Palíndromos: entre la lucha por la vida y la pedofilia

19 Oct

Anoche terminé de ver una interesante película del director Todd Solondz, nacido el 15 de octubre 1959 , en Newark, New Jersey, EE.UU. Se trata de Palíndromos ( 2004 ), una historia valiosa que lástima la vocación artística de Solondz, que hace interpretar al protagonista a través de personas de diferentes colores y edades.

La verdad es, que esto marea, más cuando los personajes se cambian los nombres de vez en cuando frente a los nuevos conocidos.

La película comienza como una secuela de otra obra del director; Welcome to the Dollhouse, es decir con el funeral Dawn Wiener, quien se ha suicidado después de saber que esta embarazada.

La historia de esta desgracia es contada por una madre a su hija de Aviva, quien es prima de la fallecida. Una niña de unos 12 o trece años que quiere tener un hijo a toda costa, para eso se acopla con su amigo Judah. Cuando los padres se enteran del embarazo, llevan a la niña a un abortorio donde por error queda esterilizada. Algo que los padres se cuidan de contar a la chica.

La niña escapa de la casa y por el camino conoce a un camionero de aspecto repulsivo, quien la sodomiza consentidamente. Luego la abandona en un motel. La niña andando por el bosque es encontrada por un niño que pertenece al orfanato cristiano de la Familia Sunshine. Allí se presenta el chico con Aviva quien se hace llamar con el mismo nombre que le había dado a su feto abortado, Henrietta.

En el orfanato Aviva se reencuentra con el camionero a la vez que se entera de que las gentes que administra Sunshine ejecuta a los médicos abortistas. Aviva acompaña al camionero para ejecutar al doctor que le hizo su aborto, sin embargo, la cosa parece salir mal, el hombre al disparar le da a la hija del medico y tienen que huir ocultándose en un hotel donde la policía ejecutará a Bob, que es como se llama el pedófilo…

Por supuesto, este no es el final de la película que no contaré para no matarle el deseo de ver una obra que considero recomendable, mas allá de las confusiones por la ajustada mezcla de valores y cuestionamiento que nos presenta en relación a dos temas tan complejos como lo son el derecho al aborto y la pedofilia. En este sentido creo que es una película que se aleja por igual del dogmatismo como de la ligereza moral con las que los medios y el mismo cine aborda estos fenómenos.

Hay un filosofar sobre la identidad del individuo a lo largo de su vida que rescato de la obra.

Y no importa que definitivamente y como individuo, Todd Solondz se pronuncie en favor del abortismo y contra los grupos cristianos que los enfrenta, en medio de su ambigüedad, a la película se le escapan muchos argumento que podemos traer a nuestra braza, quienes sin necesidad de imperativos religiosos apostamos siempre por la vida humana y por supuesto, también para quienes queremos combatir y a su vez comprender una de las pocas parafilias que todavía se combaten legalmente en las sociedades desarrolladas, aquella que hace de los niños, para deformación y desgraciada de estos, su fuente de placer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: