿Dónde está la frontera entre lealtad y sumisión?. Sin embargo, los tertulianos; María Díaz, José Antonio Marina, Andrés Aberasturi y por supuesto la conductora, Pepa Fernández, de hecho utilizaron buena parte del espacio, para abrir fuego, con mayor o menor (en el caso de Aberasturi) intensidad, se ha centrado en el libro de provocativo nombre en tiempos de feminismo; “Cásate y sé sumisa” de la periodista italiana; Constanza Miriano.

Se trata de una obra publicada por la editorial Nuevo Inicio, que preside el Arzobispo de Granada, Javier Martínez. El libro es un bestseller en Italia y se fundamenta en la carta de San Pablo a los Efesios.

En España la obra ha desatado la polémica y no sólo la izquierda se ha lanzado a la búsqueda y captura de ”Casáte”, sino incluso el Partido Popular de Andalucía, están exigiendo al Arzobispado granadino que retire la edición, un llamado que respaldó la propia Ministra española de Sanidad e Igualdad, Ana Mato, durante su participación en el programa “Los Desayunos de la Uno”, de RTVE, el 25 de noviembre de 2013. Por cierto en el mismo programa Matos habló del papel de las empresas en las campañas contra la “violencia de género”, a las que el gobierno del Partido Popular ha pedido que contraten a las “maltradadas”; en otras palabras, al nuevo ejército industrial de reserva que se crea con la disolución de la pareja tradicional, una vez que las mujeres son “rescatadas”, por el Estado, de su entorno familiar.

<span class="hddn"

Evidentemente, cuando se trata de doctrinas de Estado, no existen diferencias de ideología ente los partidos que maman del aparato, pues su papel fundamental, no es el de representar al ciudadano, ante el estado, sino imponer las políticas predeterminada a la ciudadanía, como parte de proyectos que trascienden los cambios de gobierno, la remodelación de la pareja tradicional, tal y como la concibieron nuestros antepasados durante milenios, es parte de este proyecto, es por eso que desde "No es un día cualquiera" ponen el grito en el cielo ante una parte de la juventud que conservan los valores de sus abuelos, que son a la vez los de sus bisabuelos y así sucesivamente. Ni que no fuera sinónimo de lo bueno, pero esto importa poco a los partidos ”democráticos”, empeñados en renovar la sociedad con la misma pasión modernizadora de los que un día tuvo el fascismo italiano.

En definitiva es el estado el que financia la mitad de los gastos de aquellos y sus fundaciones como ha revelado hace poco el tribunal de cuentas de España. Así se ha sabido que el monto del dinero público, en pocos casos administrado con eficiencia, recibido por las formaciones políticas españolas, tanto a nivel nacional como autonómico, ascendió en el 2008 a las friolera de 237,3 millones de euros, se trata de un dinero empleado en gastos de funcionamiento ordinario, además de los 62,2 millones usados para financiar la organización y celebración de procesos electorales, con los que en definitiva se encubren los malabares, por no decir las conspiraciones de la clase política contra su elector. El caso es que los contribuyentes han aportado en 2008, un toral de 299,5 millones de euros para subvencionar lo que creen su democracia, esto que supone casi un 6,6% más respecto al ejercicio del 2007.

Sin embargo, el compromiso de los políticos españoles no será con las necesidades reales de ese ciudadano, sino con las imposiciones de un estado dominado por una supra ideología, la de género, que lo mismo permean a la izquierda que a la derecha, es decir a todos los pescaditos que se fríen en la gran cazuela del Congreso. Por ello en lugar de entregase a pensar como solucionar los problemas generados por la crisis de distraen en campañitas contra libros incoómodos como el de la "esposa sumisa".

Y del mismo modo en que allí, donde el anticlericalismo va retrocediendo, lo mismo en Rusia que en Cuba, y vemos a las iglesias, en un caso ortodoxa en el otro católica, ceder como aliada de la disidencia para convertirse en compañera del poder; en los lugares donde avanzó la separación Estado-Iglesia, hacia un proceso acelerado de secularización como es el caso de España, la institución religiosa se irá transformando ya no en aliada de este o aquel partido ( como pudo ser el Partido Popular) sinó en un elemento de oposición a todo un sistema que la combate a través de los órganos como son los medios públicos, la educación o las leyes.

Nos encontramos sí, que mientras el poder logra infiltrar incluso organizaciones anarquistas con las propuestas ideológicas que sirven a su vocación de controlar la natalidad; malthusianismo, abortismo etc, unas de las posturas mas libertarias que puedan encontrarse en España emergen en momentos desde focos “insumisos” religiosos, como el que representa el arzobispo de Granada.

Francisco Javier Martínez, quien han denunciando la legislación del aborto, pues conculca el derecho a la vida, y ha presentado las medidas que debilitan el matrimonio como elementos que favorecen y facilitan la violencia contra la mujer.

En relación al libro “Cásate y sé sumisa” un comunicado del Arzobispado de Granada, fechado el 15 de noviembre de 2013, ha señalado que el libro, se defiende por sí solo y que si bien la valoración y la opinión personal sobre la obra es “libre y legítima”, no lo son así “la ofensa, el insulto o la calumnia”. Algo en lo que concordaría, supongo yo, todo librepensador.

Una buena defensa de esa libertad de pensamiento la encontramos en la entrevista concedida por Costanza Miriano para la ACI Prensa el 12 de noviembre de 2013.

Acá la escritora asegura no sentirse ofendida por las feministas que atacan su trabajo, definiendo ese tipo de reacción como propia de una mujer herida “que no ha encontrado su verdadera belleza, que no está tranquila, que no es feliz en su vocación”. En cambio a las madres y las esposas felices (que también existen aunque no para los medios) que ella conoce les ha encantado el libro, que en Italia lleva vendido unos 50 mil ejemplares, explicando el sentido que ella da a “la palabra ‘sumisión’ asegura que nunca un hombre podrá colmar el deseo de infinito del alma de una mujer y viceversa.

Costanza Miriano, quien trabaja para la televisión pública italiana, afirma que cuando apareció su obra en el 2011 algunos de sus compañeros de trabajo se negaron a leerlo por el título pero cuando lo hicieron encontraron que compartían más cosas de las que se imaginaban, en particular cosas que son de sentido común o consejos útiles.
No es un libro contra la mujer, ni invita en ningún momento a la violencia contra las mujeres cosa que ella nunca lo haría ni me lo permitiría por el contrario, recuerda que cuando alguna mujer que sufre violencia le ha pedido su opinión, ella siempre ha aconsejado que no permitan que eso suceda, y que se vayan de casa y “que intenten encontrar el modo de reconstruir, pero siempre con la debida distancia”.

Lo que ha buscado Constanza, según sus propias palabras es popularizar la visión de la Iglesia sobre el matrimonio. En la obra recuerda que también ha criticado el problema del hombre al que invita a dar la vida por su mujer y sus hijos.

Aquí se hace referencia al segundo libro, de la autoras cual no hablan las feministas y los feministos de No es un día cualquiera,’Cásate y da la vida por ella’.

Portada del libro publicado en el blog de la autora

Libro que complementaría la primero donde se reflexionar sobre el hecho de que si las mujeres ya no son acogedoras de la vida, también existen hombres menos generosos y viriles.  En éste ella ha pensado cómo las mujeres pueden ayudar a los hombres a sacar su coraje, su lado más noble, en definitiva su mejor parte”. Para ella el secreto está en el amor cortés (otra mala palabra de la ideología de género). La periodista considera que si una mujer consigue ser especialmente acogedora y bondadosa, el hombre también redescubrirá el deseo de dar su vida, de gastarse por ella “siempre teniendo en cuenta que son dos naturalezas limitadas las que se unen y que por lo tanto habrá expectativas incumplidas”. El verdadero amor nacería así cuando termina el amor romántico y se comienza a amar al otro por como es y no por cómo se quiere que el sea.

En su entrevista Costanza Miriano le dice claramente a las feministas que si ese no es el tipo de amor que ellas quieren, entonces, no compren el libro (consejo que evidentemente han seguido los tertulianos de Radio Nacional), pero no tienen por qué hacerlo retirar.

Al concluir el reportaje la autora señala que su libro partir de un juicio positivo sobre el marido, como un deseo leal de acoger otro punto de vista”. Algo, que habría hecho milagros en muchos matrimonios.

Asi y todo el movimiento en favor de censurar la obra en cuestión (después hablamos de las quemas de Hitler y Pinochet) alcanza a nivel parlamentario donde el PP, Psoe e Izquierda Unida están pidiendo que el libro sea retirado de la venta, y mientras que por las calles se reúnen firmas con la misma petición a la Fiscalía. Esto es lo que cuenta la propia Costanza Miriano en un artículo que aparece tanto en su blog, como en el periódico italiano Il Foglio; se titula “La esposa prohibida“. Así mismo la escritora asegura que su libro sería el primero censurado en España desde el régimen de Franco.

En esta misma entrada la autora explica que la sumisión, de la que hablaba San Pablo no tenía que ver con la violencia (entendamos la llamada “machista”), que es un asunto de jueces y psiquiatras. Lo que ella está tratando de explicar es que tanto el hombre y la mujer son dos pobreza que se encuentran, cuyos derechos no son necesarios gritar, pero que tienen que aceptarse uno al otro. Apoyándose en Rilke, Miriano nos recuerda nuestra frágil y limitada capacidad de amar, pero al mismo tiempo con un amor infinito que tiene que ver al fondo de la voluntad de Dios, quié es para ella un verdadero esposo, punto del que curiosamente se desinteresan los periodistas que la critican.

Según la propia autora, el problema de la mujer es el deseo de control, mientras que el del hombre es su egoísmo, y que cuando habla de ser sumisas se refiere a dejar de controlar y permitir a los demás que sean, sin querer formatearles.

En el mismo artículo se da cuenta de lo que le dice una periodistas, según la cual el problema del libro es que la editorial que lo ha traducido es del arzobispado de Granada, y que su obispo habría dicho que se puede violar a las mujeres que han abortado.

En realidad lo que ha hecho la periodista es sacar de contexto un equiparación que hace el obispo, que no un llamado, entre el derecho al aborto y un virtual derecho a la violación. Una frase que he sacada de contexto adquiere un sentido que dejaría perplejo a cualquiera, incluida la propia Costanza Miriano. Pero a su vez la blogera italiana parece haber comprendido las similitudes que existen entre los comisarios ideológicos del estalinismo y los “comunicadores” del nuevo y bravo mundo feliz que vivimos en Europa tras la despareció del comunismo. Tiende a excluir que su editor haya dicho eso cuando en realidad hablaba de la enorme violencia sobre el cuerpo de la mujer que es el aborto, y el dejar a la mujer sola que cargue con las consecuencias.

Para ella está claro que el problema no radica tanto en el arzobispo y si su frase el hombre debe encarnar la guía, la regla, la autoridad. La mujer debe salir de la lógica de la emancipación y abrazar con alegría el papel de la acogida y del servicio, ha sido interpretada como instigación a la violencia sobre las mujeres, la verdadera razón de esta lectura se encuentra en la dictadura de la ideología de género, que como es falsa ha de imponerse con la fuerza.

Y fuerza es lo que ha sobrado, en forma de insultos verbales en esta tertulia-linchamiento, que ha tenido lugar esta mañana en Radio Nacional de España, perpetrada en lo fundamental contra una obra cuyos inquisidores ni siquiera habían leído, lo que si hacían antes los cazadores de herejes en los tiempo de Torquemada. Lo que no ha faltados sin son atentados contra el saber, diciendo que Pablo de Tarso era un judío conservador. Si lo fue, esto ocurrió en unta etapa previa de su vida, aquella en la que se dedicaba a perseguir cristianos como al pobre Estefano (nombre del que se deriva el apellido de quien escribe por cierto). Pero no puede hablarse de un judío conservador en los momentos en que San Pablo realiza la tremenda revolución intelectual, más que espiritual, que implica la transformación del cristianismo de un secta judía mas en una religión universal, que a la que pertenece la época en la que se escribe La Epístola a los efesios, digo si es verdad que Pablo, y no algún discípulo suyo, lo que para el caso al final sería lo mismo.

Del tono ideológico que imperante en la tertulia, ese feminismo que en el fondo no es mas que una masculinización de la mujer, en los peores sentido del concepto masculino, de fe la frase que se le escapa a una de las “contertulianas” cuando, desviado el debate al tema de la por gentes que no ha leído el libro, indica la poca profesionalidad periodísitico y la mucha agalla propagandística del equipo de Radio Nacional de España. Cosas tales, creíamos, sólo ocurre bajo régimen totalitario, cuando un título atenta contra la ideología oficial, en este caso la de género. La pregunta que les he dejado en su tablón de facebook es la siguiente:

¿Por qué nuestros insumisos tertulianos, no se atreven a cuestionar con los mismos insultos que emiten contra la escritora italiana, la sumisión ante un Monarca de un presidente del gobierno elegido democráticamente, que en lugar de jurar lealtad al pueblo, la libertad, la democracia jura lealtad a un Rey?

Por supuesto se trata de una pregunta difícil.  Los Borbones durante y despues de la “transición”, como en tantos otros momentos de la historia española, han sabido detectar,  como una veleta,  en que sentido sopla en viento de los poderes globales que dominan las naciones y han  puesto lo que simbolizan, a su servicio.  Por eso no dicen ni “ji” cuando la falsa progresía (como el falso conservadurismo) forman algazara contra los aspectos más humanos que mueven a la iglesia, y que debería compartir todo hombre o mujer de bien, no importa su ideología.

Digo esto sin la menor afiliación a una institución sin duda contradictoria y cargada de talones de Aquiles en la lucha por la vida, como puede el fundamento teológico de propuestas para las que considero sobra con la regla de oro de la ética: trata a los demás como querrías que te trataran a ti, Me refiero a una iglesia que sería más contudente en su campaña provida, si diera el ejemplo eliminando la obligación del celibato.

Aún así hay que apoyarla en este tipo de lucha,  al fin y al cabo, así como Colón descubrió con America buscando la China, ella en su afán de aumentar su feligresía ha dado en el en el blanco que deber ser objetivo de todo humanista (por muy ateo que sea) el defender la vida; y para demostrar que se puede ser de izquierda y pensar críticamente sobre este asunto, concomintando de algun modo con loos objetivos de la iglesia en lo que a la vida se refiere,  recomiendo leer el trabajo “Sagrado” aborto malthusiano y capitalismo” que apareceen la página de  IrTTEeN!!!

De lo que si se cuidaran mucho los tertulianos de No es un día cualquiera es de responder con consecuencia a mi pregunta, es decir, de poner en duda la legitimidad de una monarquía para la que está clara que si bien Madrid ya no vale una misa, el precio de mantener el trono, señalado a dedo por Franco, puede ser la convivencia con aborto, y la lucha contra la vida de los que al nacer seríaan sus subditos. Temas sobre los que no se pronuncia jamás ni Don Juan Carlos, ni el Príncipe de Asturias, en sus innumerables discursos.

Imagen: Jon Juanma

Saco a la luz ese asunto tabú “in The King’s Speech” por no hablar de las destrucción desde el estado de ese aparato ” obsoleto” que es matrimonio tradicional, la máquina incontrolada de agrandar la humanidad,  más allá de lo los límites  que las  nuevas élites pueden pueden dominar.

Para desarmar la maquinaria hay que evitar dentro de ella cualquier tipo de sumisión a un proyecto trascendental (llamémosle Dios o humanidad), incluida la más justa de todas las formas, la mutua entre un hombre y una mujer, que es lo que da fuerza a una pareja, frente a un mundo empeñado en atomizar y así  someter,  en el peor sentido de la palabra,  a todo ser humano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s