Retoy: del intercambio de juguetes a la defensa de los derechos del niño en Suecia

6 Oct

Retoy Lab. Foto: Pernilla Larding

Si no hubiera llegado a Suecia desde Cuba, donde la venta de juguetes estaba regulada, de una manera extremada, casi cruel, no me habría percatado de ese exceso de juguetes del que adolece un niño sueco, quién sólo disfruta del objeto preciso momento de su novedad, un día despues está olvidado en un rincón mientras el niño reclama a sus padres nuevos medios de entretenimiento, antuando como el drogadicto incapaz de poner punto final a su vicio.

No me refiero al niño de clase media o alta, sino al más humilde, al hijo de la extranjero, empleado de limpieza o incluso en paro. En ese aspecto el hijo del sector mas desafavorecido en la nación escandinava resulta un privilegiado si se le compara, no sólo con su igual cubano, sino concluso con el hijo del funcionario de la isla, cuyos contactos con el exterior, directos o indirectos, podía ayudar a romper o atenuar el bloqueo interno impuesto por el gobierno a esas mercancías tan “peligrosas” cuyo fin supremo es desarrollas las fantasías y habilidades del pequeño.

La cosa no parece haber cambiando en estos casi 20 años que llevo en este país nórdica. Así lo confirmé escuchando y mirando el canal 4 de la televisión en la mañana de 3 de octubre de este 2013. Allí los conductores informaba de unas estadísticas según las cuales, el suequito de 4 años de edad, tiene un promedio de 536 juguetes. Al mismo tiempo se ofrecía con el proyecto de intercambio de juguetes Retoy, una fórmula para evitar las ansiedades y gastos que despierta en los padres suecos las necesidad de más y más juguetes que tienen sus hijos.

En el Plató se encontraba Soledad Piñero Misa, presidenta Retoy. Junto a ella se encontraban, jugando con unos 536 juguetes que allí habían y respondiendo a las preguntas Alí de 10 años, Ali , Lotta de 8 años de edad y su madre Johanna Stallberg.

Por lo que entendí se trata de crear una especie de banco donde los padres o los niños dejan un juguete y se lleva otro, una iniciativa por cierto que la he visto en el mundo de los libros, lo mismo en las bibliotecas que en los centros de trabajo, lago que en mi caso a funcionado muy bien como freno a la fiebre de compra de libros nuevos que padezco, y creo que lo que funciona para mi en ese sentido funcionaría, no solo para los niños suecos, sino también para los del mundo.

Este sábado me he vuelto a encontrar con los activistas de Retoy cuando me dirigida a la biblioteca que radica en la casa del Pueblo de Hallunda en el municipio donde vivo Botkyrka. Según se anunciaba en la página de Retoy ese día se ofrecía una fiesta para los niños de la zona donde se les invitaba a jugar, cambiar juguetes, dibujar sobre sus derechos y a que les dibujaran una máscara en el rostro.

OTOÑO EN BOTKYRKA 503

La actividad comenzaría a las 14:00 y en ella participaría el Clown Bandy, quien necesita asesoramiento y ayuda a los niños para aprender a usar las cosas que le se rodea. Así mismo se ofrecerían jugos orgánicos y palomitas de maíz, todo sería gratis, pero se solicitaba traer juguetes para intercambiar.

OTOÑO EN BOTKYRKA 446

A simple vista parecería que Retoy está tratando de construir en la comuna, cargada de inmigrantes con bajos ingresos un mundo mejor. Y podría ser verdad, siempre y cuando tomemos sus actividades con pinzas.

OTOÑO EN BOTKYRKA 452

Se trata en principio de algo mas que de reemplazar a los juguetes que no se usan; de usar los actividades auspiciadas por Retoy para que los chico se diviertan no solo con juguetes nuevos para ellos, sino también creando con juguetes rotos y materiales reciclados,

OTOÑO EN BOTKYRKA 439

Se busca a la vez que aprendan cosas nuevas acerca de los principales problemas ambientales, el consumo sostenible, y los derechos de los niños. Así ya había habido una actividad en la misma Casa del Pueblo, el sábado, 15 de junio, entre las 13 y 15 horas, los próximos encuentros serán los días 16/11 y 14/ 12.

Las actividades de Retoy son gratuitas para los niños, de que que dependa de la colaboración de la organización con el sector empresarial , los sectores público y personas voluntarias.

OTOÑO EN BOTKYRKA 449

Fueron estos últimos los activistas con los que me encontré en Hallunda y a quienes entrevisté para saber mas del proyecto. El explicarme de que iba la cosa no cesaban de hacer referencia a la fundadora y directora ejecutiva de la organización Soledad Piñero Misa, quien por cierto, ha sido nominada como La Emprendedora Social de este año.

OTOÑO EN BOTKYRKA 444

Debo reconocer que con ese nombre hispano (nacida en 1977) y habiendo crecido en el ghetto más conflictivo de Suecia, el de Rosengårrd en i Malmö, Skåne, Piñero Misa tiene su mérito, mas cuando la xenofobia quita la tapadera de marginalidad, alcanzando la legitimidad que le otorga la entrada en el parlamento del partido Sverigedemokraterna (los demócratas de Suecia); y muchi más cuando Retoy no es lo mas importante dentro de la vertiginosa carrera de esta mujer de origen extranjero.

Soledad Piñero ha pertenecido (o pertenece) a la directiva de la Fundación Skansen, ocupó el puesto 9 en la lista de los 101 suepertalentos suecos elaborada en 2008 por la revista Veckans Affärers (Negocios de la Semana), así mismo ha sido miembro, al nivel del Consejero de Justicia Göran Lambertz, del panel del programa televisivo” Buenos días Suecia”, que funcionaba cada dos semana. También fue Secretaria General de la organización de asociaciones juveniles suecas LSU, Directora de Juventud contra el Racismo y Presidenta del centro de refugiados de la Cruz Roja.

Actualmente Soledad comparte su trabajo en Retoy con la dirección de una especie de empresa que intenta hacer honor a su nombre español “Diferencia”, con ella Soledad Piñero ha ofrecido capacitación en liderazgo, de estrategias de desarrollo y apoyo en procesos de gestión a empresas e instituciones como el Municipio de Botkyrka , Waterfall, Fairtrade, Sida (Asdi), Volvo, el Sindicato de Profesores de la Universidad Södertörn, el Defensor de la Igualdad, la Facultad de Bellas Artes, la Fundación Memorial Anna Lindh y la asociación de educación sexual RFSL, entre otras organizaciones.

Soledad Piñero Misa. Foto-Vingaland

En cuanto a Retoy según lo que se informa en su sitio, esta organización se fundado en 2011; desde entonces ha llegado a más de 200 000 niños a través de sus actividades y juegos. Gracias a ella, unos 12.000 niños, además de aprender sobre sus derechos, han intercambiado más de 23.000 juguetes creados en los “laboratorios” de Retoy.

OTOÑO EN BOTKYRKA 447

En estos momentos Retoy demás actuar en Botkyrka en Estocolmo, actúa en Malmö y están estableciendo operaciones en Nacka, Ahmadabad y Ovanåker.

A primera vista todo parece bello en Retoy, especialmente para quienes de una manera u otra trabajan con niños o se dedican a temas pedagógicos. La tarea de fortalecer en los pequeños una conciencia ecologista y anticonsumista me plausible y digna de ser repetida en el resto del mundo.

OTOÑO EN BOTKYRKA 442

Sólo me preocupa una pequeña cuestión el tema de la educación en los derechos de la infancia, no porque crea que los niños no tienen sus propios derechos, los cuales entiendo y comparto tal y como se concretaron el 20 de noviembre de 1989 con la aceptación de la Convención Internacional de los Derechos del Niño,

Es más, considero que esos y otros derechos por ejemplo los incluidos  en la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de todos los trabajadores inmigrantes y de sus familiares ( que Suecia se ha negado a firmar)  hen de ser defendidos a capa y espada, evitando así por ejemplo acoso en las escuelas de niños que pertenecen a familias inmigrantes o el registro ilegal de mas de 1000  niños gitanos, como desde años ha venido haciendo la policía sueca hasta que el periódico,  Dagens Nyheter diera la noticia en días recientes desdatándose así el escándalo.,

Lo peor de todo es que aún cuando las cláusulas internacionales sobre derechos de los niños resultan subscritas por los Estados, estos las interpretan tomando en cuenta sus intereses, mas que los de los niños. Suecia no es la excepción y muchas veces los “derechos” son utilizados para debilitar, sino desarmar a la familia perteneciente a minorías étnicas o religiosa. Lo que pasa después con el infante ya es harina de otro costal, donde sus derechos parecen valer menos.

El número de niños y jóvenes de entre 13 y 17 años llevados a vivir por los servicios sociales sociales suecos a hogares que no son los de su familia ha crecido ostensiblemente en los últimos años, al menos en comparación con los menores de esa edad. Entre los varones, el aumento es significativo. Se calcula que para el 1 de noviembre 2012 fueron objeto de este tipo de operación Alrededor de 20.800 niños y jóvenes lo que significa un aumento de más de cinco veces en relación a los casos del año 2004. Las explicación no quedan clara, algunos la atribuyen al aumento es que los niños refugiados no acompañados, especulación que solo puede salir de lagunas estadísticas. En cuanto a las operaciones ambulatorias de los servicios sociales estos actuaron para esa fecha con aproximadamente 28.200 niños y jóvenes de ellos el 56 por ciento eran niños y el 44 por ciento de las niñas. Es lo que informa la página de la Dirección de servicios sociales de Suecia.

Por su parten en la sección dedicada a Suecia en el portal de Humanium, una ONG internacional comprometida en la lucha contra las violaciones de los Derechos del Niño en el mundo, se denuncia la tanto la situación de los niños separados de sus familias y colocados en centros de acogidos como la de los huyen de sus hogares, quedándose así privados de la protección de sus padres, situación de vulnerabilidad y una mayor violación de sus derechos.

Y toda esta intervención del Estado en el entorno de familia, de la cual Suecia fue pionera, adelantándose a las practicas de los experimentos del socialismo real en el siglo pasado convive con el crecimiento del número de niños, especialmente niñas, con trastornos psicológicos, que consumen alcohol o estupefacientes, que se autolesionan o intentan suicidar o simplemente que en riesgo de vivir con un padre o una madre violentos, adictos al alcohol a las drogas, o con alguna discapacidad mental. Esta era la situación de medio millón de niños, según un estudio realizado en el año 2008 y no me extrañaría para nada su aumento, más cuando crece de manera mas descarada campañas en favor de la liberalización del consumo del alcohol y las drogas al tiempo que se oscurece la información sobre sus consecuencias, es lo que noto ya no solo en los medios, sino en mis visitas a las bibliotecas.

Me gustaría que Retoy en sus talleres para la infancia funcionara con el mismo espíritu crítico que lo hace Humanium, pero confíeso y tal vez sea injusto en mis dudas, que no puedo estar seguro de que será así.

OTOÑO EN BOTKYRKA 443

Baso mi cuestionamiento en el hecho de que la organización tenga por presidenta una persona que con todo y sus raíces inmigrantes cuenta con el aval del stablisment eso nunca es gratis, genera un compromiso.

A esto se suma el detalle de que esta organización de intercambio de juguetes parece ser algo mas que expresión de la expresión pura de la sociedad civil; su dependencia del respaldo de instituciones publicas puede facilitar o condicionar la contaminación de la labor “educativa” con la ideología e intereses, no siempre en favor de la infancia, de tienen los actores estatales que le respaldan.

Así pues apoyemos a los voluntarios que con la mejor fe contribuyen a desarrollar las actividades de Retoy, incluso copiemos en el mundo el modelo de este proyecto.

Pero que sea un respaldo crítico,  siempre velando por que los niños no se conviertan en marionetas del poder, inculcando en ellos, además del resto de sus derechos el más importante de todos a mi entender; el que le corresponde como ciudadanos libres, y adultos en potencia, el de enfrentar por igual tanto las imposiciones del mercando como las del Estado.

OTOÑO EN BOTKYRKA 448

Las fotos que no llevan pié, fuero tomadas por el autor el 5 de octubre de 2013 durante al finalizar la fiesta de Etoy.  Agradezco a los voluntarios de Retoy por posar para ellas.

Anuncios

Una respuesta to “Retoy: del intercambio de juguetes a la defensa de los derechos del niño en Suecia”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Procesan padres maltratadores en Suecia | El Hombre de Cuba Nuestra - 9 noviembre 2013

    […] No me cuesta colocarme en la posición de esos niños, y comprender las motivaciones internas o externas que les llevaron a denuncias a sus padre. Mas me cuesta desplazarme en el tiempo y seguirles en la conciencia, sentir desde ella que pasará después que sus padres sean condenados y ellos entregados a instituciones cuyas formas de custodia apenas serán cuestionadas por la opinión publica, ya he tratado en este blog el asunto de estos internados. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: