Feminismo; la nueva “contra” del sandinismo

29 Sep

Foto: Heimlich el centroamericano

No puedo negar que en los tiempos de adolescencia y juventud, y sin dudas, bajo el influjo del adoctrinamiento marxista-castrista, admiré al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), esa organización que hoy preside el controvertido Daniel Ortega Saavedra

Nació ella un año antes que yo, en 1961, fundada en Nicaragua por Carlos Fonseca Amador, Santos López, Tomás Borge, Germán Pomares Ordóñez y Silvio Mayorga, enarbolando una rara ideología política, el Sandinismo (en honor a Augusto C. Sandino), nomenclatura bajo la que se entremezclaban, de manera ecléctica y pragmática, elementos del socialismo democrático, el nacionalismo, el Leninismo e incluso el catolicismo.

A pesar de ello y de la confluencia de diferentes tendencias dentro del espectro de la izquierda se mantuvo afiliada a la Internacional Socialista, moderación que comparte con su pertenencia a grupos regionales mas radicales como lo son el Foro de Sao Paulo y el llamado Congreso Bolivariano de los Pueblos. Y a decir verdad, tiene la madera que le falta al resto de sus compañeros de viajes, siendo como es la segunda organización, después del 26 de julio cubano, capaz de tomar el poder por la vía armada en plena guerra fría y con la desventaja, en relación a su antecesor cubano de contar con el respaldo, no sólo ideológico sino logístico del mundo comunista, comenzado por su enclave latinoamericano; establecido para ese entonces en la propia isla de Cuba.

De este vínculo puedo dar testimonio a partir de mis charlas con nicaragüenses, tanto en Cuba, como en la URSS, nicaragüenses que en mas de una ocasión provocaron auténticos quebraderos de cabezas a las autoridades educativas cubanas, cuando literalmente se sublevaran en los internados a los que se les destinaban, convirtiendo las escuelas en el campo de Isla de Pinos en pequeñas Matagalpa. Algún día, alguien con mas información escribirá esa parte oculta de la historia de la relaciones entre Cuba y Nicaragua, dejo aquí el reto.

Tenían los sandinistas además el lastre de una clara posición antinorteamericana en sus orígenes, algo de lo que se cuidaron “muy mucho”, los seguidores de su mentor Fidel Castro; antes de que este asegurara en sus manos las riendas del poder. Desde sus orígenes el FSLN se proclamó continuador de la gesta y estrategia de Sandino, cuya guerra de guerrillas, entre los años de 1927 – 1933, mantuvo en jaque a los interventores norteamericanos en Nicaragua. Para conocer este evento recomiendo leer un libro que leí en mi infancia y que me pareció fascinante, “Sandino, general de hombres libres” obra publicada en Buenos Aires: en 1955 por el periodista e historiador argentino Gregorio Selser (Buenos Aires, 2 de julio de 1922 -Ciudad de México 27 de agosto de 1991 ) ,

La obra ha sido colgada en la red , donde usted puede leerla, en ella econtrará una magnifica introducción histórica que nos permite comprender la dimensión de la confrotanción entre lo latino y lo anglosajón, que ha tenido lugar en ese pedacito de tierra centroamericana, sobretodo a partir de las incursiones del mas famoso filibustero estadounidense William Walker (Tennessee, Estados Unidos, 8 de mayo de 1824 – Trujillo, Honduras, 12 de septiembre de 1860).

Sobre este personaje existe una película mexico-norteamericana titulada “Walker”, fue dirigida en 1987 por Alex Cox y protagonizada por Ed Harris, tiene algunos anacronismos pero cuenta con el “mérito” de haber sido filmada en la propia Nicarágua en plena guerra civil post Somoza y sin duda, ofrece un cuadro general, por momentos artístico, de la personalidad del filibustero. Me atrevería a recomendarla aunque la vi en el pasado siglo, apenas realizada.

Con el fin, en 1933 , de la segunda intervención de Estados Unidos en Nicaragua, podríamos haber creído que Augusto César Sandino Sandino era un hombre invencible, sin embargo lo que no pudieron las balas norteamericanas lo consiguieron las nicaragüenses el 21 de febrero de 1934, cuando la Guardia Nacional, ejecuta al guerrillero, el director de este cuerpo militar y por tanto responsable de este y otros asesinatos era, para entonces el militar y terrateniente Anastasio Somoza García (San Marcos, Carazo, 1 de febrero de 1896 %96 Zona del Canal de Panamá, 29 de septiembre de 1956); respaldado por los norteamericanos, Somoza se hace con la presidencia de Nicaragua, formalmente Anastasio Somoza García ejerció la presidencia de Nicaragua entre 1937 – 1947 y luego de 1950 a 1956, pero en realidad se había iniciado con él la dinastía de una familia que llegó a ser de las más acaudaladas en América Latina y que regirá, directa o indirectamente, los destinos del Nicaragua de modo autoritario.

Por desgracia para los Somoza, le sucederá lo mismo que al dictador cubano Fulgencio Batista, perderán el respaldo norteamericanos a finales de los años setenta y esto facilitará el ascenso al poder de una oposición armada a la que no faltaba aliados extranjeros. En primer lugar estaban los amigos cubanos, quienes dieron la oportunidad a los bisoños fundadores del FSLN de tener su primer bautizo de fuego, no enfrentados a un ejercito regular sino a las guerrillas “desorganizadas” por la Cía para combatir el comunismo en Cuba. Si duda alguna, el ver la situación del alzado desde el punto de vista del perseguidor; resultaría de gran utilidad cuando se cambiaran los papeles y fueran los sandinistas los que tuvieran que esconderse en las selvas y montañas de su país.

En 1976, año de la muerte del fundador Carlos Fonseca, aparecen tres organizaciones dentro del sandinismo, El FSLN Proletario, con una visión mas leninista del papel de los trabajadores, el FSLN Guerra Popular Prolongada (Guevarista) y el FSLN Insurreccional, de tendencia mas pluralista.

En 1978 es asesinado el director del periódico La Prensa, Pedro Joaquín Chamorro lo que provoca un amplio malestar entre la clase media. Es el año de las insurrecciones del barrio Monimbó de Masaya y de la espectacular toma del Palacio Nacional del Congreso por un comando dirigido por Edén Pastora y Dora María Téllez. Luego tendrá lugar En septiembre la sublevación de los departamentos de León, Matagalpa, Chinandega, Estelí, Masaya y Managualos donde estaba más del 50% de la población nicaragüense.

Al final se generaliza la insurrección, ella cuenta no sólo con el respaldo cubano, sino también con el de los gobiernos de Costa Rica, Panamá, Venezuela y México, tiene lugar una huelga general y Anastasio (Tachito), el último de los Somoza en el poder no le queda mas remedio que renunciar al poder, presionado por los Estados Unidos.

Frente Sandinista de Liberación Nacional ocupa Managua el 19 de julio de 1979; estableciendo una Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional. Y será en 1984, por la vía de la revolución, sino de las urnas que el sandinismo legitimará su poder, sin embargo ello no significará el establecimiento de la paz.

Desde la misma derrota del Somozismo comenzará a organizarse la contrarrevolución. Los “contras” de nicaragua, como sus predecesores en Cuba, emulará a “los guerrilleros en el poder”, usando sus mismas tácticas insurgentes. Y si variopinta fue la oposición al Somozismo, no menos lo será la que se oponga al sandinismo, conformada por diversos grupos que para 1987 se unificarían bajo el concepto de Resistencia Nicaragüense, liderada por el coronel Enrique Bermúdez e integrada por unos 17.000 sublevados. Esta oposición armada tuvo respaldo desde Estados Unidos, que si bien vergonzante, de ahí el escándalo, Irán-Contra, parece haber sido mucho mas efectiva que la recibida por la guerrilla anticastrista.

Pero la oposición armada no sólo venía del antiguo Somozismo, también esta se generó por el descontento dentro de las propias filas sandinistas y que encabezó Edén Pastora. Al triunfar la Revolución Sandinista, se le nombra Comandante de Brigada dentro del nuevo Ejército Popular Sandinista y ocupa el puesto de viceministro de Defensa y Jefe Nacional de las Milicias Populares Sandinistas (MPS). Pese a estos reconocimientos en 1982 Pastora rompe con el Frente, se exilia primero en Panamá y luego en Costa Rica, fundando allí el Frente Revolucionario Sandino, llamado mas tarde Alianza Revolucionaria Democrática( (ARDE). Por su parte el gobierno sandinista lo condena a muerte. Pastora logra movilizar unos tres mil combatientes entre los campesinos de la zona sur de Nicaragua y comienza a operar desde allí contra sus antiguos compañeros de armas, ahora en el poder. Abandonará la lucha en 1986 tras haber sufrido varios atentados organizados por la Seguridad del Estado.

Al final los sandinistas, siguiendo el ejemplo de Pinochet y desoyendo los consejos que les llegaban desde Cuba, convocaron a nuevas elecciones que naturalmente perdieron (aunque estaba seguros de que ganarían) y es que el silencio de un pueblo que había aprendido a callar lo que sentía, no debería ocultar los efectos de la crisis económica y de la propia guerra, por no hablar de las corruptelas y disidencias abiertas que se manifestaban dentro de las filas sandinistas. así el movimiento pierde las elecciones del 25 de febrero de 1990 y aunque mantienen el control del ejercito, le entrega el poder a Violeta Barrios, la viuda de Pedro Joaquín Chamorro, la que encabezaba la Unión Nacional Opositora. El gesto facilitó la disolución de la Contra, alguno cuyos efectivos terminaron integrando el ejercito y la policías; los cuales dejaron de apellidarse “sandinistas” para asumir las denominaciones neutrales de Ejército de Nicaragua, y Policía Nacional.

Una vez, fuera del poder, el Frente Sandinista, liderado por Daniel Ortega Saavedra, si bien a nivel internacional ha mantenido sus compromisos político e ideológicos, los de siempre, con el comunismo cubano y los nuevos del llamado “bolivarianismo” en Venezuela, a nivel interno, ha sufrido una transformación, que le coloca en posiciones de centro, lo cual le ha permitido pactar con sus antiguos enemigos políticos, al tiempo que se ha convertido en razones para avivar viejas y nuevas disidencias con nombres que siguen reivindicando la figura de Sandino, tal es el caso del Movimiento Renovador Sandinista , fundado en 1995 (http://www.partidomrs.org/) entre otos, por quien ocupara el cargo de vice-presidente sandinista entre los años 1985-1990, Sergio Ramírez Mercado, así como la comandante Dora María Téllez, el sacerdote y ex ministro de Cultura Ernesto Cardenal y como la poetiza Gioconda Belli.

Así mismo, y esto es algo que pasa incluso en Cuba, aunque no en el mismo grado que en Nicaragua, se ha dado un acercamiento entre el viejo Frente Sandinista y la Iglesia Católica, que si bien no ha sido perdonado por ciertos sectores internacionales que una vez respaldaron al sandinismo, en particular las izquierdas de los países protestantes, a nivel nacional, le ha servido al Frente para recuperar el territorio perdido, garantizando la victoria electoral en las elecciones del 5 de noviembre de 2006, con un 38% de los votos.

El éxito político se confirma en las elecciones municipales nicaragüenses del 9 de noviembre de 2008 y en las del 18 de enero de 2009, en donde el FSLN consigue el 48,42% de los votos.

En 2011 Daniel Ortega, gana nuevamente las elecciones con el 62.46% de los votos; lo que significa segundo porcentaje más alto con que ha sido ganador un candidato a la presidencia desde que tuvieron lugar las primeras elecciones libres, post somozista en el año 1984.

Foto: Sven Hansen

Estamos en presencia de los que se conoce como el “danielismo”. Es por demás una especie de neopopulismo que incorpora consignas de izquierda y de derechas, que se acerca a la Iglesia haciendo suyas demandas provida que conducen a la de la derogación de la ley del aborto, que el mismo Frente había respaldado en otra época. Y será esta ley la primera que ponga a prueba la dependencia de Nicaragua frente a una nueva forma de imperialismo, la que amparada en una ideología malthusiana, apela a todos los recursos posibles, incluido esa nueva forma de filibusterismo que es el movimiento “feminista” con tal de frenar el crecimiento de la población.

Y es así, que a las organizaciones que dicen ayudar al desarrollo, les ha parecido poco el hecho de que el 80% de la población nicaragüense se encuentre en el umbral de la pobreza para intentar chantajear al neosandinismo por ajustarse a la agenda despoblacionista a la que todo el mundo se ha ido sometiendo poco a poco, incluido el activo régimen cubano, paradigmático en la manera en que ha logrado detener el crecimiento de una población, cada día más envejecida, y que ni tiene si quiera el consuelo de haber salido del llamado “subdesarrollo”.

Y es aquí donde entra en escena Eva Zetterberg, un personaje tristemente conocido por los exiliados cubanos en Suecia; su compromiso en la defensa y promoción de los intereses del Régimen Cubano en este país escandinavo. Esta, nominada por el Partido de Izquierda (neocomunista) llegó a presidir el parlamento sueco entre 1998 y 2002. Luego se desempeñó en Nicaragua como embajadora entre los años 2003-2008. Desde febrero de 2009 se desempeña, para desgracia de la patria de O Higgins como embajadora sueca en Santiago de Chile y de paso observadora por la Unión Europea de las elecciones en Perú: pobres hijos de Tupac Amaru.

photo

La embajadora de Suecia en la República de Chile, Eva Zetterberg, duran teuna visita protocolar al Congreso de la vecina República de Perú donde. Fue recibida por el primer vicepresidente, congresista Manuel Merino De Lama, con quien enfocó diversos temas de interés bilateral.  La foto fue tomada el 21 de febrero, 2012 y pertenece a Congreso peruano.

En su nuevo puesto, la señora ha hecho lo posible por respaldar alternativas sexuales no reproductivas como son las que tiene lugar entre personas de un mismo género. Se trata del mismo perro con un nuevo collar.
Y ya que en los países protestantes les gusta tanto recordar leyenda negra, el genocidio atribuido a la colonización española sería bueno que nos contaran la leyenda “rosa” sobre la promoción de la homosexualidad en el Nuevo Mundo, con paladines como la Zetterberg (por cierto Eva es hija de Åke Zetterberg, además de ser hija pastor primarius de la catedral luterana Storkyrkan de Estocolmo, pertenece al órgano rectos de la Iglesia sueca “Kyrkomötet”), cuyo objetivo parece ser, por una u otra vía lograr concientemente, lo que los conquistadores, con sus enfermedades, no pretendían; reducir la población del continente.

http://www.youtube.com/watch?v=2H-bLWreN0o

La señora Zetterberg había salido  a la palestra internacional cuando tirando por la borda sus viejos vínculos con la izquierda beligerante latinoamericana, se convirtió en el instrumento de presión de la Unión Europea contra el gobierno sandinista por sus posiciones anti aborto.

La respuesta no tardó en aparecer en El Nuevo Diario, de Managua, Nicaragua -el Miércoles 29 de Agosto de 2007 – Edición 9714, donde se expuso la reacción de la clase política nicaragüense; calificando con toda razón a la embajadora sueca de “pro abortista”. Aquí se pueden escuchar las voces de los diputados sandinista y liberal, Alba Palacios y Wilfredo Navarro, acusaron a la diplomática de actuar de manera injerencista y chantajista, porque presuntamente condicionaba la cooperación sueca a que Nicaragua restituya la figura del aborto terapéutico, eliminado en el Código Penal. Al mismo tiempo se le acusaba de mantener actuación muy beligerante a favor del MRS, que por lo visto no solo disiente del Danielismo,sino que se ha plegado a la agenda “modernizadora” es decir antinatalista que defienden los donadores Europeos representados por la señora Eva Zetterber.

Navarro acusó además a la diplomática de patrocinar a organizaciones pro abortistas y de comportarse como una especie de procónsul.
La polémica alcanzó tal nivel que Ortega llegó a calificar a la embajadora sueca de diabla; organizándole un acto repudio frente a la embajada de Suecia.

Hablamos del mismo país que durante décadas había sido uno de los donantes más importantes para Nicaragua. Desde la revolución de 1979 hasta el 2009, Suecia contribuyó aproximadamente con 800 millones, más de 5 mil millones al cambio actual . Esta cooperación al desarrollo se eliminó definitivamente en el año 2010 cuando la embajada de Suecia en Managua fue cerrada.

Según el documento: Nicaragua: Un duro despertar, elaborado en el 2008 para el Ministerio del Exterios de suecia por Nils-Sjard Schulz, Investigador asociado de FRIDE y consultor independiente. A menos de un año del llamado Tercer Foro de la Eficacia de la Ayuda en Accra (Ghana), y la puesta en práctica de la llamada Declaración de Paris (DP) Nicaragua entraba en crisis por la negativa del nuevo gobierno Sandinista de proseguir en “la coordinación constructiva con los donantes”. Así mismo se le concede al país su condición, hasta finales de 2006 de laboratorio de la coordinación.
En el estudio se afirma que tras los primeros once meses de presidencia de Daniel Ortega, Nicaragua retrocedía en relación a los “avances” conseguidos durante la administración liberal de Enrique Bolaños (2002-2007) bajo la cual fuero aceptadas las imposiciones (la palabra es nuestra) de la DP.

Entre los desafíos a la comunidad de donantes de los que se acusa a Nicaragua se encuentra el deterioro de la transparencia, el acceso a la información sobre la ayuda internacional, la vocación autoritaria del gobierno frente a temas sensibles para la comunidad donante, la capitalización política de la presencia de los “nuevos donantes”, como Irán y Venezuela, el respeto del régimen Sandinista hacia los derechos humanos (males endémicos de la mayoría de los países que reciben ayuda para el desarrollo, comenzando por Cuba) y lo que es lo particular en este caso y para mi la verdadera razón de la sanción:
“Uno de los indicios más serios de la vocación autoritaria del gobierno actual se encuentra en la polémica, la penalización del aborto terapéutico, iniciada durante la campaña electoral en 2006 y ratificada por la Asamblea Nacional de Nicaragua a mediados de septiembre de 2007. Este cambio legislativo prohíbe, bajo penas de hasta tres años de cárcel, el aborto incluso cuando el embarazo representa un peligro de vida para la madre y/o es secuela de una violación.”
Según el estudio tales medidas asumidas soberanamente por Nicaragua habrían provocado importantes protestas a nivel internacional por la vulneración de los derechos fundamentales “a la vida y a la salud”, así como “su impacto negativo en el Objetivo de Desarrollo del Milenio, que pretende mejorar la salud materna y reducir la mortalidad durante los partos”.

Evidentemente en tales documentos no se dice una palabra sobre la vida y salud del nonato, que es la figura que intenta protegerse con esta ley tan “asesina”.

El retiro de las donaciones sueca fue anunciado a finales de agosto de 2007, y ha sido hecho bajo el gobierno “conservador”- liberal de Fredrik Reinfeldt. Esto convierte a la nación escandinava en la primera dentro de Europa en lo que se refiere al sometimiento que le da un Código de Conducta, cuya substrato maltusiano se hace más que evidente. Ella sirve de precedente para que la Comisión Europea congelara la ayuda a Nicaragua en 2009, una decisión a la que sin duda, mucho sirvió la gestión de la Zetterberg durante su estancia en Nicaragua.

No es que les preocupara los graves casos de corrupción, o las violaciones de derechos humanos cometidas por el sandinismo durante los 20 años de cooperación. Lo que no podía perdonar la señora Eva Zetterberg en su condición de Embajadora, es que Nicaragua no se plegara a la agenda anti vida que se oculta bajo el eufemismo de los llamados “derechos sexuales y reproductivos” . Y si bien, reconoció ante la prensa que su Embajada no podía intervenir en la decisión de prohibir el aborto – es asunto de Nicaragua- si se atribuía el derecho a criticar al país anfitrión, una injerencia que pasa de la palabra el hecho, cuando se toma la decisión de suspender la asistencia.

Así llegamos a la situación rocambolesca en la que un partido “conservador” de un país europeo, castiga al gobierno de izquierda en la pequeña nación latinoamericana, por aplicar fórmulas legales, conservadoras, todo a partir de la acción de una funcionaria diplomática de supuestas ideas de izquierda. Todo ello ponen en evidencia el papel de las ideologías en las “democracias” desarrolladas, no son el objetivo de la acción política, sino simplemente el lubricante que facilita el funcionamiento de la tremenda tramoya con la que se le hace creer al ciudadano en su “soberanía”, mientras tanto el estado tienen sus propios objetivos, y a ellos sirve el funcionario sin importar partido, como este caso de ayuda para el desarrollo, abiertamente interesada en reducir el número de nacidos.

Lo que significa la negación de la ayuda sueca se puso en claro con lo que expresaran en su mmomento los diputados nicaragüenses, Alba Placios y Wilfredo Navarro a la revista Life Site que la ayuda al desarrollo se está utulizando como medio para forzar el aborto, en este caso en Nicaragua.

Estamos observando un estrategia de la que el país centroamericano está lejos de ser la única víctima, no tampoco Suecia la única victimaria. El ataque a Nicaragua por su política provida, proviene también de otros parapetos como el de la organización Human Rights Watch, más preocupada por los derechos humanos de algunas madres afectadas por la prohibición de abortar sus hijos, que por el derecho a la vida de los mismos.
Es un derecho que poco importa a los Antidanielista como Sergio Ramírez. Así lo demuestra cuando hace de este un arma arrojadiza contra Daniel Ortega, de cara a una izquierda que ha comprado sin preguntarse muchos sobre sus orígenes la agenda antivida. En la página del escritor y político http://www.sergioramirez.com, podemos leer en la nota “Apostata de la fe”, firmada en San Luis Potosí, junio 2007 lo siguiente:
“…Ortega mandó a votar a sus diputados en la Asamblea Nacional para reformar el Código Penal y establecer una condena de ocho años a quien practique, o se deje practicar, el aborto terapéutico, una ley a consecuencia de la cual han muerto ya muchas mujeres con embarazos en riesgos en Nicaragua, pues son rechazadas en los hospitales[…] Daniel Ortega pertenece a la fraternidad de gobernantes de la izquierda oficial, a prueba de veleidades imperialistas. ¿Tengo, entonces, que estar a favor de la pena al aborto terapéutico para ser de izquierda? Es decir, ¿debo volverme de derecha para seguir siendo de izquierda?… ¡Extraño paraíso donde moran los que cierran medios de comunicación y aplican leyes medievales contra las mujeres[…]!”

Ramírez vuelve a la carga en su entrevista concedida a Javier Rodríguez Marcos, de Canal-L , titulada “Nicaragua se fastidió cuando los viejos guerrilleros se hicieron ricos”, y publicada por el El País el 18.03.2009, ahora declara:
“Daniel Ortega y la cúpula del FSLN dejaron de ser de izquierda hace tiempos, empezando por la perspectiva ética personal y de conjunto, y sus posiciones políticas se disputan el cetro de la extravagancia cavernaria con los más connotados partidos de derecha, digamos el Partido Popular de España, como por ejemplo, la penalización del aborto terapéutico, votada en la Asamblea Nacional en estos días, con el respaldo vehemente de Ortega y de su esposa, y traducido en el voto en bloque de los diputados del FSLN. Desde ahora, los responsables de un aborto terapéutico, médicos, enfermeras, la propia madre y sus familiares que lo consientan, irán a la cárcel con pena de cuatro años.
Esto tiene para mí mucho que ver con la ética, aunque no tenga que ver nada con el neoliberalismo. Alguien que se somete sin pudor a las posiciones de la jerarquía de la iglesia católica, que está en su derecho de condenar el aborto terapéutico, solamente porque piensa granjearse el favor del cardenal Obando y Bravo, y atraer los votos de la clase media conservadora organizada en cofradías y congregaciones alrededor de esa jerarquía, está dejando en harapos su credibilidad. Y son, de todas maneras, unos votos que nunca podrá atraer.
Aún cuando Ortega se proclamara en contra del divorcio civil y a favor de su restitución al ámbito religioso, o declarara que va a establecer la educación religiosa en las escuelas públicas, algo que no descarto llegue a ocurrir si ganara las elecciones, esos sectores conservadores seguirán siendo enemigos suyos. De manera que es como el pariente pobre, que lleva de regalo las gallinas para la fiesta de sus parientes ricos, pero debe comer en la cocina.”

Con tales posiciones “éticas” y políticas no es de extrañar que el grupo Ramírez se convirtiera en el favorito de la “proconsul” Zetterberg, y por supuesto en instrumento del chantaje europeo contra su propia patria.

Es una pena que su pensamiento disidente no sirviera para mejor la causa, concentrando el fuego en lo que en realidad es deleznable en Ortega, sus vínculos con ese régimen contraceptivo por excelencia que es el de Cuba. Pero no, eso, no es problema para Ramírez, problema es que se persiga el aborto o la droga, es decir todo aquello que atenta contra la vida. Con este tipo de intelectual, no importa sus méritos literarios, Nicaragua está “jodida”.

Y la tormenta no cesa, sino se puede abortar, queda a las feministas el recursos de separar a la pareja, usando como pretexto los casos de violencia familiar donde la afectada sea la mujer. Y es por ello que la nación centroamericana está siendo víctima de una nueva campaña, de la que participan las mas variadas agencias desde la “objetiva” agencia EFE hasta proyectos ideológicamente comprometidos como Radio y Televisión Martí.

El crimen cometido por la soberana Nicaragua es el intentar resolver las peleas de parejas a través de la mediación de los Gabinetes de la Familia. La reforma fue aprobada el pasado 25 de septiembre, por 83 votos a favor, cuatro en contra y un diputado presente que no votó, pero cuyo voto se suma a la mayoría. Votaron en contra los liberales constitucionalistas, Wilfredo Navarro y Jorque Castillo Quant, así por supuesto los del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), Enrique Sáenz y Víctor Hugo Tinoco.
A favor restaban la mayoría sandinista y la Bancada Democrática Nicaragüense (BDN), para defender a los diputados; hicieron referencias no solo principios religiosos, la preservación de la unidad familiar y abogaron por la igualdad de “todos”. También se dejó claro que la mediación no será obligatoria, no se aceptará cuando sea “reincidente” y será aplicable únicamente cuando la víctima presente “lesiones menores”. Pero esto no fue suficiente para el filibusterismo feminista, de poco vale las declaraciones y documentos sobre enfoque de género que se encuentran en la propia página del parlamento nica, mucho menos que el mismo régimen haya juzgados 13, especializados en violencia y exista una magistrada experta en género.

Y es que parece que la reconciliación que los nicaragüenses han demandado para quienes se mataron durante décadas de guerra civil, no debe existir para la pareja heterosexual, cuyos conflictos, siguiendo la agenda contra la población mundial, deben ser por el contrario exacerbados hasta destruirla definitivamente.
Ya se ha hecho escuchar en contra de la mediación la investigadora para Centroamérica de Amnistía Internacional (la misma organización que mientras en las calles de Egipto la dictadura militar se dedicaba a masacrar a los hermanos y hermanas musulmanes, hacía desfilar a sus activistas disfrazados de diosas egipcia para distraer así la atención sobre un tipo de violencia mucho menos peligrosa como es la denominada “machista”-
Ahora Esther Major la representante de Amnistía, organización no menos reconvertida que la de los sandinistas, lamentó que la reforma a la Ley 779 o Ley Integral contra la Violencia hacia la Mujer,fuera un retroceso de Nicaragua, en materia de derechos humanos y amenazó una vez mas a Nicaragua; recordando que la pequeña nación está a las puertas del Examen Periódico Universal, EPU, de Naciones Unidas, recordemos que esta organización por excelencia en la imposición de programas basados en ideología de género (antinatalista) a los países en desarrollo.
Por su parte las filibusteras del Movimiento Amplio de Mujeres, ya están emulando William Walker, con marchas por las calles de Nicaragua en su afán por contrarrestar la decisión ,que de manera democrática tomó la Asamblea Nacional al aprobar las reformas a la Ley 779.
Sandra Ramos, representante del Movimiento de Mujeres “María Elena Cuadra”, ya esta sembrando el terror, asegurando que la reforma traerá graves consecuencias para la vida de las mujeres, por su puesto, Elia Palacios, en representación de la Red de Mujeres contra la Violencia también rechazó la reforma.
El problema más serio, no es que la reacción de la “Contra” feminista, cuyos canales de financiamiento externos, sospecho, no fueron cerrados con el fin de la ayuda para el desarrollo, mantener la confrontación entre hombres y mujeres es su razón de existencia, el modo de vida que se ha buscado a costa de destruir sabrá Dios cuantas familia. Aquí lo que preocupa, es el papel repulsivo que está jugando Amnistía Internacional; condena que Nicaragua, con tanto crimen real en el mundo que denunciar, crímenes muchos mas serios, que el hecho de que las mujeres tengan que afrontar a “sus agresores”; mas cuando el objetivo es solucionar este tipo de conflicto.
Antaño, teníamos en Amnistía, una organización empeñada en vaciar prisiones, ahora parece haber cambiado su motivación, y su deseo es, el de llenarlas con casos reales o fingidos de maltratos, es lo que se desprende de las declaraciones de Esther Major: “En vez de concentrarse en la mediación y dejar a los agresores impunes, las autoridades nicaragüenses tendrían que ver cómo proteger a las mujeres de la violencia y asegurarse de que sus agresores hacen frente a la justicia”
Es la tragedia de una organización que traicionando los ideales de su fundador Peter Benenson, por cierto convertido al catolicismo, hoy parece más interesada en acosar a los países que prohíben el aborto (aunque ello disminuya las muertes maternas) y por supuesto imponer una visión sexista al problema de la violencia familiar, a pesar de que allí donde el enfoque de género impera, no se reduce en nada el llamado “feminicidio”.
Mientras tanto, Nicaragua sigue siendo un nuevo laboratorio, sino de los efectos de una ayuda condicionada, de resistencia a un nuevo tipo de amenaza foránea, la del feminismo.

Esperemos que el Frente Sandinista sepa enfrentar a esta nueva contra, con el mismo espíritu de lucha con el que derrotó al Somozismo, aunque ahora el enemigo es mucho más peligroso, y pueda camuflarse con cualquier cosa, lo mismo de luchadoras por los derechos de la mujer que de “ayuda para el desarrollo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: